PSPV: PRIMARIAS, EMOCIONES, PERCEPCIONES Y POSTVERDADES

PSPV: PRIMARIAS, EMOCIONES, PERCEPCIONES Y POSTVERDADES

A veces la política también va de sentimientos, es más, me atrevería a afirmar que no hay política sin emociones personales y compartidas; ese pulso que late al mismo ritmo que tu corazón y ese espacio que se produce cuando te conectas directamente con un sinfín de personas y crees realmente que lo que haces cada día, el esfuerzo que realizas y el compromiso que adquieres tiene sentido y que, al ser coral y colectivo, da sentido a tu vida.

La política, entendida de verdad como servicio, no es nada fácil; es un camino en el que te vas encontrándote y desencontrándote con personas que dicen perseguir los mismos proyectos vitales y sociales. Personas que encuentras que van de frente, que te acompañan o a las que acompañas; algunas de ellas permanecen en tu vida para siempre, conforman tu familia más allá de la coyuntura inmediata y otras que hacen que tu camino sea árido, solitario y tremendamente duro. Somos las personas y no las circunstancias las que hacemos del noble ejercicio de la política un espacio en los que se fortalecen los valores de los que ha de nutrirse la palanca del cambio y el progreso justo; u otro en el que se manifiesta con toda su crudeza la naturaleza irredenta del escorpión como fábula de las ambiciones que desprecian los objetivos más nobles y transformadores para mantener un relato en el que el centro es el yo mismo o el nosotros interesado.

Después de una dilatada vida pública, institucional y orgánica que ya supera las cuatro décadas y en un espacio vital desde el que la perspectiva es ya muy amplia y nada escéptica; en medio de un debate demasiado ruidoso y a veces poco edificante, se me precipitan recuerdos que voy documentando desde mi memoria y archivo, que amplío cada día; y van apareciendo, con una reveladora actualidad,  relatos políticos incoherentes que siguen nutriéndose de palabras que sustituyen a conceptos que saben a lo de siempre; porque, a fuerza de haberlas oído, se me antojan vacuas en boca de quienes las han pronunciado o enunciado centenares de miles de veces y que, habiendo tenido la ocasión de haber coadyuvado a hacerlas realidad, sencillamente las han pervertido de manera artera y desleal.

Y aparecen frescos los recuerdos de la primera escisión dentro del PSPV en 1977 a solo unas semanas de las primeras Elecciones Generales democráticas, justificada por la búsqueda del potencial escaño nacional en las filas del PSP; la integración en la estructura federal del PSOE de los restos del naufragio de un partido extremadamente joven e idealista del que ahora se pretende, desde las instancias del poder recuperado, usufructuar aquel valencianismo político que daba sentido a nuestra lucha por la izquierda y por el País Valenciano y  del que sería inmoral reclamar su patrimonio en exclusiva. Tengo ante mí los testimonios gráficos de los sucesos de septiembre de 1979 y no puedo abstraerme de las circunstancias orgánicas que acabaron con la Presidencia de la Generalitat provisional de José Luís Albiñana, ni del trato inmisericorde que recibió el Presidente de la Diputación de Valencia, Manuel Girona, en nuestro congreso de Benicassim en 1982,

El bálsamo del poder engrasó la relación interna del poderoso PSPV-PSOE, blandiendo con orgullo sus 202 diputados, y que progresivamente se fué institucionalizado mientras el partido se iba atomizando en grupos de presión que no respondían sino a las gabelas que podían negociar los respectivos jefes de cuadrilla que, por cierto, con honrosas excepciones no reclamaban autonomía orgánica alguna de la estructura federal del PSOE –de la que ahora pretenden desprenderse- toda vez que o bien formaban parte de ella o hacían valer el potencial orgánico de la federación socialista valenciana para obtener el rendimiento institucional o parlamentario sobre el que sustentaban su notoriedad política. “Cosas veredes Sancho”; como diría Alonso Quijano.

Después de casi dos décadas desde que la democracia representativa sustituyó a la dictadura franquista; del ímprobo esfuerzo por poner en marcha con contenido real las instituciones autonómicas e impulsar una transformación económica y social sin duda exitosa y de haberse producido una progresiva e intensa integración de los cuadros del PSPV-PSOE que pasaron a ocupar cargos institucionales y parlamentarios, el partido quedó sin musculo y con una estructura inoperante, En 1995 se habían agotado las respuestas institucionales y el estado acomodaticio de las estructuras del partido impidió cualquier respuesta orgánica; de esa manera la victoria del PP abrió la espita de la sangría de militantes que solo se detuvo en algunas comarcas con fuerte implantación histórica.

Es paradigmática la imagen de Joan Romero, a la sazón Vicesecretario General del PSPV-PSOE, entregando el poder de la Generalitat Valenciana a Eduardo Zaplana en 1995 con una elegancia y saber estar propia de su forma de entender la política; tan contradictoria con la que tenían aquellos que en 1997 le obligaron a forzar su dimisión de la Secretaría General y de la candidatura a la Presidencia de la Generalitat Valenciana ganada en elecciones primarias, con el método coercitivo de una moción de censura presentada en vísperas del Comité Nacional en el que se debían aprobar las Candidaturas del PSPV-PSOE para las Elecciones Autonómicas. Una vez más las firmas de los notables del partido, entre las que se encontraban ya entonces muchas de los que ahora demandan lealtad y que arrumbaron, con absoluta y prepotente displicencia, la voluntad y el voto libre de los militantes. Algunos de estos notables hoy reclaman para sí mismos derechos que no concedieron ni aquí ni en Ferraz; y  la situación creada propiciando la dimisión de Josep Borrell, que había ganado las Elecciones Primarias a la presidencia del Gobierno de España, solo viene a ratificar el síntoma de la enfermedad, el hilo conductor de este relato que no quiere ser políticamente ni correcto ni exacto, sino expresión de los hechos emocionalmente vividos en primera persona.

Las circunstancias de la salida de Joan Ignasi Plà de la Secretaría General del PSPV-PSOE no escapan a una percepción subjetiva que me lleva directamente a subrayar el aserto de que en política no existen casualidades y, por enésima vez, la sombra de Bruto planeó por la cuarta planta de Blanquerias; en dos días habíamos acabado con el Secretario General que también nos representaba como Síndico en las Cortes Valencianas. No fue impedimento para cobrar la pieza. Como tampoco lo fue dejar en barbecho a Jorge Alarte, como portavoz del PSPV en Les Corts, en mitad de una legislatura por el hecho de haber perdido el Congreso de Alicante; toda una expresión del magma en el que se mezclan los planos orgánicos e institucionales, cuando nada impedía, que el compañero Alarte continuara desarrollando su responsabilidad parlamentaria para la que fue elegido por los valencianos y valencianas; y Ximo Puig dirigiera, como Secretario General del PSPV-PSOE cuya responsabilidad le otorgaron los delegados del Congreso Socialista.

En el origen de nuestros males más recientes está la colisión de la legitimidad orgánica y la institucional, sin que se creen espacios posibles de coexistencia lógica contando con la naturaleza y efectos de cada elección. Y persistimos, con un autismo político del que se deriva la perversión de los espacios, instalados en nuestro bucle histórico y los intereses grupales, que nos aleja cada vez más de una sociedad perpleja por lo que percibe, como una anormalidad democrática: la imposible convivencia  y coexistencia entre el gobierno del partido y el gobierno de las instituciones.

La historia no es nunca absolutamente objetiva cuando se vive en primera persona y eres sujeto de ella. Entran a formar parte de la conformación de la opinión y el juicio las emociones vividas de las que hablaba al principio; pero los hechos que la moldean, sean como fuesen interpretados, deben arrojar luz sobre el presente para alumbrar la toma de decisiones en estos momentos. Y desde esos presupuestos y antecedentes llego a mi deducción personal de la que se deriva mi apuesta pública en estas Elecciones Primarias, en las que apoyo explícitamente al compañero Rafa García. Porque he vivido mi historia vital dentro del PSPV-PSOE y, desde 1976 hasta hoy, que transcribo estas reflexiones personales, puedo establecer un hilo conductor entre las formas, los modos, los usos y las personas, que en la mayoría de los casos son las mismas y permanecen en la misma mecánica orgánica aunque hayan transitado todos los puentes que hayan tenido que transitar para subir al bote y no caer al rio; siempre ubicados en el lado de la fuerza que sistemáticamente se asimila incomprensiblemente al de la razón. Y, como cuando uno vive su historia en el contexto que describe, tomo mi parte de responsabilidad en ella y de todas mis actuaciones erróneas de las que seguramente ya he pagado, de manera voluntaria o mediante la acción del brazo ejecutor la pena del exilio interior que no me ha disuadido en la lucha por un partido de los militantes, abierto, generoso, profundamente democrático y de izquierdas.

