¿Rosa Díez califica a Uria o, entre otros, a Lluch como víctimas de ETA de segunda o de tercera categoría?

POLÍTICA

“Ven y cuéntalo”, demagoga

¿Rosa Díez califica a Uria o, entre otros, a Lluch como víctimas de ETA de segunda o de tercera categoría?

Que la familia de Inaxio Uria -recientemente asesinado por ETA- enviara el día 24 de diciembre, horas antes de la Nochebuena, un mensaje de solidaridad a todas las víctimas de ETA, le ha dejado a Rosa Díez, líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), un cierto “sabor amargo”, según ha reconocido en su blog. Que Uria, partidario del PNV, cayera acribillado por matones pretendidamente patrióticos le rompió el guión a Díez.

<!–

La ex socialista censura a los familiares de la última víctima mortal de ETA porque sostiene que ha tenido ETA que asesinar a Uría para que sus allegados comprendan lo que es esa banda terrorista. Conviene en todo caso no olvidar que Díaz ha pasado a ser, desde hace algún tiempo, la hada madrina de la derecha extrema, esa derecha dura, poblada de halcones, que abjura ahora de Mariano Rajoy por entreguista.

El PNV de Arzallus
Sí, paradójicamente, esta Díez que achaca al nacionalismo democrático vasco compadreos, implícitos o explícitos, con ETA, es la misma que fuera durante siete años consejera de Comercio, Consumo y Turismo en el Gobierno de coalición entre el PNV y el PSE. O sea, el Gobierno que entonces presidía el nacionalista José Antonio Ardanza. Es decir, el PNV que en aquella época seguía dirigiendo Arzallus.

Sin escrúpulos conocidos
Sí, esta Díez, a la que en la actualidad no le cabe en su cabeza la más mínima concesión a los terroristas, es la misma que aplaudía el acercamiento de presos impulsado por el Gobierno Aznar en la tregua de 1999. Podemos añadir que la ex consejera socialista colaboró -sin escrúpulos conocidos- con sus colegas del PNV y lo hizo con vigor, entusiasmo y eficacia.

Escándalo de la derechona
Mientras ETA mataba y cometía sus gigantescas canalladas, la consejera Díaz puso en marcha una campaña de reclamo turístico cuyo slogan era acertado y sugestivo: “Ven y cuéntalo”. Ello escandalizó a la derechona española, con el dibujante Mingote a la cabeza y rasgándose las vestiduras. La campaña trataba de subrayar una evidencia indiscutible. En Euskadi, por fortuna, no todo ni mucho menos es ETA. Una forma de aislar a los asesinos era conseguir que gentes de otras comunidades españolas y de otros países visitaran el País Vasco, cuyas maravillas son – en tantos y tantos aspectos- fascinantes.

¿Muertos de segunda o de tercera?
¿Qué diría o escribiría Díaz si, en el presente, el Gobierno de Ibarretxe o el de Patxi López, si vence en las urnas tan cercanas, o el Ejecutivo fruto de una nueva coalición entre peneuvistas y socialistas, decidiera lanzar una campaña semejante a la suya? Es fácil de imaginar. Como mínimo, acusaría a tal publicidad de estar contaminada por la sangre de los muertos. ¿Por cierto, Díez considera a Uría o, entre otros muchos más, a Ernest Lluch, víctimas equiparables a las demás o, en el fondo, los cataloga como muertos de segunda o incluso tercera división?

Despreciable mezquindad
La reacción de Rosa Díez frente al más hermoso mensaje difundido estos días de buenos deseos –el mensaje profundamente solidario de la familia Uria- da la medida de su despreciable mezquindad. O de su egolatría y descaro. El viraje de Díez desborda todos los límites. A lo largo del mandato del Gobierno Zapatero ya fue demasiado lejos en su despecho o en su provocación. Las vilezas dialécticas o las injurias y calumnias contra Zapatero –en el ámbito de la lucha contra ETA- tuvieron en ella una incansable propagandista.

