ADIOS AL VENDEDOR DE HUMO.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • ENRIC SOPENA

    26/02/2008

Cabos sueltos

Adiós al vendedor de humo

¿Puede ser presidente del Gobierno democrático de España quien es capaz de acusar a su oponente, sin fundamento alguno, de haber agredido a las víctimas del terrorismo? Pues eso, exactamente eso, es lo que ha hecho Mariano Rajoy al final del debate. Por cierto, un debate espléndidamente dirigido y moderado por Manuel Campo Vidal, hace pocos días tan denostado -y de forma pérfida- por determinada prensa amarilla afín a Génova 13.

<!–

Para ser exactos, habría que decir que Mariano Rajoy, en el último tramo de su intervención, ha dejado de calumniar a Zapatero a cuenta de las víctimas y se ha puesto el disfraz de caperucita o de hada madrina o de ángel de la guardia –según como cada cual desee describirlo- y nos ha narrado un almibarado cuento de Navidad destinado a imberbes. Ése es el futuro de la España del PP que nos vende el candidato de la derecha: un relato para engañabobos que ignoran qué es el bonobús y, más aún, su precio.

Rajoy ha ido a por todas. Pero en todas sus arremetidas ha enseñado el plumero de la demagogia, de la manipulación o de la arrogancia de ciertos señoritos de provincias que juegan al tute cabrón –como el candidato genovés– y cultivan con fruición el chascarrillo, mientras deben de creerse que este país es aún el que narrara Clarín en La Regenta.

Rajoy, en todo caso, ha sido transparente. Ha asumido uno tras otro los mandamientos del catecismo neocon. O sea, ha recitado el argumentario de su partido, desde el 14-M hasta hoy. Después de escucharlo, sólo los ingenuos patológicos o los cínicos redomados podrán seguir diciendo que “Rajoy hace el discurso del centro y la moderación”, como ha afirmado Alberto Ruiz Gallardón, al parecer atrapado ahora por el síndrome de Estocolmo.

Los veredictos conocidos certifican el hundimiento o la derrota del aspirante. La encuesta de ABC le otorga una victoria casi pírrica de dos puntos, lo que tratándose de un periódico tan entregado a los conservadores como es el citado, cabe interpretarlo como un éxito para Zapatero. En Telemadrid ha habido sorpresa mayúscula. Aunque por un punto, el triunfo ha sido para Zapatero. Este resultado es más meritorio para el candidato del PSOE porque únicamente han sido encuestados los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, feudo pepero por excelencia desde hace mucho tiempo.

En cuanto al sondeo de Telemadrid, puede haber ocurrido también que la longa manus de Esperanza Aguirre en su privada televisión pública haya contribuido a semejante milagro. Aguirre está impaciente por heredar la sucesión de Rajoy. Ayer lo demostraba, sin pudor alguno, en sus declaraciones a El País: “Se puede ser jefe de la oposición sin estar en el Congreso de los Diputados”. Blanco y en botella…

En fin, Rajoy se halla en el límite y parece lógico que haya apretado el acelerador. Da la impresión, sin embargo, que una vez más al líder del PP le ha fallado la contención. Se ha embalado tanto que ha empezado el debate sin apenas frenos. Y lo ha terminado habiéndose pasado de frenada. Como siempre. Su programa se ha limitado al de la cesta de la compra –que ha repetido en dos ocasiones- y a divagar injuriosamente sobre la lucha de Zapatero contra ETA, aparte de caricaturizar la política exterior española y limitarla a Castro y a Chávez.

ZP ha cogido el balón en se momento y le ha marcado un gol estilo Getafe en el Bernabeu. Le ha recordado sencillamente que fue él quien salió en defensa de José María Aznar frente a la soflama contra el ex presidente lanzada precisamente por Chávez. Y es que hacer de vendedor de humo con riesgo de contaminar no resulta el mejor aval para llegar a la Moncloa. Rajoy se va acercando cada vez más a la estación término. Adiós.

Enric Sopena es director de El Plural

SOLBES INSUFLA MORAL AL PSOE.

solbes.jpg
ANABEL DÍEZ – León – 23/02/2008

El Consejo de Ministros de ayer empezó de una manera inusual. Estaban los miembros del Gabinete acomodándose cuando llegó Pedro Solbes, el hombre que doce horas antes había mantenido un pulso televisivo con Manuel Pizarro, el ex presidente de Endesa y número dos de Mariano Rajoy en la candidatura del PP por Madrid. Al entrar Solbes, los ministros rompieron a aplaudir, certificando con su actitud la misma sensación de victoria que reflejaba el sondeo de urgencia que hizo Antena 3 nada más acabado el debate.

