El PSPV pide elecciones anticipadas.

Angel_Luna_portavoz_socialista_Cortes_Valencianas

Debate de política general

El portavoz del PSPV-PSOE en Les Corts Valencianes, Ángel Luna, ha afirmado hoy que hay “un gravísimo fenómeno de corrupción generalizada” en la Administración valenciana, de la que ha responsabilizado exclusivamente al president de la Generalitat, Francisco Camps

EFE/LEVANTE-EMV.COM Luna ha hecho esta acusación durante su intervención en el Debate sobre el Estado de la Comunitat, en una intervención en la que ha señalado también que Camps era el único que tenía “responsabilidad sobre todas las consellerias para conseguir que Orange Market contratara con todas a las vez habiendo aparecido de la noche a la mañana”.

“Rajoy tenía razón, esto no podía ser cuestión de tres trajes”, ha afirmado en alusión a unas declaraciones del presidente del PP, y se ha mostrado convencido de que lo de Camps es “la crónica de una muerte anunciada” porque ha convertido la Comunitat Valenciana en el “patio de Monipodio”, donde “se juntaban los que eran ladrones”.

Luna ha aclarado que el jefe del Consell “no es Monipodio”, personaje creado por Miguel de Cervantes, ese sería Francisco Correa, cabeza de la supuesta trama de corrupción investigada en el caso Gürtel, según el socialista, quien sí ha acusado al president de “alquilarle el patio”.

Ante esta situación el portavoz del PSPV ha vuelto a pedir a Camps que reconsidere la convocatoria de elecciones anticipadas para “dar portazo a un periodo truculento de la historia de la Comunitat Valenciana” y se ha mostrado convencido de que si no lo hace, el máximo responsable del Consell “no va a poder aguantar la presión que se le viene encima”.

El socialista ha insistido en que Camps “ha mentido en sede parlamentaria” cuando negó que desde Orange Market se le hubieran regalado trajes, y ha apuntado que así lo demuestra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia valenciano, que “no ha decidido absolverle, ha decidido no juzgarle”.

El sistema democrático en la Comunitat Valenciana “no funciona” porque “no hay una mínima transparencia” y desde el Gobierno de la Generalitat se ha “jugado descaradamente al populismo” creando una única imagen del “buen pueblo valenciano” y tachando de “traidores y rastreros” a los que no la comparten.

La acción política de Camps, a su juicio, se ha orientado a “mantener una fastuosa maquinaria de propaganda” para construir una “imagen” que le permita “mantenerse en el poder”.

“Toda su política ha sido construir imagen positiva para usted y negativa para sus adversarios políticos”, ha señalado y ha puesto como ejemplo “la manipulación y el monopolio de Canal 9” que a su juicio ha llevado a muchos a preguntarse “si de verdad ha habido elecciones libres y en igualdad de condiciones entre los distintos partidos políticos” valencianos.

Luna ha apuntado que el “problema” que ahora tiene Camps es que “el aparato que montaron era una sucursal y no contaban con los problemas que iba a tener la casa madre”, que empezaron cuando un concejal del PP “puso encima de la mesa todo lo que había venido recogiendo y grabando, y cuando entró un juez de la Audiencia Nacional y luego otros tribunales de justicia”.

En ese momento, ha indicado, “se le quebró la imagen, esa imagen de austeridad, de rigor y de persona seria que usted tenía”, lo que ha producido un “bloqueo” en su acción política que se limita “vivir el día a día” y que “va a remolque de los procesos judiciales en los que está, ha estado o va a estar implicado en el futuro”.

“La debilidad de su situación es pasmosa”, ha afirmado el socialista, quien ha señalado que un ejemplo de ello es la remodelación del Consell que hizo, en la que es “objetivamente demostrable que usted ha perdido” y que llevó aparejados “cambios colaterales” como la salida del director de RTVV, Pedro García, o de la jefa de Gabinete de Camps, Ana Michavila.

