Abolir las armas, abrazar la política.

060712_pa_israel_libano_1

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 Elisa Serna nueva
  • ELISA SERNA

    08/01/2009

 

Abolir las armas, abrazar la política

Año Nuevo en Occidente, 1 de Enero 2009, 18:00 h.- … Difícil razonar, aunque no imposible; apartar el recurso al linchamiento, tan patriarcal como sobrado de pólvora y testosterona, el tomarse la justicia por nuestra mano, ante los crímenes contra la humanidad desatados en Israel y Palestina, por las tramas ocultas del espionaje internacional y los traficantes de armas, que hartos de heroína, corrompen la ética social de los gobiernos del mundo.

<!–

Veamos, dijo un ciego: Palestina e Israel son dos países soberanos, con los que compartimos ocho siglos de antepasados. Su legado cultural, científico, artístico en “Al-Andalus”, decían los hispano-bereberes y árabes, o “Sepharad” denominaron los hispano-judíos, es de tal dimensión y trascendencia, que esas Tres Culturas siguen operando, en mi opinión y a flor de piel, en nuestras actitudes de hoy.

La misma sangre
Españolitos que vienen al mundo predestinados a que “una de las dos Españas nos hiele el corazón”, catalanes, extremeños, andaluces o manchegos, castellanos o valencianos, sentimos aun correr por nuestras venas una misma sangre, una misma memoria histórica, unas mismas geometrías, matemáticas, filosofía o costumbres, cosmovisiones, refraneros, ritmos y melodías, gastronomía, etc.

Derechos
El refrán que dice “quién bien te quiere, te hará llorar” cuadra perfectamente con las indignadas exigencias de Alto al Fuego, de Adelanto Electoral en Israel y Palestina, de vuelta a las Fronteras de 1967, con que hemos llegado casi a bloquear los foros de Internet, las calles de Madrid, antes Maherit, en esta Al-Andulus de hoy, en esta Sepharad de hoy. Permitidme apelar a los derechos de troncalidad ética de esta parte de la familia semita, que conversa a la fuerza y atravesando los siglos, cripto-judia o cripto-bereber, constituimos el grueso mayor de los cuarenta y seis millones de españoles.

Alto el fuego
Enamorados de esta tierra que nos vio nacer, no obstante, os sugerimos desde el respeto a vuestra soberanía, el inmediato Alto al fuego, hermanas y hermanos expulsados, errantes, de la diáspora, del exilio. Alto al fuego de una vez. ¿Tiene que haber otro Holocausto, para que el mundo comprenda cabalmente el sufrimiento entero que os acompaña desde el Decreto de Expulsión de los Reyes Católicos? No, radicalmente, no.

Si
¿Y para que ayudéis al mundo a proclamar el Adiós a las Armas definitivamente, para que consigamos Abolir el uso de las armas y sea la palabra, sephar, la negociación, la política, la libertad y el reparto, la solidaridad y la fraternidad entre todos nosotros, como propone un luminoso judío, Karl Marx, la ética de nuestras vidas? Sí, rabiosamente, sí.

Ghettos
¿No son los primeros kibuts de los años cincuenta, el código de ayuda mutua de los “ghettos”, propuestas judías a revitalizar en Israel, en Palestina, o en España, mientras atravesamos la más solemne de las crisis del capitalismo?

Fraterarcado, ya
Entre mis deseos para el año nuevo, el mas irrealizable es, sin duda, el de la abolición de todas las armas del mundo, un salto cualitativo para todos aquellos partidos, sindicatos, universidades, que culminarán con éxito las civilizaciones comprometidas con el uso de la palabra, la negociación, la política, la libertad, la adquisición de nuevos conocimientos; civilizaciones sabedoras de que todos nos necesitamos en un momento dado y por ello, fraternales, respetuosas con el diferente. No estoy sola con mi sueño y es por eso más legítimo.

Una mirada global
Sin embargo, la realidad, siempre dialéctica, que queremos transformar, y solamente en el siglo XX, ha producido cien millones de victimas de guerra. 1OO,OOO.OOO de seres humanos con una vida y un proyecto vital destrozados. Dicen mis amigos pacifistas que existen en la Tierra arsenales atómicos suficientes para hacerla desaparecer de la Vía Láctea hasta cinco veces.

