Fraga acepta, por fin, la dimisión de Aznar.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    23/06/2008

El Zumbido

Fraga, por fin, le acepta la dimisión a Aznar

Negar la evidencia es un motivo claro de fracaso. Este fin de semana, en el congreso del PP de Valencia, la mayoría de los duros del PP se han ganado la condición de excombatientes. Eso ya no tiene discusión. José María Aznar se dio el gusto de criticar al ganador; puede que sea ya la única prebenda que se le está dispuesto a conceder en el partido a quien hasta hace poco con un gesto cuadraba la organización. Ángel Acebes, Eduardo Zaplana y el propio Aznar están ya en el panteón de viejas glorias ilustres. Está mucho más vigente, aunque sea mucho mayor en edad, Manuel Fraga Iribarne, que ha visto claro el signo cambiante de los tiempos.

<!–

Este congreso ha sido estratégico y los que querían el inmovilismo calcularon mal los tiempos y el aguante de Mariano Rajoy. El gallego se sentó a ver el partido hasta que sus opositores se quedaron exhaustos aunque sólo sea porque el de Pontevedra controlaba el reglamento. Los lunes sincronizados fueron pasando y la gota que colmó el vaso fue la concentración en la sede de Génova de supuestos militantes atacando al único candidato al Congreso. Fue el día que insultaron a Manuel Fraga y llamaron traidor a Gallardón. Pero detrás de tanto esfuerzo nunca hubo coraje para una candidatura.

No importa tanto la calidad de los miembros de la actual dirección del PP sino su símbolo como final de una época. Esperanza Aguirre, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana se han quedado en el hemisferio que ocupa Federico Jiménez Losantos, eternamente fotografiado con su abrigo, en ausencia de otro frío que no fuera el del banquillo de la Justicia. Ya nada será lo mismo en esta derecha española.
En los próximos días habrá que escuchar la COPE y ojear El Mundo -si lo encontramos en un café; yo no lo compro por principio- para saber si los derrotados han interiorizado ya la profundidad de su derrota.

Las dos fotos que hay que poner en relación son la de Manuel Fraga rompiendo la carta de dimisión en blanco que le entregó José María Aznar en el congreso de Sevilla, en 1990, y la de felicitación del presidente fundador a Mariano Rajoy este fin de semana. Lo que ha ocurrido en Valencia es mucho más sencillo de lo que parece. Don Manuel, al final, le ha aceptado la dimisión a José María Aznar, que ya es sencillamente historia.

Carlos Carnicero es periodista y analista político

Congreso del PP: Un debate de oportunistas.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • ENRIC SOPENA

    22/06/2008

Cabos sueltos

Ana Mato, nueva vicesecretaria de Organización del PP –se ignora si como consecuencia de su ofensa a los niños y niñas andaluces durante las recientes elecciones generales-, preguntada en El País por si “hay que derogar la ley del matrimonio gay”, responde: “No me lo planteo, porque eso no es lo más importante ahora. Las cosas están como están y hay que ocuparse de otros asuntos, como la crisis económica, que preocupan a los ciudadanos”.

<!–

Hace tres años esa ley sí era “importante”. Tan importante –la familia está en peligro repetían casi al unísono clérigos y populares– que salieron a la calle juntos, en manifestación de protesta, relevantes prelados, como Rouco Varela, por ejemplo, o Cañizares, y no menos relevantes políticos de la derecha, como Acebes, Zaplana, Trillo o Mayor Oreja.

Intenta matizar Mato acogiéndose a que su partido debe “ocuparse de otros asuntos (…) que preocupan a los ciudadanos”. O sea, que según esta versión, las bodas homosexuales preocuparían poco o nada a los “ciudadanos”. Se trata, pues, de otra forma de expresar que, en efecto -y como señalaron todas las encuestas en su momento-, la mayoría de los españoles considera positiva la iniciativa sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Ha pasado un trienio y el PP -que envió las bodas gays al Tribunal Constitucional- ha empezado ya a recoger velas, aunque el reconocimiento de esta clase de enlaces, propuesto por una esperancista –la vicepresidenta de la Asamblea de Madrid, Cristina Cifuentes-, fuera denegado en la comisión política del Congreso de Valencia por el 80 por ciento de los votantes. Es tal la ambigüedad de esta derecha y tales sus contradicciones que, mientras tanto, Ana Pastor, veterana marianista, trataba sin éxito de conciliar las posiciones del influyente sector meapilas con las defendidas por el ala más tolerante respecto a tan polémica cuestión.

Frente a los obuses que, contra Rajoy y su equipo, lanzó en el Congreso Aznar, confirmando así, paladinamente, que menosprecia de forma profunda a quien él designó en septiembre de 2003 como su sucesor, éste intentó protegerse agarrado al mástil de los principios. Se desgañita el repudiado sucesor blandiendo los principios y jurando que él no va a cambiar nada que los dañe o los minimice. Recuerda la actitud de Rajoy a los llamados aperturistas durante el tardofranquismo, que sostenían que ellos estaban con el Movimiento comunión y no con el Movimiento organización.

Es decir, que en definitiva todos, unos y otros, estaban a favor del Movimiento Nacional –el partido único de la dictadura- pero unos creían que sus principios eran interpretables, y hasta flexibles, y los más duros proclamaban que eran inmutables, intocables y eternos. Pura fanfarria dialéctica para distracción de ciertas élites. El espíritu del príncipe de Lampedusa, eso sí, perfectamente proyectado: “Es preciso que algo cambie para que todo siga igual”.

Aznar ha reducido los principios de los mártires San Gil y Ortega Lara –para entendernos- a una cuestión de ganar o no ganar. Como quiera que es imposible negar que él llegó a la Moncloa gracias a sus acuerdos con CiU, Coalición Canaria y PNV [el PNV de Arzalluz, precisemos], ayer se sacó de la manga que para pactar antes hay que vencer. Aznar ganó y por eso pactó. Pero esto es un sofisma. No pactó porque ganó, sino que -como ganó por la mínima y por sí mismo no podía gobernar- para gobernar ofreció a los nacionalistas catalanes, canarios y vascos el oro, el moro y el señor de Puerto Rico. Y entonces parecían, Aznar y Arzalluz, novios en plena luna de miel, y con Pujol hablaba en catalán a solas.

Estamos sobre todo ante un baile de disfraces. Hubo un tiempo en el cual Aznar era el paradigma del centrismo y evocaba –aparte de Azaña, García Lorca y Alberti- a Julio Verne maquinando un viaje al centro de la Tierra. Luego le interesó escorarse hacia la derecha extrema para acercarse al emperador de la Casa Blanca, y se olvidó del centro y diabolizó el diálogo con ETA de Zapatero que él había propiciado unos pocos años antes. Lo hizo a través de su heredero, que es Rajoy. Ahora Rajoy quiere ser él quien emule a Verne y Aznar se sube por las paredes y lo considera poco menos que un traidor que quiere asumir la doctrina de sus adversarios.

A mí me parece muy bien que el PP dirija su rumbo hacia el centrismo y la moderación. Mejor así que instalado en la crispación Pero esto es –salvo excepciones- un debate de oportunistas. Obras son amores y no buenas razones. Habrá que ver qué pasa a partir de ahora. El jefe de la crispación de la última legislatura –por delegación de su ex gran jefe- suscita serios recelos. No se puede jugar a todas las cartas a la vez y encima ir de niño bonito. Recomiendo escepticismo. Entre otras cosas, porque Rajoy ha ganado una batalla a los aznaristas pero la guerra no ha terminado. Tiempo al tiempo.

Enric Sopena es director de El Plural

Astarloa toma la senda de Acebes y también abandona la primera línea política

POLÍTICA

El giro de Rajoy se salda con una nueva víctima

ELPLURAL.COM

El secretario ejecutivo de Libertades Públicas, Seguridad y Justicia del PP ha comunicado a Mariano Rajoy que dejará todas sus responsabilidades y se quedará como un diputado de base. El portavoz de Justicia en el Congreso había recibido la oferta de Rajoy de continuar en esta nueva etapa con las mismas responsabilidades que hasta ahora en el PP, pero este las ha rechazado.

<!–

Muy cercano a Acebes y San Gil, Astarloa ha afirmado en un comunicado que, tras haber cumplido hasta el último día sus obligaciones como secretario ejecutivo con la “máxima lealtad, discreción y responsabilidad” de la que ha sido capaz, ha decidido no continuar en la dirección del partido como responsable de Libertades, Antiterrorismo, Seguridad y Justicia ni, consecuentemente, como portavoz de Justicia en el Congreso.

Los principios, de nuevo
Astarloa agradece en el texto a Rajoy y al hasta hoy secretario general, Ángel Acebes, la “extraordinaria confianza” que le han brindado en estos años y, en especial, al presidente del PP por que le haya “renovado” esa confianza ofreciéndole continuar en sus actuales responsabilidades en el partido y en el Congreso. “Continuaré mi tarea como diputado fiel a los miles de ciudadanos que me han elegido en Vizcaya, trabajando, como siempre, al servicio del proyecto del PP, defendiendo los principios y las propuestas por las que nos han votado en las últimas elecciones más de diez millones de personas”, finaliza el comunicado.

Tras los pasos de Acebes
Con la decisión de continuar como diputado de base, Ignacio Astarloa toma la misma decisión que su compañero Ángel Acebes, que ya anunció que no repetiría como secretario general y que se ha despedido en este XVI Congreso del cargo en el que ha estado los últimos tres años y medio.

Arenas podría ser el próximo secretario general.

POLÍTICA

 

Rajoy, inquieto ante la intervención de Aznar en el Congreso del PP

V. V.

Faltan apenas diez días para que se celebre el Congreso Nacional del PP y, si bien parece seguro que la de Mariano Rajoy será la única candidatura, la dirección del partido sigue mostrándose inquieta por los apoyos que éste pueda recibir. En Génova temen que cerca de un 15 por ciento de los delegados emitan votos en blanco para expresar su descontento con el líder del partido. También despierta recelos el discurso que pronunciará José María Aznar, que aún no tiene una ubicación dentro del programa del congreso. Ni Rajoy, ni el presidente murciano, organizador del acto, han contactado aún con él para fijar su intervención.

<!–

La cúpula del PP sigue estando inquieta de cara al próximo Congreso de Valencia pese a que, tras la retirada de Juan Costa, parece seguro que no habrá ninguna candidatura alternativa a Mariano Rajoy. Sin embargo, a los colaboradores más cercanos al dirigente popular aún les quedan algunas incógnitas por resolver. Una de ellas tiene que ver con el discurso que pronunciará José María Aznar, según informó El Periódico de Catalunya.

