EL PP PUSO EN MARCHA EL VENTILADOR DE LA IGNOMINIA SOBRE EL 11-M Y, AHORA, DEBERA RESPONDER ANTE EL ELECTORADO.

carlos_carnicero.jpg

POLÍTICA

 27/12/2007

El PP actuó como ventilador de la conspiración del 11-M y tendrá que responder por ello el 9-M

El año en que se disolvió la ignominia

No existen antecedentes en ningún país de la Europa Occidental, en ninguna democracia estable. Lo ocurrido durante tres años y medio, desde la mañana del 11 de marzo de 2004, cuando estallaró el racimo de bombas en la estación de Atocha, hasta la publicación de la sentencia del 11-M, pasará a la historia de la ignominia, quedando retratados para siempre los políticos y periodistas que pasando por encima de la dignidad de las víctimas, intentaron que la mentira quedase establecida como verdad. Su pretensión ha quedado frustrada por la contundencia de los hechos. Pero no han pedido perdón ni piensan hacerlo.

Ha existido una mixtura de cobardía colectiva y una ley del silencio impuesta por los poderosos medios de comunicación que han participado en la conjura. La ignominia se ha disuelto en la contundencia de la sentencia judicial, pero los culpables de esta conspiración todavía no han pagado sus fechorías. La estrategia emprendida ahora por los oficiantes de esta confabulación es dejar que el tiempo pase y suavice los efectos insoportables de la vergüenza. Pero ellos no se dan por aludidos.Estrategia del olvido
La gran tragedia de España es que no existe todavía un Rubicón que determine la imposibilidad de retorno en las conductas como las que estamos analizando. El miedo a los poderosos medios de comunicación ultra conservadores, al poder de la Iglesia Católica, a las practicas abominables del periodismo que realiza El Mundo, ha impedido una respuesta de repudio a estas formas de actuación. Y ahora el silencio y la retirada paulatina, sin reconocer los hechos, pretende que mediante el olvido se evite la petición de responsabilidades.El PP, con los conspiradores
Las próximas elecciones del mes de marzo son un factor decisivo para la exigencia de responsabilidades políticas. El PP ha desarrollado las dos terceras partes de la legislatura apoyando sus políticas en dos pilares indignos. De una parte, la teoría de la conspiración pretendía una sórdida empresa de encubrimiento de la presencia de ETA en el atentado de Atocha. No importó sembrar la sospecha sobre policías, guardias civiles, fiscales y jueces. Sin aportar ni siquiera una prueba o un indicio razonable, el ventilador de la sospecha la extendía recurriendo a inventos periodísticos, a pruebas fabricadas y pagadas a delincuentes que finalmente quedaron condenados.

Pretendida rendición ante ETA
La otra pieza fundamental de la estrategia del PP era la pretendida rendición del Gobierno a ETA. Sucesivas manifestaciones convocadas por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) increpaban al Gobierno, fortalecían a ETA y sembraban la división entre los españoles. Los hechos también se han impuesto sobre estas pretensiones. Ahora, la firmeza del Gobierno en la lucha contra ETA, la eficacia policial y la excelente colaboración francesa son un rotundo desmentido de esta parte de la estrategia del Partido Popular.

Rajoy baja en popularidad
La tozudez de las encuestas sitúan a Mariano Rajoy en los límites más bajos de la popularidad en los que nunca se ha asentado un líder de la oposición. La angustia en el PP ante las próximas elecciones es tanta que el debate se centra en si Alberto Ruiz-Gallardón ira o no en las listas electorales. Lo que pudiera colaborar en la salvación de Mariano Rajoy es al mismo tiempo la máxima amenaza para su futuro.

El PP no tiene nada que ofrecer
Con las dos piezas básicas de la estrategia popular –la teoría de la conspiración sobre el 11-M y la rendición del Gobierno a ETA- totalmente diluidas por la rotundidad de los hechos, el PP se presenta a las próximas elecciones sin nada que ofrecer. Lo peor que tienen las catástrofes anunciadas y los Apocalipsis amenazadores es que tienen que cumplirse para que surtan efectos. Y aquí, de lo que predicaban estos amorales, no se ha cumplido nada.