La Industria armamentista
Monografias.com ha editado un importante trabajo sobre el negocio de las armas, donde muestra gráficos comparativos entre los países industrializados y los países en desarrollo, los gastos militares y las exportaciones de armas en el mundo, durante el Siglo XX, cuyo análisis ponen al más feroz con los pelos de punta y abonan la necesidad imperiosa de reaccionar ante la hecatombe que el uso, controlado o descontrolado, de todos esos arsenales, supondría para la humanidad y para nuestro planeta.

Evidencias
Es evidente para la gran mayoría, simplemente sensata, que los capitales invertidos en armas, fueron la causa del derrumbe del Muro de Berlín, cuyos primeros picos y palas se hincaron contra el hormigón, desde el lado Este, porque comprendieron que la inversión en armas de disuasión, en arsenales que aterrorizaban, les faltaba para que los soviéticos llevaran una vida mas desahogada y serían mas que suficientes para erradicar el hambre y las enfermedades del mundo entero, por ejemplo.

El Universo, Patrimonio de la Humanidad
Mas allá de la auto-destrucción de la Tierra, los equilibrios de rotación y traslación del Sistema Solar, podrían dar en una desviación de órbitas que hiciera entrechocar a la Luna, Marte, Venus, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno o Plutón, creando un infinito agujero negro, con un poder de atracción tal, que deglutiría de un solo sorbo y en la fracción de un segundo, el Universo todo.

Los Señores de la guerra, al paro
Cuentan algunas crónicas del New York Times, que las compañías aseguradoras acostumbraban a romper los cristales de todos establecimientos que no contrataban sus pólizas. De madrugada enviaban a cualquiera de los muchos delincuentes que deambulaban por Nueva York, en los años veinte, dispuestos a ganarse, de cualquier modo, un puñado de dolares. Les destrozaban las lunas de los escaparates, a pedradas y desaparecían en las brumas de la noche, zumbando.

Desenmascaran el terrorismo de los traficantes
Sin embargo, es infinitamente mayor la falta de escrúpulos de los desalmados que exacerban, para crear la necesidad de las armas, conflictos como el de Israel-Palestina o ETA-Estado español, para luego venden armas a ambos contendientes. Incluso, pueden aparecer ante los medios de comunicación, como los mayores pacifistas de la Tierra. Desenmascararlos y llevarlos a los tribunales es posible. Pero ¿quien le pone el cascabel al gato? ¿Cómo cree que se podría abolir el uso de las armas?

Elisa Serna es cantautora, ex-presa y represaliada política

72 veranos sin García Lorca.

 NOTIC. ANDALUCÍA

El Plural reconstruye el asesinato fascista del genial poeta granadino

MARINA MONTES/ EL PLURAL ANDALUCÍA

La tarde del 16 de agosto de 1936, apenas un mes después del alzamiento militar contra el gobierno legítimo de la República, un grupo de los sublevados tomó preso a Federico García Lorca. Desde ese momento, el destino del poeta se hace incierto. No se sabe el día exacto de su muerte, ni el lugar concreto en el que está enterrado. Lo único cierto es que lo asesinaron en Granada, “en su Granada”. El Plural rinde homenaje estos días al poeta con artículos de José Luis Casas y Miguel Naveros y entrevistas exclusivas, como las de Luis García Montero, Juan Antonio Bernier, e Ian Gibson.

<!–

Federico García Lorca era, a mediados del año 1936, uno de los poetas más aclamados del momento a nivel mundial. La sensibilidad de sus escritos, la manera de transmitir el folclore andaluz sin caer en tópicos y su denuncia de las clases más desfavorecidas, lo hacían merecedor de los aplausos del gran público. Precisamente en ese momento, Lorca había decidido ir a México, país en el que Margarita Xirgu estaba representando, con un éxito atronador, su obra Bodas de sangre.

Temores
Sin embargo, antes del viaje trasatlántico, el poeta decidió acudir a Granada para ver a su familia, tal vez temeroso de no poder volver a respirar el aire de la vega granadina. Federico García Lorca sabía que sus comentarios no habían agradado a los opositores de la época, y llegó a escribir a Adolfo Salazar, crítico musical de la época, indicándole que borrase una respuesta en una entrevista que iba a publicarse en El Sol, “porque es un añadido y es una pregunta sobre el fascio y el comunismo que me parece indiscreta en este preciso momento”.

