Aznar, el narcisismo y la inconsciencia

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 OK Coral Bravo
  • CORAL BRAVO

    01/05/2009

0000001320

 

Decía uno de los precursores de la llamada “psicología transpersonal”, el filósofo Ken Wilber, que “locura” es, simplemente, inconsciencia. Y estoy plenamente de acuerdo con esta afirmación. Dejando de lado, por supuesto, diversas patologías del cuerpo-mente que nada tienen que ver con esta idea, existen algunos individuos que sufren de algo (en mi opinión, mucho más grave y más indigno) que es la deformación crónica en la percepción de la realidad; y pueden llegar a ser capaces de interpretar acontecimientos infames que les delatan, en glorias y aleluyas para sus egos y sus personas. Algunos lo definen como narcisismo, y otros directamente como estupidez.

<!–

De vez en cuando nos cruzamos en nuestra vida con individuos de estas características, cuyas palabras y actuaciones no tienen mayor trascendencia que la de incomodar a menudo a la gente de su entorno. Sin embargo, cuando individuos narcisistas e inconscientes llegan a tener poder de decisión social o política, el asunto se torna preocupante. Hitler creía que estaba haciendo un gran bien a la humanidad privilegiando a la raza aria y exterminando a judíos, gitanos y homosexuales; Franco estaba, en su inconsciencia, convencido de que era un verdadero “salvador de la patria” al aniquilar a “los rojos” (según catalogaba a la parte de la ciudadanía que defendía la democracia y las libertades); la lista sería muy larga y bastante escabrosa…

En esta línea de interpretación psicológica podríamos incluir algunos nombres de mandatarios y ex mandatarios que, en la actualidad, continúan ejerciendo su influencia en el panorama político. Berlusconi sería un buen ejemplo de político inconsciente si consideramos que no perciba la situación nefasta y anti-democrática a cuyo antojo está sometiendo a la sociedad italiana. Quizás alguna duda nos puede inspirar nuestro vecino Sarkozy que, creo, prefiere sembrar el desconcierto y “nadar entre dos aguas”; ignoro en cual de ellas se baña en realidad. De Bush, mejor no hablar porque su “inconsciencia” fue tal que arruinó la economía mundial, además de otras varias desastrosas atrocidades.

Ninguna duda, a la vista de sus declaraciones, nos inspira a muchos nuestro ex presidente, a quien algunos estudiosos del comportamiento humano no dudarían en incluir en ese prototipo de estadistas que se creen “el ojo del huracán” y que se aferran a su sesgada y egocéntrica interpretación de las cosas, negándose a ver la realidad que vemos los demás. Lo cual sigue teniendo, por desgracia, su impronta en nuestro panorama político actual.

Afirma que cree saber lo que España necesita para salir de la crisis, y muchos creemos que fueron sus fórmulas neocons las que nos han llevado a ella. Insiste en su defensa a ultranza de la privatización y del recorte del gasto público (¿quizás para que esa riqueza, que sale de lo público, recaiga en manos privadas..?). Y dice con sarcasmo que mucha gente cree que Obama “es capaz de andar por encima de las aguas y que tiene toques
milagrosos…”.

¿Acaso no cree él mismo en esas mismas irracionalidades, y acaso no sometió su gestión y a los españoles a los intereses de los que las difunden y defienden?. Si Ortega y Gasset, en su “Rebelión de las masas”, insistía en la importancia de que los gobernantes detentaran prestancia intelectual, yo añadiría que deberían, además, detentar categoría humana y un mínimo de racionalidad, porque de ellos depende el devenir del mundo, y no es “pecata minuta”.

Coral Bravo es doctora en filología y miembro de Europa Laica.

“Propondré un nuevo esquema de paz en Oriente Medio”, dijo Bush. Cinco años después la situación ha empeorado más y más

POLÍTICA

 

Antes de Irak, Aznar suplicó al amigo americano: “Ayudadnos con nuestra opinión pública”

El Trío de las Azores lanzaba sin rubor embustes para justificar la guerra de Irak. Por aquellas fechas de marzo de 2003, George W. Bush, Tony Blair, José María Aznar y sus trompetistas neocon repetían constantemente el guión de las supuestas razones destinadas a atemorizar a los ciudadanos y convencerles -mediante el pavor- de que la invasión militar de Irak iba a ser una especie de curalotodo. Mezclaban el miedo del presente con la promesa de un futuro radiante.

<!–

Intentaban amedrentar a las buenas gentes advirtiéndoles del cuento chino de las armas de destrucción masiva que estaban convencidos que poseía el maléfico Hussein y también de las estrechísimas relaciones entre el dictador irakí y el terrorífico Ben Laden (otra farsa monumental). Añadían además otras consideraciones -en este caso, positivas- respecto a un horizonte de mejora sustancial para el sangriento e inacabable conflicto entre Israel y los palestinos.

Rostro amable
¿De qué modo surgió esta evocación a la posible paz en Oriente Medio? Hay pruebas documentales que confirman hasta qué punto los Nuevos Señores de la Guerra manipularon el asunto con el fin de mostrar a la ciudadanía su rostro humano o -si se prefiere- amable. Incluyeron en el referido guión aspectos humanitarios, vagamente humanitarios, como el de una posible paz entre israelíes y palestinos o qué buenas son las sociedades libres.

“Un nuevo esquema de paz”
En las actas de las conservaciones que mantuvieron Aznar y Bush en el rancho de éste, en Craword (Tejas), dos semanas antes de que comenzara la barbarie armada, aparecen textos como los siguientes: Aznar: “Necesitamos que nos ayudéis con nuestra opinión pública”. Bush: “Haremos todo lo que podamos. El miércoles voy a hablar sobre la situación en Oriente Medio, proponiendo un nuevo esquema de paz que conoces y sobre las armas de destrucción masiva, de los beneficios de una sociedad libre, y situaré la historia de Irak en un contexto más amplio. Quizá os sirva”.

Palabras huecas
Transcurridos cinco años largos desde el inicio de la guerra de Irak, la opresión de los palestinos por parte del opresor Estado de Israel no sólo no ha retrocedido o mejorado, sino que ha empeorado todavía más y más. Aquello fueron palabras huecas que se las llevó el viento. El Trío de las Azores utilizó como cebo –para pescar incautos o cínicos que se sumaran al cortejo de la guerra- a la situación de violencia sin freno que viene caracterizando la relación de Israel con los palestinos.

Y menos ahora
Ni Bush ha hecho nada a favor de la paz en la zona ni tampoco lo ha hecho Blair, ya retirado, ni tampoco lo hizo Aznar mientras fue presidente del Gobierno y menos ahora. Aznar y, en general, el PP se alinean con Israel. El 23 de enero de 2007, Aznar publicó en diversos diarios italianos –como Il Messagero o Il Gazzettino– un artículo titulado Perchè sto dalla parte di Israelí, según informaba Francisco Calderón en la Red Solidaria contra la Ocupación.

¿Democracia en Israel?
En junio de 2008, en el blog del ministro Moratinos el director José Antonio Saavedra –alto cargo de la Junta de Andalucía- envió un comentario muy lúcido sobre la cuestión concernida. Podía leerse lo siguiente: “(…) Oigo a menudo a gente (como el Sr. Aznar) sobre la importancia de defender una democracia como Israel. ¿Puede considerarse democrático un país que mantiene retenidos a presos que han cumplido su condena, o asesina a sus enemigos, o extiende asentamientos para colonizar países limítrofes, o arrollan con bulldozers a los pacifistas, o dejan morir en ambulancias a los enfermos en puestos de control, o apuntan con fusiles a niños que van al colegio, o matan a niños que tiran piedras (…) o lanzan decenas de miles de bombas racimo sobre Líbano (…)”?

Desvergüenza
En estos días de consternación y de indignación por cuanto está aconteciendo en Gaza, como si los palestinos fueran peor que perros rabiosos y los israelíes, los salvadores de la democracia, conviene recordar esas otras mentiras del Trío de las Azores. Porque el infierno de Oriente Medio no es ciertamente una cuestión subjetiva de buenos y malos, sino de opresores y de oprimidos, que es peor y se puede objetivar. Y porque los tres máximos responsables políticos de la masacre irakí tuvieron la desvergüenza de mercadear con la sangre derramada en Oriente Medio para legitimar la sangre que se derramó y se sigue derramando en Irak.

Enric Sopena es director de El Plural

Wyoming denuncia la financiación con dinero público de “los monólogos” de Aznar en Georgetown

POLÍTICA

 

 

 

 

 

“Al PP le habría extrañado que Montilla protagonizara la película de Woody Allen, y cobrando un pastón”

 

 

ELPLURAL.COM

El Gran Wyoming recupera la polémica sobre cómo gobiernos del PP están financiando a la Universidad de Georgetown y por tanto indirectamente “los monólogos” que el ex presidente Aznar ofrece allí. Rebate la defensa a la que están utilizando los populares, que la Junta de Andalucía subvencionó el maratón de Nueva York o la Generalitat la película de Woody Allen rodada en Barcelona: “Tienen parte de razón, pero seguro que a estos señores del PP les hubiera extrañado que el protagonista de la película, y cobrando ese pastón, fuera Montilla. Ese es el tema”.

