FUNDAR NO ES DE FONFRIA.

Internet, a la caza de Fonfria.

Os sugiero que entreis en el enlace que acompaña este post para que podais comprobar hasta que punto, en la Comunidad Valenciana, son perpretadas las atrocidades más inmorales en nombre de los más debiles y de los más necesitados. La Generalitat Valenciana y el Gobierno del PP están consintiendo la mayor perversión que se puede cometer desde el poder. Bien haría en nuevo Conseller del ramo, tan conspícuo él i tan católico practicante, en echarle una miradita a lo que dicen las personas que, con toda la razón del mundo, denuncian los escandalos y los abusos que se cometen en nesta supuesta ONG o fundación o…lo que sea; porque el asunto es de pura moralidad pública y para mandar a los juzgados a los responsables de este fondo de reptiles.

http://fundarnoesdefonfria.blogspot.com/2007/10/internet-la-caza-de-fonfria.html

Pasen y vean. Vale la pena.

Anuncios

CUANDO “CORRER DEPRISA” EN LA CONSTRUCIÓN ES SINÓNIMO DE “FUERTE ESPECULACIÓN”: LOS CASOS DE ASTROC Y LLANERA.

Llanera y Astroc corrieron “muy deprisa”, según Durá

EL PAÍS – Valencia – 12/10/2007

 

Juan Eloy Durá defendió ayer la solidez económica de las compañías de este sector que llevan tiempo en el mercado frente a otras empresas más jóvenes, que han empezado “a correr muy deprisa”, dijo en alusión a las constructoras Astroc y Llanera.

 

 

La noticia en otros webs

El responsable de la federación comentó que “hasta ahora [tanto por parte de los empresarios como de particulares que contaban con ahorros], se invertía en el sector de la construcción porque daba mejor rentabilidad” que otras operaciones, pero señaló que ahora quienes elegían esta opción, “se han ido”. Estimó que “en este momento, la especulación en el sector se ha terminado totalmente” y apuntó que los particulares que invertían en este campo son ahora “competencia directa de los constructores” porque también sacan al mercado sus inmuebles, aunque “a un precio más barato”.

Respecto a las inversiones en suelo llevadas a cabo por empresas constructoras, manifestó que este era el ámbito en el que se producía “una especulación más fuerte”, por encima de las obras realizadas, ya que el suelo se compraba a un precio y poco tiempo después se vendía más caro, incluso “sin estar clasificado”, matizó.

Eloy Durá explicó que “el problema que han tenido algunas empresas es que dentro del balance ponían un precio de suelo como si estuviera ya clasificado”, cuando “realmente no lo tenían” así.

En este sentido, manifestó que hay sociedades que “han invertido mucho, gracias a los créditos que los bancos concedían fácilmente a quien quería entrar en el sector. Ahora se encuentran con una falta de liquidez total” y la negativa de los bancos a renovarles los créditos. Esto es lo que “ha pasado a estas dos empresas en concreto”, agregó Eloy Durá en alusión a Astroc y a Llanera. El presidente de Fevec señaló que hay otras firmas con más solidez y experiencia en el mercado que “no han entrado en esa vorágine de ser número uno”.

LLANERA BUSCA DESESPERADAMENTE UN COMPRADOR PARA SU BOLSA DE SUELO.

 

Llanera busca desesperadamente un comprador para su bolsa de suelo

La constructora mantiene contactos urgentes con inversores con el riesgo de que algún acreedor inste la suspensión

 

REDACCIÓN/ VALENCIA

 

Cuando esta semana salieron a la luz impagos de Llanera a proveedores y que se había frustrado el intento de acuerdo del grupo constructor con Bancaja y la Cam, el tiempo empezó a acelerarse.

Los directivos de la compañía confirmaron sus primeros terrores a principios de esta semana cuando se hizo pública la difícil situación que atravesaban desde hacía tiempo. Las gestiones que se habían llevado con suma confidencialidad no habían llegado a ninguna situación que supusiese siquiera ganar tiempo, de forma que ahora las negociaciones con posibles inversores se convierten en perentorias y aumentan en dificultad.