Luna también ha criticado que Camps anuncie un plan de austeridad que supondría ahorrar más de 300 millones de euros, cuando la desviación por gasto farmacéutico el año pasado fue de 410 millones de euros y ha denunciado la falta de ejecución del Plan Confianza, puesto en marcha para luchar contra la crisis.

José Tomás: “Camps me llamó, su mujer llorando… esperaba que dijera que él había pagado sus trajes. Pretendían que me comiera el marrón”.

30/08/2009

   El Plural / Política

  POLÍTICA

El sastre revela a El Plural que votó durante años al PP, “pero no tienen vergüenza”

CECILIA GUZMÁN

“El sastre”, “sastrecillo valiente”, “falso sastre” son algunos de los motes que ha tenido que escuchar José Tomás desde que se vio envuelto en el caso Gürtel por tener en su cartera de clientes a Francisco Camps y a otros cargos de la Generalitat valenciana. Tomás dice que ni sastre, ni valiente; simplemente un comercial de una cadena de tiendas que tenía además la responsabilidad de dirigir varias sucursales. Hace unos 17 años inició la relación con uno de sus principales compradores, un hombre que llegaría a tener mucho éxito en el mundo de la publicidad y la imagen, Álvaro Pérez (El Bigotes).

<!–José Tomás nos recibe en su casa y durante una charla distendida intenta mostrar quién es y cómo le ha cambiado la vida desde que salió a la luz este caso. “Llevo más de 40 años en este negocio, trabajando para la familia Hinojosa. Primero en Cortefiel, luego en Milano, y por último, en Forever Young, porque “Eduardo Hinojosa me vino a buscar y me ofreció dirigir varias sucursales”.

Su amistad con El Bigotes y Crespo
“Estoy mezclado en este caso porque yo conozco a los que ahora mismo están implicados. Álvaro Pérez, desde hace 17 ó 18 años; a Pablo Crespo [ex secretario de Organización del PP gallego y administrador de Orange Market], hace unos 11 años; a Francisco Correa, le he visto varias veces. Han sido clientes habituales, hasta que salió esto y comienzan a investigar y encuentran facturas con nombres de políticos, porque en las tiendas sí encuentran pruebas de que se les ha hecho ropa a políticos. Y el único que ha atendido a esos políticos soy yo, por eso llegan hasta mí”.

“Estaría en la cárcel”
Tomás explica por qué colaboró desde el primer momento con la policía judicial y la fiscalía. “Si no lo hubiera hecho, estaría en la cárcel, ¿y quiénes son ellos para taparles nada? Con lo que hay grabado, es que nadie sabe la cantidad de pruebas que tienen en el caso Gürtel. El archivo es inmenso. ¿Por qué me la iba a jugar yo…? Eso es lo que han pretendido, que yo me comiera el marrón”.

El despido
Al día siguiente de declarar ante el juez Baltasar Garzón, José Tomás recibe una carta de despido de Forever Young e inmediatamente comienza una campaña contra él por parte del PP, principalmente del portavoz de Justicia, Federico Trillo, y de la prensa afín, que se hace eco, como ABC y El Mundo. Es entonces cuando decide conceder una entrevista en la que cuenta lo que ya hemos ido sabiendo: que los altos cargos de la Generalitat adquirieron trajes en las tiendas Milano y Forever Young que eran pagados por las empresas de la trama Gürtel, y que Álvaro Pérez y Pablo Crespo se encargaban de todo.

Trillo “es una persona mala”
“Trillo es la persona más mala que hay en este país. Yo termino de declarar, recibo la carta de despido de Forever Young y hago las declaraciones a El País. Ese mismo día, yo estoy seguro de que se sentaron el señor Hinojosa y el señor Trillo para trazar su estrategia, puesto que lo que declaró Hinojosa fue textualmente lo que dijo Trillo en Onda Cero, lo mismo”. Y a partir de ahí empiezan las calumnias de El Mundo, ABC, la COPE e Intereconomía”.La comida con Correa e Hinojosa
“Hinojosa viene un día y me dice: ‘oye, organiza una comida y los invitamos a comer’. Él sabía la importancia de lo que facturaba este cliente, no sólo en trajes, compraban también grandes cifras en relojes, de 6000 y 7000 euros, porque Hinojosa organizaba también subastas de relojes. Entonces quedamos a comer Correa, Álvaro, Crespo, Hinojosa y yo. Hinojosa le planteó a Correa que él quería comprar un edificio en Alfonso XII, y buscaba otro socio porque una planta se la quedaba Botín, otra se la quedaba él, y una tercera se la ofrecía a Correa. Y éste dijo: ‘qué va, eso es un negocio demasiado grande para mí”.