Si no es ahora, será en un tiempo, pero será; porque esta vez la partitura de la música que ameniza este baile la han escrito los militantes escuchando a una sociedad indignada y hastiada de tanta hipocresía. Lamentablemente, quienes ostentan el poder orgánico de manera especialmente coercitiva para evitar, dicen, toda suerte de desastres para las instituciones que gobernamos están leyendo mal la solfa y no adecuan el instrumento de manera acertada. Con ello, sí que ponen en almoneda la capacidad de gestión del Consell y la capacidad de resiliencia del PSPV-PSOE para construir la organización que demandan sus militantes atentos a las demandas de la propia sociedad. Hace un mes no se hundió el mundo, antes bien, el nuevo PSOE surgido del 39 Congreso, del que formamos parte libremente, ya está dando muestras de que es posible la libertad, el debate, la defensa de lo que nos es común, la unidad de acción y la fortaleza orgánica autónoma como referente de la izquierda. La democracia nunca es el peligro, es la solución de los problemas que nos afectan. La solución es fácil, no nos mintamos a nosotros mismos ni a las personas.

Vicent Vercher Garrigós, militante del PSPV-PSOE

RETOMANDO VIEJOS ESCRITOS PARA PROBLEMAS QUE PERSISTEN

Retomando el hilo del ovillo de la corrupción del PP en la Comunitat Valenciana.

De este post al anterior que le sigue inmediatamente han pasado más de cuatro años. He dejado deliberadamente pasar el tiempo y no escribir una sola palabra de los acontecimientos vergonzantes de corrupción política y económica que se ha producido durante este largo periodo de tiempo para que, con la paciencia y la prudencia necesaria, algún día pudiese escribir este post como confirmación de lo escrito que es solo una de las muchas puntas del iceberg inmenso de basura que subyace en la política del PP en la Comunidad Valenciana y que ha de ser sin duda su tumba política y la de los colaboradores necesarios en este festival de atracadores que han saqueado las arcas públicas valencianas y se disponen a someter a los ciudadanos de este País a la mayor de las humillaciones personales y sociales usufructuando unas instituciones democráticas en las que no creen sino de manera instrumental como elemento necesario para su vil enriquecimiento en un loco proceso de deterioro de los servicios públicos que han colapsado por la voracidad depredadora de los responsables del Gobierno Valenciano que comenzó, sin piedad, en 1975.
La quiebra económica y el deterioro político e institucional hacen que retome este blog personal que ya titulé de manera premonitoria, Al Contragolpe; ese era su espíritu en aquellos momentos y ese continúa siendo en estos. A cada acción una reacción, a cada golpe una respuesta; porque no es posible callar ni estar quieto ante tanta tropelía, tanto desmán y tanto desatino por parte de quienes tienen la responsabilidad de resolver los problemas de los valencianos y están conduciendo al País Valenciano de manera ignominiosa a la precariedad, a la miseria moral y a la humillación de las personas y de sus instituciones soberanas.
El parentesis de cuatro años entre dos entradas ha confirmado mis asertos; la actuación miserable de los gobernantes del PP han confirmado mis valores. Así pues, al contragolpe, hasta enterrarlos en el infierno político de los miserables; un poco más hondo de lo que poetizaba Blas de Otero.

P.S. Este septiembre de 2014 vuelve a se convulso porque la derecha que nos gobierna, atravesada de corrupciones y podrida por el poder que le otorga una inmunidad desconocida desde los tiempos del General Franco y los 40 años de cruel dictadura que sometieron libertades, haciendas y voluntades a la sinrazón de los mediocres ha decidido dar un paso mas y para intentar modificar la ley electoral nacida del pacto democrático y hacerlo de manera que blinde alcaldías y otras mamandurrias. Desde la prepotencia que anima al PP, que ha asimilado su victoria por mayoría absoluta a la victoria por las armas del General Franco en 1936, el pesado rodillo de la misma derecha rancia de siempre se ha puesto en marcha de manera tan inmisericorde como lo vienen haciendo con los recortes de los derechos de ciudadanía y la destrucción de los pilares básicos del Estado de Bienestar, de las personas más débiles y de los colectivos dependientes.

La prudencia me lleva, en demasiadas ocasiones, a no desvelar aspectos de la vida política local, comarcal y valenciana que sacudirían la plácida vida de quienes viven ajenos al sufrimiento de la inmensa mayoría; feroces hienas ahíta de ambición que no ven saciada nunca y gestores ineficaces que no solo ejercen su poder desde la ignominia del desprecio a las personas que representan, sino desde la cobardía de la dejación de funciones, de responsabilidades que no solo no asumen sino que intentan endosar a quienes, con sus errores y aciertos, han gastado los mejores años de su vida sirviendo de manera honesta y honrada al interés público. Pero el tiempo se está agotando y queda ya solo el corto espacio de tiempo que pueda tardar en que la gente despierte para defender su dignidad y un espacio público de convivencia cívica y sin trampas.

Si entráis en mis blogs alcontragolpe.wordpress.com o laveudelpoble.wordpress.com podréis comprobar, por fechas y argumentos, aquello de lo que hablo y de lo que continuaré hablando y escribiendo, sin rehuir nunca el debate sereno sobre las cosas que importan a mi pueblo y la acción política dura cuando la situación política lo requiera. Cerca de cumplir los 64 todavía mi corazón palpita al ritmo de los valores que aprendí en mi casa con mi familia, en la lucha política local en tiempos de la oprobiosa y en la responsabilidad de los gobiernos locales, provinciales y autonómicos en los que tuve el honor de participar.

L’Alcúdia de Crespins, 09 de sepriembre de 2014. En dos días 41 aniversario del asesinato de Salvador Allende.

 

Hoy la casa llena

ALCUDIA_1-6

El primer domingo de septiembre siempre tiene un circulo rojo en mi calendario particular. Hoy, una como hace decenas de años la casa de llena de personas que hemos ido trenzando vínculos familiares que, por suerte, son entrañables y afectivos. Hoy es el día de los encuentros deseados y esperados, de los abrazos cálidos, de las mil historias de todos los que están y vienen a compartir la paella de la Aurora en la que también están los que ya nos han dejado, un vacío doloroso que pronto se baña de esa íntima alegría al rememorar sus historias y sus vidas. Hoy la sobremesa es larga y adobada por una tradición oral que no acaba nunca porque cada año se añaden nuevas madejas para trenzarla y tender ese suave pero terso puente entre el pasado que continuamos viviendo, el presente que nos golpea con las decisiones de una realidad inmisericorde nacida de las decisiones de un gobierno que desprecia a las personas.

Hoy comeremos, beberemos, conversaremos y nos alegraremos todos de ser una familia fuerte y capaz, dura y firme en sus convicciones y pondremos a parir a quien haga falta, brindaremos por la vida de los mas pequeños de la casa, de los jóvenes que están luchando por vivir su vida en un contexto que da frío solo pensarlo, de los que andan rondando la madurez previa a la edad de las canas, tan comunes en casa por cuestión genética, y de los que ya están jubilados del trabajo pero muy activos en la vida de cada día y el compromiso social.

Hoy estamos todos juntos, hoy es fiesta grande. Mañana también, pero ya os lo cuento. Yo vos a por mi primera cerveza, acaba de llegar el primero, Carles mi hijo alque le digo quizás pocas veces que le quiero y le admiro por tantas cosas!

Sed buenos. Mañana el Cristo, palabra mayor.

Vicent Vercher garrigós

De nuevo en marcha creando espacios de convivéncia cívica

CICENT VENTORRO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Haca casi un año abandoné este blog absorbido con la acción en red que me reclamaban las circunstáncias sociales y políticas del momento, Han transcurrifo muchos meses y hoy me reencuentro con este espacio entrañable en el que, sin cambiar de referencias ni de valores, me he propuesto volcar cada día lo que la vida me ofrece vivir y vivo con la intendad que merece cada momento, por irrepetible y por único; porque nunca será ni el mismo ni otro, será ese precisamente que te hace reir, llorar, indignarte o cargarte de paciencia para no romperlo todo en mil pedazos. Quizas la velocidad a la que he vivido estos doce meses y todos los acontecimientos que se han sucedido y que han bandeado mi estado de ánimo desde el optimismo casi adolescente al pesimismo negro de la desesperanza, hayan propiciado un estado de ánimo más sereno y radical que requeiere de mi atención a todo lo que ocurre en mi  ismo y a mi alrededor. El viejo sistema de la reflexión previa a la acción o, como me diria mi sábio amigo Toni Lorenzo, la imprescindible atención al cómo a la hora de hacer las cosas.

En fin, de nuevo con la tecla tranquila y sosegada, que no empece del empeño de mantener vivas y vibrantes mis cuentas en las redes sociales que, por otra partre, me han propiciado el encuentro con miles de amigos y amigas y han agudizado el pensamiento para sintetizar lo complejo en 140 caracteres o concentrar en una fotografía una posición personal, política o social.