Intervención sin fijar
Ni Rajoy ni Ramón Luis Valcárcel, encargado de organizar el congreso, habrían contactado aún con Aznar y, por cuestiones de agenda no se ha llegado a fijar si el ex presidente intervendrá el sábado por la tarde, antes de la votación, o el domingo por la mañana, después de ella. El entorno de Rajoy admite cierta preocupación por si la alocución del presidente de honor del partido podría influir en las bases y suponer algún cambio en las votaciones.

Sin sorpresas
Sin embargo, fuentes cercanas al los sectores denominados aznaristas apuntaron a El Plural que no habrá sorpresas durante el Congreso, y que Aznar no hará ninguna intervención que pueda variar los resultados de la votación. Según estas fuentes, apenas habrá cambios en el seno del PP hasta que se acerquen las próximas generales, en 2012, cuando el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, podría erigirse como sustituto de Rajoy.

Votos en blanco como crítica
Independientemente de la intervención de Aznar, lo más probable es que Rajoy salga elegido de nuevo presidente, puesto que no habrá más candidatos. Sin embargo, en las filas de Génova se muestran también preocupados por el posible voto de castigo que, en este caso, se traduciría en votos en blanco. Los populares temen que se llegue a un 15 por ciento de papeletas en blanco, provenientes de los sectores más críticos con Rajoy. El número sería significativo, puesto que en los últimos congresos nacionales, el líder elegido ha contado siempre con un respaldo superior al 95 pro ciento.

Aguirre deja libertad a sus delegados
Por su parte, Esperanza Aguirre, una de las dirigentes más críticas con Rajoy ha asegurado que dejará libertad de voto a los compromisarios de la Comunidad de Madrid. Según informó ABC, los presidente regionales suelen dar recomendaciones de voto a los militantes, cosa que no hará la presidenta madrileña. Aguirre dice no querer influir en el sentido del voto, y no instará a sus avales a votar ni a favor ni en contra de la candidatura de Rajoy.

Debate “cerrado” por la dirección
En las últimas horas, su consejero de Inmigración y es secretario general de FAES, Javier Fernández Lasquetty, alzó su voz para criticar una vez más que el debate sobre los candidatos a la presidencia del partido “ha sido cerrado de manera forzada” por parte de la dirección nacional, donde lo relacionado con el congreso “no se ha hecho bien” desde el principio.

Arenas, secretario general
Entre los datos que parecen más seguros, la COPE apuntó que el líder de los populares andaluces, Javier Arenas, será el próximo secretario general del partido. Al parecer, durante una reunión con su círculo de confianza el pasado martes, Rajoy habría asegurado que Arenas es la persona que más condiciones reúne para optar al cargo. Además, Rajoy habría señalado como personas que formarán parte de su “núcleo diario” a Juan Carlos Vera, Jorge Moragas y Esteban González Pons.

Aznar teme que, si dice lo que piensa, Rajoy se cepille a FAES.

 POLÍTICA

 

La gran revelación de Pedro J. Ramírez

Aznar teme que, si dice lo que piensa, Rajoy se cepille a FAES

¿Tiene miedo Aznar de Rajoy? ¿El sucesor a dedo del ex presidente del Gobierno podría cepillarse a FAES? Advierte Pedro J. -en su sermón dominical- que el PP se halla inmerso “en un clima de intimidación y caza de brujas inaugurado con los anatemas del mitin de Elche” [En ese mitin, Rajoy invitó implícitamente a Esperanza a marcharse del partido e irse al Conservador o al Partido Liberal, por cierto ambos inexistentes].

<!–

Gravísima acusación –la referida a la “intimidación” y a la “caza de brujas”-, vertida por tan reputado predicador, que dispone del púlpito mundial y, dos veces por semana, del púlpito que le facilitan los obispos. Él y su cofrade don Federico blandieron el hacha de guerra contra Rajoy minutos después de que las urnas del 9 de marzo emitieran su veredicto favorable al PSOE. Y ahí siguen.

Versallesco y humilde
Como procura ser versallesco, comienza la homilía pidiendo perdón por sus “insultos” a Rajoy, al que el 22 de mayo llamó “tonto contemporáneo”, “antropófago político”, “tiranuelo” e “inepto”. Y añade con humildad poco creíble: “Seguro que tengo unos cuantos pecados más que redimir, pero al menos en relación a éste creo que debo una pública disculpa al presidente del PP (…), hombre correcto y amable donde los haya”.

“¿De qué viviremos?”
Pues menos mal, porque si Rajoy no fuera “correcto y amable”, el “clima” imperante en el PP -a juzgar por lo que aventura Ramírez- sería el de un campo de concentración. Veamos. Primero narra la confesión de un “conocido eurodiputado” a Juan Costa, el candidato fantasma, quien le había solicitado su inclusión en la lista opositora del Congreso de Valencia: “Si acepto ir en tu candidatura y no me incluyen en la lista de las europeas, ¿de qué viviremos mi familia y yo a partir del año próximo”.

El vértigo
Y, enseguida, la gran revelación de Ramírez: “Si hasta Aznar sopesa el riesgo de que el PP deje en la intemperie a FAES si él dice antes, durante o después del Congreso lo que piensa, qué vértigo no sentirán quienes por curriculo y empaque se ven mucho más desprotegidos”. Sabemos por consiguiente ya que si Aznar no dice “lo que piensa” no lo hace para mantenerse como árbitro imparcial, sino sencillamente por pánico a que él y su potente tinglado se acaben quedando –por culpa del vengativo Rajoy- a cielo descubierto y sin techo.

Con una mano delante…
Aznar se va salvando, al no decir “lo que piensa”, de las iras de Rajoy porque -como es lógico- no desea que su FAES sea destruida y él se vea obligado a ir por esos mundos con una mano delante y la otra detrás, sólo protegido por la caridad de filántropos como Rupert Murdoch. O también como Silvio Berlusconi, el pío presidente italiano que se inclina para besar con devoción la mano del Sumo Pontífice y promete perseguir no sólo a los gitanos y a los inmigrantes, sino a las prostitutas. Hermoso empeño el de Berlusconi por erradicar los pecados carnales.

Las desgracias se amontonan
Familias de ex eurodiputados rebeldes, condenadas a la hambruna; prestigiosos centros de reflexión y de análisis políticos, destinados a la intemperie. En el PP de Rajoy se amontonan las desgracias. “Les estaría bien merecido –avisa el predicador– que en el último momento Esperanza Aguirre u otro personaje de fuste indiscutible decidiera presentar su propia candidatura de forma que el aparato tuviera que optar entre el colapso de la antidemocrática barrera de los avales o la evidencia de que quienes predican las libertades no están por la labor de practicarlas”.

Áspero y creciente
Cada día que transcurre emerge de forma más nítida que el antagonismo entre Aznar y Rajoy es áspero y creciente. Miguel Ángel Rodríguez, hombre de confianza de Aznar, lo certificó este sábado por la noche en La Noria. Aunque matizara que no hablaba en nombre de Aznar, se le entendió el mensaje. Los aznaristas no tragan a Rajoy y apuestan -siquiera momentáneamente- por Costa. ¿Cómo no creer, pues, que es la mano de Aznar la que mece la cuna de la rebelión contra Rajoy? Lo he escrito en El Plural en varias ocasiones. Y me ratifico una vez más en ello.

Enric Sopena es director de El Plural.

O Galladón o nada.

 ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • ENRIC SOPENA

    07/06/2008

Cabos sueltos

O Gallardón o nada

La encuesta de El Periódico de Catalunya confirma una obviedad. La mayoría de los votantes del PP prefiere como líder de su partido al actual alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. No hay, por consiguiente, sorpresas. El político de la derecha, o del centro-derecha, más valorado en todos los sondeos viene siendo, desde hace muchos años, Gallardón.

<!–

Sólo ciertos profesionales del periodismo amarillo –tristemente célebres- han sostenido y continúan sosteniendo lo contrario. Expertos en inventarse la realidad que más les conviene, en función de sus filias, sus fobias y sus intereses -a menudo no precisamente trasparentes- han tratado de presentar a Gallardón como un canalla.

Habitual dogmatismo
Añaden con su habitual dogmatismo que es una especie de truhán, traidor a su partido –en el que por cierto se incorporó casi de pantalón corto- y que es aborrecido por las bases del PP. Nunca supieron explicar las razones por las cuales –si en verdad es así como dicen sus detractores- Gallardón obtuvo dos mayorías absolutas en el Gobierno autonómico de Madrid y lleva otras dos en el Ayuntamiento de la Villa y Corte.

Demagogia argumental
La citada encuesta sitúa en segundo lugar a Mariano Rajoy y, en tercero y a gran distancia, a Esperanza Aguirre. El mito de la lideresa ha empezado a tambalearse. Lo han creado también esos gurús de la demagogia argumental. Una periodista tan conocida como belicosa, ubicada en las cercanías de la derecha extrema, soltó el otro día que Aguirre era la nueva Manuela Malasaña, la heroína madrileña de la sublevación del 2 de mayo. ¿Delirium tremens?

El plumero de Aguirre
Pero a Aguirre se le está viendo el plumero. Aunque sea populista, le gustan más los politiqueos de salón y los ejercicios conspiratorios, que saltar a la palestra y jugarse el tipo. No se ha atrevido a ser la alternativa de Rajoy. Ha amagado pero no ha sido capaz de dar. Sus ataques constantes a Gallardón eran más fruto de la envidia que de la reflexión. Cada noche se pone ante el espejo y le pregunta si ella es más guapa que Gallardón o no. Y la respuesta le pone de los nervios. El espejo le dice que políticamente es más guapo Gallardón.

Otra obviedad
Hay otro capítulo de la encuesta no menos significativo. La ciudadanía considera mayoritariamente que el PP debe abandonar la línea dura de la legislatura pasada. Se trata de otra obviedad. La sociedad española no soporta en absoluto aventuras demenciales. Le enojan historias bárbaras como la de la conjura sobre la autoría del 11-M. Castigó severamente a Aznar por sus ínfulas de convertirse en el lugarteniente de George W. Bush para invadir Irak y matar inocentes.

La doctrina neocon
No tragó con las mentiras sobre el atentado que se cobró casi doscientos muertos. Nunca creyó que Zapatero fuera un sicario de ETA ni que quisiera hacer trizas de España. No desea el retorno de España al nacionalcatolicismo bajo ningún concepto y exige laicismo y la separación de la Iglesia y el Estado. Abomina de la doctrina neocon y le da sarpullidos intuir que en el imaginario de no pocos dirigentes del PP lo del franquismo no estuvo mal y que a lo sumo aquella dictadura de cuarenta años fue sólo un mal menor.

