LA CORRUPCIÓN URBANISTICA NO HA SIDO CASTIGADA EN LA URNAS.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • José Garc�a Abad
  • JOSÉ GARCÍA ABAD

    29/05/2007

Ecos de S.A.

El ladrillazo no ha sido suficientemente castigado en las urnas

El ladrillazo apenas ha sido castigado en las urnas o al menos lo ha sido muy selectivamente. En efecto, la corrupción urbanística ha golpeado con más rigor a los ayuntamientos del PSOE incriminados que a los gobernados por el Partido Popular, un hecho que tiene una doble lectura, una buena y otra mala. La buena es que el ciudadano da por supuesto que la izquierda debe ser ejemplar y castiga a esta con más rigor cuando sus representantes se venden. La mala indica una manga demasiado ancha de los ciudadanos ante el enriquecimiento ilícito o al menos una insuficiente sensibilidad ante el poder corruptor del ladrillo.

 Algo ha dicho el electorado pero no parece suficiente: En las filas del PP, Carlos Fabra el incombustible cacique de Castellón, se crece; Francisco González aumenta su mayoría en Mogán, el municipio de Gran Canarias salpicado por el escándalo urbanístico donde el PP consigue un concejal más; Andratx parecía que iba a tumbar al presidente balear Jaume Matas pero los populares cosecharon tres concejalías más; en Alhaurín el Grande los conservadores consiguen mejorar sus resultados; en las Navas del Marqués el popular Gerardo Pérez continuará como alcalde a pesar de sus desmanes contra aquel entorno paradisíaco. En cambio en Ciempozuelos el PSOE pierde dos regidores; en Seseña en la que se reafirma Izquierda Unida el PSOE perdió un edil, y prácticamente han sido barridos de Marbella.

Parece como si el pueblo soberano, siguiendo las indicaciones de Guizot el primer ministro de Felipe de Orleáns hubiera ordenado a sus representantes: “¡Enriqueceos!. La voz del pueblo es la voz de Dios pero en algunas localidades la conciencia popular aparece un tanto narcotizada y alguien debería sacudirla convenientemente. Al menos el Gobierno central no debería caer en laxitud ante la constatación puesta de manifiesto el pasado domingo de que la corrupción urbanística tiene un coste electoral cercano al cero. Incluso empiezo a convencerme de que en estos asuntos de recalificaciones y permisos para matar el paisaje determinadas decisiones deberían tomarse desde el Estado Central. El argumento de acercar la Administración a los administrados parece saludable salvo en los casos en que semejante proximidad alcanza el contubernio.

El diario El País del pasado 23 de mayo abría su primera página con una foto cuyo pie rezaba: “El desastre urbanístico de la Costa del Sol, visto desde el aire”. Mi primera impresión fue que aquella imagen en la que se veía una gigantesca muralla de edificios que tapaban el mar y hasta la montaña no era en realidad una foto sino una maqueta tremendista de lo que nos podría ocurrir si no hacíamos algo para evitarlo. Pero no, aquello, está ya allí: la costa malagueña está enterrada por 300.000 viviendas construidas en menos de una década.

Solo el Estado puede tomar las riendas de este asunto y me da la impresión de que la nueva Ley del Suelo que entrará en vigor el próximo 1 de julio no es suficientemente disuasoria. Sin embargo peor es no hacer nada y al menos la nueva norma aumentará la transparencia en el sector, los terrenos serán valorados conforme a su naturaleza y no por las expectativas de futuras reclasificaciones y se reserva el 30 por cien del suelo nuevo a viviendas de protección social. Se ha presentado como una vacuna contra la corrupción pero la experiencia demuestra que la delincuencia, siempre innovadora, camina varios pasos por delante de la norma y de la represión. Quizás, de momento no se pueda ir mas lejos ya que el Tribunal Constitucional sentenció en su día que no se pueden arrebatar competencias urbanísticas a las comunidades autónomas. Quizás la solución se encuentre en buscar un consenso entre las distintas administraciones y los partidos políticos en liza. En todo caso el liderazgo corresponde al Gobierno de la nación que debe marcar caminos éticos y mostrar las consecuencias morales de la corrupción y las secuelas de la destrucción del medio ambiente. Nos jugamos la calidad de vida de los ciudadanos y el mundo de nuestros hijos.

