Ante la matanza de Gaza.

por <!––>tierradegenistas @ Domingo, 04. Ene, 2009 – 18:00:00

Israel roba, invade y mata y los líderes del mundo que se dice civilizado y democrático se lo permiten, en tanto el pueblo de Cuba soporta el bloqueo. La casualidad, si existe, hace que el aniversario de la revolución que derrocó al tirano Batista coincida con la masacre que el sionismo se cobra sobre el pueblo palestino, natural de las tierras ocupadas. La coincidencia debería hacer aún más visible la lógica del poder tan lejana a la del bien.
Genista

https://i0.wp.com/data5.blog.de/media/029/3117029_31f9edaca2_m.jpg

Ante la matanza en curso en Gaza
por John Berger

28/12/08

No somos sino espectadores del más reciente -quizás penúltimo- capítulo del viejo conflicto de 60 años que enfrenta a Israel y al pueblo palestino. Sobre las complejidades de este trágico conflicto se han vertido incontables opiniones, defendiendo una u otra de las partes enfrentadas. Hoy, con los ataques israelíes desarrollándose ininterrumpidamente sobre Gaza, el cálculo esencial -que siempre fue materia reservada- y que subyace tras el conflicto ha sido revelado en toda su crudeza: la muerte de una víctima israelí justifica la muerte de cientos de palestinos. La vida de un israelí es tan valiosa como la de un centenar de vidas palestinas.

Esto es lo que el Estado israelí y los medios de comunicación – tan solo con algunas excepciones marginales- repiten ciegamente. Y esta reclamación, que acompaña y a la vez justifica la más larga ocupación de un territorio extranjero en el siglo XX de la historia europea, es visceralmente racista.

Que el pueblo judío debe aceptar esto, que el mundo debería comprenderlo, y que los palestinos deberían asumirlo… es uno de esos chistes irónicos de la historia. Y no tiene gracia en ningún lugar. Nosotros podemos, sin embargo, rebatirlo, con más y más voces. Hagámoslo.

John Berger es ensayista, narrador y crítico de arte. Uno de sus últimos libros es Here is where we meet, Pantheon Books, Londres, 2006.

Gracias a SIN PERMISO
http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=2262

Gaza: crimen y vergüenza – por José Saramago, Teresa Aranguren, Belén Gopegui y otros – En REBELIÓN
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=78386&titular=gaza:-crimen-y-vergüenza-

Miseria del sionismo – por Fernando Sánchez Cuadros – En REBELIÓN
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=78391&titular=miseria-del-sionismo-

Los capitalistas Sionistas sí que saben hacer negocios con los capitalistas y políticos estadounidenses – por María Linares – En REBELIÓN
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=78404&titular=los-capitalistas-sionistas-sí-que-saben-hacer-negocios-con-los-capitalistas-y-políticos-estadounidenses-

Para entender lo básico sobre el conflicto i vs p – En REBELIÓN
http://www.rebelion.org/apartado.php?id=209

Gaza: La lógica del poder colonial – En REBELIÓN
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=78237

Palestina y Oriente Próximo :: En REBELIÓN
http://www.rebelion.org/seccion.php?id=17

Preguntitas sobre Dios – En TIERRA DE GENISTAS
http://tierradegenistas.blog.com.es/2009/01/01/preguntitas-sobre-dios-5309173

Belén 2007 d.c. – En TIERRA DE GENISTAS
http://tierradegenistas.blog.com.es/2008/12/25/belen-2007-d-c-5275509

Cuba en la vanguardia de la historia – por Atilio Borón – En REBELIÓN
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=78286&titular=cuba-en-la-vanguardia-de-la-historia-

Cuba ::
http://www.rebelion.org/seccion.php?id=14

El BANCO MUNDIAL financia la construcción del muro
http://www.stopthewall.org

Anuncios

Paremos el genocidio de Gaza/Aturem el genocidi a Gaza.

 MIDEAST ISRAEL PALESTINIANS

  ATUREM EL GENOCIDI
 A GAZA   CONCENTRACIÓ 

  

 

  

 

               Dimarts 30 de Desembre, a les 19 hores a la Plaça de la Verge
  
                                                                
               

 

 

Més de 300 morts i 2000 ferits i pensen continuar. ATUREM·LOS! 
             