Los ministros recibieron ayer al vicepresidente con un aplauso
El PSOE temía que Solbes respondiera en el debate con cifras ininteligibles

Pedro Solbes se ha convertido en el talismán de los socialistas. Decir Solbes fue ayer, en boca de cualquier militante del PSOE, sinónimo de satisfacción y victoria. Y por supuesto lo utilizó el presidente José Luis Rodríguez Zapatero con fruición ante sus paisanos leoneses, que anoche abarrotaban el Palacio de los Deportes de esta ciudad. “Ayer no sólo ocurrió que Solbes ganara a Pizarro, sino que cuando la seriedad se impone a la demagogia ganamos todos los españoles”. El talismán Solbes ahuyentaba cualquier mal presagio. Y Zapatero lo repitió.

Este cara a cara de los números dos de Zapatero y de Rajoy suponía la primera prueba que tenía que afrontar el PSOE y la ganó “cum laude”, según unos eufóricos miembros del comité de campaña socialista. Estos interlocutores reconocen que necesitaban empezar la carrera con moral de victoria en un asunto como la economía sobre la que el PP ha extendido toda su estrategia electoral “catastrofista”.

Pero además de satisfacción, en el PSOE había alivio. Porque había cierto temor antes del debate. Temor, por ejemplo, a que Pizarro se aferrara al discurso más doméstico, el que mira a los españoles que tienen dificultades para llegar a fin de mes, y que Solbes respondiera con grandes cifras ininteligibles para la mayoría.

Acabado el debate, respiraron tranquilos. El PSOE cree que Solbes ha conseguido dar de pleno en el objetivo que buscaban: trasladar la convicción de que si hay dificultades, Zapatero y Solbes las afrontarán mejor que Rajoy y Pizarro.

Solbes estaba especialmente contento por el tono educado en el que se desarrolló el encuentro, informa Miguel Ángel Noceda. No estaba dispuesto a entrar en temas personales o fuera del terreno estrictamente económico pero en el PSOE reconocen que, por si acaso, iba preparado con la munición necesaria en el caso de que Pizarro optase por derivar su discurso por esta vertiente.

Siguiendo la senda allanada por Solbes, Zapatero incidió anoche en León en el discurso económico. Por ejemplo, recalcó que España está en buena posición para “convertir los problemas en oportunidades”, que tiene “el nivel más bajo de paro desde hace muchas generaciones y que vive el periodo más alto de crecimiento de su historia…”. Y siguió con los datos, con las cifras, y también con la búsqueda antagónica de lo que haría el Partido Popular y lo que haría el PSOE si vienen mal dadas.

“Señor Rajoy, éste no es un país en decadencia: usted le dice a los españoles, señor Rajoy, que el futuro nos derrotará y yo le digo a usted que saldremos al encuentro de ese futuro”.

Tanta insistencia de Zapatero en el “usted” y en el “señor” era intencionada. Era la réplica al tuteo con el que Mariano Rajoy se dirigió a él en algún mitin con intención de demostrarle escaso respeto, según las interpretaciones más extendidas.

Pero respeto y afecto a raudales le mostraron sus paisanos, que se encargaron una hora antes de que llegara al Palacio de los Deportes de pedir al servicio de seguridad que expulsara a los casi 200 funcionarios de Justicia que querían protestar ante Zapatero por sus reivindicaciones salariales.

Ahora bien, todavía quedaron unos pocos para mantener viva la protesta. Pero estos incidentes, que se repiten desde la precampaña, no empañaron la alegría evidente que Zapatero demuestra cuando está en su tierra. En León, precisamente, se va a dar una batalla muy dura ya que el PSOE luchará por mantener a tres diputados, encabezados por José Antonio Alonso, ministro de Defensa. También tiene seguro el escaño Amparo Valcarce, y la pelea estará en el tercero, que cayó del lado socialista hace cuatro años por menos de 2.000 votos y que el PP quiere tener para sí y dar la vuelta a la situación actual de 3-2. No obstante, en el cómputo de la comunidad, el PP gana las elecciones una y otra vez.

Zapatero en León

– “No sólo ganó Solbes a Pizarro. Cuando la seriedad gana a la demagogia, ganamos todos los españoles. Hemos ganadolos que creemos que no se puede jugar con la economía”.

– “Viendo el debate, me preguntaba: ¡Cómo es posible que este señor haya cobrado esa indemnización con lo poco que sabe de economía! ¡Cómo se lo monta la derecha!”.