Vamos a vernos por aquí después que ponga al dia las cosas e incorpore todo lo que la técnica aporta y me permita estar en contacto con todos los que decidais entrar a compartir estas opiniones subjetivas sobre una realidad objetiva que está siendo demasiado cruel para millones de personas y de familias en estos tiempos de la represión de los derechos, de los recortes sociales inmisericordes y de la corrupción de la vida pública que necesita de ciudadanos probos y esforzados para devolver la dignidad a la política y a las instituciones democráticas.

Con todo mi afecto y mi cariño.

Cuando la censura no tiene sentido en la era de internet.

 http://www.alter21.es/?p=9184

Aquest post es no mes  es

 

 

 

 

 

d’agraiments. A Pablo Garrigós, magnífica persona i magnific periodista, que va voler centrar el seu treball academic a la Facultat de Ciencies de la Informació en una mena de biografía histórica i vital al voltant de la meua persona. Moltes vesprades d’aquell estiu les varem compartir xerrant davant la gravadora i repassant llibres, quaderns de notes, revistes i tota menba de fonts bibliográfique que estan enmagtzemades a les prestageries de la casa on compartisc la vida amb la familia, els amics i els veins; vesprades tranquiles i fresques de les que espera que Pablo en traguera profit dels nombrosos llibres que anava agafant per a contextualitzar una etapa de la nostra história política i social que, ho de dir publicament, varen retornar a seu lloc de la biblioteca particular per a que queden a disposició de qui vullga fer un escabussó en uns anys apassionants, vius i engrescadors en es construia la llibertat, la democracia i les recuperades institucións d’autogovern.

He d’grair l’enterés del amigc Pepe Garrigós, President de l’associació ciutadana “Espai Obert de Progrés” per portar a publicar aquest opuscle al llibre de les Festes Majors de 2012 on, malgrat la voluntat i els arguments que hi va posar en la mampresa, es va estavellar contra el mur de la intolerancia del PP i de l’actitut pobre, mesquina i sectaria d’un Consell de Redacció del programa que, sense faltar al respecte, gaudeix dún nivell intelectual i cultural manifestament millorable que, en aquest cas, es va manifestar amb mes agressivitat censora per tractar-se d’una peça escrita al voltant de la meua biografía; tan corrent com la de qualsevol pero que, sense dubte, va protagonitzar de manera compartida amb moltes persones filles del poble, per la voluntat sobirana de una gran majoría de veins i veines en les primeres eleccions municipals democrátiques d’abril de 1979 fins a 1999; una fita que mai la dreta ha pugut ni digerir ni superar si exceptuem els negres anys del franquisme del que mamen cada vegada amb mes força en aquests moments dramatics de miseries devingudes dels seus retalls socials i civics inmisericordes.

Si sempre ha sigut patetica la censura, ho es mes a hores d’ara en la época de les cibercomunicacións i d’internet que es, sense dubte, una ferramenta democratitzadora que está foradant el mur d’opacitat dels governs sense transparencia. Per aixó vull fer tambe un agraiment a les persones que han allotjat a la seua página web un treball professional que referencia i contextualitza una etapa de la historia local de L’Alcúdia de Crespins i ho han fet sense que jo en tinguera idea de la seua publicació; hui en una busqueda de continguts en la red m’he topat amb la bitacora i la puge al meu blog personal que mantinc de manera intermitent desde fa molts anys.

I em queda un darrer agraiment, a totes les persones que al llarg de la meua vida m’han manifestat de manera explicita o implicita i secreta la seua confiança en una manera de entendre la política com un servei public als ciutadans, a la meua familia que ha anat creixent entenent com es pot viure d’acord amb els valors que enriqueixen la vida i compartir, dialogar, fruir de ser ben lliures i mantenir un compromis social insubornable; i al PSPV, partit en el que milite des de 1976 i que, malgrat les circumstancies dolentes que depara l’actividad política, m’ha permes creixer com a persona i fer alló que encara hui es una passio personal: la política. Ho he pogut fer al meu poble, a la Diputació de València, a la Generalitat Valenciana i al si de la propia organització socialista on hui, mes madur pels anys i per l’experiencia, encara treballe cada día al servei de les persones buscant un marc de govern que canvíe la situació creada pels especuladors del territori, dels recursos públics i del benestar dels ciutadans i de les seus families.

Aixi doncs, gracies a la censura del PP, puc donar les gracies a moltes persones despres de tants anys i poder demostrar que sempre la extrema força del poderos és la rao que fonamenta la lluita incansable i eterna dels debils que devindrà en una victoria que mes prompte que tard será un fet palès incontestable si tots fem pinya entorn als valors basics del socialisme democràtic. Ahir va fer 39 anys de la mort de Salvador Allende i a la seua memoria vull tambe agrair el seu rigor vital i retre-li un sentit homenatge i, amb ell, a totes les persones que han fet del treball per la llibertat, la justicia i la igualtat les fites del cami que han transitat en vida i hui ens animen des d’on siga amb els seu exemple.

Vicent Vercher Garrigís

Link i font: alter.21.es

http://www.alter21.es/?p=9184

Día Internacional del Refugiado: Ya hay 42,5 millones de refugiados en todo el mundo

 

 

 

 

 

 

El HuffPost / Europa Press | Publicado: 20/06/2012 12:01 Actualizado: 20/06/2012 12:11

El número de refugiados en el mundo no deja de crecer. Unas 800.000 personas han tenido que dejar sus hogares en 2011 a causa de la violencia y el hambre. En total, 42,5 millones de refugiados en todo el planeta, según datos de ACNUR. La Agencia de la ONU para los Refugiados alerta de que estas cifras hacen de 2011 “un año récord en cuanto a desplazamiento forzoso entre fronteras”, ya que supone el mayor número de personas que se han convertido en refugiadas desde el año 2000.

Son conclusiones del informe titulado Tendencias Globales 2011, publicado con motivo del Día Internacional del Refugiado, en el que se detalla el efecto que las crisis humanitarias de Costa de Marfil, Libia, Somalia y Sudán, entre otras, han tenido sobre el desplazamiento forzoso de las personas. Según el documento, la cifra de nuevos desplazados en 2011 fue de 4,3 millones, de las que 800.000 huyeron de sus países cruzando fronteras y convirtiéndose en refugiados.

ACNUR destaca el caso de Malí, que en 2012 se ha convertido en un nuevo ‘punto caliente’ de expulsión de personas, tanto dentro como fuera de sus fronteras, uniéndose así a Libia, Somalia, Sudán y Costa de Marfil, que encabezaron el ranking en 2011. En lo que va de año, más de 150.000 personas están buscando cómo subsistir en otras partes del país y otras 160.000 se han refugiado en otros países de la región, como Mauritania, Níger, Burkina Faso y Argelia.

“Al principio, las familias que tuvieron que huir de Malí fueron acogidas en pueblos cercanos por sus allegados, pero al terminarse las reservas alimentarias de éstos, tuvieron que continuar su peregrinación”, asegura Filippo Busti, coordinador de Agua y Saneamiento del Equipo de Emergencias de ACH. Busti ha explicado que el principal motivo de la huida de los malienses es la violencia generada por los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los secesionistas tuareg en el norte del país. “No ha sido una marcha forzada por la búsqueda de alimentos, eso ha venido después. Si no hubiese habido un problema de violencia, nunca habrían abandonado sus casas”, añade.

A los refugiados del norte de Malí, en Níger se suman los procedentes de Libia y Costa de Marfil, que en su momento emigraron a estos países en busca de trabajo y que por los conflictos bélicos han tenido que regresar. “Han vuelto sin nada, ya no pueden mandar dinero a casa y ahora tampoco encuentran trabajo”, indica.

Pero ACNUR no es la única organización que alerta sobre la situación de los refugiados. En España, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), ha lanzado una campaña titulada No Entran en la que buscan que los ciudadanos se pongan en la piel de quienes se han visto obligados a dejar su país y advierten de que cualquiera puede verse en esta situación.

En un vídeo elaborado por el director teatral Miguel del Arco, se muestra a un hombre negro que huye de un bosque hasta encontrarse con tres españoles del FRONTEX, el sistema de control fronterizo de la UE, a quienes pide ayuda. En lugar de eso, se encuentra con la indiferencia de los vigilantes. En la presentación de la campaña, Del Arco ha asegurado que “no podemos escudarnos en la crisis para ir cercenando lo que hemos avanzado” y ha pedido “avanzar mucho y mucho más deprisa”.

El vídeo ha contado con la participación del juez Baltasar Garzón; del actor Tristán Ulloa y las actrices Nuria Espert y Carmen Machi; del defensor del pueblo del País Vasco, Iñigo Lamarca; y del actor congoleño Donat Mbuyi, que protagoniza el ‘spot’.

