Aznar, el narcisismo y la inconsciencia

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 OK Coral Bravo
  • CORAL BRAVO

    01/05/2009

0000001320

 

Decía uno de los precursores de la llamada “psicología transpersonal”, el filósofo Ken Wilber, que “locura” es, simplemente, inconsciencia. Y estoy plenamente de acuerdo con esta afirmación. Dejando de lado, por supuesto, diversas patologías del cuerpo-mente que nada tienen que ver con esta idea, existen algunos individuos que sufren de algo (en mi opinión, mucho más grave y más indigno) que es la deformación crónica en la percepción de la realidad; y pueden llegar a ser capaces de interpretar acontecimientos infames que les delatan, en glorias y aleluyas para sus egos y sus personas. Algunos lo definen como narcisismo, y otros directamente como estupidez.

<!–

De vez en cuando nos cruzamos en nuestra vida con individuos de estas características, cuyas palabras y actuaciones no tienen mayor trascendencia que la de incomodar a menudo a la gente de su entorno. Sin embargo, cuando individuos narcisistas e inconscientes llegan a tener poder de decisión social o política, el asunto se torna preocupante. Hitler creía que estaba haciendo un gran bien a la humanidad privilegiando a la raza aria y exterminando a judíos, gitanos y homosexuales; Franco estaba, en su inconsciencia, convencido de que era un verdadero “salvador de la patria” al aniquilar a “los rojos” (según catalogaba a la parte de la ciudadanía que defendía la democracia y las libertades); la lista sería muy larga y bastante escabrosa…

En esta línea de interpretación psicológica podríamos incluir algunos nombres de mandatarios y ex mandatarios que, en la actualidad, continúan ejerciendo su influencia en el panorama político. Berlusconi sería un buen ejemplo de político inconsciente si consideramos que no perciba la situación nefasta y anti-democrática a cuyo antojo está sometiendo a la sociedad italiana. Quizás alguna duda nos puede inspirar nuestro vecino Sarkozy que, creo, prefiere sembrar el desconcierto y “nadar entre dos aguas”; ignoro en cual de ellas se baña en realidad. De Bush, mejor no hablar porque su “inconsciencia” fue tal que arruinó la economía mundial, además de otras varias desastrosas atrocidades.

Ninguna duda, a la vista de sus declaraciones, nos inspira a muchos nuestro ex presidente, a quien algunos estudiosos del comportamiento humano no dudarían en incluir en ese prototipo de estadistas que se creen “el ojo del huracán” y que se aferran a su sesgada y egocéntrica interpretación de las cosas, negándose a ver la realidad que vemos los demás. Lo cual sigue teniendo, por desgracia, su impronta en nuestro panorama político actual.

Afirma que cree saber lo que España necesita para salir de la crisis, y muchos creemos que fueron sus fórmulas neocons las que nos han llevado a ella. Insiste en su defensa a ultranza de la privatización y del recorte del gasto público (¿quizás para que esa riqueza, que sale de lo público, recaiga en manos privadas..?). Y dice con sarcasmo que mucha gente cree que Obama “es capaz de andar por encima de las aguas y que tiene toques
milagrosos…”.

¿Acaso no cree él mismo en esas mismas irracionalidades, y acaso no sometió su gestión y a los españoles a los intereses de los que las difunden y defienden?. Si Ortega y Gasset, en su “Rebelión de las masas”, insistía en la importancia de que los gobernantes detentaran prestancia intelectual, yo añadiría que deberían, además, detentar categoría humana y un mínimo de racionalidad, porque de ellos depende el devenir del mundo, y no es “pecata minuta”.

Coral Bravo es doctora en filología y miembro de Europa Laica.

“Propondré un nuevo esquema de paz en Oriente Medio”, dijo Bush. Cinco años después la situación ha empeorado más y más

POLÍTICA

 

Antes de Irak, Aznar suplicó al amigo americano: “Ayudadnos con nuestra opinión pública”

El Trío de las Azores lanzaba sin rubor embustes para justificar la guerra de Irak. Por aquellas fechas de marzo de 2003, George W. Bush, Tony Blair, José María Aznar y sus trompetistas neocon repetían constantemente el guión de las supuestas razones destinadas a atemorizar a los ciudadanos y convencerles -mediante el pavor- de que la invasión militar de Irak iba a ser una especie de curalotodo. Mezclaban el miedo del presente con la promesa de un futuro radiante.