Adiós a la cohabitación
En resumen, que o los halcones asumen la moderación o no tendrán más remedio que irse del partido. Es posible que, antes o después, ocurra esto. La cohabitación entre ultramontanos y los liberales [no confundir liberalismo con lo que predica y practica Aguirre] tocó techo en los cuatro últimos años. Ya no da más de sí. El PP ha de saber de una vez por todas que o Gallardón o nada.

Enric Sopena es director de El Plural .

Rajoy necesita un oponente que le proporcione legitimidad ante la militancia

POLÍTICA

 

Rajoy necesita un oponente que le proporcione legitimidad ante la militancia

Se busca candidato desesperadamente

Digo yo que habrá que seguir el culebrón del PP hasta el final. Y es que por mucho que se empeñe Rajoy y su equipo en demostrar que la situación está controlada, hay declaraciones que demuestran todo lo contrario.

<!–

Está claro que si Rajoy quiere salir fortalecido del congreso de cara a la militancia y legitimarse como presidente debería permitir que otro candidato pueda competir con él en Valencia. Si esto no se permite porque ninguno de los presentes logra reunir los avales suficientes, al haberse recogido con anterioridad al congreso, la sombra del pucherazo terminará pasándole factura a un corto plazo.

Se prestan avales
Solo de esa manera se entienden los mensajes que en estos días se vienen lanzado por parte de algunos de los barones próximos a Rajoy para quienes el hecho de que Juan Costa no pueda contar con los avales suficientes no debería ser obstáculo para que al final se decidiese a presentar una candidatura alternativa. Para ello se estaría dispuesto a liberar los avales suficientes y con ello abrir las puertas de una candidatura alternativa.”Entre los barones que así se han pronunciado se encuentra además de Feijoo, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien el pasado miércoles venía a manifestar que ningún compañero debería alegar la falta de avales para no presentarse, puesto que no habría problema. “Lo importante es que si hay alguien dispuesto que de el paso, que anuncie su candidatura y les aseguro que no tendrá problemas para presentarse…” Unas palabras que nos asegura un dirigente del PP de aquella comunidad habrían contado con el visto bueno de Rajoy y que vienen a demostrar la preocupación del sector oficialista del partido por lograr que al final Juan Costa o cualquier otro candidato terminen por aceptar los avales necesarios con los que poder defender su candidatura.

Un juego peligroso
Sin embargo no parece que Juan Costa o Esperanza Aguirre terminen por entrar en este juego. Ellos saben que al final en las votaciones los apoyos serían escasos y que muy pocos de los compromisarios terminarían por apoyar una candidatura alternativa. “Otra cosa es que antes del congreso Costa o Aguirre recibiesen el apoyo de Aznar, si ello sucediera que nadie dude que uno de los dos daría el paso a adelante, a sabiendas de lo que se juega”. Declaraciones estas realizadas por uno de los diputados próximos al ex-presidente y una de las personas que más están trabajando para lograr que José María Aznar rompa su silencio y de pronuncie abiertamente sobre todo este proceso.

Muchos cargos, pocos militantes
Para otro del dirigente consultado por este periódico, pase lo que pase de aquí al Congreso, es primordial que Mariano Rajoy no caiga en la tentación, después de todo lo que ha venido sucediendo durante las últimas semanas, de creerse respaldado por todo el partido al no presentarse otra alternativa. “Ni siquiera con el 100 por ciento de los votos en el congreso Rajoy lograría legitimarse, y lo digo porque todos sabemos como ha sido la selección de los compromisarios. La mayoría de ellos son cargos electos del partido y muy pocos militantes. Ello quiere decir que al final serán muy pocos los que se decidan a avalar a cualquier otro candidato a no ser que esto se haga con el consentimiento de la actual dirección…” “La mayoría de los asistentes saben que si ahora se decidiesen por apoyara otro candidato, y este no saliera elegido su futuro político se vería ensombrecido, otra cosa sería que la mayoría de los asistentes fueran afiliados de base…”

Génova una jaula de grillos
Declaraciones efectuadas al Plural por uno de los asistentes a la reunión de la Junta Directiva del pasado lunes y una de las personas que mejor conocen el funcionamiento de Génova quien no deja de sentirse preocupado por los momentos que está atravesando el PP: “Si te digo la verdad en los años que llevo en Génova, nunca he presenciado y vivido una situación como esta. N i siquiera cuando Hernández Mancha fue nuestro presidente. Te puedo asegurar que hoy no existe un equipo que sea capaz de sacar esto adelante. Estamos viviendo una situación en la que amigos de toda la vida ni se dirigen la palabra y se han retirado la palabra. Se está dando la sensación que ahora todo vale para hacer carrera política aunque sea a costa de sembrar cizaña y desconfianza hacia otros compañeros, y lo malo, sabes, es que aquellos que hoy alaban y dicen que apoyan a Rajoy, mañana cuando venga el primer revés…le dejarán tirado como una colilla….”

Un slogan poco acertado
Por cierto, el lema del Congreso de Valencia parece lo del “Vamos a contar mentiras”. Ya saben: Crecemos juntos. Dos palabras, dos mentiras.

Jesús Cascón, ex militante del PP, es director de bejarnoticias.com.

Rajoy busca deseperadamente a su número 2.

ART. OPINIÓN

  • ÍGOR R. IGLESIAS

    06/06/2008

La Isla

El camaleón

Antes de las elecciones, el número dos de Rajoy era Pizarro. Rajoy busca a la desesperada un número dos que esté ligado a la tradicional trayectoria del Partido Popular

<!–

Por ello, a finales de mayo, a la desesperada, le ofreció a Javier Arenas la Secretaría General del PP, algo que el ex secretario y actual presidente del partido en Andalucía rechazó. Y es que Arenas, acostumbrado a perder, sabe olfatear el fracaso

Aunque el PP haya negado que se produjera tal ofrecimiento, éste se produjo y así lo dio a conocer la agencia de noticias Europa Press. Javier Arenas sabe de sobra que conseguir la Presidencia de la Junta de Andalucía es un imposible para el PP, que intentará conquistar, con la excusa del “cambio”, cuando Manuel Chaves ya no se presente más.

Con el pretexto de que quiere seguir “trabajando por Andalucía”, Arenas deja en la cuneta a Rajoy, que después de no haber contado con el ex ministro de Aznar para “su proyecto electoral” ni con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quiere arrimarse a los que antes desdeñó sin remordimiento alguno. Abandonado por las arpías que alimentaron su propio ego y la crispación en España, el cuestionado número uno del PP busca ahora nuevos amigos, que como él se contradicen consigo mismos.

Arenas ha declarado en varias ocasiones su apoyo a la candidatura de Rajoy, pero muchos de los que acompañan a Javier Arenas en Andalucía han manifestado su malestar con Mariano. Así que ya veremos si Arenas no se baja del carro de fuego en el que se subió con un pie dentro y el otro fuera. Por su parte, Gallardón, vapuleado por el propio Rajoy, que lo dejó fuera de las listas electorales, parece poner la otra mejilla a un Rajoy que cada vez que salta el Levante, cambia de color. Política camaleónica en una derecha con el rumbo y el timonel perdidos.

*Ígor R. Iglesias es periodista y lingüista.

La mujer de Juan Costa, muy favorecida por el Ayuntamiento popular de Boadilla

POLÍTICA

Su empresa se ahorró 400.000 euros en impuestos municipales

ELPLURAL.COM

Parece que la empresa de la que es socia Elena Sánchez Álvarez -la esposa del diputado popular y posible adversario de Mariano Rajoy en el próximo congreso del PP, Juan Costa-, ha sabido aprovecharse muy bien de su cercanía con el PP. Lleva once años trabajando en diversos eventos y es la adjudicataria del congreso de Valencia. Su empresa, Free Handicap, fue además la organizadora en el municipio madrileño de Boadilla del Monte de un conocido festival internacional de música techno sin pagar por ello las tasas establecidas para este tipo de eventos. El ahorro fue de 400.000 euros.

<!–

La oposición del Ayuntamiento popular de Boadilla del Monte (Madrid) ya denunció en 2006 los favores concedidos a la empresa de la que es socia Elena Sánchez Álvarez, la mujer del diputado Juan Costa. Free Handicap, la misma entidad que en junio organizará el Congreso Nacional del PP, firmó entonces un convenio con el Ayuntamiento de Boadilla para organizar el conocido festival de música techno Summercase.

Exenta de la ordenanza municipal
La información no parece escandalosa, excepto por un hecho que ya en su día denunció la oposición del municipio: la empresa de Sánchez Álvarez no pagó la ordenanza municipal por ocupación de espacios públicos que el consistorio municipal establece para todo tipo de eventos festivos.

400.000 euros
Según las solicitudes del partido local Alternativa por Boadilla (APB), los organizadores del Summercase tendrían que haber pagado unos 400.000 euros siguiendo las ordenanzas municipales, ya que el festival ocupaba unos 70.000 metros cuadrados de suelo público y el coste por la utilización de cada metro cuadrado alcanzaba los 5,25 euros.

Contrato por diez años
APB denunció entonces que el Ayuntamiento no había acreditado los pagos correspondientes de la empresa Free Handicap con ningún documento, y el consistorio popular de la localidad no pudo negar esta información. Además, las quejas de la oposición aumentaron al conocer que el convenio firmado con la empresa de la esposa de Costa se extiende a diez años.

Las actuaciones de Panero
No es la primera vez que el alcalde del municipio, el polémico Arturo González Panero, ofrece favores a sus afines. En el tema musical, el popular protagonizó en enero de este año un escándalo referente a la venta de entradas para un concierto de la soprano Ainhoa Arteta, del que informó El Plural. Pero Panero tampoco ha dudado, por ejemplo, en subir de manera desproporcionada los sueldos de sus cargos de confianza, de cargos afines a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, o el suyo propio. Además, el alcalde tiene abiertas varias causas judiciales referentes a asuntos urbanísiticos y a los derechos de la oposción.

“Colocar la diana por donde pasa la flecha”
Para el concejal de APB Ángel Galindo, este tipo de actitudes demuestran que “la guerra del PP es la guerra del que quiere colocar la diana por donde pasa la flecha”. “Es una lucha que yo definiría como de otro tipo, por decirlo suavemente, una guerra apolítica”, declaró a El Plural.

Rajoy resiste en El Pardo de Génova.

A LA CONTRA
Ricardo Rodríguez
 
2 de junio de 2008
 
EL ANÁLISIS
La avería de Rajoy, la coacción a Mayor Oreja y el cabreo de Camps
 
Horas bajas del marianismo. Los votantes andan mosca con el PP y le vuelven la espalda. Con este telón de fondo, el líder está dispuesto a morir en el Pardo genovés.
 
