LA ONU PIDE 330 MILLONES DE EUROS PARA COMPENSAR EL ENCARECIMIENTO DE LOS ALIMENTOS.

776465.jpg

La ONU pide 330 millones para compensar el encarecimiento de los alimentos

EFE. 06.03.2008 – 19:12h

  • La ONU alerta de la fuerte subida de los precios.
  • Dicha subida se debe a la combinación del aumento del precio del petróleo y del cambio climático, entre otros.

Minuteca todo sobre:

La directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Josette Sheeran, ha pedido este jueves la ayuda de la comunidad internacional para lograr unos 330 millones de euros con el fin de hacer frente en los países más pobres a la subida de los precios de los productos alimenticios y de los combustibles.La organización dispone actualmente de reservas alimenticias para 53 días, un mínimo histórico y una reducción a la mitad en relación a 2000 (116 días).

Las reservas están disminuyendo a pesar de que la productividad sigue aumentando

Las reservas están disminuyendo a pesar de que la productividad aumente; “desde hace tres años, consumimos más de lo que producimos, esencialmente por la producción de estos combustibles biológicos”, explica Sheeran, según recoge la agencia Belga.El PMA sostiene que el encarecimiento de los productos alimenticios se debe a la combinación del aumento del precio del petróleo, el de la demanda de combustibles biológicos, el desarrollo de India y China y los fenómenos climáticos cada vez más extremos que afectan la producción alimenticia mundial.

Este programa, que depende de las Naciones Unidas, había previsto para 2008 un presupuesto de 1.250 millones de euros para prestar ayuda a 73 millones de personas en 78 países, pero “desde junio, los precios de la alimentación han aumentado un 40%, por lo que podemos comprar 40% menos de comida”, indica Sheeran.

“Hoy le pedimos a la comunidad internacional que nos ayude a cubrir esta diferencia”, explica la directora, ya que “si no encontramos fondos adicionales tendremos que reducir las raciones o ayudar a menos personas”.

Artículos relacionados

INFORME DE MÉDICOS SIN FRONTERAS: ESTOS SON LOS CONFLICTOS OLVIDADOS QUE EL HOMBRE NO QUIERE AFRONTAR.

mapa-de-conflictos.jpg

Éstos son los grandes desafíos humanitarios a los que el hombre no se quiere enfrentar

BORJA VENTURA. 24.01.2008 – 17:36h

Cada día, los periódicos nos recuerdan grandes conflictos humanitarios: las guerras en las que participan las grandes potencias, o las luchas en lugares sensibles del planeta. Pero hay lugares que viven en permanente guerra y amenazas constantes para el ser humano a las que los medios de comunicación no prestan atención.Médicos Sin Fronteras rescata esos conflictos del olvido, año tras año, y elabora un decálogo con ellos (PDF). Sólo hay dos novedades con respecto a la lista publicada el año pasado, síntoma de que las cosas han cambiado poco o nada. En la lista no figuran ya Haití, que en 2006 conoció una cruenta revuelta popular, ni la India. Sin embargo, entran Birmania y Zimbabue.Son países lejanos, algunos difíciles de situar en el mapa para cualquier ciudadano. En ellos campan a sus anchas enfermedades que ya han sido superadas por el mundo rico, pero que suponen una condena a muerte constante en las zonas más desfavorecidas del planeta.

Los escenarios del infierno

Entre los diez desafíos que señala el informe, hay ocho lugares donde la muerte camina entre los vivos: ocho trozos del planeta con dramas ocultos que los medios no conocen. La mitad de ellos están en África, dos en Asia, uno en América y otro en Europa.

Guerra eterna en el cuerno de África

 Somalia. En el país, del que no se tienen datos de PIB per cápita, se estima que viven menos de nueve millones de personas. Estados Unidos y Europa apoyaron la lucha entre las fuerzas del país con los reductos islámicos. La situación dejada por el conflicto es aterradora: decenas de miles de desplazados sin comida ni agua, y los que se quedaron en la capital malviven en campos improvisados.

Un cuarto del país, desterrado

 Zimbabue. Doce millones de habitantes, de los que se estima que una cuarta parte han abandonado sus tierras. Inflación, desempleo y uno de cada seis habitantes enfermo de sida.

