EN EL DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA DISCRIMINACIÓN RACIAL, LA ONG “SURVIVAL”, OTORGA EL PREMIO AL ARTÍCULO DE PRENSA MAS RACISTA.

1206098902007naciondn.jpg

PÚBLICO.ES/AGENCIAS – 21/03/2008 12:13
La ONG a favor de los pueblos indígenas Survival ha concedido el Premio al “Artículo más Racista” 2007 a uno publicado en el periódico La Nación, de Paraguay, titulado “La toldería de la Plaza Uruguaya”, donde se compara a los indígenas paraguayos con el cáncer y se refería a ellos con expresiones descalificadoras como “civilización caduca” y “cochinas costumbres”. La ONG señala en una nota de prensa que el artículo describe a los indígenas como defensores de una cultura “marchita”, se defiende la idea de que “tienen que civilizarse” y pone en duda su humanidad.

El citado artículo, seleccionado entre los publicados por los grandes medios de comunicación en el mundo, pone de manifiesto el racismo que sigue existiendo en la prensa, según Survival. La organización explica que este premio se enmarca en el Día Internacional contra la Discriminación Racial, que se celebra hoy, y en su campaña “Plántale Cara al Racismo”, cuyo objetivo es cuestionar las descripiones racistas que se hacen de los pueblos indígenas en los medios de comunicación de todo el mundo. 

El ganador de este premio recibirá un certificado en el que estará grabada la cita: “Tantos años llamando al indígena salvaje no le han convertido en uno”, de Luther Standing Bear (Oso de Pie), Sioux Dakota.

“Plántale Cara al Racismo” está respaldada por periodistas españoles como Lorenzo Milá, Rosa Montero, Carmen Sarmiento y Rosa María Calaf. Survival concluye que “el racismo a menudo está latente o se usa para justificar los abusos hacia pueblos indígenas, tanto si se trata de robar su tierra como de explotarlos o incluso matarlos”.

Anuncios

EL PP APUESTA TODO AL DESENCANTO.

1204361273964rajoy_325dn.jpg 

El PP apuesta todo al desencanto

Desvela que su estrategia se basa en”sembrar dudas” sobre economía, inmigración y política territorial

FERNANDO GAREA – Madrid – 29/02/2008 21:57
Me ha fallado. Me ha decepcionado. No le interesan mis problemas. Cada vez es peor”. Estas frases las pronuncia una supuesta votante socialista en el último vídeo del PP, dirigido a las mujeres.

Es la plasmación en imagen y sonido de la estrategia de campaña de Rajoy, basada en intentar desmovilizar a la izquierda, a los potenciales votantes del PSOE.

La campaña innovadora, tal y como desveló ayer Gabriel Elorriaga en el Financial Times, es la de promover la abstención, desalentando a los electores de la izquierda, a base de crear dudas sobre los dirigentes del PSOE en los asuntos esenciales, incluido el terrorismo y la inmigración. se apela al sentimiento.

Elorriaga admite que “el PP tiene una imagen de partido de derechas” y en esta ocasión no hace nada por evitarlo. El objetivo, según Elorriaga, es “hacer flaquear a los votantes socialistas”, porque según su análisis esos electores no votarán nunca al PP. Es más, tienen claro que es difícil que su partido suba y supere su actual porcentaje de voto.

Suelo electoral estable

Su suelo es su techo y permanece estable toda la legislatura, gracias a que ha mantenido movilizados a los suyos con las manifestaciones y la tensión. Por eso, es vital el terrorismo como elemento movilizador de los suyos y desalentador de la izquierda.

La estrategia es desmovilizar a los electores naturales del PSOE haciéndoles ver que Zapatero negocia con ETA, da papeles a los inmigrantes y no ataja las dificultades económicas. Es básico minar su credibilidad y para eso Rajoy le acusó 14 veces de mentir en el debate.

El fundamento es lo que en la izquierda se llama el elector exquisito o disperso, crítico con decisiones del PSOE, al que hay que arrastrar a las urnas.

