¿Rosa Díez califica a Uria o, entre otros, a Lluch como víctimas de ETA de segunda o de tercera categoría?

POLÍTICA

“Ven y cuéntalo”, demagoga

¿Rosa Díez califica a Uria o, entre otros, a Lluch como víctimas de ETA de segunda o de tercera categoría?

Que la familia de Inaxio Uria -recientemente asesinado por ETA- enviara el día 24 de diciembre, horas antes de la Nochebuena, un mensaje de solidaridad a todas las víctimas de ETA, le ha dejado a Rosa Díez, líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), un cierto “sabor amargo”, según ha reconocido en su blog. Que Uria, partidario del PNV, cayera acribillado por matones pretendidamente patrióticos le rompió el guión a Díez.

<!–

La ex socialista censura a los familiares de la última víctima mortal de ETA porque sostiene que ha tenido ETA que asesinar a Uría para que sus allegados comprendan lo que es esa banda terrorista. Conviene en todo caso no olvidar que Díaz ha pasado a ser, desde hace algún tiempo, la hada madrina de la derecha extrema, esa derecha dura, poblada de halcones, que abjura ahora de Mariano Rajoy por entreguista.

El PNV de Arzallus
Sí, paradójicamente, esta Díez que achaca al nacionalismo democrático vasco compadreos, implícitos o explícitos, con ETA, es la misma que fuera durante siete años consejera de Comercio, Consumo y Turismo en el Gobierno de coalición entre el PNV y el PSE. O sea, el Gobierno que entonces presidía el nacionalista José Antonio Ardanza. Es decir, el PNV que en aquella época seguía dirigiendo Arzallus.

Sin escrúpulos conocidos
Sí, esta Díez, a la que en la actualidad no le cabe en su cabeza la más mínima concesión a los terroristas, es la misma que aplaudía el acercamiento de presos impulsado por el Gobierno Aznar en la tregua de 1999. Podemos añadir que la ex consejera socialista colaboró -sin escrúpulos conocidos- con sus colegas del PNV y lo hizo con vigor, entusiasmo y eficacia.

Escándalo de la derechona
Mientras ETA mataba y cometía sus gigantescas canalladas, la consejera Díaz puso en marcha una campaña de reclamo turístico cuyo slogan era acertado y sugestivo: “Ven y cuéntalo”. Ello escandalizó a la derechona española, con el dibujante Mingote a la cabeza y rasgándose las vestiduras. La campaña trataba de subrayar una evidencia indiscutible. En Euskadi, por fortuna, no todo ni mucho menos es ETA. Una forma de aislar a los asesinos era conseguir que gentes de otras comunidades españolas y de otros países visitaran el País Vasco, cuyas maravillas son – en tantos y tantos aspectos- fascinantes.

¿Muertos de segunda o de tercera?
¿Qué diría o escribiría Díaz si, en el presente, el Gobierno de Ibarretxe o el de Patxi López, si vence en las urnas tan cercanas, o el Ejecutivo fruto de una nueva coalición entre peneuvistas y socialistas, decidiera lanzar una campaña semejante a la suya? Es fácil de imaginar. Como mínimo, acusaría a tal publicidad de estar contaminada por la sangre de los muertos. ¿Por cierto, Díez considera a Uría o, entre otros muchos más, a Ernest Lluch, víctimas equiparables a las demás o, en el fondo, los cataloga como muertos de segunda o incluso tercera división?

Despreciable mezquindad
La reacción de Rosa Díez frente al más hermoso mensaje difundido estos días de buenos deseos –el mensaje profundamente solidario de la familia Uria- da la medida de su despreciable mezquindad. O de su egolatría y descaro. El viraje de Díez desborda todos los límites. A lo largo del mandato del Gobierno Zapatero ya fue demasiado lejos en su despecho o en su provocación. Las vilezas dialécticas o las injurias y calumnias contra Zapatero –en el ámbito de la lucha contra ETA- tuvieron en ella una incansable propagandista.

Jaleada por la caverna
Ahora esta oportunista, que se ha montado un partido desde le resentimiento y que es jaleada por la caverna, se permite abrir un juicio de intenciones al círculo de familiares y amigos de un hombre de bien, asesinado por los terroristas de ETA. ¿Qué harás políticamente, Díez, cuando, antes o después, acabe el Estado de Derecho con ETA? ¿Qué harás? ¿De dónde sacarás los votos? Estamos ansiosos de escuchar tus respuestas. “Ven y cuéntalo”, demagoga.

Enric Sopena es director de El Plural

EL PARTICULAR VIERNES SANTO DE ETA CONTRA LAS PERSONAS PACÍFICAS: COCHE BOMBA EN CALAHORRA.

0159348b.jpg

ETA hace estallar un coche-bomba en un cuartel de la Guardia Civil en Calahorra

AGENCIAS. 21.03.2008 – 14:05h

  • Una llamada alertó de la explosión.
  • El cuartel había sido desalojado previamente.
  • De momento no hay víctimas.
  • La zona se encontraba muy concurrida porque acababa de terminar una procesión.

Minuteca todo sobre:

Un coche-bomba ha explotado en torno a las dos de la tarde junto al cuartel de la Guardia Civil de Calahorra (La Rioja), que había sido desalojado después de que la asociación de ayuda en carretera DYA de Vizcaya recibiera una llamada en nombre de ETA avisando de su explosión.La llamada se recibió a las 13.28 horas en la DYA de Vizcaya y avisaba de que a las 14.00 horas explotaría un artefacto colocado en un vehículo del que proporcionaba su modelo, color y marca, han indicado fuentes de esta asociación.El coche-bomba, de color azul, ha hecho explosión en la calle Gallarza, que se encuentra en la parte trasera del acuartelamiento donde, según ha podido comprobar Efe, se han vivido escenas de pánico.La zona, en la que se había establecido un cordón policial amplio, se encontraba muy concurrida porque acababa de terminar la procesión del Viernes Santo.

EL 70% DE LOS ESPAÑOLES CENSURA EL USO PARTIDISTA DEL TERRORISMO POR PARTE DE LA DERECHA.

0000001224941.jpg

 POLÍTICA

El 70% de los españoles censura el uso partidista del terrorismo por parte de la derecha

Un 42,6% de votantes conservadores quiere que el PP se acerque a las tesis antiterroristas de ZP

ELPLURAL.COM

Pasada la resaca electoral, y con una nueva legislatura socialista en camino, casi tres cuartas partes de la sociedad española creen que el Partido Popular ha fallado en su postura antiterrorista y que es a ellos a quienes corresponde la obligación de acercarse a las tesis del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, según recoge El Barómetro de los informativos de La Sexta. De este modo, un buen porcentaje de los votantes del Partido Popular dan por buena la gestión antiterrorista llevada a cabo por el Ejecutivo socialista.