 

“El PP está corrompido totalmente”
“Camps va a acabar como una persona mentirosa. Ahora mismo todo lo que pueda hacer contra él y contra el PP lo haré. He sido votante del PP durante muchos años, pero no tienen vergüenza. Está corrompido totalmente. Álvaro me contó lo que pasó en el Congreso de Valencia, entre bastidores. Él organizó el acto. Nadie se imagina lo que se vio allí, hubo casi puñaladas. La frase ‘Hijo de puta’ es la más suave que se dijo entre la cúpula popular. A mí me dice Álvaro: ‘He visto en política de todo… pero el comportamiento de todos estos me ha dado vergüenza ajena’. Camps apoyó a Rajoy, si no, no habría salido. La gente con peso dentro del PP estaba de él hasta las narices. Y todo lo que me ha contado de la época de Zaplana, a Álvaro le tocó quitar mucha mierda de ese”.

¿Ahora nadie conoce a Álvaro Pérez?
Sobre El Bigotes, Tomás se muestra sorprendido de que ahora los del PP digan que apenas le conocen. “Una persona que durante 12 años ha tenido la responsabilidad de que a cualquier sitio del mundo que fuera Aznar, o los dirigentes populares, él les montaba todos los actos. Ha hecho que ganaran todas las elecciones. Y no sólo me asombran los del PP, también algunos periodistas como Sáenz de Buruaga. Yo le conocí por Álvaro Pérez, me lo presentó él. Y los debates que ha hecho en Telemadrid después de abrirse el caso Gürtel son asquerosos. O Carlos Herrera, en Onda Cero, que en abril había cerrado con Álvaro Pérez un programa de cachondeo sobre políticos…hubo una comida entre Pablo Crespo, Carlos Herrera y Álvaro Pérez, y sin embargo Herrera se ha dedicado a difamarle y también ha dicho muchas mentiras sobre mí”.

Camps esperaba que yo dijera…
Tomás habla también sobre Camps. “Le envié un mensaje a través de su abogado: le he querido mucho, pero en la vida, cada uno tiene que apechugar con lo que le toca”. José Tomás está resentido con el presidente valenciano. “Me llamó varias veces a mi casa, desde el ocho de febrero, conversaciones de 40 minutos. La última, a la una de la mañana, su mujer llorando. Él me decía, ‘es mi mujer que está llorando, y también la mujer de Álvaro, que está fatal. Álvaro es un bocazas’. Yo se que lo que Camps esperaba es que yo dijera que había pagado él sus trajes. Le preocupaba si alguien tenía una factura a su nombre que la hubiera pagado otro”.

“Tú ignoras que ellos no pagan”
José Tomás explica que Álvaro Pérez y Pablo Crespo no cuidaban demasiado las apariencias. “Oye, –le decían- que ellos nunca paguen. Tú, de cara a ellos, ignoras que ellos no pagan. Y yo les respondía que a mí eso no me importaba. Les pasaba las facturas y ellos me las pagaban, y yo tenía mi opinión personal sobre todo aquello, pero me la reservaba”.

“Me consta que a Betoret le untaban”
“A mí no me consta si Camps decidió alguna adjudicación, pero Betoret…[ex jefe de gabinete de la Consellería de Turismo, imputado junto a Camps], éste sí me consta que le han untado. Un día comimos juntos y Álvaro me dijo, ‘ahora necesito que nos dejes solos, que éste se está haciendo de rogar’…”.

