123 entidades firman el convenio de financiación dentro del Plan de Vivienda.

beatriz-corredor1
Redacción fotocasa.es , 23/07/2009, 11:44 h

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, ha firmado los convenios de colaboración con 123 entidades de crédito para la financiación de las actuaciones protegidas en materia de vivienda y suelo del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación (PEVR) 2009-2012, que ha llegado ya a 30.000 familias desde su entrada en vigor el pasado 1 de enero.

Corredor considera que no se puede pedir a los ciudadanos confianza sin ofrecerles la del Gobierno “concediendo créditos a las familias solventes que pueden y quieren acceder a una vivienda estable”, y destacó que el plan cuenta con la colaboración de la “práctica totalidad” del sistema financiero español.

El plan prevé llegar a un millón de hogares (un 38% más que el anterior), con una aportación de más de 10.000 millones de euros por parte del Gobierno a través del presupuesto del Ministerio de Vivienda, y movilizará 34.000 millones de euros en préstamos concedidos por las entidades de crédito.

Un total de 15 entidades han sido calificadas como colaboradoras preferentes por su compromiso con la financiación de vivienda protegida, entre las que figuran Santander, BBVA, Banesto, La Caixa, Bancaja, Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y Caja Castilla-La Mancha (CCM).

El vicepresidente del Santander, Alfredo Sáenz, el consejero delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, la presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín, y el director general de la Caixa, Juan María Nin, fueron algunos de los responsables que rubricaron el acuerdo con Corredor.

La ministra reconoció que la coyuntura económica y financiera “ha provocado una severa restricción del crédito”, una “sequía crediticia” que ha afectado sobre todo a las familias, pero resaltó que el plan es “ambicioso” en dotación y en actuaciones para poner a disposición de los ciudadanos viviendas a precios asequibles y financiación para el 80% del precio de tasación de la vivienda.

Por una parte, el plan cuenta con una Línea de Cobertura de Vivienda Protegida que facilitará a 100.000 familias la concesión de una hipoteca para la compra de una vivienda protegida. Para ello, el Ministerio asumirá el 50% del riesgo de cada nuevo préstamo hasta un volumen máximo de 12.000 millones de euros.

“Ahora que ya se han firmado los convenios con todas las comunidades y ciudades autónomas y con las entidades financieras, el plan adquiere definitivamente la velocidad de crucero que mantendrá en los próximos años”, destacó Corredor.

Noticias relacionadas:

El Plan de Vivienda movilizará 34.000 millones en créditos

La actividad hipotecaria crece sólo un 1,2% en mayo

Anuncios

¿Salvar a los bancos o salvar al sistema financiero?

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • JUAN TORRES LÓPEZ

    14/11/2008

 

Desde que estalló la crisis en Estados Unidos y comenzaron a quebrar bancos o a presentar situaciones de gravísima descapitalización como resultado de sus inversiones especulativas arriesgadísimas, la solución que se ha antepuesto a todas las demás ha sido la de primar el rescate de los bancos en apuros.

<!–

No era de extrañar que eso ocurriera en Estados Unidos en donde el secretario del tesoro era un ex directivo de uno de los bancos afectados. Ni siquiera en otros países, dado lo evidente que es el poder que la banca privada puede desplegar y despliega constantemente para salvaguardar sus intereses.

Rendidos a ese poder, primero los bancos centrales y luego los propios gobiernos han ido poniendo a disposición de los bancos sumas mil millonarias de dinero sin entrar en el fondo de la cuestión, en la naturaleza de las situaciones que han provocado la crisis bancaria ni, por supuesto, en la responsabilidad de sus propietarios y directivos. Seguramente, porque de haberlo hecho habrían tenido que analizar su propia culpa, puesto que unos y otros han sido los que han legislado en los últimos años para permitir que los bancos hicieran todo lo que han hecho.

Tal generosidad con quienes han puesto a la economía mundial al borde del desastre constituye un escándalo histórico de dimensiones difíciles de mesurar, sobre todo, cuando se vienen reclamando sin éxito cifras infinitamente más modestas para paliar el hambre y el sufrimiento de millones de seres humanos.