Los Rosales
El poeta parecía tener claro que su vida estaba en peligro y decidió no parar en su casa durante esos días, donde sería más fácil encontrarle. García Lorca acudió a la casa de su amigo, el poeta Luis Rosales, donde pensó que podría estar a salvo. No en vano, la familia Rosales era conocida por la militancia de sus miembros en Falange. Los dos escritores pensaron, erróneamente, que la vivienda de la familia sería un buen lugar para refugiarse en Granada.

Apresado
Sin embargo, los distintos grupos de los sublevados mostraban públicamente sus rencillas entre sí e intentaban ganar méritos propios, incluso a costa de humillar a los que supuestamente compartían causa en el levantamiento. Una muestra de ello es la situación vivida durante la detención de García Lorca: aunque los falangistas de la familia Rosales lo habían acogido antes de su huída a México, finalmente fue apresado por miembros de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA). En la tarde del 16 de agosto de 1936, el poeta salió de la casa de los Rosales acompañado por Miguel Rosales y Ramón Ruiz Alonso, miembro destacado de la CEDA en Granada. El poeta, que temblaba y reflejaba el miedo en su rostro, llevaba unos pantalones color gris oscuro, una camisa blanca con el nudo de la corbata suelto y una americana en el brazo.

Ruiz Alonso
Según las últimas investigaciones del historiador Ian Gibson, su delator fue Ramón Ruiz Alonso, miembro de Acción Popular, integrado en la CEDA. Ruiz Alonso era conocido por su odio hacia los miembros de los partidos de izquierdas. Diputado en Granada durante la época de los gobiernos republicanos de derechas, Ruiz Alonso intentó militar en Falange tras la pérdida de un escaño después de un supuesto fraude electoral en Granada. Llegó incluso a pedir ayuda a José Rosales, hermano de Luis Rosales. Ante la negativa de la Falange de aceptar sus condiciones, Ruiz Alonso quedó fuera de la asociación, con lo que su odio hacia ellos creció aún más. Cuando el militante de la CEDA descubrió que García Lorca estaba escondido en casa de los Rosales, no dudó en delatarlo y apresarlo.

Angustiosa espera
El propio Luis Rosales acudió al Gobierno Civil a reclamar la liberación del poeta. Ni siquiera las gestiones de Miguel y José Rosales, destacados falangistas granadinos, sirvieron para cambiar el destino de García Lorca. En la denuncia contra él, se le acusaba de homosexual, escritor subversivo, de estar en contacto con los rusos y de tener una radio clandestina en la Huerta de San Vicente. Ante esa denuncia, los Rosales no pudieron hacer nada. Las horas del poeta se agotaban inexorablemente.

Fusilamiento
Tras un par de días de intensa angustia, García Lorca fue esposado junto con un profesor de un pueblo granadino, Galindo González, y llevado fuera del Gobierno Civil junto con otros presos condenados a muerte. En el barranco de Víznar, García Lorca contempló por última vez el cielo granadino, mientras un pelotón de fusilamiento de la llamada “Escuadra Negra” acababa con la vida de todos los presos. “Mataron a Federico cuándo la luz asomaba”, relataría Machado años después en una elegía al poeta granadino.

Carta al padre
En medio de todos estos acontecimientos, el mismísimo Manuel de Falla intentó interceder por Federico García Lorca. Sin embargo, cuando logró llegar al edificio del Gobierno Civil ya era tarde. No obstante, la agonía para la familia no terminaría aquí: una vez muerto Lorca, hicieron llegar al padre una nota, manuscrita por el propio Federico, que decía: “Te ruego, papá, que a este señor le entregues 1.000 pesetas como donativo para las fuerzas armadas”. El padre pagó sin dudar la cantidad, pensando tal vez, que así salvaría la vida de su hijo. Estas, que tal vez fueran las últimas letras del poeta, acompañaron al padre hasta su muerte, nueve años después.

