Gracias Andrés por tanta clarividencia y por tu pedagogía política. Energia y musculo, si señor.

Anuncios

Rita Barberá o la desverguenza de la manipulación.

 

2008-12-23_img_2008-12-16_00_11_37__mv016cv001

En política, posiblemente en la vida, en general, hay gestos que delatan a quien los hace. Leyendo esta mañana el diario “Levante” me he encontrado con la fotografía que encabeza este artículo: la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, sonrisa en ristre, aguantando ante un grupo de periodistas una foto correspondiente al punto donde se han hundido 40 metros de túnel del AVE Valencia-Madrid. Posando. Exhibiéndose. 


Me resulta una instantánea increíble. No entiendo dónde le puede ver la gracia la alcaldesa de Valencia al hecho de que se haya producido un accidente en unas obras que han de dar servicio a sus ciudadanos. Unas obras que tantas veces ha reclamado, unas obras que tan urgentes considera. Se lo suficiente del funcionamiento de los partidos políticos para que no me sorprenda que los dirigentes orgánicos del PP se alegren de los problemas que pueda haber en obras que hacen instituciones gobernadas por el PSOE; y viceversa. Son los malos pensamientos, el olvido de su función, son las miserias partidistas. Lo que me aterra es la magnitud. 
Resulta descorazonador ver que las cosas están peor de lo que habitualmente imagino, detectar que la catadura moral de nuestros gobernantes está por debajo del pobre nivel que yo les concedo. Veo a la alcaldesa de Valencia en esta foto y me pregunto cómo tiene que estar de poseída por el virus del sectarismo, enajenada en lo político, para que al hacer ese posado no se le dispare ninguna alarma. ¿No se da cuenta la señora Barberá que un alcaldesa no puede alegrase o hacer broma de una circunstancia como el hundimiento del túnel del AVE? ¿No recuerda que ocupa un cargo institucional? ¿No ve que los perjudicados son sus representados, sus ciudadanos? ¿Dónde queda la lealtad entre instituciones?.

 
Falta inteligencia o falta honradez. Lo uno o lo otro, si no las dos cosas a la vez. Pero todavía es peor.. La foto en cuestión que muestra la alcaldesa de Valencia es un fotomontaje que coloca un falso cartel de “Gobierno de España” donde no lo hay, en el punto del accidente. Por supuesto, la señora Barberá, máxima representante de la ciudad de Valencia, sabe que tiene en sus manos una instantánea manipulada que no pretende otra cosa que mofarse del gobierno Zapatero. Además, no crean ustedes que ha sido un fotógrafo de “Levante” o de alguna agencia de información quien ha captado la graciosa imagen de Rita Barberá. No. La fotografía es obra de la oficina de prensa del Ayuntamiento de Valencia. Ellos la han hecho y ellos la han distribuido. Estará satisfecha la alcaldesa.
Echo la vista atrás y recuerdo cuando se inundó el Palau de les Arts en el centro de Valencia. No olvidó que los dirigentes del PP prohibieron que se hicieran fotos del desastre, que colocaron guardias de seguridad para asegurarse de que no había testimonios de lo sucedido. Hoy, en cambio, se pasean con imágenes trucadas. No tienen ni remedio, ni perdón.

 

 

 

Publicado por Julià Alvaro.

 

FABRA: CAIGA QUIEN CAIGA, DESENMASCARA AL FACHA.

Seguramente la piedra que se le ha colado en el zapato de Fabra con el boicot de los periodistas de Intereconomía a la periodista de CQC que cubría el pleno de la Diputación de Castellón. Quizas los medios sean más incisivos  y ágiles de la justicia que lleva paralizados unos cuantos casos relacionados con el Presidente Provincial del PP, para descredito de la justicia, de la política y de los políticos.

El abuso de la democrácia y el uso perverso de la libertad es patrimonio del fascismo. Sobran las palabras, sirvanse ustedes mismos las imagenes.

Tras el estremecedor accidente, ya empiezan a disparar contra Zapatero desde el frente mediático de la derecha

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • ENRIC SOPENA

    21/08/2008

Cabos sueltos

Madrid ha vuelto a ser azotada cruelmente cuatro años y cinco meses después de la espantosa matanza del 11-M. En esta ocasión, el también estremecedor suceso –que ha segado más de 150 vidas humanas- no ha respondido, sin embargo, a ningún impulso de voluntariedad criminal, sino que se ha producido como consecuencia de un accidente, lo cual, por desgracia, y de cuando en cuando, acontece en el amplísimo ámbito del transporte aéreo de viajeros.