<!–

Al hilo de la polémica por el dinero que el Ayuntamiento de Madrid está invirtiendo en Georgetown, el showman televisivo recuerda en una columna de Público como ya hace unos años “el Gobierno superpatriota de Aznar subvencionaba una universidad privada americana mientras se recortaba el presupuesto de la universidad pública española”.

Monólogos hilarantes en la universidad
Apunta cómo al final ha recuperado parte de lo invertido por todos los españoles cuando compareció en aquella universidad “con unos extraños monólogos que causaban la hilaridad en su perfección histriónica, puesto que era mucho más difícil calibrar si era más ridículo el contenido o la interpretación en aquel inglés macarrónico con un tono de fusión tex-mex gay que Cantinflas no consiguió tras años de investigación interpretativa”.

“Sería de agradecer que el dinero fuera suyo”
En cualquier caso, apunta Wyoming que “sería de agradecer que el dinero invertido fuera suyo” y recuerda que el Ayuntamiento de Gallardón “ha decidido mandar un dinerillo a la misma universidad”. Sobre la defensa que hace el PP de que otros gobiernos también han financiado actos para promocionar sus ciudades recurriendo a una película de Woody Allen, la diferencia es que Montilla no era el protagonista de la misma.

El Protocolo de Kioto era en 2002 ¡“el objetivo del Gobierno de Aznar”!

 POLÍTICA

 

El viraje ideológico del ex presidente deja en evidencia la coherencia de su partido

ELPLURAL.COM

Mientras Greenpeace insta al sucesor de Aznar al frente del PP, Mariano Rajoy, a que aclare si la postura de su partido es la del responsable de su fundación ideológica o la que les llevó a suscribir el Tratado de Kyoto cuando estaban en el Gobierno, otras organizaciones sociales como Globalízate denuncian la “incoherencia y desfachatez” en la evolución del ex presidente respecto al calentamiento global. El grupo parlamentario popular se declaraba en 2002 “profundamente orgulloso” de que fuera “el Gobierno de José María Aznar” el que tramitara la ratificación del Protocolo contra el cambio climático.

<!–

Diferentes organizaciones están denunciando la incoherencia del PP después de que la FAES y su presidente hayan editado un libro que pone en duda las bases científicas que demuestran el cambio climático. Así, desde Greenpeace piden al Partido Popular que confirme si apoya el Protocolo que firmó el propio Aznar como presidente español, o si comparte con éste el “nuevo revisionismo para que los grandes grupos industriales puedan seguir contaminando sin pagar por ello”.

“Falta de conocimientos científicos”
Desde la asociación Globalízate denuncian asimismo este cambio de actitud, alertando de la “incoherencia y desfachatez del ex presidente” en este punto. “Ya conocemos las lagunas de memoria y la falta de conocimientos científicos de Aznar, pero en lugar de acudir a los científicos españoles de prestigio que han trabajado en el IPCC, ha presentado por medio de la fundación FAES a una fuente de dudosa credibilidad científica” como el checo Vaclav Klaus, financiador de lobbys que se dedican a sembrar dudas sobre la acción del hombre en el calentamiento global.

En 2002, Kyoto era “el objetivo” de Aznar
Rajoy no ha querido entrar a valorar las palabras de Aznar y se ha remitido al programa electoral de su partido en las últimas elecciones, el mismo en el que se marcaba como “objetivo” el pleno empleo a pesar de ser consciente de que la crisis “se veía venir”. El grupo popular, que en 2002 ratificó en el Parlamento, se declaraba orgulloso de la actitud de Aznar respecto al Protocolo de Kyoto. El cumplimento del Protocolo era entonces, según el grupo parlamentario popular, “el objetivo del Gobierno de José María Aznar” y el “grupo parlamentario se siente profundamente orgulloso de que sea un Gobierno del Partido Popular el que traiga a esta Cámara para su ratificación el Protocolo de Kioto.

El Rincon del Neocon: “La mala suerte de Rajoy”.

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Maria Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    18/10/2008

 

 

<!–

¿Se han preguntado porqué España es el único país medianamente importante de Europa, donde aún no se ha tenido que ir al rescate de un banco? No puede ser, desde luego, por la buena gestión del Banco de España en estos últimos años, ni mucho menos por el control que haya podido establecer nuestro nefasto gobierno. Todo obedece a un fenómeno poco tangible, pero no por ello menos demoledor: la mala suerte de Mariano Rajoy.

No, no, no se rían. Al principio en el partido también nos hacía mucha gracia esta ocurrencia difundida por una parte interesada de la prensa, pero poco a poco los hechos han ido ocupando el espacio de la razón y a estas alturas ya no albergamos la menor duda. Mariano es, por mucho que nos duela a todos, un hombre que no es que atraiga la mala suerte es que la fabrica en una especie de cadena de montaje.

Si en lugar de Mariano el líder de la oposición fuera nuestro añorado Aznar, les puedo asegurar que a estas alturas teníamos en España una crisis bancaria a la altura de la alemana, la francesa o la británica. El Gobierno estaría literalmente noqueado y el país a las puertas de unas elecciones anticipada que nos acabarían encumbrando al gobierno con una mayoría absoluta que iba a ser la envidia de toda Europa. Y sin embargo, miren como estamos.

Zapatero reuniéndose con los banqueros, nuestros banqueros, para transmitir juntitos una imagen de confianza. Y los sindicatos, en vez de estar manifestándose, como es su obligación, por la subida del paro, a partir un piñón con el gobierno. Hasta la familia real se pasa el día visitando los medios de comunicación izquierdistas, mientras se plantean pleitear contra el buenazo de Federico. El único bastión que nos permanece fiel es la Santa Madre Iglesia, y no se crean que lo tenemos seguro al cien por cien, que cualquier día se pone al mando un jesuita y también aquí nos acaban dando por detrás, y perdonen ustedes el grosero, pero ilustrativo ejemplo.

Por todo ello inicio desde aquí, una vez más, una campaña popular para pedirles a ustedes que me ayuden a convencer a Jose Mari de que vuelva, que lo necesitamos, que España lo necesita. Que no puede ser que sigamos siendo europeos de segunda, necesitamos hundir algún gran banco para poder mirar a la cara de tú a tú a nuestros hermanos mayores. Que lo de España es diferente, ya no tiene ninguna gracia.

Estados Unidos y la crisis económica: ¿Relación causa-efecto?

POLÍTICA

 

 

 

El Nobel de Economía, Stiglitz, encuentra en las políticas de Bush el origen

¿Son los neocon americanos los causantes de la crisis económica mundial?

VENTURA HABA

Don Mariano, farruco y campanudo, se dirige a Rodríguez Zapatero para que “explique el origen de la crisis”. Reclama muy legítimamente razones y argumentos sobre cómo salir del bache, pero sorprende esta insistencia en conocer del origen del frenazo económico cuyos síntomas son cada vez más preocupantes.

<!–

El origen parece claro. Tiene mucho que ver, si no todo, con la nefasta política practicada en los últimos años por EE.UU bajo la dirección de George W. Bush, el tipo en cuyo rancho tejano Aznar ponía los pies sobre la mesas, antes de que nuestro mostachudo nos situase en el mapa de la historia retratándose en la foto de las Azores.

De aquellos polvos…
Pues aquellos polvos trajeron estos lodos. Lo ha descrito con todo lujo de detalles el Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz en “The three trillion dólar war”. En este libro Stiglitz, en colaboración con Linda Bilmes, de la Universidad de Harvard, explican cómo una combinación de irresponsabilidad, fanatismo, ignorancia e insultante ausencia de estrategia, llevaron a Bush a embarcarse en la guerra de Irak. Un conflicto que, además de inmoral, ilegal e ilegítimo, ha destartalado las finanzas norteamericanas y tiene una más que directa relación con los acontecimientos que han llevado al mundo desarrollado a la recesión económica.

La factura neocon
Los costes de la guerra, la demanda de recursos para financiarla, el petróleo que lejos de bajar su precio se ha disparado, la inestabilidad planetaria provocada por una campaña antiterrorista errónea y desenfocada y la dejadez, junto a la incompetencia de los reguladores, para fiscalizar el sistema bancario norteamericano entregado a la enloquecida carrera de las sub prime, están en el origen de la crisis por el que pide explicaciones Rajoy. ¿A qué espera ZP para refrescarle la memoria a D. Mariano? Los fanáticos neocons nos han llevado al borde del precipicio.

¿A que quien deseaba Aznar como sucesor era Zapatero y no Rajoy?