Criminal de guerra
Tres meses después del fin de la guerra, la familia logró inscribir la muerte del poeta en el Registro Civil. El certificado que se entregó recurre a un eufemismo muy habitual en el momento. El poeta, según el documento oficial, murió “a consecuencia de las heridas producidas por hechos de guerra”. Para la historia inmediata, García Lorca no murió asesinado, sino luchando en el frente.

Presentimientos
Es imposible saber qué pensó García Lorca en esos últimos momentos, pero leyendo su obra, casi podríamos pensar que intuía su trágico destino. Incluso el lugar de su muerte parecía estar predestinado en unos versos premonitorios del poeta: Mi corazón reposa frente a la fuente fría. Y es que se cree que el cuerpo de García Lorca aún yace enterrado en una fosa común en la Fuente de Aynadamar o Fuente de las Lágrimas. Un destino que, desgraciadamente, casa a la perfección con los dramas lorquianos.

* Marina Montes es redactora de El Plural Andalucía y coordinadora del especial sobre la muerte de Federico García Lorca.

mmontes@elplural.com

En defensa del laicismo.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 Coral Bravo
  • CORAL BRAVO

    28/07/2008

 

Aunque a la mayoría de españoles, demócratas y racionales, no nos hacen falta argumentaciones en defensa de la laicidad, al parecer, quedan unos pocos intolerantes que necesitan que se les recuerde que el laicismo no es antirreligioso, no ataca a nadie sino, al contrario, defiende el respeto a la libertad de pensamiento y de conciencia (sin la cual, por otro lado, no estaríamos en democracia).

<!–

Siempre he defendido que el mejor camino para asegurar la independencia intelectual es la búsqueda de información y el desarrollo de la capacidad de análisis y de crítica. Y cada día me doy más cuenta de que la ignorancia es el mejor caldo de cultivo para la sinrazón y para el fanatismo. Y el fanatismo es la más cerril de las servidumbres humanas, así como, quizás, la base sobre la que se sustentan la mayor parte de las miserias de la humanidad (guerras, dictaduras, genocidios, represiones,
etc.,etc.)

Para afirmar algo como cierto, hay que haberlo experimentado o, al menos, contrastado. Del mismo modo, para creer algo, venga de donde venga, hay previamente que analizarlo y verificarlo con la realidad. Sin estas sencillas premisas la ciencia no existiría, ni la humanidad hubiera evolucionado hacia la racionalidad y, en definitiva, estaríamos aún en el Paleolítico Superior cazando mamuths, frotando dos palos para hacer fuego, y pintando rayas en las cuevas –con perdón de los arqueólogos-. Bromas aparte, esta reflexión viene a cuento de lo que parece, en los últimos tiempos, una campaña contra el laicismo o, lo que es lo mismo, contra los derechos humanos, las libertades y la democracia; y es un asunto tan serio que prefiero reírme antes que indignarme.

Y, hablando de Paleolítico, ante ciertos sectores socio-religiosos y políticos (los obispos y la actual derecha descentrada), en España el laicismo tiene muy mala fama, lo cual no es extraño porque desde sus tribunas mediáticas se habla mal, muy mal del laicismo. Se dice que los laicos son poco menos que herejes, blasfemos, o que están alejados de dios, que son enemigos de los creyentes, que son inmorales, que atacan la democracia…y mil y una barbaridades de esta enjundia. Nada más lejos de
la verdad.

La Real Academia Española de la lengua define el laicismo como “doctrina que defiende la independencia del hombre, de la sociedad, y más particularmente, del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa”, es decir, el laicismo es una postura ante el mundo que contempla al ser humano como capaz de pensar por sí mismo, y de situarse ideológicamente al margen de cualquier dogmatismo religioso organizado. O, dicho de otro modo, el laicismo respeta cualquier creencia o convicción religiosa siempre que ésta no se inmiscuya en las cuestiones de Estado ni del dinero público, y siempre que, por descontado, no vulnere los derechos humanos fundamentales.

El laicismo es, por tanto, respeto a las creencias individuales de cada ciudadano; es tolerancia ante cualquier posicionamiento espiritual, y es espíritu democrático porque no considera ningún dogma concreto como el único válido y respetable. Lo contrario, el pretender imponer un dogma o pensamiento único, el no respetar posturas diferentes, el tener una actitud intolerante ante quienes no se adhieren a una determinada creencia o ideología, tiene un nombre preciso y bien definido: fundamentalismo y totalitarismo.

