Ahora Rajoy es cuestionado por su connivencia con la ausencia de ética en la política.

POLÍTICA

 

Hace un año el jefe del PP era criticado por falta de liderazgo

¿Y ahora qué decisión va a tomar Mariano Rajoy en relación al trío de aforados? Estos son Jesús Merino, diputado a escala nacional; Gerardo Galeote, aún eurodiputado, y Luis Bárcenas, senador popular por Cantabria y tesorero del partido.

<!–acabó la farsa, aunque algunos farsantes <i>marianistas</i> continúen jugando al equívoco y, sin duda, al cinismo en Génova 13. Durante meses, el jefe de la derecha –para proclamar la inocencia del terceto de presuntos implicados- se ha venido refugiando en el dato o la circunstancia procesal de que ninguno de los tres estaba imputado.

“Con carácter de urgencia”
Ahora ya están imputados y se les acusa de presuntos delitos de cohecho y contra la hacienda pública. Antonio Pedreira, juez instructor del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), ha remitido la causa al Tribunal Supremo y además ha exhortado a sus colegas a que llamen a declarar a los imputados “con carácter de urgencia” pues los hechos a investigar -ha precisado- pueden prescribir dentro de un mes.

“Nuevos hechos”
Pedreira subraya en su escrito al Supremo que él ha encontrado indicios de delito por los supuestos vínculos, de estos tres políticos del PP, con la trama o caso Gürtel. La actitud del juez del TSJM es compartida por la Fiscalía Anticorrupción. Pedreira reconoce que los últimos informes aportados por la Fiscalía y por la Agencia Tributaria le han llevado a elevar el sumario al Supremo, subrayando que ha “descubierto nuevos hechos” de modo que no descarta que los aforados “hayan podido incurrir en infracciones de naturaleza administrativa y penal”.

Un puñetazo
¿Y usted, Sr. Rajoy a que sigue esperando para dar un puñetazo en la mesa de su despacho? ¿Por qué no dice en voz alta que “hasta aquí hemos llegado”? Atrévase de una vez a declarar que los tres imputados no merecen formar parte del Partido Popular, que se les suspende de militancia y que serán de inmediato destituidos de sus cargos y responsabilidades.

El ridículo
Ayer la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, en La mirada crítica de Tele 5, preguntada por María Teresa Campos, no hizo más que el ridículo. Respondía como si fuera un robot e insistía de forma patética utilizando argumentos tan endebles como estólidos. ¡Cuánto le costó admitir a Sáenz de Santamaría que los políticos no sólo han de ser votados en función de su gestión, sino que han de serlo también por su honradez!

Emergente corrupción
Rajoy se ha abrazado en estos tiempos de emergente corrupción pepera a Francisco Camps y a Luis Bárcenas, los dos imputados de mayor relieve político del caso Gürtel. Los ha protegido y los ha amparado. Casi se ha convertido objetivamente en cómplice de ambos. Su conducta como candidato a la presidencia del Gobierno de España ha oscilado entre la cobardía y la incapacidad para regenerar su propio partido, atrapado por una mafia de sinvergüenzas muy bien relacionada con algunos de los mandamases de la derecha.

Política y negocios sucios
El hombre que, emulando a su padrino Aznar, se ha ofrecido en El Mundo para sacar a España de la crisis económica internacional, resulta que es sencillamente impotente a la hora de plantar cara a los profesionales del pelotazo o a los que confunden en su beneficio la política con los negocios sucios y, eso sí, suculentos. No le importa a Rajoy, ni poco ni mucho, que gentes como Carlos Fabra o los imputados de la saga Correa hayan alcanzado –sin rubor ni límite conocido- su enriquecimiento escandaloso gracias a métodos caciquiles o de rufianes posmodernos.

Ausencia de ética
Rajoy era hace un año cuestionado severamente por su falta de liderazgo. Ahora lo es por algo muchísimo más grave: su connivencia con la amoralidad o la ausencia de ética en la política.

