LIZZ WRIGTH, DEFINITIVAMENTE, LA VOZ.

lizz_wright.jpg
Chema García Martínez 09/03/2008

EL PAÌS.

A la tercera va la vencida. El nuevo trabajo de esta cantante que bascula entre el pop y el jazz hará de ella un fenómeno musical planetario. Desgrana versiones y composiciones propias arropadas por una garganta prodigiosa y un ecléctico gusto musical.

Tiene el día tonto. El que más temen las estrellas. Lizz Wright —lo último en cantautoras casi jazzísticas— recibe a los medios para hablar de su tercer disco: The orchard. La estadounidense afronta un maratón de entrevistas y desplazamientos promocionales. Ayer, Oslo; hoy, Madrid; mañana, Berlín…

      La noticia en otros webs

      “Cantar es como cocinar. Mis canciones son para mí como un plato de comida y como una oración”

      Ha aprovechado el poco tiempo libre para pasearse por el madrileño barrio de Las Letras, donde está alojada. “Antes estaba siempre preparada para hablar de lo que fuera, pero ya no tengo esa energía”, confiesa. “Eso de estar en permanente alerta a ver qué me van a preguntar para contestar algo que no haya dicho antes me deja exhausta”. Y es que Lizz Wright ha vivido en 28 años lo que otros en toda una vida. Y lo que le queda. “Por eso he hecho este disco, para recordar lo que soy y lo que fui. Algunas veces estoy en un lugar y siento algo muy dentro que me dice: aquí es donde empieza mi música. Y eso fue lo que sentí justamente mientras estaba apoyada en la cerca contemplando los campos de la casa de mi abuela en Hahira (Georgia). Fue como si el tiempo se detuviera, y pude sentir la tristeza de mis antepasados que trabajaron aquella huerta; ésa es la tierra de donde vengo y ahí es donde empieza todo para mí…”.

      ‘The orchard’ (La huerta) es la banda sonora de la infancia de Wright en una pequeña comunidad rural del sur de Estados Unidos: “La foto de la portada está tomada a sólo 10 millas de donde nací”, explica la cantante. “Ésa soy yo y ése es mi lugar, aunque ahora viva en Nueva York. Me he pasado la vida cantando en aquellas pequeñas iglesitas del sur adonde la gente acude buscando una cura para sus males o algo de calor humano… cantar para ellos es como cocinar, se trata de mezclar los ingredientes y esperar a que el potaje alcance la temperatura adecuada; y a un tiempo, se supone que uno trata también de comunicarse con Dios. Por eso, mis canciones son para mí como un plato de comida y como una oración. La única diferencia es que ahora tengo un micrófono delante, lo que a veces resulta un verdadero incordio”.

      Cinco años después de su primera aparición sobre un escenario, cantando a Billie Holiday en un homenaje a la diva del jazz, sigue siendo la misma larguirucha tímida y encantadoramente torpe sobre las tablas. Una dama en apuros con la voz más condenadamente hermosa que pueda imaginarse. “El otro día leí una reseña sobre mí en una revista en la que decía algo así como que mi voz es el no va más, pero como compositora dejo que desear…Estuve pensando un rato y me dije: vengo del lugar donde nació el blues. Lo que hago forma parte de esa tradición en la que lo único que importa es el sentimiento y lo demás sobra. Ésa es su grandeza y su miseria: si tienes demasiadas palabras que decir y sobre las que pensar, o si has de sugerir una idea demasiado compleja, la emoción se pierde. Ésa es la razón por la que me gustan las letras sencillas. Dicho esto, me gustaría encontrarme con el tipo que escribió eso e intercambiar con él unas palabras”.