Recordemos, por otra parte, que la Constitución de 1.978 declara, en su Art.16.1, que “Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos…”, y, en su Art. 16.2, que “Ninguna confesión tendrá carácter estatal…”. En iguales términos, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su Artículo 18, proclama como derecho inherente a la condición humana la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Pues bien, pareciera que algunos miembros de los ámbitos de la política y de la religión, a la vista de sus manifestaciones, aún no se han tomado la molestia de leer con atención, ni la Constitución Española, ni la Declaración Universal de los Derechos Humanos; y si lo han hecho, parecen haber olvidado su contenido. Habría que recordarles que el oscurantismo medieval queda muy lejos, y las tiranías absolutistas, también. Estamos en democracia y la democracia, utilizando las palabras de Sebastián Jans, es laica o no es democracia. O, dicho de otro modo, atacar el laicismo es atacar los derechos humanos y la esencia misma de las libertades básicas.

Coral Bravo es doctora en filología, master en psicología, y miembro de Europa Laica.

Un recuerdo emocionado en el centenario del nacimiento de Salvador Allende.

En el centenario de Allende

 

 

Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto

VICENT GARCÉS

La palabra y obra de Salvador Allende son testimonio de décadas de vida colectiva del pueblo de Chile. Sus raíces y su proyección trascienden los límites temporales del ciclo vital de su persona.
La sociedad chilena hereda del siglo XIX una constante que pervive en las generaciones del actual: la voluntad de construir un Estado nacional. En el competitivo y depredador sistema económico mundial donde Chile ha estado siempre integrado, el Estado independiente era a un pueblo lo que la empresa a la unidad productiva o comercial: un instrumento de organización, acción, protección.
En la realidad interna del Chile en que nació Salvador Allende -1908-, era cuestión abierta hasta qué punto el Estado estaba dotado de medios para cumplir funciones equivalentes a aquellas de que se dotaron otros pueblos.
Uno de los objetivos básicos que ni en las más adversas circunstancias abandonó Allende, fue el construir, reconstruir, volver a construir, una y otra vez, la coalición social, de partidos, sindicatos y movimientos cívicos independientes.
Con adaptaciones a las circunstancias de coyunturas distintas, esa convergencia es una constante suya en la década de los cuarenta -en 1943, desde la dirección del Partido Socialista estudiaba las posibilidades del Partido Nuevo propuesto por el Partido Comunista tras la disolución de la III Internacional-, en la de los años cincuenta y sesenta -en disidencia con los socialistas que respaldarían la candidatura del general Ibáñez del Campo en 1952, en las coaliciones del FRAP en 1958 y 1964-, en la de Unidad Popular de 1970, en su poco escuchada propuesta de Partido Federado de Unidad Popular promovida desde la Presidencia de la República, en 1972 y 1973.
Para Allende, la independencia económica era vista como asociada a la «recuperación de nuestras fuentes de materias primas para el Estado (…) sólo así se podrá conquistar nuestra segunda independencia, la independencia económica», «el control del Estado sobre las industrias fundamentales siendo el medio para el desarrollo industrial de nuestros países y para la liberación económica de los pueblos de América Latina».