<!–

Desde El Plural, y antes de cualquier otra consideración, queremos solidarizarnos con los familiares y amigos de cada una de las víctimas mortales y queremos con todos ellos compartir su intenso dolor. Compartimos asimismo el pronunciamiento difundido poco después de conocerse tan aciago episodio por el presidente del PP, Mariano Rajoy: “En estos momentos de dolor, todos los españoles estamos unidos a las familias de las víctimas y a los heridos de esta terrible tragedia”.

Compromiso a cumplir
Igualmente positivo nos ha parecido el mensaje del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tras llegar al aeropuerto de Barajas y reunirse con algunos de sus ministros en un gabinete de crisis. Las breves palabras de Zapatero contenían, además, un compromiso que esperamos cumpla con el máximo rigor y con la mayor rapidez posible. Nos referimos a la promesa del jefe del Ejecutivo de esclarecer “cuáles han sido las causas y las circunstancias” del gravísimo accidente de ayer por la tarde.

En el futuro
Ello no supone, por descontado, atribuir de antemano a la compañía Spanair sospechas en relación con semejante tragedia. Otros factores tendrían que ser lógicamente investigados por el Gobierno y/o por la justicia. Pero –como vino a decir la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en rueda de prensa- la exigencia de responsabilidades, si hubiere lugar, no debe ser descartada. Sobre todo, y según puntualizó la ministra, porque ha de evitarse que en el futuro pueda repetirse tamaña desgracia.

Los primeros indicios
Los primeros indicios tienden a confirmar que todo se encontraba en regla y que la seguridad del avión fue ratificada en enero pasado al ser revisada la nave aérea. El modelo es un McDonnell Douglas MD-82, que llevaba funcionando desde hace, al parecer, quince años y procedía de una compañía coreana. Hay que advertir al respecto, y de inmediato, que estos aviones han sufrido diversos avatares y algunos accidentes y, según el criterio de determinados expertos, lo más conveniente habría sido jubilarlos hace ya tiempo.

Desde 2003
No hay que perder de vista, por otra parte, que Spanair pasó a ser propiedad, en 2003, de la empresa escandinava SAS y que, desde entonces, los problemas económicos se han ido acumulando de forma irreversible. Y ello hasta el extremo de que –acuciada además por la actual crisis económica mundial, que no es, desde luego, benévola con los negocios aéreos- la dirección de Spanair acaba de presentar un ERE o Expediente de Regulación de Empleo que puede afectar a más o menos mil trabajadores a tiempo completo. Ayer mismo los pilotos de esta compañía habían anunciado una posible huelga.

Agobios empresariales
Es evidente que no deben mezclarse los agobios empresariales que se han ido gestando en Spanair con el accidente. Un portavoz sindical de UGT –horas más tarde del drama de Barajas- condenó tajantemente, en declaraciones radiofónicas, toda vinculación del luctuoso suceso con la gestión de la compañía en apuros. Pero la realidad es la que es y los atormentados familiares de los más de 150 cadáveres calcinados tienen todo el derecho a saber por qué y cómo un vuelo turístico se convirtió en un infierno.

Sensato razonamiento
Hemos subrayado el sensato razonamiento de Rajoy, apelando a la unidad de todos los ciudadanos con las víctimas del accidente. Sin embargo, sostenemos –y con fundamento- que en el frente mediático afín a la derecha ya han sonado los primeros disparos apuntando otra vez a la cabeza de Zapatero. El director de La Razón, Francisco Marhuenda -en el transcurso de la tertulia nocturna de la divina COPE-, se dedicó a descalificar al Gobierno, a su presidente, a la ministra de Fomento y a las autoridades aéreas.

Minutos antes
“¿Dónde está el Gobierno?”, clamaba el moderador de ese aquelarre, minutos antes de que hablaran Zapatero y Álvarez. Marhuenda bendecía a Alberto Ruiz-Gallardón y al Gobierno autonómico de Esperanza Aguirre, contraponiendo la gestión “buena” de ambas administraciones a la “deficiente” gestión del Gobierno de España. ¿Ha empezado de nuevo el repugnante espectáculo de cargar contra el Gobierno utilizando el todo vale –incluso más de 150 muertos- para desgastar a Zapatero?

