OPINIÓN: “LA RECUPERACIÓN DE LA POLÍTICA”

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Carlos Carnicero
  • CARLOS CARNICERO

    12/06/2007

El Zumbido

La recuperación de la política

Todas las noticias que me han llegado de la reunión en La Moncloa incitan al optimismo. Los términos del encuentro son claros: el líder de la oposición le ha ofrecido su apoyo al Gobierno sin condiciones, precisando que esa colaboración es únicamente para “derrotar a ETA”. Quizá pudiera pensarse que esta precisión era innecesaria, pero en todo caso Mariano Rajoy sólo ha recordado que él no creía en la negociación con ETA –cosa que ha sido evidente desde el mismo instante en que se puso en marcha el proceso de paz- y que después de la ruptura de la tregua, no hay caso para retomar esa eventualidad. Creo que está en su derecho y confío en que no haya ninguna trampa.

Ha sido una buena noticia que no se haya manejado un inventario de reproches porque además todos están claros, a disposición de la opinión pública y de los electores, para cuando quieran ejercitar las máximas responsabilidades políticas que se hacen en las elecciones generales.

Si en los días sucesivos se confirma que los hooligans y los espontáneos, que querrán torpedear el clima de entendimiento, no consiguen sus objetivos, asistiremos a la recuperación de la política que había estado abducida desde el día siguiente de las elecciones generales del 14 de marzo de 2004.

Es un escenario nuevo que casi se nos había olvidado porque la primera parte de la legislatura estuvo sometida a los vaivenes de la teoría de la conspiración del 11-M, y esta circunstancia encontró relevo en el inicio de las conversaciones con ETA. Desde el primer día de Gobierno, la sombra del terrorismo ha promovido un eclipse insoportable sobre la dialéctica política que se ha visto siempre sustituida por la descalificación que es inherente a un clima de crispación.

Los ciudadanos estamos de enhorabuena porque la unidad contra ETA nos va a permitir ocuparnos de todos los demás asuntos en un clima de relativo sosiego. Ya no estarán sometidos a la brutalidad de la confrontación a propósito del terrorismo.
Son días para estar atentos y tomar nota de todos los que quieran enturbiar este nuevo clima de entendimiento para ser absolutamente severos con quienes quieran provocar desunión en estos momentos de amenaza terrorista.

OPINION. “ZAPATERO, EL DOLOR DE UN PRESIDENTE”

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Javier Valenzuela
  • JAVIER VALENZUELA

    09/06/2007

 

El dolor de un presidente

Me ha gustado más Zapatero en la entrevista con Iñaki Gabilondo en Cuatro que en su comparecencia ante un centenar de ciudadanos en La Primera de TVE. Aquí lo he sentido emocional y cercano –cercano a mí y a mi gente-, allí lo sentí frío y distante.

Me ha gustado ver a un presidente que reivindica con energía haber intentado un final dialogado del terrorismo de ETA, porque, como bien ha reiterado, ésa era su obligación. Y lo ha intentado contra viento y marea. Contra el viento de la cobardía de Batasuna y la cerrilidad criminal de ETA; contra la marea del zancadilleo constante de la derecha. Sin duda, ha cometido errores -¿quién no los cometería?-, pero la mayoría de los españoles queríamos que explorara esa posibilidad.

Me ha gustado ver a un presidente dolido por la falta de apoyo que ha recibido de gente de la que cabría esperar un mínimo sentido de Estado. Ese dolor, que se reflejaba no sólo en sus palabras y gestos, sino también en su rostro, tenso y envejecido, lo humaniza. Si el Pacto Antiterrorista tenía algún sentido, el principal era el compromiso de la oposición de no usar jamás a ETA como munición contra el Gobierno. Lo demás son zarandajas.

Me ha gustado ver a un presidente lúcida y sinceramente escéptico ante el apoyo que pueda recibir por parte de la derecha en la lucha contra el terrorismo -o en cualquier otro asunto- desde ahora y hasta el final de la legislatura. No nos hagamos los tontos: todos sabemos que, como siempre, Rajoy irá el lunes a La Moncloa a hacer el paripé, con titulares penosamente catastrofistas, a la medida de Federico Jiménez Losantos, que ya están redactados hasta la última coma en la fábrica de comunicación neocon.

