¿Rosa Díez califica a Uria o, entre otros, a Lluch como víctimas de ETA de segunda o de tercera categoría?

POLÍTICA

“Ven y cuéntalo”, demagoga

¿Rosa Díez califica a Uria o, entre otros, a Lluch como víctimas de ETA de segunda o de tercera categoría?

Que la familia de Inaxio Uria -recientemente asesinado por ETA- enviara el día 24 de diciembre, horas antes de la Nochebuena, un mensaje de solidaridad a todas las víctimas de ETA, le ha dejado a Rosa Díez, líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), un cierto “sabor amargo”, según ha reconocido en su blog. Que Uria, partidario del PNV, cayera acribillado por matones pretendidamente patrióticos le rompió el guión a Díez.

<!–

La ex socialista censura a los familiares de la última víctima mortal de ETA porque sostiene que ha tenido ETA que asesinar a Uría para que sus allegados comprendan lo que es esa banda terrorista. Conviene en todo caso no olvidar que Díaz ha pasado a ser, desde hace algún tiempo, la hada madrina de la derecha extrema, esa derecha dura, poblada de halcones, que abjura ahora de Mariano Rajoy por entreguista.

El PNV de Arzallus
Sí, paradójicamente, esta Díez que achaca al nacionalismo democrático vasco compadreos, implícitos o explícitos, con ETA, es la misma que fuera durante siete años consejera de Comercio, Consumo y Turismo en el Gobierno de coalición entre el PNV y el PSE. O sea, el Gobierno que entonces presidía el nacionalista José Antonio Ardanza. Es decir, el PNV que en aquella época seguía dirigiendo Arzallus.

Sin escrúpulos conocidos
Sí, esta Díez, a la que en la actualidad no le cabe en su cabeza la más mínima concesión a los terroristas, es la misma que aplaudía el acercamiento de presos impulsado por el Gobierno Aznar en la tregua de 1999. Podemos añadir que la ex consejera socialista colaboró -sin escrúpulos conocidos- con sus colegas del PNV y lo hizo con vigor, entusiasmo y eficacia.

Escándalo de la derechona
Mientras ETA mataba y cometía sus gigantescas canalladas, la consejera Díaz puso en marcha una campaña de reclamo turístico cuyo slogan era acertado y sugestivo: “Ven y cuéntalo”. Ello escandalizó a la derechona española, con el dibujante Mingote a la cabeza y rasgándose las vestiduras. La campaña trataba de subrayar una evidencia indiscutible. En Euskadi, por fortuna, no todo ni mucho menos es ETA. Una forma de aislar a los asesinos era conseguir que gentes de otras comunidades españolas y de otros países visitaran el País Vasco, cuyas maravillas son – en tantos y tantos aspectos- fascinantes.

¿Muertos de segunda o de tercera?
¿Qué diría o escribiría Díaz si, en el presente, el Gobierno de Ibarretxe o el de Patxi López, si vence en las urnas tan cercanas, o el Ejecutivo fruto de una nueva coalición entre peneuvistas y socialistas, decidiera lanzar una campaña semejante a la suya? Es fácil de imaginar. Como mínimo, acusaría a tal publicidad de estar contaminada por la sangre de los muertos. ¿Por cierto, Díez considera a Uría o, entre otros muchos más, a Ernest Lluch, víctimas equiparables a las demás o, en el fondo, los cataloga como muertos de segunda o incluso tercera división?

Despreciable mezquindad
La reacción de Rosa Díez frente al más hermoso mensaje difundido estos días de buenos deseos –el mensaje profundamente solidario de la familia Uria- da la medida de su despreciable mezquindad. O de su egolatría y descaro. El viraje de Díez desborda todos los límites. A lo largo del mandato del Gobierno Zapatero ya fue demasiado lejos en su despecho o en su provocación. Las vilezas dialécticas o las injurias y calumnias contra Zapatero –en el ámbito de la lucha contra ETA- tuvieron en ella una incansable propagandista.