La duda es qué podrá más la desmotivación de la izquierda o la movilización que provoque en ese sector ideológico ver al PP alejado del centro. Éste último es el objetivo estratégico del PSOE y consiste en presentar al PP como la derecha extrema. Cuando Aznar dirigía el partido que recibió de Fraga siguió al pie de la letra la tesis de que las elecciones se ganan desde el centro, al que él añadió lo de reformista y otros apellidos para reforzar su posición. Ahora el centro ya no es objetivo y no está Gallardón, el programa no tiene complejos y los mensajes de campaña tampoco, aunque los excesos no son patrimonio de los dirigentes del PP.

Síndrome de La Moncloa

En campaña algunos políticos experimentan un empuje irrefrenable hacia la exageracion y el exabrupto. Los aplausos de los incondicionales y el agitar de banderas les transforma y les provoca vértigo. Si esa campaña sigue a una legislatura muy dura y crispada la tentación se convierte en conducta habitual y diaria. Ese desequilibrio se agudiza si se mezcla con otros síndromes como el de La Moncloa, que afecta a los presidentes del Gobierno y les convierte en enfermos crónicos.

Quienes lo padecen viven permanentemente con sentimiento de ser víctimas de una injusticia planetaria por parte de quien usurpa su cargo.

La situación se agrava si se juntan en la misma campaña dos ex presidentes del Gobierno, como ha ocurrido ahora por primera vez en la Historia constitucional. Los dos se sienten un patrimonio de sus partidos y como tal son tratados por los suyos que, además, los protegen por el patriotismo partidario que todos cultivan.

Los dos pretenden ayudar y a veces estorban. A los dos les tienen sin cuidado las consignas, las disciplinas de partido y las estrategias. Están de vuelta de todo y miran por encima del hombro a los que le han seguido, sean de su partido o del otro.

A uno de ellos, Felipe González, se le calentó la boca e insultó al candidato del PP. Le llamó “imbécil”.

 

El otro, Aznar, interpretó a su manera las frases que escuchó a su sucesor durante meses y acusó al Gobierno de seguir negociando con ETA.

A la misma hora que la expresión del ex presidente del PSOE se extendía, el candidato de su partido, Zapatero, se jactaba de no insultar. Y a la misma hora en que el ex presidente del PP lanzaba su acusación de complacencia del PSOE con ETA, alguien con una mochila se dirigía a la sede socialista de Derio (Vizcaya). Poco después el artefacto que llevaba hacía explosión y destrozaba el local.

A la misma hora, en Madrid, un portavoz de una asociación de víctimas del terrorismo acusaba, de nuevo, al Gobierno de complicidad con ETA. Ayer el PSOE dejó traslucir su malestar por la expresión de Felipe González y destacados dirigentes como José Blanco y José Bono la tacharon de “no adecuada” y aseguraron abiertamente que no les gustaba el insulto. González no rectificó y Zapatero le elogió y no se distanció.

A Aznar nadie de su partido le corrigió. Incluso fue jaleado en decenas de actos de su partido y su acusación se extendió como un eco por toda España. Lo oyeron las tres decenas de dirigentes de la izquierda abertzale que están en la cárcel porque fueron detenidos en los últimos meses.

También lo escucharon los ciudadanos que se salvaron de los atentados que ETA ha intentado en los últimos meses y que han resultado frustrados por la eficacia de las Fuerzas de Seguridad, por la impericia de los terroristas o por las dificultades que tiene la banda ahora para formar a sus activistas.

Se incluyen los agentes de la Ertzaintza que se salvaron la semana pasada porque falló la bomba trampa que colocó ETA, a pesar de que, según Aznar, está en tratos con el Gobierno. Lo oyó también Mariano Rajoy que anoche en su mitin de Pamplona insitió en utilizar el terrorismo en la campaña electoral.

ZAPATERO LLAMA A LA MOVILIZACIÓN CONTRA LA HOMOFÓBIA, LA XENOFÓBIA Y LA MEZQUINDAD.

000000117429.jpg

Con un “no me callo” repetido en más de una decena de ocasiones en el acto organizado por el PSOE en el Palacio de

Mitin del PSOE en Madrid
Zapatero llama a una gran movilización frente a la homofobia, la xenofobia y la mezquindad
10/2/2008 | EFE   

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, llamó hoy a una gran movilización el 9-M para hacer frente y no callarse ante las políticas “mezquinas” del PP, la homofobia, el “mercadeo con el dolor de las víctimas”, la xenofobia, la exclusión, la actitud de “doña Cuaresma” y la hipocresía.