Pero la inmoralidad radical que refleja el contraste entre la generosidad con los más ricos del mundo y la mezquindad a la hora de ayudar a los más pobres no es la única perversidad que encierran los planes de rescate bancario.

Se puede estar de acuerdo o no en que el estado debe rescatar a las empresas que se descapitalizan como consecuencia de su gestión equivocada, como ahora le pasa a los bancos. Los bancos así lo demandan porque les interesa pero es evidente que no hay otra razón de más peso para hacer las cosas como se están haciendo. De hecho, se hace dando por hecho que salvando a los bancos se salva al sistema financiero y con él a la economía en su conjunto. Un craso error que pagaremos muy caro.

Se pasa por alto que los bancos son privados, tienen propietarios y directivos que los gobiernan con el fin de ganar dinero, cada vez más dinero, mientras que el sistema financiero es un bien público, no la suma de muchos intereses privados, sino algo cualitativamente distinto.

El pensamiento neoliberal de nuestros días ha conseguido que la sociedad identifique a la banca privada con el sistema financiero y gracias a ello ha logrado que éste último se rediseñara con el fin exclusivo de salvaguardar el interés bancario privado. Pero la realidad es que son dos cosas distintas, tal y como en estos momentos estamos comprobando con total claridad.

Por eso, cuando ahora se rescata a los bancos, cuando se salva a los bancos privados, no se está salvando al sistema financiero. Es más, muy probablemente lo que se está haciendo es sumirlo en una crisis mucho más grave y duradera.

La mejor prueba de ello es la propia inutilidad de las medidas de rescate bancario para mejorar la situación financiera de la economía. Se mejora la situación de los bancos, se van salvando poco a poco, pero no se consigue que se recobre el flujo de financiación a la economía, a las empresas y los consumidores. Se rescata a los bancos pero el sistema financiero sigue hundiéndose y con él la actividad productiva.

La razón de ello es sencilla. En los últimos decenios la actividad bancaria se ha desnaturalizado. Los bancos han pasado a ser auténticos «supermercados financieros polivalentes», en palabras de Robert Brenner, cuyo papel tradicional de intermediarios entre el ahorro y la inversión productiva ha pasado a un segundo plano al convertirse en los motores que mueven la circulación de los nuevos y sofisticados productos financieros en torno a los que gira la especulación financiera de nuestros días y que ha terminado por provocar la crisis actual.

Por eso, el objetivo no debería ser el de salvar a los bancos que se han convertido en la pieza sin la cual no puede sobrevivir la vorágine especulativa, sino el de salvar el sistema financiero como un instrumento imprescindible para que funcione la economía productiva.

¿Cómo se logra eso? Desde luego, no limitándose a recapitalizar a los bancos que conscientemente decidieron ir por el camino de la financierización y de la especulación, ni tratando inútilmente de aliviarlos de la inmensa carga de productos tóxicos que han acumulado porque eso es como querer vaciar el agua que sale de la arena de la playa (una tarea tan inútil que ya ha sido abandonada por Estados Unidos y otros países).

Obviamente, la solución tampoco puede ser la de dejar caer sin más a la banca por muy irresponsable y avariciosa que haya sido durante todos estos años porque eso sería hacer saltar por los aires el sistema económico sin alternativa alguna.

La solución a corto plazo, para evitar una recesión continuada y brutal y un desorden financiero gigantesco debería basarse, por el contrario, en la reconducción de la actividad bancaria, en regenerar el sistema financiero en su conjunto. El régimen de creación prácticamente sin límites de dinero bancario se ha convertido en un lastre y debería limitarse mediante una elevación general y simultánea de los coeficientes, y, en segundo, disciplinarse para lograr que haya garantías de que la intermediación se dirige hacia la actividad productiva.