Jaleada por la caverna
Ahora esta oportunista, que se ha montado un partido desde le resentimiento y que es jaleada por la caverna, se permite abrir un juicio de intenciones al círculo de familiares y amigos de un hombre de bien, asesinado por los terroristas de ETA. ¿Qué harás políticamente, Díez, cuando, antes o después, acabe el Estado de Derecho con ETA? ¿Qué harás? ¿De dónde sacarás los votos? Estamos ansiosos de escuchar tus respuestas. “Ven y cuéntalo”, demagoga.

Enric Sopena es director de El Plural

Anuncios

EL PARTICULAR VIERNES SANTO DE ETA CONTRA LAS PERSONAS PACÍFICAS: COCHE BOMBA EN CALAHORRA.

0159348b.jpg

ETA hace estallar un coche-bomba en un cuartel de la Guardia Civil en Calahorra

AGENCIAS. 21.03.2008 – 14:05h

  • Una llamada alertó de la explosión.
  • El cuartel había sido desalojado previamente.
  • De momento no hay víctimas.
  • La zona se encontraba muy concurrida porque acababa de terminar una procesión.

Minuteca todo sobre:

Un coche-bomba ha explotado en torno a las dos de la tarde junto al cuartel de la Guardia Civil de Calahorra (La Rioja), que había sido desalojado después de que la asociación de ayuda en carretera DYA de Vizcaya recibiera una llamada en nombre de ETA avisando de su explosión.La llamada se recibió a las 13.28 horas en la DYA de Vizcaya y avisaba de que a las 14.00 horas explotaría un artefacto colocado en un vehículo del que proporcionaba su modelo, color y marca, han indicado fuentes de esta asociación.El coche-bomba, de color azul, ha hecho explosión en la calle Gallarza, que se encuentra en la parte trasera del acuartelamiento donde, según ha podido comprobar Efe, se han vivido escenas de pánico.La zona, en la que se había establecido un cordón policial amplio, se encontraba muy concurrida porque acababa de terminar la procesión del Viernes Santo.

EL 70% DE LOS ESPAÑOLES CENSURA EL USO PARTIDISTA DEL TERRORISMO POR PARTE DE LA DERECHA.

0000001224941.jpg

 POLÍTICA

El 70% de los españoles censura el uso partidista del terrorismo por parte de la derecha

Un 42,6% de votantes conservadores quiere que el PP se acerque a las tesis antiterroristas de ZP

ELPLURAL.COM

Pasada la resaca electoral, y con una nueva legislatura socialista en camino, casi tres cuartas partes de la sociedad española creen que el Partido Popular ha fallado en su postura antiterrorista y que es a ellos a quienes corresponde la obligación de acercarse a las tesis del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, según recoge El Barómetro de los informativos de La Sexta. De este modo, un buen porcentaje de los votantes del Partido Popular dan por buena la gestión antiterrorista llevada a cabo por el Ejecutivo socialista.

<!–

Un 70’5% de los españoles desmonta, por tanto, la idea difundida por el PP de que son los socialistas los primeros interesados en utilizar la crispación y los responsables de enfrentar a la sociedad. Una estrategia, la de la crispación instrumentada por el PP, que, a juzgar por el resultado de la encuesta, ni siquiera ha calado entre los votantes conservadores, de los cuales un 42’6% están de acuerdo en que el Partido Popular debe aproximarse al planteamiento antiterrorista del Gobierno, aprobando, por tanto, la gestión antiterrorista del Ejecutivo.

Nota final de los líderes
La encuesta de La Sexta también recoge la valoración ciudadana de los dos contrincantes tras las elecciones. Más allá de que, al igual que en el anterior barómetro, Zapatero vuelva a aprobar (5,6) y Rajoy suspenda de nuevo (4,4), destaca la calificación que reciben ambos de su propio electorado, y que vuelve a desmontar una tesis mantenida por el PP y sus medios afines. Mientras que Zapatero cosecha un 7’9 entre los votantes del PSOE, Rajoy sólo llega al 6’9 entre los que le han votado, tirando por tierra la reflexión, tan repetida tras los debates televisivos, de que Rajoy convence más a los suyos de lo que lo hace Zapatero.