      Si una parte de la crí­tica ha puesto algún reparo a sus habilidades componiendo, la industria lo tiene claro: Lizz Wright es un valor en alza. Incluso en una época como la actual, su sello no ha dudado en tirar la casa por la ventana para vestir su tercer disco. El mejor productor –Craig Street (Cassandra Wilson, K. D. Lang, Me’Shell NdegéOcello)– y los mejores músicos de sesión, incluyendo al guitarrista Oren Bloedow –un tótem de la escena de vanguardia neoyorquina– o a Joey Burns y John Convertino, de Calexico. “Antes de empezar a grabar, Craig me preguntó por la música que escucho y le hablé de Calexico. Cuando vi aparecer a Joey y a John no me lo podía creer. Estaba deslumbrada”.

      Por el mismo precio, en The orchard pueden encontrarse algunas versiones memorables de Ike & Tina Turner (I idolize you), Patsy Cline (Strange), Sweet Honey in the Rock (Hey mann) y Led Zeppelin (Thank you): “Un amigo me cantó la canción sin decirme de quién era, me gustó y decidí que entraba. Así de simple”. Lo más sorprendente: My heart, una sugerente invitación al baile con la joven dama de la canción sureña convertida en el reverso tenebroso de Jennifer López. “Todo empezó como una broma entre mi amigo Toshi (Reagon) y yo, que si no soy capaz de cantar algo tan rápido y tan simple… nos pusimos con ello, él tocando la guitarra y yo cantando, y cuando me quise dar cuenta ya estaba metida hasta el cuello. Lo que empezó como una broma terminó siendo una canción; el tipo de canción en el que el cuerpo va antes que la voz. Bailas un poco, cantas un poco, sigues bailando, cantas otro poquito…”.

      Aceptémoslo: Lizz Wright es atípica en todo. Una estrella sin vis escénica, ni una imagen definida, ni una vida privada que vender a la prensa rosa; una cantautora que interpreta versiones de otros autores y una cantante de jazz que no canta jazz, aunque comenzó haciéndolo. Volvió a hacerlo en abril del pasado año, con ocasión del multitudinario homenaje que se le tributó a la gran Ella Fitzgerald en la Universidad del Sur de California. “Yo me veía en medio de todo aquel pandemonio, rodeada de tantos iconos de la música americana, aquí Quincy Jones y un poco más allá Stevie Wonder, y no me lo creía. Pero, a un tiempo, estaba inusualmente tranquila. Era como si hubiera recibido una invitación de la propia Ella para unirme a la fiesta. Llevaba un tiempo empapándome de su música y ya formaba parte de mí. Y luego estaban todas las demás, como Natalie Cole o Patti Austin, que se portaron tan fenomenalmente conmigo. Me bastaba con estar por ahí dando vueltas en torno a ellas para sentirme la más guapa del baile”. Un baile al que sólo faltó Abbey Lincoln, la cantante y activista en pro de los derechos de los afroamericanos por la que Lizz Wright siente veneración. “Gracias a personas como ella puedo sentirme orgullosa de ser una afroamericana en este momento, pese a todo y pese a todos”. En cuanto al futuro, Wright se declara una “posible votante” de Barack Obama: “Ya era hora de que alguien en Estados Unidos hablase de juntar nuestras energías, de que es necesario cambiar, que ya está bien de vivir permanentemente aterrorizados…”.

      ‘The orchard’ está editado por Universal.

      SPRIGSTEEN QUIERE LLENAR DOS VECES EL NOU CAMP: HOY SE PONEN A LA VENT LAS ENTRADAS DE SU SEGUNDO CONCIERTO PARA EL 29 DE JULIO DE 2008.

      679204.jpg

      Hoy se ponen a la venta las entradas para el segundo concierto del ‘Boss’

      20MINUTOS.ES. 03.12.2007 – 20:04h

      • La cita será el 20 de julio de 2008, también en el Nou Camp.
      • Tick Tack Ticket cree que esta vez no habrá colapso en su web.
      • El precio de las entradas oscila entre los 57 y los 71 euros.

      Minuteca todo sobre:

      Hoy a las 10 de la mañana volverá a desatarse la locura en internet con la venta de entradas para el segundo concierto que el ‘boss’ Springsteen ha decidido ofrecer en Barcelona en 2008. Ocho horas fueron suficientes para que el aforo para la actuación del 19 de julio quedara completo, así que no sería extraño que volviera a bartise un récord.