En el acto, también se ha presentado el informe anual de CEAR sobre la situación de los refugiados en España. España recibió 3.414 peticiones de asilo el año pasado, lo que la sitúa a la cola de Europa en esta materia. Durante 2011 admitió a trámite 2.712 peticiones. El 9,5% de los solicitantes consiguieron el estatuto de refugiado, mientras que el 17,4% (595 personas) recibieron protección subsidiaria. Sin embargo, 2.512 personas, el 73,5% de los solicitantes, no recibieron la protección que pedían.

<object classid=”clsid:d27cdb6e-ae6d-11cf-96b8-444553540000″ width=”720″ height=”500″ id=”2011_Global_Trends” align=”middle”><param name=”movie”

 

El PP tumba en el Congreso la extensión de cobertura a los parados y la subida del salario mínimo

Imagen

El Congreso ha rechazado este martes una iniciativa de UPyD proponiendo la extensión de determinadas coberturas para los desempleados, así como otra del PSOE para aumentar un 1% el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), en ambos casos con el argumento del PP de la falta de disponibilidad presupuestaria para poder cubrir nuevos compromisos de este tipo.

La Comisión de Empleo ha debatido este martes una proposición no de ley en la que UPyD pedía extender la Renta Activa de Inserción a todo aquel trabajador desempleado “que haya agotado la prestación y el subsidio”, eliminando así la restricción actual que exige a los beneficiados haber cumplido los 45 años para percibir la ayuda.

La formación magenta pretendía además eliminar el carácter temporal de la medida, que el Estado renueva cada seis meses, convirtiéndolo en un mecanismo permanente, así como homogeneizar los sistemas autonómicos habida cuenta de que, a su juicio, hay enormes diferencias entre las distintas comunidades, tanto en acceso a la ayuda como en su cuantía. Por eso, proponía que el Gobierno coordine a las comunidades en materias como ‘los requisitos de admisión para percibir la ayuda, su duración y su cuantía’.

El portavoz económico de UPyD, Álvaro Anchuelo, ha defendido la iniciativa recordando que la crisis es “una emergencia económica” pero “también tiene una cara social”, con más de dos millones de parados que “han perdido ya toda protección” y para quienes los presupuestos “dan una respuesta inadecuada” y “aumentan el riesgo de exclusión social”.

Por su parte, la diputada del PP María Concepción Bravo ha justificado su rechazo en que “la renta activa va a un colectivo de parados de larga duración que tienen que tener un tratamiento especial” y “sacar esa renta a otras personas tendría un coste muy elevado que en este momento es muy difícil de asumir”.

Además, ha defendido la necesidad de buscar “un cambio de actitud” para “pasar de la cultura del subsidio a la de la formación” condicionando el cobro de este tipo de subsidios a “un compromiso demostrable de búsqueda activa de empleo o de formación para mejorar la búsqueda”.

Tampoco han aceptado la propuesta del PSOE de incrementar este año el SMI un 1% y revisarlo semestralmente si no se cumplen las previsiones del índice de precios, dando así cumplimiento al Estatuto de los Trabajadores, una propuesta que sí han respaldado el resto de los grupos.

El diputado conservador Gerardo Camps ha subrayado que el PP “no se opone al SMI ni a que se incremente en determinadas coyunturas económicas” pero ha señalado que no sería “razonable” hacerlo en la actual situación y ha pedido a la oposición “responsabilidad” en su voto.

EL FUTURO DE GRECIA

Imagen
 
El futuro de Grecia
 17/junio/2012

Escribo este artículo el viernes anterior, 15 de junio, y desconozco, por lo tanto, el resultado de tales elecciones. Ahora bien, en base al conocimiento adquirido a través de algunos de mis estudiantes griegos que están ahora en Grecia, mucho me temo que ganarán las fuerzas conservadoras, las de siempre, responsables de la enorme crisis que ha estado padeciendo aquel país desde 2007, y que durante la mayoría de la historia griega han dominado aquel Estado. La intervención tan agresiva y activa, tanto de tales derechas griegas como de las instituciones y gobiernos citados al principio del artículo, en el proceso electoral griego, en un contexto en que la mayoría de los medios están controlados por fuerzas conservadoras y liberales (en realidad, neoliberales) griegas e internacionales, hace muy probable la victoria de las derechas. El mensaje promovido por tales derechas ha sido que una victoria de las izquierdas sería “el desastre”, “el colapso, “el fin”… y toda una serie de epítetos utilizados en los medios griegos e internacionales con el objetivo de hacer calar en la población una sensación de miedo que les motive el día de las elecciones a evitar la victoria de las izquierdas, optando por las derechas, aunque el nivel de rechazo hacia las políticas impuestas por éstas últimas sea elevadísimo. Muchos que rechazan tales políticas votarán por la derecha, temiendo que la victoria de las izquierdas fuese peor, es decir, conllevara directamente el colapso de la economía.

El miedo, como también ocurrió en el reciente referéndum en Irlanda, ha sido el arma que ha utilizado la derecha para conseguir lo que desea, la continuación de las políticas neoliberales que han debilitado enormemente el mundo del trabajo, bajando los salarios, desmontando la protección social y debilitando el Estado del Bienestar. El proyecto actual de las derechas en la Eurozona tiene como objetivo transformar la Europa Social en la Europa Neoliberal. Y lo están consiguiendo, con la complicidad durante muchos años de la socialdemocracia, causa de su declive electoral. En este proyecto, Grecia ha sido el Estado donde esta estrategia se ha mostrado más exitosa.

La izquierda radical griega es la respuesta a esta situación y representa la esperanza de cambio. De ahí que haya sido estigmatizada, presentándola como “extremista”, siendo demonizada en los mayores medios de información y persuasión europeos, manipulando maliciosamente sus propuestas. En realidad, tales propuestas siguen las líneas aconsejadas por la mayoría de economistas –como Stiglitz, Weisbrot, Baker, Krugman y muchos otros- que no son adherentes al dogma neoliberal, dogma que sirve predominantemente a los intereses del capital financiero.

La necesidad de cambio en Grecia

Es obvio, y los datos así lo confirman, que Grecia no puede salir de la crisis a base de las políticas que han sido impuestas por la eurocracia y por sus aliados en el Estado griego –los dos partidos mayoritarios que han gobernado Grecia durante todos estos años-. Un tanto semejante, por cierto, puede decirse de España. España y Grecia no saldrán de la crisis mediante la aplicación de las políticas neoliberales. Éstas están agudizando todavía más la recesión. Sólo pensadores aferrados al dogma neoliberal, de los cuales hay una gran densidad en los círculos mediáticos de España (TV3, la cadena pública de la Generalitat de Catalunya, tiene una hora semanal de adoctrinamiento neoliberal, llamada “lecciones de economía”, realizada por el economista neoliberal Sala i Martin, que goza de gran prominencia mediática en los medios controlados por las derechas), pueden continuar insistiendo en que la solución pasa por profundizar todavía más estos recortes de gasto público.

Lo que está proponiendo la Izquierda Radical no es la salida del euro. Como queda bien indicado en el artículo de su dirigente Alexis Tsipras publicado en el Financial Times (13.06.12), la fuerza política que él representa defiende la existencia del euro y la permanencia de Grecia en la Eurozona. Ahora bien, critica e intenta cambiar las condiciones que la eurocracia, el FMI y el gobierno Merkel están imponiendo al Estado griego, que están llevándole a la ruina. Es fácil demostrar que esto es así mirando los datos.

Y el análisis del por qué Grecia está donde está lo atribuye, no sólo a tales políticas impuestas desde la eurocracia, sino también a la estructura de poder económico y financiero de su país y su excesiva influencia sobre el Estado. La semejanza con España es enorme. Y no sólo con España. Los países que tienen más dificultades, todos ellos intervenidos –Grecia, Portugal, Irlanda y España-, han estado históricamente dominados por una clase ultraconservadora que ha configurado unos Estados muy represivos, muy pobres, con escasa sensibilidad social, y escasamente redistributivos. De ahí que sólo una izquierda radical puede cambiar esta situación. La alianza de las clases ultraconservadoras en estos países con la eurocracia es el bloqueo que impide la salida de Grecia, España, Portugal e Irlanda de la profunda crisis en que se encuentran. De este modo, las únicas fuerzas que pueden cambiar esta situación son estas izquierdas radicales que quieren transformar las relaciones de poder que han obstaculizado el desarrollo del país. Es paradójico, en este sentido, que la presidenta del FMI, Christine Lagarde, critique a Grecia por el fraude fiscal de los ricos griegos y a la vez apoye a las fuerzas políticas responsables de la tolerancia de tal fraude, y se oponga a la victoria del partido que desea eliminarlo.

