con caracter retroactivo

Vicent Vercher Garrigós

Francisco Camps más cerca del banquillo.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    07/07/2009

El Zumbido

El PP resiste los envites de los tribunales sólo porque tiene un blindaje mediático capaz de amortiguar los mayores escándalos. En realidad, la prensa española está dividida entre quien tiene miradas sólo para los defectos del enemigo y ceguera para los aliados políticos y financieros. Y quienes tienen pretensiones de una cierta imparcialidad. Pero también hay un ranking de desvergonzados.

<!–El director de El Mundo es un especialista en aplicar la teoría del “tornillo sin fin” al mínimo descuido de la izquierda. Es un periodismo de perro de presa que no suelta el bocado aunque ya no quede ni el hueso. La fortuna personal de Pedro J. Debe ser proporcional a la falta de escrúpulos que tiene para seleccionar a sus víctimas que son tan estupidos en muchos casos que quieren negociar con él, pensando que lo mismo que al contrario de lo que le ocurre al escorpión, el supuesto periodista dejará de utilizarlo aunque el instinto le dicte el ataque y sus intereses también; es selectivo con sus víctimas: sus aliados están a salvo hasta el momento que dejen de tener utilidad.

Ocurre ahora en el PP que los escándalos del caso Gürtel todavía no le están pasando factura porque los medios de la derecha dura, que son muchos, restan importancia a lo que es obsceno y cada vez más indefendible. Invierten la contumacia con la que golpean a cualquier miembro del Gobierno en blindaje para los presuntos delitos de la oposición. Y eso va dibujando cada vez con más furor una división de las españas entre los que no quieren ver los defectos de los propios y los ciudadanos progresistas que tratan de ser imparciales con los déficit de los propios.

Ahora el Tribunal Superior del País Valenciano ha dado una vuelta de tuerca al proceso contra el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, porque ve indicios claros de un delito de cohecho. Casi nada. Mariano Rajoy se agarra a que “nadie se vende por unos trajes” sin recordar que la versión oficial mantenida por el que será acusado es que los trajes los pagó él. En esta España del PP empiezan a aparecer fenómenos berlusconianos en los que pronto saldrán Barcenas y Camps afirmando que los españoles saben como son y les quieren así. Bueno, es una posibilidad que resulta odiosa para casi todo el mundo pero ¿nadie se acuerda de que Silvio Berlusconi estuvo en la fastuosa boda de la hija de Aznar en El Escorial?

Carlos Carnicero es periodista y analista político.

El TSJCV mantiene a Francisco Camps como imputado por presunto cohecho

2008042185especamps_efe

 

Minuteca todo sobre:

 

A.L.. 20.05.2009

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) sigue manteniendo a Francisco Camps como imputado por un supuesto delito de cohecho relacionado con la trama de corrupción del ‘caso Gürtel’, después de que el presidente de la Generalitat haya declarado en la mañana de este miércoles ante el juez instructor del caso, José Flors.

Tal y como han informado fuentes del tribunal a 20minutos.es, también se mantiene la imputación por el mismo delito al actual jefe de Protocolo de la Diputación de Valencia, Rafael Betoret,  quien también prestó declaración este miércoles ante el juez, a igual que el responsable de Orange Market, Álvaro Pérez, conocido como ‘el Bigotes’, imputado por el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, dirigido por Baltasar Garzón. Para ninguno de los tres se han impuesto medidas cautelares.

El TSJCV no ha adoptado ninguna medida cautelar para Francisco Camps

El TSJCV concluyó en un comunicado que, tras las declaraciones de esta jornada, “el procedimiento sigue su curso“. Sin embargo, tan sólo unos minutos antes de hacerse público el comunicado, el presidente del PP, Mariano Rajoy, decía que el TSJCV había dejado “libre y sin cargos” a Camps.

Este jueves declarará el sastre de Camps

Hasta la fecha -además de Camps, Betoret y Pérez- han declarado en calidad de imputados el secretario general del PPCV, Ricardo Costa, y el ex vicepresidente y ex conseller Víctor Campos, que declararon este martes y para los que el instructor tampoco adoptó ninguna medida cautelar.

La próxima comparecencia señalada será la del sastre José Tomás, que declarará este jueves en calidad de testigo. Asimismo, el magistrado instructor de la causa acordó también llamar a declarar como testigos a todas las personas que han autorizado contratos entre la administración de la Generalitat Valenciana y la empresa Orange Market.  Asimismo ha acordado que se practique una prueba pericial contable.

La declaración de Camps

Este jueves declarará el sastre  José Tomás

Sin duda, el protagonismo de este miércoles se lo ha llevado Francisco Camps, quien se ha mostrado “muy contento y satisfecho” de haber podido contar al juez instructor del ‘caso Gürtel’ “la verdad” sobre su supuesta relación con la trama de corrupción y ha expresado su confianza en que “esto vaya lo más rápido y lo mejor posible”.

Camps ha hecho estas declaraciones a los periodistas a su salida del Palacio de Justicia de Valencia, donde ha declarado durante 45 minutos. Estuvo acompañado por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y por sus tres vicepresidentes.

A proposito del Plan del Gobierno para los Ayuntamientos: ¿Tiene el PPCV?

alcalde-vall-dalba1

JUAN ANTONIO BLAY

Levante-EMV  08.12.2008

El Partido Popular en la Comunitat Valenciana, por bo­ca de su secretario general, Ricardo Costa, ha dicho que su formación política «vigilará» el reparto de los 8.000 millones que el Gobierno de Zapatero destinará a los ayuntamientos de toda España para impulsar obras en infraestructuras destinadas a combatir el desempleo. Habrá que recomen­dar al número dos del presidente Camps que adquiera el Boletín Oficial del Estado del pasado día 2 de diciembre donde se publica el real decreto-ley en el que se describen pormenorizadamente las características pa­ra recibir y ejecutar las obras que decidan los ayuntamientos. Lo más importante es que los proyectos deben ser nuevos -no vale colar por la puerta de atrás ese dinero para pagar lo ya comprometido o suplir deudas-, los trabajadores que las ejecuten deben salir de las listas del paro y no ha lugar para iniciativas deslumbrantes para deslumbrar al personal. Han de ser ejecutadas a lo largo de 2009, con un coste máximo unitario de cinco millones de euros y han de estar certificadas en el primer trimestre del año siguien­te. Los ayuntamientos deben, además, darse prisa: los proyectos deben presentarse ante el Ministerio de Administraciones Públicas entre el próximo miércoles día 10 y el día 24 de enero, instancia que debe dar el visto bueno en un plazo máximo de 20 días. Todo ello supervisado por la Intervención General del Estado.
Bien, los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana tienen consignados 864,60 millones de euros, según criterio de población aplicado por igual en toda España, de los que 101,46 van a Castelló, 440,07 a Valencia y 323,05 para Alicante, destacando la ciudad de Valencia (141,17 millones), Alicante (57,10 millones), Elx (prácticamente 40 millones) y Castelló(30,55 millones). Es decir, una lluvia de millones para invertir en obras exclusivamente. Según Costa, el 70% de los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana están gobernados por el PP, que seguramente tendrán censados un porcentaje mayor de población. En consecuencia, es el PP quien debe asumir con claridad cuáles serán los criterios de una inversión finalista y directa de alrededor de 650 millones de euros, una cantidad verdaderamente importante que debe sumarse a las que la propia Generalitat y las respectivas dipu­taciones aliviadas por esta inesperada aportación tuviesen ya previstas para obras e infraestructuras programadas o necesarias. Urge, por lo tanto, que el propio presidente Camps, su segundo, Ricardo Costa, y los tres presidentes de diputación, además de los principales alcaldes, todos ellos también del PP, expliquen a la ciudadanía qué es lo que van a hacer.
Apenas queda poco más de un mes, por lo que las decisiones políticas deben ser rápidas y, a ser posible, coordinadas. Por supuesto que es una responsabilidad que también deben asumir los diferentes estamentos de responsabilidad del PSPV, desde su nueva dirección política encabezada por Jorge Alarte hasta los alcaldes socialistas que existen en el territorio. Por lo tanto: ¿tiene el PPCV un plan? Si no lo tiene debería ponerse manos a la obra para crearlo y, a continuación, explicarlo detalladamente. Esta inver­sión no debe ser motivo de discusión partidista. Es una medida de Estado, a la que el PP nacional no se ha opuesto, destinada a reducir el desempleo y a generar obras que mejoren las infraestructuras a disposición de los ciudadanos. Y en la Comunitat Valenciana, una responsabilidad del PPCV en un 70% o más, cosa que Ricardo Costa debe asumir.

Suspenso general para la EpC en inglés de Camps.

POLÍTICA

El fracaso escolar en el original sistema promete ser alarmante

MARCOS PARADINAS

Este año, en la Comunidad Valenciana, el interés por las notas de navidad ha transcendido más allá de los alumnos. Y es que muchos son los que esperan saber cómo funciona el experimento del Gobierno de Camps para impartir Educación para la Ciudadanía (EpC) en inglés y con el profesor de inglés junto al de la asignatura. De momento, las primeras pesquisas apuntan a una calificación: suspenso general.

<!–

Desde el 30 de septiembre los directores de los centros de la Comunidad ya avisaron de que el resultado podría ser catastrófico. Los alumnos de segundo de la ESO que debían cursar EpC obtuvieron un 4,1 de media en las pruebas sobre su conocimiento del inglés.

Tres de cien
Según el análisis realizado por el diario Levante, que ha consultado a varios responsables de institutos públicos, los resultados finales pueden ser una catástrofe. En el instituto público Ballester Gozalvo de Valencia han aprobado tres del centenar de alumnos matriculados entre sus cuatro grupos. El examen, dependiente del departamento de filosofía, se ha hecho en inglés, pero los alumnos podían contestar también en castellano o valenciano. Las clases de esta materia se dieron según regula la consejería de educación: en inglés y con un profesor enviado por el Gobierno regional.