La idea principal que debería ponerse sobre la mesa es que la financiación de la economía es un interés general y el sistema financiero, como he dicho antes, un bien público. En consecuencia, los recursos financieros podrán proveerse por instituciones privadas, públicas o mixtas pero, en cualquier caso, en virtud de criterios preferenciales de interés general.

Esto puede parecer una osadía pero en realidad no es algo muy distinto de lo que viene sucediendo, solo que ahora las preferencias las fijan solamente los poderosos, con completa independencia de las necesidades sociales. La financiación general del sistema económico no se rige por las leyes de mercados libres, como se nos quiere hacer creer, sino en función del poder de emitir dinero y de decidir el destino de la financiación, un poder preferencial pero que hoy día está prácticamente privatizado.

La verdadera barbaridad que habría que evitar es justamente esa, que los intereses privados se antepongan a las preferencias públicas. La paradoja de la crisis actual es que, como decía recientemente el último Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, lo que es moralmente bueno hacer, ahora es imprescindible hacerlo para que la economía salga adelante.

Juan Torres López es catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla. Su web personal: http://www.juantorreslopez.com  

El fondo de 30.000 millones para comprar activos fijará límites para que los bancos no concentren el dinero

000000153098

Las primeras operaciones se realizarán en el último trimestre de 2008 mediante un crédito extraordinario de 10.000 millones

  • Fecha de publicación: 11 de octubre de 2008

El Consejo de Ministros aprobó ayer la creación del fondo de financiación de 30.000 millones de euros, con cargo al Tesoro Público, para comprar activos financieros de alta calidad a las entidades financieras españolas. En concreto, invertirá en activos y fondos de titulización de entidades respaldados por créditos a particulares, empresas y entidades no financieras.

Pero este fondo tendrá límites para evitar que algunos bancos concentren la liquidez y estará sometido al control parlamentario cada cuatro meses. “Tendremos que establecer limitaciones a la concentración”, recalcó ayer el secretario de Estado de Economía, David Vegara, ya que la compra de activos financieros emitidos por entidades a cambio de efectivo se realizará mediante un proceso competitivo de subasta para la selección de dichos activos a precios de mercado.

En caso de necesidad, el fondo es ampliable hasta 50.000 millones. Las primeras operaciones se realizarán en el último trimestre de este año mediante un crédito extraordinario de 10.000 millones de euros. El próximo año será cuando se concedan los restantes 20.000 millones.

Enajenar activos

Según Vegara, el fondo trata de suplir las irregularidades en los mercados para que las entidades puedan enajenar voluntariamente sus activos y obtener liquidez para normalizar sus actividades de crédito, facilitando el acceso al mismo a empresas y particulares, que deben ser los grandes beneficiarios del plan. No obstante, el secretario de Estado no aclaró qué fórmula se empleará para garantizar que la liquidez de los bancos redunde en beneficio de ciudadanos y compañías. Vegara agregó que ahora se están evaluando los aspectos legales para publicar el nombre de las entidades y en qué cuantía acceden a las subastas del fondo. En estas subastas se tendrán en cuenta los títulos que incorporen las titulizaciones más recientes, y todos tendrán la máxima calificación crediticia que otorgan las agencias de “rating” (AAA), y que podrían ser descontables ante el Banco Central Europeo (BCE).

El fondo tendrá un “coste cero”, subrayó el secretario, porque comprará activos “sanos” y de máxima calidad, lo que asegura la recuperación del capital invertido, y prevé obtener rentabilidades superiores al coste de la emisión de la deuda.

El Gobierno podrá obligar a bancos y cajas a dar crédito a partir de diciembre

Vivienda anima a los ciudadanos a comprar pisos ante la “llamativa” moderación del Euribor

  • Fecha de publicación: 11 de noviembre de 2008

Cuando se realicen las dos subastas de compra de títulos hipotecarios a las entidades financieras por parte del Fondo de Adquisición de Activos -una el próximo 20 de noviembre y la otra el 11 de diciembre-, el Gobierno estará en condiciones de obligar a bancos y cajas a dar crédito. El Ejecutivo “podrá exigir a la banca que haga su trabajo y facilite el crédito a las pequeñas y medianas empresas y a las familias”, afirmó ayer la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor.