Las propuestas de la Izquierda Radical para Grecia

Tal partido ha indicado correctamente que el tema central no resuelto en Grecia es la reforma fiscal que permita corregir las enormes desigualdades existentes en el país, aumentar los ingresos al Estado, y estimular la economía a base de incrementar el gasto público, creando empleo. Empleo crea riqueza y crea más empleo. El problema de Grecia no es el déficit, sino el nulo crecimiento y el elevado desempleo. El elevado déficit no es la causa, sino el síntoma de la crisis. Igual ocurre en España. De ahí que tal partido haya hecho de la reforma fiscal el centro de su programa económico. Lo mismo debería ocurrir en España. La creación de empleo a base de reformar la política fiscal y su impacto redistributivo ha sido avalado extensamente, no sólo por la experiencia de los países nórdicos en Europa, sino por la amplia investigación científica, liderada por el profesor Simon Wren-Lewis de la Universidad de Oxford. Definir tal estrategia como “extremista” define más al acusador que al acusado. Tales políticas, sin embargo, no pueden realizarse dentro del acuerdo impuesto a Grecia por la eurocracia.

Otro punto que tal Izquierda Radical también cuestiona es la responsabilidad por la deuda adquirida. ¿Por qué un Estado democrático tiene que pagar las deudas contraídas por una dictadura, cuyos gastos militares beneficiaron a los acreedores alemanes? Un punto semejante podría aducirse en el caso español. ¿Por qué se intenta penalizar, con razón, a la banca española por su comportamiento especulativo, generando la burbuja inmobiliaria, y en cambio no se penaliza y se protege a la banca alemana, cuyos fondos fueron determinantes en la creación de la burbuja inmobiliaria española?

Alexis Tsipras está cargado de razón. Y aún cuando la situación de la crisis griega es distinta a la española, sus observaciones y propuestas son también aplicables a España. Su contraste con las políticas de las izquierdas gobernantes en España no puede ser más dramático. Tal partido no desea salirse del euro, quiere cambiar el sistema de gobierno del euro, cambio que beneficiaría a todo el mundo, y no sólo la Eurozona. El BCE es hoy una de las instituciones –lobby del Bundesbank- que está dañando más la economía europea y mundial.

Ahora bien, si la estructura de poder europea no acepta tales cambios, la izquierda griega no excluye su salida del euro, lo cual crearía una pesadilla, no tanto a las clases populares griegas, sino a las economías europeas, así como a la clase dirigente griega. Esto es de lo que no se ha informado al público español.

Vicenç Navarro es Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

EL CASO FABRA COMO SINTOMA

Imagen

Acabo de hojear el periódico en el que con grandes titulares se anuncia la anulación de la apertura de juicio oral contra Carlos Fabra por numerosísimos delitos tipificados en el código penal y de los cuales está imputado. Además de producirse un retraso incomprensible en la vista de caso, se hace un daño terrible a la credibilidad y la confianza en la Justicia y en la igualdad de los ciudadanos ante la misma. Después de años de componendas procesales que han permitido a Carlos Fabra demostrar que con recursos económicos que sufraguen un habil despacho de abogados y la constatación de cómo han dado con sus huesos en la carcel personas que no se han podido defendes de manera efectiva por su inanición o contar el número de dramas familiares originados por el caracter expeditivo de los deshaucios por impago de hipotecas imposibles de atender por la falta de recursos y la rapidez con la que se ha aprestado el Gobierno de Mariano Rajoy para reformar el Código penal para reprimir con carcel y altas multas el derecho de manifestación pacífica; no se que se espera de los ciudadanos y ciudadanas que manifiestan cada vez con más contundencia su rechazo a la perversión del sistema democratico y un progresivo alejamiento de la política y de los políticos.

Los avatares del caso Fabra nos dan cuenta del profundo deterioro del sistema y del funcionamiento de las instituciones que, además, están soportando un rasurado al cero que, en la forma es obsceno y en el fondo solo pretende crear el descrédito de lo público en beneficio de la gestión privada como proveedora de píngües beneficios para los agraciados.

El retraso del caso Fabra no es una buena noticia para nadie, salvo para el interfecto, porque significa un paso más hacia la desesperanza y el pesimismo en unos momentos en los que el golpe contínuo del mazo de la crisis ya ha dibujado un rictus indeleble de tristeza en el rostro de la inmesa mayoria de las personas que cada día luchan para sostener su casa, su familia, su puesto de trabajo y su país.

Y seguro que, a pesar de sus achaques, hoy Don Carlos se fumará un puro. Habano, por supuesto.

Vicent Vercher Garrigós

SENSACIONES AMBIVALENTES ANTE EL PRECIPICIO.

Imagen

Reflexionando con los amigos sobre los acontecimientos que se anuncian al alba con los primeros noticiarios de la mañana y se materializan en días o en horas, sin atender a la valoración previa de las repercusiones que tienen esas decisiones políticas o económicas sobre los ciudadanos, nos invade una común perplejidad sobre la naturaleza perversa y acumulativa de las mismas en el incremento de la precariedad económica de las personas, de las familias y del empleo y cuyos exponentes se nos manifiestan en la realidad misma, en la que se difunde en los medios de comunicación y en la que se comparte en las redes sociales sin que la situación merezca mas que unas movilizaciones sectoriales -que se nos antojan excesivamente formales e inocuas para el sistema- y unas actuaciones estereotipadas de los partidos políticos parlamentarios que pretenden desmontar los hechos perversos consumados, con comunicados, ruedas de prensa o afortunadas intervenciones parlamentarias. Demasiado argumento para tan poca novela, que diría el clásico.

Y compartimos unas sensaciones ambivalentes cuando consideramos necesarias las movilizaciones, las denuncias de los partidos en los medios o la misma acción parlamentaria pero percibimos que de todo ello no queda el suficiente común denominador de ciudadanía compacta, el suficiente músculo político y social que permita vislumbrar la fuerza capaz de modificar el curso del actual estado de cosas que presiden las medidas socialmente criminales que nos están llevando directamente al precipicio individual, familiar y social en un ambiente formalmente opuesto, pero realmente resignado a lo inevitable. No tenemos suficientes instrumentos de análisis sociológico para deducir el motivo real de la inanición social ante tanto desatino, conscientes como somos que se está abriendo una brecha en la sociedad española de consecuencias imprevisibles en el inmediato futuro.

Hoy es domingo y mientras en el apacible pueblo en el que vivo hemos superado la barrera del 30% de desempleo real y se centrifugan las esperanzas de decenas de jóvenes que solo ven en el extranjero alguna posibilidad de ejercer la carrera que han podido estudiar con las becas del Estado y el esfuerzo de sus padres y las de aquellos que habían hecho planes para formar un hogar en una casa que han dejado para volver a vivir con sus padres, con la hipoteca a cuestas, los niños desfilan contentos acompañados de la música para entrar a la parroquia a tomar la primera comunión, un sacramento gratuito que hundirá un poco más la maltrecha economía familiar por el cumplimiento de no se cuantas convenciones sociales.

Mientras esto ocurre, un amigo me llama por teléfono para decirme que el lunes comienza sus vacaciones que empalmará con el paro como antesala de una jubilación de la que no sabe que cobrará al mes cuando la cobre; cuando llego a casa a comer con la familia y abro mi ordenador para ver quien me escribe, me encuentro con un correo de una joven compañera del textil que me pregunta qué puede hacer mañana en la reunión a la que le han convocado para comunicarles que su empresa entra en concurso de acreedores. Contesto el correo y pienso que menos mal que hoy es domingo; mañana será otro día más, con recortes y sin respuestas.

Y me viene a la cabeza lo que me decía hace unos días mi buen amigo Andreu rememorando las letras de Siniestro Total, “ante todo mucha calma y capear el temporal” a la espera de la tormenta perfecta.

Vicent Vercher Garrigós

 

Comenzar de nuevo es la verificación de que estás vivo.

src=”https://vicentvercher.files.wordpress.com/2012/01/comenzar.jpg&#8221; alt=”” title=”comenzar” width=”482″ height=”270″ class=”alignleft size-full wp-image-7139″ />
Vivir con plenitud los cambios es, sin duda, el mayor regalo que te puede hacer la vida; pero la condición simple de existir no es siempre sinónimo de vivir porque para así sea hay que ponerle un poco de afición al asunto.
Esta bitácora ya tiene unos cuantos años, pero yo tengo muchos más; sin embargo de igual manera que en mi primera juventud ya picaba los clichés que después imprimían con las vietnamitas textos preñados de ansias de libertad y después utilicé la imprenta como elemento fundamental de difusión de una misma manera de entender la vida y se amplió el campo con la convergencia de la radio y la televisión, hoy sigo experimentando nuevas formas de comunicarme, de converger y de crear ámbitos de trabajo solidario para construir el presente y pensar el futuro. He partido siempre del analfabetismo técnico para ir consolidando una cierta práctica que me permitiera estar unido siempre a la realidad y a las personas.
Ha pasado tiempo, han pasado demasiadas cosas en ese poco tiempo; todo se acelera, todo se deteriora y hemos entrado en un mundo dominado por la vorágine de lo inmediato, del dinero rápido, de la especulativa prima única y de la galopante pobreza moral y económica.
Es hora de volver a utilizar la vietnamita digital para levantar un muro frente a la intolerancia y el saqueo de las arcas públicas y de las conciencias; es hora de utilizar todas ls armas de la paz para rescatar los derechos y la dignidad de las personas y de los pueblos, Es hora de volver a comenzar, otra vez, sin desfallecer a trabajar por un sistema político más justo, como hicimos hace muchos, muchos años; como hemos hecho en los tiempos de la juventud y de la madurez. Es hora de volver a empezar y aquí estamos, como siempre. Dispuestos. Sin cansancio. Sin miedo.
Vicent Vercher Garrigós