“No se han enterado de nada”
“Los estudiantes no se han enterado de nada del contenido. Se quería saber si habían comprendido algo en inglés y se ha demostrado que sólo tres alumnos han captado el sentido. Por mucho que el profesor ponga de su parte, es imposible que los alumnos puedan entender temas tan abstractos” señaló un responsable del centro al diario.

Los cálculos alicantinos
El caso de Alicante también es preocupante. Allí sólo han aprobado los exámenes de EpC dos alumnos de cada aula, de un total de nueve clases con 25 alumnos cada una.

Al borde de la ley
En el IES La Patacona de Alboraia decidieron tomar otra dirección. Allí las clases se dan en castellano. En el centro aseguran que EpC se suele dar en una de las dos lenguas oficiales, aunque el profesor de inglés está presente en la clase, como quiere la consejería. Las notas, pendientes de entrega, rozan el aprobado general.

Felicitaciones privadas
Pero no todo serán malas noticias para Francisco Camps y su consejero de Educación, Alejandro Font de Mora. Por ejemplo, en el colegio privado Fasta Madre Sacramento de Torrent ha aprobado el 75% de alumnos. La alegría en el centro ha llegado a tan altas cotas que han enviado una carta, en inglés obviamente, a Font de Mora, para felicitarle por la idea de enseñar EpC en la lengua de Shakespeare.

Hello, Font de Mora!

 

29 de novembre de 2008, dissabte

Això és el que dien hui un grup de xiques al meu costat, en la gran manifestació contra la política educativa de la Generalitat: “Hello, Font de Mora!” 

Aixó és: Hola, conseller!, ací estem un bon grapat de ciutadans d’edats ben diferents. Pares, mares, xiquets i xiquetes, joves, mestres, sindicats, alcaldes, regidors, representacions d’escoles, de instituts i de les universitats de tot arreu, iaios, persones preocupades pel que està vosté fent amb l’Educació Pública.

Foto

Farts de tanta incompetència perfectament organitzada des del govern del qual vosté en forma part, per a desmantellar el sistema públic d’ensenyament. Avergonyits de la seua dèria per l’anglès després que el president Camps tingués aquella eixida sorprenent davant els micròfons: “En la Comunidad Valenciana la asignatura de Educación para la Ciudadanía se impartirá en ingles”; aixó és el que va dir el president i tots creguerem que era una broma pessada.

Però la cosa anava en serio, tant en serio com és una bojeria quan es dicta des de la tribuna de qui s’encarrega de la política educativa d’un territori sencer on vivim més de 5 milions de persones, amb l’nterés de crear enfrontament. Tant en serio com passen les coses ací, on en menys de 10 messos construïm un circuï urbà de F-1, i tardem anys en què els barracons en les escoles públiques desapareguen, quan no es multipliquen; en serio, conseller, com fan vostés les coses: reduïnt el finançament  a la Universitat pública mentre contribuiexen sense vergonya a què la Universitat Católica de Valencia (privadíssima) inaugure un edifici (regal d’un altra administració pública) i tire endavant noves especialitas tot i que el MInisteri les rebuja perquè no compten amb la garantia mínima acadèmica.

Educació per a la Ciutadania és una asignatura on els alumnes aprenen a debatre, a argumentar, a reflexionar, a respectar, a dialogar … dos hores a la setmana!; d’això en diuen “adoctrinar”, i maquinaren la manera de què els alumnes escoltaren sense entendre, tot menyspreant, a més, la professionalitat dels ensenyants.

Una actitut com aquesta, incomprensible, supèrbia, autoritària, contrària a la pedagogia més elemental,  ha estat l’espita que ha esclafit la bomba de rellotgeria que l’Ensenyament públic portava al cor: falta de recurssos, incompliment de programes, abandonament a la mà de l’administració autonòmica, susbtitucions sense cobrir, col.legis en condicions insuficients, absència de planificació, desgavell normatiu…

Sí: hello, conseller de Font de Mora, gràcies a vosté, al president i a la seua ocurrència, i a tants altres que els han acompanyat fins ací, milers i milers de persones, fartes de tanta misèria acumulada en les seus polítiques contra els drets fonamentals de les persones, hem dit públicament: ja n’hi ha prou de bromes de tant mal gust!

Masiva manifestación en Valencia contra Educación para la Ciudadanía en inglés

J. L. OBRADOR. 28.10.2008

  • Miles de padres, alumnos y profesores han recorrido las calles del centro de Valencia en contra de la política educativa de la Generalitat.
  • Los manifestantes han lanzado consignas como “Font de Mora, go home”, en alusión al conseller de Educación.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA

Miles de padres, alumnos, profesores y directores de instituto volvieron a salir a la calle ayer para protestar contra la decisión del Consell de impartir Educación para la Ciudadanía en inglés, y contra la política educativa del PP. Pero en la ciudad de Valencia se vivió un paso más, con una manifestación que partió de la plaza de San Agustín, a diferencia de las concentraciones en la plaza de Manises de las últimas semanas.

La Generalitat insiste en que los alumnos están capacitados para recibirla en inglés

Las movilizaciones fueron simultáneas en las tres capitales de la Comunitat (en Alicante y Castellón en forma de concentraciones), convocadas por los sindicatos Stepv, CCOO, UGT, por FAPA-Valencia y colectivos de alumnos.

Frente a las peticiones de dimisión del conseller del ramo, Alejandro Font de Mora, la número 2 de su departamento, Concha Gómez, replicó ayer que los alumnos están capacitados para dar EpC en inglés pues «tienen al menos 900 horas de inglés» en su currículum. Otros docentes aseguraron durante la marcha que en ESO «se tiene que alcanzar un nivel coloquial, y no para expresar ese tipo de conceptos».

Calendario de protestas

La semana que viene habrá encierros, claustros, actividades en los centros y clases en el patio para explicar a los alumnos los contenidos de la asignatura. La guinda será la primera semana de diciembre, con una huelga educativa a gran escala en la Comunitat.

Testimonios

Emilia Vicent, madre. “Protestamos porque en el colegio de mi hija, el Evaristo Calatayud de Montserrat, han metido a 526 niños en barracones en zona inundable. Estamos en contra de que se dé EpC en inglés. Si no hay medios en Primaria, no tienen nivel”.

Mª Pilar Pérez, profesora de inglés. “Yo me he negado a dar Ciudadanía en inglés en el IES Cid Campeador, pero falta apoyo del claustro, es algo absurdo. Me han amenazado con abrirme expediente por medio del director, no sé cómo acabará todo”.

Rafael Mateo, alumno de Bachillerato. “No nos parece bien que se dé Educación para la Ciudadanía en inglés. Nosotros vamos a Bachillerato y no nos afecta, pero también estamos aquí. También nos quejamos por el nuevo plan de Bolonia para la universidad”.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA

Artículos relacionados

 

0000007210

La California valenciana rompe el espejo.

 

J. G. G., Valencia

Del modelo económico que se ponía como ejemplo, la Comunitat sólo ha imitado la deuda tras el riesgo de quiebra del Estado de Schwarzenegger