Francisco Camps más cerca del banquillo.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    07/07/2009

El Zumbido

El PP resiste los envites de los tribunales sólo porque tiene un blindaje mediático capaz de amortiguar los mayores escándalos. En realidad, la prensa española está dividida entre quien tiene miradas sólo para los defectos del enemigo y ceguera para los aliados políticos y financieros. Y quienes tienen pretensiones de una cierta imparcialidad. Pero también hay un ranking de desvergonzados.

<!–El director de El Mundo es un especialista en aplicar la teoría del “tornillo sin fin” al mínimo descuido de la izquierda. Es un periodismo de perro de presa que no suelta el bocado aunque ya no quede ni el hueso. La fortuna personal de Pedro J. Debe ser proporcional a la falta de escrúpulos que tiene para seleccionar a sus víctimas que son tan estupidos en muchos casos que quieren negociar con él, pensando que lo mismo que al contrario de lo que le ocurre al escorpión, el supuesto periodista dejará de utilizarlo aunque el instinto le dicte el ataque y sus intereses también; es selectivo con sus víctimas: sus aliados están a salvo hasta el momento que dejen de tener utilidad.

Ocurre ahora en el PP que los escándalos del caso Gürtel todavía no le están pasando factura porque los medios de la derecha dura, que son muchos, restan importancia a lo que es obsceno y cada vez más indefendible. Invierten la contumacia con la que golpean a cualquier miembro del Gobierno en blindaje para los presuntos delitos de la oposición. Y eso va dibujando cada vez con más furor una división de las españas entre los que no quieren ver los defectos de los propios y los ciudadanos progresistas que tratan de ser imparciales con los déficit de los propios.

Ahora el Tribunal Superior del País Valenciano ha dado una vuelta de tuerca al proceso contra el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, porque ve indicios claros de un delito de cohecho. Casi nada. Mariano Rajoy se agarra a que “nadie se vende por unos trajes” sin recordar que la versión oficial mantenida por el que será acusado es que los trajes los pagó él. En esta España del PP empiezan a aparecer fenómenos berlusconianos en los que pronto saldrán Barcenas y Camps afirmando que los españoles saben como son y les quieren así. Bueno, es una posibilidad que resulta odiosa para casi todo el mundo pero ¿nadie se acuerda de que Silvio Berlusconi estuvo en la fastuosa boda de la hija de Aznar en El Escorial?

Carlos Carnicero es periodista y analista político.

El TSJCV mantiene a Francisco Camps como imputado por presunto cohecho

2008042185especamps_efe

 

Minuteca todo sobre:

 

A.L.. 20.05.2009

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) sigue manteniendo a Francisco Camps como imputado por un supuesto delito de cohecho relacionado con la trama de corrupción del ‘caso Gürtel’, después de que el presidente de la Generalitat haya declarado en la mañana de este miércoles ante el juez instructor del caso, José Flors.

Tal y como han informado fuentes del tribunal a 20minutos.es, también se mantiene la imputación por el mismo delito al actual jefe de Protocolo de la Diputación de Valencia, Rafael Betoret,  quien también prestó declaración este miércoles ante el juez, a igual que el responsable de Orange Market, Álvaro Pérez, conocido como ‘el Bigotes’, imputado por el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, dirigido por Baltasar Garzón. Para ninguno de los tres se han impuesto medidas cautelares.

El TSJCV no ha adoptado ninguna medida cautelar para Francisco Camps

El TSJCV concluyó en un comunicado que, tras las declaraciones de esta jornada, “el procedimiento sigue su curso“. Sin embargo, tan sólo unos minutos antes de hacerse público el comunicado, el presidente del PP, Mariano Rajoy, decía que el TSJCV había dejado “libre y sin cargos” a Camps.

Este jueves declarará el sastre de Camps

Hasta la fecha -además de Camps, Betoret y Pérez- han declarado en calidad de imputados el secretario general del PPCV, Ricardo Costa, y el ex vicepresidente y ex conseller Víctor Campos, que declararon este martes y para los que el instructor tampoco adoptó ninguna medida cautelar.