 

MARIANO RAJOY
El presidente del PP navega hecho jirones: no tiene candidatura contraria clara, pero está teniendo agujeros en su barco.
 
 
La crisis del PP estallará tarde o temprano. Los pleitos de familia siempre causan daños irreparables. Al menos, el tenso y desabrido Comité Ejecutivo del partido celebrado este lunes ha servido para, como estaba previsto, transformar en un innegable desahogo las pulsiones autodestructivas que se han instalado en el centro-derecha. A tenor de cómo están las cosas, el lema elegido para el XVI Congreso Nacional suena a llamamiento desesperado a la unidad o a muy mala uva con su “Crecemos juntos”.

Las contradicciones que atenazan en estos momentos al Partido Popular no pueden estar más claras. El antimarianismo tiene como rostro visible a un Juan Costa convencido de que si el PP perdió las elecciones no fue por el programa ni por el discurso, sino porque Mariano Rajoy “no es un buen candidato”. De ahí la “crisis de ilusión” y la necesidad, siempre según el análisis de Costa, de alumbrar una nueva etapa y ello sólo es posible a través de una renovación generacional a fondo. Empezando por el número uno, claro.

Pero Juan Costa también registra su incapacidad para generar una lista alternativa a la de Mariano Rajoy. No dará su aval al actual líder del PP pero tampoco ha anunciado su candidatura. No hay aspirante al título. No existe. En su meritorio intento de dar un paso al frente, el alborotado Costa ha recibido calabazas hasta del ex presidente José María Aznar y ha tenido incluso, según cuentan algunos allegados, una grave refriega con el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, que le afeó su desmarque del apoyo que la organización regional presta a Rajoy. El malestar de Camps podría ser hasta comprensible teniendo en cuenta que su secretario general es Ricardo Costa.

En cualquier caso, Juan Costa no hace pie. Pero Mariano Rajoy navega hecho jirones hasta el punto de subyacer no pocas incógnitas en torno a la personalidad. Las malas lenguas mantienen que el sábado por la tarde el otrora favorecido por el dedazo aznarí rozaba el cielo tras exhibir en Valladolid el aluvión de marianismo y marianistas, pero que el domingo le entró la pájara. Como si el líder del Partido Popular fuera consciente de estar tratando desmesuradamente de salvar los muebles. He ahí el nudo de la cuestión, que angustia en el seno del PP y reproduce el sentir de los hombres del aparato, los que viven del partido y claman a diario por el cierre de filas.

Rajoy ha dejado a muchos descolocados. Pero su error más grave ha sido el de aferrarse al cargo. Fue la mejor forma de imponerse: Triturar cualquier intento de democracia interna en la organización. Aceptar la propuesta de Mariano Rajoy o el caos. El PP lleva demasiado tiempo sin debatir, acostumbrado a ser dirigido en el pasado con mano de hierro y guante de estraza, ni rastro de seda, por Aznar. Después de los triunfos de 1996 y de 2000 y del “accidente” de 2004 – tan convencidos todos de que, al fin y a la postre la vuelta al Poder era cuestión de tiempo -, ¿a quién le interesaba el debate?

Un partido que ha sido gobernado con mano de hierro por un líder autoritario como Aznar; que se convirtió en el terreno abonado para toda clase atrofias, es una formación enferma. Rajoy no se da cuenta de que la dolencia del PP no se cura con una simple aspirina y guardando cama hasta el conclave de Valencia. El partido está podrido por dentro. Un aparato que, como denuncian en privado algunos eurodiputados, recoge los avales de la aplastante mayoría de los comandados por Jaime Mayor Oreja bajo la amenaza de no repetir en las listas dentro de un año, es una dirección que no representa realmente a nadie sino a los que viven de la política.

Lo que ocurrió el 9-M es que el Partido Popular dejó de ser una fuente de Poder. Algo que no fue percibido en 2004, porque sus dirigentes interpretaron la derrota como un castigo por una masacre, un paréntesis en el curso natural de las cosas. Nadie peor que el propio enfermo para diagnosticarse. Nadie peor que los que han vivido encerrados en sus burbujas para darse cuenta de la gravedad del momento y, menos aún, para aplicar la conveniente medicina. En la distancia crece el estupor frente al posible incendio. Desmantelada la dirección y con el secretario general de salida y fuera de juego, Rajoy se encamina hacia su congreso sin control alguno.

Como telón de fondo, la depresión, el bochorno y el desaliento en las filas populares. En el cónclave puede pasar cualquier cosa, fructificar enmiendas políticas contrarias al nuevo ideario del líder o nuevos mecanismos estatutarios que podrían llegar a bloquear su elección. Mariano Rajoy todavía está expuesto a maniobras de unos adversarios que sepan manejarse en los entresijos de la convocatoria valenciana. Sobraría con que los críticos con la nueva línea oficial, ahora heterogénea y diseminada, se organizase para complicarle la vida al de Pontevedra. Porque a Rajoy no le basta con ganar el congreso sino que le apremia desfigurar la bronca interna. ¿Quién hará ese trabajo? ¿Los barones?

El liderazgo es fundamental para ser una alternativa de Gobierno. Al final, cuando los electores introducen la papeleta en la urna, no sólo votan una opción política, sino a una persona a la que uno da su confianza para que gobierne el país. Cuando los votantes acudieron a las urnas hace ahora 3 meses creyeron que José Luis Rodríguez Zapatero ofrecía más garantías que Mariano Rajoy. Por eso, el PP se encamina hacia un proceso de recomposición necesariamente largo. Un proceso que la derecha ya sufrió en su día y que no culminó hasta que José María Aznar se consolidó como líder tras las elecciones del año 89 y el llamado “congreso de la refundación”.

Publicado en Elsemanaldigital.

 

 

Tres meses de vía crucis para Rajoy.

MIGUEL MÁIQUEZ. 31.05.2008 – 10:59h

Mariano Rajoy, sentado en su escaño del Congreso. (EFE/Zipi)

Minuteca todo sobre:

La derrota electoral de Mariano Rajoy en las pasadas elecciones generales desató un proceso de crisis interna en el PP como hacía mucho que no vivía el partido. A tan sólo unas semanas de su Congreso Nacional, la formación se encuentra dividida y ha perdido apoyo electoral, además de a algunos de sus pesos pesados. Ésta es la cronología de lo sucedido hasta ahora.

9 de marzo. LA DERROTA

El PSOE gana las elecciones generales . Consigue 169 escaños (11.064.524 votos) frente a los 153 (10.169.973 votos) que logra el PP de Mariano Rajoy. Tras comparecer ante sus seguidores esa misma noche, el líder popular se despide con un escueto “adiós”, que algunos interpretan, erróneamente, como una señal de que abandonará el cargo.

11 de marzo. “LO MEJOR PARA EL PP”

Primer Comité Ejecutivo Nacional del PP tras las elecciones. Rajoy avanza, en el último momento, que presentará su candidatura al XVI Congreso Nacional, que el partido celebrará en Valencia en junio para elegir presidente, alegando que es “lo mejor para el PP y para España” . En ese momento le expresan públicamente su apoyo el presidente valenciano, Francisco Camps, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. No obstante, la mayoría de los dirigentes del partido evitan hablar del futuro de Rajoy. Tan sólo el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, reconoce la necesidad de “un cambio de estrategia”, aunque no de un cambio de personas. El Mundo y la COPE empiezan a pedir un cambio de liderazgo.

12 de marzo. PRIMEROS AVISOS, PRIMEROS APOYOS

Esperanza Aguirre expresa su intención de no presentarse como candidata, pero no descarta que otros lo hagan. El presidente del PP en Andalucía, Javier Arenas, dice que “Rajoy es el mejor candidato que podemos presentar”, y el del PP riojano, Pedro Sanz, que la continuidad de Rajoy es “un disgusto para el PSOE y una alegría para el PP”. También expresa su apoyo el presidente del PP en Asturias, Ovidio Sánchez.

13 de marzo. MASCLETÀ

Primer viaje de Rajoy tras las elecciones. Asiste a las Fallas invitado por el presidente de la Generalitat Valenciana y del PP en esta comunidad, Francisco Camps. Mientras, en Madrid, Eduardo Zaplana anuncia que se retira de “la primera línea” política y que dejará su puesto como portavoz del grupo parlamentario del PP. Lo hace a falta de dos semanas para que la junta directiva nacional del partido proponga al nuevo portavoz parlamentario, cargo para el que Rajoy no cuenta con él, especialmente tras obtener el apoyo explícito de Camps, enemigo declarado de Zaplana. El Mundo y la COPE ya piden abiertamente que Rajoy se retire.

16 de marzo. PRECIPITACIÓN

El secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, indica que “Rajoy se precipitó al anunciar su continuidad como candidato”.

27 de marzo. AMAGO

María Cristina Castro, una militante de base, afiliada tras los atentados del 11-M, expresa su intención de presentarse como candidata a la presidencia del PP. Se retira días después.

31 de marzo. LOS ESCUDEROS

Soraya Sáenz de Santamaría es elegida por Rajoy como portavoz del PP en el Congreso. Pío García Escudero repetirá de portavoz en el Senado. Ambos son estrechos colaboradores de Rajoy, que va perfilando un grupo de leales.

7 de abril. MÁS AVISOS

Esperanza Aguirre dice ahora que no descarta optar a la presidencia del PP, aunque asegura que, “a día de hoy”, no entra en sus planes.

7 de abril. POPULARIDAD

Una encuesta revela que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, es el político mejor valorado y más popular entre los votantes del PP. Le siguen, en este orden, Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy. En cuarta posición, José María Aznar.

10 de abril. MATIZ

Aguirre explica que lo único que le interesa es “abrir un debate ideológico”. La presidenta madrileña recibe el apoyo firme de el diario El Mundo y de los periodistas de la COPE como Federico Jiménez Losantos.

19 de abril. EL DESAFÍO

En Elche, arropado por algunos de sus principales “barones” (presidentes autonómicos con poder en la ejecutiva del partido), como Camps y Valcárcel, Rajoy reta a “quien quiera” presentar otra candidatura a que lo haga y añade: “si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya”.

Si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya”. Mariano Rajoy

21 de abril. POR ALUSIONESAguirre pide a Rajoy que “aclare” si con sus palabras en Elche la invitó a marcharse del PP e insiste en que no se presentará como candidata.