      Las entradas para el primer concierto en la ciudad condal se agotaron en ocho horas

      El inconveniente fundamental esta vez es que las tiendas FNAC de la ciudad condal –no así las demás– no serán punto de venta por lo repentino de la decisión de organizar una segunda cita, por lo que los seguidores de la E Street Band tendrán que ser más hábiles, y sobre todo rápidos, a la hora de acudir a los lugares habilitados por Tick tac ticket (por ejemplo, Gong discos), al teléfono 902 15 00 25 o a la web www.ticktackticket.com.

      El director de esta empresa, Eugeni Calsamiglia, ha asegurado a 20minutos.es que atender a “entre 10.000 y 20.000 peticiones simultáneas a la hora” de compra por internet, es “técnicamente muy difícil” hoy día en España, que no cuenta con la capacidad de otros países “como Estados Unidos”, que sí puede soportar la venta de “80.000 entradas” cuando hay un concierto evento de estos.

      “Esto pasa aquí sólo cada tres años”Asimismo, Calsamiglia explica que para su compañía, Tick Tack Ticket, “no sería viable invertir” dinero en mejorar sus sistemas y de esta forma contar “con una infraestructura fija“, porque la frecuencia con la que nuestro país programa conciertos con artistas de renombre, como U2 o Springsteen, se limita a “una vez cada tres años”.

      Sólo uno de cada diez que lo intenta consigue comprar su entrada a través de internet

      No obstante, sí revela que “en cinco o seis meses” estarían preparados para controlar ese nivel de saturación en la web. De momento, dice Calsamiglia, es normal que “sólo a uno de cada diez” que lo intentan, le toque la suerte de conseguir ver a su artista favorito en directo. Aunque, añade, “el muy fanático suele ir a un punto de venta físico” para no arriesgarse a quedarse fuera.

      Por último, y aunque ‘no se fía’ de lo que pueda pasar hoy, el director de Tick Tac Ticket cree que no habrá problemas, porque ‘nunca en su vida’ ha visto que nadie sea “capaz de llenar dos veces el Nou Camp“. Y confirma que con las entradas para la actuación del día 19, no hubo tanto follón, ya que a partir de las cinco horas, hubo “sólo un goteo” hasta agotar existencias.

      Doctor Music está tranquila
      Hacerse con uno de los preciados tickets podría ser, por tanto, una hazaña digna de mención; no en vano, el colapso de la web mentada volverá, si no se pone remedio inmediato, a resultar un problema tanto para los fans, que no podrán adquirirlos, como para la promotora, Doctor Music, a la que desde la semana pasada le llueven críticas por una supuesta mala organización en este sentido.

      La promotora no prevé ningúna problema con la demanda

      Desde Doctor Music explican a 20minutos.es que, tratándose de un concierto así, “es inevitable” que ocurran cosas de este tipo. Y aseguran que siempre hay gente que les llama para protestar por haberse quedado sin entradas, no obstante, no consideran que este martes pueda ocurrir una catástrofe comercial.

      El precio de las entradas será de 71, 67 y 57 euros para las entradas de asiento reservado, y de 57 para las entradas de pista. Según explica en su web Tick tac ticket, y tal y como sucedió con el anterior concierto, sólo se venderán un máximo de seis entradas por persona por petición expresa de los representantes del artista. La reventa, no obstante, hará con toda seguridad su agosto en pleno julio.

      Artículos relacionados

      SPRINGSTEEN EN MADRID, INSUPERABLE.

      716353.jpg

      Springsteen apasionó a su público con un concierto memorable en Madrid

      EFE. 26.11.2007 – 02:30h

      http://www.youtube.com/watch?v=MwcgoUYpBF8  (Disfruta con un clic de la energía del Boss)

      • The Boss presentó su último trabajo ‘Magic’.
      • Logró reunir a 15.000 espectadores en el Palacio de los Deportes.
      • Actuó con grupo de toda la vida, la E Street Band.
      • El “¿por qué no te callas?”, hasta en el concierto del Boss
      • FOTOGALERÍA: Un concierto en imágenes.