La próxima comparecencia señalada será la del sastre José Tomás, que declarará este jueves en calidad de testigo. Asimismo, el magistrado instructor de la causa acordó también llamar a declarar como testigos a todas las personas que han autorizado contratos entre la administración de la Generalitat Valenciana y la empresa Orange Market.  Asimismo ha acordado que se practique una prueba pericial contable.

La declaración de Camps

Este jueves declarará el sastre  José Tomás

Sin duda, el protagonismo de este miércoles se lo ha llevado Francisco Camps, quien se ha mostrado “muy contento y satisfecho” de haber podido contar al juez instructor del ‘caso Gürtel’ “la verdad” sobre su supuesta relación con la trama de corrupción y ha expresado su confianza en que “esto vaya lo más rápido y lo mejor posible”.

Camps ha hecho estas declaraciones a los periodistas a su salida del Palacio de Justicia de Valencia, donde ha declarado durante 45 minutos. Estuvo acompañado por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y por sus tres vicepresidentes.

El Supremo admite la titulación de Filología Catalana para acreditar el valenciano

105385

La Generalitat rechazó la titulación en las oposiciones docentes convocadas hace seis años

R. Laguna/E. Press, Valencia
Una segunda sentencia del Tribunal Supremo admite la validez de la titulación de Filología Catalana para acreditar el conocimiento del valenciano en las oposiciones a docentes convocadas por la Generalitat hace seis años. La anterior sentencia ya se pronunció sobre el fondo en 2006, como recuerda ahora la sala de lo contencioso, cuando convalidó las titulaciones de las Juntas Calificadoras de Cataluña, Valencia y Baleares. Ya son 15 las sentencias del TSJCV en el mismo sentido, más un pronunciamiento del Tribunal Constitucional, además de las dos del Supremo.
Así, la sección séptima del Alto Tribunal desestima un recurso interpuesto por la Generalitat contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), que daba la razón al Sindicat de Treballadors de l’Ensenyament del País Valencià (STEP-Iv).
Este sindicato recurrió las órdenes de la Conselleria de Educación por las que se convocaban procesos selectivos para el ingreso a los cuerpos docentes no universitarios y que no contemplaban la Filología Catalana como titulación válida para la acreditación de conocimientos de valenciano.
De este modo el fallo, que ha contado con un voto particular en contra, reconoce la validez del título de Filología Catalana para quedar exento de las pruebas de valenciano a las que deben someterse los aspirantes que no poseen la formación exigida.
“Contrario a derecho”
El TSJCV rechazó entonces anular los actos administrativos, pero declaró contrario a derecho “cualquier interpretación de las bases que conduzca al resultado de considerar que los aspirantes en posesión de la titulación de Licenciatura en Filología Catalana, u otros homologados a la misma, están obligados a someterse a la prueba obligatoria y eliminatoria de valenciano”.
Ahora, el Tribunal Supremo ha considerado que esta sentencia “no incurre en incongruencia, ya que la Sala no se aparta en su sentencia de lo que fue el tema controvertido”, como advierte el magistrado que ha emitido un voto particular en contra y que, paradójicamente, es valenciano.
“Dicho de otro modo, lo que la Sala de Valencia viene a decidir es que las convocatorias impugnadas son únicamente nulas en cuanto a la exclusión que establecen sobre la equivalencia jurídica que ha de otorgarse a las titulaciones sobre valenciano y catalán”, agrega la sentencia facilitada ayer por el TSJCV.

Cuando Calatrava vuelve, los medicos se van.

LEVANTE-EMV, GREGORIO MARTÍN Viernes, 24 de Octubre de 2008.