<!–

Un 70’5% de los españoles desmonta, por tanto, la idea difundida por el PP de que son los socialistas los primeros interesados en utilizar la crispación y los responsables de enfrentar a la sociedad. Una estrategia, la de la crispación instrumentada por el PP, que, a juzgar por el resultado de la encuesta, ni siquiera ha calado entre los votantes conservadores, de los cuales un 42’6% están de acuerdo en que el Partido Popular debe aproximarse al planteamiento antiterrorista del Gobierno, aprobando, por tanto, la gestión antiterrorista del Ejecutivo.

Nota final de los líderes
La encuesta de La Sexta también recoge la valoración ciudadana de los dos contrincantes tras las elecciones. Más allá de que, al igual que en el anterior barómetro, Zapatero vuelva a aprobar (5,6) y Rajoy suspenda de nuevo (4,4), destaca la calificación que reciben ambos de su propio electorado, y que vuelve a desmontar una tesis mantenida por el PP y sus medios afines. Mientras que Zapatero cosecha un 7’9 entre los votantes del PSOE, Rajoy sólo llega al 6’9 entre los que le han votado, tirando por tierra la reflexión, tan repetida tras los debates televisivos, de que Rajoy convence más a los suyos de lo que lo hace Zapatero.

Victoria gracias a Zapatero
Al mismo tiempo, una encuesta de Sigma Dos para el diario El Mundo afirma que un 45,8% de los votantes del PSOE cree que el principal responsable de la victoria socialista fue el presidente del Gobierno, mientras que un 38,1% lo atribuye al programa y a la ideología del PSOE. Quedan también cuestionados los intentos populares de culpar de su derrota al miedo metido por los socialistas sobre una futura vuelta al poder del PP: dos de cada tres españoles ven en Zapatero o en el PSOE un proyecto de Gobierno, en lugar de una alternativa al Partido Popular.
Los retos del nuevo Gobierno
El Barómetro también recoge las inquietudes de los españoles de cara a la nueva legislatura. Los temas prioritarios a los que el Gobierno tendrá que enfrentarse, según los ciudadanos, coinciden con los objetivos principales que Zapatero anunció ayer en el Comité Federal del PSOE. La economía ocupa el primer lugar, con un 41%, seguida del terrorismo con un 19% y del empleo por un 14%.Fracaso del discurso popular
Los datos de la encuesta también castigan las líneas principales del discurso del Partido Popular a lo largo de la campaña electoral. La inmigración, la apuesta más dura y peligrosa del PP, y que Mariano Rajoy utilizó en los debates televisivos repitiendo hasta la saciedad la necesidad de “orden y control”, ocupa el penúltimo puesto de la lista de preocupaciones de los españoles, interesando a apenas el 7%. En último lugar se encuentra la educación, que sólo preocupa a un 1’4% de los encuestados, y cuya situación también criticó sobremanera el PP, exigiendo la implantación de una doctrina basada en “el esfuerzo, el mérito y el trabajo”, valores plagiados de los que propugnaba Sarkozy en la campaña electoral que le llevó al Elíseo.

Media España ve positivo el resultado
Por último, entrando en un análisis más general de las elecciones, más de la mitad de los ciudadanos, un 51’1%, ha valorado como positivo o muy positivo el resultado electoral del pasado domingo.  Cabe destacar que, de los encuestados que opinan que el resultado electoral  ha sido negativo o muy negativo (17’5%), un  50’6% son  votantes  populares  que califican de malo el resultado obtenido por su partido el pasado domingo.

–>

Un 70’5% de los españoles desmonta, por tanto, la idea difundida por el PP de que son los socialistas los primeros interesados en utilizar la crispación y los responsables de enfrentar a la sociedad. Una estrategia, la de la crispación instrumentada por el PP, que, a juzgar por el resultado de la encuesta, ni siquiera ha calado entre los votantes conservadores, de los cuales un 42’6% están de acuerdo en que el Partido Popular debe aproximarse al planteamiento antiterrorista del Gobierno, aprobando, por tanto, la gestión antiterrorista del Ejecutivo.

Nota final de los líderes
La encuesta de La Sexta también recoge la valoración ciudadana de los dos contrincantes tras las elecciones. Más allá de que, al igual que en el anterior barómetro, Zapatero vuelva a aprobar (5,6) y Rajoy suspenda de nuevo (4,4), destaca la calificación que reciben ambos de su propio electorado, y que vuelve a desmontar una tesis mantenida por el PP y sus medios afines. Mientras que Zapatero cosecha un 7’9 entre los votantes del PSOE, Rajoy sólo llega al 6’9 entre los que le han votado, tirando por tierra la reflexión, tan repetida tras los debates televisivos, de que Rajoy convence más a los suyos de lo que lo hace Zapatero.

Victoria gracias a Zapatero
Al mismo tiempo, una encuesta de Sigma Dos para el diario El Mundo afirma que un 45,8% de los votantes del PSOE cree que el principal responsable de la victoria socialista fue el presidente del Gobierno, mientras que un 38,1% lo atribuye al programa y a la ideología del PSOE. Quedan también cuestionados los intentos populares de culpar de su derrota al miedo metido por los socialistas sobre una futura vuelta al poder del PP: dos de cada tres españoles ven en Zapatero o en el PSOE un proyecto de Gobierno, en lugar de una alternativa al Partido Popular.
Los retos del nuevo Gobierno
El Barómetro también recoge las inquietudes de los españoles de cara a la nueva legislatura. Los temas prioritarios a los que el Gobierno tendrá que enfrentarse, según los ciudadanos, coinciden con los objetivos principales que Zapatero anunció ayer en el Comité Federal del PSOE. La economía ocupa el primer lugar, con un 41%, seguida del terrorismo con un 19% y del empleo por un 14%.Fracaso del discurso popular
Los datos de la encuesta también castigan las líneas principales del discurso del Partido Popular a lo largo de la campaña electoral. La inmigración, la apuesta más dura y peligrosa del PP, y que Mariano Rajoy utilizó en los debates televisivos repitiendo hasta la saciedad la necesidad de “orden y control”, ocupa el penúltimo puesto de la lista de preocupaciones de los españoles, interesando a apenas el 7%. En último lugar se encuentra la educación, que sólo preocupa a un 1’4% de los encuestados, y cuya situación también criticó sobremanera el PP, exigiendo la implantación de una doctrina basada en “el esfuerzo, el mérito y el trabajo”, valores plagiados de los que propugnaba Sarkozy en la campaña electoral que le llevó al Elíseo.