      Minuteca todo sobre:

      Bruce Springsteen abrió su gira europea en Madrid con un concierto de máxima intensidad que su público recordará toda la vida y en el que encadenó las canciones de su último álbum, ‘Magic’, con sus grandes clásicos con una pasión contagiosa y desbordante.

      Springsteen desplegó sobre el escenario una energía prodigiosa ante los 15.000 espectadores reunidos en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, entre los que se encontraban los Príncipes de Asturias y las infantas Elena y Cristina.

      El ‘Boss’ tardó tres cuartos de hora en aparecer en el escenario, pero le bastaron diez minutos para hacer enloquecer a su público, el tiempo de arrancar su actuación con ‘Radio Nowhere’, la carta de presentación de ‘Magic’, que unió con ‘No surrender’, uno de los mejores temas del famoso ‘Born in the USA’.

      Su grupo de toda la vida, la E Street Band, llegó a Madrid con dos novedades. El teclista Danny Federici se quedó en Estados Unidos para tratarse un melanoma y fue reemplazado por Charles Giordano, quien trabajó con Springsteen en la gira anterior.

      En América estamos viviendo un tiempo donde las mentiras son verdades y las verdades son mentiras

      Dirigidos por un magistral Max Weinberg a la batería, con el carismático Steve Van Zandt y Nils Lofgren en las guitarras, el ‘profesor’ Roy Bittan al piano, el poderoso Clarence Clemons al saxo y el discreto pero eficaz Garry Tallent al bajo, la banda sonó firme en el viaje que Springsteen emprendió por el presente y pasado de su carrera.

      La política de EE UU

      A sus 58 años, el Jefe apenas dio tregua a su público. Tras un arranque trepidante encadenó ‘Lonesone day’ y ‘Gyspsy biker’, antes de tomarse un respiro para hablar de la situación política de su país.

      “En América estamos viviendo un tiempo donde las mentiras son verdades y las verdades son mentiras“, dijo, en español, antes de interpretar la canción que da título al álbum que presenta en esta gira.

      Me da miedo lo que está pasando en América ahora“, afirmó más tarde el músico de Nueva Jersey, que aludió a la “guerra innecesaria” de Irak, y que terminó su monólogo diciendo que “hay que luchar” contra esta situación.

      El Jefe, que este lunes continúa su gira en Barakaldo, se despidió del público prometiendo volver en verano. Dejó a sus seguidores exhaustos y felices.

      EL PALACIO DE LA ÓPERA, LAS INSTALACIONES DE LA COPA DEL AMÉRICA, EN VALENCIA HACEN AGUA TODOS LOS EDIFIVIOS QUE NOS HAN COSTADO MILES DE MILLONES DE €…Y LOS SERVIVIOS PÚBLICOS BAJO CERO.

      Veles e Vents también hace agua

      Los problemas de humedad invaden las terrazas del edificio de invitados

      MIQUEL ALBEROLA – Valencia – 29/10/2007

       

      Los edificios emblemáticos de Valencia no superan la prueba del agua. Si el Palau de les Arts ha tenido que suspender su programación por las consecuencias de las inundaciones que ha sufrido por las tormentas del 21 de septiembre y del 11 de octubre, el edificio de invitados de la Copa del América no está para menos. Los albañiles están procediendo desde hace algunos días al desmontaje del suelo de las terrazas porque con las lluvias el agua se encharca y filtra hacia las plantas inferiores. El aparcamiento también ha resultado inundado.