LA SUPUESTA COMPRA DE VOTOS DEL PP EN MELILLA INVESTIGADA POR LA GUARDIA CIVIL. ¿COMO ENTIENDE ESTA GENTE LA DEMOCRÁCIA?.

El PP niega su implicación en la supuesta trama de compra de votos a cambio de alimentos en Melilla

El presidente de esta formación afirma que la entrega de vales de comida se hace desde hace años, “también cuando no hay elecciones”

ELPAIS.com / EFE – Madrid / Melilla – 25/05/2007

 

El presidente del Partido Popular en Melilla, Arturo Esteban, ha negado que su formación esté implicada en una presunta trama de compra de votos investigada por la Guardia Civil, y ha asegurado que “no da beneficencia ni mercadea” con las papeletas electorales. Según Esteban, se trata de un “invento” del diario EL PAÍS, una “maraña de vergüenzas y calumnias”.

 

La noticia en otros webs

En las últimas elecciones municipales, el PP logró la mayoría absoluta con 15.440 votos (el 55% del total) y 15 concejales. El plazo para votar por correo en las del próximo domingo finalizó ayer. Poco después, la Guardia Civil entraba en un centro de formación de la ciudad autónoma dependiente de la consejería de Educación, Juventud y Mujer con una orden del juzgado de Instrucción número 5, que decidió investigar una denuncia presentada por Coalición por Melilla (la segunda fuerza política más votada en la ciudad autónoma).

La Guardia Civil investiga si el PP pagó a vecinos de la ciudad autónoma vales de alimentos de 60 euros a cambio de que votasen por correo al PP. En el centro registrado se han hallado vales de comida a nombre de hasta 25 ciudadanos, firmados por el viceconsejero de Asistencia Social, Hassan Driss Buyemaa, número 19 en la candidatura del PP a las elecciones del domingo.

Driss Buyemaa declaró ayer a EL PAÍS que no sabía “nada del tema”. Arturo Esteban ha sido hoy más contundente. Según ha dicho, su partido “no tiene vinculación con el tema y no hace esas cosas”, aunque ha reconocido que no puede pronunciarse sobre la investigación de la Guardia Civil (“no me han pasado el atestado”). Ha explicado Esteban que las ayudas en forma de vales de comida las da el Gobierno autonómico desde hace años, “también cuando no hay elecciones”, y la mitad de las veces los beneficiarios no tienen derecho a voto.

“Confundir un tema con otro es una manipulación torticera de la realidad”, ha añadido Esteban, que ha arremetido a continuación contra el Grupo PRISA (editor de EL PAÍS) por “abrir con todo este tipo de inventos pero no usar los mismos altavoces para decir que se han archivado” judicialmente. En su opinión, se trata de una campaña de acoso a su partido “como nunca antes había conocido, y con un inconcebible e indigno apoyo mediático y político”.

Junto a los vales para alimentos, en el centro de formación se encontraron documentos de la solicitud del voto por correo de sus beneficiarios, su certificado censal y, en al menos ocho casos, el sobre con papeletas de las distintas formaciones. Coalición por Melilla denunció ante la Fiscalía las supuestas maniobras del Gobierno del PP en la ciudad para comprar votos desde dependencias públicas como el citado centro. La Fiscalía apoyó la investigación de la denuncia y el juez la autorizó.

BALEARES: EL PRESIDENTE MATAS (PP) A UN PASO DE PASAR A LA OPOSICIÓN.