Que sea público que Bancaja y la Cam han declinado la invitación a implicarse en la compañía añade unos elementos de desconfianza que complican cualquier acuerdo.

El esperado consejo de administración extraordinario convocado para ayer no aclaró la situación. Probablemente se pensó que era preferible agotar las últimas y remotas posibilidades de encontrar una salida a la crisis antes de adoptar una decisión drástica y definitiva.

El riesgo más inminente para la compañía ahora tiene que ver con la posibilidad de que algún acreedor importante recurra al juzgado y solicite la intervención. Con la actual ley de proceso concursal lo aconsejable es que sea la empresa en apuros la que solicite el amparo de esta figura legal que permite continuar funcionando sin el agobio de las deudas.

En esta ocasión el periodo previo a la situación que permitirá a los acreedores instar la suspensión de pagos ha comenzado a correr ya hace días, cuando se empezaron a incumplir los primeros compromisos financieros.

La idea que ha prevalecido estos días entre la dirección ha sido la de apurar los plazos en busca de una solución. Pero al margen del agobio del vencimiento del periodo establecido las posibilidades de negociación están muy condicionadas por la alta deuda a la que tiene que hacer frente. Además, la aireada “gran bolsa de suelo” que la constructora ha podido esgrimir en anteriores conversaciones con inversores arroja también serias dudas. En ámbitos financieros se asegura que lo que Llanera tenía eran opciones de compra, algo que finalmente ha supuesto un agravante más de la situación al no poder satisfacer el pago por el terreno señalado.

 

Inquietud y silencio en la empresa

Entre los trabajadores de la compañía reina la preocupación y la incertidumbre. Conocedores desde hace tiempo de parte de las dificultades que atravesaba la empresa confiaban en un acuerdo que salvara la situación. Ayer no había noticia de esa posibilidad y ganaba enteros la inquietud.

Esta semana el fundador de la compañía, Gallego, ha intentado trasladar a la plantilla algo de esperanza, además de la tranquilidad que supone asegurar a todos las nóminas, al menos para este mes.

A lo largo de toda la jornada este periódico intentó recabar la opinión de la empresa sin que hubiese contestación a sus llamadas.

UNA PREGUNTA DESDE ESTA WEB-BLOG: LA GENERALITAT VALENCIANA CONSTITUYÓ EMTRESAS MIXTAS EN LAS QUE PARTICIPABA CON UN 51% LLANERA O ALGÚNA DE SUS EMPRESAS DEL GRUPO Y EL INSTITUTO VALENCIANO DE LA VIVIENDA S.A. QUE TIENE EL 40%. EL OBJETO SOCIAL DE UNAS MERCANTILES MIXTAS QUE SIEMPRE HAN SIDO DE DUDOSA LEGALIDAD ES, SUSTANCIALMENTE, EL DESARROLLO URBANISTICO Y LA PROMOCIÓN DE VIVIENDA, EN ALGÚN CASO DE PROMOCIÓN OFICIAL Y, EN MAYOR MEDIDA PARA EL DESARROLLO DE LA RENTA LIBRE EN ENORMES SUPERFICIES.

 

EN QUE MANERA AFECTA LA SITUACIÓN DE LA EMPRESA LLANERA Y SU GRUPO INMOBILIARIO A LA SITUACIÓN FINANCIERA DE LAS MERCANTILES PARTICIPADAS EN MINORÍA POR LA GENERALITAT VALENCIANA (IVVSA). ME TEMO QUE ESTAMOS ANTE UN LIO JURÍDICO, ECONÓMICO, SOCIAL Y POLÍTICO DE DIMENSIONES MONUMENTALES DADA LA ENVERGADURA DE LAS ACTUACIONES ACOMETIDAS POR LAS EMPRESAS MIXTAS Y EL DÉBIL SUSTENTO JURÍDICO QUE LAS AMPARA.