POLÍTICA

Hacía meses que en Moncloa no recibían un regalo tan espléndido como el enviado por el ex presidente

A Mariano Rajoy, de pronto, se le cayó el puro de su mano y su cara se puso lívida. Creía haberlo olvidado para siempre, creía haberlo perdido de vista, y ahí de nuevo apareció él, su padrino, dejándolo una vez más en el mayor de los ridículos. La reaparición de José María Aznar significa poner más palos en las ruedas del nuevo PP, mientras el Congreso de Valencia sólo parece el sueño de una apacible noche de verano.

<!–

“El PNV no quiere la derrota de ETA, quiere la derrota de España”, ha tronado Aznar. Y, mientras, Antonio Basagoiti no sabe aún hacia dónde mirar. El recién designado líder popular en Euskadi se las prometía muy felices y pensaba que el PP vasco podría alcanzar acuerdos y consensos con los nacionalistas para así ir incrementando su influencia electoral –que anda por los suelos- en una Comunidad tan compleja y complicada. Había que ir abriendo a Rajoy las puertas de la Moncloa -barruntaba Basagoiti-, gracias a los nacionalismos moderados de Euskadi y de Cataluña. El acceso a ministro no resulta fácil y Basagoiti ya no es un jovencito.

La fiesta, aguada
Pero llegó Aznar y le ha aguado la fiesta. Desdichado Basagoiti, que invitó a Aznar -en las elecciones municipales de 2003- a formar parte de la candidatura popular al Ayuntamiento de Bilbao, que él encabezaba. Un gesto simbólico. Basagoiti siempre ha tendido a la prudencia y a nadar entre dos aguas. En la actualidad, venía combinando sus escarceos amorosos con el PNV –conforme a la doctrina Rajoy- con presencias de más de un minuto en un diario digital de orientación cavernaria.

Basagoiti, mudo
Basagoiti se ha quedado súbitamente mudo y sus colaboradores han intentado salir del paso repitiendo una frase fundamentalmente estólida: “Aznar siempre ha ido por su cuenta, a título personal”. Pero todo esto no es una cuestión personal, sino política. Aznar ha sido el padre del PP moderno y ha sido el único político de la derecha/derecha –aunque también jugara él a la engañifa del trenecito que viaja al centro- que ha sido elegido democráticamente por dos veces consecutivas. La segunda, por mayoría absoluta. Sin Aznar, este PP tan potente y tan disciplinado –donde hay sitio, y muy cómodo, para la extrema derecha sociológica- probablemente no existiría.

Amnésicos voluntarios
Aznar ha recordado a los amnésicos [muchos de ellos amnésicos voluntarios] las verdades del barquero. Naturalmente se trata de las verdades de un barquero experto en el trayecto fluvial entre la sede de FAES y Génova 13. Cuando los marianistas procuran pasar de puntillas sobre la guerra de Irak, Aznar en cambio levita declarando que no se arrepentirá jamás de la foto de las Azores.

Siniestra aventura bélica
Pero aquella siniestra aventura bélica –que provocó un espectacular rechazo en la opinión pública, sin precedentes- no la llevó a cabo, “por su cuenta”, Aznar. Le respaldó masivamente -sin rechistar- la cúpula de su partido, el grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados y el Gobierno que él presidía. Hubo escasísimas voces discrepantes. Hasta Alberto Ruiz Gallardón cerró filas con Aznar y se puso en primer tiempo de saludo. ¿Qué hizo Rajoy? Lo mismo, como casi todos ellos. Sólo hubo algunos escasos murmullos de repulsa. Y es verdad que nunca un presidente del Gobierno de España había llegado internacionalmente tan arriba.

Como Napoleón
Llegó Aznar a la cima y sus conmilitones pensaban que España iba a contar, por fin, con su propio Napoleón, naturalmente adaptado a las lógicas del siglo XXI. Lo que no estaban dispuestos a admitir es que esa cumbre tan alta era la de la ignominia, la del neocolonialismo y la de cientos de miles de muertos y heridos. A esa cumbre de la infamia se subió –más contento que unas pascuas- Aznar. Pero hay que decir que sus amigos y tiralevitas aplaudían con las orejas y se llenaban la boca diciendo que esa invasión maldita era para llevar la libertad a Irak y para salvarla de un dictador cruel. Mentían, pero les era igual ocho que ochenta. Estaban a punto –imaginaban- de consolidar el poder y de tocar la gloria con la punta de los dedos.

Barullo e intranquilidad
La irrupción de Aznar –desmarcándose de los criterios y de los modos y maneras de su sucesor- ha devuelto el barullo y la intranquilidad a los populares. A Rajoy, su antecesor –aquel que lo nombrara a dedo- lo ha desautorizado sin contemplaciones. El huracán aznarista se ha llevado por delante las bellas teorías de la moderación, el centrismo y el buen rollo con los nacionalistas estilo CiU, PNV o BNG. Y ha proyectado en el escenario -sin complejos y de forma ostensible- la foto de las Azores. Hacía meses que Zapatero, o en Moncloa, no recibía ningún regalo tan espléndido y, por lo demás, tan útil. En ocasiones da la impresión de que, en realidad, a quien deseaba Aznar como sucesor no era Rajoy, sino Zapatero.

Enric Sopena es director de El Plural.

El magnate Murdoch le sube el sueldo a José María Aznar.

El ex presidente cobra casi 150.000 euros como consejero de News Corporation

FERNANDO SÁINZ – Madrid – 21/08/2008 21:17
El ex presidente del Gobierno José María Aznar cobrará este año 220.000 dólares (el equivalente a 148.000 euros al cambio actual) como miembro no ejecutivo del consejo de administración del News Corporation, el poderoso grupo de comunicación controlado por el magnate de origen australiano Rupert Murdoch.

Esta retribución, que corresponde al ejercicio fiscal iniciado el 1 de julio de este año, supone un aumento significativo de casi un 13% respecto a los 195.000 dólares percibidos por Aznar el año anterior.

La nueva retribución de Aznar ha sido comunicada recientemente por News Corporation a la SEC, el regulador bursátil de Estados Unidos. Del total que cobrará en el actual año fiscal, 100.000 dólares corresponden a salario base, y los restantes 120.000 dólares se los embolsará el ex presidente en forma de acciones, que no pueden ser vendidas antes de cinco años, salvo que deje de ser consejero, en cuyo caso sí podrá hacerlas efectivas.

Pese a la notable subida de este año, el sueldo de Aznar es inferior al de otros compañeros

Estas cifras están pendientes de la propia renovación de Aznar como miembro del Consejo de Administración, que deberá ser refrendada por la Junta General de Accionistas de 2008 del próximo otoño.

Sin embargo, no parece que la reelección de Aznar corra peligro, teniendo en cuenta que su nombre aparece en la propuesta de directores realizada por el grupo y que además la familia Murdoch controla sin problemas el accionariado, por lo que no se esperan sorpresas en la junta.

Pese a la notable subida de este año, el sueldo de Aznar es inferior al de otros compañeros del Consejo de Administración. Los consejeros ejecutivos (es decir, los que llevan la gestión del día a día en el grupo) cobran, como es lógico, en función de sus responsabilidades, mucho más que él. El vicepresidente ejecutivo, por ejemplo, se llevó a casa en 2007 casi 12 millones de dólares.

Remuneración base

Los directores no ejecutivos del grupo, como es el caso de Aznar, perciben todos la misma remuneración base (los 220.00 dólares), pero su sueldo sube si pertenecen a alguna comisión (de auditoría, de remuneraciones, etc), lo que no ocurre con el ex presidente.

La remuneración de Aznar es también inferior a la que perciben otros destacados ex dirigentes políticos. Por ejemplo, Rodrigo Rato, que fue vicepresidente con Aznar, cobrará 200.000 euros sólo por formar parte del Consejo Asesor Internacional de Banco Santander, uno de los diversos cargos que desempeña tras su salida del Fondo Monetario Internacional.

Un matrimonio de conveniencia: las claves

1 A Murdoch le gusta rodearse de políticos

El magnate de origen australiano tiene tendencia a relacionarse con políticos. Se llevó muy bien con Margaret Thatcher y, pese a su ideología ultraconservadora, también mantuvo muy buena relación con el ex primer ministro británico laborista Tony Blair. Sin el apoyo de Murdoch (y de sus influyentes periódicos), Blair difícilmente hubiera ganado tres elecciones generales seguidas. Murdoch también ha elogiado a Barack Obama.

2 Una manera de proteger sus negocios

Los coqueteos con los políticos forman parte de la forma de hacer negocios de Murdoch, toda vez que su imperio de medios de comunicación (que incluye a ‘The Times’, ‘The Sun’, las cadenas Fox y BSkyB o ‘Wall Street Journ al’) está expuesto a las decisiones políticas. En España, el grupo no tiene intereses, pero es conocido su interés por Digital+, la plataforma audiovisual de pago de Prisa.