Durante una entrevista en un programa de televisión, Corredor explicó que el objetivo que persigue el Gobierno con estas subastas para la inyección de liquidez en el mercado es que se transmita el crédito a las empresas y a los ciudadanos.

Como en otras ocasiones, la ministra volvió a insistir en que estamos en un momento “bueno” para comprar una vivienda. “Estamos en una situación de serenidad y oferta incomparable respecto a los últimos años”, apuntó. Además, destacó la “llamativa” moderación del Euribor y la próxima perspectiva de reducción, ya que el Banco Central Europeo (BCE) “va a seguir bajando el tipo de interés”.

El Banco Central Europeo (BCE) “va a seguir bajando el tipo de interés”

Beatriz Corredor también hizo referencia al descenso de los precios de las casas. En este sentido, señaló que las estadísticas apuntan a un descenso global del 15% en el último año, por lo que “los que quieran comprar, que pregunten porque existe una bajada de precio real”.

Cierre de inmobiliarias

Por otro lado, la titular de Vivienda reconoció que es previsible que suspendan pagos algunas promotoras creadas en los últimos años al calor del “boom” inmobiliario y que ahora se encuentran con dificultades. De todos modos, afirmó que el sector de la construcción “va a seguir generando empleo y favoreciendo el régimen económico del país”.

Según las estimaciones realizadas por la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI), siete de cada diez agencias inmobiliarias que operaban en España en el mes de enero de 2007 habrán cerrado sus puertas cuando finalice el presente ejercicio por el descenso de las ventas en el sector residencial. En cifras absolutas, de las 60.000 que operaban a finales de 2006, sólo unas 18.000 seguirán en pie en 2009.

Siete de cada diez agencias inmobiliarias habrán cerrado sus puertas cuando finalice el año

Óscar Martínez Solozábal, presidente de la APEI, señala que las inmobiliarias se han multiplicado en los últimos años entre un 30% y 40%. “Ahora estamos volviendo a las cifras de antes del ‘boom’, pero de una forma muy brusca”, afirma.

Además de la subida de los tipos de interés o la restricción del crédito, la APEI ve otros factores que han contribuido a la caída de las ventas de casas, como la marcha de los inmigrantes por la falta de trabajo.

En cambio, se ha producido un incremento entre el 15% y el 20% del alquiler de viviendas, aunque todavía sigue habiendo más demanda que oferta. APEI considera necesario fomentar el alquiler a través de una mayor protección jurídica a los arrendadores y la construcción de más pisos destinados a renta. Esta fórmula, asegura, permitiría que el precio del alquiler acabara bajando y con él también el de la vivienda en venta.

Ayudas del Gobierno a parados, autónomos y pensionistas con hipoteca

beatriz-corredor-m-vivienda
BEATRIZ CORREDOR. MINISTRA DE VIVIENDA
Redacción fotocasa.es , 05/11/2008, 14:07 h


El Gobierno sigue adoptando medidas para ayudar a los ciudadanos a paliar la crisis financiera. Esta vez, las disposiciones están orientadas a apoyar a las familias que, “como consecuencia del desempleo, van a tener o están teniendo dificultades para el pago de sus compromisos hipotecarios”. Un total de cuatro medidas que detallamos para que sepas si puedes ser uno de los beneficiarios.
1. Moratoria de hasta dos años en la obligación del pago de las cuotas hipotecarias
Consiste en facilitar una moratoria temporal y parcial en la obligación del pago de las cuotas hipotecarias. La medida será efectiva durante dos años: desde el 1 de enero de 2009 hasta el 31 de diciembre de 2010 y va dirigida a los titulares de hipotecas que reúnan determinados requisitos.