Allende es ante todo un humanista. Podría haber hecho suyo el clásico postulado de Plauto: «Nada humano me es ajeno». Su sensibilidad ante el sufrimiento, la desigualdad, la explotación, individual y colectiva, en su patria o en otro país, orienta sus opciones teóricas, su formación, su compromiso en la acción, su generosidad. Si la democracia es una práctica, al socialismo lo entiende como desarrollo de las libertades políticas hacia las económicas y sociales. El poder por el poder no le interesa, desprecia a quienes buscan en los cargos públicos el medro personal. Los administradores del Estado deben ser servidores de la sociedad, el acceso del pueblo a la dirección de los resortes estatales debiera liberar capacidades nacionales reprimidas, crear recursos orientados a satisfacer las necesidades básicas de toda la población.
La conciencia de ausencia de la non-nata unidad de los pueblos y Estados de América Latina es una constante mayor en Allende quien señala que «la América nuestra debe sentir la necesidad de su unidad, y la América popular la necesita sobre la base de una soberanía continental y dentro del ejercicio de una auténtica democracia y de una auténtica libertad (…). El Partido Socialista afirma la personalidad propia y definida que debe tener la revolución latinoamericana (…), cuyo objeto esencial es la unión económica y política de Latinoamérica en los marcos de una democracia de trabajadores organizados».
En Chile, durante el período de gobierno del presidente Allende 1970-73, alcanza su mayor nivel la integración-participación de todos los sectores sociales en el Estado representativo. A la mayoría social -asalariados, pobladores urbanos y campesinado- se les reconoce en la práctica el estatus de ciudadanos plenos, con acceso real a educación, sanidad, trabajo, vivienda, al excedente económico y a las instancias últimas de decisión política. De que el Estado democrático lograra controlar los recursos básicos dependía que generar y dispusiera de capital propio para financiar, además, a sus Fuerzas Armadas, posibilitando así que éstas se identificaran con la identidad y suerte de su comunidad nacional y no con las de la potencia imperial a cuyo interés último se subordinan quienes de su asistencia dependen. En su testimonio póstumo, el asesinado comandante en jefe del Ejército de Chile entre octubre de 1970 y agosto de 1973, general Carlos Prats, concluía: «Cuando se escriban serenamente las páginas de la Historia de Chile de los últimos 40 años (…) el gobierno que en dicho lapso tuvo una concepción más nítida de la seguridad nacional y demostró con hechos el mayor interés por los problemas de la Defensa Nacional, fue, justamente el Gobierno de Allende (…). Lo evidente es que el único Presidente de Chile que en 40 años abrió un camino de coherencia a los intereses de la seguridad nacional fue Salvador Allende (…) compartió e hizo suya la nueva concepción de ´soberanía geoeconómica´ (…)».
La vida de Salvador Allende ocupa un lugar preclaro, de singular relieve. Nunca se resignó al papel asignado por los poderes a su nación, y por ello con sus compatriotas buscó y abrió nuevas vías. Su hacer se incorporó a la conciencia colectiva de su pueblo, y de muchos otros.

