ARTÍCULO DE OPINIÓN DE PASQUAL MARAGALL: “BUENA SALUD POLÍTICA”

22/10/2007 

 LA RESPUESTA A LA ENFERMEDAD DE UN ‘EXPRESIDENT’

Artículo de Pasqual Maragall: ‘Buena salud política’

Tras su comparecencia del sábado, el ‘expresident’ escribe para EL PERIÓDICO

  1. • Una vez aprobado el Estatut, convoqué elecciones al Parlament y me fui tranquilo y feliz
 LEONARD BEARD
LEONARD BEARD

MÁS INFORMACIÓN

PASQUAL Maragall*

Como he podido comprobar en los últimos años de mi vida política activa, hay periodos que no son precisamente fáciles. Del 2003 al 2006 pasé tres años mucho más encerrado en el despacho, en Palau, que cuando estaba en el edificio de enfrente, en el Ayuntamiento.

Con una tensión constante, con la batalla contra las prácticas habituales de financiación de los partidos (el famoso 3% que finalmente ha resultado ser bastante más alto), con la batalla del Estatut, con los partidos (y el país) poco acostumbrados a gobiernos de coalición, con un Gobierno de Madrid primero popular, y después socialista, pero que soñaba con un pacto con los nacionalistas. Y que vio desde el primer momento que el Estatut de Catalunya ponía en juego su propia estabilidad y que hubiera preferido un president más obediente (¡y ahora que lo tienen no es tan obediente como se pensaban!).
En cualquier caso, que quede claro: aunque en el momento más álgido de la tormenta dije que no me iría porque me lo pidieran como contrapartida política, una vez aprobado el Estatut en el Parlament de Catalunya y en el Congreso y el Senado españoles, y una vez refrendado el Estatut por los catalanes en el mes de junio, anuncié que convocaría elecciones para el 1 de noviembre (pronto hará justo un año). Y me fui, feliz y tranquilo. Espero que ahora, tal y como ha defendido Javier Pérez Royo, ¡no se le ocurra a nadie modificar el Estatut que el pueblo ha refrendado!

UNO DE
MIScolaboradores de estos años ha hecho un libro sensacional explicando los tres años de mi gobierno que se tendría que titular, según el autor, 1.000 días con P.M. o El Túrmix. No sé qué título le pondrán al final. Os lo recomiendo. Sale por Año Nuevo. Y no es ditirámbico. Más bien finamente satírico. Excelente. Me podría ahorrar hacer una parte de las memorias… Aunque entonces mi editor me mataría.
Tengo que admitir finalmente que el trancazo de estos años ha sido descomunal, esto sí. Aunque noticias como las de los periódicos de estos últimos días son como para espabilar a cualquiera.
Al fin y al cabo esto me permite y me permitirá vivir feliz, rodeado de amigos y amigas y de proyectos de todo tipo. Entre los que figuran, evidentemente, poner a este país al nivel de América en materia de excelencia médica y hospitalaria. Mi padre, que vivía de vender medicamentos y nos llevaba a los hijos por España visitando representantes, estaría contento si lo supiera. Y mi madre, que tenía tantos hijos que a veces tenía que decir tres nombres antes de dar con el correcto, también.
Creo que, puesto que una de las puntas más adelantadas de nuestra industria es la farmacéutica, tiene todo el sentido del mundo que nos empleemos en la investigación médica. Tenemos los medios, la industria, y buenos, muy buenos hospitales, pero todavía nos falta un buen tramo por llegar allá donde podemos aspirar a estar en el campo de la industria farmacéutica y de la excelencia hospitalaria.
Aquí es donde tenemos que ganarnos el reconocimiento que realmente interesa. No solamente en la vivienda y el turismo, que también. Si Catalunya no espabila en sectores punteros, habremos perdido el tren que más nos conviene. Estamos condenados, en el buen sentido de la palabra, a vivir de la búsqueda y los servicios adelantados, de la creación cultural y del interés que despiertan por todas partes nuestras editoriales y nuestro arte, como he podido comprobar recientemente en Fráncfort.

LA
SALUDdepende de muchos factores, pero uno muy importante es la felicidad y otros son los buenos hábitos. “Comer poco y digerir bien”. “Fumar poco”. “Andar lo suficiente”. “Hacer deporte”, ni que sea ping pong o pádel. Incluso el ajedrez es saludable! Distraen. “Ir al trabajo a pie o en bici”. “No dormir ni poco ni demasiado”. Ah!, y non stringere l’anno, como dicen los italianos.
Y hablando de los italianos, otro buen consejo es no perder nunca el interés ni por el sexo opuesto o preferido ni por la posibilidad de cambiar los partidos políticos para hacerlos más abiertos, más limpios y financiados con transparencia, con elecciones primarias y varios candidatos a la presidencia, como está pasando en EEUU. Rutelli y sus amigos empezaron su actividad por luchar contra los escándalos de la tangentópolis de los años de Craxi y otros.

POR
ESTO,también por esto, me gusta el Partido Demócrata, a cuyo nacimiento asistimos con Josu Jon Imaz hace un año, justo cuando me fui, y que ahora ha hecho su lanzamiento definitivo, al que asistí, en Roma y en Torino, el fin de semana pasado. Por esto, en el año 1998, registré el Partit Català d’Europa ante el notario Tarragona. Veremos qué da de sí aquella idea.

* Expresident de la Generalitat.

Anuncios