Enric Sopena es director de El Plural

Funcionarios de la Comunidad de Madrid, acosados por negarse a hacer de espías.

OESIN-ESPANA-WEB-AGUIRRE-DONACIONES

POLÍTICA

Una explosiva denuncia de la UGT eleva aún más la temperatura de la presunta trama

ELPLURAL.COM

Conforme avanza la investigación periodística de El País, peor pinta la situación en la Comunidad de Madrid, en relación con la presunta trama de espionaje que habría sido gestionada desde la Consejería de Interior. El diario de PRISA reproduce ahora una explosiva carta de representantes de trabajadores de la seguridad en la Comunidad de Madrid, que denuncia el acoso sufrido por muchos de estos funcionarios al haberse negado a realizar tareas de espionaje. El asunto puede dar mucho más de sí.

<!–

El País continúa destapando lo que promete crecer hasta extremos desconocidos. Según ha informado este diario, el Gobierno de Esperanza Aguirre tiene desde el 22 de enero una denuncia de representantes de trabajadores de la Comunidad de Madrid en la que se sostiene que empleados de la Consejería de Interior “han sufrido hostigamiento, acoso y menosprecio durante los últimos años por no prestarse a realizar tareas relacionadas con las que están destapando los medios de comunicación”, en referencia al espionaje a políticos destapado por el mencionado diario. Los trabajadores, según la denuncia enviada por el secretario de Administración Autonómica de UGT al director de la Función Pública, Miguel López González, rechazaron esas “tareas” porque “podrían rayar en la ilegalidad”. UGT pide que se aclare quiénes han participado en la “supuesta trama” de espionaje.

Acoso por no espiar
El sindicato UGT ha asegurado contar con 18 de los 40 miembros que conforman el núcleo duro de la seguridad de la Consejería de Interior y ha enviado su explosiva carta al mencionado director general. “Como usted sabe”, dice textualmente la misiva, “este colectivo conformado por unas 40 personas y que son empleados públicos de la Comunidad de Madrid, ha sufrido un hostigamiento, acoso y menosprecio durante los últimos años, por no prestarse, entre otras cuestiones, a realizar tareas relacionadas con las que están destapando los medios de comunicación en la actualidad, al entender estos, con buen criterio, que esas tareas eran una extralimitación a sus funciones y podrían rayar en ilegalidad”.

Urgente investigación
La carta de UGT agrega: “Como en nuestra opinión es absolutamente incierto que todo el colectivo de seguridad esté o haya participado en los hechos mencionados anteriormente (…), solicitamos de esa dirección general que se abra una investigación desde la Inspección de los Servicios, a los efectos de determinar si los integrantes del servicio de seguridad de la Comunidad han participado de la ‘supuesta trama’ que se plantea, ya sean éstos personal laboral, funcionarios o cargos de confianza y asesores, y se confirme y restituya la honradez y el buen hacer de la mayoría de los integrantes de este colectivo”.

Los “paracaidistas” de Aguirre
Según informa este mismo diario, en una información firmada por el periodista Francisco Mercado, el colectivo de trabajadores de la Comunidad de Madrid mantenía silencio en estos días, pero cuando el consejero de Interior, Francisco Granados, insinuó que poseía la misma estructura de seguridad que el Gobierno socialista de Joaquín Leguina, los agentes perdieron la calma. Porque ellos sabían que las actividades sospechosas no tienen como foco el personal clásico al servicio de la Consejería de Interior, sino a “los paracaidistas” que han puesto pie en ella en calidad de “asesores” fichados por Granados u otros altos cargos del Gobierno, como el ex director general Sergio Gamón, fichado por Esperanza Aguirre.

POLÍTICA: ¿Por qué Bush y los directivos del Lehman Brothers no hicieron caso de las pócimas anticrisis del doctor Rajoy?