LOS DATOS DE LAS ENCUESTAS REALIZADAS HASTA HOY POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN; HOY COMIENZA LA CAMPAÑA HACIA LA VERDADERA ENCUESTA DE LAS URNAS.

Los datos del CIS

La última encuesta del CIS muestra un empate técnico entre PSOE y PP, lo cual aviva más la tensión entre los principales partidos políticos.

ENCUESTAS ELECTORALES

Fecha

Medio

PSOE

PP

IU

CIU

ERC

PNV

OTROS

15-2-08

CIS

40,2%

38,7%

5,8%

15,3%

18-2-08

A3- Onda Cero

41,8%

40,2%

5,2%

2,9%

1,9%

1,6%

6,2%

17-2-08

El País

41,9%

38.9%

5%

14,2%

10-2-08

El Público

44%

38,5%

4,9%

2,8%

1,5%

1,6%

6,7%

17-2-08

ABC

42,2%

39,2%

3,9%

14,7%

10-2-08

El Mundo

41,8%

39,2%

5,2%

3,2%

2,1%

1,6%

6,9%

28-1-08

Cadena Ser

44%

38%

3,5%

3%

1,6%

1,9%

8%

14-1-08

La Vanguardia

42,5%

40%

14-1-08

El Mundo

41,9%

39,4%

5%

3,4%

2,2%

1,5%

6,6%

EVOLUCION DE LAS ENCUESTAS

11 febrero: Sondeo A3-Onda Cero.

4 febrero. Aumenta la distancia entre PSOE y PP.

28 enero. Diferentes resultados.

21 enero. PSOE y PP pierden votos.

14 enero. Las encuestas de los medios.

JÓVENES Y MUJERES, CON EL PSOE.

20070612174943-muchachasplaya.jpg 

Jóvenes y mujeres, con el PSOE

Los socialistas ganan claramente entre el electorado femenino, que es el que mejor valoración le da a Zapatero 

FERNANDO GAREA – Madrid – 17/02/2008 23:38
Si en las elecciones generales del próximo 9 de marzo sólo votaran las mujeres el PSOE tendría una amplia victoria, pero si sólo fueran a las urnas los mayores de 60 años sería el PP el que ganaría claramente.Según los datos de la macroencuesta, el PSOE es claramente el partido preferido entre las mujeres y entrelos más jóvenes.

La intención declarada de voto o voto directo entre las mujeres al PSOE es del 34,5%, mientras que entre los hombres es del 33,1%, es decir, hay 1,4 puntos de diferencia.Entre las mujeres, el PP tiene una intención declarada de voto del 26,7%, pero sube al 28,7% entre los hombres, es decir un punto de diferencia. Viendo la distancia entre los dos grandes partidos, el PSOE le sacaría 7,8 puntos al PP entre las mujeres y sólo 4,4entre los hombres.

Propuestas electorales

Con estos datos se entiende el esfuerzo del PP por acercarse al electorado femenino con iniciativas como la reducción del IRPF para trabajadoras. Lo hace aunque sea a costa de quebrar su discurso contrario a cualquier medida de acción o discriminación positiva a favor de las mujeres, como demostró en su recurso rechazadola Ley de Igualdad.

Es significativo también que Izquierda Unida se percibe como un partido muy masculino o, al menos, con un apoyo mayoritario entre los hombres. De hecho, la diferencia del voto a la federación que dirige Gaspar Llamazares entre hombres y mujeres es casi del doble a favor de los varones. IU tiene una intención declarada de voto del 4,7% entre hombres y sólo del 2,8% entre mujeres.

Esa preferencia por sexos se repite también en la valoración de los candidatos. Así, la nota que los hombres le dan a Zapatero es de 5,2, pero sube al 5,5 entre las mujeres. El dato es la traducción de gestos del presidente del Gobierno hacia el electorado femenino, como su pública definición como feminista e iniciativas concretas como la Ley de Igualdad.

Será significativo que el día de reflexión se celebrarán manifestaciones feministas en toda España con motivo del Día de la Mujer Trabajadora. El 8 de marzo el PSOE tendrá una amplia representación en la que será la primera vez que se celebran manifestaciones autorizadas el día antesde las elecciones. En el caso de Mariano Rajoy, las mujeres le dan una nota de 4,5 y los hombres de 4,4.

Tramos de edad

Por edades, no hay coherencia aparente entre el voto favorable al PSOE entre los jóvenes y al PP entre los mayores, con la valoración a sus líderes en los diferentes grupos de edad.
Así, las notas a Zapatero aumentan de manera proporcional al incremento de la edad de los encuestados. Los más jóvenes le dan un 5,2 y los que tienen edades superiores a los 45 años llegan hasta el 5,6.