C.C.

Anuncios

ENRIQUE DE DIEGO, DIRECTOR DEL PROGRAMA “A FONDO” DE RADIO INTERECONOMÍA, PRESENTA UN LIBRO EN CONTRA DE LA TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN.

POLÍTICA

 16/11/2007

Enrique de Diego exige a Zaplana y Acebes que dimitan, mientras los sindicatos se plantean incluso denunciarlos

Un periodista conservador presenta un libro en contra de la teoría de la conspiración

ALBERTO GUTIÉRREZ MOLINERO

Enrique de Diego, periodista conservador y director del programa A Fondo de Radio Intereconomía, presentó ayer su nuevo libro “Conspiranoia, de cómo El Mundo y la COPE mintieron y manipularon sobre el 11-M”. En la presentación, Enrique de Diego arremetió contra los principales conspiradores Federico Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez y Luis del Pino, y a gran parte de la cúpula del Partido Popular por la “estupidez” de haber alentado dichas teorías.

En concreto, el periodista señaló a Ángel Acebes y a Eduardo Zaplana como cabecillas de haber prestado oídos -y seguir haciéndolo- a tan disparatadas teorías. “Deberían dimitir”, aseguró De Diego y añadió que “como aquí no dimite nadie, Mariano Rajoy debería destituirlos”. Acebes era el ministro del Interior cuando se produjeron los atentados del 11-M y, aún lo era en funciones poco después, cuando se suicidaron los islamistas en Leganés provocando la muerte del geo Francisco Javier Torronteras.

Salvar su carrera política
Di Diego acusó a Acebes de preferir salvar “su carrera política” antes que defender a Torronteras, él “que era su jefe” entonces y que le había dado la orden para entrar en el piso de Leganés. “No tenía que estar haciendo alianzas con la COPE y El Mundo, tenía que haber defendido a un policía que murió a sus órdenes”, sentenció.

La página más negra
El libro “Conspiranoia” trata de “desentrañar la página más negra de la historia del periodismo español”, como la calificó Enrique de Diego en la presentación en la sede del Sindicato Unificado de Policía (SUP). El texto trata de poner en evidencia las hipótesis sin fundamento y las paranoias irracionales de quienes “han mentido sin límites”, en referencia a El Mundo y la COPE.

“Conspiración”
“No es una teoría de la conspiración, sino una conspiración en sí misma”, como aseguró el propio De Diego en la presentación. “No han dicho más que estupideces y quieren llegar a marzo diciendo estupideces”, continuó el periodista en referencia a Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez y Luis del Pino. Y además se pregunto: ¿Por qué soy el único periodista de derechas que se ha opuesto a esto?

Acompañantes
Acompañando al periodista conservador estaban José Manuel Fornet, secretario general del SUP, José María Fuster Fabra, abogado de la Asociación 11-M Afectados por el terrorismo y José Ángel Gago, presidente del Sindicato Profesional de Policía.

Acciones legales
El abogado de la Asociación 11-M Afectados por el terrorismo, José María Fuster Fabra se preguntó hasta que punto es lícito la actitud de los medios que han difundido la teoría de la conspiración. Además, Fuster Fabra aseguró que se “iniciarán acciones legales contra algunos medios” y quienes han alentado la teoría de la conspiración, aunque no dio ningún nombre concreto.

Denuncias contra Jiménez Losantos
Quien sí dio nombres fue el secretario general del SUP, José Manuel Fornet, quien aseguró que ya “hay pruebas suficientes para presentar denuncias contra Jiménez Losantos y Luis del Pino, según la información que tiene de los servicios jurídicos del SUP. Además insinuó que quizá también se denunciaran a algunos cargos del PP y pregunto retóricamente si Acebes no tendría nada que decir.

Renovarse
Todos parecieron coincidir en la necesidad que tiene el PP de pasar página y renovarse. De Diego calificó de “graves” las declaraciones de Rajoy tras la sentencia del juicio por el 11-M y aseguró que el PP “no ha hecho la reflexión sobre estos dos años de estupidez y tiene que regenerarse”. Lamentablemente, “no lo está haciendo”, concluyó el periodista.