Vistalegre de Madrid, Zapatero se opuso a una serie de actitudes que cree que representa el PP e invitó a que su gesto sea emulado por todos los socialistas para lograr una masiva participación que lleve a una amplia victoria electoral.El presidente del Gobierno, arropado por la práctica totalidad de sus ministros, aseguró saber que hay muchos ciudadanos hartos de la derecha que representa el PP, pero subrayó que no basta con estar hartos, sino que “hay que levantar la voz, usar la apalabra, movilizarse y llevar una amplia mayoría a las urnas el 9 de marzo”.

“Una amplia mayoría que derrote al cinismo y al pesimismo, que extienda libertades y derechos frente a quienes quieren las cosas como antes, como dice Cañete”, señaló en alusión a recientes declaraciones del ex ministro del PP.

Subrayó que, aunque es una persona tranquila y serena, él no se calla ante quienes quieren practicar la xenofobia y se siente al lado de quienes llegan legalmente a España para trabajar.

“No me callo ante los propietarios del miedo ni ante los que quieren mercadear con el dolor de las víctimas, y siempre estaré comprometido con los decentes y con los valientes”, garantizó Zapatero antes de exponer una lista de actitudes ante las que aseguró que tampoco se va a callar.

Entre ellas, el machismo, la homofobia, la exclusión, la precariedad laboral, la hipocresía, el rencor, “los que quieren llenar de chapapote la vida pública con insultos y descalificaciones”, los depredadores del medio ambiente, los que impiden la investigación biomédica y los que quieren denigrar a la gente de la cultura y la investigación.

“No me callo, y os pido a vosotros que tampoco os calléis, y que de este espíritu nuevo de Vistalegre salga una voz poderosa, inapelable y contundente de llamamiento a una gran movilización electoral”, dijo Zapatero de forma enérgica.

Hizo bandera de la defensa de la alegría y el talante frente al “mal humor y el mal gesto de doña Cuaresma” (en alusión a la polémica entre Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre) y la cara triste de los dirigentes del PP.

Aseguró que la seña de identidad de los socialistas es “mirada positiva y altura de miras” y precisó que esa actitud, que considera que ha hecho que el PSOE sea “el partido central de la democracia”, la mantuvo él también en la oposición apoyando asuntos de Estado como la política antiterrorista.

“Porque, para mí, España y la libertad están por encima de las ambiciones y de las políticas pequeñas y mezquinas”, subrayó el jefe del Gobierno

Además de destacar las confrontaciones internas de la derecha, alertó de que quienes siembran incertidumbre y temor son quienes siempre han tenido segura su vida y su bienestar material y quienes, en alusión a Manuel Pizarro, “ahora van a los mercados” después de haber recibido indemnizaciones millonarias.

Zapatero defendió su gestión y, respecto a la actitud del PP ante la situación económica, advirtió de que la derecha “no gobierna bien cuando hay prosperidad, porque no reparte beneficios, y gobierna peor cuando hay dificultad, porque no reparte sacrificios”.

Ante ello, garantizó que su Gobierno cargará los sacrificios en los momentos difíciles “a los más poderosos”.

A su juicio, la derecha “siempre es fría, muy fría” con los trabajadores, recordando cómo “congelaron los sueldos de los funcionarios, el salario mínimo interprofesional o las pensiones mínimas, aunque son “calientes con el planeta”, ya que “no les importa nada acabar con las posibilidades de la tierra, el aire o los mares”.

LA EXTREMA DERECHA CONTRA EL DIARIO “EL PLURAL”

elanalisis_generic.jpg

jueves, 20 diciembre 2007

EL DIARIO PROGRESISTA “EL PLURAL”, EN EL PUNTO DE MIRA DE LA EXTREMA DERECHA ESPAÑOLA CON EL COMPADREO DE ORGANIZACIONES RACISTAS, XENÓFOBAS Y ULTRACONSERVADORAS, ENTRE ELLAS LA ASOCIACIÓN AVT QUE LIDERA FRANCISCO ALCARAZ

El Plural está en el punto de mira de la Asociación de Victimas del Terrorismo, así como de grupos de extrema derecha, homófobos, y racistas. A la par que la AVT demanda judicialmente a este periódico y a su director, Enric Sopena, una de las páginas web más admiradas por el partido ultraderechista Alianza Nacional nos recuerda tanto a nosotros, como a SOS racismo “que las calumnias constituyen delito penalmente punible”. Escribe José María Garrido.