3 Una forma de continuar en la cresta de la ola

La pertenencia de Aznar al Consejo de Administración de News Corporation, uno de los grupos de comunicación más poderosos del mundo, es una manera de seguir figurando en la escena internacional.

4 La buena relación entre sueldo y responsabilidades

El sueldo de Aznar no es excesivo para lo que se paga en otros consejos de administración, pero sus funciones son también limitadas, ya que no tiene responsabilidades específicas.

Briatore gana 7 millones de euros gracias a las transmisiones de F1

 

 

LA PERÑA DEL PP SE EMBOLSA LA PASTA CON LA AQUIESCENCIA DEL GOBIERNO VALENCIANO…

La firma que comparte con Agag posee los derechos televisivos

Levante-EMV, Valencia
El director del equipo Renault F1, Flavio Briatore, se embolsará este año 11 millones de dólares, es decir, unos siete millones de euros, como ingresos por la venta de los derechos de televisión de la Fórmula 1 en España, un negocio que controla a través de la empresa Stacourt Limited, en la que es socio también Alejandro Agag, yerno del ex presidente del Gobierno José María Aznar, y propietario del equipo Campos Grand Prix en las GP2 Series.
Según el diario británico The Daily Telegraph, el italiano también se ha embolsado hace poco 11 millones de dólares gracias a que controla los derechos de emisión del deporte en España y que actualmente retransmite Telecinco. Los beneficios de su empresa Stacourt, con sede en Gran Bretaña, son 2 millones de dólares más que el año pasado, según el periódico. Briatore obtuvo los derechos de su amigo, socio y director ejecutivo de la F1 Bernie Ecclestone en 2002. Desde entonces, el éxito de su protegido Fernando Alonso en Renault ha llevado a un boom de la popularidad de la Fórmula 1 en España. Cuando empezó a ganar carreras en Renault, Briatore también comenzó a incrementar sus ingresos de forma explosiva. En 2007 ganó nada más y nada menos de 23 millones de dólares (algo más de quince millones de euros) sólo en derechos televisivos, comprados desde 2004 por la cadena Telecinco.
La Sexta ha conseguido los derechos del Campeonato de Fórmula 1 para los próximos cinco años, de 2009 a 2013, tras ganar el concurso al que había presentado su mejor oferta para hacerse con el campeonato automovilístico por excelencia, que se va de Telecinco.
Stacourt Limited se creó en 2002, en el condado de Kent, y además de los derechos de televisión del gran circo en España, posee los concursos vía SMS que se hacen durante las carreras y maneja la Segunda División de la Fórmula 1 (la GP2) en todo el planeta.
También en el fútbol
Flavio Briatore y Alejandro Agag comparten además otro negocio con Bernie Ecclestone. Los tres compraron el pasado año el histórico club inglés del Queen’s Park Rangers. El equipo londinense milita actualmente en la Football League Championship, el equivalente a la Segunda División española.

…Y, MIENTRAS, LOS ENFERMOS QUE HAN COTIZADO A LA SEGURIDAD SOCIAL TODA LA VIDA, SE AMONTONAN EN LOS PASILLOS EN LOS HOSPITALES PUBLICOS PÒR FALTA DE INVERSIONES Y PROFESIONALES. ¡PAÍS!

“El caos económico actual, en parte relacionado con la invasión de Irak”, sostiene Stiglitz, Nobel de Economía 2001

POLÍTICA

 

La borrachera de Wall Street y la guerra de Bush…y de Aznar

La crisis económica es consecuencia de una borrachera de Wall Street, según dijera el otro día en tono jocoso el presidente de EEUU, Geoge W. Bush. “Ahora, Wall Street –puntualizó- está de resaca”. Parece la reflexión de Bush una broma de mal gusto, pero en cambio probablemente estemos ante una de las pocas veces que el actual inquilino de la Casa Blanca no ha dicho una sandez, aunque se ignora si la dijo deliberadamente o no. ¿Cabe calificar su observación de lúcida, sin que ello sirva de precedente?

<!–

Esa borrachera simboliza con cierta exactitud los excesos del vigente sistema económico, basado en el denominado libre mercado, al que los gurús de turno han consagrado situándolo por encima del bien y del mal. O sea, como si el mercado, sinónimo del capitalismo, fuera la Divina Providencia que –para el catolicismo fundamentalista- regula las vidas de los humanos. Pero en el caso de Bush no debe olvidarse que hace cinco años, y con el apoyo entusiasta de Tony Blair y de José María Aznar, puso en marcha una maquinaria bélica para invadir militarmente Irak. Joseph E. Stiglitz, Premio Nobel de Economía el año 2001, y la profesora de la Universidad de Harvard Linda Bilmes han valorado los gastos de esa terrible aventura del imperialismo norteamericano.

Libro escandaloso
Hace poco, Stiglitz y Bilmes publicaron un libro escandaloso, no por sus errores, sino precisamente por sus aciertos. El libro se titula La guerra de los tres billones de dólares. Aquellos polvos trajeron estos lodos. En sus páginas los autores son rotundos: “Calculamos por lo bajo –afirman- el costo económico de la guerra para los Estados Unidos en tres billones de dólares y para el mundo otros tres billones de dólares…muy superiores a los calculados aproximadamente por el Gobierno de Bush antes de la guerra. El equipo de Bush no sólo engañó al mundo sobre los posibles costos de la guerra, sino que, además, ha intentado enturbiar los costos, mientras ésta seguía”.

Seguridad Social
Estamos en plena crisis económica a escala internacional, originada en EEUU y con Bush todavía de presidente. Repasemos otros datos significativos que aportan Stigiltz y Bilmes: “Por una sexta parte del costo de la guerra los Estados Unidos podrían dotarse de una base económica sólida para su sistema de seguridad social durante más de medio siglo, sin reducir las prestaciones ni aumentar las contribuciones”.

Rebaja de impuestos a los ricos
“Además –añaden-, el Gobierno de Bush redujo los impuestos a los ricos al tiempo que se lanzaba a la guerra, pese a tener un déficit presupuestario. A consecuencia de ello, ha tenido que recurrir a un exceso de gasto público –gran parte de él financiado desde el extranjero- para sufragar la guerra. Se trata de la primera guerra de la historia americana que no ha exigido ningún sacrificio a los ciudadanos mediante un aumento de los impuestos: al contrario se va a legar todo el costo a las generaciones futuras”.

El petróleo

¿Ha comenzado, desde hace más o menos un año, el legado de la guerra de Bush –en sus aspectos sobre todo económicos- a pasarnos factura? “El caos económico del presente –se puede leer en el libro mencionado- está relacionado en buena medida con la guerra de Irak”. Aunque nos prometieran entonces petróleo a precio muy accesible, si el régimen de Sadam Hussein caía derrotado, como así fue, lo cierto es que aquella maldita guerra es la causante de que el petróleo haya disparado actualmente sus precios a niveles estruendosos.

Los dedos de una mano
Regresemos a España. No sólo Aznar apoyó la guerra de Bush. A su lado, y salvo muy raras excepciones –que se podrían contar con los dedos de una mano-, estuvieron los ministros del Gobierno popular, los altos cargos del partido y cargos públicos en general. Algunos, como Rodrigo Rato, manifestaron su desacuerdo con la guerra, pero con la boca tan pequeña que nadie se enteró en los momentos decisivos de hace cinco años. Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid y centrista reconocido, cerró filas con Aznar.

Lamentable
Los que hoy son oficialmente centristas, con Mariano Rajoy al frente, no se opusieron jamás a una guerra tan inmoral y tan injusta. Y los otros, por supuesto, aplaudían con fervor en los debates del Congreso de los Diputados y en los escasos programas de debate televisivo que había. Rajoy anda indignado ahora con Zapatero por la crisis. De nuevo se equivoca. Confunde a Zapatero con Bush y -al respecto de la crisis- ni se atreve a mentar a Aznar. Lamentable.

Enric Sopena es director de El Plural

–>

 

Esa borrachera simboliza con cierta exactitud los excesos del vigente sistema económico, basado en el denominado libre mercado, al que los gurús de turno han consagrado situándolo por encima del bien y del mal. O sea, como si el mercado, sinónimo del capitalismo, fuera la Divina Providencia que –para el catolicismo fundamentalista- regula las vidas de los humanos. Pero en el caso de Bush no debe olvidarse que hace cinco años, y con el apoyo entusiasta de Tony Blair y de José María Aznar, puso en marcha una maquinaria bélica para invadir militarmente Irak. Joseph E. Stiglitz, Premio Nobel de Economía el año 2001, y la profesora de la Universidad de Harvard Linda Bilmes han valorado los gastos de esa terrible aventura del imperialismo norteamericano.