Victoria gracias a Zapatero
Al mismo tiempo, una encuesta de Sigma Dos para el diario El Mundo afirma que un 45,8% de los votantes del PSOE cree que el principal responsable de la victoria socialista fue el presidente del Gobierno, mientras que un 38,1% lo atribuye al programa y a la ideología del PSOE. Quedan también cuestionados los intentos populares de culpar de su derrota al miedo metido por los socialistas sobre una futura vuelta al poder del PP: dos de cada tres españoles ven en Zapatero o en el PSOE un proyecto de Gobierno, en lugar de una alternativa al Partido Popular.
Los retos del nuevo Gobierno
El Barómetro también recoge las inquietudes de los españoles de cara a la nueva legislatura. Los temas prioritarios a los que el Gobierno tendrá que enfrentarse, según los ciudadanos, coinciden con los objetivos principales que Zapatero anunció ayer en el Comité Federal del PSOE. La economía ocupa el primer lugar, con un 41%, seguida del terrorismo con un 19% y del empleo por un 14%.Fracaso del discurso popular
Los datos de la encuesta también castigan las líneas principales del discurso del Partido Popular a lo largo de la campaña electoral. La inmigración, la apuesta más dura y peligrosa del PP, y que Mariano Rajoy utilizó en los debates televisivos repitiendo hasta la saciedad la necesidad de “orden y control”, ocupa el penúltimo puesto de la lista de preocupaciones de los españoles, interesando a apenas el 7%. En último lugar se encuentra la educación, que sólo preocupa a un 1’4% de los encuestados, y cuya situación también criticó sobremanera el PP, exigiendo la implantación de una doctrina basada en “el esfuerzo, el mérito y el trabajo”, valores plagiados de los que propugnaba Sarkozy en la campaña electoral que le llevó al Elíseo.

Media España ve positivo el resultado
Por último, entrando en un análisis más general de las elecciones, más de la mitad de los ciudadanos, un 51’1%, ha valorado como positivo o muy positivo el resultado electoral del pasado domingo.  Cabe destacar que, de los encuestados que opinan que el resultado electoral  ha sido negativo o muy negativo (17’5%), un  50’6% son  votantes  populares  que califican de malo el resultado obtenido por su partido el pasado domingo.

–>

Un 70’5% de los españoles desmonta, por tanto, la idea difundida por el PP de que son los socialistas los primeros interesados en utilizar la crispación y los responsables de enfrentar a la sociedad. Una estrategia, la de la crispación instrumentada por el PP, que, a juzgar por el resultado de la encuesta, ni siquiera ha calado entre los votantes conservadores, de los cuales un 42’6% están de acuerdo en que el Partido Popular debe aproximarse al planteamiento antiterrorista del Gobierno, aprobando, por tanto, la gestión antiterrorista del Ejecutivo.

Nota final de los líderes
La encuesta de La Sexta también recoge la valoración ciudadana de los dos contrincantes tras las elecciones. Más allá de que, al igual que en el anterior barómetro, Zapatero vuelva a aprobar (5,6) y Rajoy suspenda de nuevo (4,4), destaca la calificación que reciben ambos de su propio electorado, y que vuelve a desmontar una tesis mantenida por el PP y sus medios afines. Mientras que Zapatero cosecha un 7’9 entre los votantes del PSOE, Rajoy sólo llega al 6’9 entre los que le han votado, tirando por tierra la reflexión, tan repetida tras los debates televisivos, de que Rajoy convence más a los suyos de lo que lo hace Zapatero.