En los años 80 la Administración Lerma -con el conseller Segundo Bru a la cabeza- intentó levantar la moral del personal que salía de una crisis con traumas como la reconversión de Sagunto emplazando a convertir la Comunitat Valenciana en la California europea, un modelo de desarrollo basado en la tecnología (Silicon Valley), cierta agricultura (cítricos, vino) o el ocio (Hollywood). Ese mito no ha cesado de alimentarse en la etapa del PP, aunque recientemente el actual inquilino de la Generalitat, Francisco Camps, fascinado tras una visita al gobernador de Florida, Jeff Bush, pusiera este estado como el ejemplo a imitar. En junio pasado, uno de los galardonados con el Premio Jaume I, verbalizó el deseo de que la Comunitat llegue a ser una especie de California valenciana. Un cuarto de siglo después, el objetivo se ha cumplido… aunque no como se esperaba, porque en lo único en que se acentúan las similitudes con el Estado que gobierna el ex actor Schwarzenegger es en la deuda y los problemas con las cuentas públicas.
Hace días, se desveló la carta que Schwarzenegger remitió al secretario del Tesoro, Henry Paulson, en la que solicitaba un préstamo de urgencia de la Reserva Federal de 7.000 millones de dólares -algo más de 5.000 millones de euros- para poder obtener liquidez con la que afrontar las obligaciones. De no recibir esos fondos, California podría incluso suspender pagos y declararse en bancarrota, con amenaza de despido masivo de funcionarios. La petición responde a la negativa de los bancos, sin liquidez ante el tsunami financiero, a proporcionar esos préstamos a corto plazo. La desgracia para el protagonista de Terminator y republicano como Bush es que no tiene a un Zapatero al que responsabilizar de la falta de fondos.
Pero la situación de las cuentas públicas en la Comunitat, con las salvedades de sistemas tan dispares, presenta incertidumbres bastante inquietantes. En la transición, la derecha se envolvió en la bandera identitaria para impedir que la Comunitat iniciara el camino autonómico al nivel de Cataluña o Andalucía (la vía del 151 de la Constitución); luego los socialistas negociaron a la baja las transferencias. El resultado ha sido una autonomía infrafinanciada. Con todo, mientras Lerma, economista, llevó las riendas de la Generalitat con el aire espartano (o escasamente osado, según se quiera ver) que dio a su gestión, la caja parecía controlada.
En 1995, tras la victoria de Zaplana, se cambia el modelo por el tan valenciano “serà per diners!” y, con la hucha justa, en lugar de mantener la disciplina presupuestaria o levantar la voz a Aznar (después de dos modelos de financiación, la valenciana sigue a la cola en recursos por habitante), se dio rienda suelta al endeudamiento para financiar la cascada de grandes proyectos y eventos que han cimentado el actual patrón de autoestima valenciana, marcado por las pirámides de Terra Mítica y las estructuras cartilaginosas de Calatrava, base de la hegemonía electoral del PP. A pesar de Maastricht y aquel Aznar “obsesionado” por el déficit cero, mientras Europa y España hacían esfuerzos por controlar la deuda, el Consell echó mano de la chequera del endeudamiento. En diciembre de 1995 la deuda de la Generalitat era de 2.750 millones, el 10,2% del conjunto de las autonomías y el 6,5% de su PIB. A junio pasado, los préstamos, según el Banco de España, se han multiplicado por 4,3 (un 335% más) y alcanzan la friolera de 11.961 millones, el 18,8% del total y el 11,4% del PIB valenciano. La media española, en cambio, ha bajado al 5,9%.
25.000 millones comprometidos
A esto hay que unir la deuda de las empresas públicas, otros 1.830 millones, un incremento del 858% desde el 95, cuando el endeudamiento sumaba 191 millones. Pero, si además se computan todos los compromisos de gasto de la Generalitat (lo que incluye anualidades de las áreas de salud y hospitales privatizados, las obras financiadas mediante el pago aplazado y los intereses de la deuda), el lastre que soporta la Hacienda valenciana causa vértigo: 21.000 millones, a los que se suman 4.187 avalados a las empresas públicas, un 1.120% más que en 1995 (343 millones) y casi tres veces más que cuando llegó Camps (1.502 millones).
Si a Schwarzenegger los bancos le han cerrado el grifo del endeudamiento a corto, a la Generalitat el derrumbe financiero no le beneficia nada. Endeudada como la que más, cada medio punto que suben los tipos supone una sangría en las arcas públicas. Con una deuda autonómica que es la mayor por habitante y el doble que el resto en función del PIB, la valenciana está en peores condiciones para afrontar el colapso financiero. Para colmo, es con Cataluña la que peor calificación de las agencias internacionales tiene de su deuda.
El negocio del porno y la lotería
La portavoz de Economía del PSPV en las Corts, Cristina Moreno, ha venido reclamando sin éxito un plan de viabilidad. En la década prodigiosa del crecimiento económico el Consell se endeudó hasta las pestañas en lugar de sanear las cuentas. Si el actor de Depredator ha optado por aumentar los impuestos sobre el negocio del porno y ha inventado unos bonos para hipotecar los ingresos por la lotería, la ley de Hacienda Pública acumula decenas de parches. No hay año que no sufra una modificación, siempre para ampliar la manga ancha del Ejecutivo para gastar o endeudarse. El miércoles, en el Consejo de Política Fiscal (CPFF), el ministerio reveló que el Consell acabó 2007 con un déficit de 40 millones, cuando había declarado ¡un superávit de 338! La denegación del anticipo de 343 millones que otorgaba el Gobierno central (una consecuencia de la caída de los ingresos) amenaza con yugular la tesorería, negativa a finales de agosto en 1.000 millones.
Si California podría no pagar a sus funcionarios, el Consell acumula 1.200 millones en deudas a los proveedores de Sanidad, las facturas en los cajones. Hace meses logró aflorar 847 millones, que tendrá que devolver a los bancos. La noticia positiva ha sido la autorización del CPFF para que las autonomías cierren con déficit en 2008 de hasta un 1% y otro tanto en 2009. Una medida que podría inyectar más de mil millones vía deuda. Para este año, las pérdidas de las empresas del Consell sumarán 435 millones, de los que sólo las de ocio supondrán 165 millones. El ente público RTVV perderá una cifra similar (160 millones) y arrastra una deuda de 1.145 millones. Se encuentra en un supuesto de disolución, al igual que la firma que se ocupa de Terra Mítica, entre otras.
La apuesta por el espectáculo y los eventos ha proyectado la imagen de la Comunitat, pero tras el rugido de motores de la Fórmula 1 queda eso, el espectáculo. Ni rastro del valle del silicio.

Levante-EMV

La Fórmula 1 arranca a medio gas y con muchas quejas de seguidores

Aspecto que ofrecían las gradas

 

CARLES FRANCESC – 23/08/2008

Valencia acoge la mitad de aficionados que Montmeló un viernes

NADIA TRONCHONI – Valencia – 23/08/2008

 

Decenas de bólidos monoplaza probaron ayer el asfalto del Valencia Street Circuit en el primer día de entrenamientos. Los pilotos se mostraron encantados con el trazado, que responde a las expectativas generadas tras conocer el dibujo y las características técnicas del mismo. Sin embargo, la satisfacción por un gran premio que se prevé excelente en lo deportivo no puede extenderse a la organización del evento.

La noticia en otros webs

Al menos 17.000 entradas de las 112.771 no se han vendido todavía

Algunos aficionados se quejan a Valmor, que carece de hojas de reclamación

Pese a que algunas entidades vinculadas con el mundo del motor admiran la puesta a punto del circuito en tan poco tiempo -apenas ocho meses-, las gradas amanecieron casi vacías. Y medio vacías permanecieron a lo largo de la jornada, que acogió pruebas de Fórmula 1 y otras categorías inferiores. El circuito valenciano recibió ayer a unos 20.000 aficionados, según las estimaciones de un experto del motor. Una entrada poco esperanzadora pese a tratarse de un día de entrenamientos. El circuito de Montmeló recibe a unos 45.000 aficionados el viernes previo al Gran Premio de España, más del doble. De hecho, fuentes de Valmor, empresa organizadora, reconocieron ayer en conversación privada con personalidades del motor que quedan por vender unas 17.000 entradas de tribuna de las 112.771 localidades.

De hecho, particulares y representantes de agencias de viajes se concentraron ayer en las inmediaciones del circuito para tratar de vender a menos de la mitad del precio oficial las entradas que adquirieron hace meses, mientras las taquillas siguen abiertas hasta el domingo.

Así, quienes planificaron ganar dinero con la reventa de entradas tratan ahora de no perder “todo el dinero”. Hasta trabajadores de agencias de viajes se desplazaron a Valencia desde ciudades como Barcelona para colocar las entradas adquiridas con antelación, informó Efe.

Por otro lado, finalizada la segunda sesión de entrenamientos de la Fórmula 1 -en torno a las cuatro de la tarde-, algunos aficionados que salían del circuito se presentaron en las oficinas de Valmor. Se quejaron, fundamentalmente, por la mala visibilidad desde algunas de las tribunas más caras.”Qué bonito es esto, ¿verdad?”, inquirió el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, en el centro de prensa del circuito valenciano ante alguno de los presentes. El político mostró, acompañado por Bernie Ecclestone -patrón de la F-1- y por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, su entusiasmo por haber auspiciado tal combinación de tradición y modernidad en el puerto de Valencia: edificios del siglo XIX con yates y bólidos del siglo XXI.

Pero hubo asistentes menos privilegiados que no vieron ni los yates ni los bólidos. Algunos aficionados, molestos por haber hecho un importante desembolso a cambio de nada, exigieron responsabilidades a Valmor, empresa organizadora.

La tribuna 11, situada a la salida del puente giratorio que cruza la dársena interior del puerto, tiene problemas de visibilidad. María José Valero, ubicada en la fila 9 y que ha viajado desde Madrid para ver la carrera, no ocultaba su indignación. “Hemos pagado 420 euros [la segunda entrada más cara de las que se hallan a la venta] y sólo vemos los alerones de los coches”. “Ni siquiera es posible verlo en pantalla, sólo hay una muy pequeña y lejos”, indicó la joven, cuyo enfado y el de los vecinos de las butacas contiguas crecía tras indicarles la organización que si tenían problemas, que fuesen a la Oficina del Consumidor.

Los problemas de visibilidad de las butacas afectaron también a otras tribunas. Por ejemplo, la 5 y la 18, dos de las más caras, 480 euros. En la grada número 9, a 375, por ejemplo, las cuatro primeras filas estaban a tan poca altura que apenas se veían los coches. Tampoco se veía bien desde allí la pantalla gigante de la zona.

Por este motivo, un grupo de espectadores se personó por la tarde en las oficinas de Valmor, sitas en la calle del Doctor Lluch, para protestar por estas deficiencias, adonde tuvieron que acudir varios agentes de la Policía Nacional para mantener el orden. Algunos se quejaron también por lo que consideran un “montaje inseguro de las gradas”, e incluso se movilizaron para recoger firmas y poner una denuncia. Los aficionados lamentaron la inexistencia de hojas de reclamación en la sede del Valencia Street Circuit. Sus quejas las expresaron en simples folios en los que figuraba el nombre y el DNI correspondiente.

Por su parte, Valmor se apresuró en comprometerse a solucionar los problemas de visibilidad denunciados en localidades de la tribuna 11. Se trata de una zona próxima al puente móvil, la imagen quizá más espectacular del circuito, sustento, de hecho, del logotipo del mismo. La instalación de refuerzos en esa zona impide la correcta visibilidad, reconoció Valmor. Así, una vez demostrado que en algunas localidades es difícil presenciar la carrera, la organización estudia reubicar a los afectados.

Además, cabrá reforzar el dispositivo de seguridad después de que ayer, durante la sesión de clasificación de GP2, un joven seguidor accediera andando a una de las escapatorias del circuito. Rápidamente fue interceptado por los miembros de seguridad, sin mayores consecuencias. Valmor tomó, seguramente, buena nota de este tipo de detalles. El domingo más de 500 millones de espectadores de todo el mundo seguirán la carrera, según la Generalitat.

Valencia: La Fórmula 1 oculta la realidad.