24 de abril. A LA AMERICANA

El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, no descarta un sistema de primarias, como en EE UU, para “avanzar en la democratización interna del partido”, opción que “no disgusta nada” al diputado popular Gustavo de Arístegui y para la que el ex ministro Federico Trillo cree que sería necesario “estudiar los pros y los contras”. Soraya Sáenz de Santamaría responde calificando el sistema actual de compromisarios como “absolutamente democrático y transparente”.

24 de abril. LA YENKA

El mismo día, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que apoya a Rajoy, compara el debate interno del partido con el baile de la yenka: “un poquito más delante, un poquito más detrás”, dice.

29 de abril. PRIMER PORTAZO

Zaplana abandona su escaño en el Congreso, se desvincula de la política y ficha como delegado de Telefónica para Europa, con dependencia directa del presidente de la compañía, César Alierta. Lo anuncia un martes, mientras Rajoy está reunido con su grupo parlamentario para anunciar su Gobierno en la sombra, que queda totalmente ensombrecido.

5 de mayo. AVALES

Ignacio González, vicepresidente de Madrid, asegura en 20 minutos que Aguirre habría logrado los avales necesarios “y más”, para presentarse como candidata a la presidencia el PP. “No sabemos si Rajoy será el candidato en 2012”, afirma.

5 de mayo. EL SEGUNDO

Tan sólo unos días después de la salida de Zaplana, Ángel Acebes anuncia que dejará su cargo como secretario general del PP tras el Congreso Nacional del partido en junio. Es lunes.

7 de mayo. CARTAS SOBRE LA MESA

Tras la salida de Acebes, varios dirigentes del PP (el portavoz de Exteriores del partido en el Congreso, Gustavo de Arístegui; el secretario de Libertades Públicas y Seguridad, Ignacio Astarloa; el secretario general de los populares madrileños, Francisco Granados) piden a Mariano Rajoy que desvele ya los nombres de las personas que formarán su nuevo equipo. Como viene ocurriendo desde el 9 de marzo, la COPE y El Mundo apoyan estas peticiones.

11 de mayo. OTRA SEMANA NEGRA

La presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, decide abandonar la redacción de la ponencia política que se presentará al Congreso Nacional de junio por “diferencias de criterio en el seno de la misma”. San Gil era, junto con José Manuel Soria y Alicia Sánchez Camacho, una de las tres personas encargadas de elaborarla. Lo anuncia cerca de la medianoche de un domingo.

12 de mayo. LEÑA AL FUEGO

Aguirre dice que “el hecho de que un referente moral como María San Gil decida abandonar la ponencia política o no firmarla por discrepancias de criterio nos debe mover a todos a la reflexión, y en especial a los responsables del partido”. La esposa del ex presidente Aznar y segunda de Gallardón en el Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, señala que “yo, desde luego, estoy con María San Gil”.

14 de mayo. “ENGAÑADA”

San Gil afirma que se siente “engañada” y que el problema de la ponencia no está en el texto, “sino en la actitud mantenida por los otros ponentes y los representantes de la dirección nacional, con los que he tenido que discutir hasta el concepto de nación”. La presidenta del PP vasco asegura que no formará parte de ninguna candidatura alternativa a Rajoy, pero que tampoco se presentará a lehendakari a menos que se produzcan “cambios importantes” en el partido.

14 de mayo. “COBARDONES”

El diputado del PP Gustavo de Arístegui reta a aquellos de sus compañeros de partido que “en los cenáculos cobardones hablan de unos y de otros y critican a Mariano Rajoy” a que, “si tienen narices”, hablen en los medios de comunicación y den su opinión sobre la situación interna del PP.

19 de mayo. SIN COMPLEJOS

El ex presidente del Gobierno José María Aznar rompe su silencio y habla de la crisis interna del PP. Apuesta por recuperar un “proyecto sin complejos, en el que siempre se procure jugar con los mejores y tener la voluntad de llamarles y de agruparlos” en torno al mismo.

El PP necesita un proyecto en el que siempre se procure jugar con los mejores”. José María Aznar

20 de mayo. ACTIVO

Rajoy afirma que Alberto Ruiz Gallardón es “uno de los principales activos del partido”, y que cuenta con el alcalde de Madrid para la próxima dirección del PP.

21 de mayo. RENUNCIA

María San Gil comunica a Rajoy que no quiere repetir como presidenta del PP vasco.

22 de mayo. A PARES

El antiguo funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, que fue secuestrado por ETA durante más de 500 días, abandona el PP, formación de la que era militante desde 1987. Aguirre dice que la baja de Ortega Lara y la renuncia de San Gil “significan que algo se está haciendo no mal, sino muy mal, en la dirección nacional del PP”. Aznar expresa su disgusto por ambas noticias. Rajoy asegura que el PP “saldrá adelante”.

22 de mayo. SMS

Guerra de mensajes a móviles entre los militantes del PP para apoyar a San Gil o a Rajoy en una concentración ante la sede del PP en la calle Génova. Acuden unas 200 personas, la mayoría contrarias a Rajoy.

23 de mayo. EL ASPIRANTE

Juan Costa, ex ministro de Ciencia con José María Aznar, confiesa a Rajoy que varios diputados populares le están animando para que se presente al frente de una candidatura alternativa en el congreso de junio. Costa, hasta ahora el único que parece decidido a presentarse, es el hombre de confianza del también ex ministro y ex director gerente del FMI Rodrigo Rato, quien se niega a hablar con Rajoy.

23 de mayo. NO ME MOVERÁN

Rajoy afirma en la sede del PP que “hay personas que están intentando que no me presente a la presidencia del partido, pero eso no va a ocurrir”. Mientras, en el exterior, varios centenares de personas se manifestan en apoyo de María San Gil y pidiendo la dimisión del propio Rajoy y del alcalde Ruiz Gallardón. Por la tarde, en Almería, Rajoy aboga por un partido “unido por principios, pero capaz de integrar diferentes maneras de ver las cosas para conseguir el respaldo de 12 ó 13 millones de votos, y no convertirse en una formación de sólo dos millones de votos”.

Hay personas que están intentando que no me presente a la presidencia del partido, pero eso no va a ocurrir”, Mariano Rajoy

25 de mayo. JEROGLÍFICO

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dice que “lo que ocurre en el PP es un jeroglífico que no tiene solución”.

26 de mayo. NUEVO PORTAZO UN LUNES

El secretario de comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, considera en un artículo publicado por El Mundo que Rajoy “no está en condiciones de ofrecer a este partido lo que necesita: un liderazgo renovado, sólido e integrador”. El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, califica el artículo de “sandez” y se muestra a favor de la vuelta de Rato. El diputado nacional del PP por Toledo Alejandro Ballesteros apoya a Elorriaga y dice que el partido tiene un “problema serio de liderazgo”.

26 de mayo. DE CENTRO, NADA

El ex secretario general del partido y ex vicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez Cascos aboga por eliminar la consideración del partido como una formación de centro y pide que se defina como una organización inspirada en los principios liberales y del humanismo cristiano.

28 de mayo. CARA A CARA

En la cena de celebración del primer año desde el éxito electoral en las elecciones autonómicas y municipales de 2007, Rajoy insiste en que el PP debe definirse de centro (“debemos poner énfasis en nuestro papel de centro reformista, porque eso es lo que nos permitió ganar las elecciones de 1996”), mientras que Aguirre apuesta por no cambiar (“tenemos que seguir defendiendo nuestros valores y principios sin hacer cambios radicales que nadie entendería”).

Tenemos que seguir defendiendo nuestros valores y principios sin hacer cambios radicales que nadie entendería”, Esperanza Aguirre

29 de mayo. FACTURA

Primer barómetro del CIS tras las elecciones generales: los 3,5 puntos que el PSOE sacó al PP en los comicios casi se han duplicado dos meses después: a finales de abril, los socialistas vencerían al PP por 6 puntos de ventaja.

29 de mayo. NI HOLA

Rajoy y Rato coinciden en una cena de gala presidida por el Rey en Barcelona. No se saludan.

29 de mayo. INEXCUSABLE

La dirección del Grupo Popular en el Senado envía un SMS a los senadores populares en el que les ordena la asistencia al acto que celebrará, el sábado día 31, Rajoy en Valladolid, señalando, por dos veces, que la presencia es “inexcusable”:

30 de mayo. INVITACIÓN

Rajoy afirma que le gustaría contar con Esperanza Aguirre para la dirección del PP. Explica que no tendrá vicepresidentes en su partido tras el Congreso de Valencia, pero sí “tres o cuatro” vicesecretarios, y que le gustaría contar para la dirección de su formación política con Aguirre, “si quiere”. Adelanta que tiene claro quién será el sustituto de Acebes como secretario general, y asegura que ni Aznar ni Rato están interviniendo en los movimientos previos al Congreso.

30 de mayo. NINGÚN PROBLEMA

El alcade de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, indica que “respetaría que presentasen una candidatura alternativa” a la de Rajoy, y se muestra “convencido” de que éste no establecerá ningún límite a quien desee formalizar un proyecto diferente. No obstante, añade que “aquellos que se sitúan en el descontento se saben en absoluta minoría”. También asegura que él no será un “obstáculo” si, finalmente, Rajoy cuenta con Aguirre para la dirección del partido, y que no ve ningún “problema” en recuperar las relaciones personales con ella.

31 de mayo. DEMOSTRACIÓN DE FUERZA

Rajoy celebra un acto en Valladolid con los presidentes regionales del PP, en el que el presidente popular demuestra que tiene el respaldo de casi todos los ‘barones’. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no asiste por “compromisos familiares” y tampoco acude María San Gil.

2 de junio. NUEVO ASALTO

Este lunes, convocado por Rajoy, y en medio de la polémica interna que vive el partido, se celebrará el segundo comité ejecutivo nacional del PP desde las elecciones generales, y primero desde que el líder del partido anunció su intención de optar a la reelección. En el Comité Ejecutivo Nacional están representados los secretarios ejecutivos y los presidentes regionales del partido, entre otros. Es probable que, a diferencia de lo que ocurrió el 11 de marzo, esta vez se escuchen más voces críticas.