La misma evolución se produce en el caso de Rajoy, desde el 4,1 de los más jóvenes hasta el 5,2 de los más mayores. Es como si la voluntad de dar mejor nota a los líderes fuera creciendo a medida que aumenta la edad de los encuestados.Esta norma no es aplicable a Gaspar Llamazares, porque es mucho mejor valorado entre los más jóvenes que entre los mayores. Desde el 4,5 de los que tienen entre 18 y 29 años al 4,1 de los más mayores.

En cuanto al voto directo, el mejor tramo de edad para el PSOE es el de los que tienen entre 45 y 59 años y el peor entre los mayores de 60 años. El PP tiene su mejor intención declarada de voto en los mayores de 60 años, entre quienes es el partido más votado, y la peor en el tramo de entre 45 y 59 años. En la franja de edad de los mayores de 60, Izquierda Unida sólo llega al 1,4% de los votos decididos.

¿A QUIEN PERJUDICA LA ABSTENCIÓN?.

logo-proyecto-80.jpg

JOSÉ LUIS DE ZÁRRAGA – Madrid – 18/02/2008 07:14
La abstención no es algo que obedezca siempre a los mismos factores determinantes. La abstención perjudica más… al partido cuya clientela electoral se abstiene. Por consiguiente, hay que preguntarse en qué circunstancias se abstienen más unos u otros.

Contra lo que se supone, una alta abstención podría favorecer al PSOE

Suele decirse que los electores de izquierdas se abstienen más que los de derechas. Pero esto es cierto sólo a veces. Ha sido cierto en determinadas circunstancias históricas, en las que se funda ese estereotipo. Sobre todo en 2000, cuando el electorado de izquierdas se abstuvo masivamente, mientras el de derechas votaba. No lo ha sido en otras circunstancias, en particular en 1982, en 1993 y en 2004. En 1996 tanto los votantes de izquierdas como los de derechas votaron masivamente, en mayor proporción que en 1993; lo que decidió el resultado a favor del PP no fue la abstención de votantes de izquierdas, sino, sobre todo, la concentración del voto de centro derecha en el PP y la división del voto de izquierdas entre PSOE e IU.

Motivos diferentes

En cambio, hay indicios claros de la abstención de votantes de centro derecha en 1986 y 1989. Del voto de AP y UCD en 1982 se pierden casi 700.000 votantes (un 10% de este electorado en la época) entre 1986 y 1989. No es probable que esos votos, que habían permanecido fieles en 1982, fuesen al PSOE en los dos comicios siguientes, porque en cada uno de ellos el voto socialista disminuyó también en un millón aproximadamente. En ambos lados hubo mucha abstención, pero con distinto sentido. Para los votantes socialistas era una abstención motivada por el desencanto y facilitada por la seguridad en que continuaría gobernando el PSOE. En los votantes de centro derecha estaba motivada por la escasa fe en la victoria, que les dispensaba del voto a unos candidatos poco atractivos.

Es probable que el 9-M haya una gran participación de los dos electorados

Es cierto que los votantes de derechas, por razones ideológicas, son en su mayoría más disciplinados y tienen mayor resistencia a la abstención. Y entre los de izquierdas abundan los críticos con sus partidos y la abstención se percibe como una opción electoral legítima.

Pero la actual distribución de las intenciones de voto puede tener también consecuencias importantes asociadas a la participación electoral, muy diferenciada según el sexo y la edad. En todos los grupos de edad (excepto el de los ancianos) la tasa de participación de las mujeres es mayor que la de los varones. Y sucede que el PSOE tiene más voto entre las mujeres que entre los varones. Los grupos con tasas de abstención más altas son los de jóvenes, sobre todo menores de 30 años; pero también los de 30 a 39 años son muy abstencionistas. Y sucede que el mayor porcentaje de voto al PP está en los varones de 30-39 años. Entre los nuevos electores y los menores de 30 años, las mujeres participan mucho más que los varones; y entre ellas hay muchos más votantes al PSOE que entre ellos. Los grupos menos abstencionistas son los de 50-59 y 60-69 años, de ambos sexos; en el de los mayores, el PP supera al PSOE –aunque no por mucho–, pero en el de 50-59 el PSOE logra sus intenciones de voto más altas… Por tanto, contra lo que se supone, en estos momentos una baja participación podría desfavorecer más al PP que al PSOE. O a ambos por igual.

Sin embargo, lo más probable es que, el 9 de marzo, ambos electorados participen en proporción elevada y que no sea la abstención de unos la que decida a favor de los otros, sino sus votos.

* José Luis de Zárraga es Sociólogo