Victoria gracias a Zapatero
Al mismo tiempo, una encuesta de Sigma Dos para el diario El Mundo afirma que un 45,8% de los votantes del PSOE cree que el principal responsable de la victoria socialista fue el presidente del Gobierno, mientras que un 38,1% lo atribuye al programa y a la ideología del PSOE. Quedan también cuestionados los intentos populares de culpar de su derrota al miedo metido por los socialistas sobre una futura vuelta al poder del PP: dos de cada tres españoles ven en Zapatero o en el PSOE un proyecto de Gobierno, en lugar de una alternativa al Partido Popular.
Los retos del nuevo Gobierno
El Barómetro también recoge las inquietudes de los españoles de cara a la nueva legislatura. Los temas prioritarios a los que el Gobierno tendrá que enfrentarse, según los ciudadanos, coinciden con los objetivos principales que Zapatero anunció ayer en el Comité Federal del PSOE. La economía ocupa el primer lugar, con un 41%, seguida del terrorismo con un 19% y del empleo por un 14%.Fracaso del discurso popular
Los datos de la encuesta también castigan las líneas principales del discurso del Partido Popular a lo largo de la campaña electoral. La inmigración, la apuesta más dura y peligrosa del PP, y que Mariano Rajoy utilizó en los debates televisivos repitiendo hasta la saciedad la necesidad de “orden y control”, ocupa el penúltimo puesto de la lista de preocupaciones de los españoles, interesando a apenas el 7%. En último lugar se encuentra la educación, que sólo preocupa a un 1’4% de los encuestados, y cuya situación también criticó sobremanera el PP, exigiendo la implantación de una doctrina basada en “el esfuerzo, el mérito y el trabajo”, valores plagiados de los que propugnaba Sarkozy en la campaña electoral que le llevó al Elíseo.

Media España ve positivo el resultado
Por último, entrando en un análisis más general de las elecciones, más de la mitad de los ciudadanos, un 51’1%, ha valorado como positivo o muy positivo el resultado electoral del pasado domingo.  Cabe destacar que, de los encuestados que opinan que el resultado electoral  ha sido negativo o muy negativo (17’5%), un  50’6% son  votantes  populares  que califican de malo el resultado obtenido por su partido el pasado domingo.

EL PP APUESTA TODO AL DESENCANTO.

1204361273964rajoy_325dn.jpg 

El PP apuesta todo al desencanto

Desvela que su estrategia se basa en”sembrar dudas” sobre economía, inmigración y política territorial

FERNANDO GAREA – Madrid – 29/02/2008 21:57
Me ha fallado. Me ha decepcionado. No le interesan mis problemas. Cada vez es peor”. Estas frases las pronuncia una supuesta votante socialista en el último vídeo del PP, dirigido a las mujeres.

Es la plasmación en imagen y sonido de la estrategia de campaña de Rajoy, basada en intentar desmovilizar a la izquierda, a los potenciales votantes del PSOE.

La campaña innovadora, tal y como desveló ayer Gabriel Elorriaga en el Financial Times, es la de promover la abstención, desalentando a los electores de la izquierda, a base de crear dudas sobre los dirigentes del PSOE en los asuntos esenciales, incluido el terrorismo y la inmigración. se apela al sentimiento.

Elorriaga admite que “el PP tiene una imagen de partido de derechas” y en esta ocasión no hace nada por evitarlo. El objetivo, según Elorriaga, es “hacer flaquear a los votantes socialistas”, porque según su análisis esos electores no votarán nunca al PP. Es más, tienen claro que es difícil que su partido suba y supere su actual porcentaje de voto.

Suelo electoral estable

Su suelo es su techo y permanece estable toda la legislatura, gracias a que ha mantenido movilizados a los suyos con las manifestaciones y la tensión. Por eso, es vital el terrorismo como elemento movilizador de los suyos y desalentador de la izquierda.

La estrategia es desmovilizar a los electores naturales del PSOE haciéndoles ver que Zapatero negocia con ETA, da papeles a los inmigrantes y no ataja las dificultades económicas. Es básico minar su credibilidad y para eso Rajoy le acusó 14 veces de mentir en el debate.

El fundamento es lo que en la izquierda se llama el elector exquisito o disperso, crítico con decisiones del PSOE, al que hay que arrastrar a las urnas.