Media España ve positivo el resultado
Por último, entrando en un análisis más general de las elecciones, más de la mitad de los ciudadanos, un 51’1%, ha valorado como positivo o muy positivo el resultado electoral del pasado domingo.  Cabe destacar que, de los encuestados que opinan que el resultado electoral  ha sido negativo o muy negativo (17’5%), un  50’6% son  votantes  populares  que califican de malo el resultado obtenido por su partido el pasado domingo.

EL PP APUESTA TODO AL DESENCANTO.

1204361273964rajoy_325dn.jpg 

El PP apuesta todo al desencanto

Desvela que su estrategia se basa en”sembrar dudas” sobre economía, inmigración y política territorial

FERNANDO GAREA – Madrid – 29/02/2008 21:57
Me ha fallado. Me ha decepcionado. No le interesan mis problemas. Cada vez es peor”. Estas frases las pronuncia una supuesta votante socialista en el último vídeo del PP, dirigido a las mujeres.

Es la plasmación en imagen y sonido de la estrategia de campaña de Rajoy, basada en intentar desmovilizar a la izquierda, a los potenciales votantes del PSOE.

La campaña innovadora, tal y como desveló ayer Gabriel Elorriaga en el Financial Times, es la de promover la abstención, desalentando a los electores de la izquierda, a base de crear dudas sobre los dirigentes del PSOE en los asuntos esenciales, incluido el terrorismo y la inmigración. se apela al sentimiento.

Elorriaga admite que “el PP tiene una imagen de partido de derechas” y en esta ocasión no hace nada por evitarlo. El objetivo, según Elorriaga, es “hacer flaquear a los votantes socialistas”, porque según su análisis esos electores no votarán nunca al PP. Es más, tienen claro que es difícil que su partido suba y supere su actual porcentaje de voto.

Suelo electoral estable

Su suelo es su techo y permanece estable toda la legislatura, gracias a que ha mantenido movilizados a los suyos con las manifestaciones y la tensión. Por eso, es vital el terrorismo como elemento movilizador de los suyos y desalentador de la izquierda.

La estrategia es desmovilizar a los electores naturales del PSOE haciéndoles ver que Zapatero negocia con ETA, da papeles a los inmigrantes y no ataja las dificultades económicas. Es básico minar su credibilidad y para eso Rajoy le acusó 14 veces de mentir en el debate.

El fundamento es lo que en la izquierda se llama el elector exquisito o disperso, crítico con decisiones del PSOE, al que hay que arrastrar a las urnas.

La duda es qué podrá más la desmotivación de la izquierda o la movilización que provoque en ese sector ideológico ver al PP alejado del centro. Éste último es el objetivo estratégico del PSOE y consiste en presentar al PP como la derecha extrema. Cuando Aznar dirigía el partido que recibió de Fraga siguió al pie de la letra la tesis de que las elecciones se ganan desde el centro, al que él añadió lo de reformista y otros apellidos para reforzar su posición. Ahora el centro ya no es objetivo y no está Gallardón, el programa no tiene complejos y los mensajes de campaña tampoco, aunque los excesos no son patrimonio de los dirigentes del PP.

Síndrome de La Moncloa

En campaña algunos políticos experimentan un empuje irrefrenable hacia la exageracion y el exabrupto. Los aplausos de los incondicionales y el agitar de banderas les transforma y les provoca vértigo. Si esa campaña sigue a una legislatura muy dura y crispada la tentación se convierte en conducta habitual y diaria. Ese desequilibrio se agudiza si se mezcla con otros síndromes como el de La Moncloa, que afecta a los presidentes del Gobierno y les convierte en enfermos crónicos.

Quienes lo padecen viven permanentemente con sentimiento de ser víctimas de una injusticia planetaria por parte de quien usurpa su cargo.

La situación se agrava si se juntan en la misma campaña dos ex presidentes del Gobierno, como ha ocurrido ahora por primera vez en la Historia constitucional. Los dos se sienten un patrimonio de sus partidos y como tal son tratados por los suyos que, además, los protegen por el patriotismo partidario que todos cultivan.

Los dos pretenden ayudar y a veces estorban. A los dos les tienen sin cuidado las consignas, las disciplinas de partido y las estrategias. Están de vuelta de todo y miran por encima del hombro a los que le han seguido, sean de su partido o del otro.

A uno de ellos, Felipe González, se le calentó la boca e insultó al candidato del PP. Le llamó “imbécil”.

 

El otro, Aznar, interpretó a su manera las frases que escuchó a su sucesor durante meses y acusó al Gobierno de seguir negociando con ETA.

A la misma hora que la expresión del ex presidente del PSOE se extendía, el candidato de su partido, Zapatero, se jactaba de no insultar. Y a la misma hora en que el ex presidente del PP lanzaba su acusación de complacencia del PSOE con ETA, alguien con una mochila se dirigía a la sede socialista de Derio (Vizcaya). Poco después el artefacto que llevaba hacía explosión y destrozaba el local.

A la misma hora, en Madrid, un portavoz de una asociación de víctimas del terrorismo acusaba, de nuevo, al Gobierno de complicidad con ETA. Ayer el PSOE dejó traslucir su malestar por la expresión de Felipe González y destacados dirigentes como José Blanco y José Bono la tacharon de “no adecuada” y aseguraron abiertamente que no les gustaba el insulto. González no rectificó y Zapatero le elogió y no se distanció.

A Aznar nadie de su partido le corrigió. Incluso fue jaleado en decenas de actos de su partido y su acusación se extendió como un eco por toda España. Lo oyeron las tres decenas de dirigentes de la izquierda abertzale que están en la cárcel porque fueron detenidos en los últimos meses.

También lo escucharon los ciudadanos que se salvaron de los atentados que ETA ha intentado en los últimos meses y que han resultado frustrados por la eficacia de las Fuerzas de Seguridad, por la impericia de los terroristas o por las dificultades que tiene la banda ahora para formar a sus activistas.

Se incluyen los agentes de la Ertzaintza que se salvaron la semana pasada porque falló la bomba trampa que colocó ETA, a pesar de que, según Aznar, está en tratos con el Gobierno. Lo oyó también Mariano Rajoy que anoche en su mitin de Pamplona insitió en utilizar el terrorismo en la campaña electoral.