YA SE CONOCE EL EQUIPO TANTEADO POR JUAN COSTA PARA SUSTITUIR A MARIANO RAJOY

 

El globo se deshincha. La candidatura alternativa a Mariano Rajoy que Juan Costa estaba intentando configurar ha encontrado más dificultades de las que el dirigente valenciano se esperaba, según ha confesado el mismo a su entorno más próximo. La razón, que no encuentra los apoyos necesarios para conformar una lista que le acompañe en la aventura de enfrentarse al actual presidente del PP. Sin embargo, algunos de sus allegados no daban por cerrada la posibilidad de que al final pueda cambiar de opinión, ya que ayer mismo seguía buscando avales y se ponía en contacto con dirigentes del partido para saber su disponibilidad. Informa hoy Carmen del Riego, en “La Vanguardia”

Entre las personas que habrían sido sondeadas para acompañarle en la candidatura alternativa, según las fuentes consultadas, estarían Ana Mato, Gabriel Elorriaga, Carlos Iturgaiz, Ignacio Astarloa o Cayetana Álvarez de Toledo. Todos conocidos en el partido, ya que la intención de Costa era presentar una candidatura de personas con reconocimiento dentro del partido, que agrupara a todos los sectores descontentos con Mariano Rajoy. Costa también se ha puesto en contacto con Esperanza Aguirre, Jaime Mayor Oreja, Rodrigo Rato y hasta José María Aznar, para comunicarles sus intenciones, pero no ha recibido el aval concreto de ninguno de ellos a esa posible candidatura alternativa.

Costa no pertenece al ala dura del PP. El planteamiento con el que Costa justificaba su candidatura es que él no está enmarcado en el ala dura del partido, que tiene experiencia tanto en el aparato -lo ha demostrado en la elaboración del programa electoral- como en el Gobierno, que pertenece a una generación siguiente a la de Rajoy y los demás pesos pesados del PP y, por tanto, representaba la renovación. Sumaba a ello el convencimiento que si el PP perdió las elecciones, no fue por el programa ni por el discurso, sino porque Rajoy “no es un buen candidato”.

¿Quién será secretario general…?Así, su intención era, si llegara a presentarse, hacerlo con un equipo, a diferencia de Mariano Rajoy, que sigue sin desvelar quien será su secretario general. Pese a todo, fuentes consultadas aseguran que Rajoy habría empezado a consultar con los barones regionales los nombres de la lista con la que quiere presentarse y en la que estaría, además de los ya anunciados Alberto Ruiz-Gallardón y Esteban González Pons, Pío García Escudero y Javier Arenas. El nombre del presidente del PP andaluz ha sonado incluso para la secretaría general del PP, aunque el propio Arenas ha descartado esta posibilidad al dar por concluida su etapa en la política estatal. Rajoy lo sabe, por lo que duda que ni siquiera se haya planteado esa hipótesis.

La intención de Juan Costa, si lograba los apoyos suficientes, era anunciar su candidatura el viernes y así condicionar el acto que ha convocado Mariano Rajoy para el sábado en Valladolid, donde recibirá el apoyo de la mayoría de los presidentes regionales del PP, y a la que han sido también invitados, sin consultárselo a Rajoy, los diputados y senadores del PP.
Entre los motivos que habrían llevado a algunas personas a descartar la colaboración con Costa, según las citadas fuentes, se encontraría la intervención el martes del diputado por Toledo Alejandro Ballesteros, que convocó una rueda de prensa para decir que Rajoy no puede ser el líder, pero que no aportó soluciones. Una comparecencia que todos calificaron de “patética”.

Otro elemento que ha jugado en contra de la candidatura de Juan Costa, según estas fuentes, es el mitin de Mariano Rajoy el martes por la noche en la localidad madrileña de San Sebastián de Los Reyes. La forma, dicen estas fuentes, en que plantó cara a Esperanza Aguirre, en su propia casa, ha hecho albergar esperanzas a algunos sectores del PP, dudosos sobre la candidatura de Rajoy.

OPINIÓN: Carlos Carnicero, “Atentos a la pantalla del PP”.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    26/05/2008

El Zumbido

Seguimos atentos a la pantalla del PP

Comenzamos la semana imaginando las próximas escaladas en la crisis del PP. Los enemigos de Mariano Rajoy han gastado muchos cartuchos: el último, la algarabía montada en las puertas de la sede del PP en Madrid para increpar a Mariano Rajoy pidiendo su dimisión. Resultaba difícil de imaginar que en las puertas del PP se concentraran militantes de este partido reclamando la defensa de la unidad de España a su líder y pidiéndole que se fura a casa. Ha ocurrido.

<!–

La tensión se hace insostenible para quienes la promueven si no dan un paso al frente y presentan un candidato, porque la estrategia sin alternativa ya no tiene sentido. Lo tendría si no hubiera mecanismos normales de sustitución; pero es difícilmente comprensible que en puertas de un congreso que tiene capacidad para elegir al presidente del partido entre todos los militantes que consigan avales suficientes, lo que se persiga es que el único que se presenta no lo haga.

El líder del PP catalán se ha atrevido a señalar a la COPE y a El Mundo como los instigadores de esta revuelta y ha recordado que el ámbito de soberanía de los partidos es sólo su militancia. Mariano Rajoy reclama independencia. Bien es cierto que lo podía haber hecho antes, pero las denuncias sobre la intromisión de los conspiradores mediáticos proviene ya del interior del partido. Faltaba la Iglesia en este sainete y Rouco Varela ya ha aparecido.

El arma más poderosa de esta conspiración era el factor emocional de María San Gil al que siguió encadenado el abandono del partido de Ortega Lara. El terrorismo ya no puede dar mucho más juego en esta historia sobre todo porque la mayoría del PP vasco no ha seguido a María San Gil en su aventura. Jaime Mayor Oreja ya no controla la totalidad del PP vasco.

Ahora falta saber como va a jugar sus cartas José María Aznar, si realmente Rodrigo Rato tiene un pacto para avalar a Juan Costa y si toda esta operación que pivota sobre Esperanza Aguirre va a conseguir apoyos en el País Valenciano, Andalucía y Galicia.

Lo único que podemos asegurar es que el mes que falta para la celebración del congreso del Partido Popular va a ser un tobogán en el que no van a faltar sobresaltos.

El tristemente célebre Fabra le ha ofrecido a Rajoy todos los compromisarios de Castellón.

POLÍTICA

El tristemente célebre Fabra le ha ofrecido a Rajoy todos los compromisarios de Castellón

¡Qué vergüenza, don Mariano!

El viernes pasado hubo dos fotos muy significativas. La primera, la de Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón, arropando con otros altos cargos municipales -en el interior de Génova 13- a Mariano Rajoy. Mientras, en la calle, hooligans de FJL –don Federico para sus oyentes- se manifestaban contra su propio partido. Y la segunda foto, la de Esperanza Aguirre –por cierto, desencajada su faz-, acompañada del yerno de Fabra, el actual consejero de Sanidad del Gobierno autonómico de Madrid, Juan José Güemes.

<!–

La foto de Güemes se produjo cuando visitaba con Aguirre el hospital Ramón y Cajal. Ambos -sobre todo la presidenta madrileña- fueron increpados y abroncados por sindicalistas de UGT y CCOO, como consecuencia del huracán privatizador –de efectos devastadores en orden al Estado del Bienestar- que viene impulsando el Gobierno presidido por Aguirre. “Especuladora”, “no a la privatización” y “mentirosa” fueron algunas de las acertadas lindezas que tuvo que escuchar la liberal lideresa.

Un valioso presente
Fabra fue a Madrid a rendir pleitesía y visualizar su apoyo al maltrecho presidente del Partido Popular. Y es que Fabra respalda a Rajoy. El tipo con más presunción de escándalos económicos que hay en la primera división de la política española –el tristemente célebre cacique de Castellón-, le llevó a Rajoy un valioso presente: los avales de todos los compromisarios de la provincia castellonense. Y hasta se permitió aconsejar a su teórico señorito que sería oportuno que en el Congreso de Valencia se facilitara la presentación de otras candidaturas. Tener coartadas acostumbra a ser conveniente.

Dos cartas a la vez
También lo es jugar con dos cartas a la vez, como hace Fabra a través de su yerno. Güemes pertenece a la “generación de Agag”, según los periodistas Carlos Ribagorda y Nacho Cardero en el libro Los PPijos publicado en marzo de 2004. Ahí describen las andanzas de los jóvenes amigos de Agag, agrupados en el entonces llamado clan de Becerril o La Polvera. De Güemes puede leerse: “Andrea Fabra es la hija mayor de Carlos Fabra, amigo íntimo de José María Aznar (…), y está casada con otro joven cachorro popular, Juan José Güemes. Todo queda en casa”.

Hace cuatro años, Güemes -apadrinado por Rato- ya era consejero del Gobierno Aguirre. Su mujer, Andrea Fabra, ha sido senadora y en los comicios del 9-M fue designada por su padre número 2 de la lista por Castellón. Ciertamente, todo queda en casa los blindajes son los blindajes.

Jueces que huyen
El 28 de febrero de este año, El País informó que “la Unión de Consumidores de España (UCE), que representa a la acusación popular en el caso Fabra ha presentado una queja ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para que evite sucesivos cambios de jueces en el juzgado de 1ª Instancia de Nules, donde se instruyen las diligencias de investigación del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra (…)”. Hasta siete jueces han huido, han salido en los últimos años por piernas, del juzgado de Nules (Castellón). ¿Por qué? En julio de 2005, la UCE ya formuló otra protesta al CGPJ. En vano.

Los intereses creados
Las dos fotos -de Fabra con Rajoy y de Güemes con Aguirre- proyectan una nítida imagen de la realidad más profunda de la derecha, más allá de la crisis que sacude al PP desde hace dos meses y medio ya. Aunque emerjan en la batalla dos planteamientos no coincidentes de cómo debe ser la derecha española, lo cierto es que importan más –pesan mucho más- los intereses creados, sea escrito esto con la venia de Jacinto Benavente, que las formulaciones ideológicas.

Tenebrosos asuntos
Por lo demás, la absoluta pasividad de la cúpula del PP –tanto la de Aznar como la de Rajoy- ante los tenebrosos asuntos que se acumulan en relación a Fabra no hace más que certificar su indiferencia frente a la corrupción, salvo cuando afectaba a los socialistas, claro. El caso Fabra no es único en las filas conservadoras, como es bien sabido. Y el CGPJ continúa en manos del PP un año y medio después del tiempo reglado.

Bandera y cartera
Enarbolan con fervor la bandera. Pero garantizan antes que nada su cartera. ¿Cómo llegó Aguirre a la presidencia del Gobierno de Madrid del que forma parte Güemes? ¿Por qué Fabra sigue siendo presidente de la Diputación de Castellón y continúa en su papel de cacique de esa provincia? ¡Qué vergüenza, don Mariano!

Enric Sopena es director de El Plural.