Me ha gustado ver a un presidente indignado de antemano ante la posibilidad de que algunos le responsabilicen del próximo atentado de ETA. Cómo si él hubiera inventado esa banda terrorista. Cómo si no hubieran podido acabar con ella ni Franco, ni Carrero, ni Arias Navarro, ni Suárez, ni Calvo Sotelo, ni Felipe, ni Aznar. Porque esos mismos que dicen que ya casi habían aplastado a ETA son los que también dijeron que fue ETA la que organizó el 11-M. Y los que hoy regocijan tanto porque De Juana Chaos haya vuelto a la cárcel son los mismos que afirmaron que andaba en total libertad y tomando txikitos por las tabernas de su pueblo.

Me ha gustado ver a un presidente que recuerda que él no fija la agenda mediática, porque esa agenda la marcan los propios medios y él ha renunciado al autobombo publicitario a cargo del contribuyente y a controlar la radiotelevisión pública. No lo ha dicho, pero es obvio que la mayoría de esos medios tienen posiciones editoriales conservadoras; entre otras cosas, porque para hacer un periódico, una cadena radiofónica o una televisión se precisa mucho dinero.

Me ha gustado ver a un presidente que propone para el final de la legislatura adoptar medidas para combatir el cambio climático. Porque de eso es de lo que se habla hoy en el G-8. Porque por eso acaba de recibir Al Gore el premio Príncipe de Asturias. Aunque todos sabemos que la mayoría de los medios dedicarán un breve a esas medidas, sean cuales sean, y seguirán –Raca-Raca-Raca- con ETA.

Desde los primeros instantes del malogrado proceso de paz comprendí que la derecha española nunca dejará que un socialista termine con ETA. Eso es algo que se reserva para sí. Llegado el momento, la derecha hará todas las concesiones que sean menester, aunque sea estirando el marco de la ley. Entonces pasarán dos cosas: los progresistas no efectuarán la menor crítica al Gobierno conservador y su presidente o presidenta recibirá un nutrido aplauso por su “valentía histórica” (ya me estoy imaginando el editorial de Pedro J.).

Ahora sólo cabe apretar los dientes, prepararse para encajar el dolor que nos causarán los bárbaros de ETA, seguir combatiéndoles por tierra, mar y aire e intentar reemplazar el fenecido Pacto Antiterrorista por un acuerdo más amplio que también incluya a PNV, CiU e IU. Y por supuesto, terminar la legislatura como está fijado, porque sólo faltaría que los terroristas decidieran cuando tenemos que votar los españoles.

PS. Dicho esto, que conste en acta que soy de los progresistas que creen que Zapatero y su Gobierno necesitan con urgencia un nuevo y poderoso aliento.

0PINIÓN: ¿Y QUE DECIMOS AHORA?

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    09/06/2007

 

¿Y qué decimos ahora?

 

¿No podía ETA haber anunciado la ruptura de la tregua cuando estuviéramos más cerca de las elecciones? Esto, más que terrorismo, es pura mala leche. Entre el anuncio de ETA y la más que previsible sentencia del 11-M, vistas como van las cosas en el juicio, cuando se inicie la campaña electoral no nos va a quedar otra que hablar pues yo que sé, de temas triviales como el crecimiento económico, la Ley de la Dependencia o la bajada del paro.

Sin duda, el anuncio de ETA en estos momentos, a casi un año de las elecciones, es una prueba más de la connivencia que ha habido durante toda la legislatura entre el Gobierno y la banda terrorista (no confundir con el Movimiento de Liberación Vasco) para atacar al PP. De momento, ya han comenzado por devolver a Chaos a la cárcel, donde parece que le va a acompañar unos meses Arnaldo Otegui, y por detener a un comando en Francia. Y esto es sólo el principio.

Ayer mismo me llamaba desesperado Acebes, preguntándome si sabía de algún curso rápido de economía o política internacional, porque estaba preocupado sobre su discurso si le quitamos lo de la ruptura de España y la entrega del Gobierno a los terroristas. ¡Con el trabajo que nos costó hacerle entender que lo de la ruptura de España era una imagen literaria, que era inútil que se empeñara en intentar fotografiarla!

