AZNAR CALLA EN COLOMBIA Y NO CONTESTA A CHAVEZ, ¿CUESTIÓN DE TALANTE O, QUIEN CALLA OTORGA”

0000005715.jpg

lunes, 12 noviembre 2007

AZNAR SE CALLA EN COLOMBIA Y EVITA CONTESTAR AL VENEZOLANO CHÁVEZ, QUIEN LE LLAMO “FASCISTA” REITERADAMENTE: EL EX PRESIDENTE ESPAÑOL REALIZA UNA GIRA POR IBEROAMÉRICA PARA VENDER SU ÚLTIMO LIBRO…

El ex presidente español José María Aznar se encuentra en Bogotá para vender su libro “Cartas a un joven español…”. Ayer, informa la prensa venezolana, Aznar no quiso contestar al presidente venezolano Hugo Chávez, quien le llamó “fascista” un día antes, desde la tribuna de la Conferencia Iberoamericana en Santiago de Chile.
Aznar llegó a Bogotá el domingo por la noche. Bajo estrictas medidas de seguridad se negó tajantemente a hablar con los medios de comunicación sobre la respuesta del Rey Juan Carlos y la del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Uno y otro, a su manera, recriminaron a Chávez haber llamado a Aznar “fascista” en la misma tribuna de la Conferencia Iberoamericana.

Aznar con jóvenes conservadores. El expresidente conservador español está invitado en Bogotá a la clausura de una reunión de líderes juveniles colombianos conservadores que organiza la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), vinculada al Partido Popular (PP). Aznar es el presidente de esta entidad desde que perdió las elecciones el 14 de marzo de 2004.

Gira comercial de Aznar por Iberoamerica para vender libros.  José María Aznar participó como invitado “estrella” en la presentación del libro “América Latina: una agenda de libertad”, de la FAES, en la Universidad privada “Sergio Arboleda” de la capital colombiana.  Este libro quiere ser “una agenda para el desarrollo de América Latina”, desde el punto de vista conservador español. Va firmado por Miguel Ángel Cortés, portavoz adjunto del Partido Popular (PP) en el Congreso español, secretario de Estado de Cooperación durante la gestión de Aznar. Este último firma el prólogo del mismo libro.
Además de esta promoción, Aznar asistirá el miércoles a la presentación en Bogotá de su propio libro “Cartas a un joven español”, arropado por el periodista Mauricio Vargas, de la revista “Cambio”.

AZNAR Y CHAVEZ.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio Asencio
  • ANTONIO ASENCIO

    12/11/2007

 

Aznar y Chávez

Debo reconocerlo. Lo primero que me he preguntado es: ¿Él lo hubiera hecho? ¿Hubiese Aznar defendido la legitimidad democrática, la dignidad y la honorabilidad del presidente Zapatero ante un, pongamos, Bush Jr. iracundo o faltón? ¿O por el contrario, hubiese hecho la vista gorda, o incluso se hubiese unido a las descalificaciones, avivado el fuego de la discordia, sumado al insulto, enviado al PSOE al eje del mal y al Gobierno al mismísimo infierno? No hace falta ser la pitonisa Lola para adelantar que el comportamiento de nuestro ex se hubiese situado en algún punto entre las segundas opciones. Faltaría más (mucho más).

Lo segundo que he pensado al ver la secuencia del -enésimo- exabrupto del nuevo líder del show-business político, Hugo Chávez, llamando fascista a Aznar en presencia de Zapatero y del Rey, es que el bochorno se escribe con “ch” de Chávez. La RAE desheredó a la ch -dejando muy huérfanos lingüísticamente a valencianos y argentinos- de la misma manera en que Chávez está desheredando la democracia en su país.

Es verdaderamente alucinante lo que ha sido y es capaz de hacer este tío. En pocos años ha puesto patas arriba a Venezuela; ha creado un régimen pseudo-totalitario hecho con los despojos ideológicos del populismo post-comunista del Caribe, el
bolivarianismo y el guevarismo trasnochado; ha puesto varias veces su país al borde de la fractura civil; se ha inventado un antiamericanismo marca de la casa que da vueltas al mundo por el Youtube y las televisiones; se ha puesto al frente de un
extraño resurgir panamericano de aroma indigenista y libertario, y para colmo, ha seducido a -algunos pocos- izquierdistas no demasiado avispados a este lado del Atlántico. Y ahora Chávez encara la última fase de su estruendosa trayectoria buscando, mediante elección popular, transformar definitivamente a Venezuela en un régimen a perpetuidad. Increíble.

Pero el incidente de la Cumbre tiene otra lectura. De la misma forma que Chávez vive del victimismo demagógico de cartón piedra (mientras llama “demonio” a Bush le vende barriles de petróleo por debajo de la mesa), Aznar y Bush viven también de estos
estrambotes mediáticos situados fuera del perímetro de las democracias occidentales. Son fenómenos políticos que se retroalimentan en función de su espectacularidad mediática y televisiva. Dominan el lenguaje de la crispación y el agravio,
convertidos en entretenimiento.

Ayer Aznar y el PP perdieron una oportunidad de oro de sumar puntos en esa espiral del insulto y el la vídeo-política hooligan en la que andan empantanados. Y lo perdieron, porque la sagacidad de Zapatero -y el respaldo espontáneo del Rey- lo impidieron, descalificando no los dirigentes -al fin y al cabo, personas votadas por sus pueblos- sino las formas. Cuando Zapatero defendió a Aznar, en realidad descalificaba acertadamente las formas que se ha gastado nuestro ex con él durante estos años, eslegitimando internacionalmente a Zapatero allá donde iba y desdibujando interesadamente la democracia en nuestro país. No comparable a Chávez, sin duda. Pero sí en la misma lógica de hacer del agravio y de la descalificación una forma de hacer política. Buena lección la de ayer.

antasencio@gmail.com