EL SINDICATO UNIFICADO DE LA POLICÍA INICIARÁ ACCIONES LEGALES CONTRA QUIENES LES ACUSARON DE COLABORAR EN LA MASACRE DEL 11-M.

POLÍTICA

 03/11/2007

Pedirán responsabilidades para quienes les acusaron de colaborar en la masacre

El sindicato policial mayoritario se querellará contra los conspiradores del 11-M

V. VADILLO

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), el mayoritario en cuanto a número de afiliados, anunció que se querellará contra políticos y periodistas promotores de la teoría de la conspiración en torno a la autoría del 11-M que, desde que se cometieron los atentados, han acusado a la propia Policía de estar implicada en los hechos. Ignacio Astarloa, Jaime Ignacio del Burgo, Federico Jiménez Losantos, Fernando Múgica y Luis del Pino estarán entre los querellados.

Aunque la decisión de querellarse contra todos aquellos que acusaron a la Policía de participar y colaborar con los terroristas del 11-M estaba tomada desde junio de 2005, el SUP ha esperado a conocer la sentencia y ver cómo quedaba desmontada, punto por punto, toda la teoría de la conspiración, para hacerla efectiva. El sindicato mayoritario de la Policía (con más de 30.000 afiliados) aseguró que tomará cuanto antes medidas judiciales contra todos aquellos que dudaron de su profesionalidad en la masacre.

“Limpiar el nombre de la Policía”
“Queremos limpiar el nombre de la Policía porque se nos ha dicho de todo. Que éramos encubridores, cómplices, inductores. Que incluso policías progresistas del sindicato habían sido los autores de la matanza. Todos ellos comparten una actitud miserable y mezquina hacia nosotros”, aseguró José Manuel Sánchez Fornet, secretario general del sindicato.

Astarloa “tenía toda la información”
La central ya ha confirmado que exigirá responsabilidades penales por sus acusaciones “injuriosas y malintencionadas” a Ignacio Astarloa, secretario de Seguridad del PP en los meses anteriores y posteriores a los atentados, y con quien el SUP está especialmente dolido. “Él tenía toda la información, toda. Todos los mandos policiales eran de su confianza. Socialista, ninguno. De que no hubiera traductores [de árabe], por ejemplo, sólo él era el responsable. ¿Por qué dudó de nosotros?”, lamentó Sánchez Fornet en declaraciones a Público.

Del Burgo
También se querellarán contra el diputado de UPN, miembro del Grupo Popular en el Congreso, Jaime Ignacio del Burgo, quien ha escrito libros avalando la teoría de la conspiración y ha firmado muchas de las preguntas parlamentarias de los populares sobre teorías alternativas de la masacre. De su boca han salido frases como “La investigación policial no ha estado a la atura”, o “Ha habido policías que han mentido”.

Periodistas conspiradores
En el grupo de los periodistas conspiradores el SUP menciona a “el locutor rabioso”, Federico Jiménez Losantos; al colaborador de El Mundo Fernando Múgica, y a uno de los principales inventores de los bulos sobre la masacre, con tres libros publicados sobre el tema, Luis del Pino.

Otros posibles acusados
Además, la central no descarta abrir acciones también contra otros periodistas como Pedro J. Ramírez o Casimiro García-Abadillo, y políticos como Acebes o Zaplana, aunque son conscientes de que las dificultades serán mayores en estos casos. De cualquier modo, los policías ya han recopilado recortes de prensa y cortes de radio en los que se acusa a agentes de haber permitido el atentado, de falsificar pruebas o de colaborar con los terroristas.

En la Audiencia Nacional
El SUP presentará su querella ante la Audiencia Nacional aunque no descartan abrir también un proceso contencioso-administrativo para forzar al Ministerio de Interior a asumir la defensa de los agentes. Además, media docena de ellos estudian también la posibilidad de querellarse de manera individual.