 

La otra cara del famoso circuito de Fórmula 1 de Valencia. Parte de atrás de las naves cuya fachada principal recae en la calle Juan Verdeguer, y que en su tiempo (años 30) se situaron allí aprovechando la cercanía con la estación del Grao. Su parte de atrás, hecha polvo, da a las obras del famoso circuito de Fórmula 1 con el que nos machacarán a ruido a los vecinos del barrio para que disfruten los que pueden pagar un pastón por las entradas

RAFA ESTEVE-CASANOVA

 El triunfalismo al que las autoridades populares tan acostumbrados tienen a los valencianos no les deja ver con objetividad la realidad de la política de grandes eventos que Rita Barberá y Francisco Camps están llevando a cabo magníficamente coreados por sus corifeos mediáticos. Muchos de mis paisanos están plenamente imbuidos en la idea de que somos lo mejorcito de España y que el resto de comunidades se mueren de pura envidia al ver nuestras grandes avenidas, nuestros faraónicos edificios y los megalómanos proyectos ideados por los que aquí mandan. «Xe, som els millors», se dicen muchos valencianos mientras miran por encima del hombro a sus más cercanos vecinos que no tienen todo aquello de lo que ellos creen poder disfrutar sin importarles para nada que haya niños valencianos dando clases en barracones de madera y uralita, ancianos sin recibir las suficientes y merecidas atenciones y gentes durmiendo debajo de los puentes del antiguo cauce del río Turia, ya que todo esto no se refleja en los informativos de ese NODO al servicio del Partido Popular en que se ha convertido la televisión autonómica valenciana, y lo que no se ve en la tele es inexistente.
Estos días toca sacar pecho y presumir de circuito urbano, de coches corriendo por las calles de la ciudad. Ya tenemos circuito de F-1, como el Principado de Mónaco, pero nos falta una Carolina que presida las carreras, ya que la alcaldesa de la ciudad no da la talla para portada del Hola, aunque sin buscar muy profundamente seguro que será posible encontrar algún símil de ese Alberto de Mónaco que tantos ríos de tinta ha hecho correr o algún que otro pirata que emule a los primeros Grimaldi, en estas tierras todo es posible. Incluso que hace unos días la empresa Valmor Sports, creada por la Generalitat para gestionar las carreras de los bólidos, dijera que estaban totalmente vendidas las más de 112.000 entradas para las tribunas del circuito y que ahora aparezca la ciudad inundada de carteles que ofrecen entradas con una rebaja del 50%.
Y es que el triunfalismo y ese pensat i fet tan valenciano no son buenos consejeros en los negocios. Los últimos grandes premios en Alemania y Hungría no se han caracterizado precisamente por haber llenado todas las localidades. Fernando Alonso, que es el motor patriótico que mueve a los españoles a acudir a los circuitos, lleva una temporada en la que ni tan siquiera huele el puesto más bajo del podio y si antes acudían a Montmeló cerca de 8.000 asturianos este año apenas fueron 1.500 los que se acercaron al circuito catalán. Una pareja que acuda el fin de semana a presenciar las carreras necesita gastar un mínimo de 1.500 euros en su visita a Valencia, donde tan sólo hay 22.000 plazas hoteleras, cuando en una ciudad vacía en pleno agosto las localidades en las tribunas son más de 112.000. Tomen todo esto, métanlo en una coctelera, agítenlo lo necesario y obtendrán el resultado de esas entradas que una semana antes de la celebración del gran premio se ofrecen a mitad de precio.
El Partido Popular siempre ha ocultado la realidad, unas veces escondiéndola detrás de la celebración de grandes eventos y otras tras las lonas de la vergüenza, como hará en esta ocasión, en la que para que los asistentes al Gran Premio de F-1 no vean la degradación del marinero barrio del Grao se taparán las naves y antiguas fábricas en ruina con grandes lonas de 20 metros de altura decoradas con fotografías de lugares emblemáticos del País Valenciano.
Una vez más, y ya son muchas, los políticos valencianos ocultarán la realidad tanto a sus representados como a los visitantes que así podrán volver a sus lugares de origen cantando las excelencias de una ciudad de la que no han visto nada de nada, tan sólo lo que las autoridades les han dejado ver. Seremos sólo, una vez más, fachada y cartón piedra, al fin y al cabo una falla más.

EL GOBIERNO CONSERVADOR VALENCIANO DEL PP SIGUE EMPEÑADO EN CONVERTIR EL SÍ EN “YES”: FONT DE MORA QUIERE CREAR UNA RED DE COLEGIOS CON DINERO PÚBLICO DONDE LOS ALUMNOS ESTUDIEN EXCLUSIVAMENTE EN INGLÉS…

La Conselleria de Educación está estudiando la posibilidad de establecer una red “reducida y experimental” de centros donde el grueso de las asignaturas se impartan en lengua inglesa. Se trataría de una especie de “colegios británicos públicos”, aunque con el currículo nacional. Su puesta en funcionamiento se proyecta “a largo plazo”.

El “yes” que no cesa. Así lo anunció el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, cuyo departamento está llevando a cabo todo un proceso de promoción de la lengua anglosajona a través de iniciativas como el Plan de extensión del trilingüismo (Pextri). “El final ideal sería hacer una red propia de colegios públicos en inglés en los que la mayor parte de las enseñanzas, aunque fuera con carácter experimental en un número reducido de colegios, se diera en inglés”, señaló.

¿Pextri?. De esta manera, se podría además “poner en marcha nuevos programas y que la tecnología y la pedagogía en inglés se perfeccionara”, ya que el ideal del Pextri es “constituir una red propia para que en los colegios públicos de la red general fuera mas fácil impartir materias en inglés”, insistió el conseller de Educación. Respecto al personal, Font de Mora comentó que habría que contar con “profesores de otros centros que estarían en comisión de servicios dependiendo de su formación”.

¿Canal 9 en inglés?. Entre las actuaciones dirigidas a fomentar la introducción del inglés, Font de Mora resaltó también el programa PALE (de apoyo al aprendizaje de lenguas), que tiene como objetivo la formación del profesorado dentro de la Comunitat y fuera de ella. Por otra parte, Font de Mora anticipó que la Ley Valenciana de Educación , cuyo borrador de anteproyecto se prevé facilitar a la comunidad educativa inmediatamente después de las vacaciones, pretende “asegurar la presencia del inglés como idioma vehicular de una manera sistematizada”, ya que la Comunitat ha optado por un modelo trilingüe, con castellano, valenciano e inglés.

LA PRENSA BRITÁNICA PONE A CALDO LA NEFASTA POLÍTICA URBANÍSTICA DE FRANCISCO CAMPS(PP): LA VINCULA CON LA CORRUPCIÓN Y LA CALIFICA DE “CAPRICHOSA” CON FRAUDES Y ESTAFAS PARA MILES DE DAMNIFICADOS NACIONALES Y EXTRANJEROS…

martes, 19 agosto 2008

Los británicos que compraron propiedades en la Comunitat están siendo víctimas de un “régimen urbanístico notoriamente corrupto y caprichoso”, se leía en el artículo a cinco columnas del Daily Telegraph con el que el rotativo inglés abrió su sección de revista de fin de semana. El reportaje, un extenso informe sobre los efectos de la crisis crediticia en la construcción de la Costa Blanca, aparecía mencionado en primera página. Informa Victoria Jiménez, en Levantre-EMV.

Bajo el titular de “Sueños que se derrumban al sol“, el periódico con mayor número de lectores en el Reino Unido -supera los 900.000 ejemplares diarios- exponía el drama de miles de sus conciudadanos, que han visto evaporarse la esperanza de un plácido retiro: “la corrupción y la crisis inmobiliaria les ha dejado sin sus ahorros y, en muchos casos, sin su casa”. Así, el Daily Telegraph relataba el caso del Albatera Golf & Country Club, una promoción de 1.500 viviendas bungalow que “nunca se construirán”. Cerca de un millar de británicos desembolsaron en 2005 depósitos por valor de 100.300 euros, pero desde entonces no han podido visitar más que cuatro chalets piloto. “Como otras muchas urbanizaciones a lo largo de la Costa Blanca”, se asegura en el artículo, “los terrenos yacen sin actividad, sin agua ni electricidad, y sin perspectivas de futuro”.

La promotora de Albatera Club, San José Inversiones, presentó la quiebra en mayo al no haber conseguido ampliar su capital en 26 millones de euros para continuar con las obras. A juicio de Gwilym Rhys-Jones, investigador financiero afincado en Alicante, situaciones similares se dan “no sólo con pequeñas firmas sino incluso con constructoras de gran volumen, que han aceptado depósitos para viviendas a sabiendas de no disponer de financiación suficiente”.

Proyecto ilegales. El diario conservador indicó que el desplome de los precios de la nueva vivienda, junto al recorte de los créditos a las constructoras por parte de los bancos, ha dejado al descubierto a “una gran cantidad de proyectos que no tenían ni siquiera permiso del gobierno [de la Generalitat], pero que han contado con el visto bueno de alcaldes corruptos: la costa está superpoblada de este tipo de urbanizaciones”.
Fuentes del Colegio británico de Inspectores de la Propiedad han señalado a Levante-EMV que “con las cifras oficiales en la mano, se ha construído tanta vivienda que incluso con un mercado en condiciones normales hubieran originado una burbuja de precios”.El autor del reportaje, Neil Tweedie, escribió en el Telegraph que la planificación de las autoridades autonómicas ha posibilitado “el nacimiento de un desarrollo que ya ha desfigurado, físicamente, las líneas de la costa mediterránea del país”.

Corrupción y sobreexplotación del territorio. Con el artículo Sueños que se derrumban al sol, el Daily Telegraph ha seguido la estela de otros periódicos nacionales publicados desde Londres, que han denunciado el aparente caos del sector inmobiliario valenciano. Apenas hace una semana, The Independent afirmó: “Lo que una vez fue el mercado más potente de la segunda vivienda en Europa, ha sufrido el mayor ‘crash’ del momento, por culpa de la corrupción y la sobreexplotación del territorio”. The Independent, que tiene una circulación aproximada de 234.000 ejemplares, cree que “nadie está seguro de lo que pasará en el futuro”.

“Las inmobiliarias te mienten”. Por su parte, el diario progresista y más cercano al gobierno, “he Guardian con 380.000 ejemplares, ha publicado las historias de varios jubilados británicos que quisieran volver al Reino Unido pero no les llega con la venta de sus actuales propiedades en Torrevieja para costear el traslado: “El valor de nuestras viviendas es bastante inferior al que tuvimos que pagar por ellas”, se duele Gavin Brown, uno de los afectados, “pero los agentes inmobiliarios aquí te mienten con tal de conseguir salirse con la suya”. Sin embargo, no todas las voces son tan pesimistas. Derek Bliney, de Link Estates, confía en la renovación del éxito de la Costa Blanca: “Todos los buenos motivos por los que los europeos del norte han escogido esta área continuan siendo válidos. Tenemos un clima estupendo, las playas son bellísimas, y las conexiones vía aérea han mejorado”. Otros, como Inés Riz, de Direct Auctions, ven además un período de ocasiones para aprovechar. Según Riz, los bancos se están incorporando al mercado de subastas para “deshacerse de las pérdidas que les traen los impagos de las constructoras”.