TEXTO INTEGRO DE LA DECLARACIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA ANTE EL ESESINATO DE UN GUARDIA CIVIL Y LA JUERTE CLINICA DE ORTRO MIEMBRO DE LA BENEMERITA, POR UN COMANDO DE ETA.

zapatero.jpg

Texto íntegro de la declaración

 

Buenas tardes.

Me dirijo a todos los ciudadanos para expresar el dolor y la condena más radical del Gobierno ante el atentado terrorista realizado esta mañana. Hoy la organización terrorista ETA ha vuelto a cometer un acto criminal, en el que ha asesinado a un guardia civil y ha dejado gravemente herido a otro en Cap Breton, cerca de Bayona, en el sur de Francia, cuando realizaban tareas de detección y persecución de miembros de la banda terrorista. Mis primeras palabras, en nombre del Gobierno, van dirigidas a los familiares de Raúl Centeno Payón, a quienes acompaño en su desconsuelo y a quienes les transmito el sentimiento de cariño, cercanía y solidaridad de todos los españoles para estar junto a ellos en este momento de inmenso dolor. También quiero manifestar mi admiración y mi afecto a Fernando Trapero Blázquez, a quien le deseo la más pronta recuperación. Sus familiares deben saber que cuentan con toda la solidaridad y el apoyo del Gobierno.

El Gobierno acompaña, asimismo, en este momento a toda la Guardia Civil. Una vez más, ha sido golpeada por el terrorismo cuando cumplía su compromiso y su gran misión de defender las libertades de todos los ciudadanos de España; una vez más, ha ofrecido el mayor de los sacrificios, la vida de uno de sus miembros, en defensa de la seguridad de los españoles. Dos jóvenes, muy jóvenes, se han entregado por todos nosotros y en nuestra memoria permanecerán para siempre el reconocimiento y el honor.

Han resultado alcanzados en una operación que todavía permanece abierta, pues con la ayuda y cooperación del Gobierno y de las fuerzas de seguridad de Francia se persigue a sus autores. He dado instrucciones al Ministro del Interior para que se desplace a la zona de los hechos en compañía de su colega francesa y para que informe a la ciudadanía de los pormenores cuando se disponga de una información más amplia.

La sociedad española, unida hoy en torno al sacrificio de Raúl Centeno y Fernando Trapero, muestra su repulsa más radical a quienes con desprecio al más elemental de los derechos, el derecho a la vida, tratan de acobardar al conjunto de los ciudadanos.

Cuarenta años de negra historia terrorista no les han bastado para llegar a calibrar la inmensa fortaleza de la sociedad española. Centenares de muertos y víctimas no les han llevado a comprender que jamás conseguirán nada que pretendan con la violencia. Tantos atentados no les han mostrado todavía que sólo llevan con ellos la muerte y el dolor para sus víctimas, y la inevitable derrota de quienes los cometen.

Más que nunca, hoy tienen que saber los terroristas que todos estamos unidos contra ellos, todos firmemente comprometidos a defender los valores y las instituciones que nos hacen ser libres. Tienen que saber que defenderemos con toda determinación nuestra libertad frente a la muerte, el totalitarismo, la amenaza, la extorsión y la coacción.

Quienes han cometido este execrable crimen serán detenidos y puestos a disposición judicial. Cumplirán rigurosamente sus penas y pagarán por el daño irreparable que han causado.

Éste es su inevitable destino. Lo compartirán con quienes, como se demuestra cada día, son detenidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, puestos a disposición judicial y, finalmente, condenados a prisión.

El Gobierno seguirá persiguiendo a los terroristas y a quienes les prestan su apoyo con todos los instrumentos del Estado de Derecho. Caerán como han caído y caen los que, a lo largo de la historia asesina de ETA, les han precedido en sus horrores.

No devolveremos la vida a quien hoy hemos perdido, no podremos compensar a sus familias y amigos de su ausencia; pero les ofreceremos el mínimo consuelo de saber que quienes hoy han cometido este hecho criminal pagarán por ello.

Como Presidente del Gobierno, quiero expresar, por último, mi respaldo total, mi solidaridad, mi afecto y mi agradecimiento a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que trabajan para preservar nuestra vida y nuestra libertad. De manera muy singular hoy, a la Guardia Civil, que una vez más presta un enorme sacrificio a la tarea de erradicar la lacra del terrorismo.

DESPUES DE LA SENTENCIA DEL 11-M, ¿PODEMOS FINGIR QUE NO HA PASADO NADA?.

2/11/2007  EL JUEGO SUCIO DEL PP Y SUS MEDIOS AFINES

¿Podemos fingir que no ha pasado nada?

  1. • No se debe permitir que quienes han engañado a los ciudadanos en interés propio queden inmunes
 TOÑO VEGA
TOÑO VEGA

CARLOS Carnicero*

Hay ocasiones en que la evidencia es tan insoportable que exige ser formulada para que la sociedad se vea reflejada junto a ella. Entonces hay que decidir si puede permitirse el lujo de que las culpas queden sin castigo. Si las felonías ni siquiera pagan el peaje del descrédito social, nada impedirá que vuelvan a producirse. Esa es la encrucijada en la que la sentencia del atentado de los trenes sitúa a la sociedad española.
Lo ocurrido en torno al 11-M ha quedado reflejado en la sentencia, que no deja resquicio para cuestionar lo sucedido y obliga a revisar lo que ha acontecido en España en los últimos tres años y medio. El resultado, en la parte que toca a los padrinos de la teoría de la conspiración, es la náusea.
La síntesis no es difícil: el PP, una vez que perdió las elecciones por su forma de gestionar el atentado, decidió persistir en el error, intentando que la deslegitimación de la victoria socialista fuera un atajo para recuperar el poder. A partir de ahí se estableció una espiral diabólica que retroalimentaba los intereses del PP y los de una pléyade de supuestos periodistas que han acreditado que la información no es para ellos más que un instrumento de sus intereses. El Mundo estableció líneas de investigación solo en la dirección de sostener su tesis, que se fue haciendo cada vez más perversa.