Cuando la democracia no trae la paz

 República Democrática del Congo . Eran las primeras elecciones democráticas en décadas y se esperaba que trajeran la conciliación al país, pero no fue así. El Gobierno sigue combatiendo, con el apoyo de la ONU, contra las fuerzas rebeldes. La mayoría de los 60 millones de habitantes se ha exiliado en más de una ocasión. Sobrevivir no es fácil entre los múltiples grupos armados y la amenaza del cólera arrasando los poblados.

Sin atención médica

 República Centroafricana. Dos años de guerra abierta con las fuerzas rebeldes dejan un saldo de cientos de miles de desplazados, aldeas arrasadas y una falta absoluta de asistencia médica.

Todo el país fue Tian’anmen

 Birmania. Lo que ocurría tras sus fronteras ocupó las portadas de los periódicos durante un par de semanas, pero después de aquellas manifestaciones pacíficas reprimidas con torturas, nada ha cambiado. La misma Junta Militar que gobierna con puño de hierro el país y deja morir de hambre a sus ciudadanos, impide la actuación de la ayuda internacional.

Matanzas en silencio

 Sri Lanka. Los bombardeos selectivos, matanzas, ataques suicidas, explosiones de minas, secuestros, reclutamientos forzados, extorsiones, restricciones de movimientos y detenciones arbitrarias son constantes gracias a los combates del Gobierno con los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil.

Paramilitares y narcotraficantes

 Colombia. Los grupos paramilitares y el narcotráfico copan portadas en todo el mundo, pero más allá de la noticia, el efecto de sus actuaciones sobre la población civil pasan por alto: cuatro millones de personas, uno de cada diez habitantes, ha tenido que dejar su hogar; además, las guerras internas bloquean gran parte de las zonas rurales del país e impiden el acceso de la atención sanitaria.

Diez años de herida abierta

Chechenia. Una década después de que Grozny entrara en la diana del Kremlin, la zona sigue ofreciendo un panorama devastador. Por más que los refugiados vuelvan, la pequeña república caucásica, como sus vecinas Ingushetia y Daguestán, siguen siendo el enemigo del que el Gobierno ruso tira cuando tiene que huir de sus propios problemas internos.

Los jinetes del Apocalipsis

Muchas son las causas de los conflictos actuales: guerras religiosas, escasez de agua, guerras trivales… Pero dos destacan entre las demás: las enfermedades y el hambre.

El azote de los bacilos

Tuberculosis. Nueve millones de casos al año, dos de ellos mortales. La tuberculosis es una enfermedad en la que no se ha avanzado desde la década de los sesenta. Erradicada en el primer mundo, constituye una de las principales causas de mortalidad en las regiones más pobres del planeta.

Cuando los niños mueren de hambre

Desnutrición. Cada año mueren cinco millones de niños menores de cinco años por su culpa. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, unos 800 millones de personas en el mundo sufren hambre y desnutrición.

Artículos relacionados

CASI 9,7 MILLONES DE NIÑOS MUEREN AL AÑO POR ENFERMEDADES PREVISIBLES…¿NO ES UN CRIMEN DE LESA HUMANIDAD?.

722242.jpg

Casi 9,7 millones de niños mueren al año por enfermedades prevenibles

EFE. 22.01.2008 – 16:54h

  • La cifra está por debajo de los 10 millones por primera vez.
  • África subsahariana se lleva la peor parte.
  • El objetivo de la ONU de reducir la mortalidad infantil en dos tercios entre 1990 y el 2015 no está camino de conseguirse.
  • En total fallecen 26.000 niños al día.

Casi 9,7 millones de niños mueren cada año antes de cumplir los cinco años por enfermedades que podrían prevenirse con medidas sencillas y asequibles, según el informe anual del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).Aunque la cifra está por debajo de los 10 millones por primera vez, el dato significa que más de 26.000 menores fallecen diariamente de neumonía, malaria y otras enfermedades. “Es totalmente inaceptable que casi 10 millones de niños mueran cada año de causas ampliamente prevenibles“, afirmó este martes la directora ejecutiva de UNICEF, Ann Veneman.