POLÍTICA

 

Receta marianista: que los inmigrantes no cobren el desempleo

Es una verdadera lástima, doctor Rajoy, que las recetas del Partido Popular contra la crisis económica no sólo no las hayan leído José Luis Rodríguez Zapatero, Pedro Solbes y Miguel Sebastián, sino que tampoco lo hayan hecho ni George W. Bush, presidente de los Estados Unidos de América del Norte, ni los principales directivos del difunto Lehman Brothers, ya sabe el cuarto banco de inversión de Wall Street, un banco legendario que nació en 1850 y que había resistido la crisis del ferrocarril, la guerra civil americana, la histórica y estremecedora caída de las bolsas en 1929, las convulsiones petrolíferas de los años setenta, la recesión de los noventa y el sunsum corda. No hicieron caso los directivos de ese banco de las medidas propuestas por el doctor Rajoy para acabar con la crisis, y en el pecado han pagado la penitencia. Lehman Brothers falleció súbitamente

<!–

Tras el batacazo de tan sólida empresa financiera han empezado a temblar compañías y bancos como Washington Mutual, Wachovia y AIG, que por cierto es la mayor aseguradora del mundo, arrastradas tales empresas por el vendaval Brothers. Las bolsas han bajado en casi todos los países y el fantasma del llanto y el crujir de dientes se pasea por todo el orbe cristiano occidental conocido. Es ciertamente una desgracia, doctor Rajoy, que Alan Greenspan, el ex presidente de la Reserva Federal -al que se le ha soltado la lengua estos días- parece que tampoco haya ojeado siquiera la especie de manual marianista para curar con éxito las enojosas dolencias que sufre el mundo del dinero.

Fuerzas corrosivas
El citado Greenspan ha declarado que “habrá fuerzas corrosivas hasta que el mercado inmobiliario no se estabilice”. Por su parte los directivos del cuarto banco comercial de EE.UU, el Wachovia, reconocen que se encuentran entre los más castigados por la caída del mercado inmobiliario que viene produciéndose en Norteamérica desde hace dos años. Fíjese, doctor Rajoy. Llevaban dos años de deterioro creciente de la burbuja inmobiliaria en EE.UU y el Gobierno de Bush no había previsto la gravísima enfermedad del ladrillo.

Ataque de ceguera
Es como si Bush y Zapatero hubieran sido afectados los dos por un ataque de ceguera que les impedía contemplar el crecimiento sin límites del mercado inmobiliario. Si en lugar de ser amigo de José María Aznar, Bush hubiera sido amigo suyo –amigo, amigo como Aznar, no únicamente correligionario-, seguro que no se habría equivocado y que alertado por la terapia de usted, del doctor Rajoy, habría cercenado el disparate maligno de la construcción enloquecida. Usted además es experto en booms inmobiliarios. Estaba en el Gobierno Aznar –en uno de los diversos cargos que tuvo entonces- cuando fue liberalizada la construcción de todo tipo de viviendas en casi todas partes. ¡Viva la libertad del mercado del urbanismo!

Galeno excepcional
El doctor Rajoy sabe mucho. Es un galeno excepcional. Tiene un gran ojo clínico. Conviene en esta etapa de febril crisis que el virus de la inmigración sea adecuadamente aislado y que la población indígena sea advertida sin tapujos de los riesgos que comportan los inmigrantes. “Hay 180.000 extranjeros cobrando el seguro del desempleo y ya volvemos a tiempos pasados; hay 20.000 andaluces que piden trabajo en la vendimia francés”, ha diagnosticado. La medicina: que no cobren el seguro de desempleo y que estos mangantes se vayan a sus países de origen. Y si han cotizado en la Seguridad Social, pues mire, mala suerte, la próxima vez que no lo hagan, que no coticen y no tendrán este problema.

¡Ánimo y suerte!
Bueno, doctor Rajoy, trate por todos los medios de que sus pócimas curativas sean aplicadas -y pronto- en Estados Unidos, Francia, Italia, Gran Bretaña y, entre otras naciones, Alemania, Bélgica y los países nórdicos. Hágalo por el bien de la humanidad y por el bien de España. En el momento en que todos los Estados atacados por la crisis internacional se recuperen gracias a sus maravillosas recetas, a Zapatero se le habrá acabado la coartada de que la crisis es internacional y tendrá que dimitir sin excusa alguna. Le falta poco para llegar a la Moncloa, doctor Rajoy. ¡Ánimo y suerte!