La duda es qué podrá más la desmotivación de la izquierda o la movilización que provoque en ese sector ideológico ver al PP alejado del centro. Éste último es el objetivo estratégico del PSOE y consiste en presentar al PP como la derecha extrema. Cuando Aznar dirigía el partido que recibió de Fraga siguió al pie de la letra la tesis de que las elecciones se ganan desde el centro, al que él añadió lo de reformista y otros apellidos para reforzar su posición. Ahora el centro ya no es objetivo y no está Gallardón, el programa no tiene complejos y los mensajes de campaña tampoco, aunque los excesos no son patrimonio de los dirigentes del PP.

Síndrome de La Moncloa

En campaña algunos políticos experimentan un empuje irrefrenable hacia la exageracion y el exabrupto. Los aplausos de los incondicionales y el agitar de banderas les transforma y les provoca vértigo. Si esa campaña sigue a una legislatura muy dura y crispada la tentación se convierte en conducta habitual y diaria. Ese desequilibrio se agudiza si se mezcla con otros síndromes como el de La Moncloa, que afecta a los presidentes del Gobierno y les convierte en enfermos crónicos.

Quienes lo padecen viven permanentemente con sentimiento de ser víctimas de una injusticia planetaria por parte de quien usurpa su cargo.

La situación se agrava si se juntan en la misma campaña dos ex presidentes del Gobierno, como ha ocurrido ahora por primera vez en la Historia constitucional. Los dos se sienten un patrimonio de sus partidos y como tal son tratados por los suyos que, además, los protegen por el patriotismo partidario que todos cultivan.

Los dos pretenden ayudar y a veces estorban. A los dos les tienen sin cuidado las consignas, las disciplinas de partido y las estrategias. Están de vuelta de todo y miran por encima del hombro a los que le han seguido, sean de su partido o del otro.

A uno de ellos, Felipe González, se le calentó la boca e insultó al candidato del PP. Le llamó “imbécil”.

 

El otro, Aznar, interpretó a su manera las frases que escuchó a su sucesor durante meses y acusó al Gobierno de seguir negociando con ETA.

A la misma hora que la expresión del ex presidente del PSOE se extendía, el candidato de su partido, Zapatero, se jactaba de no insultar. Y a la misma hora en que el ex presidente del PP lanzaba su acusación de complacencia del PSOE con ETA, alguien con una mochila se dirigía a la sede socialista de Derio (Vizcaya). Poco después el artefacto que llevaba hacía explosión y destrozaba el local.

A la misma hora, en Madrid, un portavoz de una asociación de víctimas del terrorismo acusaba, de nuevo, al Gobierno de complicidad con ETA. Ayer el PSOE dejó traslucir su malestar por la expresión de Felipe González y destacados dirigentes como José Blanco y José Bono la tacharon de “no adecuada” y aseguraron abiertamente que no les gustaba el insulto. González no rectificó y Zapatero le elogió y no se distanció.

A Aznar nadie de su partido le corrigió. Incluso fue jaleado en decenas de actos de su partido y su acusación se extendió como un eco por toda España. Lo oyeron las tres decenas de dirigentes de la izquierda abertzale que están en la cárcel porque fueron detenidos en los últimos meses.

También lo escucharon los ciudadanos que se salvaron de los atentados que ETA ha intentado en los últimos meses y que han resultado frustrados por la eficacia de las Fuerzas de Seguridad, por la impericia de los terroristas o por las dificultades que tiene la banda ahora para formar a sus activistas.

Se incluyen los agentes de la Ertzaintza que se salvaron la semana pasada porque falló la bomba trampa que colocó ETA, a pesar de que, según Aznar, está en tratos con el Gobierno. Lo oyó también Mariano Rajoy que anoche en su mitin de Pamplona insitió en utilizar el terrorismo en la campaña electoral.

TEXTO INTEGRO DE LA DECLARACIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA ANTE EL ESESINATO DE UN GUARDIA CIVIL Y LA JUERTE CLINICA DE ORTRO MIEMBRO DE LA BENEMERITA, POR UN COMANDO DE ETA.

zapatero.jpg

Texto íntegro de la declaración

 

Buenas tardes.