EL PRIMER axioma era la autoría de ETA, pese a que era imposible de defender: no ha existido nunca una evidencia que relacionara a la banda terrorista con el atentado. El segundo paso fue todavía más audaz y perverso: pretendía una conspiración de funcionarios públicos, exdirigentes socialistas y mandos enquistados en las fuerzas de seguridad que habrían sido instigadores o cómplices del atentado. La brutalidad de la acusación pretendía que se organizó el 11-M para desplazar al PP de la Moncloa.
Cada nueva diatriba de El Mundo, cada nuevo encargo a un confidente de cabecera, cada nueva insidia formulada sobre la manipulación de los hechos, ha tenido en la COPE su ventilador mediá- tico y en el Grupo Popular, la escenificación política: Mariano Rajoy, llegó a pedir la anulación de la instrucción del sumario.
La sociedad española, con una paciencia democrática franciscana, ha asistido a este espectáculo de irracionalidad sin poder hacer más que esperar a que la sentencia judicial zanjara una discusión imposible. No se puede establecer ningún mecanismo dialéctico fiable con quien no está sujeto a ninguna norma ética; con quien no se siente vinculado con la verdad y puede sostener una cosa y la contraria sin que le tiemble una ceja. Ahora hay una versión judicial de lo sucedido. Un auto impecable desde el punto de vista del derecho. Normalidad jurídica y constitucional acorde con nuestro Estado de derecho.
Los actuales dirigentes del PP pretenden que aquí no ha pasado nada. Tienen el cinismo, frente a las actas del Congreso y la testarudez de la hemerotecas, de pretender que ellos nunca cuestionaron ni al juez instructor ni los procedimientos. El cepillo de carpintero de esos comportamientos, la exigencia de responsabilidades políticas, la deben ejercer los ciudadanos ante la urnas. Allí se decidirá si los políticos que han tenido estos comportamientos pueden seguir en la política española. Nada más que decir de Rajoy y su equipo.
Y, ¿qué hacer con la jauría mediática que ha pretendido sostener lo que era imposible solo para satisfacer sus intereses? Nuestro sistema democrático consagra la libertad de opinión hasta el extremo de permitir la existencia de periodismo como el que practican la COPE y El Mundo. Los periodistas que han obedecido las consignas de estos ayatolás de la comunicación no han querido ejercer su cláusula de conciencia y han firmando cada crónica haciéndose cómplices de sus directores. Hace mucho tiempo que El Mundo y la COPE traspasaron los limites del periodismo sensacionalista para instalarse en la cumbre de la manipulación de la información.

 LA   ENCRUCIJADA a la que nos somete la sentencia es muy sencilla: ¿puede la democracia española permitirse el lujo de aparentar que aquí no ha pasado nada grave? ¿Podemos tratar a los obispos españoles, al director de El Mundo y a quienes han colaborado con él con indiferencia hacia sus responsabilidades en el desprestigio de las instituciones y en el encanallamiento de nuestra vida democrática?
Una sociedad que no protege sus principios es una sociedad indefensa. La sociedad española, sus instituciones, empresarios y políticos deben saber que permitir la simulación de honorabilidad de estos sujetos nos haría a todos cómplices de sus procedimientos. El Estado de derecho les permite hacer lo que han hecho con los límites de la comisión de delitos; la indignidad no siempre queda retratada en un comportamiento penalmente punible. Pero permitir que estos individuos pretendan ser como los demás españoles es, sencillamente, consagrar que comportamientos como los que han tenido sigan siendo posibles en el futuro.

* Periodista.

EL 60% DE LA POBLACION SERÁ GOBERNADA POR ALCADES Y ALCALDESAS SOCIALISTAS.

POLÍTICA

 17/06/2007

El 60% de la población será gobernada por alcaldes socialistas

Remontada del PSOE respecto a las municipales de 2003

ELPLURAL.COM

La constitución ayer de las nuevas corporaciones municipales elegidas el pasado 27 de mayo arroja un panorama favorable al Partido Socialista. A pesar de que el PP le supera en el cómputo global de votos, el PSOE pasa a gobernar en once nuevas capitales de provincia y en dos capitales de Comunidades Autónomas. El avance territorial de los socialistas se confirma, a su vez, con el gobierno en otras importantes ciudades españolas. La comparación con los resultados de 2003 refleja claramente este progreso territorial.

El Secretario de Política Municipal y Libertades Públicas del PSOE, Álvaro Cuesta, reflexionó ayer sobre el positivo balance local y autonómico del PSOE y declaró que el 60% de la población española será gobernada por alcaldes y alcaldesas socialistas. Cuesta resaltó que el PSOE gobernará sobre 600.000 ciudadanos más que hace cuatro años, y resumió que el socialista es el partido “con mayor presencia en las ciudades de más de 50.000 habitantes en España”, el partido “con más alcaldes y alcaldesas en capitales de provincia, y capitales de CCAA en nuestro país”.

Vence en ciudades grandes
En rueda de prensa, Cuesta detalló que de las 138 ciudades que tienen más de 50.000 habitantes en España y, a la vista de los datos de esta mañana, han sido elegidos 69 alcaldes y alcaldesas del PSOE, mientras el PP ha obtenido 53 alcaldías.

11 capitales de provincia
Respecto a las capitales de provincia y capitales autonómicas, Cuesta explicó que los ayuntamientos pasarían a tener en total a 25 alcaldes y alcaldesas socialistas en capitales de provincia y de CCAA -dos alcaldes en capitales de CCAA, Mérida y Santiago de Compostela-, frente a 22 de capitales de provincia y 2 en ciudades autonómicas del PP, en total 24. “Supone que pasamos a tener 11 alcaldes y alcaldesas entre las capitales de provincia y de CCAA más que en el año 2003”, afirmó Cuesta, que “hemos pasado de tener 14 alcaldías a 25”, mientras “el PP ha descendido pasando de 33 alcaldías a 24, es decir, ha retrocedido en 9 alcaldías”.


Gran avance local
El dirigente socialista enumeró nuevas alcaldías socialistas como las Palmas de Gran Canaria, Orense, León, Soria, Logroño, Tarragona, Jaén, Vitoria, Toledo, Cáceres, Palma de Mallorca o Mérida como capital de Extremadura. También quiso resaltar el gran avance por parte de los socialistas en otras ciudades importantes como Vigo, Ferrol, Sanlúcar de Barrameda, Arrecife o Benalmádena.

Más de 250.000 habitantes
Por otro lado, Cuesta quiso señalar que de las 17 ciudades de más de 250.000 habitantes que hay en España “pasamos a gobernar en nueve -Barcelona, Sevilla, Zaragoza, Las Palmas de Gran Canaria, Vigo, Gijón, Hospitalet de Llobregat, A Coruña y Palma de Mallorca-, frente a seis del PP -Madrid Valencia, Málaga, Murcia, Valladolid, y Alicante-“ (en las otras dos capitales gobernaría el PNV en Bilbao, e IU en Córdoba).