<!–

Intentaban amedrentar a las buenas gentes advirtiéndoles del cuento chino de las armas de destrucción masiva que estaban convencidos que poseía el maléfico Hussein y también de las estrechísimas relaciones entre el dictador irakí y el terrorífico Ben Laden (otra farsa monumental). Añadían además otras consideraciones -en este caso, positivas- respecto a un horizonte de mejora sustancial para el sangriento e inacabable conflicto entre Israel y los palestinos.

Rostro amable
¿De qué modo surgió esta evocación a la posible paz en Oriente Medio? Hay pruebas documentales que confirman hasta qué punto los Nuevos Señores de la Guerra manipularon el asunto con el fin de mostrar a la ciudadanía su rostro humano o -si se prefiere- amable. Incluyeron en el referido guión aspectos humanitarios, vagamente humanitarios, como el de una posible paz entre israelíes y palestinos o qué buenas son las sociedades libres.

“Un nuevo esquema de paz”
En las actas de las conservaciones que mantuvieron Aznar y Bush en el rancho de éste, en Craword (Tejas), dos semanas antes de que comenzara la barbarie armada, aparecen textos como los siguientes: Aznar: “Necesitamos que nos ayudéis con nuestra opinión pública”. Bush: “Haremos todo lo que podamos. El miércoles voy a hablar sobre la situación en Oriente Medio, proponiendo un nuevo esquema de paz que conoces y sobre las armas de destrucción masiva, de los beneficios de una sociedad libre, y situaré la historia de Irak en un contexto más amplio. Quizá os sirva”.

Palabras huecas
Transcurridos cinco años largos desde el inicio de la guerra de Irak, la opresión de los palestinos por parte del opresor Estado de Israel no sólo no ha retrocedido o mejorado, sino que ha empeorado todavía más y más. Aquello fueron palabras huecas que se las llevó el viento. El Trío de las Azores utilizó como cebo –para pescar incautos o cínicos que se sumaran al cortejo de la guerra- a la situación de violencia sin freno que viene caracterizando la relación de Israel con los palestinos.

Y menos ahora
Ni Bush ha hecho nada a favor de la paz en la zona ni tampoco lo ha hecho Blair, ya retirado, ni tampoco lo hizo Aznar mientras fue presidente del Gobierno y menos ahora. Aznar y, en general, el PP se alinean con Israel. El 23 de enero de 2007, Aznar publicó en diversos diarios italianos –como Il Messagero o Il Gazzettino– un artículo titulado Perchè sto dalla parte di Israelí, según informaba Francisco Calderón en la Red Solidaria contra la Ocupación.

¿Democracia en Israel?
En junio de 2008, en el blog del ministro Moratinos el director José Antonio Saavedra –alto cargo de la Junta de Andalucía- envió un comentario muy lúcido sobre la cuestión concernida. Podía leerse lo siguiente: “(…) Oigo a menudo a gente (como el Sr. Aznar) sobre la importancia de defender una democracia como Israel. ¿Puede considerarse democrático un país que mantiene retenidos a presos que han cumplido su condena, o asesina a sus enemigos, o extiende asentamientos para colonizar países limítrofes, o arrollan con bulldozers a los pacifistas, o dejan morir en ambulancias a los enfermos en puestos de control, o apuntan con fusiles a niños que van al colegio, o matan a niños que tiran piedras (…) o lanzan decenas de miles de bombas racimo sobre Líbano (…)”?

Desvergüenza
En estos días de consternación y de indignación por cuanto está aconteciendo en Gaza, como si los palestinos fueran peor que perros rabiosos y los israelíes, los salvadores de la democracia, conviene recordar esas otras mentiras del Trío de las Azores. Porque el infierno de Oriente Medio no es ciertamente una cuestión subjetiva de buenos y malos, sino de opresores y de oprimidos, que es peor y se puede objetivar. Y porque los tres máximos responsables políticos de la masacre irakí tuvieron la desvergüenza de mercadear con la sangre derramada en Oriente Medio para legitimar la sangre que se derramó y se sigue derramando en Irak.

Enric Sopena es director de El Plural

Wyoming denuncia la financiación con dinero público de “los monólogos” de Aznar en Georgetown

POLÍTICA

 

 

 

 

 

“Al PP le habría extrañado que Montilla protagonizara la película de Woody Allen, y cobrando un pastón”

 

 

ELPLURAL.COM

El Gran Wyoming recupera la polémica sobre cómo gobiernos del PP están financiando a la Universidad de Georgetown y por tanto indirectamente “los monólogos” que el ex presidente Aznar ofrece allí. Rebate la defensa a la que están utilizando los populares, que la Junta de Andalucía subvencionó el maratón de Nueva York o la Generalitat la película de Woody Allen rodada en Barcelona: “Tienen parte de razón, pero seguro que a estos señores del PP les hubiera extrañado que el protagonista de la película, y cobrando ese pastón, fuera Montilla. Ese es el tema”.

