Las mujeres reinventan el feminismo.

 

mujeres_islam

MAGDA BANDERA – Madrid – 08/03/2009 09:00
Sonia Nuñez sigue un ritual. Inaugura su curso sobre Género y medios de comunicación en la Universidad Rey Juan Carlos, con una pregunta a sus estudiantes: “¿Existe discriminación por razón de sexo?” La respuesta es casi unánime: “No”. Lo curioso es que las chicas suelen contestar con más contundencia que sus compañeros. Ellos son “bastante más cautos”, temen que se les tache de machistas, dice esta especialista en género.

A continuación, Nuñez saca su informe favorito, Las académicas en cifras, elaborado por el Ministerio de Educación y Ciencia en 2007, y les pide comparar el número de licenciadas con el de catedráticas. El rechazo ante la desproporción también es generalizado. Todo cambia cuando la profesora propone cuotas para acabar con esa desigualdad. “Entonces muchas jóvenes las aprueban, siempre que sean temporales y tengan fecha de caducidad. Ellos, en cambio, se muestran totalmente reacios”, compara Nuñez.

Existe un peligroso espejismo de igualdad, alertan las más conscientes

Crear conciencia sobre la discriminación que aún sufren las mujeres no es fácil en un país donde se ha alcanzado la igualdad formal, dicen las feministas. Algunas de ellas incluso evitan definirse como tales. “La palabra feminismo produce cierto rechazo entre las jóvenes. Las leyes han avanzado mucho y el machismo es más sutil. Por eso, muchas chicas creen que ya no hay nada que reivindicar y piensan que el feminismo busca la superioridad de la mujer”, afirma Mayka Cuadrado, secretaria general de la Federación Mujeres Jóvenes.

Revuelo en las sillas

“Otra de las razones por las que muchas consideran que el feminismo es una rémora del pasado es la falta de renovación de los mensajes”, explica Carmen Castro, responsable de la web singenerodedudas.com. Esta economista, de 41 años, es consciente de que usar términos como “patriarcado” hace que se remuevan las sillas en algunos foros.

Las nuevas feministas huyen del encorsetamiento

Buena parte de las nuevas feministas también critica que no haya relevo generacional. “Sienten que las mayores las tratan como a las jóvenas a las que les falta experiencia”, agrega Castro.

Para esta ciberfeminista, los grupos de mujeres que se han creado en los últimos años en Internet han aportado aire fresco al movimiento. Muchas de estas comunidades son plurales y huyen del encorsetamiento. Militan en movimientos globales y combinan su feminismo con la preocupación por el medioambiente y la desigualdad a todos los niveles.

Otra característica común en los espacios de mujeres en la Red es la ausencia de líderes. En ellos se busca coordinar la acción política y compartir experiencias. Nuñez considera que ese intercambio es fundamental para desenmascarar la persistencia “del techo de cristal y el suelo pegajoso” que aún limita el progreso de las mujeres. “El problema es que asumen que, si no llegan a más, se debe a que, en esencia, tienen menos ambición o prefieren tener hijos”, resume.

La filósofa Amelia Valcárcel, uno de los referentes del feminismo en España, aún va más allá: “Existe un espejismo de igualdad en el mundo occidental que conduce al ¿Qué más queréis, si ya sois iguales? y a que las mujeres crean que no progresan porque no son válidas, no por las barreras sociales”. Por eso, la autora de Feminismo en el mundo global (Cátedra) apuesta por la renovación. “Patriarcado es una palabra muy buena, pero para crear conciencia en su grupo de edad, las más jóvenes tienen que inventar su propio medio y su lenguaje”, anima Valcárcel. También les aconseja recordar que las conquistas no son irreversibles.

1236467510817feministasdetalledn1

Anuncios

España baja al puesto 17 de la clasificación internacional de igualdad de género

Los países nórdicos vuelven a ocupar las primeras posiciones del ranking

  • Fecha de publicación: 13 de noviembre de 2008

Noruega, Finlandia, Suecia e Islandia son, un año más, los países con menor desigualdad entre hombres y mujeres del mundo. Todos alcanzan notas por encima del ocho, según la clasificación que elabora todos los años el Foro Económico Mundial (FEM) y que fue presentada ayer. Al final de la tabla aparecen Pakistán, Arabia Saudí, Chad y Yemen.