Entre otras muchas cosas, Santiago Calatrava, valenciano con estudio central en la solidaria Suiza, tiene mucho de paradigma de lo que ha ocurrido en estos últimos años en esta tierra. Desgraciadamente, además de su indiscutible valía como ingeniero/arquitecto, parece demostrada su incapacidad para acertar en las estimaciones presupuestarias de sus diseños; unas obras tan destinadas a asombrar a parte del mundo, como a ser objeto de millonarias minutas tanto para el propio genio de Paterna, como para las empresas que materializan sus diseños. En este contexto, contrasta la cólera expresada por la ciudad de Venecia con motivo del presupuesto final por el que le ha salido su puente de Calatrava, con el silencio complaciente de Valencia -cuyo catálogo local se habría incrementado el 9 de octubre con el Pont de l´Aussut de l´Or, de no ser por errores técnicos que le mantienen en estado de «no servicio»- siendo como es, esta ciudad, toda una referencia de incumplimientos presupuestarios muchísimo mayores que los del puente veneciano.
Por otro lado, se hace muy duro constatar, tanto como paciente, como ciudadano, la veracidad de los comentarios de los profesionales de la sanidad pública valenciana que se quejan de la marcha a destinos alejados de la Comunitat de muchos nuevos médicos y enfermeros en busca de puestos de trabajo mejor remunerados y reconocidos. Mas allá de la escandalera que el PP ha montado por no recibir unos adelantos que, en mi modesta opinión, no le corresponden, y de la incapacidad del ministro de Sanidad de explicar lo que realmente pasa, el resumen de la situación la dio hace pocos días Pedro Solbes en una entrevista radiofónica: «Dentro del sistema de financiación no existe una partida de dinero específica para la sanidad, sino un monto global para cada comunidad autónoma, quien debe decidir a qué áreas lo destina». La respuesta del vicepresidente es desgraciadamente impecable y adelanta una dura realidad para todos los pacientes de la sanidad pública, ante la respuesta que el Ministerio de Hacienda va a dar (porque no puede dar otra) al ingenuo documento del Ministerio de Sanidad junto a las 17 administraciones sanitarias de las comunidades autónomas, reunidas en el inútil Consejo Interterritorial de Salud, solicitando que se garantice la sostenibilidad del actual Sistema Nacional de Salud. Dejémonos de juegos florales, para que la sanidad pública se pueda sostener. Las comunidades autónomas, unas más que otras, tienen que renunciar a otros gastos públicos y ésta es una circunstancia en la que la Generalitat Valenciana no ha sabido estar a la altura que sus obligaciones le demandaban en una sociedad democrática. Por si hubiera alguna duda, Solbes considera lógico y «esperable» que los consejeros de Sanidad, junto a Bernat Soria, reclamen más dinero para su área, pero ha insistido en que son las autonomías las que deben repartir los recursos financieros y destinarlos a las áreas que crean convenientes. En otras palabras, si se pagan genios como Calatrava, se corre el riesgo de que los médicos y otros profesionales no puedan ser retribuidos con la misma intensidad.Cualquiera que sea la opción política del lector, creo que sentirá un cierto alivio cuando el vicepresidente segundo del Gobierno, micrófono en mano, se muestra convencido de que se llegará a un acuerdo para el nuevo sistema de financiación autonómica, en el que «habrá algo más de dinero», aunque tenga que ser él mismo, quien mucho mejor informado que su colega Soria y asumiendo el papel de vigilante de los dineros públicos porel que le pagamos, diga con una claridad que todos debemos interiorizar: «Si los ingresos del Estado van a peor, los ingresos de las comunidades autónomas también irán por esta senda». Y como político ya no puede ser más claro: «Quien piense que la crisis es sólo del Gobierno central y a las comunidades autónomas no les toca, se equivoca».En estos días en que el equipo de Camps ya no sabe qué decir para justificar la deuda sanitaria y con la angustia personal que tiene uno de ver los sesenta años ya cercanos, como homenaje a tanto buen profesional médico que sigue trabajando en esta tierra, hoy se puede entender mejor porqué Calatrava vuelve tanto a Valencia y porqué tantos médicos se nos van.*Catedrático en Ciencias de la Computación. Universitat de València