Elecciones 27M

La izquierda progresa en Baleares frente a un PP resistente

EL PAÍS – Palma de Mallorca – 20/05/2007

 

El PP, que está en el poder en Baleares, puede ganar pero no tiene asegurado volver a gobernar. El presidente del Gobierno autónomo, Jaume Matas, aumenta sus apoyos; sin embargo, el considerable avance en intención de voto del PSOE (casi diez puntos más) y la consolidación del nuevo Bloc en la izquierda (pierde en votos pero se mantiene en escaños) abren una oportunidad para la alternativa al Gobierno, según el Instituto Opina.

 

 

La noticia en otros webs

La gran mayoría reniega del desarrollismo de autopistas y urbanizaciones defendido por el PP

La opción del Bloc podría ser decisiva en caso de que el popular Matas no domine el Parlamento

Matas podría quedar a dos o tres escaños de reeditar su mayoría absoluta. En ese horizonte, Unió Mallorquina (UM) perdería su capital de minoría bisagra -ahora aliada del PP- al ver reducidos sus apoyos: sólo conservaría uno de sus tres diputados.

La mitad de los entrevistados apoya un cambio de partido en el Gobierno. La gestión del PP aprueba con un 5,5, por encima del propio presidente Matas, que recibe una puntuación del 5,3. En un panorama balear de hegemonía de la derecha y de sus mensajes, casi dos de cada tres encuestados suponen que Matas repetirá en el cargo de presidente, pero su respaldo directo baja al 36,9% en las respuestas a la pregunta sobre qué candidato prefieren. El socialista Francesc Antich es el preferido para el 27,5%.

El PSOE podría saltar desde los 15 diputados actuales a 24, según la proyección en escaños a partir de la intención de voto manifestada por los encuestados. No obstante, esa posible vía de ascenso no ha cuajado aún como convicción, ya que la mitad de los entrevistados cree que Matas conservará la presidencia.

Frente a los resultados estimados para los grandes partidos, el Bloc (con seis o siete escaños) se perfila como determinante. Se trata de una alianza que reúne a nacionalistas, ex comunistas, verdes y republicanos y concentra su electorado en Mallorca. En Ibiza, el PSOE está aliado a Eivissa pel Canvi, con los mismos integrantes del Bloc.

En una comunidad turística con zonas asoladas por el urbanismo salvaje, que ha generado últimamente escándalos políticos, la corrupción urbanística inquieta a un 84,7% de la población entrevistada, que se expresa “preocupada o muy preocupada”. En el relato espontáneo de los tres problemas más importantes que tiene Baleares la cosa cambia un poco: se indican la inmigración (19,3%), la vivienda (17,7%) y las políticas urbanísticas (17,2%).

La sensibilidad social contra el desarrollismo es evidente: un 77,1% se pronuncia contra la construcción de nuevas autopistas, que ha sido un proyecto estratégico y muy polémico del Gobierno del PP en Ibiza y también en Mallorca; tambiéne el 77% se manifiesta contrario a la autorización de nuevas urbanizaciones en las islas.

Ante posibles pactos de futuro, dos de cada cinco entrevistados apoya la reedición del Pacto de Progreso del PSOE con el resto de la izquierda (en caso de que el PP no alcance la mayoría absoluta). Sin embargo, cinco de cada diez ciudadanos consideran que “fue un error” la creación de la ecotasa, el impuesto para turistas del Gobierno progresista en la legislatura precedente.

Los pronósticos electorales resultan complicados, en cualquier caso, porque en ninguna de las cuatro islas existe el mismo mapa de partidos y listas. Y en estas elecciones habrá tres urnas: Parlamento, consejo insular y ayuntamiento. Por ello, las asignaciones de escaños y la futura configuración de la mayoría en Baleares son complejas: la elección del Parlamento se efectúa en cuatro demarcaciones insulares, con candidaturas, alianzas y minorías dispares.