Una transformación libre de personalismos

ROMEU 1

FRANCESC ROMEU Vivimos un momento histórico. No siempre tiene uno la posibilidad de participar en un momento de transformación como el que el PSOE está viviendo y, lo más importante, como el que necesita vivir. La sociedad nos ha marcado el paso, tristemente es la primera vez que no somos nosotros quienes cambiamos la sociedad, sino que han sido los ciudadanos los que nos están obligando a reinventarnos, porque hemos perdido nuestra capacidad como herramienta de cambio y de progreso. Sin embargo, y pese a la contundencia con la que nos han dado esta lección, algunos parecen no ser conscientes de la importancia y la trascendencia que puede tener la decisión que los socialistas tomemos en unos días en Sevilla (y en un par de meses en Alicante, para el PSPV). El gran error es convertir este proceso en una lucha interna de intereses de futuro, centrado en los personalismos y no en las ideas ni los proyectos. Nuestro reto no es satisfacer egos personales, es consolidar una opción real de futuro. Es en eso en lo único en que todos debemos trabajar ahora, porque la coherencia en nuestras actitudes y la firmeza en nuestros actos debe llevarnos a demostrar que los socialistas somos otra cosa. Estudiemos y aprendamos de la lección que nuestros compañeros franceses nos están dando, con propuestas rompedoras y claramente de izquierdas. Ya es momento de que nosotros también defendamos una opción autónoma y libre, innovadora en el socialismo español y en el valenciano. En la Comunitat Valenciana vivimos una situación extraordinaria, con un PP y un presidente de la Generalitat débil y agonizante en todos los aspectos. No somos conscientes de la situación en que se encuentra nuestro gobierno, que en breve podría perder todas sus competencias autonómicas, esas por las que tanto luchamos, cuando el Estado decida que ya es momento de intervenirnos ante la quiebra económica a la que nos ha llevado el PP. No podemos esperar a que se autodestruyan mientras acaban con lo poco que a los valencianos nos queda, debemos contribuir con toda nuestra fuerza a que salgan de una vez por todas de las instituciones. Aquí no sobra nadie, ni los militantes que se han ido ni los ciudadanos que han dejado de vernos en la izquierda. Es hora de recuperarlos a todos, de cambiar la estructura y el viejo y viciado modo de funcionar del PSPV, para abrirlo al futuro y al gobierno, para demostrarle al ciudadano que necesita un gobierno socialista que le respete y no le engañe, que no lo hipoteque de por vida. Fuera de las familias y los acuerdos de siempre hay cada vez más futuro, más coherencia, más fuerza y más ganas de trabajar. Podemos hacer posible lo que muchos soñamos, aquello en lo que firmemente creemos, sólo tenemos que ser capaces de actuar con nobleza para luego poder mirarnos a la cara. Vayamos a Sevilla con fuerza, con convicción, con el único objetivo de participar de la transformación de este partido, que será el que transforme esta sociedad. Empecemos a ser conscientes de la fuerza que puede tener la federación valenciana en esta transformación, pero dejémonos de personalismos o seguiremos perdiendo el tiempo, perdiendo oportunidades y perdiendo votos. Escuchemos, debatamos y decidamos, primero el proyecto, luego los equipos y, por último, las personas

Tres noches en el avispero de Sol

Madrid 20 AGO 2011 – 23:37 CET

La policía disuelve a porrazos a un centenar de personas que se había concentrado en Sol el jueves. / SAMUEL SÁNCHEZ

La Puerta del Sol se convirtió el pasado miércoles en una de las zonas con más tensión y crispación de la ciudad. Coincidieron en este emblemático punto una manifestación laicista convocada por un centenar de organizaciones con cientos de peregrinos que participaban en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Un fuerte dispositivo policial no evitó que la marcha acabara con porrazos y carreras por las calles aledañas a Sol.

El recorrido de la marcha. Primero, prohibido; luego, autorizado. El toma y daca protagonizó los días previos de la manifestación. Los convocantes habían convertido el paso por la Puerta del Sol en una premisa irrenunciable por la carga simbólica de este espacio tras la acampada de los indignados. El informe previo no vinculante del Ayuntamiento y el de la Abogacía del Estado desaconsejaba este final para evitar desórdenes públicos. En primera instancia, la Delegación del Gobierno autorizó un recorrido que no pasaba por Sol. Reuniones posteriores con los promotores permitieron un cambio de itinerario y que la marcha comenzara y acabara en la plaza de Tirso de Molina tras pasar por Sol. El PP pidió desde el primer momento que no se autorizara la marcha, ya que era “una provocación” para los miles de peregrinos que acudirían esos días a Madrid. “Yo tengo una obligación y eso incluye que la gente pueda manifestarse y ejercer su derecho de reunión. De no haberlo hecho, habría incurrido en un delito de prevaricación”, explicó a este periódico la delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión.

Encontronazo de manifestantes y peregrinos. La manifestación laica comenzó con pocos participantes, pero conforme avanzaba por las calles del Doctor Cortezo y Carretas y la plaza de Jacinto Benavente, a la marcha se sumaban miembros de colectivos gais e indignados. Los antidisturbios trataron hacer un cordón de seguridad para que los manifestantes pudieran discurrir sin problemas por Sol, entre las calles de Carretas y Alcalá. Pero los incidentes llegaron. Una parte de los manifestantes se paró y reprobó a gritos que algunos peregrinos comenzaran a rezar de rodillas o gritaran lemas a favor del Papa.

Los manifestantes detuvieron su recorrido y empezó un cruce de cánticos, insultos y reproches mutuos. Unos cantaban y los otros respondían. Si los peregrinos gritaban: “Esta es la juventud del Papa”, los laicos les replicaban: “Hemos venido pagando el autobús”, o “esa mochila la he pagado yo”. Los congregados se fueron apropiando de la zona, mientras la policía echaba a los peregrinos “por motivos de seguridad”. La situación se mantuvo así durante bastante tiempo. Hasta que la policía se hartó de contener a los manifestantes y comenzó a cargar.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid aseguran que algunos agentes fueron agredidos y explican que se actuó “de forma proporcionada”. “No podemos permitir que nos insulten y nos peguen y que no hagamos nada”, recuerdan esas fuentes. Las carreras se saldaron con ocho detenidos y unos quince heridos.

El día después. La carga policial del miércoles sentó muy mal entre el colectivo convocante y decidieron acudir de nuevo a Sol el jueves. Se trataba de una concentración no autorizada por la Delegación del Gobierno, pese a lo cual contó con un fuerte dispositivo policial. El Papa ya estaba en Madrid y celebraba en esos momentos uno de los actos principales de la JMJ en la plaza de Cibeles. Cuando terminó el acto, la policía restringió el acceso a la Puerta del Sol: encerró a los manifestantes, cifrados en unos 460, en el centro de la plaza con un fuerte cordón policial. Conforme avanzaba la noche, el número fue bajando.

Los peregrinos también acudieron y fueron increpados por los manifestantes. Los momentos de más tensión fueron protagonizados por un grupo de carlistas que se enfrentó a los laicos. Los policías intervinieron.

Alrededor de las diez de la noche, la policía condujo a los manifestantes desde el centro de la plaza hacia la calle de Carretas. Minutos después, los antidisturbios empujaron a los congregados —menos de un centenar— hacia la plaza de Jacinto Benavente. En pocos minutos iba a desfilar por allí la procesión del Cristo de Mena y había que dejar expedita la plaza. Se produjeron entonces algunas actuaciones bastante desproporcionadas de algún integrante de la UIP que fueron grabadas y distribuidas por Internet. Las imágenes muestran cómo los policías agreden a un hombre que circula tranquilamente con su bici o pegan un tortazo a una mujer.

La policía tenía la orden que siempre recibe en estos casos: emplear la violencia solo cuando sea necesario y como solución última, pero algo falló. “No estamos de acuerdo con esas actuaciones y hemos abierto una investigación interna para ver si hay algún tipo de abuso o uso inapropiado de la fuerza. No podemos permitir estos comportamientos”, explicaron desde la Jefatura Superior de Policía. Tres sindicatos del cuerpo (SUP, UFP y CEP) han pedido que se depuren responsabilidades por las cargas.