* Diputado al Parlamento Europeo

Un último homenaje al gran maestro y ciudadano Gonzalo Anaya. Gracias por tu vida plena. In memoriam.

necrológica

El féretro de Gonzalo Anaya dará mañana las tradicionales vueltas al claustro de la Universitat

 
   
el referente de la renovación pedagógica. Gonzalo Anaya ha muerto en su domicilio a los 94 años acompañado de su familia
 miguel ángel montesinos
 MULTIMEDIA
 NOTICIAS RELACIONADAS
Comunitat Valenciana

El catedrático emérito y medalla de la Universitat luchó por una escuela al servicio del pueblo

EUROPA PRESS/LEVANTE-EMV, VALENCIA El Paraninfo de la Universitat de València acogerá mañana viernes, día 13 de junio, el acto solemne de despedida del catedrático emérito Gonzalo Anaya, que falleció ayer miércoles a los 94 años. A las 10.00 horas llegarán los restos mortales al paraninfo del edificio histórico de la Universitat, y allí permanecerán hasta las 11.00. A esta hora se realizará el tradicional ritual en que el féretro dará tres vueltas al Claustro a hombros de los profesores. Posteriormente, a las 15.00 horas, tendrá lugar en el Cementerio General de València la despedida definitiva, informaron hoy fuentes de la institución académica en un comunicado. El profesor, catedrático emérito y medalla de la Universitat de València Gonzalo Anaya falleció ayer a la edad de 94 años en su domicilio de Valencia. El cuerpo del erudito será velado hoy en el tanatorio municipal de Valencia de nueve de la mañana a nueve de la noche. La incineración tendrá lugar mañana, viernes, a las 09.30 horas en el crematorio municipal de Valencia.
Gonzalo Anaya Santos (Burgos, 1914), maestro desde los años de la Segunda República, doctor en Filosofía, catedrático de Filosofía en institutos y escuelas de Magisterio desde 1953, ejerció una larga tarea profesional, primero en Santiago de Compostela y desde 1973 en la Escuela de Magisterio de Valencia.
Fue miembro del Departamento de Sociología de la Universitat de València y profesor emérito de 1985 a 2002, y perteneció al Consejo Escolar Valenciano (CEV) desde su creación. En el año 2000 recibió la Medalla de Plata al Mérito en el Trabajo. Al propio Gonzalo Anaya siempre le gustó autodefinirse como “un maestro de la República”.
Varias instituciones llevan su nombre y a lo largo de su trayectoria recibió numerosos reconocimientos y distinciones. En 2004 le fue otorgada la Medalla de la Universitat de València, con motivo de la cual se editó el año pasado el libro sobre -Gonzalo Anaya: la passió educativa editado por Publicacions de la Universitat de València, con el que se celebró el 93 aniversario del “maestro de maestros” y referente de la renovación pedagógica desde la década de los setenta,
El rector de la Universitat de València, Francisco Tomás, calificó a Gonzalo Anaya como “un resistente contra los oscurantismos” el 13 de febrero de 2004 en el acto de entrega de la Medalla de la Universidad.
Francisco Tomás añadió que Anaya ha seguido las ideas de “saber, ciudadanía y emancipación” que guiaron el pensamiento de Lluís Vives, Emmanuel Kant o Michel Foucault.
El catedrático de Sociología de la Universitat de València Ernest Garcia declaró que “las ideas y propuestas de Anaya se inscriben en una larga tradición de educadores progresistas: la alcurnia de quienes se han afanado por poner en pie un escuela popular no subalterna. Una escuela al servicio del pueblo, no de la reproducción del capital, ni del estado, ni de los mandarines de la alta cultura. O, más en general, una escuela pública digna de su nombre, esto es, educativa, universal y básica”.
La presentación del libro Gonzalo Anaya: la pasión educativa se convirtió en un entrañable homenaje a esta figura del mundo de la educación, que se mostró sorprendido de esta respuesta de sus alumnos: “Esto es un exceso, cinco personas en la mesa hablando de mí. Yo no soy tanto”, fueron sus primeras palabras.
Ayudar a los niños a crecer en libertad
“Lo que hace falta hacer es ayudar a crecer en libertad, ayudar a los pequeñajos a ser lo que quieran ser y, sobre todo, quererlos y ser feliz haciéndolo”, dijo.
Gonzalo Anaya participó en las actividades de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE) de la Unión General de Trabajadores (UGT). Por su vinculación sindical, tras la guerra civil recibió una sanción de la Comisión Depuradora franquista y fue confinado.
Aprovechó el confinamiento para estudiar los dos cursos comunes de la licenciatura de Filosofía y Letras en la Universidad de Zaragoza (1939-1940) y los dos de la especialidad de Filosofía en la de Madrid (1940-1942). En septiembre del 1942 obtuvo la licenciatura. Entre 1948 y 1950 ejerció de profesor en Valencia –ciudad que había conocido en 1932–, y ejerció en el Instituto Lluís Vives como profesor interino de Griego.

Raimon: 40 años después del Mayo del 68.

POLÍTICA

 

Raimon canta esta noche en la Universidad Complutense de Madrid

Con memoria, pero sin nostalgia alguna, Raimon volverá a cantar esta noche para los universitarios madrileños, como lo hizo ahora ya el 18 de mayo de 1968 en el amplio y abarrotado vestíbulo de la Facultad de Políticas de Madrid, en un recital que para todos los que tuvimos la suerte de presenciarlo quedará siempre en el recuerdo como una comunión muy íntima de deseos y esperanzas de libertad en la negra noche de la dictadura franquista. La voz de Raimon expresó entonces unos anhelos que tardaron aún unos años en comenzar a hacerse realidad y que el propio cantautor expresó de forma cabal en una de sus canciones, 18 de maig a la “villa”.