Ex colaborador de Rajoy
Es una lástima, ciertamente, que Marhuenda –quien fuera estrecho colaborador de Rajoy durante la primera legislatura del PP- no leyera el comunicado del presidente del PP antes de lanzarse por el tobogán de la demagogia barata.

Enric Sopena es director de El Plural

¿Adiós al País Valenciano?

El posible cambio de siglas del PSOE en Valencia reabre el debate que durante décadas ha dividido a izquierda y derecha

 

 

BELÉN TOLEDO – Valencia – 16/08/2008 07:30
Murcia es Región de Murcia o Murcia a secas y no pasa nada. El País Vasco o Euskadi también dos denominaciones para un mismo territorio. El caso de Valencia es diferente. Aquí la elección de uno u otro nombre (País Valenciano, Comunidad Valenciana o Antiguo Reino de Valencia) nunca es inocente.

Lo saben bien en el PSOE, que se ha encontrado con un apasionado debate en sus propias filas después de que algunos de sus dirigentes propusieran un cambio de siglas para la formación: de Partido Socialista del País Valenciano (PSPV) a Partido de los Socialistas de la Comunidad Valenciana (PSCV). La idea deberá ser aprobada o desechada en el congreso del próximo mes de septiembre. Dos de los aspirantes a dirigir el partido, que ahora está gobernado por una gestora, ya han rechazado el nuevo nombre y no es seguro que la militancia socialista valenciana lo respalde.

Tanta susceptibilidad no obedece sólo a un cambio de siglas. Con la eliminación de País Valenciano, “se renuncia a lo mejor del empuje político de la izquierda valenciana durante el siglo XX”, según Vicent Garcés, eurodiputado socialista y uno de los fundadores del PSOE-PSPV a finales de la década de los 70. Para él y muchos otros, la expresión simboliza las aspiraciones de autogobierno, de defensa de la lengua y la cultura valenciana entendida como un todo compartido con Catalunya y Baleares, y de los valores de la izquierda que fueron defendidos durante la transición.

Costumbre o futuro

No sólo lo entiende así gran parte de los políticos socialistas. La mayoría de los colectivos de izquierda conservan esa referencia en su nombre. Algunos, como CCOO o UGT, reconocen que es “por tradición” o por el “carácter histórico y cultural del término”. Para otros, como Enric Morera, del partido Bloc Nacionalista Valencià, sigue siendo “una idea de modernidad para avanzar en el autogobierno”.

La expresión País Valencià hizo fortuna en la Transición. Se usaba desde mucho antes, pero fue el escritor valenciano Joan Fuster el que en los últimos años del franquismo le otorgó el cariz de izquierdas y de vinculación cultural con el resto de territorios en los que se habla el catalán. En el otro extremo, los tradicionalistas defendían el nombre histórico de Reino de Valencia.

Un viejo debate

Durante la transición Valencia fue el escenario de una a veces violenta guerra de nombres y símbolos entre izquierda y derecha. El PSPV y la UCD pactaron en el proyecto de Estatut que se respetaría el nombre de País Valenciano y a cambio la izquierda apoyaría la señera con la franja azul como bandera oficial de todo el territorio (la derecha no quería una enseña demasiado parecida a la catalana).

Pero en el trámite en el Congreso, el entonces vicepresidente del Gobierno, el valenciano ya fallecido Fernando Abril Martorell, vetó el nombre y obligó a la izquierda a apoyar la fórmula aséptica de Comunidad Valenciana, ideada por Emilio Attard, como denominación oficial. Eso sí, en el preámbulo se hizo referencia a País Valenciano como “nombre moderno” del antiguo reino.

Con el paso de los años el nombre oficial ha calado entre la población, pero el mundo cultural y académico continúa utilizando la fórmula País Valenciano. El PP ha perseguido con saña cualquier intento por normalizar ese nombre y lo ha prohibido en los libros de texto y en Canal 9. Y ahora se jacta de que los socialistas quieren renunciar al nombre. El debate interno es entre los que lo consideran una claudicación y los que creen que ya forma parte del pasado y hay que adaptarse a la realidad.