España, que en 2007 entró por primera vez en el club de los diez países más paritarios, baja en esta ocasión hasta el puesto 17 del ranking. El Foro considera que nuestro país ha cubierto en casi un 73% la brecha de igualdad que aún discrimina a las mujeres en la vida económica, política y social.

El informe documenta la evolución de la igualdad de género en 130 países, que suman más del 90% de la población mundial, a partir de indicadores como la participación de las mujeres en la vida económica y laboral, salarios, la representación política, la educación, sanidad y expectativa de vida.

Las españolas se colocan a la cabeza en cuanto a acceso a la educación secundaria y universitaria, y también en esperanza de vida

Lo que ha hundido a España en la lista es la diferencia de salarios. Las españolas siguen ganando de media entre un 25% y un 30% menos que sus colegas masculinos de igual categoría y en el mismo puesto de trabajo. En este punto concreto, somos uno de los siete países más desiguales del mundo, el 124 de 130.

Por el contrario, las españolas se colocan a la cabeza en cuanto a acceso a la educación secundaria y universitaria, y también en esperanza de vida. Están en sexto lugar en número de ministras, en octavo en representación parlamentaria y, del uno al siete, alcanzan una nota de 3,6 en presencia en los órganos de decisión empresarial y económica.

Otros países europeos que han perdido posiciones respecto a la clasificación del año pasado son Alemania, del puesto siete al 11, y Reino Unido, del 11 al 13. En cambio, Francia ha ganado 36 puestos para colocarse en el escalón número 15, y Suiza pasa del 40 al 14.

Escepticismo del Ministerio

El Ministerio de Igualdad ha acogido con escepticismo los datos del informe del Foro Económico Mundial referidos a España. El departamento que dirige Bibiana Aído ha insistido en que nuestro país “sigue en los puestos de cabeza en el ranking mundial” de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres como demuestran estadísticas y estudios nacionales e internacionales.

El estudio del FEM “mide la disminución de la brecha de género que se da en un país respecto a su situación un año antes”, ha precisado el Ministerio, que ha recalcado que no se trata de una comparativa entre países.

Igualdad ha recordado que la brecha salarial en España ha disminuido 1,2 puntos

Por eso, dice, se dan resultados “tan paradójicos como que Filipinas se sitúe por delante de España en materia de igualdad o que Mozambique haya pasado del puesto 43 en 2007 al 18 en 2008”.

Además, el Ministerio ha recordado que, según la última encuesta de estructura salarial del Instituto Nacional de Estadística (INE), la brecha salarial en España ha disminuido 1,2 puntos.

También ha querido destacar que el porcentaje de ministras ha crecido del 43,65% en 2007 al 52,94% este año y el número de diputadas se mantiene en torno al 36%, mientras que la presencia de mujeres en los parlamentos autonómicos ha pasado del 35% en 2004 al 41,62% actual.

Las mujeres cobran 5.800 euros menos al año que los hombres.

mujer_trabajadora1

El salario medio femenino se situó en 16.245 euros anuales en 2006 y el masculino, en 22.051

  • Fecha de publicación: 6 de noviembre de 2008

Las diferencias salariales entre hombres y mujeres siguen siendo notables. En 2006, las féminas trabajadoras cobraron, de media, un 26,3% menos que los varones, según los datos definitivos de la Encuesta de Estructura Salarial publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Mientras el salario medio femenino se situó en 16.245,17 euros anuales en 2006, el masculino lo hizo en 22.051,08 euros, siendo la diferencia entre ambos de algo más de 5.800 euros.

Esta brecha podría matizarse en función de distintas variables, como el tipo de contrato, de jornada, de ocupación, la antigüedad o el tamaño de la empresa, factores todos ellos que influyen en las retribuciones, indica el INE, que también aprecia diferencias salariales entre regiones, actividades económicas, titulaciones o edad.