Me dirijo a todos los ciudadanos para expresar el dolor y la condena más radical del Gobierno ante el atentado terrorista realizado esta mañana. Hoy la organización terrorista ETA ha vuelto a cometer un acto criminal, en el que ha asesinado a un guardia civil y ha dejado gravemente herido a otro en Cap Breton, cerca de Bayona, en el sur de Francia, cuando realizaban tareas de detección y persecución de miembros de la banda terrorista. Mis primeras palabras, en nombre del Gobierno, van dirigidas a los familiares de Raúl Centeno Payón, a quienes acompaño en su desconsuelo y a quienes les transmito el sentimiento de cariño, cercanía y solidaridad de todos los españoles para estar junto a ellos en este momento de inmenso dolor. También quiero manifestar mi admiración y mi afecto a Fernando Trapero Blázquez, a quien le deseo la más pronta recuperación. Sus familiares deben saber que cuentan con toda la solidaridad y el apoyo del Gobierno.

El Gobierno acompaña, asimismo, en este momento a toda la Guardia Civil. Una vez más, ha sido golpeada por el terrorismo cuando cumplía su compromiso y su gran misión de defender las libertades de todos los ciudadanos de España; una vez más, ha ofrecido el mayor de los sacrificios, la vida de uno de sus miembros, en defensa de la seguridad de los españoles. Dos jóvenes, muy jóvenes, se han entregado por todos nosotros y en nuestra memoria permanecerán para siempre el reconocimiento y el honor.

Han resultado alcanzados en una operación que todavía permanece abierta, pues con la ayuda y cooperación del Gobierno y de las fuerzas de seguridad de Francia se persigue a sus autores. He dado instrucciones al Ministro del Interior para que se desplace a la zona de los hechos en compañía de su colega francesa y para que informe a la ciudadanía de los pormenores cuando se disponga de una información más amplia.

La sociedad española, unida hoy en torno al sacrificio de Raúl Centeno y Fernando Trapero, muestra su repulsa más radical a quienes con desprecio al más elemental de los derechos, el derecho a la vida, tratan de acobardar al conjunto de los ciudadanos.

Cuarenta años de negra historia terrorista no les han bastado para llegar a calibrar la inmensa fortaleza de la sociedad española. Centenares de muertos y víctimas no les han llevado a comprender que jamás conseguirán nada que pretendan con la violencia. Tantos atentados no les han mostrado todavía que sólo llevan con ellos la muerte y el dolor para sus víctimas, y la inevitable derrota de quienes los cometen.

Más que nunca, hoy tienen que saber los terroristas que todos estamos unidos contra ellos, todos firmemente comprometidos a defender los valores y las instituciones que nos hacen ser libres. Tienen que saber que defenderemos con toda determinación nuestra libertad frente a la muerte, el totalitarismo, la amenaza, la extorsión y la coacción.

Quienes han cometido este execrable crimen serán detenidos y puestos a disposición judicial. Cumplirán rigurosamente sus penas y pagarán por el daño irreparable que han causado.

Éste es su inevitable destino. Lo compartirán con quienes, como se demuestra cada día, son detenidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, puestos a disposición judicial y, finalmente, condenados a prisión.

El Gobierno seguirá persiguiendo a los terroristas y a quienes les prestan su apoyo con todos los instrumentos del Estado de Derecho. Caerán como han caído y caen los que, a lo largo de la historia asesina de ETA, les han precedido en sus horrores.

No devolveremos la vida a quien hoy hemos perdido, no podremos compensar a sus familias y amigos de su ausencia; pero les ofreceremos el mínimo consuelo de saber que quienes hoy han cometido este hecho criminal pagarán por ello.

Como Presidente del Gobierno, quiero expresar, por último, mi respaldo total, mi solidaridad, mi afecto y mi agradecimiento a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que trabajan para preservar nuestra vida y nuestra libertad. De manera muy singular hoy, a la Guardia Civil, que una vez más presta un enorme sacrificio a la tarea de erradicar la lacra del terrorismo.