Libro escandaloso
Hace poco, Stiglitz y Bilmes publicaron un libro escandaloso, no por sus errores, sino precisamente por sus aciertos. El libro se titula La guerra de los tres billones de dólares. Aquellos polvos trajeron estos lodos. En sus páginas los autores son rotundos: “Calculamos por lo bajo –afirman- el costo económico de la guerra para los Estados Unidos en tres billones de dólares y para el mundo otros tres billones de dólares…muy superiores a los calculados aproximadamente por el Gobierno de Bush antes de la guerra. El equipo de Bush no sólo engañó al mundo sobre los posibles costos de la guerra, sino que, además, ha intentado enturbiar los costos, mientras ésta seguía”.

Seguridad Social
Estamos en plena crisis económica a escala internacional, originada en EEUU y con Bush todavía de presidente. Repasemos otros datos significativos que aportan Stigiltz y Bilmes: “Por una sexta parte del costo de la guerra los Estados Unidos podrían dotarse de una base económica sólida para su sistema de seguridad social durante más de medio siglo, sin reducir las prestaciones ni aumentar las contribuciones”.

Rebaja de impuestos a los ricos
“Además –añaden-, el Gobierno de Bush redujo los impuestos a los ricos al tiempo que se lanzaba a la guerra, pese a tener un déficit presupuestario. A consecuencia de ello, ha tenido que recurrir a un exceso de gasto público –gran parte de él financiado desde el extranjero- para sufragar la guerra. Se trata de la primera guerra de la historia americana que no ha exigido ningún sacrificio a los ciudadanos mediante un aumento de los impuestos: al contrario se va a legar todo el costo a las generaciones futuras”.

El petróleo

¿Ha comenzado, desde hace más o menos un año, el legado de la guerra de Bush –en sus aspectos sobre todo económicos- a pasarnos factura? “El caos económico del presente –se puede leer en el libro mencionado- está relacionado en buena medida con la guerra de Irak”. Aunque nos prometieran entonces petróleo a precio muy accesible, si el régimen de Sadam Hussein caía derrotado, como así fue, lo cierto es que aquella maldita guerra es la causante de que el petróleo haya disparado actualmente sus precios a niveles estruendosos.

Los dedos de una mano
Regresemos a España. No sólo Aznar apoyó la guerra de Bush. A su lado, y salvo muy raras excepciones –que se podrían contar con los dedos de una mano-, estuvieron los ministros del Gobierno popular, los altos cargos del partido y cargos públicos en general. Algunos, como Rodrigo Rato, manifestaron su desacuerdo con la guerra, pero con la boca tan pequeña que nadie se enteró en los momentos decisivos de hace cinco años. Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid y centrista reconocido, cerró filas con Aznar.

Lamentable
Los que hoy son oficialmente centristas, con Mariano Rajoy al frente, no se opusieron jamás a una guerra tan inmoral y tan injusta. Y los otros, por supuesto, aplaudían con fervor en los debates del Congreso de los Diputados y en los escasos programas de debate televisivo que había. Rajoy anda indignado ahora con Zapatero por la crisis. De nuevo se equivoca. Confunde a Zapatero con Bush y -al respecto de la crisis- ni se atreve a mentar a Aznar. Lamentable.

Enric Sopena es director de El Plural

 

Aznar se ha convertido en una burda caricatura de sí mismo.

@Federico Quevedo – 22/06/2008

José María Aznar llegó a Valencia el viernes a las dos de la tarde. Lo hizo a bordo de un jet privado, propiedad de un rico empresario guatemalteco, y acompañado de amigos mexicanos –ricos también-, que aterrizó en el aeropuerto de Manises a esa hora. Curiosamente, no sería hasta las cinco y media de la tarde cuando el presidente hacía su entrada triunfal, atusándose su larga melena, en el recinto de la Feria de Muestras de Valencia donde se celebra el XVI Congreso del PP. La misma melena que luce en la última portada de la revista Hola en la que aparece junto a su mujer, Ana Botella, al lado del empresario italiano Flavio Briatore, quien, dicen, se ha embolsado la nada despreciable cantidad de dos millones de euros: exclusiva al canto de su boda con la dueña de uno de los tangas –puesto- más famosos de la red. Así de bajo ha caído quien fuera el mejor presidente que ha tenido, hasta ahora, la democracia española –con permiso de Adolfo Suárez, al que los españoles han elevado ya, con razón, a los altares. La melena se la atusa, todo sea dicho, cada diez segundos. Aznar se gusta, eso es evidente: seguro que se besa cada mañana cuando se mira en el espejo.

Pero quien mudó su bandera de honestidad y austeridad por la de la buena vida y los negocios con gente al menos sospechosa de no ser todo lo honesta y ética que se espera de ella, no es quien para dar lecciones. Sobre todo, cuando en su ejercicio de soberbia y vanidad no admite la más mínima autocrítica a su gestión. Digámoslo de una vez y todo lo alto y claro que cabe decirlo: Aznar gobernó muy bien su primera legislatura, pero en la segunda tiró por la borda todo lo que había logrado hasta ese momento, y esa fue la razón de que el PP perdiera las elecciones en marzo de 2004. Es decir, esas elecciones las perdió Aznar, no las perdió Rajoy. En los dos últimos años de su segunda legislatura, Aznar consiguió que todo el país le acabara odiando, y ese sentimiento sigue instalado hoy en día en nuestra sociedad. Por eso, lo mejor que le pudo pasar el viernes a Rajoy fue que Aznar le hiciera el gesto de desprecio que todos los que asistimos al Congreso vimos sin salir de nuestro asombro. Y que ayer, en su discurso, volviera a ser igual de grosero que fue el día anterior, pero esta vez con palabras.

Lo de menos es si Aznar tiene o no razón en lo que dice. Derecho a expresar su opinión, todo el del mundo. También Acebes, el día anterior, expuso la suya en algunos puntos distante de la que ahora domina en Génova 13. Pero fue elegante, y agradecido. Aznar no. Aznar fue soberbio y, en algunos aspectos de su intervención, lamentable. Porque ya no se trata sólo de que no reconozca sus propios errores, como la gestión inadecuada de la crisis de Iraq y, ya no digamos, penosa de la del 11-M. No, es que además o miente conscientemente, o es tal el grado de narcisismo que le invade que se ha olvidado de lo que él hizo cuando le reprocha a Rajoy lo que hace ahora. ¿Cómo puede afirmar que él hizo una renovación del PP a través de la integración? Que se lo pregunten a Miguel Herrero, a Fernando Suárez, a Segurado, a Alzaga y a todos los que él envió al ostracismo: entonces hizo lo que tenía que hacer, un nuevo PP más abierto y más centrado. ¿Por qué ahora no puede hacer lo mismo Mariano Rajoy cuando es evidente que los cambios sociales lo exigen?

Dice Aznar que él primero ganó las elecciones y, después, se dedicó al diálogo y a los acuerdos. Ya. Y aquello de la ‘pinza’ con Anguita se lo inventó Pedrojota ¿no? Aznar no hablaba antes con nadie. Era mudo. ¡Y un cuerno! Pero, ¿es que pretende tomarnos por idiotas a los que ya en aquella época cubríamos la información del PP? ¿Es que se cree que no nos acordamos –yo, por lo menos, sí- de cómo tejía su red de acuerdos con el nacionalismo moderado e incluso se iba de vacaciones con Durán i Lleida? Un señor, don Josep Antoni, todo sea dicho, y desde aquí le envío un afectuoso saludo. Pero, lo que todavía me parece más humillante viniendo de él: hoy, casi 20 años después, ¿se le ha olvidado el gesto de generosidad que tuvo con él Manuel Fraga cuando rompió su carta de dimisión en el Congreso de Sevilla? ¿Tendría él el mismo gesto de generosidad con Rajoy? No. ¿Saben por qué? Porque la talla moral y humana de José María Aznar hoy, repito, hoy, no le llega ni a la suela de los zapatos a la de Don Manuel. Y miren que yo creo que el viejo fundador debería ya de irse a su casa a descansar.

Lo que ofreció ayer Aznar a los compromisarios del PP reunidos en una abarrotada sala de plenos de la Feria, fue puro inmovilismo. Que no cambie nada. Que sigan los mismos. Que el PP no se mueva, que no se adapte, que no acepte que la sociedad evoluciona. El inmovilismo es un cáncer para la democracia y, sobre todo, para la libertad, esa libertad de la que a él tanto le gusta hablar. El inmovilismo es la raíz del totalitarismo porque cuando se enquista se vuelve autoritario y displicente. El inmovilismo es una negación. Es la negación de los propios errores, es la negación de que uno se ha vuelto viejo, que ya no percibe la realidad. Es una resistencia a lo nuevo, porque lo nuevo implica cambios y movimiento.

