REGOGIDA DE ADHESIONES A LA DENUNCIA COLECTIVA CONTRA PÍO MOA.

POLÍTICA

 08/12/2007

El manifiesto ya ha recogido más de 2.000 firmas

Recogen adhesiones a la denuncia colectiva contra Pío Moa

ELPLURAL.COM

Cualquier ciudadano que lo desee puede sumarse a la denuncia colectiva por injurias presentada inicialmente por catorce personas contra el pseudohistoriador Pío Moa por un presunto delito de injurias (por declaraciones públicas como “Franco no aniquiló a los rojos, los escarmentó” o “aquellos que hoy defienden la Ley de la Memoria Histórica se identifican con los criminales”). Para ello existen dos mecanismos legales: un documento de exhorto o uno de adhesión personal.

El detonante de las acciones legales fueron declaraciones de Moa como “aquellos que hoy defienden la Ley de la Memoria Histórica se identifican con los criminales”, “aquí la represión se encauzó por vías legales, no como en Europa […] a nadie se le reprimió por cómo pensaba, sino por lo que hacía” o concluyendo que Companys o las Trece Rosas “no eran inocentes” de morir fusilados. La denuncia se produjo tras la coordinación de un centenar de ciudadanos y presentada por catorce, si bien ahora cualquiera que lo desee se pude sumar a través de dos mecanismos.

Adhesión para Madrid
Por un lado, se puede presentar un texto de adhesión en los madrileños juzgados de Plaza de Castilla un texto de adhesión para entregarlo en el Registro. También se puede enviar por correo a la dirección “Juzgado de Instrucción nº 12, Plaza de Castilla nº 1, planta 4ª, 28071 Madrid” en cuyo caso habría que quedarse con una copia que sellan en la oficina postal.

Texto de exhorto en cualquier juzgado de lo penal
La otra opción es acercarse a los Juzgados de lo Penal más cercanos al lugar de residencia y entregar en el Decanato un documento de exhorto. Con ese documento el firmante pide al decanato que dé traslado a los juzgados de Plaza de Castilla de la adhesión personal a la denuncia colectiva. De momento, el manifiesto de apoyo a la denuncia ya ha recogido más de 2.000 firmas.

20-N, NOSTÁLGICOS ACTIVOS.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Carlos Carnicero
  • CARLOS CARNICERO

    20/11/2007

El Zumbido

Nostálgicos activos

Cada vez que llega un nuevo 20 de noviembre se produce inevitablemente la evocación de la figura del dictador Francisco Franco con motivo del aniversario de su muerte. En los últimos años, la audacia de los nostálgicos ha sido renovada en la medida que la derecha política española se ha vuelto condescendiente, e incluso complaciente, con la memoria de la dictadura.

De los acontecimientos que testifican esta afirmación, uno de los más sobresalientes es la declaración de Jaime Mayor Oreja en la que no sólo se negaba a condenar el franquismo sino que explicaba sus virtudes en la medida en que gozó de cierto apoyo de una parte de la población en una situación que para el dirigente popular era “apacible”.

Durante los ocho años de Gobierno de José María Aznar sus tesis ultra conservadoras fueron soporte para una revisión pseudohistórica del franquismo, cuyo primer peldaño fue el intento de equiparar la dictadura con la República, amparándose precisamente en lo que históricamente han sido los pretextos para los golpes militares: un desorden y descontrol que habría hecho peder legitimidad a los gobernantes y al sistema y que daría pátina de legalidad a los golpistas.

Alemania e Italia tienen prohibida por ley la exaltación del nazismo y el fascismo. En España, la forma en la que se hizo la transición impidió que florecieran los nostálgicos, porque la situación creada con la Constitución de 1.978 hizo que la desvergüenza de la dictadura y de la guerra civil aconsejara a sus herederos una discreta retirada. Hoy los nostálgicos están activos y renovados porque tienen soportes en la sociedad civil de los que antes carecían. La Iglesia canoniza a personas asesinadas y en ese gesto, que es legítimo y de consumo interno de los católicos, hay quien quiere extrapolar una demonización no solo de los autores de aquellos crímenes –lo cual sería razonable- sino la la República como institución bajo cuyo régimen se cometieron. Muchos sectores del PP se ha acercado a tesis democráticamente regresivas. Si las cosas siguen por esos cauces, puede llegar el día en que la democracia española tenga que tomar medidas para defender la legalidad de la República y su dignidad institucional ante quienes quieran revindicar un régimen tan repugnante como el nazismo.