Ante la dejación de Camps.

FRANCESC ROMEU MARTÍ

 Según Xavier Adserà, presidente de Natraceutical, empresa biotecnológica valenciana, estamos ante una crisis que nos ha sorprendido a todos, crisis procedente del otro lado del Atlántico, y que afecta de manera principal a una economía como la nuestra que ha invertido en los últimos años más allá de sus posibilidades. Nuestra dependencia del ahorro exterior, que ha financiado el extraordinario ritmo de crecimiento, nos coloca ahora en una situación delicada, de enorme falta de liquidez, que afecta al consumo y a la economía en general.
A la Comunidad Valenciana la crisis financiera internacional nos ha pillado con el pie cambiado, y con un gobierno autonómico inactivo y muy endeudado. Una excesiva dependencia de la construcción que empezaba a dar signos de agotamiento, unos sectores productivos tradicionales que llevan una década en progresivo desmantelamiento por la competencia de países emergentes como China, sin ningún plan de potenciación y priorización por parte del Consell, y un sector turístico que se pretende diversificar con la realización de grandes eventos elitistas pero sin prever las consecuencias futuras.
La economía valenciana presenta factores que complican la situación con respecto al resto de España. Antes del estallido de la crisis financiera internacional, nuestro peculiar modelo industrial, PYMEs en sectores tradicionales muy dependientes del factor precio en su competitividad internacional, ya estaban en crisis y el gobierno valenciano no ha tomado aún ninguna medida. En 2007 el crecimiento de la industria valenciana fue sólo del 0,2% frente al 3,1% de crecimiento de la industria española. La industria valenciana sigue su creciente proceso de desmantelamiento fruto de sus debilidades competitivas en un entorno globalizado sin que el gobierno valenciano tome alguna decisión. Y sobre todo a la provincia de Alicante, donde a la crisis que ya sufría la industria tradicional manufacturera del textil y el calzado se ha unido una mayor dependencia de la vivienda vacacional. En pleno periodo estival la desocupación repunta al alza por primera vez en 18 años en Alicante. Y hasta abril el número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo en la provincia de Alicante se han incrementado en un 61,5%, frente al 40,2% de Castellón y el 34,2% de Valencia. A Camps le debería caer la cara de vergüenza de que el paro en la Comunidad haya subido un 37% en el último ejercicio.
Si Camps no hubiese despilfarrado los recursos públicos, escondido facturas en los cajones para pagar en el 2011 y no hubiese convertido a nuestra Comunidad en la más endeudada, ahora estaríamos mejor preparados para ayudar a nuestras empresas y trabajadores. Si Camps hubiese considerado a la agricultura, el tejido productivo propio, la industria y agroalimentaria, el turismo y la pesca como sectores estratégicos y los hubiera tratado como piezas fundamentales, hubiera conseguido un equilibrio territorial y no una total dependencia del urbanismo. Si Camps hubiese llevado el debate del agua, singularmente importante para Alicante en términos coherentes y de futuro, apostando por la modernización de la gestión del agua, la optimización de infraestructuras hídricas, ahorro de consumo y apuesta por la desalinización, optimización de regadíos y atención a los acuíferos, tendríamos más garantizada agua para todos sin batallas institucionales ni atentados a la inteligencia de la ciudadanía. Si Camps hubiese dotado a los ayuntamientos de la suficiente financiación para que sus servicios a los ciudadanos estén garantizados, no tendrían la enorme dependencia del urbanismo que tienen actualmente. Si Camps no se hubiese enfrentado a las universidades valencianas, si hubiese reconocido el papel que deben jugar las universidades en el modelo productivo valenciano que necesitamos basado en el conocimiento y el emprendimiento y hubiese dispuesto un sistema de becas que permita el estudio, dentro y fuera de España, de los valencianos, ninguna capacidad se quedaría sin desarrollar.

Si Camps no hubiese asfixiado a las universidades, las hubiese dotado de la debida financiación pública, los avances tecnológicos y la innovación serían una característica de nuestro territorio.
Porque sin innovación no podemos mejorar la productividad. El esfuerzo en desarrollar la investigación que ha hecho el Gobierno de España en los últimos cuatro años, no ha sido correspondido por la implicación del PP en la Comunidad Valenciana. Así, nuestro tejido productivo está desfasado, los porcentajes de recursos dedicados a la I+D+i en relación al PIB, tanto públicos como especialmente privados, no alcanzan al 40% del total, lejos de la media de las comunidades autónomas con mayor gasto en innovación. Hoy, más que nunca, la Red de Institutos Tecnológicos, puesta en marcha por los gobiernos socialistas, deben ser una prioridad.
Hace falta que la sociedad progresista de la Comunidad Valenciana lidere un nuevo modelo económico que nos asiente en el lugar que nos corresponde. Un nuevo modelo alternativo al de esta derecha que sólo descalifica y engaña. Un proyecto, unas propuestas, que sitúen el futuro de nuestra Comunidad con significativo protagonismo en España y, también, en Bruselas. Un nuevo modelo productivo donde el conocimiento, la productividad y la competitividad se conviertan en los motores claves del crecimiento económico. Tenemos la suerte de vivir y convivir en una tierra singular, de gentes comprometidas y trabajadoras, de gran capacidad intelectual y creativa. Y también tenemos la mirada puesta en el mar, del que hemos aprendido tantas cosas a lo largo de nuestra historia como pueblo. Y, sobre todo, tenemos nuestras propias señas de identidad puestas en el alma.
De nuevo, nos corresponde a los socialistas inventar el futuro, un futuro apasionante en un nuevo siglo que, para nuestra tierra, pide un partido socialista, una izquierda valenciana moderna para el siglo XXI, comprometida con su territorio, representante de sus deseos y esperanzas. Un proyecto que no olvide que está dirigido al conjunto de las personas que conforman la sociedad valenciana. Por eso, el próximo Congreso del PSPV-PSOE es fundamental no sólo para articular un partido moderno e inteligente para una sociedad valenciana moderna e inteligente. Creo firmemente que este es el congreso del debate, de la propuesta que nos dará nuestra fuerza para recuperar el gobierno.
Mi esfuerzo y mi empeño para protagonizar y liderar el cambio de ciclo dentro del partido para que provoque un cambio de ciclo político en la sociedad valenciana que vuelva a ver a los socialistas con las ideas claras, la decisión firme, la fuerza del discurso y, sobre todo, con garantía de futuro, de progreso y de gobierno. o

Francesc Romeu Martí es candidato a la Secretaría General del PSPV-PSOE

LOS SOCIALISTAS VALENCIANOS LE DICEN AL PRESIDENTE FRANCISCO CAMPS DEL PP QUE ACABE CON LA POLÍTICA DEL DESPILFARRO PARA HACER FRENTE A LA CRISIS

miércoles, 13 agosto 2008

El portavoz adjunto del grupo parlamentario socialista en las Cortes Valencianas, Joaquim Puig, aseguró que los socialistas pueden llegar a acuerdos sobre la reforma de la financiación autonómica “siempre y cuando” el presidente del Consell, Francisco Camps, “acabe de forma inmediata con su política de despilfarro”. Puig afirmó que los valencianos “sienten con más fuerza las consecuencias de la crisis porque el Gobierno del PP ha sido incapaz de gestionar los recursos en momentos de bonanza económica y ahora demuestran su incompetencia al no aplicar ni una medida para superar esta situación”.

González Pons mete cizaña contra el gobierno español y catalán. Las posiciones de los populares de Andalucía Castilla y León, de Murcia y de la Comunidad Valenciana respecto a la negociación de la financiación autonómica “no son incompatibles”, sino que son “fácilmente conciliables” por un Gobierno que “quiera conciliar intereses dispares de comunidades autónomas diferentes”, según afirmó ayer en Valencia Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP. El dirigente popular añadió: “Las posiciones verdaderamente irreconciliables, me parece, son las del Gobierno catalán y el español”.

Rambla pide permiso para más endeudamiento valenciano. Mientras, el vicepresidente y portavoz del Consell, Vicente Rambla, señaló ayer que espera que el Gobierno central dé “los pasos apropiados” para autorizar el Plan de Endeudamiento de la Comunidad Valenciana, al tiempo que indicó que la Generalitat “lleva ya meses hablando con el Ministerio de Economía y Hacienda para que le autoricen” una ampliación de su deuda. Rambla contestó así en una rueda de prensa en Castellón, tras ser preguntado por una respuesta parlamentaria del Gobierno en la que se asegura que la Generalitat no puede pedir la ruptura del límite de endeudamiento

La Sanidad pública valenciana, en peligro: Camps sigue el modelo de su antecesor Zaplana

POLÍTICA

Las resonancias magnéticas, un negocio del que se benefician empresarios cercanos o del PP

IGNASI PELLICER/VALENCIA

Después de todo, el actual presidente valenciano del PP, Francisco Camps, va a resultar ser un seguidor más respetuoso de lo que se pueda pensar, respecto a la política privatizadora de la sanidad pública que inició su predecesor en el cargo, Eduardo Zaplana. Parece como si, de repente, todo quedara olvidado de la sonada guerra fratricida que ambos políticos han protagonizado, en el seno de la familia conservadora “popular” valenciana en los últimos años.

<!–

El gobierno regional de Camps acaba de anunciar que quiere mantener privatizados (“externalizado”, es el eufemismo oficial) los servicios de resonancias magnéticas, siguiendo al pie de la letra el modelo que implantó Zaplana en el 2001 y que vence el próximo mes de septiembre. Según la oposición socialista, el anterior convenio ha generado, durante los 7 años de vigencia, unos sobrecostes de 100 millones de euros para el erario público. La gran mayoría de los radiólogos valencianos critican este modelo, porque les impide en los hospitales públicos gestionar, controlar por ellos mismos y responder a las verdaderas necesidades de los pacientes, dicen.