MILITANTES DEL PP EXIGIRÁN EN EL CONGRESO DE VALENCIA LA RETIRADA DEL RECURSOS CONTRA LAS BODAS HOMOSEXUALES

viernes, 23 mayo 2008

LO QUE LE FALTABA A RAJOY: MILITANTES DEL PP EXIGIRÁN EN EL CONGRESO DE VALENCIA LA RETIRADA DEL RECURSOS CONTRA LAS BODAS HOMOSEXUALES, POR INICIATIVA DEL EX DIPUTADO FELIPE DEL BAÑO QUE SE PROCLAMA “GAY, CATÓLICO Y DE DERECHAS”

El ex diputado autonómico valenciano del PP, Felipe del Baño, que hace tres años se declaró públicamente homosexual, confirma ahora a El Plural que él en persona “y muchos otros compañeros y compañeras más” pedirán en el próximo congreso en Valencia de su partido a Mariano Rajoy que se retire el recurso ante el Tribunal Constitucional contra el derecho de gays y lesbianas a casarse, a formar una familia y ejercer la adopción, derechos civiles incluidos en la ley socialista, aprobada en 2005 en el Parlamento Español. Escribe Ignasi Pellicer en El Plural.

Del Baño es concejal “popular” de a pié en el ayuntamiento de San Antonio de Benageber, cerca de Valencia, tras no repetir escaño regional en el 2007. En una distendida conversación da las claves a El Plural de por qué considera que ahora, con el congreso del PP la vuelta de la esquina, “es un buen momento para rectificar”, dice. Quiere que su partido asuma “de una vez por todas” que los homosexuales, gays y lesbianas, tienen los mismo derechos que el resto de los ciudadanos, sean de izquierdas, de derechas o de centro.

Tres cosas a la vez. A Mariano Rajoy, con la que le está cayendo en la dirección del PP, es de suponer que el reconocimiento de los derechos en igualdad de condiciones para sus militantes gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, no lo tiene entre los puntos a resolver con mayor prioridad. Para del Baño, en cambio, sí que lo es. Está dispuesto, confiesa, a trabajar durante el congreso para que así sea aunque e´no ha conseguido acta de compromisaroi. “Estamos en una sociedad que ha superado muchos retos políticos, sociales y económicos, provocados por situaciones nuevas, a las que hemos tenido que adaptarnos, desde posiciones de derechas o de izquierdas”, comenta, poniéndose a tono para empezar la charla. Se autoproclama, con orgullo en el semblante tres cosas a la vez: ”gay, católico y de derechas”. Sabe que las tres circunstancias, teniendo el carné de militante del PP acarrean problemas. “Por eso lucho – corta en seco – para que dejen de provocarlos”

Gay reconocido. Del Baño, ocupando el escaño de diputado conservador autonómico, salió del armario en el 2005, justo en pleno debate de la ley que reconoce el derecho a formar familias a parejas homosexuales. En las elecciones autonómicas del 2007 no volvió a repetir escaño en el legislativo regional valenciano. Del Baño propuso un consenso entre el PP y el PSOE para que la ley se aprobara a la unanimidad. Pero la votación en el Parlamento contó con la oposición en bloque de los diputados del PP. Con dos sonadas excepciones, la de la ex ministra Celia Villalobos, con su voto a favor por lo que fue sancionada y la abstención de otra diputada por Badajoz del PP, María Pía Sánchez, que fue igualmente penalizada. Felipe del Baño mantiene que la postura de estas dos diputadas sigue teniendo vigencia porque de lo que se trata ahora es que se deje sin efecto el recurso ante el Tribunal Constitucional que normalizaría la sociedad española desde las posiciones conservadores. Información completa.

La derecha extrema se alinea con San Gil y los “principios” del PP

PP: Jaque mate a Rajoy a 28 de su congreso.

 POLÍTICA

Jaque mate a 28 días del congreso de junio

San Gil abandona a Rajoy y abre la crisis más profunda del PP

JOSÉ MARÍA GARRIDO

Tras una tensa reunión privada que duró poco más de 45 minutos, María San Gil comunicó ayer a Mariano Rajoy que no se presentará a la reelección en el congreso regional de julio y que tampoco acudirá a más Plenos del Parlamento de Vitoria. Con su decisión, San Gil abre una de las mayores crisis de la historia del PP.

<!–

“Tengo un problema de confianza contigo, te falta liderazgo”, le dijo María San Gil a Mariano Rajoy la semana pasada cuando abandonó la ponencia política debido a la existencia de diferencias fundamentales en la estrategia a seguir con los partidos nacionalistas. Fue entonces cuando San Gil anunció que si en un breve plazo de tiempo no superaba su crisis de confianza en el líder del partido, abandonaría la dirección del PP vasco.

Dicho y hecho
Ayer, las amenazas de San Gil se convirtieron en realidad. Una vez que la noticia fue filtrada a los medios de comunicación, Mariano Rajoy no tuvo otra opción que comparecer ante los periodistas para asumir la salida de San Gil.

“Apoyo” de Rajoy
“Sólo quiero decir que he apoyado siempre a María San Gil y que, tome la decisiones que tome, la seguiré apoyando”, comentó Rajoy a los periodistas en compañía de su jefa de prensa y del diputado del PP por Álava y estrecho colaborador, Alfonso Alonso.

“Esfuerzos”
Fuentes cercanas a la dirección se empeñaron en asegurar que Rajoy ha hecho y sigue haciendo “todos los esfuerzos” y tiene toda la “disposición” para que San Gil siga siendo presidenta del partido en el País Vasco. Sin embargo, esta opción cada vez parece más improbable.

“No hizo nada”
Incluso, varios medios de comunicación cercanos al entorno de San Gil indican que, en privado, Rajoy respondió con extrema indiferencia a la decisión de la política vasca y que no hizo nada para impedir su salida. Según ellos, todo responde a la “consumación de la jugada final” contra la política vasca, por lo que no sería de extrañar que la filtración hubiese salido del entorno del líder del Partido.

Quedan 30 días
Sea como sea, lo que está claro es que las diferencias entre el ala dura y moderada del Partido Popular son insalvables. En este contexto, la cuestión estriba en saber si en los 30 días que faltan para que se celebre el congreso del PP, la facción más conservadora del partido se atreverá a plantar cara a Rajoy y sus colaboradores, Gallardón entre ellos.

Aznar
De momento, todavía resuenan las palabras que José María Aznar pronunció el lunes pasado. “En política, la confianza es esencial”, dijo el ex presidente en una conferencia que pronunció en FAES.

jmgarrido@elplural.com.

Hoy Rajoy podría encontrarse con un nuevo candidato y la renuncia de San Gil

 POLÍTICA

 

Todo el PP, pendiente de un nuevo lunes de pasión

Hoy Rajoy podría encontrarse con un nuevo candidato y la renuncia de San Gil

Hoy es lunes, y como todos los últimos lunes, en el PP estarán temblando con las novedades que les pueda traer este 19 de mayo, festividad de San Crispín de Vitervo. Este fue el primer santo que canonizó Juan Pablo II y de él dicen que era muy exigente ante todo lo que sucedía por causa de los enfrentamientos que había en la Orden capuchina. Y es que para Mariano Rajoy y su equipo, los últimos acontecimientos no les hacen concebir esperanzas de que las cosas puedan enderezarse. Basta echar una mirada a lo sucedido los tres últimos lunes del calendario para darse cuenta de ello.

<!–

En el primero, Zaplana anunciaba su marcha a Telefónica y dejaba su puesto en la bancada popular, eso sí, no se puede decir que el ex-portavoz no saliera ganando con el cambio, unos ingresos superiores al millón de euros bien valen una retirada. En el segundo lunes, Ángel Acebes anunciaba su pase a la reserva, un anuncio realizado el mismo día en que Rajoy daba a conocer su nuevo equipo en el Senado, y que venía a significar el abandono de la nave popular de uno de los últimos hombres de Aznar. Su marcha venía a cerrar un ciclo iniciado cuatro años atrás cuando la derrota inesperada de las urnas obligó a Mariano Rajoy a iniciar unas labores de oposición de tan nefasto recuerdo y que a la postre desembocaron en la última derrota de las urnas.

Diversos frentes
Y llegamos al día de hoy. Este lunes se augura un nuevo calvario para el líder del PP. Primero, porque hoy mismo, tal y como publicó ayer El Plural, Alejandro Ballesteros, uno de esos diputados pertenecientes a la “generación perdida” -aquellos jóvenes que promocionó José María Aznar, pero que se han quedado en nada, a mitad de camino entre los veteranos y las nuevas caras como Soraya Sáenz de Santamaría o José María Lasalle-, con el pase a la reserva puede anunciar sus intenciones de encabezar una candidatura alternativa a presidir el partido. Unido a este más que probable anuncio, Rajoy y todo su equipo estarán hoy pendientes de lo que puede suceder en el País Vasco. Allí las aguas siguen revueltas y por mucho que desde el entorno de Rajoy se le quiera restar importancia a las últimas manifestaciones realizadas por María San Gil, lo que ocurra hoy en la Junta directiva de aquella comunidad puede desembocar en una crisis de incalculables consecuencias para el futuro más inmediato del partido.

La mala racha de Rajoy
Es como si a Mariano Rajoy alguien le hubiera puesto unas velas negras o echado un mal de ojo; pero a pesar de todo, él se ha mantenido firme en sus convicciones y sigue, sigue, sigue… como el conejito de las pilas de Duracell. Puede que esta actitud de Rajoy, incompresible para muchos dentro del partido, y compartida por su equipo de fieles, signifique o una huida hacia adelante o que su estrategia esté perfectamente medida para eliminar de uno o varios plumazos muchas de las ataduras heredadas tras el aznarismo. Pero una cosa está clara y esta no es otra que, a un mes de la celebración del Congreso, si Mariano Rajoy quiere ser un líder convincente, debe eliminar cuanto antes esa sensación de descontrol que externamente está trasladando a sus militantes y tomar decisiones creíbles para amortiguar el ensañamiento general, en buena medida a causa de su posición ambigua, que ahora afecta al Partido Popular y que está llevando a mostrar al principal partido de la oposición como un partido sin rumbo y a la deriva.

Un día clave
Por todo, ello hoy es un día clave. De lo que pueda suceder en el País Vasco puede depender que Mariano empiece a enderezar el rumbo. Todos en este PP , un partido aún dependiente de Aznar, y eso es lo verdaderamente peligroso para el heredero, saben que María San Gil es un referente clave, aunque, eso sí, más por su personalidad y esa solitaria tenacidad para luchar en un frente complicado en una comunidad complicada y que la hace diferente al resto de comunidades, que por los resultados políticos obtenidos de su gestión en el País Vasco, unos resultados que de darse en otros lugares de nuestra geografía ya habrían significado su sustitución inmediata. Pero en el País Vasco se asume la especial situación y dificultad de un partido nacional en un feudo nacionalista, aunque la lectura no es igual para el PSOE, que sí acumula mejores réditos quizá amparado por una política más permisible y de estrechar lazos y posibles alianzas con los nacionalismos.