Eliseu Climent, presidente de Acció Cultural del País Valencià e histórico del nacionalismo valenciano de izquierdas, resumió con ironía esta decepción poco después de conocer el posible cambio de nombre del PSOE: “Si llego a saber que nos quedamos en comunidad, habría apoyado el nombre de Antiguo Reino”.

 

TRES NOMBRES PARA UN MISMO TERRITORIO

Antiguo Reino de Valencia // Hace referencia al periodo transcurrido desde la conquista de Jaime I en 1238. El monarca dotó al territorio de estructura política propia pese a incorporarlo a la Corona de Aragón junto a Catalunya y Baleares. La victoria de Felipe V en 1707 en la Guerra de Sucesión acabó con el autogobierno. En la transición, esa denominación fue recuperada por la derecha, que defendía el nombre de Antiguo Reino de Valencia.

País Valenciano // La denominación tuvo gran auge en la II República. Fue usado por Joan Fuster, inspirador del nacionalismo valenciano de izquierda, en el tardofranquismo. En la Transición, los sectores progresistas lo recuperaron.

Comunidad Valenciana // Fue la solución de compromiso alcanzada en 1982 ante el rechazo de la derecha al término País Valenciano que figuraba en el proyecto de Estatuto. Se trató así de cerrar la discusión que enfrentó durante los años anteriores a izquierda y derecha por los símbolos autonómicos. 

 

LOS CANDIDATOS

Ximo Puig // “No debemos cambiar si significa un giro al centro. Hay que ir a lo contrario, a una ambición más socialista y valencianista. Pero si hay cambio, debe ser con consenso”, afirma Ximo Puig, uno de los cuatro aspirantes a liderar el PSPV.

José Luis Ábalos // Ábalos se cuenta entre los partidarios del cambio: “Si hay que cambiar, lo normal es que se ponga Comunidad Valenciana. No significaría un giro al centro sino una adaptación al nombre oficial. Y sólo si lo pide la mayoría”.

Jorge Alarte // Opina Jorge Alarte que el hipotético cambio de siglas es una decisión de los militantes que no constituye el debate más importante: “Ni perdimos por el nombre ni ganaremos por el nombre”. Rechaza el giro al centro.

Francesc Romeu fue el primer candidato que rechazó el cambio de nombre y también el cambio ideológico que podría conllevar: “No hace falta cambiar nombres, hay que cambiar los contenidos”, sostiene tajante.  

El PP y sus mentiras repetidas.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 Coral Bravo
  • CORAL BRAVO

    11/08/2008

 

Decía Goebbels, el responsable del Ministerio de Edcación Popular y Propaganda de la Alemania nazi, o, lo que es lo mismo, el responsable de la manipulación de la sociedad alemana en el nazismo, que “una mentira repetida muchas veces acaba convirtiéndose en una verdad para el que la escucha”. Al parecer, algunos ideólogos del PP son, al menos durante los últimos cuatro años, fieles seguidores de estas doctrinas de manipulación social, e imponen, como una de sus tácticas políticas, la reiteración de afirmaciones falsas para intentar coaccionar el subconsciente colectivo de los españoles.

<!–

Todos recordamos la mentira, repetida hasta lo vomitivo, sobre lo que llamaban “la verdad del 11-M” (que pretendía sembrar una duda siniestra en la opinión ciudadana),  o el ridículo “España se rompe”, o “el gobierno de ZP negocia con ETA”. Ante tanto despropósito, el tiempo y la justicia, además del simple sentido común, han puesto las cosas en su sitio, y los ciudadanos no sólo han hecho caso omiso a tanto infundio canallesco, sino, además, han cobrado en réditos políticos y de  credibilidad al partido liderado por Rajoy; porque es una realidad que la categoría moral (me refiero a la auténtica moralidad y no a otra) del PP ha quedado definitivamente por los suelos.

Pues bien, el descalabro electoral de marzo no les ha hecho cambiar, según parece,  de estrategias. El pasado viernes, ocho de agosto, se reunían los máximos representantes del partido en lo que han llamado un “comité de seguimiento de la crisis” para, según ellos, buscar soluciones a los problemas económicos de los españoles (¿?). Con ninguna dosis de pudor (y menos aún de decencia) se atreven a recitar otro slogan (siguiendo las mencionadas tácticas de Goebbels) para calentar
un poco más el ánimo de los españoles en agosto; “el gobierno no está” repitió hasta tres veces la secretaria general del partido –intentando hacer creer que el PP “trabaja” en agosto y el gobierno está “de rositas”-. Es otra mentira repetida que pretenden pasar, sin serlo, por verdad. Y a los hechos me remito: el diario El País, ante tal “bienintencionada” afirmación, solicitó directamente al gobierno información sobre la actividad de los ministros en ese mismo día; al menos seis ministros, además de la vicepresidenta, se encontraban trabajando.