Enric Sopena es director de El Plural

Aguirre pedirá un nuevo congreso para elegir al candidato a La Moncloa

POLÍTICA

La lideresa culpa a “algún pelota” de la designación directa de Rajoy para 2012

MARCOS PARADINAS

Esperanza Aguirre encara el Congreso regional del PP madrileño con la confianza que le otorga saber que será reelegida como presidenta sin ningún contratiempo. Gallardón y ella parecen haber encauzado sus relaciones, quizás a la espera de que sus caminos se vuelvan a cruzar dentro de tres años cuando, según comenta la lideresa, los dos soliciten un nuevo congreso que podría apartar a Rajoy de la candidatura a la presidencia. De hecho, Aguirre asegura que la enmienda del congreso de Valencia que predispuso al presidente del PP como próximo candidato la introdujo “algún pelota a última hora”.

<!–

Atrás quedan ya los amagos de Aguirre con presentarse a la presidencia del Partido Popular. Ahora asegura estar centrada en su cargo regional, en el congreso del PP de Madrid y en el debate de política general en el Parlamento autonómico. Sin embargo, en una entrevista concedida a ABC, la lideresa no duda en dar toques de atención sobre todo aquello que le pareció mal en el Congreso nacional de Valencia.

Sin apoyo de sus colegas
De aquellos días de junio, Aguirre recuerda que sintió mucho apoyo de “militantes de base” y “por todo el PP de Madrid”, aunque se queja de no haberlo tenido de “los dirigentes del partido y por algunos de mis colegas presidentes regionales”. Aunque asegura que “jamás pensé en presentarme”, confirma que sí se lo pidieron, pero ni siquiera se lo planteó.

Relaciones con altibajos
En cuanto a los que han sido sus rivales internos, Gallardón directamente y Rajoy platónicamente, las cosas tienen pinta de ir mucho mejor. Con el alcalde reconoce tener, “como en todas las relaciones personales”, tiene “sus altibajos”, aunque ahora son “muy buenas”. Con el presidente de su partido, las relaciones personales están en el mismo nivel que con Gallardón, pero confirma que “en política hemos tenido algunas discrepancias”.

“Algún pelota lo introduciría
Quizás las cosas cambien dentro de tres años, cuando el Partido Popular debería celebrar un nuevo congreso del que salga el próximo candidato presidencial. No obstante, contra toda previsión y en el último momento, Rajoy consiguió salir de Valencia con esa responsabilidad bajo el brazo: “Algún pelota introduciría eso a última hora porque ni estaba en el texto ni estaba en las enmiendas. Aquí los congresos se hacen cada tres años y no se preocupe que no seré yo la única que pida ese congreso. No tenga usted dudas. Por ejemplo, lo podría hacer el señor Ruiz Gallardón”, adelanta Aguirre.

Palin, excepcional estrella
Muchos de sus comentarios demuestran su admiración por los candidatos republicanos a las elecciones de EEUU. De hecho, se lamenta de que Sarah Palin, a la que califica de “excepcional”, no se vaya a dejar “fichar” en el congreso del PP de Madrid. “He tenido la oportunidad de asistir al nacimiento de una estrella en forma de candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos”, comenta sobre la convención republicana, “pero lo que más me ha llamado la atención es el patriotismo sin complejos de los norteamericanos”. “Todos los días la convención comenzaba con el himno, el fondo era la bandera ondeando”, recuerda la lideresa.