Además, por primera vez la encuesta tiene en cuenta la variable de la nacionalidad. En este sentido, señala que los extranjeros no procedentes de la Unión Europea o de Estados Unidos cobran menos que el resto. Así, en 2006 los salarios de los inmigrantes fueron entre un 25% y un 35% inferiores al promedio, mientras los norteamericanos y los europeos cobraban sueldos por encima de la media española.

El informe añade que el salario bruto medio de los españoles alcanzó en el año analizado los 19.680,88 euros anuales, frente a los 60.342,39 euros de los directivos de empresas y los 42.894,55 de los gerentes, lo que supone una diferencia del 206,6% y del 118%, respectivamente.

Asha: adolescente, violada y lapidada.

La joven acusada de adúltera y ejecutada por islamistas en Somalia tenía 14 años

LALI CAMBRA – Ciudad del Cabo – 01/11/2008

Ni era una mujer, ni tenía 24 años, ni era una adúltera. Si hay un país en el mundo en el que lo malo se convierte en peor, ése es y desde hace décadas, Somalia. Y la historia de Asha Ibrahim Dhuhulow, la supuesta mujer de 24 años lapidada en público el pasado lunes en la ciudad portuaria de Kismayo, es sólo un reflejo. Porque no era mujer, sino casi niña. Asha no tenía 24, sino 14 años. No había cometido adulterio. Había sido violada por tres hombres del clan más poderoso de la ciudad. Ayudados por el tribunal islámico impuesto por las milicias integristas de Al Shabab, la muerte a pedradas de la menor sirvió para borrar todo rastro del crimen.

Somalia

A FONDO

Capital:
Mogadiscio.
Gobierno:
República.
Población:
9,558,666 (est. 2008)

<!–

Enlace Ver cobertura completa

–>

La noticia en otros webs

Una hora antes de que la ejecutaran, Asha logró llamar a su padre

Padecía epilepsia y necesitaba ser tratada, pero la guerra la atrapó

Fue engañada por sus agresores y de denunciante pasó a denunciada

Algunos testigos intentaron ayudarla, pero abrieron fuego contra ellos

Somalia, inmersa en el caos entre un gobierno incapaz, señores de la guerra, islamistas radicales, ejército etíope, piratas, soldados de la fuerza de paz africana, (a sumar Estados Unidos, con esporádicos ataques aéreos), algunos enfrentados, todos armados, acumula víctimas. Asha, una más.

Asha no sólo murió víctima. Nació víctima ya. En el campo de refugiados de Hagardeer, en el sur de Kenia, en 1995, donde su familia tuvo que refugiarse tres años antes, huyendo desde Mogadiscio de los ataques contra su clan, el de los Galgale, una minoría en Somalia. Fue la última en nacer, la decimotercera de seis hermanos y seis hermanas, según explicó Ibrahim Dhuhulow, el padre de la niña, por teléfono.

Con la voz quebrada, Dhuhulow relató que Asha, que acudía a la escuela en el campo de refugiados, padecía epilepsia, por lo que la familia decidió enviarla con su abuela en Mogadiscio, donde podría recibir mejor atención médica. Kismayo estaba en su camino. Pero no contaban con la sempiterna guerra. En agosto, las milicias integristas de Al Shebab se hicieron con el control de la ciudad. Asha, “una niña muy dulce, muy humilde”, se quedó atrapada en Kismayo, donde pudo sobrevivir estos dos meses gracias a los conocidos que había hecho en el camino. El dinero para llegar a Mogadiscio se le acababa, según decía a su padre por teléfono. La noche del sábado, tres hombres se le acercaron y la obligaron a acompañarlos a la playa, donde la violaron.

Bajo consejo paterno, ella acudió a los tribunales y denunció a sus violadores, que fueron arrestados. Y aquí se inicia, según declaraciones de Ibrahim Dhuhulow, la serie de desatinos que acabarían con la niña atada y enterrada hasta el cuello, lista para la ejecución.