En concreto, supone el aplazamiento de la obligación del pago del 50% de la cuota mensual de la hipoteca, con un límite máximo de 500 euros mensuales. La moratoria se concederá por un período máximo de 24 mensualidades y las cantidades aplazadas se compensarán a partir del 1 de enero de 2011 mediante su prorrateo entre las mensualidades que resten para el pago de la hipoteca, con el límite máximo de 10 años. En el caso en que las familias no puedan hacer frente al resto de la cuota aplazada, el Gobierno garantizará estas cantidades a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Aunque se trata de una medida de carácter voluntario, el Gobierno estima que puede beneficiar a más de 500.000 personas.
2. Ampliación del plazo para materializar el saldo de la cuenta ahorro-vivienda

Dadas las dificultades que actualmente existen para acceder a créditos hipotecarios, se ha aprobado la ampliación en dos años

(de cuatro a seis) del plazo para la adquisición de una vivienda, tomando como referencia la fecha de apertura de la cuenta-vivienda. Así se pretende evitar la pérdida de las deducciones practicadas.
La ampliación del plazo sólo será para materializar el saldo, no para efectuar nuevas aportaciones a la cuenta-vivienda. La medida se articulará mediante el establecimiento de una fecha fija de fin de la ampliación; en concreto, el 31 de diciembre de 2010, fecha en la que tendrán que materializar su saldo. De esta forma, las cuentas beneficiarias serán aquellas cuyo plazo de vencimiento sea en los años 2008, 2009 y 2010. El número total de cuentas que pueden favorecerse de esta medida rondará las 180.000.

3. Plazo adicional para vender la vivienda habitual

Se amplía el plazo en dos años para que las familias que hayan adquirido una vivienda con la previsión de vender posteriormente su residencia habitual puedan hacerlo sin que se vean perjudicadas fiscalmente. Así, las viviendas adquiridas en 2006, 2007 y 2008 con anterioridad a la transmisión de la vivienda habitual serán válidas para reinvertir el importe obtenido con ocasión de esta última, siempre que dicha transmisión se efectúe hasta el 31 de diciembre de 2010.

4. Deducción por inversión en vivienda para el cálculo de tipo de retención

Se reducirá el porcentaje de retención de aquellos contribuyentes que, obligados a tributar por el IRPF, estén pagando su vivienda habitual con financiación ajena y voluntariamente así lo soliciten. Dicha medida supondrá una disminución de la retención de dos puntos y tendrá un límite de renta: se trata de rentas inferiores a los 33.000 euros, que según la estimación del Gobierno puede afectar a unos 3 millones y medio de contribuyentes. La ayuda supondrá en torno a dos mil millones de euros de liquidez para las familias beneficiarias.

Noticias relacionadas

 

Zapatero se reune con la Banca.

El presidente del Gobierno está reunido con representantes de las principales entidades. -Blesa aboga por “dar confianza”

EFE / ELPAÍS.com – Madrid – 06/10/2008

El presidente Zapatero afronta una intensa semana de contactos y entrevistas para intentar buscar salidas a la crisis. Hoy mismo, el jefe del Ejecutivo español se está reunido desde las 17.00 en el Palacio de la Moncloa con presidentes de bancos y cajas de ahorro con el objetivo de analizar la situación del sistema financiero español ante la actual situación económica y prevé hacer lo propio el viernes con el Jefe de Estado francés, Nicolas Sarkozy.

 

Miguel Blesa: “Hay que hacer un esfuerzo entre todos para dar confianza”

AUDIO – Cadena Ser – 06-10-2008

El presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, se mostró hoy partidario de que la banca española “realice un esfuerzo para reactivar la confianza de la sociedad y evitar alarmas innecesarias” sobre la situación del sistema financiero español.

A FONDO

Nacimiento:
04-08-1960
Lugar:
(Valladolid)

La noticia en otros webs

A la reunión asisten representantes del Banco de Santander, BBVA, Banco Popular, Cajamadrid, La Caixa y Unicaja. Sólo en el caso del Santander acude el consejero delegado. La intención de Zapatero, según las fuentes citadas, es escuchar de boca de los representantes de estas entidades el diagnóstico que hacen de la situación.