África, el sur de Asia y Oriente Medio no están en el camino de cumplir el objetivo de la ONU

UNICEF advirtió de que pese a los avances recientes, África, el sur de Asia y Oriente Medio no están en el camino de cumplir el objetivo de la ONU de reducir la mortalidad infantil en dos tercios entre 1990 y el 2015, a menos de 5 millones de muertes por año.El África subsahariana se ha llevado lo peor desde 1990, y en la actualidad supone un 49% de las muertes de menores de cinco años en todo el mundo, pero sólo un 22% de los nacimientos. Así, un niño nacido en esta región tiene una posibilidad entre seis de morir antes de los cinco años.

Medidas básicas

Los niños en los países en vías de desarrollo a menudo sucumben a infecciones respiratorias o intestinales que ya no suponen una amenaza para la vida en los países ricos. Muchos mueren también de sarampión y otras enfermedades que se pueden impedir con vacunas.

El agua no potable y la falta de higiene también pueden causar enfermedad y muerte, especialmente entre los desnutridos. Según UNICEF, medidas básicas como dar el pecho, las vacunas y las mosquiteras pueden reducir significativamente el número de muertos.

Artículos relacionados

QUEDA POR DELANTE TODO UN AÑO PARA TRABAJAR POR UN MUNDO MEJOR.

                                                        

Hoy acaba un año, pero con él no acaban los abusos, las injusticias, la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, ni la perversa conducta del hombre de acabar con el planeta en el que vive y del que se sustenta. Tampoco acaban las esperanzas y las energias de las personas, de los colectivos y de los pueblos para avanzar, poco a poco pero sin descanso, en la construcción de un mundo mas justo, de una sociedad más igualitaria y equitativa.

De la misma manera que simbolicamente 2007 cede el relevo a 2008 en un calendario simplemente nominal en un tiempo interminable, las personas recogemos el testigo de todos aquellos que luchan desde sus convicciones más profundas desde hace mucho tiempo, de los que ya nos han dejado y entregamos esa llama del compromiso solidario, altruista y valiente a los que continuan y continuarán trabajando sin descanso hasta que el cuerpo aguante, porque la energía que deviene de los valores más profundos de la nobleza del hombre se transmite a traves de la história de manera misteriosa pero real; siempre surgen nuevas personas, nuevas generaciones, nuevos movimientos ciudadanos que haran realidad lo que todavía hoy es una utopia.

Feliz 2008 desde el reconocimiento al trabajo de la gente noble y la esperanza del esfuerzo de tanta gente que, en todas las partes el planeta, se esfuerzan por hacerlo un poco más habitable y que desaparezcan las lacras sociales y de las que nosotros mismos, por accion u omisión, somos los únicos responsables.

31 de diciembre de 2007. 

¿NO NOS PARECE UN POCO OBSCENO PONER TANTO NIÑO JESUS DE ADORNO Y PONER TAN POCO ESFUERZO EN LA MEJORA DE LAS CONDICIONES DE VIDA DE LOS NIÑOS DE CARNE Y HUESO?.

Defender los derechos de los niños y niñas

La Convención de los Derechos del Niño cumple 18 años sin que todos los países hayan ratificado aún este tratado ni se garantice su cumplimiento efectivo

La Convención de los Derechos del Niño cumple 18 años y es hora de hacer balance. Las ONG que trabajan en el ámbito infantil reconocen que, gracias a este texto, se ha conseguido descender la tasa de mortalidad y mejorar el acceso a la educación. Sin embargo, reclaman el cumplimiento efectivo del tratado, que aún no ha sido ratificado por Estados Unidos ni Somalia. Las estadísticas son demoledoras: unos 218 millones de trabajadores infantiles, cerca de 20 millones de niños y niñas que sufren malnutrición severa, más de 1.000 muertes cada hora… “Es un momento para reflexionar sobre los avances realizados y los desafíos pendientes”, advierten las organizaciones.

  • Autor: Azucena García | 
  • Fecha de publicación: 20 de noviembre de 2007

Derechos de la infancia

Este año se conmemora la mayoría de edad de la Convención sobre los Derechos del Niño. Un texto que fue aprobado el 20 de noviembre de 1989 y que se ha convertido en el tratado internacional más ratificado del mundo. Sólo Estados Unidos y Somalia no lo han respaldado todavía. Su contenido es jurídicamente vinculante, lo que significa, según recuerda Unicef, “que su cumplimiento es obligatorio”. Sin embargo, un año más, con motivo de la celebración del Día Universal del Niño, las estadísticas vuelven a recordar que todavía hay unos 218 millones de trabajadores infantiles, más de 70 millones de niños y niñas que no van a la escuela, cerca de 20 millones que sufren malnutrición severa, más de 13 millones que son huérfanos por el sida, unos 10 millones de menores de 5 años que mueren cada día por enfermedades, en su mayoría, prevenibles y tratables… Éstos son sólo algunos datos.