La bronca política. El PP salió en tromba los días siguientes a la disolución a porrazos de la concentración de la marcha laica. Se emplearon a fondo la presidenta, Esperanza Aguirre, la consejera de Presidencia, Regina Plañiol; el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón; el secretario regional de la formación, Francisco Granados, y hasta el defensor del menor, Arturo Canalda. Este último, un cargo nombrado a dedo por el Gobierno regional, abrió una investigación de oficio para averiguar si los menores peregrinos recibieron amenazas o agresiones en Sol. Poco o nada habló de los jóvenes laicos que fueron increpados por católicos.

El portavoz del Gobierno y ministro de Fomento, José Blanco, salió en defensa de la actuación policial. Afirmó que creía que no se había producido ningún exceso por parte de la policía. Por la tarde, el PSOE rectificó y aseguró a través de la Delegación del Gobierno y la propia policía que se investigarían los posibles abusos policiales.

DEMOCRACIA, CRUCIFIJO, CORRUPCIÓN Y PALOS.

Cuando te enfrentas a una hoja en blanco, después de la jornada de ayer en la que, al mismo tiempo que se constituía el parlamento valenciano, democráticamente elegido el pasado 22 de mayo, en la calle se producía un enfrentamiento entre la policía y una concentración de personas en demanda de una democracia real que terminó con el triste balance de personas heridas y detenidas, es bastante difícil ordenar las ideas que fluyen desde la indignación que suponen los hechos analizados en su dimensión y en su contexto.

La extracción democrática y representativa de los ciudadanos que han obtenido su escaño a través del voto libre y secreto de las personas que acudieron a votar en la cita electoral, les otorga la dignidad de representantes públicos y, por tanto, sujetos individual y colectivamente en su función, al juicio y la crítica de las personas que cuestionan desde la misma forma de elección, hasta la idoneidad ética de la representación política democráticamente otorgada. Creo que las fuerzas del orden ejercieron una eficaz protección preventiva de los diputados autonómicos sin que se produjesen gritos surgidos desde la indignación y la impotencia. Con el acto mismo de constitución de Les Corts y estando reunida la Cámara, se activa la Ley y a sus señorías se les añade la doble protección de la inviolabilidad del recinto parlamentario y de la garantía de normalidad en el desarrollo de la sesión constitutiva.

Mientras, en la calle hay ciudadanos que sirven al Estado del que forman parte para proteger a las instituciones, a sus señorías y a las personas que protestan y, todos ellos,  con los mismos derechos a ejercitar su libertad y sus derechos constitucionales. Seguramente el relato esconde una pregunta múltiple: ¿la policía va a proteger a sus señorías y a la institución parlamentaria de los indignados o va a proteger a los indignados de sus señorías?. Porque a tenor de los acontecimientos intramuros de Les Corts y de lo sucedido en la calle, la pregunta es pertinente; y lo es más después de que los medios de comunicación se hayan hecho eco de la acusación subliminal de que tres de los detenidos tienen antecedentes policiales.

En el interior del recinto parlamentario, elegido el Presidente, con total impunidad planta un crucifijo que desde ese momento preside la sesión parlamentaria y se pasa por el forro de manera irrespetuosa y grosera la aconfesionalidad del Estado; un precepto legal que figura de manera palmaria en nuestra Constitución. La difusión mediática del hecho hace más grave la transgresión que ni es reprimida ni contestada por nadie, más allá de la retorica de las palabras. La coherencia debería haber impulsado a algunas de sus señorías a dejar vacios sus asientos ya que no pueden ejercer el uso de la palabra en la sesión constitutiva.

En el interior del recinto parlamentario, no menos de diez representantes del pueblo valenciano sentados en la bancada del PP, juran y prometen su cargo ante el crucifijo, la Biblia, la Constitución y Els Furs, imputados en casos de corrupción económica en ejercicio de su responsabilidad pública que, con la publicidad del sumario, aparecen ante la sociedad valenciana como presuntos delincuentes que, de confirmarse los cargos que se les imputan, son sin duda más graves que los que dan base a los antecedentes penales de los tres manifestantes detenidos. La representación política que les ampara y protege no les exime de su responsabilidad ante la sociedad y ante la justicia. Son aforados. Están democráticamente protegidos. Están económicamente bien retribuidos. La situación manifiesta una enorme desproporción entre su situación y la de las personas que, con su voz y su palabra, dicen en la calle que algo falla en esta democracia. No sé si es inteligible el divorcio entre la sociedad de la calle y la clase política que, de manera indolente, se instala en otra cara de la realidad.

En la calle se calientan los ánimos, se lanzan improperios y quizás algún objeto contundente y la policía hace uso de la fuerza y practica algunas detenciones. No sé la magnitud de los ataques furibundos de los concentrados ni la contundencia de los objetos arrojados contra las fuerzas del orden pero, seguro que existen elementos disuasorios y estrategias adecuadas para que no se produzca una actuación policial, que se justifica con posterioridad en base a la defensa de la Ley y del ejercicio de los derechos democráticos. Una simple reflexión sobre las transgresiones de la democracia y de la ética que se dieron en la sesión constitutiva de Les Corts y las que han podido producirse en la calle dan cuenta de la perversión y el deterioro del sistema y explican con claridad los datos de la encuesta del CIS difundida en estos días.

Cuando llegué a casa abrí mi correo electrónico y tenía un correo que me llevaba a un enlace con un artículo de Jordí Borja; quiero terminar el mío tomándole prestadas algunas de sus palabras: “El movimiento del 15M, el de los indignados también se autodenominó de democracia real. La democracia no se reduce a su dimensión formal, la representación en las instituciones o los derechos políticos básicos. Todo ello ya es en sí mismo hoy imperfecto, insuficiente, con frecuencia excluyente. Pero además la democracia solo se legitima si sus formas sirven para que se materialicen políticas públicas universales, que garanticen derechos económicos, sociales, culturales, que reduzcan las desigualdades y supriman privilegios. Sin derechos reales, es decir ejercitables, la democracia es para muchos una ficción, un fraude.”

Seguramente la gravedad y la naturaleza de todos los actos que confluyeron este nueve de junio nos tendrá que hacer reflexionar a todos sobre la realidad que apunta a una etapa política que seguramente no tendrá efectos electorales inmediatos pero que alumbrará, sin duda, una situación política y social profundamente nueva.

Vicent Vercher Garrigós

Credibilidad y coherencia

María José Muñoz Peirats

No quisiera caer en la demagogia fácil, pero no entiendo nada y eso que Miguel Catalán —en su artículo del pasado domingo en Levante-EMV, Del Gobierno a la empresa. El oscuro túnel— me ha reconciliado con mi pensamiento. Entiendo que un expresidente de gobierno cobre una buena pensión y gastos de representación, porque ser presidente de un país desgasta, no hay más que observar las señales del tiempo en el rostro de cada presidente. Aunque con distintos matices, no entiendo cómo la norma de jubilaciones es cobrar lo designado —la mayoría de veces, una prestación insuficiente— y si se realiza algún trabajo extra y de alguna continuidad puede ser incompatible con la pensión. No entiendo que esto no suceda igual con los expresidentes. Pienso que se debería buscar un mecanismo para que se cumpla el fundamento de mantener la dignidad de quien ha representado a su país y consecuentemente a sus conciudadanos, pero que esta pensión vitalicia se mantuviera en tanto y cuanto éstos no tuvieran otras remuneraciones millonarias como es el caso del señor Aznar y el señor González. No dudo que el ser asesor de Endesa, como lo es Aznar cobrando 200.00 euros anuales, y González cobrando de Gas Natural 125.000 euros, no se lo hayan ganado y ganen… Las grandes empresas nunca regalan nada. Valoro la experiencia de ambos y sus conocimientos, como valoro también la de un profesional en cualquier ámbito, desde un alto ejecutivo hasta el trabajador menos cualificado.
No entiendo que en plena crisis económica, con una enorme tasa de paro y reducidos los presupuestos públicos, estos expresidentes, cada uno a su entender, hablen de recortes sociales y de soluciones económicas, compatibilizando pensiones públicas con importantes ingresos privados. Cuando hago números, las cifras se me disparan y necesito la máquina de calcular y traducir en pesetas… Reconozco, mal que me pese, que los números me marean. En estos tristes momentos en los que hay mucha gente a la que le va muy mal, pasar, por ejemplo, por instituciones públicas y ver tantos coches oficiales que señalan los gastos que la política genera inadecuadamente, da cierto pesimismo y hace que el cerebro se cierre y no entienda nada. Quizá en otras épocas todo sea más permisivo, quizá les estamos pidiendo a los políticos simplemente coherencia, ideología y solidaridad, pero estar en política implica unas obligaciones inherentes a su ideología y estar en política responde a una voluntad libre de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. Quizá en el mundo capitalista salvaje, cuya única objetivo es el dinero, todo sea normal.
Y yo tengo setenta años y ya no me callo.