El pacto del CGPJ
De vuelta a la política nacional, y haciendo gala de su recién adquirida identidad de “verso suelto”, Aguirre se lamenta del pacto entre PSOE y PP por el CGPJ. “No me parece bueno que los políticos elegimos a los jueces”, opina la presidenta. Pero Aguirre defiende que el resultado no es culpa de su partido: “Que hayamos llegado a un consenso porque eso es lo que quiere el PSOE es una cosa, y que nuestro modelo sea el de que los políticos elijan a los jueces es otra muy distinta”. “No es el modelo que ha defendido siempre el PP y no sé por qué se defiende el consenso como si fuera algo bueno en sí mismo”, concluye la lideresa.

Partidaria de la cadena perpetua
En lo que respecta a la sanción de 1.500 euros al juez Tirado por el caso Mariluz, Aguirre dice estar “absolutamente indignada”. “Qué tiene que suceder para que la Justicia se mire a sí misma. Qué es lo que tiene que pasar”, se pregunta la presidenta. “Esto no se entiende. Si un individuo ha sido condenado a x años y no se han cumplido, no puede estar asesinando por ahí, o violando”, arguye Esperanza Aguirre en relación con el asesinato de un joyero en Leganés, para añadir: “Soy partidaria de la cadena perpetua revisable en casos excepcionales”.

“El aborto es un fracaso”
No podía faltar la opinión de Aguirre sobre temas tan candente como el aborto, el suicidio asistido o la memoria histórica, que ella cree que no son “sólo” cortinas de humo contra la crisis económica. Dice estar e contra del aborto, que “de ninguna manera es un derecho; es un fracaso” y de la eutanasia, “que ahora llaman suicidio asistido, lo que es una contradicción en sus propios términos”. “La cuestión -concluye- es que el PSOE hace un congreso en el que habla de la muerte, del aborto, de la eutanasia, de los crucifijos, de los funerales de Estado laicos…”.

Estados Unidos y la crisis económica: ¿Relación causa-efecto?

POLÍTICA

 

 

 

El Nobel de Economía, Stiglitz, encuentra en las políticas de Bush el origen

¿Son los neocon americanos los causantes de la crisis económica mundial?

VENTURA HABA

Don Mariano, farruco y campanudo, se dirige a Rodríguez Zapatero para que “explique el origen de la crisis”. Reclama muy legítimamente razones y argumentos sobre cómo salir del bache, pero sorprende esta insistencia en conocer del origen del frenazo económico cuyos síntomas son cada vez más preocupantes.

<!–

El origen parece claro. Tiene mucho que ver, si no todo, con la nefasta política practicada en los últimos años por EE.UU bajo la dirección de George W. Bush, el tipo en cuyo rancho tejano Aznar ponía los pies sobre la mesas, antes de que nuestro mostachudo nos situase en el mapa de la historia retratándose en la foto de las Azores.

De aquellos polvos…
Pues aquellos polvos trajeron estos lodos. Lo ha descrito con todo lujo de detalles el Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz en “The three trillion dólar war”. En este libro Stiglitz, en colaboración con Linda Bilmes, de la Universidad de Harvard, explican cómo una combinación de irresponsabilidad, fanatismo, ignorancia e insultante ausencia de estrategia, llevaron a Bush a embarcarse en la guerra de Irak. Un conflicto que, además de inmoral, ilegal e ilegítimo, ha destartalado las finanzas norteamericanas y tiene una más que directa relación con los acontecimientos que han llevado al mundo desarrollado a la recesión económica.

La factura neocon
Los costes de la guerra, la demanda de recursos para financiarla, el petróleo que lejos de bajar su precio se ha disparado, la inestabilidad planetaria provocada por una campaña antiterrorista errónea y desenfocada y la dejadez, junto a la incompetencia de los reguladores, para fiscalizar el sistema bancario norteamericano entregado a la enloquecida carrera de las sub prime, están en el origen de la crisis por el que pide explicaciones Rajoy. ¿A qué espera ZP para refrescarle la memoria a D. Mariano? Los fanáticos neocons nos han llevado al borde del precipicio.

¿A que quien deseaba Aznar como sucesor era Zapatero y no Rajoy?