Los guionistas de la FAES llevan varias noches sin dormir, preparando nuevos argumentos con los que proseguir la campaña de acoso y derribo de Bambi. De
momento, Federico y Pedro J. seguirán utilizando unas semanas más la vieja munición, pero no van a poder aguantar así durante mucho tiempo. Aunque la purria de este país sea capaz de tragarse que le van a poner playa en un pueblo de montaña, no podemos correr el riesgo de que alguno de ellos se despierte un día y le dé por preguntarse porqué ETA ha decidido volver a la lucha armada, a las detenciones y a la cárcel, si tenían al Gobierno cautivo y desarmado, lo que el gran Federico ilustra, con esa gracia psíquica y física que Dios le ha dado, con la expresión “cogido por los vagones”.

Y en esas estamos, como el personaje en busca de autor. De momento, lo único que se nos ha ocurrido es convocar un concurso de ideas. Desde aquí quiero hacer un llamamiento a los hombres y mujeres de bien que queden en este país, para que nos hagan llegar cualquier pista que nos ponga sobre el camino de La Moncloa. Y para ahorrarme una llamada, que está el móvil por las nubes, aprovecho la columna, con la seguridad de que a Ángel se la leen cada semana, para decirle que de Economía e Internacional todo lo que he encontrado es muy complicado, pero que le envío un curso de guitarra con el que seguro causará sensación en las reuniones de los Legionarios de Cristo.

OLIART ADVIERTE DE LA NECESARIA UNIDAD DEMOCRÁTICA.

POLÍTICA

 09/06/2007

Oliart advierte de la necesaria unidad democrática

“Que no jueguen a Maquiavelos algunos dirigentes del PP”

ELPLURAL.COM

Alberto Oliart fue ministro de Defensa con el Gobierno de Calvo Sotelo, en unos de los momentos más delicados de la incipiente democracia española, después del 23-F. Recuerda que la unidad de las fuerzas democráticas es especialmente necesaria tras la reaparición de la amenaza terrorista.

En un artículo publicado por El País, Coraje contra el terrorismo, Oliart lamenta como la ilegal Batasuna y ETA “hacen culpable de su enloquecido y criminal nacionalismo a Zapatero y al PNV, como si ellos y todos los abertzales no pudieran defender sus ideas y demandas, incluida la de la independencia del País Vasco, dentro del cauce institucional, legal y democrático, como algunos, léase Aralar, ya lo están haciendo”.

Base de los violentos
El ex ministro señala cómo, a pesar de que el brazo político “del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco” ha perdido apoyo históricamente en los momentos de reactivación terrorista, en cualquier caso, el entorno abertzale radical ligado antes a HB y más tarde a Batasuna mantiene una base más o menos estable en los últimos 30 años. Así, calcula que cuentan con un apoyo social próximo a las 200.000 personas, ya que las listas de ANV que recomendó votar ANV y los votos nulos que indicaron como opción donde éstos no tuvieran listas legales cosecharon 180.000 votos en las pasadas elecciones. Algo menos que los 198.244 conseguidos por HB en 1979.

También habría que sumar a “los jóvenes radicales que no tienen edad de votar, que son los de la kale borroka, los que están dispuestos a entrar en ETA; además, son los que, por ahora, se oponen a cualquier intento de llegar a un acuerdo de paz”.

Todos los presidentes lo hicieron y lo harán
Oliart recuerda que Zapatero ha hecho lo mismo que todos sus predecesores en la presidencia, estar en dos frentes: “luchar contra ETA a cargo de las Fuerzas de Seguridad, con la ley y su aplicación por los jueces competentes, y seguir estando abiertos, si los etarras lo piden, al diálogo para conseguir que abandonen y entreguen las armas y que lo que se negocie sean los términos de cómo se incorporan, los que quieran y puedan, a la democracia y la libertad”.

“No jueguen a Maquiavelos”
El ex ministro advierte de que “no jueguen a pequeños Maquiavelos algunos dirigentes del actual Partido Popular, como el señor Astarloa (…) porque ellos saben que si ganan las elecciones y ETA quiere negociar su desarme y rendición negociarán”. Alerta de que “ese juego maquiavélico es perverso si rompe la unidad de las fuerzas democráticas en el momento en que ésta es más necesaria, porque se nos anuncia sangre, dolor y lágrimas”.