Aznar es, ya, el pasado. Un pasado del que el PP no tiene por qué avergonzarse, como tampoco tiene por qué avergonzarse del pasado de AP. Forma parte de su historia, para lo bueno y para lo malo, pero de los aciertos y de los errores se aprende, siempre para mejorar, nunca para mantenerlos. Lo que propone Aznar es una muerte lenta para el PP, y solo la certeza que tiene el nuevo equipo de que las cosas no pueden seguir igual es lo que hará que el PP vuelva a convertirse, de verdad, en una alternativa de Gobierno. Y, no se equivoquen, eso no significa renunciar a los principios, sino ser firme en su defensa al tiempo que se abre el partido a una sociedad en permanente cambio. Y Aznar, para eso, ya no sirve.

Fraga acepta, por fin, la dimisión de Aznar.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    23/06/2008

El Zumbido

Fraga, por fin, le acepta la dimisión a Aznar

Negar la evidencia es un motivo claro de fracaso. Este fin de semana, en el congreso del PP de Valencia, la mayoría de los duros del PP se han ganado la condición de excombatientes. Eso ya no tiene discusión. José María Aznar se dio el gusto de criticar al ganador; puede que sea ya la única prebenda que se le está dispuesto a conceder en el partido a quien hasta hace poco con un gesto cuadraba la organización. Ángel Acebes, Eduardo Zaplana y el propio Aznar están ya en el panteón de viejas glorias ilustres. Está mucho más vigente, aunque sea mucho mayor en edad, Manuel Fraga Iribarne, que ha visto claro el signo cambiante de los tiempos.

<!–

Este congreso ha sido estratégico y los que querían el inmovilismo calcularon mal los tiempos y el aguante de Mariano Rajoy. El gallego se sentó a ver el partido hasta que sus opositores se quedaron exhaustos aunque sólo sea porque el de Pontevedra controlaba el reglamento. Los lunes sincronizados fueron pasando y la gota que colmó el vaso fue la concentración en la sede de Génova de supuestos militantes atacando al único candidato al Congreso. Fue el día que insultaron a Manuel Fraga y llamaron traidor a Gallardón. Pero detrás de tanto esfuerzo nunca hubo coraje para una candidatura.

No importa tanto la calidad de los miembros de la actual dirección del PP sino su símbolo como final de una época. Esperanza Aguirre, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana se han quedado en el hemisferio que ocupa Federico Jiménez Losantos, eternamente fotografiado con su abrigo, en ausencia de otro frío que no fuera el del banquillo de la Justicia. Ya nada será lo mismo en esta derecha española.
En los próximos días habrá que escuchar la COPE y ojear El Mundo -si lo encontramos en un café; yo no lo compro por principio- para saber si los derrotados han interiorizado ya la profundidad de su derrota.

Las dos fotos que hay que poner en relación son la de Manuel Fraga rompiendo la carta de dimisión en blanco que le entregó José María Aznar en el congreso de Sevilla, en 1990, y la de felicitación del presidente fundador a Mariano Rajoy este fin de semana. Lo que ha ocurrido en Valencia es mucho más sencillo de lo que parece. Don Manuel, al final, le ha aceptado la dimisión a José María Aznar, que ya es sencillamente historia.

Carlos Carnicero es periodista y analista político

Arenas podría ser el próximo secretario general.

POLÍTICA

 

Rajoy, inquieto ante la intervención de Aznar en el Congreso del PP

V. V.

Faltan apenas diez días para que se celebre el Congreso Nacional del PP y, si bien parece seguro que la de Mariano Rajoy será la única candidatura, la dirección del partido sigue mostrándose inquieta por los apoyos que éste pueda recibir. En Génova temen que cerca de un 15 por ciento de los delegados emitan votos en blanco para expresar su descontento con el líder del partido. También despierta recelos el discurso que pronunciará José María Aznar, que aún no tiene una ubicación dentro del programa del congreso. Ni Rajoy, ni el presidente murciano, organizador del acto, han contactado aún con él para fijar su intervención.

<!–

La cúpula del PP sigue estando inquieta de cara al próximo Congreso de Valencia pese a que, tras la retirada de Juan Costa, parece seguro que no habrá ninguna candidatura alternativa a Mariano Rajoy. Sin embargo, a los colaboradores más cercanos al dirigente popular aún les quedan algunas incógnitas por resolver. Una de ellas tiene que ver con el discurso que pronunciará José María Aznar, según informó El Periódico de Catalunya.

Intervención sin fijar
Ni Rajoy ni Ramón Luis Valcárcel, encargado de organizar el congreso, habrían contactado aún con Aznar y, por cuestiones de agenda no se ha llegado a fijar si el ex presidente intervendrá el sábado por la tarde, antes de la votación, o el domingo por la mañana, después de ella. El entorno de Rajoy admite cierta preocupación por si la alocución del presidente de honor del partido podría influir en las bases y suponer algún cambio en las votaciones.

Sin sorpresas
Sin embargo, fuentes cercanas al los sectores denominados aznaristas apuntaron a El Plural que no habrá sorpresas durante el Congreso, y que Aznar no hará ninguna intervención que pueda variar los resultados de la votación. Según estas fuentes, apenas habrá cambios en el seno del PP hasta que se acerquen las próximas generales, en 2012, cuando el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, podría erigirse como sustituto de Rajoy.

Votos en blanco como crítica
Independientemente de la intervención de Aznar, lo más probable es que Rajoy salga elegido de nuevo presidente, puesto que no habrá más candidatos. Sin embargo, en las filas de Génova se muestran también preocupados por el posible voto de castigo que, en este caso, se traduciría en votos en blanco. Los populares temen que se llegue a un 15 por ciento de papeletas en blanco, provenientes de los sectores más críticos con Rajoy. El número sería significativo, puesto que en los últimos congresos nacionales, el líder elegido ha contado siempre con un respaldo superior al 95 pro ciento.

Aguirre deja libertad a sus delegados
Por su parte, Esperanza Aguirre, una de las dirigentes más críticas con Rajoy ha asegurado que dejará libertad de voto a los compromisarios de la Comunidad de Madrid. Según informó ABC, los presidente regionales suelen dar recomendaciones de voto a los militantes, cosa que no hará la presidenta madrileña. Aguirre dice no querer influir en el sentido del voto, y no instará a sus avales a votar ni a favor ni en contra de la candidatura de Rajoy.

Debate “cerrado” por la dirección
En las últimas horas, su consejero de Inmigración y es secretario general de FAES, Javier Fernández Lasquetty, alzó su voz para criticar una vez más que el debate sobre los candidatos a la presidencia del partido “ha sido cerrado de manera forzada” por parte de la dirección nacional, donde lo relacionado con el congreso “no se ha hecho bien” desde el principio.

Arenas, secretario general
Entre los datos que parecen más seguros, la COPE apuntó que el líder de los populares andaluces, Javier Arenas, será el próximo secretario general del partido. Al parecer, durante una reunión con su círculo de confianza el pasado martes, Rajoy habría asegurado que Arenas es la persona que más condiciones reúne para optar al cargo. Además, Rajoy habría señalado como personas que formarán parte de su “núcleo diario” a Juan Carlos Vera, Jorge Moragas y Esteban González Pons.

Los ideólogos de Aznar critican los intentos de centrismo de Rajoy

 

POLÍTICA

“La única política que emana de Génova ni siquiera es ya doméstica: es tribal”

ELPLURAL.COM

El Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), un think tank de corte neocon muy vinculado a José María Aznar, se ha sumado a las críticas contra Mariano Rajoy y la situación de crisis que se vive en el seno del PP. Según esta agrupación, “la única política que emana de Génova ni siquiera es ya doméstica: es tribal”. A su juicio, los que piden un giro al centro del PP “deberían explicar en qué exactamente hay que acercarse a la izquierda, si en la corrupción, el empobrecimiento de las naciones o en los crímenes cometidos en su nombre”.

<!–

En su artículo semanal en Libertad digital, el GEES apunta que los estudios estratégicos no tienen sentido desde que Zapatero llegó al poder, pues consideran que bajo su mandato “lo exterior y la visión de una España actor relevante en el ámbito internacional se hicieron añicos”. Partiendo de esta crítica, el grupo neocon, vinculado a la FAES del ex presidente Aznar, aprovecha para arremeter contra Rajoy y quienes pretenden un giro al centro del PP.

“¿En qué hay que acercarse a la izquierda?”
“Quienes se declaran abiertamente de centro deberían explicar en qué exactamente hay que acercarse a la izquierda, si en la corrupción, el empobrecimiento de las naciones o en los crímenes cometidos en su nombre. A no ser que lo que tengan sea una auténtica empanada mental”, adviertee el GEES.

“Explosivo cóctel”
El grupo criticó que “los defensores de una manida aunque nunca explicada modernización del PP” estén obteniendo “un explosivo cóctel con sus decisiones”, en el que se combinan “el aplauso de los actuales dirigentes socialistas”, “la solidaridad de los antiguos barones del PSOE”, “la misericordia de su principal oponente mediático, El País”, o la “crítica de los dirigentes históricos del PP”.