Según afirma el equipo jurídico de la AVT, “El periódico digital El Plural lleva al menos dos años publicando reportajes que se dedican a verter injurias y ofensas que atacan y vilipendian el honor y buen nombre de la Asociación de Víctimas del terrorismo, así como el de su Presidente y representante legal D. Francisco y otros colaboradores”.

Querella. Por los motivos anteriormente expuestos, la Asociación de Victimas del Terrorismo ha decidido querellarse, entre otros, “contra  elplural.com, contra el director de la publicación, Don Enric Sopena, y contra Don José María Garrido”.

Malicia. En esta demanda, la Asociación de Victimas del Terrorismo asegura que esta publicación “desprecia la actividad altruista llevada a cabo por Don Francisco Alcaraz al frente de la AVT, mancilla su buen nombre y vulnera consiente y maliciosamente su honor, e insinúa constantemente una gestión irregular, alejada del carácter apolítico y benéfico asistencial de la Asociación”.

“Ayudas”. El Plural “no se limita a informar a la opinión publica, sino que la manipula con falsos testimonios”, se afirma en esta demanda, en la que también se asegura -aparte de que la AVT es una asociación “respetable y de bien”-, que esta publicación intenta permanentemente  “desacreditar la gestión de Don Francisco Alcaraz y desacreditar a la propia Asociación y su funcionamiento. Esta actitud irresponsable –agrega la asociación presidida por Alcaraz-, puede acarrear consecuencias tan graves como son la retirada de ayudas a la AVT”. Noticia completa

El Plural, con SOS Racismo frente a la xenofobia

LA POBREZA EN LOS PAISES DESARROLLADOS: EL CUARTO MUNDO.

ninas-india.jpg

Cuarto Mundo: pobreza en los países desarrollados

La distribución desigual de la riqueza en los países del Primer Mundo ha aumentado la distancia que separa a las personas ricas de los grupos más desfavorecidos

El crecimiento económico de los países desarrollados ha dado origen a lo que se conoce como Cuarto Mundo, un término que engloba a todas aquellas personas que residen en los países más avanzados, pero se encuentran excluidas o en riesgo de exclusión social. Esta situación se produce cuando la riqueza se distribuye de manera desigual y la línea que separa a ricos de pobres se convierte en abismo. Como solución, se propone incluir a los grupos más desfavorecidos en el proceso productivo y aumentar las partidas económicas. “Las ayudas nunca son suficientes”, se quejan las ONG.

  • Autor: Azucena García | 
  • Fecha de publicación: 10 de noviembre de 2007

¿Por qué surge?

Venus

El término ‘Cuarto Mundo’ fue utilizado por primera vez en los años 70 para designar a aquellas personas que viven en situaciones realmente precarias. Su creador fue el padre Joseph Wresinski, criado en un ambiente muy alejado de la opulencia y que fundó en 1957 la primera asociación contra la exclusión de los más pobres. “El Cuarto Mundo es un pueblo formado por hombres, mujeres y niños que, generación tras generación, se ven excluidos de los derechos fundamentales de los que goza el resto de la sociedad. Se ven excluidos de los progresos sociales y de la participación en la vida asociativa, política, religiosa, cultural, sindical… de sus sociedades. No se cuenta con ellos como interlocutores sino, como mucho, como meros beneficiarios de ayudas”. Así define el término Beatriz Rodríguez-Viña, voluntaria permanente de Movimiento Cuarto Mundo en Madrid.