       

       

      La noticia en otros webs

      ACM deriva toda la responsabilidad de los desperfectos hacia el Consoricio

      La gestión del edificio corría a cargo de America’s Cup Management (ACM) hasta el pasado 30 de septiembre, sin embargo, ante la situación de paréntesis abierta tras el inicio del proceso judicial entre el Oracle y la empresa que gestiona los derechos de la Copa, las responsabilidades se difuminan, puesto que el Consorcio Valencia 2008 no ha llegado a constituirse y el de 2007 ya no existe. Fuentes de ACM derivaron ayer toda responsabilidad hacia el Consorcio, al que “hace tiempo” se le está pidiendo que arregle los “numerosos desperfectos”. “La explotación es de ACM, pero las infraestructuras siguen siendo del Consorcio”, explicaron. Este periódico trató ayer, sin éxito, de contactar con representantes del Consorcio, que está integrado por el Ayuntamiento de Valencia, el Gobierno y la Generalitat.

      No es la primera vez que el Foredek de la Copa del América, que en septiembre de 2006 fue distinguido con el prestigioso premio de arquitectura LEAF Awards, tiene problemas debido a la celeridad con la que fue levantado. Su propio arquitecto, el británico David Chipperfield, llegó a declarar que la calidad de la construcción era “una porquería”. Algunos de los acabados se deterioraron a los días de su inauguración y tuvieron que ser restaurados o reemplazados.

      FRANCO BATTIATO OFRECE EN MADRID UN CONCIERTO SORPRENDENTE.

      franco_battiato_madrid.jpg

      Battiato entusiasma en Madrid con un concierto sorprendente

      El artista italiano intercaló la música clásica y el rock alternativo

      EFE – Madrid – 30/09/2007

      http://es.youtube.com/watch?v=1kclzyYz25I&mode=related&search=

      http://es.youtube.com/watch?v=mN5GlQu6ZNE&mode=related&search=

      http://es.youtube.com/watch?v=PeskR6tO4rM&mode=related&search=

       

      Franco Battiato ha ofrecido en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid un concierto sorprendente, en el que intercaló la música clásica y el rock alternativo, y con el que entusiasmó a sus seguidores, a los que presentó sus nuevas canciones y recordó sus éxitos.

       

       

      La noticia en otros webs

      El músico italiano comenzó su actuación interpretando con la única compañía del pianista Carlo Guaitoli varias canciones, entre ellas una con la música del organista y compositor alemán de música barroca Juan Sebastián Bach (1685-1750), y terminó saltando sobre el escenario en compañía de dos jóvenes grupos de rock.

      Fue un intenso reencuentro con su fiel público español que mantiene desde mediados de la década de los 80, su época de mayor éxito comercial, y al que dedicó algunas canciones en castellano, en una actuación en la que recorrió su carrera musical con una gran coherencia.

      Ante un público que había agotado las entradas hace días, Franco Battiato cantó en italiano, alemán, francés y español, en compañía de músicos de varias generaciones. Era el segundo de los dos conciertos de Battiato en España -actuó el pasado jueves en el Auditori de Barcelona- para presentar su último disco, Il vuoto (El vacío), publicado en febrero en Italia y que acaba de editarse aquí, y del que interpretó cuatro temas, entre ellos el que da título al álbum.Battiato, de 62 años, había prometido un concierto “divertido” y después de interpretar el tercer tema con su pianista (Bis du beir mir) anunció, en español, que después llegaría “más gente” al escenario.

      Así fue. Primero se incorporó el teclista Angelo Privitera, que se ocupó además de la programación, y sonó Povera patria, todo un himno en Italia que Battiato publicó en plena operación Manos Limpias contra la corrupción política a comienzo de los años 90 -“Entre los gobernantes, cuántos estúpidos e inútiles bufones”, dice una de las estrofas-.

      Más tarde llegaron las MAB, un cuarteto alternativo de chicas, con una vocalista capaz de llegar a notas imposibles, y Battiato se convirtió en el cantante y director de una orquesta de rock de diez músicos, que comenzó ejecutando una versión de Ruby Tuesday, de la banda británica Rolling Stones.