Cuestión de confianza

Precisamente, Miguel Blesa, presidente de Cajamadrid, ha señalado esta mañana que en el contexto actual de crisis es necesario “dar confianza al sector empresarial y financiero” español y ha defendido que “no hay que tener miedo ni ser alarmista”. “No sabemos lo que nos va a pedir Zapatero esta tarde, vamos a escuchar”, ha explicado.

La cita de esta tarde abre una semana cargada de compromisos para el gobierno en su intento de transmitir seguridad ante la crisis. La intención del Ejecutivo es concretar también la reunión entre Zapatero y el líder del PP, Mariano Rajoy, que irá precedida de un encuentro entre el ministro de Economía, Pedro Solbes y una delegación de los populares encabezada por Cristóbal Montoro.

Además, el presidente del Gobierno tiene intención de reunirse también con los representantes de los agentes sociales. Tanto el Gobierno como diversos analistas han destacado en los últimos días la fortaleza del sistema financiero español, que se encuentra más protegido que otras entidades europeas que han tenido que ser rescatadas por los Estados.

Cita con Sarkozy

De cara al final de semana, Zapatero se desplazará el viernes a París para almorzar con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien quiere intercambiar puntos de vista con él antes del próximo Consejo Europeo, donde la crisis financiera internacional ocupará un papel relevante, han informado fuentes gubernamentales españolas.

La invitación de Sarkozy llegó ayer por la tarde y el presidente del Gobierno aceptó reunirse con él, ya que el encuentro tendría lugar después de que se hubieran reunido los ministros de Economía de la UE. Según las mismas fuentes, la invitación de Sarkozy llega después de que Francia haya percibido por los medios de comunicación españoles que en el Gobierno español había causado “malestar” la reunión convocada por Sarkozy entre los países europeos que integran el G-8 (Francia, Alemania, Reino Unido e Italia).

Las mismas fuentes han indicado que Sarkozy propuso a Zapatero, antes de que este viajara a San Petersburgo la semana pasada, verse con él en estos días y Zapatero le respondió que prefería esperar a que se reuniera el Ecofin.

Cómo afecta la quiebra de Lehman Brothers a los ahorradores españoles

Algunos bancos españoles han distribuido bonos de esta entidad en bancarrota que no puede garantizar la devolución de los ahorros invertidos

  • Autor: Por GRACIA TERRÓN
  • Fecha de publicación: 17 de septiembre de 2008

El impacto de Lehman


– Imagen: Neil Gould

Es posible que la primera vez que oyera el nombre Lehman Brothers fuera sólo hace unos días, cuando toda la prensa publicó la sorprendente noticia de su bancarrota. Es posible que hasta entonces no supiera ni siquiera ubicar su país de origen. Sin embargo, víctimas de la globalización, muchos clientes bancarios españoles pueden verse afectados por la quiebra de esta entidad estadounidense, la cuarta más grande del país (sus activos alcanzaban los 425.000 millones de dólares). El problema pueden tenerlo, de hecho lo tienen, sobre todo, quienes tengan contratado un producto estructurado. Estos activos se han puesto muy de moda en los últimos años, ante las turbulencias que azotan a los mercados de valores, ya que permiten beneficiarse de posibles alzas a medio plazo, pero, por lo general (aunque no siempre), con el capital garantizado. Hoy, ante la suspensión de pagos de Lehman Brothers, pueden quedarse sin parte de su dinero todos aquellos que contrataron un producto estructurado emitido y garantizado por este banco, pero distribuido por entidades españolas.

Salir en defensa de lo propio y evitar todo tipo de comparaciones con las entidades americanas involucradas en la venta de hipotecas “subprime” ha sido el santo y seña de la banca española desde hace más de un año, cuando estalló la crisis en Estados Unidos. Doce meses después, sin embargo, comienza a demostrarse que también hay activos tóxicos distribuidos por nuestras entidades. Y uno de ellos lleva por nombre “estructurado”. Según fuentes de mercado, Lehman Brothers es uno de los emisores de productos estructurados más activos en España. Es decir, este banco de inversión está especializado en el diseño de este tipo de vehículos de inversión que, por lo general, garantizan el capital invertido y, además, dan opción a ganar una rentabilidad atractiva en función de la evolución que tengan a medio plazo determinadas acciones, índices bursátiles, divisas o materias primas.