El término fue utilizado por primera vez en los años 70 para designar a aquellas personas que viven en situaciones realmente precarias

¿Pero cuál es la principal característica de este denominado Cuarto Mundo? Lo más curioso es que surge dentro de lo que se conoce como Primer Mundo. Es en los países más avanzados donde la gran diferencia en el reparto de la riqueza da lugar a dos grandes grupos que ocupan un mismo espacio físico, pero no social. No son casos aislados. Según datos de Médicos del Mundo, sólo en Europa residen más de 40 millones de personas pobres. “Otro de los paradigmas es Estados Unidos, que tiene una economía puntera, pero también un gran porcentaje de personas pobres que viven por debajo de niveles aceptables. Esto es todavía mucho peor de digerir”, reflexiona la vicepresidenta de la ONG, Celina Pereda.

La miseria siempre ha estado presente en nuestra sociedad. Siempre han existido ricos y pobres. Pero es ahora cuando esta diferencia se hace más patente. A medida que la economía del mundo occidental crece, también aumenta el número de personas a las que esta riqueza no llega. Se tiende a pensar que los más pobres viven en los países del Sur. Sorprende reconocer la pobreza ‘al lado de casa’, pero la hay. “En todos los países hay pobres, que son los que menos medios tienen para salir adelante”, apunta Rodríguez-Viña.

Combatir la pobreza es uno de los retos de la sociedad en que vivimos. Si no se encuentra una solución, el problema puede cronificarse y entrar en una espiral de difícil salida. Es necesario poner sobre la mesa las diferentes situaciones de exclusión social y afrontar cada una de ellas con las mejores herramientas. Una de las claves podría ser la incorporación de estas personas al proceso productivo o la elaboración de una Ley de Inclusión Social, reclamada desde hace años por la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía. “El crecimiento económico espectacular generado en los últimos años no ha contribuido a garantizar los derechos humanos ni a mejorar las condiciones de vida de todos los ciudadanos porque el umbral de pobreza no ha descendido”, denuncia la APDHA.

Grupos que lo integran

La identidad de quienes conforman el Cuarto Mundo ha variado en paralelo a los cambios sociales. Personas sin hogar, mayores sin recursos, drogodependientes, mujeres, niños o inmigrantes son los grupos que se enfrentan con mayor frecuencia a situaciones de precariedad. El X Informe de Exclusión Social, publicado por Médicos del Mundo en 2005 para analizar la evolución de los últimos diez años, reconoce que la exclusión social y la pobreza “comparten rasgos”. La primera limita el derecho a participar en la sociedad. La segunda impide acceder a los recursos necesarios para realizar las actividades básicas de la vida.

Personas sin hogar, mayores sin recursos, drogodependientes, mujeres, niños e inmigrantes son los grupos más desfavorecidos

Algunas de las causas que llevan a esta situación son la vulnerabilidad ante las drogas o la dificultad de acceso a una vivienda, a la educación o a un empleo remunerado. Contra todas estas dificultades lucha Médicos del Mundo desde 1992. Esta organización cuenta con varios programas de atención a personas excluidas. Los primeros proyectos tenían como objetivo la prevención de VIH/sida, debido a la alta prevalencia de la infección en España durante aquellos años, aunque en la actualidad la inmigración copa buena parte de sus esfuerzos. “Tenemos una población a la que es necesario prestarle atención”, afirma Celina Pereda.

La mayoría de las personas inmigrantes tienen problemas para regularizar su situación, lo que les dificulta el acceso a los recursos sociales, sanitarios, laborales y de vivienda. En el caso de las personas drogodependientes, el consumo de drogas provoca el rechazo de la población y les expone a la marginalidad, el deterioro físico y mental. Por su parte, quienes carecen de hogar son “el conjunto de población más castigado, no sólo por la falta de vivienda, sino también por el desempleo, la desestructuración familiar, el estigma público, el desarraigo social, la enfermedad, el deterioro de su propia identidad y la falta de acceso a los servicios”, explican desde Médicos del Mundo.

Intervenciones

Mattias Barthel

Si se atiende a las necesidades de los ‘habitantes’ del Cuarto Mundo, las intervenciones con estos grupos están claras. Es necesario resolver cuestiones de tipo sanitario y social, además de fomentar su integración.