POLÍTICA

Hacía meses que en Moncloa no recibían un regalo tan espléndido como el enviado por el ex presidente

A Mariano Rajoy, de pronto, se le cayó el puro de su mano y su cara se puso lívida. Creía haberlo olvidado para siempre, creía haberlo perdido de vista, y ahí de nuevo apareció él, su padrino, dejándolo una vez más en el mayor de los ridículos. La reaparición de José María Aznar significa poner más palos en las ruedas del nuevo PP, mientras el Congreso de Valencia sólo parece el sueño de una apacible noche de verano.

<!–

“El PNV no quiere la derrota de ETA, quiere la derrota de España”, ha tronado Aznar. Y, mientras, Antonio Basagoiti no sabe aún hacia dónde mirar. El recién designado líder popular en Euskadi se las prometía muy felices y pensaba que el PP vasco podría alcanzar acuerdos y consensos con los nacionalistas para así ir incrementando su influencia electoral –que anda por los suelos- en una Comunidad tan compleja y complicada. Había que ir abriendo a Rajoy las puertas de la Moncloa -barruntaba Basagoiti-, gracias a los nacionalismos moderados de Euskadi y de Cataluña. El acceso a ministro no resulta fácil y Basagoiti ya no es un jovencito.

La fiesta, aguada
Pero llegó Aznar y le ha aguado la fiesta. Desdichado Basagoiti, que invitó a Aznar -en las elecciones municipales de 2003- a formar parte de la candidatura popular al Ayuntamiento de Bilbao, que él encabezaba. Un gesto simbólico. Basagoiti siempre ha tendido a la prudencia y a nadar entre dos aguas. En la actualidad, venía combinando sus escarceos amorosos con el PNV –conforme a la doctrina Rajoy- con presencias de más de un minuto en un diario digital de orientación cavernaria.

Basagoiti, mudo
Basagoiti se ha quedado súbitamente mudo y sus colaboradores han intentado salir del paso repitiendo una frase fundamentalmente estólida: “Aznar siempre ha ido por su cuenta, a título personal”. Pero todo esto no es una cuestión personal, sino política. Aznar ha sido el padre del PP moderno y ha sido el único político de la derecha/derecha –aunque también jugara él a la engañifa del trenecito que viaja al centro- que ha sido elegido democráticamente por dos veces consecutivas. La segunda, por mayoría absoluta. Sin Aznar, este PP tan potente y tan disciplinado –donde hay sitio, y muy cómodo, para la extrema derecha sociológica- probablemente no existiría.

Amnésicos voluntarios
Aznar ha recordado a los amnésicos [muchos de ellos amnésicos voluntarios] las verdades del barquero. Naturalmente se trata de las verdades de un barquero experto en el trayecto fluvial entre la sede de FAES y Génova 13. Cuando los marianistas procuran pasar de puntillas sobre la guerra de Irak, Aznar en cambio levita declarando que no se arrepentirá jamás de la foto de las Azores.

Siniestra aventura bélica
Pero aquella siniestra aventura bélica –que provocó un espectacular rechazo en la opinión pública, sin precedentes- no la llevó a cabo, “por su cuenta”, Aznar. Le respaldó masivamente -sin rechistar- la cúpula de su partido, el grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados y el Gobierno que él presidía. Hubo escasísimas voces discrepantes. Hasta Alberto Ruiz Gallardón cerró filas con Aznar y se puso en primer tiempo de saludo. ¿Qué hizo Rajoy? Lo mismo, como casi todos ellos. Sólo hubo algunos escasos murmullos de repulsa. Y es verdad que nunca un presidente del Gobierno de España había llegado internacionalmente tan arriba.

Como Napoleón
Llegó Aznar a la cima y sus conmilitones pensaban que España iba a contar, por fin, con su propio Napoleón, naturalmente adaptado a las lógicas del siglo XXI. Lo que no estaban dispuestos a admitir es que esa cumbre tan alta era la de la ignominia, la del neocolonialismo y la de cientos de miles de muertos y heridos. A esa cumbre de la infamia se subió –más contento que unas pascuas- Aznar. Pero hay que decir que sus amigos y tiralevitas aplaudían con las orejas y se llenaban la boca diciendo que esa invasión maldita era para llevar la libertad a Irak y para salvarla de un dictador cruel. Mentían, pero les era igual ocho que ochenta. Estaban a punto –imaginaban- de consolidar el poder y de tocar la gloria con la punta de los dedos.