Pero tratar de rebatir con realidades las falsedades a las que el PP nos tiene acostumbrados es pérdida de tiempo y tarea inútil. Quizás en este caso concreto sería más práctico preguntarles a los populares por qué no organizaron un “comité de seguimiento” similar cuando nos llevaron a los españoles, contra la voluntad de la mayoría, a ser cómplices de una guerra inhumana y genocida, o cuando el presidente Aznar decretó con carácter urgente la liberalización del suelo que fue el inicio de la especulación inmobiliaria y ha supuesto la ruina económica de millones de familias (eso que tanto y tanto les preocupa ahora).

Habría que preguntarles por qué no se han reunido con carácter urgente para salvar la sanidad pública de la Comunidad de Madrid, o para poner freno al desastre urbanístico y medioambiental de la Comunidad Valenciana; o para poner orden en sus élites y deshacerse de la alianza que mantienen con aquéllos con los que, nunca,
bajo ningún concepto, se pueden aliar los que defienden un Estado democrático.

Como son preguntas retóricas, es decir, sin respuesta, lo mejor que podemos hacer los ciudadanos es informarnos bien y conocer esas técnicas manipulativas que algunos utilizan para someternos a la esclavitud de sus intereses. Una vez más, y no me canso de repetirlo, el laicismo y el librepensamiento son la clave; y son la mejor
defensa de los ciudadanos ante las grotescas falsedades y las manipulaciones de los que no respetan los postulados democráticos más básicos.

Coral BravoDoctora en filología, máster en psicología, miembro de Europa Laica.

 

 

–>

 

Todos recordamos la mentira, repetida hasta lo vomitivo, sobre lo que llamaban “la verdad del 11-M” (que pretendía sembrar una duda siniestra en la opinión ciudadana),  o el ridículo “España se rompe”, o “el gobierno de ZP negocia con ETA”. Ante tanto despropósito, el tiempo y la justicia, además del simple sentido común, han puesto las cosas en su sitio, y los ciudadanos no sólo han hecho caso omiso a tanto infundio canallesco, sino, además, han cobrado en réditos políticos y de  credibilidad al partido liderado por Rajoy; porque es una realidad que la categoría moral (me refiero a la auténtica moralidad y no a otra) del PP ha quedado definitivamente por los suelos.

Pues bien, el descalabro electoral de marzo no les ha hecho cambiar, según parece,  de estrategias. El pasado viernes, ocho de agosto, se reunían los máximos representantes del partido en lo que han llamado un “comité de seguimiento de la crisis” para, según ellos, buscar soluciones a los problemas económicos de los españoles (¿?). Con ninguna dosis de pudor (y menos aún de decencia) se atreven a recitar otro slogan (siguiendo las mencionadas tácticas de Goebbels) para calentar un poco más el ánimo de los españoles en agosto; “el gobierno no está” repitió hasta tres veces la secretaria general del partido –intentando hacer creer que el PP “trabaja” en agosto y el gobierno está “de rositas”-.

Es otra mentira repetida que pretenden pasar, sin serlo, por verdad. Y a los hechos me remito: el diario El País, ante tal “bienintencionada” afirmación, solicitó directamente al gobierno información sobre la actividad de los ministros en ese mismo día; al menos seis ministros, además de la vicepresidenta, se encontraban trabajando.

Pero tratar de rebatir con realidades las falsedades a las que el PP nos tiene acostumbrados es pérdida de tiempo y tarea inútil. Quizás en este caso concreto sería más práctico preguntarles a los populares por qué no organizaron un “comité de seguimiento” similar cuando nos llevaron a los españoles, contra la voluntad de la mayoría, a ser cómplices de una guerra inhumana y genocida, o cuando el presidente Aznar decretó con carácter urgente la liberalización del suelo que fue el inicio de la especulación inmobiliaria y ha supuesto la ruina económica de millones de familias (eso que tanto y tanto les preocupa ahora).