Aprender de los errores
Los afanes y estrategias de este nuevo PP, y que por desgracia para muchos se ha visto plasmado en la nueva ponencia política del partido, una ponencia que en nada difiere de los planteamientos de María San Gil, de ahí que nadie entienda su espantada, es un ejercicio de reflexión paralela con Cataluña, donde la pérdida de apoyo electoral de los populares está en caída libre. Pero la arrolladora personalidad de San Gil, no obstante, envuelve o disimula otras carencias mientras el PP está precisamente carente de reflexión tormenta tras tormenta. Y así es imposible, porque el aguacero no cae igual para todos; porque se ha hecho una selección entre militantes con plenos derechos y militantes contenidamente sumisos que esperan una revuelta definitiva.

Militancia desorientada
Una revuelta que ya empieza a ser clamor entre parte de la militancia del PP. Una militancia que ya no se oculta y grita a Esperanza Aguirre que ya es hora de acabar con lo que ellos creen la indefinición de Rajoy y la animan incluso a crear un nuevo partido, tal y como ocurrió recientemente en Madrid con ocasión de la inauguración de un monumento a los guardias civiles asesinados por ETA en Madrid en 1986.

UPyD a la espera
Pero volviendo a la reunión que este lunes mantendrán los populares vascos, fuentes consultadas por El Plural han señalado que entre los asistentes se tiene ya el convencimiento que la decisión de María San Gil de abandonar la presidencia del partido en el próximo congreso a celebrar posiblemente en julio, tal y como pretende la todavía presidenta, sea ya un decisión sin marcha atrás. Una decisión esta, que unida a los agravios que puede empezar a sufrir la dirigente popular en los próximos días, empieza a ser mirada con especial atención en UPyD, el partido de Rosa Díez, que abriría los brazos encantado esperando a desengañados del PP.

Y quedan cuatro lunes…
Este desembarco en el nuevo partido, sería, en todo caso, el efecto secundario de esta cruzada personal (o con otros) que lleva camino de causar efectos devastadores. Eso sí, nada comparables a los que Aznar o Rato podrían causar si median por San Gil en los próximos días. “Ese golpe sí que no lo supera Mariano”, advierten dirigentes del PP, “Si de aquí al congreso Aznar o Rodrigo Rato rompen su silencio y se deciden por salir en ayuda de María San Gil que el presidente empiece a pensar en seguir los pasos de Zaplana y Acebes”. Y es que a falta de cuatro lunes para la celebración del Congreso, y vistos tales antecedentes, quien puede asegurar que eso no sucederá.

Jesús Cascón es director de Bejarnoticias, diario digital de Béjar 

Las verdaderas razones de la crisis del PP.

POLÍTICA

Las verdaderas razones de la crisis

El PP deberá abordar en el congreso de Valencia su segunda refundación, aunque ello suponga una escisión

Gustavo de Arístegui parece haber limado sus asperezas con Rajoy y disipado sus dudas sobre la necesidad o no de presentar batalla en el próximo Congreso Nacional, tras anunciar al líder del PP que contribuirá con su esfuerzo “a trabajar con todos los compañeros para lograr la unidad del partido”. Palabras pronunciadas el viernes tras haber mantenido una larga reunión con el presidente Mariano Rajoy. La presidenta del PP del País Vasco, María San Gil, propondrá el próximo lunes a la Junta Directiva regional el adelanto al mes de julio del congreso que los conservadores vascos tienen previsto desarrollar en octubre.

<!–

En esa reunión, a buen seguro que San Gil deberá explicar a sus compañeros cuáles han sido las verdaderas razones por las cuales la presidenta ha decidido estos días abandonar la ponencia política de la que iba a ser firmante, alegando su falta de confianza en Rajoy. Unas declaraciones que han supuesto todo un varapalo para el presidente nacional de esta formación política. En la reunión, que puede decidir el futuro del PP en aquella comunidad, los diputados proclives a Rajoy y a su política de acercamiento a los nacionalistas esperarán una aclaración, “y que esta sea convincente” sobre los verdaderos motivos que han llevado a María San Gil a desmarcarse de una ponencia, que según dicen sus propios compañeros de redacción, “había aceptado todos los planteamientos de la presidenta del PP-Vasco”.

Conocer los motivos
“La verdad es que a día de hoy seguimos sin conocer los motivos que han llevado a San Gil a tomar esa decisión. Todos hemos podido leer la ponencia, y ver cómo en ella no hay nada que demuestre que el PP se va entregar en manos de los nacionalistas, o que el partido va a cambiar de estrategia…” “Por tanto, otras deben ser las razones que deberá darnos María San Gil en la reunión del lunes si no quiere ver quebrarse la confianza que tenemos depositada en ella…” Quien así se ha pronunciado a El Plural es un viejo militante del PP-Alavés, quien además ha manifestado que no le cabe la menor duda, que detrás de esta decisión de San Gil podrían estar otros compañeros de partido y algunos medios de comunicación, quienes se han fijado en la dirigente vasca para intentar poner contra las cuerdas a Mariano Rajoy para pasarle factura por sus últimas decisiones.

Todos miran hacia Mayor Oreja
Aunque sin citar su nombre todos en el PP del País Vasco ven la mano de Jaime Mayor Oreja detrás de las declaraciones de María San Gil. Y es que para nadie pasaron desapercibidas las palabras pronunciadas el pasado miércoles por Mayor Oreja en su intervención en el programa de Popular TV, La Noche de Isabel San Sebastián. En ese programa, y espoleado por la conductora del programa, el parlamentario europeo venía a reconocer sin ningún tapujo que lo que el PP necesita en estos momentos tan difíciles que estamos viviendo “era contar con un liderazgo fuerte a nivel nacional, y menos protagonismo por parte de los barones territoriales, que para lo único que está sirviendo es para condicionar la política de firmeza que debería llevarse por una presidencia fuerte, frente a la política de tierra quemada de Zapatero”.

El peligro de la desconfianza
Unas críticas que vienen a coincidir en el fondo, con las realizadas por San Gil cuando afirmaba que su abandono de la ponencia se debía a una falta de confianza en Rajoy. Pero lo malo para el presidente nacional de los populares, es que esa falta de confianza se extienda como un reguero de pólvora entre otros dirigentes del partido y que la misma impregne entre los asistentes al próximo Congreso a celebrar en Valencia. Rajoy y los suyos saben que de suceder esto último, el liderazgo del Presidente Nacional podría ponerse en entredicho y dar paso a una candidatura alternativa.

Refundación y escisión
En ese mismo programa, y acompañando a Mayor Oreja, el ex-ministro de la UCD, Otero Novas, venía a decir que el principal problema con el que hoy se encuentra el PP, es que en este partido coexisten a día de hoy una serie de tendencias políticas que van desde los centristas convencidos hasta la derecha más extrema, según la definió otra de las tertulianas, Charo Zarzalejos. En los extremistas se apoyó Rajoy en la pasada legislatura para hacer una dura oposición contra el Gobierno de Zapatero. En este planteamiento, realizado por Otero Novas, es donde deberíamos buscar las raíces de la actual crisis del PP. Y es que frente “al España se rompe”, “el Gobierno cede ante los terroristas y el “no hay que pactar con los nacionalistas…”, postura defendida por San Gil, Mayor Oreja y Ana Botella entre otros, está la nueva política que se quiere impregnar desde el nuevo equipo de Mariano Rajoy.

La nueva política
Una política para hacer creíble una oposición que pueda aspirar, sin dar miedo a nadie, a ganar las próximas elecciones generales. Una política esta última, que como estamos viendo estos días, no puede ser llevada a cabo con la tranquilidad necesaria mientras en el PP sigan coexistiendo estas dos posiciones. El bumerán lanzado en la anterior legislatura, con el visto bueno de Rajoy, todo hay que decirlo, continúa a día de hoy dando vueltas y vueltas, y golpeando al líder de la oposición cada vez que pasa por su lado. Sólo queda esperar a ver si es capaz de detenerlo, aunque para eso los populares tengan que afrontar en el próximo Congreso su segunda refundación. Y quién sabe si con ello a una escisión del partido.

Sobre la posible marcha del PP de María San Gil.

POLÍTICA

Villalobos quiere que la vasca “se vaya”, pero Feijoo no la ve “de embajadora del Vaticano”

¿Llegó a llorar San Gil por el trato “casi vejatorio” que le dispensó el ideólogo de Rajoy?

JOSÉ MARÍA GARRIDO

“¿Quién es esta tía, no se ha enterado que el PP ha cambiado?” se preguntó indignado José María Lasalle, uno de los colaboradores más fieles y cercanos de Mariano Rajoy, sobre María San Gil, la presidenta del Partido Popular Vasco que ya no se fía de la dirección nacional del partido.

<!–

Según informan diversos medios de comunicación muy cercanos a María San Gil y al ala más dura del PP, la dirección del partido está dispensando una “actitud de acoso y derribo” contra la dirigente vasca. Incluso, aseguran que María San Gil ha estado a punto de llorar en varias ocasiones debido al “trato vejatorio” que le está dispensando en los últimos días José María Lasalle, la nueva mano derecha de Rajoy.

“Que se vaya”
Mientras tanto, Celia Villalobos, esposa de Pedro Arriola -el gurú del PP que más odio despierta entre los medios de comunicación conservadores-, habría aprovechado una conversación en “los pasillos” del Congreso para afirmar que “lo que debería hacer San Gil es abandonar el PP”.

Embajadora del Vaticano
Por su parte, el presidente del PP gallego y amigo íntimo de Mariano Rajoy, Alberto Núñez Feijóo, también ha ironizado sobre una posible marcha de María San Gil y, comparándole con el ex alcalde socialista coruñés Francisco Vázquez, ha señalado que “lo que está seguro es que no la vamos a nombrar embajadora del Vaticano”.

Lista alternativa
Entre tanta polémica, Rajoy prefiere guardar silencio a la espera de que sus detractores finalmente no se animen a plantarle cara en el Congreso que el Partido Popular celebrará el próximo 20, 21 y 22 de junio. Opción, cada vez más probable según la emisora de los obispos.

Desmentido de Pons
Por si acaso, el diputado del PP, González Pons, avisa que “habría que ser muy suicida para deslegitimar la candidatura del líder del PP, Mariano Rajoy”. Pons también ha aprovechado la ocasión para desmentir las informaciones que acusan a su compañero Lasalle de ofrecer un “trato vejatorio” a San Gil.

jmgarrido@elplural.com