Barullo e intranquilidad
La irrupción de Aznar –desmarcándose de los criterios y de los modos y maneras de su sucesor- ha devuelto el barullo y la intranquilidad a los populares. A Rajoy, su antecesor –aquel que lo nombrara a dedo- lo ha desautorizado sin contemplaciones. El huracán aznarista se ha llevado por delante las bellas teorías de la moderación, el centrismo y el buen rollo con los nacionalistas estilo CiU, PNV o BNG. Y ha proyectado en el escenario -sin complejos y de forma ostensible- la foto de las Azores. Hacía meses que Zapatero, o en Moncloa, no recibía ningún regalo tan espléndido y, por lo demás, tan útil. En ocasiones da la impresión de que, en realidad, a quien deseaba Aznar como sucesor no era Rajoy, sino Zapatero.

Enric Sopena es director de El Plural.

Rajoy busca blindarse ante una derrota en Galicia

En 2005 se declaró “respaldado” por el resultado y ahora responsabiliza a Feijóo

C.V. – Madrid – 26/08/2008 23:12
El jefe del Ejecutivo gallego, Emilio Pérez Touriño, aclarará mañana si se adelantan las elecciones autonómicas gallegas al próximo otoño, nueve meses antes de que termine su mandato. Lo hará después del Consello de la Xunta y, aunque despejará dudas, lo más probable es que no sorprenda a ninguno de los principales partidos gallegos -PP, PSOE y BNG- que dan prácticamente por hecho el adelanto de las elecciones.

Pero los candidatos a la Xunta no son los únicos que se juegan algo. Pasado el Congreso Nacional de junio y mitigada la tormenta interna del PP, los comicios gallegos vuelven a despertar las especulaciones sobre cómo afectarán sus resultados al liderazgo del presidente del partido, Mariano Rajoy.

El propio dirigente conservador, en una entrevista con EP publicada hace tres días, intentaba blindarse frente a un posible mal resultado electoral: “¿Si las pierde el señor Zapatero se va a reabrir el debate del PSOE?”. Él mismo se daba respuesta: “En absoluto: las elecciones gallegas son una cosa. Yo no me presento a ellas y tampoco a las vascas”.

De esta forma, Rajoy delegaba la responsabilidad del éxito o del fracaso electoral en el candidato del PP a la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Este ha reiterado el mismo discurso durante las últimas semanas.

Otros argumentos en 2005

La aparente tranquilidad de Rajoy y su intento de desvincularse de los resultados gallegos contrastan con el discurso que mantenía en 2005.
En las anteriores elecciones autonómicas, también precedidas por voces que pedían cambios en la dirección del PP y que cuestionaban el liderazgo de Rajoy, el líder de la derecha declaraba: “Si muchos gallegos creen que mi posición se debilita, les pido que me voten”. Además, sólo un día después de las elecciones, manifestaba sentirse “respaldado” y vinculaba el ajustado resultado de entonces (el PP se quedó a un escaño de la mayoría absoluta) directamente con su futuro cuando afirmaba: “Mi idea es presentarme al próximo congreso” y “seguir liderando el partido”.

Adelanto impuesto

Rajoy organizó ayer un acto en Vigo con diputados y senadores gallegos, y aprovechó para criticar el posible adelanto electoral, que en su opinión está decidido desde julio y es una imposición de la dirección nacional del PSOE a Touriño.

Según Rajoy, el adelanto respondería a los deseos de Zapatero y del vicesecretario socialista, José Blanco. “Lo normal es que los mandatos se agoten, a no ser que uno se quede en minoría o sin ideas”, concluyó el líder del PP.