Ni límite ni control
El diputado autonómico socialista, Ignacio Subías –médico de profesión- conoce al dedillo lo que habla cuando explica a El Plural por qué y cómo se han podido generar los 100 millones de euros de más en la factura pública de resonancias hospitalarias. En el convenio privatizador de Zaplana -que ahora asume Camps- se fijó un precio por cada resonancia a las empresas privadas, con un presupuesto inicial cercano a los 167 millones de euros. Pero les dejó libertad absoluta para determinar cuál debía ser el volumen total de ellas. “Sin límite y sin control –comenta el portavoz socialista- las resonancias magnéticas se han convertido en un auténtico negocio”, denuncia.

“Derroche”
Para los próximos 10 años, el presupuesto de gasto previsto por el ejecutivo valenciano del PP en este capítulo sanitario es de 497 millones de euros. “Se trata de un derroche más, en detrimento del servicio público de sanidad donde debe controlarse el gasto para que se beneficien los pacientes, no las empresas”, critica el socialista Subías.

El doble de la media
Las cifras cantan por sí solas. En la Comunidad Valenciana se hacen el doble de resonancias, comparándolas con las que se practican en el resto de autonomías españolas de media. La Sociedad Española de Radiología, máxima autoridad en esta especialidad médica, recomienda que no se supere la ratio entre 20 y 25 resonancias por cada 1.000 habitantes. En el País Valenciano, este porcentaje es tres veces superior, según se desprende de datos estadísticos debidamente contrastados.

Peperos beneficiados
La empresa privada de resonancias Eresa es la adjudicataria del servicio en los hospitales de Valencia y Castellón. En Alicante, el convenio privatizado se lo reparten entre dos empresa: Beanaca, propiedad del empresario Carlos Paz, gestor de la Clínica de Benidorm, muy amigo de Eduardo Zaplana, e Inscanner fundada por el ex diputado del PP, Luis Concepción, recuerdan a El Plural fuentes sindicales de la sanidad pública valenciana.

No atienden a razones
Ni Zaplana escuchó a los profesionales radiólogos, como al que era en el año 2000 presidente de la Sociedad Valenciana de Radiología, Héctor Cortina, quien le pidió por escrito al entonces presidente de la Generalitat que desistiera en su intención de privatizar las resonancias (“porque hay un peligro inminente de que se convierta en un negocio”, profetizó), “ni ahora el presidente Camps atiende a ninguna sugerencia de los profesionales en radiología y gestores hospitalarios”, resume el portavoz autonómico del PSPV-PSOE Subías.

¿Listas de espera?
El PP valenciano justificó la privatización de las resonancias, en primer lugar para reducir las listas de espera. Pero este objetivo tampoco se ha conseguido, ya que el tiempo de demora actual ronda los tres o cuatro meses para confirmar diagnósticos de pacientes externos, en los 31 centros sanitarios valencianos que cuentan con este tipo de servicios.

“Opción de compra”
La alternativa socialista al derroche de fondos públicos generado por el gasto descomunal de la factura de resonancias magnéticas –según Subías- pasa sencillamente por adquirir los equipos radiológicos en funcionamiento para que sean de propiedad pública. Basta para ello, dice, que se actualice la cláusula de “opción de compra”, incluida ya en el primer convenio, pero que ni el PP, ni las empresas adjudicatarias han mostrado intención de hacerla valer.

–>

El gobierno regional de Camps acaba de anunciar que quiere mantener privatizados (“externalizado”, es el eufemismo oficial) los servicios de resonancias magnéticas, siguiendo al pie de la letra el modelo que implantó Zaplana en el 2001 y que vence el próximo mes de septiembre. Según la oposición socialista, el anterior convenio ha generado, durante los 7 años de vigencia, unos sobrecostes de 100 millones de euros para el erario público. La gran mayoría de los radiólogos valencianos critican este modelo, porque les impide en los hospitales públicos gestionar, controlar por ellos mismos y responder a las verdaderas necesidades de los pacientes, dicen.

Ni límite ni control
El diputado autonómico socialista, Ignacio Subías –médico de profesión- conoce al dedillo lo que habla cuando explica a El Plural por qué y cómo se han podido generar los 100 millones de euros de más en la factura pública de resonancias hospitalarias. En el convenio privatizador de Zaplana -que ahora asume Camps- se fijó un precio por cada resonancia a las empresas privadas, con un presupuesto inicial cercano a los 167 millones de euros. Pero les dejó libertad absoluta para determinar cuál debía ser el volumen total de ellas. “Sin límite y sin control –comenta el portavoz socialista- las resonancias magnéticas se han convertido en un auténtico negocio”, denuncia.

“Derroche”
Para los próximos 10 años, el presupuesto de gasto previsto por el ejecutivo valenciano del PP en este capítulo sanitario es de 497 millones de euros. “Se trata de un derroche más, en detrimento del servicio público de sanidad donde debe controlarse el gasto para que se beneficien los pacientes, no las empresas”, critica el socialista Subías.

El doble de la media
Las cifras cantan por sí solas. En la Comunidad Valenciana se hacen el doble de resonancias, comparándolas con las que se practican en el resto de autonomías españolas de media. La Sociedad Española de Radiología, máxima autoridad en esta especialidad médica, recomienda que no se supere la ratio entre 20 y 25 resonancias por cada 1.000 habitantes. En el País Valenciano, este porcentaje es tres veces superior, según se desprende de datos estadísticos debidamente contrastados.

Peperos beneficiados
La empresa privada de resonancias Eresa es la adjudicataria del servicio en los hospitales de Valencia y Castellón. En Alicante, el convenio privatizado se lo reparten entre dos empresa: Beanaca, propiedad del empresario Carlos Paz, gestor de la Clínica de Benidorm, muy amigo de Eduardo Zaplana, e Inscanner fundada por el ex diputado del PP, Luis Concepción, recuerdan a El Plural fuentes sindicales de la sanidad pública valenciana.

No atienden a razones
Ni Zaplana escuchó a los profesionales radiólogos, como al que era en el año 2000 presidente de la Sociedad Valenciana de Radiología, Héctor Cortina, quien le pidió por escrito al entonces presidente de la Generalitat que desistiera en su intención de privatizar las resonancias (“porque hay un peligro inminente de que se convierta en un negocio”, profetizó), “ni ahora el presidente Camps atiende a ninguna sugerencia de los profesionales en radiología y gestores hospitalarios”, resume el portavoz autonómico del PSPV-PSOE Subías.

¿Listas de espera?
El PP valenciano justificó la privatización de las resonancias, en primer lugar para reducir las listas de espera. Pero este objetivo tampoco se ha conseguido, ya que el tiempo de demora actual ronda los tres o cuatro meses para confirmar diagnósticos de pacientes externos, en los 31 centros sanitarios valencianos que cuentan con este tipo de servicios.

“Opción de compra”
La alternativa socialista al derroche de fondos públicos generado por el gasto descomunal de la factura de resonancias magnéticas –según Subías- pasa sencillamente por adquirir los equipos radiológicos en funcionamiento para que sean de propiedad pública. Basta para ello, dice, que se actualice la cláusula de “opción de compra”, incluida ya en el primer convenio, pero que ni el PP, ni las empresas adjudicatarias han mostrado intención de hacerla valer.

EL PP Y LA POCA VERGÜENZA DE LA GENERALITAT VALENCIANA CON EL METRO DE VALENCIA.

 

 POLÍTICA

¿Dónde están los 413 millones de euros comprometidos para modernizar el suburbano?

Otro aparatoso accidente en el metro de Valencia confirma que a Camps no le preocupa la seguridad del transporte

IGNASI PELLICER/VALENCIA

Los socialistas valencianos han vuelto a denunciar que el gobierno regional conservador del PP no está garantizando suficientemente la seguridad de los usuarios del transporte público. Lo han hecho a raíz del aparatoso accidente que tuvo lugar el martes, 29 de julio, al descarrilar un vagón del metro – sin provocar víctimas, aunque transportaba un centenar de pasajeros – en un tramo del trayecto que cubre la línea 1. En esa misma línea perdieron la vida hace dos años, exactamente el 3 de julio de 2006, un total de 43 personas y otras 47 resultaron heridas de gravedad, en la mayor tragedia de la historia del suburbano europeo.

<!–

Para el vice-portavoz socialista en el ayuntamiento de Valencia, José Luis Ábalos, este nuevo y último accidente de metro, aunque no haya provocado víctimas, confirma “el desinterés de la Generalitat Valenciana en manos del PP para evitar que se vuelvan a producir dramas tan sangrientos como hace dos años”, según denuncia a El Plural. También desde Les Corts (legislativo valenciano), la diputada socialista Carmen Ninet, ha denunciado el “permanente incumplimiento” de los responsables del PP para mejorar el deficiente estado de la línea 1.

¿Ningún responsable?
Pese a la gravedad de este nuevo descarrilamiento, ningún alto responsable del ejecutivo conservador valenciano, ha salido a la palestra para explicar cuáles hayan podido ser esta vez las verdaderas causas del accidente. Según relatan testigos presenciales del suceso, coincidiendo con la versión del propio maquinista, el vagón de cola del tren se salió de la vía, hacía las 9h30 horas de la mañana del martes, sin que todavía se conozcan las causas. El convoy recorrió así sin control unos 200 metros, hasta pararse en la estación siguiente de Benimàmet, una pedanía de Valencia.

“Defecto de las vías”
Según fuentes técnicas de la empresa pública Ferrocarrils de la Generalitat (FGV), la que gestiona el metro de Valencia, el accidente podría haber sido causado por “un desnivel” en el terreno o bien debido a “un defecto de las vías”, aunque este tramo hacía unas semanas que había sido renovado, según precisan fuentes sindicales a El Plural.