<!–

Al hilo de la polémica por el dinero que el Ayuntamiento de Madrid está invirtiendo en Georgetown, el showman televisivo recuerda en una columna de Público como ya hace unos años “el Gobierno superpatriota de Aznar subvencionaba una universidad privada americana mientras se recortaba el presupuesto de la universidad pública española”.

Monólogos hilarantes en la universidad
Apunta cómo al final ha recuperado parte de lo invertido por todos los españoles cuando compareció en aquella universidad “con unos extraños monólogos que causaban la hilaridad en su perfección histriónica, puesto que era mucho más difícil calibrar si era más ridículo el contenido o la interpretación en aquel inglés macarrónico con un tono de fusión tex-mex gay que Cantinflas no consiguió tras años de investigación interpretativa”.

“Sería de agradecer que el dinero fuera suyo”
En cualquier caso, apunta Wyoming que “sería de agradecer que el dinero invertido fuera suyo” y recuerda que el Ayuntamiento de Gallardón “ha decidido mandar un dinerillo a la misma universidad”. Sobre la defensa que hace el PP de que otros gobiernos también han financiado actos para promocionar sus ciudades recurriendo a una película de Woody Allen, la diferencia es que Montilla no era el protagonista de la misma.

El Protocolo de Kioto era en 2002 ¡“el objetivo del Gobierno de Aznar”!

 POLÍTICA

 

El viraje ideológico del ex presidente deja en evidencia la coherencia de su partido

ELPLURAL.COM

Mientras Greenpeace insta al sucesor de Aznar al frente del PP, Mariano Rajoy, a que aclare si la postura de su partido es la del responsable de su fundación ideológica o la que les llevó a suscribir el Tratado de Kyoto cuando estaban en el Gobierno, otras organizaciones sociales como Globalízate denuncian la “incoherencia y desfachatez” en la evolución del ex presidente respecto al calentamiento global. El grupo parlamentario popular se declaraba en 2002 “profundamente orgulloso” de que fuera “el Gobierno de José María Aznar” el que tramitara la ratificación del Protocolo contra el cambio climático.

<!–

Diferentes organizaciones están denunciando la incoherencia del PP después de que la FAES y su presidente hayan editado un libro que pone en duda las bases científicas que demuestran el cambio climático. Así, desde Greenpeace piden al Partido Popular que confirme si apoya el Protocolo que firmó el propio Aznar como presidente español, o si comparte con éste el “nuevo revisionismo para que los grandes grupos industriales puedan seguir contaminando sin pagar por ello”.

“Falta de conocimientos científicos”
Desde la asociación Globalízate denuncian asimismo este cambio de actitud, alertando de la “incoherencia y desfachatez del ex presidente” en este punto. “Ya conocemos las lagunas de memoria y la falta de conocimientos científicos de Aznar, pero en lugar de acudir a los científicos españoles de prestigio que han trabajado en el IPCC, ha presentado por medio de la fundación FAES a una fuente de dudosa credibilidad científica” como el checo Vaclav Klaus, financiador de lobbys que se dedican a sembrar dudas sobre la acción del hombre en el calentamiento global.

En 2002, Kyoto era “el objetivo” de Aznar
Rajoy no ha querido entrar a valorar las palabras de Aznar y se ha remitido al programa electoral de su partido en las últimas elecciones, el mismo en el que se marcaba como “objetivo” el pleno empleo a pesar de ser consciente de que la crisis “se veía venir”. El grupo popular, que en 2002 ratificó en el Parlamento, se declaraba orgulloso de la actitud de Aznar respecto al Protocolo de Kyoto. El cumplimento del Protocolo era entonces, según el grupo parlamentario popular, “el objetivo del Gobierno de José María Aznar” y el “grupo parlamentario se siente profundamente orgulloso de que sea un Gobierno del Partido Popular el que traiga a esta Cámara para su ratificación el Protocolo de Kioto.

El Rincon del Neocon: “La mala suerte de Rajoy”.