 

BIEN HARIAN LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN RECABAR LOS INFORMES PERTINENTES Y LLEVAR A LES CORTS VALENCIANES EL TEMA PARA DEPURAR FUTURAS RESPONSABILIDADES Y BIEN HARÍAN LOS SINDICATOS EN HACER LO PROPIO, EN DEFENSA DE LOS TRABAJADORES Y DE SUS FAMILIAS QUE, SEGURAMENTE ESTARAN HASTA EL CUELLO PARA PAGAR SU VIVIENDA HIPOTECADA.

 

A LOS APRENDICES DE BRUJO LES HA ESTALLADO AHORA LA BURBUJA INMOBILIARIA, CONSCIENTES COMO ERAN DE LA DELICADA SITUACIÓN DE LA EMPRESA Y DE SU “PECULIAR” FORMA DE OPERAR EN EL MERCADO.

 

GALLEGO INSCRIBE ASÍ SU NOMBRE EN EL RENGLON INMEDIATAMENTE POSTERIOR AL DE BAÑUELOS Y, PRESUMO QUE LA LIBRETITA DEL PRESIDENTE CAMPS SE VA A IR LLENANDO DE MANERA IRREMISIBLE, PORQUE SUS CAÑAS SE HAN VUELTO SUS PRÓPIAS LANZAS.

 

LO DICHO, CON BUENA P…., BIEN SE JODE; O LO QUE ES LO MISMO, NOS HAN ESTAFADO CON NUESTRO PROPIO DINERO Y ESTA CUADRILLA SEGURO QUE YA TIENE SUS RECUSOS Y SU PATRIMÓNIO A BUEN RECAUDO; QUE LO DE LOS PARAISOS FISCALES Y ECONÓMICOS YA LO TIENEN EXPERIMENTADO CON LO DEL IVEX Y JULIO IGLESIAS.

 

UN POQUITO DE POR FAVOR Y PREPAREN LAS SALES QUE A ALGUIEN LE VA A DAR UN VAHIDO.

 

VICENT VERCHER GARRIGÓS.

LLANERA: REDUCIR TAMAÑO, EL EUFEMISMO DEL DESPIDO INMISERICORDE DE LOS TRABAJADORES.

Inmobiliaria   Inmobiliario

La inmobiliaria Llanera planea reducir su tamaño para salvar la crisis

Llanera va a tener que convencer a los bancos de su viabilidad si quiere salvar la crisis. En la reunión de ayer tras el día de pánico entre empleados y proveedores, la dirección planteó la refinanciación de la deuda. Sin embargo, las dos cajas valencianas, principales acreedores, dudan de su futuro.

Compártalo:
Delicious
Digg
Technorati
Meneame
Ayuda

Joaquim Clemente / VALENCIA (20-09-2007) Publicado en: Edición Impresa – Empresas

Llanera va a tener que convencer a los bancos de su viabilidad si quiere salvar la crisis. En la reunión de ayer tras el día de pánico entre empleados y proveedores, la dirección planteó la refinanciación de la deuda. Sin embargo, las dos cajas valencianas, principales acreedores, dudan de su futuro.Llanera, la inmobiliaria valenciana propiedad de la familia Gallego, está estudiando fórmulas para salir de la profunda crisis en la que está inmersa después de que haya fracasado su modelo ambicioso de urbanismo. La compañía, que cobró notoriedad con una potente campaña de publicidad nacional e internacional, tendrá que replegarse en todos los frentes: renegociación de deuda, venta de activos y reducción drástica de personal.

De las medidas que deberá afrontar la compañía y que ayer estudió el comité directivo, la que mayor dificultad puede tener es la renegociación de la deuda con los bancos, que según la empresa asciende a 304 millones de euros. Fuentes financieras apuntaron ayer que tanto el Grupo Bancaja como la CAM, principales acreedores de la compañía, no están dispuestos a seguir financiando una empresa de cuyo negocio duda.

