EL PP CONTRA EL APOYO DE LOS ARTISTAS A ZAPATERO, MIENTRAS, OLVIDA QUE EN 1993 Y 1996 EL “SOWMAN PEPERO PFICIAL” DUÉ JULIO IGLESIAS.

MACRO/VIDA

El artista, “invitado estrella” en dos mítines de Aznar, en 1993 y 1996

Rajoy carga contra los “titiriteros”, pero olvida el apoyo de Julio Iglesias al PP

ANDRÉS VILLENA OLIVER

En plena época preelectoral, la formación de la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ), integrada por personalidades del mundo de la cultura, el cine y el espectáculo, ha sido recibida por la oposición conservadora y por el candidato del PP, Mariano Rajoy, con profunda inquina. El líder de la derecha llegó a calificar a los activistas de “untados”, esto es, subvencionados por el Gobierno o instituciones estatales. Olvida en este punto el candidato popular la figura del cantante Julio Iglesias, que acompañó en 1993 y 1996 a José María Aznar en dos mítines en Valencia y firmó un contrato sospechoso de irregularidades con la Generalitat Valenciana en tiempos de Eduardo Zaplana.

<!–

Julio Iglesias no le hizo ascos a ser el “invitado estrella” en dos multitudinarios mítines del PP, ambos celebrados en el estadio Mestalla de Valencia. En estos, en 1993 y 1996, el cantante apoyó con su figura la candidatura electoral de José María Aznar. Poco después, Iglesias se prestó, en 1998, a promocionar la imagen internacional de la Comunidad Valenciana, presidida entonces por Eduardo Zaplana. Pero de esta alianza se derivaron enormes irregularidades: al contrato oficial, firmado con el Instituto Valenciano de la Exportación (IVEX) –de unos 375 millones de las pesetas de entonces-, se añadió presuntamente otro, firmado “bajo mano”, que aumentaría la cantidad (libre de impuestos) a los 990 millones de pesetas o, aproximadamente, seis millones de euros.

Facturas falsas
Para disimular y ocultar esta descomunal comisión se emitieron, en muchas ocasiones, “facturas falsas” –según declaró el ex delegado del IVEX en Miami, José Marquina- de conciertos de Julio Iglesias, como el celebrado en Méjico el 10 de abril de 1999, cuya organización fue adjudicada a una empresa que no se ocupó del acto y que desaparecería meses después. El dinero era derivado también “a paraísos fiscales”, según el mismo informante, concretamente a Nassau, en las Bahamas.

Enormes cantidades
Este ex delegado –que fuera el máximo responsable del Instituto de 1994 a 2004- declaró al diario Levante que este dinero iba dirigido a una cuenta vinculada con el cantante: “Era tanta la cantidad que se tenía que transferir que en el IVEX intentaron por todos los medios con esas facturas falsas enmascarar la operación”.

Un caso más
De este modo, diversos cargos del IVEX llevaban una peculiar contabilidad y asignación de fondos a los conciertos de Julio Iglesias: había que tapar como fuera el enorme desfase y la compensación a la ayuda artística prestada por Julio Iglesias. Para ello, no pocos de estos funcionarios sufrieron la coacción. El caso IVEX representa, junto al de Terra Mítica, uno de los escándalos mayores todavía no aclarados de los que el ex presidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana podría ser el responsable.

avillena@elplural.com

Anuncios