Jaleada por la caverna
Ahora esta oportunista, que se ha montado un partido desde le resentimiento y que es jaleada por la caverna, se permite abrir un juicio de intenciones al círculo de familiares y amigos de un hombre de bien, asesinado por los terroristas de ETA. ¿Qué harás políticamente, Díez, cuando, antes o después, acabe el Estado de Derecho con ETA? ¿Qué harás? ¿De dónde sacarás los votos? Estamos ansiosos de escuchar tus respuestas. “Ven y cuéntalo”, demagoga.

Enric Sopena es director de El Plural

EL 70% DE LOS ESPAÑOLES CENSURA EL USO PARTIDISTA DEL TERRORISMO POR PARTE DE LA DERECHA.

0000001224941.jpg

 POLÍTICA

El 70% de los españoles censura el uso partidista del terrorismo por parte de la derecha

Un 42,6% de votantes conservadores quiere que el PP se acerque a las tesis antiterroristas de ZP

ELPLURAL.COM

Pasada la resaca electoral, y con una nueva legislatura socialista en camino, casi tres cuartas partes de la sociedad española creen que el Partido Popular ha fallado en su postura antiterrorista y que es a ellos a quienes corresponde la obligación de acercarse a las tesis del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, según recoge El Barómetro de los informativos de La Sexta. De este modo, un buen porcentaje de los votantes del Partido Popular dan por buena la gestión antiterrorista llevada a cabo por el Ejecutivo socialista.

<!–

Un 70’5% de los españoles desmonta, por tanto, la idea difundida por el PP de que son los socialistas los primeros interesados en utilizar la crispación y los responsables de enfrentar a la sociedad. Una estrategia, la de la crispación instrumentada por el PP, que, a juzgar por el resultado de la encuesta, ni siquiera ha calado entre los votantes conservadores, de los cuales un 42’6% están de acuerdo en que el Partido Popular debe aproximarse al planteamiento antiterrorista del Gobierno, aprobando, por tanto, la gestión antiterrorista del Ejecutivo.

Nota final de los líderes
La encuesta de La Sexta también recoge la valoración ciudadana de los dos contrincantes tras las elecciones. Más allá de que, al igual que en el anterior barómetro, Zapatero vuelva a aprobar (5,6) y Rajoy suspenda de nuevo (4,4), destaca la calificación que reciben ambos de su propio electorado, y que vuelve a desmontar una tesis mantenida por el PP y sus medios afines. Mientras que Zapatero cosecha un 7’9 entre los votantes del PSOE, Rajoy sólo llega al 6’9 entre los que le han votado, tirando por tierra la reflexión, tan repetida tras los debates televisivos, de que Rajoy convence más a los suyos de lo que lo hace Zapatero.

Victoria gracias a Zapatero
Al mismo tiempo, una encuesta de Sigma Dos para el diario El Mundo afirma que un 45,8% de los votantes del PSOE cree que el principal responsable de la victoria socialista fue el presidente del Gobierno, mientras que un 38,1% lo atribuye al programa y a la ideología del PSOE. Quedan también cuestionados los intentos populares de culpar de su derrota al miedo metido por los socialistas sobre una futura vuelta al poder del PP: dos de cada tres españoles ven en Zapatero o en el PSOE un proyecto de Gobierno, en lugar de una alternativa al Partido Popular.
Los retos del nuevo Gobierno
El Barómetro también recoge las inquietudes de los españoles de cara a la nueva legislatura. Los temas prioritarios a los que el Gobierno tendrá que enfrentarse, según los ciudadanos, coinciden con los objetivos principales que Zapatero anunció ayer en el Comité Federal del PSOE. La economía ocupa el primer lugar, con un 41%, seguida del terrorismo con un 19% y del empleo por un 14%.Fracaso del discurso popular
Los datos de la encuesta también castigan las líneas principales del discurso del Partido Popular a lo largo de la campaña electoral. La inmigración, la apuesta más dura y peligrosa del PP, y que Mariano Rajoy utilizó en los debates televisivos repitiendo hasta la saciedad la necesidad de “orden y control”, ocupa el penúltimo puesto de la lista de preocupaciones de los españoles, interesando a apenas el 7%. En último lugar se encuentra la educación, que sólo preocupa a un 1’4% de los encuestados, y cuya situación también criticó sobremanera el PP, exigiendo la implantación de una doctrina basada en “el esfuerzo, el mérito y el trabajo”, valores plagiados de los que propugnaba Sarkozy en la campaña electoral que le llevó al Elíseo.