“Tiene que haber oposición”
Para estos ideólogos del PP más conservador, “tiene que haber una oposición” que “haga lo que tiene que hacer, vigilar al Gobierno estrechamente y oponerse a él con una plataforma clara de valores, ideas y principios”. A su juicio, “frente al asalto revolucionario de la izquierda posmoderna, solo un ideario liberal-conservador puede tener algo que decir en contra y servir de contrapeso y antídoto”.

“Tabla rasa con el pasado”
Según el GEES, cuando Zapatero llegó al poder “hizo tabla rasa con su propio pasado” y “desbancó a los pesos pesados socialistas” obteniendo como resultado “un Ejecutivo radical sin parangón alguno”. Actualmente estaría ocurriendo lo mismo en las filas populares, con la diferencia de los socialistas vivieron esta supuesta renovación desde el poder, mientras que Rajoy lo hace desde la oposición.

Doña Espe invierte en navajas albaceteñas; Rajoy todavía cree que es para pelar naranjas de Camps en Valencia.

POLÍTICA

Según ha informado Televisión Española

Esperanza Aguirre podría presentar una candidatura alternativa a Rajoy

MARCOS PARADINAS

Según informa TVE la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, podría haberse decidido finalmente a encabezar una candidatura alternativa a la de Mariano Rajoy en el próximo congreso del Partido Popular, en junio. Las fuentes consultadas por TVE aseguran que así se lo ha pedido en los últimos días el sector crítico y ella habría accedido finalmente. Tras conocerse la noticia, fuentes del Gobierno regional han negado a EFE que hubiera cambiado de opinión.

<!–

“El planteamiento de la presidenta sigue siendo el mismo que mantenía la semana pasada”, han asegurado a EFE fuentes cercanas a Aguirre, que han descartado que piense competir con Rajoy en el XVI Congreso Nacional del partido. Las mismas fuentes han recordado que la presidenta madrileña se ha mostrado “leal con su partido” y ha mantenido que, en el caso de que decidiera encabezar una candidatura alternativa a Rajoy, éste sería el primero en saberlo.

Sin embargo, según otras fuentes consultadas por TVE destacados dirigentes del PP habrían conseguido convencerla para competir con Rajoy por la presidencia del partido. Esperanza Aguirre fue una de las primeras voces en pronunciarse tras conocerse la noticia de que el ex funcionario de prisiones, José Antonio Ortega Lara había pedido la baja del PP, apenas 24 horas después de que María San Gil confirmara que no iba a continuar al frente del PP vasco. En concreto Aguirre calificóno de mala, “sino malísima noticia”. Esto sumado a los últimos movimientos de Rajoy, en cuyo equipo ella no parece estar incluida, prodría haber sido el detonante para empujarla a presentar una candidatura alternativa.

Fin de los avisos
De esta manera, se acabaría la retahíla de ambigüedades de Esperanza Aguirre respecto a su hipotética presentación para el Congreso que el partido celebrará en junio. Puede ser que, después de su negativa a tomar “decisiones inamovibles”, su discurso del “no me resigno”, y sus matizaciones que negaban su presentación “a día de hoy”, haya llegado el momento de salir de entre bambalinas.

De Costa a Aguirre
Estos días atrás ya se especulaba sobre la posibilidad de una candidatura alternativa, pero todas las miradas estaban puestas en Juan Costa. Sin embargo, los acontecimientos de los últimos días, cuando de los lunes negros se ha pasado a los terremotos diarios contra Rajoy, podrían haberse convertido en el trampolín que Aguirre necesitaba para presentarse.

Las renuncias de San Gil y Ortega Lara
La decisión de María San Gil de abandonar la presidencia del PP vasco y su escaño, a la que siguió la petición de baja de Ortega Lara y el anuncio de Regina Otaola de seguir los pasos de San Gil, no sentó nada bien a Esperanza Aguirre, que aprovechó la oportunidad de opinar sobre estas renuncias para cargar contra la cúpula popular. En ese sentido declaró que “son dos no malas, muy malas noticias, que yo creo que significan que algo se está haciendo no mal, sino muy mal en la dirección nacional del PP”.

Rajoy no veía “adversarios” todavía
Por otra parte, si se confirmase el paso al frente de Aguirre, Mariano Rajoy no habría podido elegir peor día para hacer las declaraciones de hoy en un acto con Nuevas Generaciones en Madrid. Allí ha asegurado que no ve a ningún militante del partido como “un adversario político” porque estos no existen dentro de la formación, sino “fuera”, por lo que ha vuelto a recalcar la necesidad de “integrar” a todos.

Rajoy puede que no cuente con ella
Bien es cierto que su posible candidatura frente a Rajoy no tiene visos de empeorar la relación que hay entre ellos. Más allá de la célebre invitación de Rajoy en Elche para que el que se quiera “ir al partido liberal o al partido conservador, que se vaya”, claramente dirigida a Aguirre, esta misma mañana, el líder del PP escurría el bulto cuando se le preguntaba si la presidenta de la Comunidad de Madrid estaría en su equipo, como sí estarán Gallardón y González Pons. Rajoy no ha sido capaz de concretarlo y únicamente ha valorado a la lideresa como una más del PP.

Disputas con Fraga
El que no se alegrará con la posible candidatura de Esperanza Aguirre es Manuel Fraga, que hace poco también se vio involucrado en uno más de los incómodos momentos que está pasando el PP. En un acto en Madrid en homenaje a las víctimas del terrorismo vio como su protegido Gallardón y Mariano Rajoy eran insultados gravemente, mientras Esperanza Aguirre se daba un baño de multitudes que le solicitaban precisamente esto, que presentara batalla a Mariano Rajoy. Aún más, Esperanza Aguirre se atrevió a increparle en público que le explicase qué problemas causaba ella en el PP, como le acusó Fraga un día antes en una entrevista en la revista Tiempo.

PP: Jaque mate a Rajoy a 28 de su congreso.

 POLÍTICA

Jaque mate a 28 días del congreso de junio

San Gil abandona a Rajoy y abre la crisis más profunda del PP

JOSÉ MARÍA GARRIDO

Tras una tensa reunión privada que duró poco más de 45 minutos, María San Gil comunicó ayer a Mariano Rajoy que no se presentará a la reelección en el congreso regional de julio y que tampoco acudirá a más Plenos del Parlamento de Vitoria. Con su decisión, San Gil abre una de las mayores crisis de la historia del PP.

<!–

“Tengo un problema de confianza contigo, te falta liderazgo”, le dijo María San Gil a Mariano Rajoy la semana pasada cuando abandonó la ponencia política debido a la existencia de diferencias fundamentales en la estrategia a seguir con los partidos nacionalistas. Fue entonces cuando San Gil anunció que si en un breve plazo de tiempo no superaba su crisis de confianza en el líder del partido, abandonaría la dirección del PP vasco.

Dicho y hecho
Ayer, las amenazas de San Gil se convirtieron en realidad. Una vez que la noticia fue filtrada a los medios de comunicación, Mariano Rajoy no tuvo otra opción que comparecer ante los periodistas para asumir la salida de San Gil.

“Apoyo” de Rajoy
“Sólo quiero decir que he apoyado siempre a María San Gil y que, tome la decisiones que tome, la seguiré apoyando”, comentó Rajoy a los periodistas en compañía de su jefa de prensa y del diputado del PP por Álava y estrecho colaborador, Alfonso Alonso.

“Esfuerzos”
Fuentes cercanas a la dirección se empeñaron en asegurar que Rajoy ha hecho y sigue haciendo “todos los esfuerzos” y tiene toda la “disposición” para que San Gil siga siendo presidenta del partido en el País Vasco. Sin embargo, esta opción cada vez parece más improbable.

“No hizo nada”
Incluso, varios medios de comunicación cercanos al entorno de San Gil indican que, en privado, Rajoy respondió con extrema indiferencia a la decisión de la política vasca y que no hizo nada para impedir su salida. Según ellos, todo responde a la “consumación de la jugada final” contra la política vasca, por lo que no sería de extrañar que la filtración hubiese salido del entorno del líder del Partido.

Quedan 30 días
Sea como sea, lo que está claro es que las diferencias entre el ala dura y moderada del Partido Popular son insalvables. En este contexto, la cuestión estriba en saber si en los 30 días que faltan para que se celebre el congreso del PP, la facción más conservadora del partido se atreverá a plantar cara a Rajoy y sus colaboradores, Gallardón entre ellos.

Aznar
De momento, todavía resuenan las palabras que José María Aznar pronunció el lunes pasado. “En política, la confianza es esencial”, dijo el ex presidente en una conferencia que pronunció en FAES.

jmgarrido@elplural.com.

A vueltas con la dimisión de María San Gil, sus motivos y consecuencias.