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Maria Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    18/10/2008

 

 

<!–

¿Se han preguntado porqué España es el único país medianamente importante de Europa, donde aún no se ha tenido que ir al rescate de un banco? No puede ser, desde luego, por la buena gestión del Banco de España en estos últimos años, ni mucho menos por el control que haya podido establecer nuestro nefasto gobierno. Todo obedece a un fenómeno poco tangible, pero no por ello menos demoledor: la mala suerte de Mariano Rajoy.

No, no, no se rían. Al principio en el partido también nos hacía mucha gracia esta ocurrencia difundida por una parte interesada de la prensa, pero poco a poco los hechos han ido ocupando el espacio de la razón y a estas alturas ya no albergamos la menor duda. Mariano es, por mucho que nos duela a todos, un hombre que no es que atraiga la mala suerte es que la fabrica en una especie de cadena de montaje.

Si en lugar de Mariano el líder de la oposición fuera nuestro añorado Aznar, les puedo asegurar que a estas alturas teníamos en España una crisis bancaria a la altura de la alemana, la francesa o la británica. El Gobierno estaría literalmente noqueado y el país a las puertas de unas elecciones anticipada que nos acabarían encumbrando al gobierno con una mayoría absoluta que iba a ser la envidia de toda Europa. Y sin embargo, miren como estamos.

Zapatero reuniéndose con los banqueros, nuestros banqueros, para transmitir juntitos una imagen de confianza. Y los sindicatos, en vez de estar manifestándose, como es su obligación, por la subida del paro, a partir un piñón con el gobierno. Hasta la familia real se pasa el día visitando los medios de comunicación izquierdistas, mientras se plantean pleitear contra el buenazo de Federico. El único bastión que nos permanece fiel es la Santa Madre Iglesia, y no se crean que lo tenemos seguro al cien por cien, que cualquier día se pone al mando un jesuita y también aquí nos acaban dando por detrás, y perdonen ustedes el grosero, pero ilustrativo ejemplo.

Por todo ello inicio desde aquí, una vez más, una campaña popular para pedirles a ustedes que me ayuden a convencer a Jose Mari de que vuelva, que lo necesitamos, que España lo necesita. Que no puede ser que sigamos siendo europeos de segunda, necesitamos hundir algún gran banco para poder mirar a la cara de tú a tú a nuestros hermanos mayores. Que lo de España es diferente, ya no tiene ninguna gracia.

Estados Unidos y la crisis económica: ¿Relación causa-efecto?

POLÍTICA

 

 

 

El Nobel de Economía, Stiglitz, encuentra en las políticas de Bush el origen

¿Son los neocon americanos los causantes de la crisis económica mundial?

VENTURA HABA

Don Mariano, farruco y campanudo, se dirige a Rodríguez Zapatero para que “explique el origen de la crisis”. Reclama muy legítimamente razones y argumentos sobre cómo salir del bache, pero sorprende esta insistencia en conocer del origen del frenazo económico cuyos síntomas son cada vez más preocupantes.

<!–

El origen parece claro. Tiene mucho que ver, si no todo, con la nefasta política practicada en los últimos años por EE.UU bajo la dirección de George W. Bush, el tipo en cuyo rancho tejano Aznar ponía los pies sobre la mesas, antes de que nuestro mostachudo nos situase en el mapa de la historia retratándose en la foto de las Azores.

De aquellos polvos…
Pues aquellos polvos trajeron estos lodos. Lo ha descrito con todo lujo de detalles el Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz en “The three trillion dólar war”. En este libro Stiglitz, en colaboración con Linda Bilmes, de la Universidad de Harvard, explican cómo una combinación de irresponsabilidad, fanatismo, ignorancia e insultante ausencia de estrategia, llevaron a Bush a embarcarse en la guerra de Irak. Un conflicto que, además de inmoral, ilegal e ilegítimo, ha destartalado las finanzas norteamericanas y tiene una más que directa relación con los acontecimientos que han llevado al mundo desarrollado a la recesión económica.

La factura neocon
Los costes de la guerra, la demanda de recursos para financiarla, el petróleo que lejos de bajar su precio se ha disparado, la inestabilidad planetaria provocada por una campaña antiterrorista errónea y desenfocada y la dejadez, junto a la incompetencia de los reguladores, para fiscalizar el sistema bancario norteamericano entregado a la enloquecida carrera de las sub prime, están en el origen de la crisis por el que pide explicaciones Rajoy. ¿A qué espera ZP para refrescarle la memoria a D. Mariano? Los fanáticos neocons nos han llevado al borde del precipicio.