Antecedentes
En diciembre de 2007, la misma línea 1 fue ya escenario de otro descarrilamiento, de cuyas circunstancias y causas no informó debidamente el gobierno conservador valenciano a la ciudadanía. Es más, durante ocho horas se mantuvo oculto este incidente a los usuarios, pese a los importantes desfases horarios que provocó el prolongado corte del servicio.

La seguridad no es prioritaria
El portavoz socialista municipal, José Luís Ábalos, ahora en campaña como candidato en liza para ocupar la secretaria general del PSPV-PSOE, no alcanza a explicarse – según comenta a El Plural – por qué la Generalitat del PP “no se ha fijado como una de las prioridades de su gobierno ofrecer un servicio de transporte público seguro y de calidad”, dice. Con mayor razón, insiste, tras haber sucedido aquí en Valencia, en la estación capitalina de Jesús, la tragedia del 3 de julio de 2006. La dimensión de este drama, aunque se debió a un exceso de velocidad, hubiera podido ser menor, según coinciden la mayoría de expertos, de haberse establecido las necesarias y suficientes medidas de seguridad por parte del gobierno del PP.

Dos años sin respuestas
Todavía hoy, dos años después, los familiares de las víctimas del accidente del 3 de Julio, siguen sin ser recibidas oficialmente por el gobierno valenciano del PP, sin que se haya tomado en consideración ninguna de sus propuestas para evitar que vuelva a producirse otra tragedia similar.

Promesas incumplidas
Se sorprende más todavía el representante socialista Ábalos cuando – según recuerda – hay un compromiso escrito por parte del gobierno de Francisco Camps, para invertir un total de 431 millones de euros hasta el año 2010, destinado a reformar las infraestructuras más antiguas del metro y a renovar la flota de los trenes más viejos. De ese presupuesto millonario no se conoce hasta hoy ni cuáles han sido las cantidades realmente invertidas, ni las prioridades que se han fijado.

Infraestructuras antiguas
La línea 1 es hoy por hoy la más larga en trayectos, la más utilizada por los usuarios, pero también es la más antigua y donde se da la mayor tasa de incidentes, averías y desfases de horarios de servicios. La mayoría de las frecuencias de paso entre tren y tren supera los 30 minutos de espera en parada, denuncian a El Plural portavoz de la plataforma de usuarios reivindicativa “15 minuts” en La Eliana. Según fuentes sindicales, de los 38 trenes en esta línea, apenas 12 convoyes han sido renovados en los últimos cinco años. El resto de trenes, como el del accidente del martes y el que causó la tragedia del 3 de julio de 2006, cuentan con más de 25 años en servicio permanente.

Canal 9 arrastra pérdidas de más de 200 millones de euros.

COMUNICACIÓN

La deuda a largo plazo ronda los 830 millones, y está previsto que siga creciendo

ELPLURAL.COM

Radiotelevisió Valenciana (RTVV) corre el peligro de convertirse en un pozo sin fondo. Es la conclusión que se desprende de la liquidación presupuestaria correspondiente al ejercicio de 2007. Según esta, el grupo arrastra unas pérdidas astronómicas, en tanto los ingresos por publicidad y ventas disminuyen. Ernst&Young, empresa encargada de realizar la auditoría, ha dado la voz de alerta por la situación caótica que atraviesa el ente.

<!–

Televisió Valenciana (TVV) finalizó el ejercicio del año pasado con un déficit de 159 millones. El ente administrativo, por su parte, lo hizo con 45 millones, en tanto Radio 9 arrastró otros 9 millones de pérdidas. Aún conociendo los excesos de la cadena, como el de 2006 para cubrir la visita del Papa a la capital valenciana, las cantidades son desorbitantes. Al lado de estas cifras, los 36 millones de déficit de Telemadrid parecen una mera anécdota.

Deuda escandalosa
Según informa Levante, la deuda a largo plazo está ya en los 830 millones de euros. La cifra es más escandalosa si se le suman los 288 millones, pendientes y aprobados, para este año. Considerando la deuda a corto plazo, que es de 197 millones, la cifra total rondaría los 1315 millones de euros.

Crédito para subsanar desfases
El informe financiero también revela que el año pasado el canal autonómico adquirió una póliza de crédito de 25 millones para sanear desfases de tesorería. Los préstamos anteriores acarrearon casi 13 millones en concepto de intereses que, a finales del año pasado, aún no se habían abonado.

Menos ingresos
Visto lo visto, a TVV le crecen los enanos. Porque al tiempo que las deudas suman y siguen, las entradas de capital merman. En la televisión autonómica, los ingresos publicitarios descendieron de 39 a 33 millones respecto a 2006. Asimismo, en la radio pasaron de 1.4 a 1,1 millones. También aumentaron los gastos de personal, que rondan los 57 millones. En esta última cifra se incluye el envidaible salario anual de Anxo Quintanilla, director y administrador único de la cadena, que se embolsa 77.000 euros anuales.

Externalización de producción y dietas
La externalización de la producción también deja datos escandalosos, como un gasto de 45 millones en producciones contratadas y 24 en relizaciones ajenas. Un total que asciende a 165 millones. Más enigmático es el apartado de “gastos de gestión corriente”, en el que se contemplan 7 millones pagados a otras empresas -sin explicar los conceptos-. Finalmente, destacan las dietas y desplazamientos, para los que se han destinado más de un millón y medio de euros.

¿Buena gestión?
A pesar de estas cifras escandalosas, RTVV distribuyó ayer una nota de prensa aseverando que sus ingresos por publicidad y ventas habían crecido en un 7%. El escrito ensalzaba las bondades de la gestión del ente. La auditoría, sin embargo, es clara. “Debido a las pérdidas continuadas de los últimos ejercicios, la situación patrimonial de TVV se ha visto mermada de forma que a 31 de diciembre de 2007 sus fondos propios son inferiores a la mitad del capital social, por lo que procedería tomar medidas en los plazos legalmente establecios para dejar su patrimonio en una situación equilibrada”, asevera.

El modelo de gobernante, según Rajoy, es Fabra, el Berlusconi de Castellón.

POLÍTICA

 

“La política, utilizada para arreglar los negocios”

El 26 de septiembre de 1993, durante el Congreso del PP valenciano –celebrado en Castellón-, Eduado Zaplana fue elegido presidente de los populares de la Comunidad Valenciana. Detrás de este nombramiento se encontraba –moviendo los hilos desde Génova 13- el mismísimo José María Aznar, quien tres años más tarde lograría que su sueño de habitar en la Moncloa se convirtiese en realidad.

<!–

Zaplana contaba con otro potente aliado. La sombra del virrey de Castellón, Carlos Fabra, protegió en aquel tiempo a tan osado político. Zaplana siempre ha sido considerado un tipo poco propicio a los escrúpulos a la hora de amasar una fortuna. Era entonces Zaplana alcalde de Benidorm. Llegó al cargo gracias al voto –probablemente comprado- de la concejal Maruja Sánchez, tránsfuga socialista. Zaplana -en tres años de alcalde- tuvo que hacer frente a una docena de querellas judiciales. Todas fueron archivadas. En cuanto a enriquecimientos personales las biografías de Fabra y la de Zaplana son en buena medida paralelas.

Asuntos turbios
Un cierto estilo cada vez más berlusconiano iba a instalarse en la Comunidad valenciana. Cuando comenzaron a aflorar los asuntos turbios de Fabra todavía gobernaba en España el PP. Francisco Camps, quien sustituyó a Zaplana como presidente de la Generalitat valenciana –al ser nombrado ministro de Trabajo y portavoz del Gobierno Aznar-, declaró sobre Fabra el 19 de diciembre de 2003: “Tiene todo el respaldo personal y político del Gobierno y del PP”.

Zaplana avala a Fabra
Zaplana, muy distante de su delfín y enfrentado a él, también se deshizo en alabanzas a Fabra. Transcurría el mes de enero de 2004 cuando manifestó públicamente: “Tengo la seguridad de que cuando acabe el proceso, sea de forma inmediata o posteriormente (…) la honorabilidad del señor Fabra quedará fuera de toda duda. Le conozco bien y sé que será así”.

El elogio de Herrero
Pero lo único cierto hasta ahora es que –no por arte de birlibirloque, sino por una asombrosa huída de jueces de los juzgados de Castellón, entre otras causas- de Fabra, presidente de la Diputación castellonense y padrino de la derecha valenciana se puede seguir afirmando lo que, como elogio, dijera hace años otro castellonense conocido, el periodista y eurodiputado del PP Luis Herrero: “Casi nada en la provincia de Castellón escapa a su control”.

En Oropesa del Mar
Las relaciones de Fabra con el hombre fuerte del PP nacional fueron singularmente intensas a lo largo de los ocho veranos que, en la Urbanización Les Platgetes de Bellver, en Oropesa del Mar -en la costa de Castellón-, veraneó Aznar con su familia. Fotos del matrimonio Aznar -Ana con su inconfundible pareo-, campeonatos de padel, mansiones de florecientes empresarios de cerámica y azulejos, a disposición de la familia del Gran Timonel, días de vino y de rosas.

El Mr. Marshall del Valencia
También había nostalgia de veranos más lejanos, pasados en compañía de su compañero de pupitre en el colegio madrileño de El Pilar, Juanito Villalonga, raíces castellonenses, años después caído en desgracia, otro que tal en la especialidad de hacerse de oro, ahora presunto Mesías del Valencia F.C., recibido en la ciudad del Turia por los propietarios del club blanco cual si fuera el Mr. Marshall del balompié.

Por si acaso
Mariano Rajoy no quiso pisar Castellón en la campaña de las recientes elecciones generales. Con las urnas a la vuelta de la esquina, el nombre Fabra era maldito: estaba imputado por 18 supuestos delictivos. Continúa estándolo. Pero apoyó con decisión a Rajoy para que se consolidara como líder. La hija de Fabra, la diputada Andrea, casada con Juan José Güemes, consejero de Sanidad en el Gobierno autonómico de Madrid, juega obviamente la carta de Esperanza Aguirre. Los padrinos más sagaces acostumbran a poner una vela a Dios y otra al Diablo. Por si acaso.