  • Atención sanitaria. Con frecuencia, las personas que se mueven en ambientes marginales no tienen acceso al sistema público de sanidad, por lo que es prioritario atender estas necesidades. A veces, se trata de personas mayores con los achaques típicos de la edad o trastornos psicológicos motivados por la dureza de la vida en la calle. Otras son personas drogodependientes con VIH y enfermedades de transmisión sexual, debido a la falta de precauciones. La medida más habitual es el uso de unidades móviles, ya que permiten acercarse a estos grupos sin provocar el rechazo que les causa acudir a un hospital por su cuenta.
  • Atención social. Los trámites burocráticos son una de las principales preocupaciones de quienes quieren superar la marginalidad. En el caso de los inmigrantes, desean regularizar su situación, pero la mayoría desconoce cómo hacerlo. Hay que orientarles en este aspecto y explicar, en general, cómo obtener la tarjeta sanitaria, dónde acudir para recibir ayudas sociales o qué programas de desintoxicación de drogas existen.
  • Fomentar la integración. El primer paso para conseguir este objetivo es garantizar el acceso de todas las personas a los derechos fundamentales. Hay que desarrollar programas que les permitan la integración social, regularizar su situación administrativa o superar los problemas con las drogas y el alcohol, pero también son necesarios programas de sensibilización para que toda la sociedad se implique en este objetivo.

Se puede combatir

Es la eterna pregunta ¿Se puede superar la exclusión social? “La miseria no es una fatalidad y nadie se resigna a ella, ni los que la padecen ni los que la descubren”, responde Beatriz Rodríguez-Viña. “Todas las personas vemos que hay realidades sociales diferentes a la nuestra, otra cosa es que las queramos reconocer”, añade Celina Pereda. Cada día, somos conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor. La llegada de personas inmigrantes a las ciudades, por ejemplo, resulta cada vez más familiar puesto que son estas personas las que en muchos casos se encargan de cuidar a nuestros mayores y pequeños, además de realizar tareas de limpieza del hogar o atender comercios, en mayor medida.

“Todas las personas vemos que hay realidades sociales diferentes a la nuestra, otra cosa es que las queramos reconocer”

En cuanto a los instrumentos para combatir la pobreza, principalmente son dos: hace falta incrementar las ayudas económicas e involucrar a las personas afectadas. “Los esfuerzos sólo pueden ser eficaces si las personas que sufren la extrema pobreza toman parte activa en ellos”, explica Rodríguez-Viña. Quienes se enfrentan cada día a la exclusión social son quienes mejor la conocen y pueden enseñar a superarla. Por ello, hay que otorgarles los medios necesarios para que den a conocer su experiencia y hagan sus aportaciones para adoptar las medidas pertinentes.

“Por su parte -recomienda Rodríguez-Viña-, el resto de la sociedad debe asumir un compromiso económico, político, social y cultural. Crear espacios de encuentro y participación en la lucha contra la miseria y convertir a los más pobres y excluidos en los principales protagonistas de su desarrollo”. El X Informe de Exclusión Social recoge cómo, a lo largo de 2005, se produjo “el más importante proceso de regularización” de inmigrantes en España, aunque el “endurecimiento” de las medidas en las fronteras provocó episodios como la crisis de las vallas en Ceuta y Melilla. Hace hincapié en el alto riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual por parte de quienes no tienen acceso a medidas tan básicas como la utilización de preservativos. Y anima a adaptar la forma de trabajo de las ONG e instituciones públicas a las distintas realidades existentes.

En concreto, se requieren acciones específicas en los ámbitos que más preocupan en la actualidad:

Personas inmigrantes. La inclusión en el sistema público de sanidad de todas las personas que residen en España permitiría mejorar su salud y la de la comunidad en la que viven. Además, es preciso aumentar la inversión en los países de origen para evitar la salida de ellos en busca de un futuro mejor.

Personas drogodependientes. Los programas de metadona, intercambio de jeringuillas y reducción de daños en general limitan los riesgos del consumo de drogas. También hay que abordar las prácticas sexuales no seguras.

Personas sin hogar. Uno de los problemas más frecuentes es la escasez de plazas en albergues, pero también hay que impulsar el desarrollo de programas de integración social, formación y técnicas de búsqueda de empleo.

CONSUMER.es-ERORSKI