Una hora antes de que la ejecutaran, Asha logró llamar a su padre. “Me dijo: ‘Papá, soy tu hija, me van a matar, por favor, diles que me perdonen’. Le pregunté quién la iba a matar y por qué alguien iba a hacer algo así. Me dijo que el hombre a su lado no le permitía decirme las razones. Le pedí hablar con el hombre. Le pregunté: ‘¿Quién eres tú?, ¿por qué vas a matar a mi hija?’. Me contestó que no me podía responder a eso, ‘pero que sepas que tu hija va a ser lapidada en una hora’. Me desmayé”.

De acuerdo con la reconstrucción que el padre y los conocidos de Asha en Kimbayo han podido ir haciendo de los hechos, los familiares de sus agresores la convencieron con buenas palabras para que acudiera al tribunal islámico, retirara su acusación y perdonara a los tres hombres. Le darían dinero y joyas. Ella accedió, pensando que podría llegar a Mogadiscio con el dinero. Mientras, los mismos familiares acusaron a Asha ante el Tribunal Islámico por extorsión. Cuando Asha, en su inocencia, retiró la denuncia, fue arrestada y acusada de adulterio, de mantener relaciones sexuales sin estar casada.

“No le preguntaron nada, no trataron de hablar con ella, ni siquiera la visitó un médico”, asegura Hassan Shire Sheik, director del Proyecto de Defensa de los Derechos Humanos en el Este y en el Cuerno de África (EHAHRDP). “Se hacen llamar tribunales pero no tienen ningún conocimiento legal”. Shire Sheik confirma las palabras del padre de Asha según las cuales la niña se quedó sin defensa alguna también por el carácter minoritario de su clan, que no posee armas. “Nadie de su clan estaba en la ciudad, nadie armado estaba a su favor”. Sheik, impulsor de diversas asociaciones de defensa de los derechos humanos en Somalia -por lo que tuvo que huir de su país y refugiarse en Canadá y Uganda-, se sulfura al hablar del caso: “Ni cuando las Cortes Islámicas se hicieron con el control de Mogadiscio en 2006 vimos ejecuciones así. ¿Dónde está la ley? ¿Quién la defendió? ¿Cómo se mata a una niña de catorce años? Están locos”.

Lo mismo debieron de pensar los testigos de la ejecución. Un millar de personas que se acercaron al estadio de fútbol de Kimbayo, a los que se les dijo que se iba a lapidar a una mujer de 34 años, prostituta, bígama, adúltera. Pero pudieron ver y oír a Asha antes de que le cubrieran la cabeza con un capuchón. Asha la niña protestaba su inocencia. Unos cuantos trataron de romper filas y acudir en su ayuda.

Los milicianos integristas abrieron fuego contra la multitud. Mataron a un niño. Otras seis personas resultaron heridas. Por ello, posteriormente, los islamistas se disculparon y aseguraron que buscarían a los responsables de los disparos. No por las piedras, transportadas hasta el estadio en un camión. Nadie más se atrevió a proteger a la pequeña. Cincuenta hombres rodearon a Asha, la cubrieron la cabeza en un capuchón sollozante, e iniciaron el lanzamiento de proyectiles.

Hasta tres veces tuvieron que interrumpir la ejecución para comprobar si la niña todavía vivía. “Mi niña iba a la escuela, mi niña iba a ver a su abuela, no sé qué tipo de ley permite matar a una niña de catorce años”, se desespera Ibrahim Dhuhulow, que sabe que algunos testigos dicen que parecía que la niña tenía problemas mentales y le duele pensar que pudo haber tenido un ataque epiléptico sin ser asistida por nadie más que por sus verdugos.

No es el único que se desespera. El responsable de EHAHRDP recuerda que Al Shabab es un grupo calificado de terrorista por el gobierno de los Estados Unidos, con vínculos con Al Qaeda. Al Shabab (La Juventud) fue formado como reacción a la invasión del ejército etíope de Somalia en 2006 para, con el patrocinio de los Estados Unidos, acabar con la Unión de Cortes Islámicas que se habían hecho con el control de buena parte del sur del país y de su capital. El Islam practicado en Somalia ha sido siempre moderado, pero parece que eso se acaba. “Van camino de convertirse en talibanes, estamos asistiendo a una primera fase de la conversión de Al Shabab en talibanes”, asegura Shire Sheik, que considera que la ejecución de Asha “es una muestra de lo que nos espera: asesinatos públicos a sangre fría y publicitados por todos los medios para dar ejemplo”.