“El 18 aniversario es un momento de celebración y de difusión de los derechos de todos los niños, pero también un momento para reflexionar sobre los avances realizados y los desafíos pendientes”, recuerdan desde Unicef. Lo ideal sería que todos los países aplicaran este tratado para mejorar la vida de millones de niños y niñas, por lo que esta organización ha creado el programa CDN@18, que pretende dar a conocer los derechos de los menores para motivarles a jugar “un papel activo” que ayude a difundir el impacto y la relevancia que estos derechos tienen en sus propia vidas. “A pesar de que se ha avanzado mucho sobre el papel, todavía queda un largo camino para asegurar ese cumplimiento efectivo de los derechos”, añade un portavoz de Save the Children.

“A pesar de que se ha avanzado mucho sobre el papel, todavía queda un largo camino para asegurar ese cumplimiento efectivo de los derechos” de los niños y niñas

La Convención de los Derechos del Niño ampara a todos los menores de 18 años, “sin excepción”, a los que reconoce el derecho a la identidad, a la libertad de expresión y de asociación, a la salud, a la educación y a la protección. También garantiza el derecho de los niños a expresar su opinión y a que ésta se tenga en cuenta en todos los asuntos que les afectan. Es imprescindible que todos estos derechos sean respetados y que exista un compromiso para ello. “Sin embargo tenemos que constatar otro hecho: a pesar de que se ha avanzado mucho sobre el papel, todavía queda un largo camino para asegurar ese cumplimiento efectivo de los derechos”, lamenta Save the Children.

Desde Manos Unidas recuerdan que la mayoría de los pequeños a los que no se respeta estos derechos viven en países en vías de desarrollo, donde existen leyes que, en teoría, les protegen y amparan, pero “no se dan las circunstancias ni económicas ni sociales que les permitan desarrollar los primeros años de su vida al cuidado de sus familias e instituciones”. Por su parte, el informe ‘Un panorama del bienestar infantil en los países ricos’, del Centro de Investigaciones Innocenti, de Unicef, revela que en estos países “no existe una correlación evidente” entre el bienestar infantil y el PIB per capita. Tener más dinero no es sinónimo de felicidad. “La República Checa, por ejemplo, alcanza una posición general de bienestar infantil más alta que muchos países más ricos, como Francia, Austria, los Estados Unidos y el Reino Unido”, detalla el estudio.Avances y desafios.

Los niños y niñas constituyen un tercio de la población mundial. Son el futuro y, por ello, en los últimos años se ha hecho un esfuerzo por conseguir avances en el acceso a la educación, así como la reducción del trabajo infantil. No obstante, Unicef identifica cinco prioridades relacionadas con los más pequeños:

  • Aumentar las tasas de supervivencia y desarrollo.
  • Prestar una educación básica universal y potenciar la educación secundaria.
  • Garantizar la protección infantil contra la violencia y la explotación.
  • Proteger frente al VIH/sida.
  • Promocionar políticas y alianzas a favor de los niños y niñas.

Respecto a los avances, se ha producido un descenso en la mortalidad infantil, que ha pasado de 12,7 millones en 1990 a 9,7 millones en 2006. Además, aunque todavía 115 millones de niños y niñas no asisten a la escuela, en 2005 el 89% tenía acceso a la educación frente al 86% de 1990. Por otro lado, el número de trabajadores infantiles descendió un 11% desde 2002 hasta 2006.

La Convención sobre los Derechos del Niño ha logrado cambios importantes en la vida de los más jóvenes. Además de los citados, se ha conseguido que el castigo físico sea declarado ilegal en el ámbito de la familia. De hecho, 14 países del mundo lo han prohibido expresamente. En la escuela, los países firmantes de la Convención se comprometen a impartir educación obligatoria y gratuita a todos los niños y niñas, al menos en la enseñanza primaria, y en España se ha ampliado también a los niños entre 3 y 6 años.