Si en el folleto del producto contratado figura como emisor y garante Lehman Brothers, el capital invertido puede estar en peligro

Aunque Lehman Brothers no operaba en España como un banco tradicional (vendiendo cuentas, hipotecas…), sino como un banco de inversión (que ofrecía intermediación bursátil, en renta fija), también ha ocupado un papel muy importante en el diseño de este tipo de productos estructurados distribuidos por la banca convencional española. El papel de Lehman era diseñar y emitir este tipo de productos. Sin embargo, de su distribución se encargaban todo tipo de entidades de prestigio de todo el mundo, entre ellas algunas de la banca española. Según fuentes de mercado, Bankinter y Credit Suisse, entre otras, son dos de las grandes entidades que han distribuido productos estructurados de Lehman Brothers. Aun así, no todos los ahorradores que tengan depositado su dinero en estos productos deben estar preocupados.

Para saber si perderán o no parte de sus ahorros hay que mirar si en el folleto del producto en cuestión figura como emisor y garante Lehman Brothers. Si es así, su capital puede estar en peligro ya que este banco ha suspendido pagos, lo que implica que no paga su deuda. Por lo tanto, lo que en teoría era un activo seguro ha dejado de serlo, ya que el banco no cuenta con capital suficiente como para hacer frente a las garantías a las que se comprometió. En principio, cuando se inicie la liquidación del banco, la entidad tendrá que hacer frente a sus compromisos financieros con los activos de que disponga, hasta donde pueda llegar. Eso supone que recuperar el cien por cien de los ahorros depositados en este tipo de productos será prácticamente imposible. De momento, se dice que el banco podrá hacer frente a un 60% de sus deudas, aunque esta cantidad está todavía por determinar.

Fondos de inversión, afectados

De forma indirecta, algunos fondos de inversión también se están viendo afectados por la quiebra de Lehman Brothers. Esto es así porque algunos fondos comercializados por entidades españolas invertían en bonos emitidos por Lehman Brothers. En este caso, no existe, sin embargo, riesgo de perder el dinero por parte del ahorrador, ya que los garantes o depositarios de los fondos son las propias gestoras españolas. No obstante, todos aquellos fondos que invierten en activos de Lehman sí que notarán una caída en su rentabilidad ya que estos activos han perdido prácticamente todo su valor ante la quiebra del banco.

En la actualidad, según datos de Bloomberg, al menos 14 gestoras españolas, 66 fondos de renta fija y 21 SICAV (sociedades de inversión de grandes patrimonios) han invertido en activos emitidos por Lehman Brothers. En concreto algunos fondos de inversión del grupo Santander, BBVA, La Caixa o Banco Popular, entre otras, han invertido en bonos emitidos por esta entidad en quiebra, por lo que la rentabilidad de sus productos podría resentirse. En el caso de los fondos de inversión, sin embargo, el dinero puede recuperarse fácilmente ya que la liquidez es inmediata. Es decir, diariamente se puede solicitar el reembolso de las participaciones y las entidades están obligadas a venderlas y devolver el capital de su ahorrador (con las plusvalías o minusvalías generadas), a precio de mercado.

Estructurados tóxicos y libres de peligro


– Imagen: conorwithonen

Aunque es cierto que hay entidades que han comercializados productos de Lehman Brothers en España y cuyos clientes podrían verse en apuros para recuperar parte de su dinero, conviene diferenciar bien quiénes están afectados realmente. En la actualidad se comercializan varios tipos de productos estructurados: depósitos, fondos, bonos y notas, pero no todos ellos funcionan de igual manera. Lo importante es saber quién está comprometido a devolver el capital invertido, es decir, conocer quién es el garante.