<!–

Aquel fue un recital histórico, que ha pasado a ser el principal referente de las protestas estudiantiles que tuvieron lugar en nuestro país en 1968, coincidiendo con los grandes acontecimientos que aquel año se produjeron en todo el mundo: no sólo el tan traído y llevado Mayo del 68 en París sino también la ofensiva del Tet en Vietnam, la invasión de Checoslovaquia por las tropas soviéticas, los asesinatos de Martin Luther King y Robert Kennedy, la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas de México DF, la irrupción del Black Power en los Juegos Olímpicos, los primeros atentados mortales de ETA, las revueltas estudiantiles en Berlín, la aparición del movimiento hippy, los primeros macrofestivales musicales al aire libre …

La voz de la protesta
En aquel recital del 18 de mayo de 1968, Raimon supo convertirse en la voz de la protesta de los universitarios madrileños. Lo hizo cantando en su catalán de Xàtiva, en perfecta sintonía con un auditorio que no fue en modo alguno pasivo sino que coreó buena parte de sus canciones y que luego, ya en la calle, se manifestó por la libertad y contra la dictadura, con la consiguiente represión brutal por parte de la policía franquista. La recaudación de aquel recital fue destinada a las organizaciones del movimiento obrero.

Con memoria, pero sin nostalgia
Esta noche Raimon cantará en el Anfiteatro de la Facultad de Medicina, con todas las localidades agotadas desde hace ya muchos días y en el contexto de los actos organizados por el Rectorado de la Universidad Complutense “cuarenta años después de los acontecimientos de Mayo del 68, con la idea de recordar aquella fecha histórica en la que “algo cambió para siempre””. Junto a una exposición, la proyección de varias películas y la celebración de varias mesas redondas para intercambiar opiniones sobre las ideas del 68, la sociedad y la Universidad de entonces, el recital de Raimon tiene una significación muy especial, puesto que el cantautor de Xàtiva fue, sin duda alguna, quien más y mejor supo recoger 40 años atrás el grito de rebeldía de una juventud que deseaba poder vivir libre y en paz.

Un referente en la canción de autor
Raimon, que comenzó a componer sus primeras canciones hace ya casi medio siglo y publicó su primer disco hace ya 45 años, sigue siendo un referente en el mundo de la canción de autor a nivel internacional. Su obra, aparentemente reducida pero de una calidad artística inusitada, abarca desde sus iniciales expresiones existencialistas hasta sus más recientes composiciones intimistas, pasando por un gran número de musicaciones de textos de poetas catalanes
-contemporáneos, más de una veintena de Salvador Espriu, pero también uno de “Pere Quart”, o clásicos medievales, especialmente de Ausiàs March, pero también de Jordi de Sant Jordi, Joan Rois de Corella, Anselm Turmeda, Francí Guerau, Jaume Roig, Joan Timoneda, Valeri Fuster y Mossèn Estanya, sumando cerca de sesenta canciones basadas en poemas de otros autores-, cerca de una veintena de canciones de amor y sus mucho más conocidas canciones de un contenido cívico o político explícito.

El canto por la libertad
Canciones como Al vent, Diguem no, D’un temps, d’un país, Contra la por, Sobre la pau, Sobre la por, El País Basc, Jo vinc d’un silenci, La nit y tantas otras quedaron ya fijadas en la memoria colectiva de nuestro país como testimonios del mensaje cívico, político y social de Raimon como expresión cabal de una lucha colectiva por la recuperación de la libertad y la democracia. Pero la obra de Raimon no se agota, ni mucho menos, en esas canciones, que en su recital del 18 de mayo de 1968 en la Facultad de Políticas de Madrid compusieron el grueso de su actuación. La obra de Raimon es mucho más amplia y compleja, expresión y reflejo de una concepción de la canción a la que ha sabido mantenerse siempre fiel, sin dejarse llevar nunca por las imposiciones de la moda, sin concesión ninguna al éxito fácil y trabajando casi siempre a contracorriente.

Una obra muy amplia y compleja
Triunfador no sólo en los territorios del ámbito lingüístico catalán sino también en gran parte de España durante muchos años, Raimon ha sido y sigue siendo un cantautor de reconocido prestigio en Francia, Alemania, Italia, Estados Unidos, Japón, Argentina, Uruguay, Chile, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, Cuba, Luxemburgo, México, Portugal, Rumania, Suecia, Venezuela, Chile, Suiza … Hoy volverá a demostrarlo en el Anfiteatro de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, 40 años después de aquel ya mítico 18 de maig a la “villa”. Con memoria, pero sin nostalgia alguna de un tiempo y un país en el que era necesario luchar para conseguir la libertad.

Jordi García Soler es periodista y analista político.