Protocolo en conflictos armados

Una de las principales preocupaciones de los países firmantes de la Convención de los Derechos del Niño es la participación de estos en los conflictos armados. Según datos de Naciones Unidas, en 2006 había más de 250.000 niños y niñas involucradas en conflictos armados. Por ello, la Convención cuenta con un Protocolo que insta a los países firmantes a adoptar “todas las medidas posibles” para que ningún miembro de sus fuerzas armadas menor de 18 años participe directamente en hostilidades, censura el reclutamiento obligatorio y defiende la aplicación efectiva de todas las disposiciones de este Protocolo.

Diez años después de la publicación del informe de Naciones Unidas “Las Repercusiones de los Conflictos Armados sobre los Niños” (1996), conocido como Estudio Machel, un nuevo informe evalúa los progresos y define las dificultades y las prioridades decisivas para el futuro del Programa de los Niños y los Conflictos Armados. Este informe recoge opiniones de unos 1.700 jóvenes de 92 países en conflicto, reunidos mediante una serie de debates de grupos organizados por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y otras ONG.

En el informe, titulado “¿Nos escucharán?”, los jóvenes piden que sus derechos sean respetados y protegidos por todas las personas, reclaman justicia y protección contra la violencia para que ningún menor pueda ser utilizado como soldado, “esposa de campaña” o esclavo, abogan por espacios seguros libres de conflicto donde poder estudiar y jugar, defienden la reconstrucción de las escuelas, los hospitales y las clínicas que han quedado destruidas, piden trabajo y medios para sobrevivir, y exigen atención para los niños y niñas excluidos.

Mejorar la calidad de vida de los menores

El trabajo de las organizaciones no gubernamentales (ONG) a favor de los niños permite en gran medida mejorar la calidad de vida de estos. En muchos casos, estas organizaciones se encargan de velar por el cumplimiento de sus derechos y les garantizan un entorno estable y seguro. Los programas que desarrollan se centran en aspectos tan importantes como la salud, la educación y la alimentación.

Atención a menores enfermos. Estos proyectos centran sus esfuerzos en atender a niños y niñas enfermos que no pueden ser tratados en sus países de origen. Es el caso de la Asociación Mensajeros de la Paz, que traslada hasta España a pequeños víctimas de conflictos bélicos para proporcionales el tratamiento médico y psicológico que necesitan. La Asociación también cuenta con centros sociales en varios países del mundo, en los que presta atención infantil, y realiza actividades como la distribución de juguetes en centros escolares.

Acceso a la educación. Save the Children puso en marcha hace algo más de un año la campaña ‘Reescribamos el Futuro’, que ha logrado que 3.4 millones de menores en más de 20 países hayan mejorado la calidad y la seguridad de su educación, y otros 590.000 hayan accedido por primera vez a la educación primaria. El objetivo es lograr la escolarización de al menos ocho millones de niños en países en conflicto hasta 2010. Otra de las acciones de esta ONG es la carrera escolar “Kilómetros de solidaridad”, cuyo objetivo es también ofrecer educación y atención sanitaria a miles de niños y niñas.

Combatir la desnutrición. La ONG Ayudemos a un Niño dispone de Unidades de Recuperación Nutricional (URN) en Nicaragua, el segundo país más pobre de Latinoamérica. Este programa se desarrolla desde 2002 en más de 22 comunidades y en la actualidad beneficia a más de 3.000 niños y niñas. Mediante este proyecto se ha conseguido disminuir los casos de desnutrición y enfermedades carenciales. Las instalaciones son cedidas por las diferentes comunidades y gestionadas por un equipo de madres voluntarias.

Garantizar la atención sanitaria. La falta de medicamentos y de facultativos es uno de los problemas más acuciantes de los países en vías de desarrollo o en conflicto. La atención sanitaria no siempre está garantizada y esto implica consecuencias tan graves como la muerte de millones de niños cada año. La solución que encuentran las organizaciones no gubernamentales son la instalación de consultorios permanentes en las zonas más afectadas o la utilización de unidades móviles, que permiten llegar a los lugares más alejados y trasladar a los enfermos para recibir la atención que necesitan.