Normalidad democrática y “brotes”
El responsable socialista de Política Municipal y Libertades Públicas se felicitó por la normalidad democrática con la que transcurrió la jornada de constitución de las corporaciones municipales, salvo “algunos brotes aislados y actitudes intolerantes en el País Vasco y en algunos lugares de Navarra”, que condenó con contundencia por ser “intolerable la existencia de minorías intransigentes”, satisfecho de que “los violentos no han conseguido sus objetivos”.

EL PSOE AVANZA EN LAS ELECCIONES MUNICIPALES Y SUPERA AL PP. DATOS PARA LA ESPERANZA.

enric_sopena5.jpg

17/06/2007

El vencedor del 27-M fue el PSOE

Año 2003, capitales de provincia y de autonomías: PP, 33; PSOE, 16

Los resultados finales de las elecciones municipales del pasado 27-M son elocuentes. El triunfador –en términos de poder local- no ha sido el PP, sino el PSOE. Los socialistas han dado el vuelco al marcador respecto a las urnas de 2003.

Hace cuatro años los populares lograron controlar 33 capitales de provincia, capitales de Comunidades Autónomas y ciudades autónomas (Ceuta y Melilla). El PSOE tuvo que contentarse con 16. En la actualidad, los socialistas gobiernan en 25 de estas capitales, mientras que la derecha se ha de conformar con 24.

Datos apabullantes
¿Qué partido, por consiguiente, ha subido y cuál ha bajado sensiblemente? Los datos son apabullantes. Los conservadores descienden, mientras que los progresistas ascienden. Así es la realidad, aunque en Génova 13 y sus altavoces mediáticos se obstinen en negar una vez más la evidencia, aferrándose, por ejemplo, a los triunfos -indiscutibles por otra parte- en Madrid, Valencia o Murcia.

Pactos posteriores
Algunos dirán que los socialistas han obtenido esta mejora en buena parte gracias a pactos posteriores con diversos partidos. ¡Qué más hubiera querido el PP que poderlo hacer, aunque teóricamente abomine de tales acuerdos! Es más, la derecha –tan apegada a la hipocresía o al cinismo- ha practicado de nuevo aquello que verbalmente rechaza. Así, ha retenido in extremis Zamora. Y así ha mantenido o conquistado otras ciudades o pueblos.

Guiños
El drama del PP –ante los comicios generales del próximo marzo- es su dificultad para tejer complicidades con otras fuerzas políticas. En estas últimas semanas han empezado a aflorar guiños -por parte de Rajoy y Esperanza Aguirre, entre otros dirigentes- hacia CiU y hasta el PNV.

El momento de la verdad
Se acerca el momento de la verdad y los fustigadores hasta la náusea, por un lado, y el Tribunal Constitucional, por el otro, del Estatut de Cataluña hacen arrumacos a Duran Lleida y Mas. Mientras, los castigadores dialécticos del PNV –partido al que abundantes predicadores genoveses comparan a menudo con ETA/Batasuna- tratan de seducir a los nacionalistas vascos. Ahora son moderados; hasta hace poco eran lobos con piel de oveja.

El peaje
Ignoran o fingen ignorar en el PP que su prepotencia y su afán de monopolizar casi todo sí pagan peaje. Con frecuencia, un alto peaje. ¿Por qué María Antonia Munar, líder de Unió Mallorquina parece estar a un paso de aliarse con los socialistas y otros partidos progresistas con el fin de apartar a la derecha del Gobierno balear?

Una sobresale
Hay razones variadas, sin duda. Pero una sobresale. En Unió Mallorquina están –líderes y bases- hasta el gorro de cómo han intentado absorber a este partido, al que han maltratado y vilipendiado desde sus cañones periodísticos. Y, si no, que pregunten a Munar por El Mundo en su edición balear.

Acoso y derribo
El acoso buscando el derribo de UM no es un episodio aislado protagonizado por el PP. Algo similar ha ocurrido en Logroño con el Partido Riojano. Colofón: los dos ediles de PR han facilitado el acceso a la Alcaldía de Tomás Santos, el nuevo alcalde de Logroño, por cierto, un candidato magnífico que ha conseguido su objetivo al segundo intento.

Cada uno por su lado
Desde el 27-M y la ruptura del alto el fuego, están encantados en el PP de haberse conocido. Siguen pensando que con Madrid y alguna ayudita de ETA arrasan. Olvidan que quien ríe el último, ríe dos veces. O que hasta el final nadie es dichoso. El final de Rajoy, en todo caso, es perfectamente previsible. Al menos, tales son los deseos de Gallardón y de Aguirre. Cada uno por su lado, obviamente.

E.S.

OPINIÓN: “LA RECUPERACIÓN DE LA POLÍTICA”

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Carlos Carnicero
  • CARLOS CARNICERO

    12/06/2007

El Zumbido

La recuperación de la política

Todas las noticias que me han llegado de la reunión en La Moncloa incitan al optimismo. Los términos del encuentro son claros: el líder de la oposición le ha ofrecido su apoyo al Gobierno sin condiciones, precisando que esa colaboración es únicamente para “derrotar a ETA”. Quizá pudiera pensarse que esta precisión era innecesaria, pero en todo caso Mariano Rajoy sólo ha recordado que él no creía en la negociación con ETA –cosa que ha sido evidente desde el mismo instante en que se puso en marcha el proceso de paz- y que después de la ruptura de la tregua, no hay caso para retomar esa eventualidad. Creo que está en su derecho y confío en que no haya ninguna trampa.

Ha sido una buena noticia que no se haya manejado un inventario de reproches porque además todos están claros, a disposición de la opinión pública y de los electores, para cuando quieran ejercitar las máximas responsabilidades políticas que se hacen en las elecciones generales.

Si en los días sucesivos se confirma que los hooligans y los espontáneos, que querrán torpedear el clima de entendimiento, no consiguen sus objetivos, asistiremos a la recuperación de la política que había estado abducida desde el día siguiente de las elecciones generales del 14 de marzo de 2004.

Es un escenario nuevo que casi se nos había olvidado porque la primera parte de la legislatura estuvo sometida a los vaivenes de la teoría de la conspiración del 11-M, y esta circunstancia encontró relevo en el inicio de las conversaciones con ETA. Desde el primer día de Gobierno, la sombra del terrorismo ha promovido un eclipse insoportable sobre la dialéctica política que se ha visto siempre sustituida por la descalificación que es inherente a un clima de crispación.