Media España ve positivo el resultado
Por último, entrando en un análisis más general de las elecciones, más de la mitad de los ciudadanos, un 51’1%, ha valorado como positivo o muy positivo el resultado electoral del pasado domingo.  Cabe destacar que, de los encuestados que opinan que el resultado electoral  ha sido negativo o muy negativo (17’5%), un  50’6% son  votantes  populares  que califican de malo el resultado obtenido por su partido el pasado domingo.

–>

Un 70’5% de los españoles desmonta, por tanto, la idea difundida por el PP de que son los socialistas los primeros interesados en utilizar la crispación y los responsables de enfrentar a la sociedad. Una estrategia, la de la crispación instrumentada por el PP, que, a juzgar por el resultado de la encuesta, ni siquiera ha calado entre los votantes conservadores, de los cuales un 42’6% están de acuerdo en que el Partido Popular debe aproximarse al planteamiento antiterrorista del Gobierno, aprobando, por tanto, la gestión antiterrorista del Ejecutivo.

Nota final de los líderes
La encuesta de La Sexta también recoge la valoración ciudadana de los dos contrincantes tras las elecciones. Más allá de que, al igual que en el anterior barómetro, Zapatero vuelva a aprobar (5,6) y Rajoy suspenda de nuevo (4,4), destaca la calificación que reciben ambos de su propio electorado, y que vuelve a desmontar una tesis mantenida por el PP y sus medios afines. Mientras que Zapatero cosecha un 7’9 entre los votantes del PSOE, Rajoy sólo llega al 6’9 entre los que le han votado, tirando por tierra la reflexión, tan repetida tras los debates televisivos, de que Rajoy convence más a los suyos de lo que lo hace Zapatero.

Victoria gracias a Zapatero
Al mismo tiempo, una encuesta de Sigma Dos para el diario El Mundo afirma que un 45,8% de los votantes del PSOE cree que el principal responsable de la victoria socialista fue el presidente del Gobierno, mientras que un 38,1% lo atribuye al programa y a la ideología del PSOE. Quedan también cuestionados los intentos populares de culpar de su derrota al miedo metido por los socialistas sobre una futura vuelta al poder del PP: dos de cada tres españoles ven en Zapatero o en el PSOE un proyecto de Gobierno, en lugar de una alternativa al Partido Popular.
Los retos del nuevo Gobierno
El Barómetro también recoge las inquietudes de los españoles de cara a la nueva legislatura. Los temas prioritarios a los que el Gobierno tendrá que enfrentarse, según los ciudadanos, coinciden con los objetivos principales que Zapatero anunció ayer en el Comité Federal del PSOE. La economía ocupa el primer lugar, con un 41%, seguida del terrorismo con un 19% y del empleo por un 14%.Fracaso del discurso popular
Los datos de la encuesta también castigan las líneas principales del discurso del Partido Popular a lo largo de la campaña electoral. La inmigración, la apuesta más dura y peligrosa del PP, y que Mariano Rajoy utilizó en los debates televisivos repitiendo hasta la saciedad la necesidad de “orden y control”, ocupa el penúltimo puesto de la lista de preocupaciones de los españoles, interesando a apenas el 7%. En último lugar se encuentra la educación, que sólo preocupa a un 1’4% de los encuestados, y cuya situación también criticó sobremanera el PP, exigiendo la implantación de una doctrina basada en “el esfuerzo, el mérito y el trabajo”, valores plagiados de los que propugnaba Sarkozy en la campaña electoral que le llevó al Elíseo.

Media España ve positivo el resultado
Por último, entrando en un análisis más general de las elecciones, más de la mitad de los ciudadanos, un 51’1%, ha valorado como positivo o muy positivo el resultado electoral del pasado domingo.  Cabe destacar que, de los encuestados que opinan que el resultado electoral  ha sido negativo o muy negativo (17’5%), un  50’6% son  votantes  populares  que califican de malo el resultado obtenido por su partido el pasado domingo.

PP: TRAS LA CAIDA DE GALLARDÓN, EL PARTIDO HA APOSTADO DEFINITIVAMENTE POR LAS PROPUESTAS DE EXTREMA DERECHA.

POLÍTICA

 31/01/2008

Los duros del PP se sienten fuertes

Tras la caída de Gallardón, el partido ha apostado definitivamente por los mensajes radicales

S. COLADO

La estrategia del PP de acercarse al centro de cara a las generales ha saltado por los aires con la exclusión de Gallardón, un gesto interpretado como la victoria de los sectores más derechistas del partido, con Esperanza Aguirre y Aznar a la cabeza. Se aprecia un punto de inflexión desde ese momento, ya que el PP ha vuelto a radicalizar sus mensajes desde que Rajoy aclarara definitivamente hace dos semanas cuál es la línea por la que apuesta en el partido: Zaplana y Acebes vuelven a la primera línea, Aznar multiplica sus intervenciones, guiños a la Iglesia como el Ministerio de la Familia, discursos vinculando inmigración y delincuencia como los que protagoniza la presidenta de Madrid, etc. Los sectores más integristas del partido, como la COPE y periodistas de la Asociación de Propagandísticas Católicos, celebran su momento.

La operación centro del PP de Mariano Rajoy fue en buena medida una apuesta por su imagen personal. Así, mientras el Partido Popular mantenía el tipo de oposición que ha marcado toda la legislatura, por ejemplo apoyando la última manifestación de la AVT contra el Gobierno de Zapatero, el líder del PP se permitía faltar a la cita para evitar una nueva imagen asociada al radicalismo, o a través de sus hombres menos desgastados durante la legislatura, como Gabriel Elorriaga o Juan Costa, lanzaba mensajes de moderación o guiños al nacionalismo, a veces a través de medios proclives a ganarse el voto de centro como El País. Estos personajes son los que están ahora en un segundo plano, aunque la cercanía de la campaña les devolverá protagonismo.

La moderación llegó a ser alarmante
Poco dado a explicitar sus posturas (en cualquier caso la hemeroteca recuerda sus ataques a la igualdad y la defensa de los privilegios sociales), lo que justifica por su origen gallego, Rajoy habla a través de sus gestos. Y ya que el ascenso de ratistas como Costa, coordinador del programa electoral, coincidía con el período de elaboración de las listas, entre el núcleo duro del partido cundió el pánico. En la COPE hicieron sonar las alarmas cuando Rajoy filtró –después de la mediación de Aguirre por Jiménez Losantos ante el Rey- su preocupación ante los obvios vínculos entre el PP y la cadena de los obispos.

El discurso vuelve a radicalizarse
Sin embargo, tras la defenestración de Gallardón y la apuesta por Manuel Pizarro, los sectores más duros del partido vuelven a sentirse fuertes. Aznar, que ya intentó abortar la operación de moderación de Rajoy con elogios a Reagan, a Juan Pablo II y a Margaret Thatcher, mantiene invariable su discurso, aunque aumentado sus apariciones. Tras el anuncio de las listas definitivas y sus privilegiados puestos–el primero por Ávila y el cuarto por Madrid, respectivamente- Acebes y Zaplana y a los que se les mantuvo temporalmente en un segundo plano también han aparecido profusamente, incluidas entrevistas a TVE1 y la COPE. Aguirre ha aprovechado también para recuperar los discursos en clave enfrentamiento Madrid-Gobierno central y mensajes populistas de extrema derecha como la vinculación entre inmigración y delincuencia.

“Como en los mejores tiempos de Aznar”
La recuperación del rumbo ha sido celebrada por sectores como la COPE, donde ya se permiten despreciarle a Rajoy propuestas claramente dirigidas a los sectores más católicos, como el Ministerio de la Familia, exigiéndole más. Uno de los miembros de la Asociación Católica de Propagandistas, Juan Morote, proclama desde Libertad Digital que en el PP ya se han olvidado de los consejos de moderación y discurso de perfil bajo del asesor hasta ahora estrella del PP, Pedro Arriola, al que culpan de la derrota electoral de 2004. Asegura que “nos hallamos ante un escenario nuevo” y que Pizarro representa “la vuelta a un discurso claro, contundente, con propuestas, como el de los mejores tiempos de Aznar”.

AZNAR MONOPOLIZA LA CAMPAÑA DEL PP, A RAJOY LE HAN ALMIDONADO SU ROQUETE DE MONAGUILLO.

649515.jpg
MARÍA JESÚS GÜEMES – Madrid –
 24/01/2008 19:59
Dice que se dedica a sus “nietos y a otras tareas” pero, cuatro años después, Aznar sigue arrebatándole el protagonismo a su sucesor. A mes y medio de las elecciones generales.
No satisfecho con haber copado todos los titulares tras cargar contra Zapatero en el IV Congreso de Víctimas del Terrorismo, el ex presidente del Gobierno presidió ayer una reunión con miembros de la Fundación de Víctimas Visibles de Colombia organizada por FAES en la que se despachó a gusto.

En dicho encuentro aprovechó la ocasión para recalcar que el Gobierno en vez de “enfadarse” con él por defender a las víctimas, lo que debería hacer es explicar por qué miente a los españoles y por qué ilegaliza ahora y no antes a ANV y PCTV. Aznar dijo no entender por que los socialistas se habían sentido molestos por su “reflexión en voz alta”.

Estaba haciendo referencia a su intervención de hace un par de días cuando reprochó la ausencia de “algunas personas” en la cita con las víctimas y pidió el voto para el PP señalando que los españoles debían pensarselo “muy bien” teniendo en cuenta que el presidente del Gobierno les había “engañado a todos”.

Ayer volvía a insistir. A su juicio el Ejecutivo socialista tiene que responder “por qué después del atentado de la T4 solemnemente se aseguró que estaban terminados todos los contactos con ETA y hace diez días se reconoció que se mantuvieron negociaciones con la banda terrorista”.Pero no es lo único.

También cree que debe explicar por qué se ilegalizará a los partidos abertzales. “¿Qué sabemos ahora que no supieramos antes?”, se preguntó. La diferencia, según él, es sencilla. Se debe “simplemente a que ahora estamos más cerca de las elecciones”.

Para él, lo fundamental para luchar contra el terrorismo es “la firmeza y la coherencia”. Y considera que en estos momentos hay tres tipos de víctimas: las del olvido, las que forman parte del paisaje y las que molestan. Estas últimas, dijo sin citarlo, son las de Zapatero.

Entre las víctimas estaba Clara Rojas, la que fue candidata a la vicepresidencia de Colombia y que a principios de enero fue liberada por la guerrilla de las FARC después de seis años de cautiverio. Mientras Aznar señalaba que lo único que había que hacer era “exigir” a los grupos terroristas que “liberen” a los secuestrados, Rojas abogaba por “buscar entre todos un camino para aproximar a las partes”.

“No es aznarista”

El nombre del dirigente conservador también se hacía presente en la lista por Madrid cuando el secretario general del PSM, Tomás Gómez, señalaba que el repertorio era “continuista y aznarista” por incluir a personas como Eduardo Zaplana o Ana Mato.

El presidente del Comité Electoral del PP de Madrid, Ignacio González, salía a negarlo de inmediato. “Si con eso de aznarista se refiere a que el ex presidente ha participado en su decisión, le aseguró que en ningún caso”, afirmó.

Al final, y pese a que es incompatible en sus Estatutos, el PP ha contado haciendo una “excepción” con más de una docena de alcaldes para sus listas al Congreso.

Sólo Alberto Ruiz Gallardón se ha quedado fuera. El alcalde de Madrid sigue pensando en abrir un periodo de reflexión tras el 9-M a pesar de haber recibido “muchos” apoyos. Así lo desveló ayer su número dos, Manuel Cobo, quien se mostró molesto porque “parece” que ahora al regidor siempre “se le pasa lista” en todos aquellos actos que realiza el partido.

Para el presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, la política “no consiste en hacer lo que a uno le gustaría en cada momento” sino en defender los “intereses de partido”.