Levante-EMV 22/01/2011

DESPOLITIZACIÓN, INFORMACIÓN Y PARTICIPACIÓN

 

Hace ya algún quinquenio que la izquierda en general y, los socialistas en particular, no alcanzamos a entender cómo nos es negada la victoria electoral en los ámbitos autonómicos y locales valencianos mientras la derecha encadena una tras otra las victorias electorales que le permiten hacer uso y abuso de un poder omnímodo con un efecto sobre el tuétano de nuestra sociedad civil que va a quedar marcada a fuego por el régimen político que de manera sistemática ha ido construyendo el Partido Popular desde que gobierna las principales instituciones políticas valencianas y ocupa los principales resortes del poder económico y social de nuestro País.

 La redacción de este artículo no se aborda desde la pretensión de encontrar la pócima que cure las dolencias de la izquierda ni descubrir la piedra filosofal que desentrañe la razón de tanto desencuentro entre los partidos progresistas y la sociedad valenciana. Solo se aborda el asunto desde la pretensión de aportar una pequeña reflexión sobre cómo influye en el electorado la falta de información y de participación en los asuntos públicos y en la creciente despolitización que está en el origen de las derrotas de la izquierda y los éxitos electorales de la derecha.

 Parto de la hipótesis de que el hombre de la calle, los votantes, la gente corriente no puede ser, en democracia, un mero sujeto pasivo que observa las acciones de los responsables públicos sobre su vida y sus intereses individuales o colectivos, sin que esa forma de concebir al ciudadano no pase la factura correspondiente al sistema de relaciones políticas, sociales y ciudadanas; también a la calidad del sistema democrático y al sistema de libertades que articula su funcionamiento más allá de sus aspectos formales.

Es una verdad meridiana que las personas solo ocupan la centralidad de la vida pública en la retórica vacua de los discursos políticos en los que se trasluce un cierto mesianismo que sigue considerando a los ciudadanos, como elementos de la masa que conforma el censo electoral y a los que se les atiende de manera asistencial y benefactora, excluyéndoles de facto del complejo entramado construido para la toma de decisiones que, de forma directa o indirecta les afectan, manteniéndoles realmente al margen en la construcción de la realidad y el entorno en el que han de de desarrollar su vida cotidiana de manera individual o colectiva.

Por todas estas cuestiones es obligado el concluir que no se construye nada solo con la mera información que toma forma de relato, cuando no de panfleto, o solo con la participación formal a través de los canales institucionales profundamente distorsionados por las diatribas partidistas; porque la terca realidad nos pone ante nuestras propias narices que el resultado de esta sistemática, alejada de la política genuina y del respeto al ciudadano como protagonista de la historia,  solo nos conduce a una sociedad que se desentiende de los asuntos públicos y atiende de manera inconsciente a la llamada permanente de la derecha producida desde los resortes del poder más absoluto y profundiza en la esclerosis social que desemboca en una despolitización creciente  que, a tenor de las políticas desplegadas por los partidos que se reclaman de la izquierda, no se si es una despolitización querida pero, indudablemente, es consecuencia de la práctica absurda de la mera información, a veces ininteligible, sin que se convoque realmente a una previa participación real de los ciudadanos en las políticas que les afectan en su vida cotidiana agravada, en estos momentos, por una situación económica tremendamente difícil que está produciendo una fractura social evidente y perceptible cuyas consecuencias negativas podemos intuir.

 La alianza imprescindible con las personas que con su voto quitan y ponen gobiernos solo se puede concebir por la izquierda desde la creación de espacios de participación e información, en los que el protagonismo cívico no sea un lugar retórico y en el que el empoderamiento de las personas, en tanto que ciudadanos, legitimen a sus representantes con la certeza de que van a traducir en políticas públicas el pacto de base alcanzado mediante el dialogo, el debate y la transacción social sobre la base de una información objetiva y participación activa en los asuntos que, con sus matices o diferencias, son comunes o específicos y afectan a toda la sociedad o a una parte importante del colectivo ciudadano.

 La izquierda nunca tendrá el poder, entendido como instrumento de servicio y transformación social, si los ciudadanos no se sienten parte activa del mismo tanto en su consecución, como en su ejercicio institucional y social. Si no andamos este camino, nos quedan muchos años de oposición que me niego a pensar que también sea pretendida por aquellos a los que hemos confiado nuestra representación en el gobierno de las organizaciones políticas y las instituciones parlamentarias o ejecutivas en esta democracia a la que se le están rompiendo las costuras por las que asoma el rostro horrible del pensamiento único, la precariedad y la xenofobia.

 Vicent Vercher Garrigós

21/01/2011

La encrucijada valenciana del PP.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio San José
  • ANTONIO SAN JOSÉ

    01/10/2009

Luz de Gas

 

Ninguna de las informaciones publicadas sobre las inquietantes actividades de la trama Gürtel, implican a Mariano Rajoy. Es más, los virtuosos de la turbia mangancia aposentaron su campamento de trileros en la Comunidad Valenciana al asumir la presidencia del partido su actual líder. Por eso no se entiende en absoluto que el político gallego no dé un sonoro puñetazo en la mesa y empiece a tomar decisiones urgentes que han de pasar, indefectiblemente, por el corte de cabezas políticas y la expulsión del partido de aquellas personas cuyos comportamientos sean incompatibles con la dignidad que exigen sus cargos.

<!–Resulta conocida la sempiterna resistencia de Rajoy a mirar los problemas de frente y a adoptar medidas de choque. Su estrategia ha sido siempre la de esperar, intentar ganar tiempo y confiar en que el paso de los días resuelva por sí solo los conflictos que van apareciendo en su camino. Ocurre empero que en esta ocasión esa rutina atávica no sirve para nada porque lo que vamos conociendo cada mañana sobre los tejemanejes de los gürtélidos es de tal calibre que pide a gritos cirugía mayor ante el peligro de contagiar a otros órganos sanos del principal partido de la oposición.

Valencia hace caso omiso
Una vez más el líder popular no ha hecho uso de su condición y ha mandado a María Dolores de Cospedal para que le pasara un recado telefónico al presidente valenciano. Una conversación que, al parecer, fue del alto voltaje y cuyos efectos han sido nulos si comprobamos el caso omiso que Francisco Camps ha hecho de la reclamación de “actuaciones contundentes” formulada por la número dos de los populares. Después de esta petición resulta sarcástica la explicación del inefable Ricardo Costa sobre que toda la “contundencia” estriba en encargar una auditoría externa de las cuentas del partido. La desfachatez, como bien se ve, está servida.

La culpa al empedrado
La situación es muy delicada para el PP que, milagrosamente, ya no habla de filtraciones, como hacía cuando los datos los revelaba el diario El País. Ahora, al entrar en acción tardíamente un periódico de su cuerda como El Mundo ya han abandonado ese falso remoquete y tratan de expandir tinta de calamar apelando a una manida teoría de la conspiración complementada con absurdas y graves acusaciones al ministro Rubalcaba, al Cuerpo Nacional de Policía y, si se tercia, a Amnistía Internacional. Todo menos asumir su responsabilidad ante un caso escandaloso que revela prácticas corruptas inasumibles en democracia.

Camps pasa factura
La Comunidad Valenciana es un territorio clave para las aspiraciones políticas de Mariano Rajoy. Sin Valencia, el gallego nunca será presidente del Gobierno y eso lo sabe él y lo sabe muy bien Camps que utiliza esta circunstancia como su principal fuerza aliada en el envite. Además, el presidente autonómico le pasa factura a Rajoy por el imprescindible apoyo que él y los suyos le brindaron en tiempos de gran zozobra para apuntalar su liderazgo en el famoso congreso popular celebrado en Valencia.

Más allá de “cuatro trajes”
El personal asiste atónito a la catarata de datos, conversaciones y facturas que apuntan a una trama de financiación irregular del principal partido de la oposición, mientras sus responsables miran para otro lado, le echan la culpa al empedrado, o a las fuerzas de seguridad, y dicen que el caso está cerrado. Se trata de una reacción tan irresponsable como poco inteligente que en algún momento se sustentó en la escandalosa actuación del TSJ de Valencia al ignorar los documentos policiales que apuntaban a que las dimensiones del caso iban mucho más allá de un anecdótico asunto referido a “cuatro trajes”.

La decisión de Rajoy
Hay más, hay mucho más y lo estamos viendo. Mariano Rajoy puede optar por ejercer su autoridad y poner orden en el partido con medidas ejemplares o en hacer como que no va con él y ligar su suerte a la de alguno de sus patrocinados. Ésa es su opción y ése es el dilema, el lío colosal, que ahora tiene sobre su mesa de trabajo en la madrileña calle de Génova pendiente de resolución y reclamando carácter de urgencia.

Antonio San José es periodista y analista político