El defensor de los derechos humanos somalí considera que Asha sirvió no sólo para cubrir a los autores de la violación, “sino también para atemorizar a la población, a aquellos clanes que no tienen poder”. Para Shire Sheik, “es necesaria una intervención internacional efectiva y poder salvar lo que nos queda de Somalia”.

EHAHRDP publicó recientemente un informe sobre la violación de los derechos humanos en el país del Cuerno de África en el que se constata que el respeto por la vida de los ciudadanos en Somalia no es preocupación ni del gobierno que se apoya en el ejército somalí, ni de los grupos integristas islámicos que van, poco a poco, recuperando el terreno perdido. Se calcula que nueve de cada diez ciudadanos ha sido obligado a dejar sus casas en los dos últimos años. Un millón de personas ha sido desplazado por el conflicto bélico.

Amnistía Internacional, condenó ayer duramente la ejecución de Asha, cuya muerte “es otro caso de abuso de derechos cometidos por combatientes en el conflicto de Somalia, otro que demuestra la importancia de investigar y documentar dichos abusos a través de una Comisión Internacional de Investigación”.

Ibrahim Dhuhulow tiene a sus hijas enfermas por el dolor. Su suegro, su cuñado y dos de sus hermanos fueron asesinados por clanes rivales. A él le hirieron y, herido, huyó de Somalia. Ahora, sólo recuerda una y otra vez las últimas palabras de Asha a punto de ser asesinada.

Día contra el cáncer de mama.

  • Es el tipo de tumor que más sufren las mujeres.
  • Cada año se diagnostican en España cerca de 16.000 nuevos casos.
  • Un 80% de mujeres que se recuperan totalmente de la enfermedad.
  • Minuteca todo sobre:

    En el Día Mundial del Cáncer de Mama, la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) asegura que una de cada diez mujeres padecerá la enfermedad a lo largo de su vida y que ocho de cada diez afectadas lograran superar la enfermedad. Para ello, una detección precoz es fundamental así como la importancia de las mamografías y la auto-exploración.

    La detección precoz y la eficacia de los medicamentos hacen que la esperanza de vida aumente

    La AECC ha presentado una nueva campaña en la que intentan fomentar las revisiones mamográficas periódicas en mujeres de más de 50 años. Por su parte Isabel Oriol, presidenta de la Asociación Española contra el Cáncer, explicó que el objetivo es “concienciar y llegar” a todas las mujeres españolas de la importancia de una detección temprana con el fin de obtener un mejor pronóstico.

    Si por el contrario, en una exploración se detectase la enfermedad, aseguró que hay un “protocolo de actuación donde se informa a la paciente de los pasos a seguir” y recordó los programas de apoyo que tiene la AECC tanto para las mujeres como para las familias que lo deseen.

    16.000 casos al año

    Cada año se diagnostican en España cerca de 16.000 nuevos casos de cáncer de mama. Según asegura la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria, este tipo de tumor es el que más sufren las mujeres. A pesar de estos datos, el optimismo está en un 80% de mujeres que se recuperan totalmente de la enfermedad.

    Los avances científicos que ven la luz cada año, la detección precoz y la eficacia de los medicamentos hacen que la esperanza de vida vaya en aumento cada año. Aunque los datos no dejan de alarmar. Es la primera causa de muerte entre mujeres de 35 a 45 años y las posibilidades de curación de la enfermedad tras un diagnóstico a tiempo llega a superar el 80% de supervivientes a los 5 años.

    Otro factor de riesgo en el que hacen hincapié los expertos, a parte de la edad, es la obesidad, el haber no tenido hijos o tenerlos tarde así como una primera menstruación precoz o una menopausia tardía. A pesar de ser una enfermedad que se asocia a las mujeres, no sólo la padecen ellas: del 1% de los hombres también lo sufren con el inconveniente de que su diagnóstico es más difícil.

    Artículos relacionados