      Tres bises para el público madrileño

      Para el primer bis, Battiato reservó uno de sus temas más populares en España, Yo quiero verte danzar, y terminó de encender a sus seguidores con una demoledora versión de Cucurrucucú. Una de las sorpresas más agradables de la noche fue comprobar lo bien que funcionan los viejos éxitos del músico italiano con sus arreglos modernos.Battiato tuvo que volver a salir para calmar al público con L’animale y E ti vengo a cercare, pero no fue suficiente.

      Con los espectadores ya arremolinados a pie de escenario, Battiato ofreció un tercer bis, en el que hizo un medley de canciones de La voce del padrone, el disco de 1981 del que vendió más de un millón de copias en su país y que le abrió las puertas del mercado español.Terminó sus casi dos horas de actuación con Centro di gravitá permanente. Sus fans no estaban dispuestos a volver a casa sin escucharla.

      El concierto fue un fiel reflejo de la amplia personalidad artística de Battiato, compositor de éxitos y también de óperas y música clásica. Pintor y director de cine -el próximo mes estrena su tercera película-. Siempre en busca de algo nuevo.

      EL GRUPO “THE POLICE” DEJA SENTADA EN BARCELONA QUE, TREINTA AÑOS NO SON NADA.

      2-the-police.jpg

      “DE DO DO DO, DE DA DA DA…” DE “THE POLICE” ARRANCÓ LAS PALMAS DE ACOMPAÑAMIENTO A 55.000 EXPECTADORES EN BARCELONA. EL GRUPO DE STING DEJÓ SENTADO QUE LOS 30 AÑOS PASADOS NO SON NADA…

      http://es.youtube.com/watch?v=5G2LtPvPemw

      http://es.youtube.com/watch?v=gXU8kCrRHJY&mode=related&search=

      La mítica banda británica The Police consiguió ayer por la noche en Barcelona encandilar a los 55.000 seguidores que asistieron al Estadio Olímpico de Montjuic, en su único concierto en España, dentro de la gira mundial que conmemora el 30 aniversario de su fundación.

      Las entradas agotadas en 9 horas. Llenar uno de los espacios más grandes de la gira europea no es fácil -aquí las entradas se agotaron en nueve horas- y viene a demostrar que la moda del retorno de las extintas viejas bandas del rock se han convertido en un negocio seguro.

      “Voices inside my head” y más. Sobre las 22.00 horas del jueves, The Police comenzó un espectáculo que ha durado casi dos horas, tiempo en el que el trío ha repasado algunos de los temas más destacados de su corta pero fructífera carrera (1977-1984).
      Rápidamente, su vocalista Sting ha comunicado con el público, siempre en castellano, y ha sabido meterse al auditorio en el bolsillo buscando sus palmas, como en ‘Voices inside my head’, o su eco vocal como en ‘De Do Do Do, De Da Da Da’; o ambas, las palmas y las voces en ‘Can’t Stand Losing you’.

      “Walking on the moon”, despegndo desde Catalunya. Éxtasis al comienzo del concierto con uno de los hitos musicales del grupo, ‘Message in a Bottle’, y tras atacar ‘Synchronicity II’, las presentaciones de rigor a cargo del maestro de ceremonias, Sting (bajista y cantante), quien ha presentado al guitarrista Andy Summers y al batería Stewart Copeland, el más aplaudido. A renglón seguido, los ‘policías’ han interpretado uno de sus himnos, ‘Walking on the moon’, una de las que mejor simbolizan la esencia del grupo, que desde sus inicios supo destilar las influencias del rock, el punk, el reggae y el jazz.

      En siete años, cinco álbumes y seis Grammy. Formada en 1977, The Police editó, hasta su disolución en 1984, cinco álbumes de estudio que conquistaron las listas de ventas de todo el mundo y ganaron seis premios Grammy. A pesar de los años de ausencia, el público de Police, que no pertenece a ninguna tribu, pero que sí es bigeneracional -este jueves se han juntado padres cuarentones y cincuentones con hijos veinteañeros- ha sido agradecido y ha sabido perdonar el no siempre excelente sonido del Estadio Olímpico.

      the-police.jpg