En el Gran Casino
Presidió Rajoy, el pasado viernes por la noche, una cena-mitin en el Gran Casino de Castellón. El líder, en su retorno a Castellón, le rindió pleitesía y santificó a Fabra: “Es un ciudadano y un político ejemplar para el PP y para Castellón”. Joaquim Puig, portavoz del PSPV-PSOE en las Cortes valencianas le replicó con claridad: “Para el líder de la oposición en España es ejemplar un ciudadano que no paga sus impuestos a Hacienda; un político que confunde sus intereses personales con los intereses generales, que utiliza su posición política para arreglar sus negocios; una persona a la que la Justicia le imputa en estos momentos 18 delitos”.

Valores, convicciones, principios
Ya sabemos –intuíamos que así sería, pero él amablemente nos lo ha corroborado- cuál es el concepto de ejemplaridad cívica y política que defiende Rajoy. Los valores que encarna un sospechoso permanente como Fabra son, pues, los valores, las convicciones y los principios del PP en relación al ejercicio de la política. Estos que aclaman a Fabra son los mismos que aún se atreven a decir que el PSOE es igual a corrupción y el PP, nada de nada. Rajoy se ha vuelto a retratar. Su modelo de gobernante es Fabra, el Berlusconi de Castellón.

Enric Sopena es director de El Plural.

La mujer de Juan Costa, muy favorecida por el Ayuntamiento popular de Boadilla

POLÍTICA

Su empresa se ahorró 400.000 euros en impuestos municipales

ELPLURAL.COM

Parece que la empresa de la que es socia Elena Sánchez Álvarez -la esposa del diputado popular y posible adversario de Mariano Rajoy en el próximo congreso del PP, Juan Costa-, ha sabido aprovecharse muy bien de su cercanía con el PP. Lleva once años trabajando en diversos eventos y es la adjudicataria del congreso de Valencia. Su empresa, Free Handicap, fue además la organizadora en el municipio madrileño de Boadilla del Monte de un conocido festival internacional de música techno sin pagar por ello las tasas establecidas para este tipo de eventos. El ahorro fue de 400.000 euros.

<!–

La oposición del Ayuntamiento popular de Boadilla del Monte (Madrid) ya denunció en 2006 los favores concedidos a la empresa de la que es socia Elena Sánchez Álvarez, la mujer del diputado Juan Costa. Free Handicap, la misma entidad que en junio organizará el Congreso Nacional del PP, firmó entonces un convenio con el Ayuntamiento de Boadilla para organizar el conocido festival de música techno Summercase.

Exenta de la ordenanza municipal
La información no parece escandalosa, excepto por un hecho que ya en su día denunció la oposición del municipio: la empresa de Sánchez Álvarez no pagó la ordenanza municipal por ocupación de espacios públicos que el consistorio municipal establece para todo tipo de eventos festivos.

400.000 euros
Según las solicitudes del partido local Alternativa por Boadilla (APB), los organizadores del Summercase tendrían que haber pagado unos 400.000 euros siguiendo las ordenanzas municipales, ya que el festival ocupaba unos 70.000 metros cuadrados de suelo público y el coste por la utilización de cada metro cuadrado alcanzaba los 5,25 euros.

Contrato por diez años
APB denunció entonces que el Ayuntamiento no había acreditado los pagos correspondientes de la empresa Free Handicap con ningún documento, y el consistorio popular de la localidad no pudo negar esta información. Además, las quejas de la oposición aumentaron al conocer que el convenio firmado con la empresa de la esposa de Costa se extiende a diez años.

Las actuaciones de Panero
No es la primera vez que el alcalde del municipio, el polémico Arturo González Panero, ofrece favores a sus afines. En el tema musical, el popular protagonizó en enero de este año un escándalo referente a la venta de entradas para un concierto de la soprano Ainhoa Arteta, del que informó El Plural. Pero Panero tampoco ha dudado, por ejemplo, en subir de manera desproporcionada los sueldos de sus cargos de confianza, de cargos afines a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, o el suyo propio. Además, el alcalde tiene abiertas varias causas judiciales referentes a asuntos urbanísiticos y a los derechos de la oposción.

“Colocar la diana por donde pasa la flecha”
Para el concejal de APB Ángel Galindo, este tipo de actitudes demuestran que “la guerra del PP es la guerra del que quiere colocar la diana por donde pasa la flecha”. “Es una lucha que yo definiría como de otro tipo, por decirlo suavemente, una guerra apolítica”, declaró a El Plural.

Canal 9 entra en “quiebra técnica” con 1.200 millones de euros de deuda.

POLÍTICA

¿Habrá suspensión de pagos?

Canal 9 entra en “quiebra técnica” con 1.200 millones de euros de deuda

IGNASI PELLICER/VALENCIA

Si ahora mismo se celebraran elecciones en la Comunidad Valenciana y las perdiera el conservador Partido Popular – 13 años consecutivos en el poder regional– saldrían de debajo de las “alfombras”, dicen, muchos fiascos financieros multimillonarios, ocultos a la ciudadanía con extremado celo. Eso, al menos, sospecha la oposición. De lo que ya nadie podrá asustarse es del descalabro económico que arrastra el ente público “Radio Televisión Valenciana, Canal 9”. Son 1.200 millones de euros, el insoportable total al debe. Hasta el último céntimo del descomunal déficit ha salido esta semana a conocimiento de la opinión pública. Una auditoria, con el sello de Ernst&Young, ha desencadenado un auténtico “pánico financiero”, porque además de sentar los multimillonarios números rojos, no se vislumbran opciones factibles para equilibrar el balance.

<!–

El representante socialista en el consejo de administración de “Canal 9”, Miguel Mazón, con el informe de la auditora en la mano – y otra documentación de tiempo atrás, igual de alarmante – ha pedido públicamente la puesta en marcha de un “plan urgente” de actuación. Su objetivo apunta a recortar “por lo sano” el enorme gasto de explotación que, al fin y al cabo, recae en los bolsillos de los ciudadanos.

Otros fracasos
La urgencia de esta intervención es mayor, al conocerse que también las cuotas de audiencia, tanto de radio, como de la televisión valenciana, han caído a “mínimos históricos”, según denuncia un reciente estudio sindical. En el mismo cesto del fracaso audiovisual cae la cada vez menor presencia del valenciano como lengua autóctona en la programación.

El tema estrella
Tal fue la convulsión en la sociedad valenciana por el desastre contable descubierto en la “Tele de Camps” – como la apellidan desde la oposición del Pspv-Psoe – que el asunto fue el tema “estrella” de la sesión de control, el jueves, en “Les Corts” (legislativo autonómico) al gobierno regional que preside Francisco Camps.

Además, préstamos
Se le echa en cara al PP valenciano – resumiendo el laberinto de números del despilfarro – haber acumulado los mencionados 1.200 millones de euros, sin planes para rebajar la deuda por anualidades, sino todo lo contrario. Amén de necesitar, cada año, una financiación externa, entre 160 y 200 millones de euros en los ejercicios 2006 y 2007, a través de créditos, avalados con dinero público. Las condiciones de estos préstamos, que se firman a principios de cada ejercicio (el del 2008, aun no ha encontrado contrapartidas suficientes) hipotecan la deuda hasta plazos de 25 años o más si se tienen en cuenta periodos de carencia que van hasta los diez años más.

Obstrucciones
La sesión de control a Camps tuvo su ración de “morbo. La plataforma cívica por Una Televisión Pública y en Valenciano había planeado asistir el mismo jueves, desde los palcos para invitados en Les Corts, a la sesión de control. Pero desde la Generalitat Valenciana se movilizó para la misma cita a un centenar largo de altos cargos que, al parecer, por su rango, “tienen preferencia” al resto de ciudadanos para ocupar una plaza. Así, los defensores de “una televisión que respete los principios de servicios público”, tuvieron que quedarse fuera del hemiciclo y ver la sesión por circuito de televisión interna, apiñados en sala aneja.

“Quiebra técnica”
El presidente Camps no pudo concretar ninguna alternativa económica ni presupuestaria para cortar “la sangría financiera”, según el portavoz del Pspv-Psoe, Ángel Luna. Ni concretó tampoco cómo se va este año a garantizar el pago a proveedores del ente radiotelevisivo regional. Por esta alarmante falta de recursos, el vocal socialista en el Consejo de Administración de Canal 9, Miguel Mazón, afirma que el ente público “esta ya en quiebra técnica”. Bastaría, dice, que uno sólo de los 200 acreedores que tiene en lista RTVV, presentara una demanda de pago para que se materializara la suspensión de pagos.

Un plan totalmente diferente
Antes de llegar a esa situación, el Pspv-Psoe propone que desde “Les Corts” se diseñe un nuevo proyecto de radiotelevisión, teniendo en cuenta una explotación “con costes razonables”; que cubra la función de “servicio público esencial” que ahora está en entredicho por “la constante manipulación del PP”, tanto de las noticias, como de los contenidos de programas, según vienen denunciando insistentemente los sindicatos de la empresa pública radiotelevisiva, colectivos sociales y partidos de la oposición.

Otro escándalo
En la sesión de control planeó como un fantasma, pero sin que saliera finalmente a colación, un escándalo más, dado a conocer a medias, últimamente. Está relacionado con la visita del Papa Ratzinger a Valencia, en julio de 2006. Al parecer, Canal 9 justificó en su cuenta de explotación de ese año “12 millones de euros” como “gasto extraordinario” para cubrir la visita del jefe de la Iglesia católica a Valencia, que duró 26 horas exactamente.

“El cheque-cheque valensiano” favorito en el concurso de EUROCORRUPCION.

VISTO EN LA RED

Fabra, Zaplana y Rita Barberá lo “paellean”

El Chiki Chiki valenciano: el Xeque Xeque

ELPLURAL.COM

La imaginación de los internautas no tiene límites. El colectivo valenciano Front Faller recuerda en la bitácora de NetoRatón su particular versión de la canción de Rodolfo Chikilicuatre.

A %d blogueros les gusta esto: