Informe de la FEMP sobre las políticas locales de lucha contra el cambio climático

cabecera_femp.jpg

LAS CIUDADES

COMIENZAN A REDUCIR

LAS EMISIONES

DE EFECTO INVERNADERO.

Texto: Gabriel Álvarez Fernández

Secretario General de la FEMP y Secretario de la Red Española de Ciudades por el Climahttp://www.agenda21-local.net/portal//ficheros/710femp.pdfglobo.jpg

Greenpeace y Le Monde Diplomatique lanzan un atlas sobre el estado medioambiental del mundo.

le-monde-diplomatique.jpg

Greenpeace y Le Monde Diplomatique lanzan un atlas sobre el estado medioambiental en el mundo, con un anexo sobre España

   MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) –   Greenpeace y Le Monde Diplomatique anunciaron hoy el lanzamiento del ‘Atlas Medioambiental 2008’, que analiza los grandes desafíos de la Ecología en el mundo en dos ejes, ‘Las amenazas del planeta’ y ‘Lo que puede salvarlo’.   Además, se publicará un anexo, realizado por la delegación española de la ONG, en el que se analiza la situación del medio ambiente en España y se desarrollan problemas como gestión del agua, energías renovables, contaminación por hidrocarburos, tratamiento de basuras, incendios forestales o la agresión urbanística a las costas.   Dentro de la primera parte del atlas, sobre los peligros actuales, el cambio climático ocupa un lugar central, y se abordan tanto sus efectos medioambientales –deshielo polar, desastres metereológicos, bosques en retroceso, sequías, biodiversidad y capa de ozono–, como sus consecuencias sociales –refugiados ambientales, cambios agrícolas forzosos o peligro desaparición de costas–.   En el segundo eje, se plantean iniciativas que pueden contribuir a un cambio de tendencia en la degradación medioambiental en temas como energías renovables, tratamiento eficiente de los residuos y del agua, alimentación, etc.

   Asimismo, esta segunda parte de la obra subraya la importancia del respeto a los compromisos internacionales; se recomienda la adopción del principio general del “contamina-paga”, y se muestran ejemplos concretos de todas estas iniciativas tanto en países desarrollados como en los del Sur.

   “Tan sólo hace unos años, se ignoraba a los ecologistas o incluso se les ridiculiza”, afirmó el director de Le Monde, Ignacio Ramonet. “Hoy todos los gobernantes y los medios de comunicación se preocupan por los peligros que acechan a la humanidad, ya que muchas de las amenazas medioambientales provienen directamente de las políticas de crecimiento económico propugnadas por la globalización neoliberal”, añadió.

greenpeace-schrift.jpg

20 DE MARZO: “DÍA MUNDIAL DEL ÁGUA 2008”

logo_wwd2.jpg

Este año el Día Mundial del Agua 2008 se celebrará el 20 de Marzo, y centrará sus actividades en torno a la Sanidad, para contribuir así a la celebración del 2008 Año Internacional de la Sanidad.

La idea de celebrar el Día Mundial del Agua surgió en la Conferencia de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente de 1992, tras la que la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que el 22 de Marzo los países realizaran actividades relacionadas con la conservación y el desarrollo de los recursos hídricos.

Desde Agenda 21 Local  queremos promover un buen uso de los recursos, especialmente ahora que padecemos su escasez. El mal uso del agua es un problema de todos, y el sentido común la mejor herramienta que tenemos para no derrochar ni un gota

Cristina Narbona aboga por la lucha contra el cambio climático como un desafío ético

120459439967520080304-1006907dn.jpg

Cistina Narbona con Heliodoro Gallego, alcalde de Palencia, buen amigo y mejor persona. 

EFE – Palencia – 04/03/2008 02:59
La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, ha abogado hoy en Palencia por la lucha contra el cambio climático como un desafío ético que el Partido Socialista suma al reto medioambiental para contribuir a un mundo más justo.

La ministra, que ha participado hoy en un acto público en Palencia, acompañada de los candidatos socialistas al Congreso y al Senado por esta provincia, ha calificado esta legislatura como “la del derecho al Medio Ambiente”.

Un derecho que figura en la Constitución Española pero que se había quedado atrás desde 1978 y que otorga a todos los españoles el derecho a respirar un aire limpio, a beber agua potable, a tener silencio o a que la ciudad se transforme de acuerdo con el interés general y no de unos pocos, según ha señalado.

Narbona ha recordado que en esta legislatura el Ministerio de Medio Ambiente ha remitido diez leyes a las Cortes “que sirven para que cada ciudadano pueda exigir sus derechos al medio ambiente en España”.

Así, se ha aprobado una Ley que garantiza el derecho de los ciudadanos a la información y participación en materia medioambiental, se ha creado un fiscalía para combatir los delitos ecológicos y los urbanísticos y se ha aprobado una ley de responsabilidad medioambiental para las empresas, ha recordado.

Pero sobre todo ha incidido en la lucha por el cambio climático como un “desafío” no solo ambiental sino ético y social porque “si combatimos el cambio climático estamos contribuyendo a un mundo mucho más justo”, ha subrayado.

Narbona ha insistido en que los países desarrollados “tenemos la obligación moral” de contribuir a que se reduzcan las emisiones de CO2 y a apoyar que el desarrollo de esos países más pobres y que más sufren las consecuencias del cambio climático, se haga sobre unas bases diferentes.

En este aspecto ha asegurado que España “puede contribuir a este cambio” porque está a la cabeza del mundo en cuanto al aumento en el uso de las energías renovables y porque las empresas españolas son líderes mundiales en proyectos de energía eólica y solar.

Además el PSOE plantea en su programa electoral que en 2020 el 40 por ciento de la energía que se consuma provenga de energías limpias, ha apuntado.

BUENAS INICIATIVAS Y DESAFIOS PROFUNDOS: ¿SALVARÁ LA DERECHA EL ANTAGONISMO ENTRE ECOLOGÍA Y CAPITALISMO?

42ff82d34f69a5377cd3c7abf1147.jpg

Buenas iniciativas y desafíos profundos: ¿salvará la derecha el antagonismo entre ecología y capitalismo?
02-02-2008
 
Los problemas acuciantes e impostergables del presente (destrucción del ambiente, pérdida de la diversidad biológica y cultural, pobreza, desigualdad distributiva) que en décadas pasadas eran la negación obstinada de la derecha liberal y conservadora, están en la agenda de problemas interestatales y de la humanidad toda. El actual gobierno francés ha tomado la iniciativa de prever lo que será inevitable en términos de crisis ecológica. Para esto, ha convocado a diversos sectores sociales para debatir y proponer soluciones.
 
Por Hugo Busso habusso@hotmail.comEs de prever que los conflictos que vendrán (no solo en Francia), a causa de la irracionalidad y el fanatismo de la búsqueda de acumulación indefinida e ilimitada de capital económico, esta en el banquillo de acusados. Adelantarse a los problemas que ya están derritiendo las esperanzas ilimitadas de acumulación de poder y capital, implica en primera instancia asumir los límites y la fecha de vencimiento de ideas decadentes y peligrosas, que se disfrazan de progreso y crecimiento.

Esta iniciativa es saludable y en cierto sentido ejemplar. A la vez es alarmante ante una mirada sensata, por el cúmulo de las paradojas y de las contradicciones que debe resolver. Si bien casi todos están de acuerdo que el peligro ha aumentado y que es posible hacer algo positivo al respecto, pocos parecen hacerse cargo del profundo cuestionamiento a la naturaleza de la civilización capitalista y al modo de funcionamiento actual. Los damnificados de este credo insostenible propio del capitalismo, serán en primer lugar y como siempre han sido, las victimas históricas de este sistema: los excluidos y explotados. Sin embargo, de esta encrucijada no se salvara nadie, si bien los recursos monetarios pueden transformarse en un alivio en temperaturas insoportables y carencias de elementos básicos para la vida.

 El fanatismo del terrorismo económico neoliberal -que castiga a quienes se niegan a colaborar con el credo de su expansión y acumulación ilimitada- y el comunitarismo integrista religioso -que cierra el mundo a su solo dogma-, son partes integrantes de la ecología planetaria. Las ideas se vuelven fuerzas e impactos materiales. Afortunadamente, la ceguera maquínica capitalista y el fanatismo dogmático y violento no son las únicas alternativas. Son evidentes, además, las actitudes y perspectivas críticas diferentes entre el norte y el sur, tanto por las finalidades políticas inherentes a cada bloque y la relectura que invoca del pasado y por el futuro próximo. Entonces, todo hace prever, como lo señaló Immanuel Wallerstein, que el siglo XXI será más difícil, inquietante y abierto que lo conocido del siglo XX.

 El debate de los próximos años volverá a plantear como manejar “el fantasma que recorre el mundo”, que no se llamará comunismo ni será el miedo solamente a “las clases peligrosas”. Será mucho más que eso. La responsabilidad de los partidos políticos y las organizaciones sociales será aclarar las opciones históricas que tenemos delante, en medio de la incertidumbre y el escaso margen de errores por la irreversibilidad de sus consecuencias. Emergen y retorna en las discusiones democráticas y científicas la discusión y la lucha por la buena sociedad, con el imperativo de no someterse a los dictados tecnocráticos. El mundo unipolar post comunista esta llegando a su fin inevitable, la pregunta queda ¿Pero qué vendrá a reemplazarlo? Lo cierto es que no estamos condenados a soportar y sostener la destrucción irracional del capitalismo, en su búsqueda de mayor producción, consumo y ganancia, en la obsesión del crecimiento infinito. El futuro esta abierto a la creatividad humana y de la naturaleza, por lo tanto el nivel de conciencia y evolución espiritual alcanzado por los individuos y grupos se posiciona en la verdadera guerra: el cuidado de lo que nutre y alimenta contra el fanatismo económico destructivo de la diversidad bio-cultural. Teniendo en cuenta los desafios de Kyoto y los consejos de la ONU de bajar para el 2050 las emisiones de CO2 entre el 50 y el 80 %, cabe la pregunta: ¿Y si “decrecer” es una buena y digna estrategia para el norte desarrollado, de solidaridad con lo viviente?

Fuente: http://topics.developmentgateway.org/environment/rc/ItemDetail.do?itemId=1119786

SEMANA EUROPEA DE LA ENERGÍA SOSTENIBLE 2008.

Semana Europea de la Energía Sostenible´08
28 Enero-01 Febrero

Del 28 de Enero al 1 de Febrero la Comisión Europea celebra en Bruselas (Bélgica) la segunda edición de la Semana Europea de la Energía Sostenible (EUSEW), un evento organizado por la Dirección General de Energía y Transportes que se organiza en el marco de la campaña “Energía sostenible para Europa 2005-2008”, en el que tendrán lugar una serie de encuentros sobre medios de transporte respetuosos con el medio ambiente, eficiencia energética y energías renovables.El lema bajo el que se organiza esta iniciativa es “Tómese una semana para cambiar el día de mañana”. La Comisión Europea organiza numerosos eventos que tendrán lugar en Bruselas (Bélgica), aunque también se celebrará en España, Austria, Francia, Alemania, Italia, Lituania y Montenegro. Concretamente en España se celebra la “Semana española de la energía sostenible” en Murcia (organizada por ARGEM: Agencia de Gestión de Energía de la Región de Murcia) y en Sevilla (Agencia Andaluza de la Energía).Durante esta semana de acción se pretende reunir a instituciones públicas y empresas privadas relacionadas con el sector energético en cualquiera de sus ámbitos, con el fin de que este encuentro se convierta en una cita clave que se repita cada año. A través del mismo se mostrarán las tecnologías más avanzadas del sector y se propiciará el intercambio de experiencias.

LA UNIÓN EUROPEA PRESENTA SU PLAN ENERGÉTICO PARA 2020.

Cambio Climático
LA UE PRESENTA SU PLAN ENERGÉTICO PARA 2020

España tendrá que doblar el uso de renovables y emitir un 10% menos de dióxido de carbono

  • Durao Barroso cifra el proyecto en tres euros semanales por europeo
  • Los ecologistas denuncian que los objetivos son arbitrarios
  • Las metas quedan por debajo de lo que exigió la UE en Bali
Aerogeneradores en el monte Oiz, Vizcaya. (Foto: El Mundo)

Ampliar foto

Aerogeneradores en el monte Oiz, Vizcaya. (Foto: El Mundo)

Actualizado miércoles 23/01/2008 17:48 (CET)
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra
MARÍA RAMÍREZ (Bruselas)

BRUSELAS.- En 2020, España deberá producir el 20% de su energía con el Sol, el viento, el agua o la materia orgánica y tendrá que haber cortado sus emisiones de dióxido de carbono al menos un 10% respecto a 2005, según el plan presentado hoy por la Comisión Europea.

Esto supondrá doblar el nivel de energía renovable, que ahora apenas supera el 8%, y pasar del aumento controlado de CO2 a una clara reducción. Según el Protocolo de Kioto, la UE debe rebajar sus gases de efecto invernadero un 8% antes de 2012 en relación a 1990, pero España, por su retraso industrial, puede aumentarlos un 15% -en la actualidad, sin embargo, es el país que más incumple Kioto y ha incremento su producción de dióxido de carbono hasta un 45%.

La receta de la Comisión para la lucha contra el cambio climático es ahora ’20-20-20 para 2020′: no es una cábala, sino el plan para que los Veintisiete consigan en la próxima década ser más limpios, con un 20% de su energía de fuentes renovables, más eficaces, con un quinto de menos de consumo, y menos contaminantes, con una bajada del 20% las emisiones de dióxido de carbono.

En marzo de 2007, los líderes de la UE, presididos por la canciller Angela Merkel, se comprometieron a objetivos vinculantes para la lucha contra el cambio climático, pero su desarrollo concreto por sectores y países ha suscitado la resistencia de los Estados miembros, que quieren que les toque menos en el reparto de medidas con un coste inmediato anual de entre 50.000 y 120.000 millones de euros, es decir hasta el 1% del PIB europeo, y de los grupos ecologistas, que se quejan de la escasa ambición en Bruselas.

“Éste no es un plan por el medioambiente y contra la economía”, aseguró ayer José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión, en una comparencia en la Eurocámara, tras una larga e intensa discusión entre sus comisarios. “Deberíamos hablar más de ganancias que de costes. Estas propuestas van a crear puestos de trabajo y no destruirlos; van a dar a nuestras compañías la ventaja de los primeros en llegar”, dijo en rueda de prensa.

El portugués, que estima el coste del plan en tres euros semanales o lo que cuesta llenar el depósito tres veces al año, recordó que “la inacción” pasaría una factura de entre el 5% y 20% del PIB, de acuerdo al informe del economista Nicholas Stern para el Gobierno británico.

Se calcula que el coste anual del proyecto será de 120.000 millones de euros


Según la batería de propuestas, conocidas entre los funcionarios comunitarios como ‘el paquete’, las industrias más contaminantes, como las eléctricas, las papeleras o las cementeras, estarán obligadas a reducir en toda la UE sus emisiones un 21% respecto a 2005, aunque la Comisión no se ha puesto de acuerdo sobre si tendrán que pagar más por sus permisos de contaminación a partir de 2013 (ahora sólo lo hacen si emiten más del tope asignado en un sistema que, según la propia Comisión, no está funcionando bien); el resto de sectores sectores, como el transporte, la agricultura, la construcción o la gestión de basuras, estarán sometidos al máximo paneuropeo del 10%, dividido por países según su riqueza y sus posibilidades.

Tras las presiones de la industria alemana, bien protegida por su comisario, Günter Verheugen, Barroso reconoció que existe un “riesgo” de que algunas empresas europeas muevan sus divisiones a China u otros países con estándares medioambientales bajos. Por ello, la obligación para algunas industrias de comprar permisos dentro del mercado de emisiones se decidirá en 2010, en función de si existe o no un nuevo acuerdo global para la reducción de emisiones que también obligue a los países en vías de desarrollo.

Además, también se reparte la meta general de lograr que el 20% de la energía renovable. Los países más ricos y que más han desarrollado la tecnología hasta ahora se convertirán en los más limpios, como Suecia, cuya mitad de la energía tendrá que ser renovable –ya roza el 40%-, Dinamarca o Finlandia. Entre los ricos, destaca por su punto de partida tan deficiente, Reino Unido, que deberá llegar sólo al 15% de renovables, porque ahora menos del 2% de su energía deriva de estas fuentes limpias.

Los países del Este son los que, dado su retraso, tendrán las metas más modestas tanto en renovables como en emisiones totales, aunque a ninguno se le permitirá aumentar sus gases más de un 20% -el caso de los más pobres, Rumanía y Bulgaria. Según el nuevo sistema de comercio de renovables, además, los países que no lleguen a su objetivo, podrán comprar certificados limpios en otros de la UE.

Las industrias más contaminantes tendrán que reducir sus emisiones respecto a 2005


“Si a Luxemburgo, el ejemplo clásico por su tamaño, le sale muy caro instalar un parque eólico, puede gastarse menos financiando la energía renovable en Rumanía”, explica un experto comunitario, responsable del ‘paquete’. Este sistema, que criticaba España, porque quiere seguir manteniendo su modelo de subvención de las renovables y que la distribución quede en manos del Estado y no las industrias, será optativo.

Además, la Comisión añade conserva dos propuestas criticadas, una directiva para permitir que se filtre el carbón de las emisiones y se entierre bajo el suelo y el fondo marino y el 10% obligatorio de biocombustibles para el transporte, pese a la polémica sobre su eficacia y el impacto en el medioambiente.

La Cámara de los Comunes británica critica en un informe la elección “prematura” vistos “los riesgos medioambientales importantes asociados con las tecnologías actuales”. Aunque, la semana pasada, se filtró un informe interno de expertos de la Comisión donde se alertaba de los mismos peligros, el comisario de Energía, Andris Piebalgs, sigue defendiendo la opción, “la única alternativa al petróleo”, que produce más CO2 en su extracción y transporte, daña las economías europeas por su precio en ascenso y, según Barroso, está en manos “de países que no son nuestros amigos”.

Greenpeace se queja de que cuando los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete acordaron, hace casi un año, el objetivo de biocombustibles lo ligaron a que fueran “sostenibles”. “Crecen las evidencias de que esta condición no se puede cumplir”, escribe el grupo, en un análisis de las propuestas de la Comisión, que exige emplear tipos de biocombustibles que supongan un ahorro “sustancial” de emisiones respecto al petróleo, es decir al menos un 35%. Los ecologistas y el Parlamento Europeo recomiendan, al menos, un 60% para que merezca la pena su uso.

Además, Greenpeace y otras ONG aseguran que el “20-20-20” es igual de pegadizo que arbitrario, porque los líderes de la UE se comprometieron a rebajar al menos un 30% las emisiones de efecto invernadero si había un acuerdo global para 2012, cuando caduca el Protocolo de Kioto. Las metas de la UE ahora quedan lejos de los recortes barajados en la conferencia mundial sobre el cambio climático en Bali, en diciembre, entre el 25 y 40%.

El director del Panel Intergubernamental del Cambio Climático de Naciones Unidas, el programa receptor del Premio Nobel con Al Gore, considera que el plan europeo aún se ha quedado corto. “Lo que parecería aceptable ahora podría no serlo dentro de cuatro años”, aseguró Rajendra Pachuri en el World Economic Forum de Davos.

En cualquier caso, el plan aún admite debates y cambios, ya que los gobiernos de los Veintisiete y la Eurocámara deben aprobarlo, posiblemente entre este año y el siguiente, en una negociación que los veteranos bruselenses prevén muy larga y de resultado incierto.