 POLÍTICA

 

Se refugian en sus principios para ocultar sus vergüenzas

Aznar pactó con los nacionalistas y Costa dijo hace meses que “no había motivos” para no repetir lo mismo

María San Gil, la nueva diosa de España –“representa lo mejor del PP”, Acebes dixit-, proclama que se fue de la ponencia política del Congreso popular de Valencia por “diferencias de criterio fundamentales”. Pero los otros dos ponentes, Alicia Sánchez Camacho y José Manuel Soria, afirman que el texto fue consensuado por los tres coautores. ¿Quién miente aquí? ¿Cuáles son tales “diferencias fundamentales”?

<!–

Jaime Mayor Oreja –cuya mano parece mecer la cuna del motín contra Mariano Rajoy y sus fieles- ha acusado de mentirosos a cuantos opinan que San Gil no tenía motivos para montar esta última y sonora algarada. Esteban González Pons, flamante portavoz in pectore del Partido Popular, asegura que “María es de todos” y el “PP no puede estar donde no esté María San Gil”. Pero eso es una vacuidad para salir del paso. O, simplemente, una falsedad. María no es de todos. San Gil encabeza la rebelión a bordo.

Romerías turbulentas
Todos y todas –salvo algunas excepciones de racionalidad, que también las hay en la derecha- llevan flores a María para desagraviarla en este mes de mayo de romerías turbulentas, mientras se mofan de Rajoy el ex presidente Felipe González y hasta Rodrigo Rato, a quien Luis María Anson -para liarla más- lo ha nombrado presidente del Gobierno con Esperanza Aguirre como vicepresidenta. Por su parte, el ratista Juan Costa, coordinador del programa electoral del PP -otro fichaje fallido de Rajoy-, ha manifestado sobre San Gil: “Es un gran referente político en el seno del partido y no se puede entender el discurso del PP sin ella”.

Escasa memoria
¿Cuál es el discurso del PP, señor Costa? ¿Acaso el que usted aventuró el domingo 22 de julio de 2007, entrevistado en El Mundo? ¿Se acuerda, señor Costa, del titular? Le refrescaré, por si acaso, la memoria: “Podemos volver a pactar con CiU, PNV y CC como en 1996 para gobernar”. Y usted justificaba su pronunciamiento del modo siguiente: “Sí. El PP ha demostrado que puede gobernar España en minoría con otras fuerzas políticas construyendo acuerdos y consensos buenos para el país. No veo motivo para que no pueda repetirse en el futuro (…)”.

Recordad 1996…
Podríamos precisar aún más lo que sucedió en 1996. El PP no necesitaba para gobernar el apoyo del PNV. Sólo con Coalición Canaria y con CiU llegaba la derecha a sumar 176 diputados, mayoría absoluta. Pero Aznar quería más y buscó con ahínco –ofreciendo el oro y el moro a Arzalluz- el apoyo de los cinco diputados del PNV. Fíjese, señora San Gil. En septiembre de 1997, Arzalluz, llegó a decir: “Aznar ha hecho más por nosotros que el PSOE en 13 años”.

Más intentos
En las elecciones de 2000, el PP obtuvo por sí solo mayoría absoluta. Sin embargo, José María Aznar propuso un año después a CiU que se incorporara a su Gobierno con dos ministros, lo que rechazó Pujol. Más tarde, en 2002, invitó formalmente a Miquel Roca a ser ministro de Asuntos Exteriores, pero la respuesta fue negativa. En cuanto a Coalición Canaria, conviene señalar que, tras las elecciones municipales y autonómicas del pasado año el PP insular –con el visto bueno de Génova 13- se echó en brazos de los nacionalistas canarios para cerrar así el paso a los socialistas, cuyo candidato a la Presidencia del Gobierno autonómico, Juan Fernando López Aguilar, había logrado un extraordinario resultado.

Lo hubieran hecho
No nos engañen más. No se refugien en sus sacrosantos principios para ocultar sus mentiras, sus vergüenzas y sus contradicciones. Si el 9 de marzo, Zapatero no hubiera ganado en las urnas y Rajoy hubiera podido instalarse en la Moncloa con el respaldo de los tres partidos citados por Costa, ni San Gil ni Mayor Oreja ni el mismísimo Acebes –virtuoso en el arte del embuste bajo la enseñanza del Aznar de las Azores- habrían rechistado. El Gobierno del PP asumió el proceso de paz con ETA y ahora niega haberlo hecho. Pactaron con los nacionalistas para conseguir el poder y en la actualidad se hacen los estrechos en nombre de España. Son tan aficionados a las trampas que, en este tiempo de bronca interna, las trampas se las hacen entre ustedes. Bochornoso espectáculo el de la derecha, tan a menudo atacada de amnesia.

Enric Sopena es director de El Plural

Destapan presunto tráfico de influencias del yerno de Aznar en Almería.

NOTIC. ANDALUCÍA

Según los socialistas, Alejandro Agag ostenta la exclusiva de representación de los proyectos de Foster en España

Destapan presunto tráfico de influencias del yerno de Aznar en Almería

ELPLURAL/ANDALUCIA

José Antonio Amate, portavoz del grupo municipal socialista en Almería puede haber descubierto un supuesto escándalo de grandes dimensiones y que promete “traer cola”, dado el perfil de algunas de las personas supuestamente integradas en el “affaire”. Amate ha dado a conocer que el representante de Norman Foster, el arquitecto contratado a dedo para el diseño y dirección de obra del Palacio de Congresos de la ciudad, está representado en España por Alejandro Agag, yerno de José María Aznar. Según estas informaciones Agag ostenta la exclusiva de representación de los proyectos de Foster en España.

<!–

Para el portavoz socialista el “caso Foster” pasa ahora de contrato con irregularidades a la categoría de “tráfico de influencias”. Según el portavoz socialista, “fuentes madrileñas de toda solvencia”, le han informado que “el representante y comisionista de las obras que se contratan para el arquitecto en España, es el yerno de Aznar”. De confirmarse la la vinculación laboral del arquitecto británico con el Alejandro Agag, podría abrirse un proceso de investigación e información interna en el ayuntamiento almeriense de amplia trascendencia política.

Agag “se lleva la comisión”
Amate ha afirmado que los socialistas “estábamos extrañados de que hubiera tanta insistencia en que no se aceptaran informes independientes en esta contratación, hasta que hoy hemos conocido que el responsable y representante de Foster en España es el yerno de Aznar”. Estas circunstancias explicarían según el portavoz socialista, la negativa del Ayuntamiento de Almería a valorar otras opciones que no fuese la de Foster. En el grupo municipal sospechan que el alcalde, el popular Luis Rogelio Rodríguez Comendador “estaba presionado por el entorno de Aznar, porque es su yerno quien se lleva la comisión”.

Vía penal
Amate ha afirmado que “jamás se nos ha dado una explicación, ni por parte del alcalde ni del concejal que gestionó el asunto, Pablo Venzal, sólo se nos habló de prestigio”. El lunes pedirán explicaciones al alcalde, aunque ha adelantado que lo negará y que afirmará que no hay influencia externa”. De confirmarse oficialmente, “nos obligaría a abandonar la vía contencioso-administrativa en favor de la penal” para depurar posibles responsabilidad por un presunto delito de “prevaricación o tráfico de influencias”, sentencia Amate .

Hermana de Agag en Londres con Foster
Se da la circunstancia de que ya hay constancia documental de la relación laboral de una hermana de Agag con el estudio, para el que trabaja en la capital británica. Amate dice “haber disipado muchas dudas” con esta información “que me abre los ojos y explica porque el alcalde se aferra a unos informes técnicos municipales para justificar una resolución que pedimos se analice jurídicamente”. A juicio de Amate, “Agag ha influido en el Ayuntamiento para que se tome una decisión absolutamente ilegal”.

De Valencia a Almería pasando por Murcia
Alejandro Agag es conocido en la zona del Levante por sus negocios. En plena campaña electoral se dio a conocer por Francisco Camps el contrato por el que Valencia se hacía con una prueba del campeonato de F1, siempre y cuando, el PP triunfase en la comunidad. Entre otras obras relacionadas con el arquitecto británico y los gobiernos del PP estarían el contrato por el que Foster ha diseñado las marquesinas del transporte urbano en Murcia. Bajando la brisa de litoral mediterráneo la siguiente provincia es, casualmente, Almería.

Recurso al acuerdo del Ayuntamiento

El grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Almería presentó el día 6 un recurso contra el acuerdo de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento (PP) que adjudicaba a Norman Foster, el contrato de consultoría para Palacio de Congresos de Almería. Ya entonces, los socialistas no justificaban la utilización de procedimiento negociado, que tiene “carácter excepcional” y sólo procede cuando concurren las causas previstas a la ley, “debidamente justificadas”. Por ello el PSOE solicitó dejar sin efecto el acuerdo e iniciar uno nuevo más abierto. El tiempo, si estas acusaciones se certifican, les daría la razón en su oposición al contrato con Foster.

40 millones de euros

El futuro Palacio de Congresos de la capital está inicialmente presupuestado en unos 40 millones de euros, de los que la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte se comprometió a financiar ocho.