De momento, la empresa de la familia Gallego no tiene en su agenda inmediata presentar un proceso concursal, pese a que en un futuro inmediato podría verse abocada a ello si no consigue recuperar el favor de los bancos. Eso pasaría no sólo por redimensionar la compañía, buscando actividades recurrentes y rentables que le garanticen ingresos para afrontar los pagos financieros, al margen de las nóminas de sus 650 empleados y las facturas de sus proveedores. La inmobiliaria también debería salvar las corrientes internas de las dos principales entidades financieras valencianas, encabezadas principalmente por los técnicos de las cajas, que ya no confían en la empresa y buscan fórmulas para recuperar la inversión. En el otro lado estaría la vertiente política de las cajas que no ven con buenos ojos la suspensión de pagos de la compañía.

Fuentes de la empresa garantizaron ayer que Llanera pagará los sueldos de sus empleados este mes y el próximo. Esos dos meses son el plazo que parece se ha fijado la empresa para intentar salir de la crisis. La reducción de empleados o la cancelación de contratos con determinadas subcontratas son algunas de las medidas inmediatas para reducir costes. Pero todo apunta a que el ‘plan de transformación’ irá más allá.

Según fuentes conocedoras de la compañía, todo pasa por devolver a la empresa casi a su punto inicial, es decir, una pequeña promotora ‘con actividades recurrentes y rentables’, capaces de recuperar la confianza tanto del sector como de los bancos. ‘Eso pasa por olvidar los macroproyectos que le han abocado a esta situación’, aseguran.

Y es que el apuro que atraviesa Llanera no es tanto fruto del frenazo inmobiliario general, que también ha influido, si no de un modelo de negocio ‘poco riguroso en la planificación’, explicaron a Cinco Días fuentes del sector. Llanera optó por una estrategia consistente en buscar suelo rústico sobre el que planear grandes desarrollos urbanísticos, especialmente resorts con campos de golf. El plan de la empresa pasaba por convertir ese suelo agrícola en urbanizable en un plazo de dos años mediante una agresiva política de negociación con los ayuntamientos para que le aprobasen los planes.

Mientras, la empresa iba tomando posiciones en los terrenos, con opciones de compra sobre el suelo, que implicaban el pago de una señal; proyectaba hasta 24 complejos en todo el mediterráneo, incorporó a mucho personal a la compañía y realizó fuertes campañas de publicidad. Ese gasto estaba apoyado en créditos que la empresa pensaba devolver al comercializar pronto los complejos. Sin embargo las recalificación de suelo se suelen alargar hasta seis años, con lo que no ha podido sacar adelante los proyectos y no ha tenido ingresos por venta de viviendas.

Poco suelo, muchas opcionesLa idea de Llanera para desarrollar sus complejos urbanísticos pasaba por actuar sobre suelo rústico. Ese aspecto era clave para poder ofrecer precios baratos, ya que comprar suelo urbanizable es mucho más caro que recalificar. Ese detalle es clave en la historia de la empresa, ya que al no contar con suelo finalista suficiente no ha podido ir realizando promociones de entidad que le garantizasen unos ingresos suficientes mientras esperaba el cambio de uso del suelo.Sin embargo, Llanera no es un gran propietario de suelo. Con la excepción del terreno agrícola que le compró a Reva en Riba-roja de Túria (Valencia), y que está apalancado por Lehman Brothers, la empresa lo que tiene son numerosas opciones de compra. En 2005 reconoció compromisos por 97,29 millones. Estas opciones llevan implícitas una señal que la empresa podría haber perdido ya al no ejecutar la compra en los plazos previstos.Respecto a planes aprobados de cierta entidad, Llanera cuenta con un PAI en Valencia, en colaboración con la Generalitat, y un complejo con golf en Murcia que ya comercializa. En ninguno de los dos se han iniciado las obras.

• Ver versión con más información relacionada