Los ciudadanos estamos de enhorabuena porque la unidad contra ETA nos va a permitir ocuparnos de todos los demás asuntos en un clima de relativo sosiego. Ya no estarán sometidos a la brutalidad de la confrontación a propósito del terrorismo.
Son días para estar atentos y tomar nota de todos los que quieran enturbiar este nuevo clima de entendimiento para ser absolutamente severos con quienes quieran provocar desunión en estos momentos de amenaza terrorista.

OPINION. “ZAPATERO, EL DOLOR DE UN PRESIDENTE”

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Javier Valenzuela
  • JAVIER VALENZUELA

    09/06/2007

 

El dolor de un presidente

Me ha gustado más Zapatero en la entrevista con Iñaki Gabilondo en Cuatro que en su comparecencia ante un centenar de ciudadanos en La Primera de TVE. Aquí lo he sentido emocional y cercano –cercano a mí y a mi gente-, allí lo sentí frío y distante.

Me ha gustado ver a un presidente que reivindica con energía haber intentado un final dialogado del terrorismo de ETA, porque, como bien ha reiterado, ésa era su obligación. Y lo ha intentado contra viento y marea. Contra el viento de la cobardía de Batasuna y la cerrilidad criminal de ETA; contra la marea del zancadilleo constante de la derecha. Sin duda, ha cometido errores -¿quién no los cometería?-, pero la mayoría de los españoles queríamos que explorara esa posibilidad.

Me ha gustado ver a un presidente dolido por la falta de apoyo que ha recibido de gente de la que cabría esperar un mínimo sentido de Estado. Ese dolor, que se reflejaba no sólo en sus palabras y gestos, sino también en su rostro, tenso y envejecido, lo humaniza. Si el Pacto Antiterrorista tenía algún sentido, el principal era el compromiso de la oposición de no usar jamás a ETA como munición contra el Gobierno. Lo demás son zarandajas.

Me ha gustado ver a un presidente lúcida y sinceramente escéptico ante el apoyo que pueda recibir por parte de la derecha en la lucha contra el terrorismo -o en cualquier otro asunto- desde ahora y hasta el final de la legislatura. No nos hagamos los tontos: todos sabemos que, como siempre, Rajoy irá el lunes a La Moncloa a hacer el paripé, con titulares penosamente catastrofistas, a la medida de Federico Jiménez Losantos, que ya están redactados hasta la última coma en la fábrica de comunicación neocon.

Me ha gustado ver a un presidente indignado de antemano ante la posibilidad de que algunos le responsabilicen del próximo atentado de ETA. Cómo si él hubiera inventado esa banda terrorista. Cómo si no hubieran podido acabar con ella ni Franco, ni Carrero, ni Arias Navarro, ni Suárez, ni Calvo Sotelo, ni Felipe, ni Aznar. Porque esos mismos que dicen que ya casi habían aplastado a ETA son los que también dijeron que fue ETA la que organizó el 11-M. Y los que hoy regocijan tanto porque De Juana Chaos haya vuelto a la cárcel son los mismos que afirmaron que andaba en total libertad y tomando txikitos por las tabernas de su pueblo.

Me ha gustado ver a un presidente que recuerda que él no fija la agenda mediática, porque esa agenda la marcan los propios medios y él ha renunciado al autobombo publicitario a cargo del contribuyente y a controlar la radiotelevisión pública. No lo ha dicho, pero es obvio que la mayoría de esos medios tienen posiciones editoriales conservadoras; entre otras cosas, porque para hacer un periódico, una cadena radiofónica o una televisión se precisa mucho dinero.

Me ha gustado ver a un presidente que propone para el final de la legislatura adoptar medidas para combatir el cambio climático. Porque de eso es de lo que se habla hoy en el G-8. Porque por eso acaba de recibir Al Gore el premio Príncipe de Asturias. Aunque todos sabemos que la mayoría de los medios dedicarán un breve a esas medidas, sean cuales sean, y seguirán –Raca-Raca-Raca- con ETA.

Desde los primeros instantes del malogrado proceso de paz comprendí que la derecha española nunca dejará que un socialista termine con ETA. Eso es algo que se reserva para sí. Llegado el momento, la derecha hará todas las concesiones que sean menester, aunque sea estirando el marco de la ley. Entonces pasarán dos cosas: los progresistas no efectuarán la menor crítica al Gobierno conservador y su presidente o presidenta recibirá un nutrido aplauso por su “valentía histórica” (ya me estoy imaginando el editorial de Pedro J.).

Ahora sólo cabe apretar los dientes, prepararse para encajar el dolor que nos causarán los bárbaros de ETA, seguir combatiéndoles por tierra, mar y aire e intentar reemplazar el fenecido Pacto Antiterrorista por un acuerdo más amplio que también incluya a PNV, CiU e IU. Y por supuesto, terminar la legislatura como está fijado, porque sólo faltaría que los terroristas decidieran cuando tenemos que votar los españoles.

PS. Dicho esto, que conste en acta que soy de los progresistas que creen que Zapatero y su Gobierno necesitan con urgencia un nuevo y poderoso aliento.

HOY ES UN BUEN DIA PARA PEDIR PERDON A LA CIUDADANÍA.

06/06/2007

¿Dónde está la rendición de la que hablaba la caverna?

Un buen día para pedir perdón

ELPLURAL.COM

El blog 192 muertos–192 mentiras publica un interesante artículo en el que se pregunta dónde está ahora la caverna política y mediática que hablaba de la rendición del Gobierno ante ETA. Felipe, autor de este blog sugiere a Acebes, Rajoy, Zaplana, Isabel San Sebastián y los alcaraces turno, entre otros, que pidan perdon por sus mentiras.

Bajo el título de “¡Rendición!” , el blog 192 muertos–192 mentiras recuerda algunas de estas mentiras.

La “humillación” de San Sebastián
Isabel San Sebastián, por ejemplo publicó el pasado dos de mayo un artículo de opinión en el diario El Mundo en el que aseguraba que Zapatero se había rendido ante ETA:

“Esto no es un proceso de paz. Es una rendición escalonada del Estado de Derecho ante los terroristas, pactada de antemano y puesta en marcha al ritmo que marca ETA. Una humillación que inflige el presidente del Gobierno a todos los españoles y especialmente a quienes plantaron cara al terror asumiendo el alto coste personal que eso suponía. Una renuncia vergonzosa a defender los principios sobre los que ha de asentarse cualquier democracia que se respete.Un salivazo a la dignidad, la libertad y la valentía de un pueblo que durante décadas ha vertido su sangre para evitar que las pistolas triunfaran sobre la palabra y las urnas. Aquí no hablamos de legalidad, sino de decencia”.