Habría que preguntarles por qué no se han reunido con carácter urgente para salvar la sanidad pública de la Comunidad de Madrid, o para poner freno al desastre urbanístico y medioambiental de la Comunidad Valenciana; o para poner orden en sus élites y deshacerse de la alianza que mantienen con aquéllos con los que, nunca, bajo ningún concepto, se pueden aliar los que defienden un Estado democrático.

Como son preguntas retóricas, es decir, sin respuesta, lo mejor que podemos hacer los ciudadanos es informarnos bien y conocer esas técnicas manipulativas que algunos utilizan para someternos a la esclavitud de sus intereses. Una vez más, y no me canso de repetirlo, el laicismo y el librepensamiento son la clave; y son la mejor defensa de los ciudadanos ante las grotescas falsedades y las manipulaciones de los que no respetan los postulados democráticos más básicos.

Coral BravoDoctora en filología, máster en psicología, miembro de Europa Laica.

 

La auditoría de RTVV concluye que su modelo empresarial es inviable

ntervención y E. & Young reclaman el contrato programa, un plan estratégico y recorte de gastos

V. Romero, Valencia
Nuevo varapalo de los auditores al modelo financiero y de gestión de Radiotelevisión Valenciana. La Intervención de la Generalitat y la auditora privada Ernst & Young han optado en esa ocasión por lanzar una enmienda a la totalidad de la estrategia empresarial del ente audiovisual. El informe de revisión operativa de RTVV correspondiente al ejercicio de 2007, que anteayer hizo público la Conselleria de Economía, concluye que el actual modelo financiero consistente en financiar la actividad del consorcio público a través de ampliaciones anuales de capital con cargo al riesgo de la Generalitat se ha convertido en un círculo vicioso que impide optimizar la gestión y los recursos. Los auditores denuncian “diversas deficiencias” constantes en determinadas áreas de gestión e inversiones y cuestiona una política basada en intentar no obtener desviaciones significativas respecto de los presupuestos aprobados, “que suelen ser superiores a los aprobados en el ejercicio anterior”.
Esta circunstancia provoca, según los auditores, que las entidades que componen RTVV no desplieguen políticas de “contención del gasto y de la incentivación y búsqueda de ingresos”. El informe explica que la comodidad en la que se instalan los gestores gracias a las periódicas aportaciones de fondos tampoco favorece “el análisis de la posible existencia de las estructuras de costes sobredimensionadas para el objeto para el que se definieron las entidades”.
El informe de revisión operativa admite que los responsables de la Generalitat están trabajando desde hacer años en diversas alternativas al actual modelo de financiación con el objetivo de identificar un modelo “eficaz” que permita “mantener a largo plazo la estructura financiera y patrimonial estable, cumpliendo objetivos de rentabilidad social y económica razonables”. Pero la Intervención de la Generalitat y Ernst & Young insisten en que el modelo de financiación a través de ampliaciones de capital con recurso al endeudamiento a largo plazo pone de manifiesto “la falta de una estrategia empresarial en la que se compatibilice de forma eficiente la gestión económica-financiera con el desarrollo de la actividad del Grupo RTVV y la prestación de un servicio público de calidad”.
El informe de los auditores, que se extiende a lo largo de 47 páginas, lanza toda una batería de alternativas que pasan por una redefinición total del modelo de negocio y de gestión y la puesta en marcha de un plan estratégico. Las medidas incluyen desde un análisis real del mercado y posicionamiento de RTVV, hasta una revisión de los contratos de abastecimiento, el desarrollo de una planificación de la plantilla acorde con la estrategia definida o la modificación de la política comercial para hacer compatibles los objetivos sociales con las audiencias. Además aboga por la coordinación con la FORTA en las políticas de compras de producciones ajenas y realización de producciones propias, la puesta en marcha de un contrato programa que defina la relación de las distintas sociedades del ente o la realización de estimaciones reales de costes en función de la redefinición de objetivos para fijar un modelo de financiación.
Ernst & Young ya advirtió de los problemas financieros y empresariales de RTVV en su informe de 2006. Como respuesta, el jefe del Consell, Francisco Camps, anunció en las Corts la negociación de un contrato programa, pero nada más se ha vuelto a saber del asunto. Un año más, los auditores vuelven a poner de manifiesto el caos económico y de gestión de RTVV.