En los productos estructurados, hay que diferenciar varias figuras:

  • El emisor o diseñador del producto: esta entidad se encarga de diseñar el producto, es decir, de configurar su estructura, definir cuál será su garantía, a qué activos estará referenciado y cuáles son las condiciones que deben cumplirse para que el ahorrador obtenga un cupón determinado de rentabilidad. Esta entidad se encarga de fabricar, por así decirlo, el producto.
  • El garante: es la entidad que se compromete a devolver el capital invertido al vencimiento del producto. Es decir, si en un producto estructurado un ahorrador invierte 100 euros, esta entidad se compromete a devolvérselos, pase lo que pase en los mercados, al vencimiento (cuando concluya el plazo del producto). El garante puede o no coincidir con el emisor. Es decir, el emisor puede únicamente diseñar el producto, pero luego no garantizar el pago del capital, sino dejarlo en manos de otra entidad.
  • El distribuidor: esta figura es quien se encarga de vender el producto. Puede o no coincidir con el emisor. Sería el intermediario, que se encargaría únicamente de comercializar o vender el estructurado.

Teniendo en cuenta estas tres figuras, un cliente español para saber si sus ahorros están en peligro deberá ver si en los folletos de sus productos estructurados figura como garante Lehman Brothers. Por lo general, en el caso de los depósitos y los fondos estructurados que se comercializan en España, el garante suele ser el distribuidor. Es decir, si Santander, BBVA o Bankinter, por poner algunos ejemplos, comercializan este tipo de productos, lo normal es que sean ellos quienes hagan frente a la garantía del capital que anuncian, aunque el diseño haya sido de Lehman Brothers. En este caso, los ahorros no están en peligro, ya que las entidades españolas son solventes.


– Imagen: sanja gjenero

Por el contrario, en una situación bien distinta están los ahorradores que tengan bonos o notas estructuradas emitidas por Lehman Brothers. En este caso (bonos y notas estructuradas), por lo general, el emisor y el garante suelen ser la misma entidad. Por lo tanto, todos aquellos que dispongan de un bono estructurado emitido y garantizado por Lehman Brothers deben saber que pueden perder parte de su capital. En España, han distribuido productos estructurados de Lehman Brothers muchas entidades (entre otras Bankinter…), pero han operado exclusivamente como distribuidoras y no como garantes del capital. Quien emite el bono (en este caso Lehman Brothers) no puede devolver el dinero, por lo que en este caso sí que correrá peligro su ahorro. Además, se trata de productos ilíquidos que no pueden rescatarse hasta su vencimiento, con lo que quien desee recuperar ahora su dinero perderá la garantía (ya que ésta sólo funciona si se mantiene el capital toda la vida del bono).

Ejemplo: un bono estructurado de Bankinter afectado

Uno de los productos distribuido en España y afectado por la quiebra de Lehman Brothers es el “Bono Fortaleza” que Bankinter comercializó a principios de año. En el folleto de emisión de este producto figura como emisor y garante Lehman Brothers. Se trata de un bono estructurado y referenciado al comportamiento de las acciones de ING Groep y Deutsche Bank a un plazo de ocho años, pero autocancelable automáticamente. El bono paga un 25% anualmente siempre que las dos acciones se encuentren por encima de su precio inicial. El primer año que se cumpla dicha condición el producto se cancela y el ahorrador cobra lo correspondiente.

Una peculiaridad del producto es que, aunque no suele ser habitual, no garantizaba el capital invertido inicialmente. Además, aunque no tiene garantía de capital, ahora todos los que hayan invertido su dinero en este bono se encuentran con el problema de que, lo más probable, es que no puedan recuperar totalmente los ahorros depositados en el producto ya que el garante se ha declarado en quiebra. En todo caso, los cupones de rentabilidad del producto sí que suelen depender del distribuidor con lo que, si las acciones suben, Bankinter debe poder abonar las ganancias pertinentes a sus clientes.

En cualquier caso, la entidad española avisaba en su folleto comercial que se trataba de un producto financiero de riesgo elevado, que puede generar beneficios, pero también pérdidas.