Aznar, ahora en contra del diálogo
Esta misma idea de la rendición frente a ETA también fue expresada por el ex presidente del Gobierno, José María Aznar en repetidas ocasiones. Entre ellas el pasado mes de noviembre, en el transcurso de una entrevista concedida a una televisión peruana, tal y como recogió elplural.com. En concreto acusó a Zapatero de rendirse ante ETA y lo más sorprendente todavía, dijo no estar a favor del diálogo con los terroristas a pesar de haber iniciado él mismo un proceso de negociación con ETA en 1998 cuando era presidente del Gobierno.

Acebes: “ZP da las llaves del Estado de Derecho”
Por su parte, Ángel Acebes acusó al jefe del Ejecutivo de entregar a ETA “las llaves del Estado de Derecho”. Asimismo, en declaraciones de apoyo a la manifestación del pasado 25 de febrero en Madrid convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo contra el Gobierno socialista, el número dos del PP dijo que su respaldo se debía a que Zapatero no está en un proceso de paz, sino en un “proceso de claudicación, de miedo y de rendición”.

La AVT insiste hoy mismo
En los últimos tiempos la principal asociación de víctimas del terrorismo, la AVT ha denunciado lo que considera un proceso de “rendición” del Ejecutivo ante las demandas de los terroristas. Hoy mismo, en un comunicado El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), insiste en ello y exige al Gobierno que tome la “decisión de abandonar el proceso de rendición ante ETA”

Mariano Rajoy hablaba en marzo de cómo ETA había “doblegado” al Gobierno y Luis Luis María Anson, esplicaba al día siguiente en El Mundo que “Zapatero cumple con ETA”.

“Un zapatazo en el culo”
Los ejemplos son numerosos y aunque 192 muertos–192 mentiras sólo cita algunos de ellos, sí le permite concluir que tanto Acebes, como Rajoy y Zaplana sumados a la “tropa de periodistas vendidos a los intereses del PP” deberían pedir disculpas por sus mentiras. Sin embargo, tras llegar a la conclusión de que no lo harán, pide un “buen zapatazo en el culo a toda esta tropa de embusteros y vendidos”, en las próximas elecciones.

ETA HA DECIDIDO HACERLE UN REGALO ESPLENDIDO AL PP

enric_sopena2.jpg

06/06/2007

Algunos corsarios están de enhorabuena

ETA ha decidido hacerle un espléndido regalo al PP

“Hay que tener bien claro que el único responsable de que se haya roto la tregua es ETA (…) Todos los demócratas tenemos que poner al margen nuestras diferencias y buscar nuestra coincidencia en lo fundamental: nuestra defensa de la libertad y la democracia, la defensa de la paz (…)”.

Estas palabras fueron pronunciadas el 28 de noviembre de 1999, tras difundirse el comunicado de ETA anunciando el final de la tregua que, un año largo antes, había decretado la banda terrorista. Era presidente del Gobierno José María Aznar. Quien las pronunció era el líder de la oposición mayoritaria, Joaquín Almunia, a la sazón secretario general del PSOE, ex ministro en todos los Gobiernos de Felipe González y candidato a jefe del Ejecutivo.

Tarjeta de visita
Ayer ETA volvió a romper su compromiso de mantener el alto el fuego permanente. Los dirigentes etarras han advertido de que todos los frentes van a estar activos y que, por consiguiente, pronto regresará el dolor y, probablemente, la muerte a Euskadi. El 30 de diciembre los violentos ya habían dejado su siniestra tarjeta de visita en la T-4 de Barajas, a la que destrozaron salvajemente, llevándose además dos vidas por delante.

Ninguna cesión
Pero el pronunciamiento de Mariano Rajoy, actual líder de la oposición mayoritaria, ha sido muy diferente al de Almunia. Rajoy ha dicho con solemnidad: “Ceder ante una organización terrorista es un error que sólo sirve para fortalecer a esa organización (…) Le pido al Gobierno de España que rectifique. La declaración (…) del presidente del Gobierno no ha sido clara en este sentido. Le pido que afirme que ya no habrá ninguna cesión ni ninguna negociación con (…) ETA”.

Deleznable actitud
No se ha repetido, pues, la historia de Almunia con Aznar. Se repite, eso sí, la de Rajoy con Zapatero después de la destrucción del T-4 y la muerte de los dos ecuatorianos vecinos de Madrid. Se repite la actitud deleznable de la derecha española que no ha perdonado a Zapatero su irresponsable osadía de intentar lo mismo que intentaron sus predecesores, desde la Transición acá.

Juicio sumarísimo
Esta derecha política, mediática y social –con entidades como la AVT, el Foro de Ermua y Basta ya, entre otras-, no ha hecho otra cosa, desde que empezó a barruntarse el proceso truncado, que lanzarse a la yugular del presidente. Erigida en juez, esta derecha ha condenado a Zapatero mediante un juicio sumarísimo más propio de la Santa Inquisición que de un moderno Estado de Derecho.

Cuanto peor, mejor
La derecha del rencor, del resentimiento y de la venganza, dispuesta siempre al todo vale y al cuanto peor, mejor -de modo que sus ancestros recientes montaron de parecida forma la sublevación militar y la guerra civil- se frota las manos. Mientras, cree que se acerca el reparto del botín, previsto para el mes de marzo de 2008.

Los corsarios de la política
ETA ha decidido hacerle un espléndido regalo al PP. La más cainita campaña electoral ha empezado ya con la ruptura formal del alto el fuego. Cada atentado será el mitin más eficaz para los conservadores. “Ya lo decíamos nosotros”, clamarán los truhanes de la política. Javier Valenzuela se pregunta en elplural.com cómo puede entenderse que los terroristas hayan optado por romper con ZP, si éste era –según el PP- su cómplice y hasta su protector.

Ingenuo cartesiano
Mi colega y amigo Valenzuela es un ingenuo cartesiano, racional y analítico. Goebbels no lo era. Descartes buscaba la verdad a través de la duda, la lógica y el culto a la racionalidad. Goebbels buscaba la mentira más burda para -en base a la más machacona insistencia- convertirla en verdad. Así funcionó el nazismo. Así tiende a funcionar a menudo la derecha española. En 1999 el malo de la película era únicamente el terrorismo de ETA. En 2007 el malo se llama Rodríguez Zapatero. Algunos corsarios están de enhorabuena.

E.S.