BASTA JA!  Ni mes sang, ni mes impunitat, 60 anys basten.  

 

 

Exigim mesures de boicot per a Israel fins que respecte la legalitat internacional y els Drets Humans

Tot silenci es complicitat (Joan Fuster)

Convoquen: Comunidad Palestina en Valencia, Xarxa de Solidaritat amb Palestina de València, València Solidaria-Pau Ara PV, CEAR PV, CEDSALA, Solipal-ONGD de Solidaridad con Palestina, Palestina Lliure, Comunidad Siria en Valencia, Centro Cultural Islámico de Valencia, Comunidad Árabe de Valencia y Asociación Hispano Árabe, Fundación Comité de apoyo al pueblo Palestino (CAPP), ACSUD-Las Segovias, Ecologistes en Acció de Valencia, Ca Revolta, Col·lectiu Autònom de Treballadors (CAT), Intersindical Valenciana, CC.OO.PV., Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), Partit Comunista del País Valencià (PCPV), Els Verds del PV, PCPE, CGT-PV.
+Info: Telf. Comunidad Palestina 692536768, Xarxa de Solidaritat 625927166, EUPV 629693427

Puedes protestar también enviando un correo a la embajada de Israel, con el texto que hay debajo o con otro que te parezca mejor.
A/A: Embajador Israel en Madrid  <
embajada@embajada-israel.es >
Pido que pongan poner fin a este ataque sangriento e indiscriminado contra la población palestina, de acuerdo con la legalidad internacional.

Hoy ya no me quedan argumentos para escribir nada; solo oigo el espeso silencio de occidente ante la masacre que está originando Israel. Silencio y muerte. Solo puedo colgar de este blog los testimonios gráficos. Por cierto: ¿Alguien puede creer que Rouco rezaba el día 28 por los inocentes?.

a5ddb68f96

 

matanza_israel_gaza

muerte

Israel, Gaza, la UE.

ctg_int_nuevos_bombardeos_de_israel_en_gaza_suma1
29 Dic 2008
20:47 
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame

 CARLOS TAIBO 

Al ex presidente del Gobierno español, José María Aznar, le gusta repetir que Israel es la única democracia existente en Oriente Próximo. Tiene uno derecho a concluir que semejante juicio, volcado sobre un país que se ha entregado tan pundonorosa como eficientemente a la práctica de las ejecuciones extrajudiciales, a menudo acompañadas –como es bien sabido– de la muerte de niños, mujeres y ancianos, dice mucho de la percepción aznariana del Estado de Derecho y de sus reglas.
Claro es que la condescendencia con respecto a lo que Israel hace no resulta en modo alguno privativa de gentes que beben, como Aznar, del pensamiento conservador en sus versiones más montaraces. Hay que preguntarse, sin ir más lejos, si la propia Unión Europea no arrastra desde mucho tiempo atrás actitudes que beben también, en un grado u otro, de esa lamentable condescendencia. Ahí está, para testimoniarlo, el trato comercial de privilegio con que la Unión Europea obsequia, de siempre, al Estado de Israel.
Recuerdo que, hace acaso tres años, y con ocasión de un debate público, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores español señaló, con criterio inapelable, que la revisión de ese trato comercial exigía la unanimidad, inalcanzable, de los estados miembros de la Unión. Me vi obligado a replicar que, formulado el argumento en esos términos, conducía subrepticiamente a la conclusión de que había –pongamos por caso– un par de estados díscolos decididos a defender las prebendas que beneficiaban a Israel y opuestos, en consecuencia, a una amplia mayoría defensora de lo contrario.
Nada más lejos, sin embargo, de la realidad: no consta que, hoy por hoy, haya miembro alguno de la Unión Europea que postule, con rotundidad, una revisión a la baja, por mínima que ésta sea, del generoso régimen comercial aplicado a Tel Aviv.
Para explicar semejante conducta de nuestros Gobiernos
–¿cuándo, por cierto, tendrán a bien llamar a consultas a alguno de sus embajadores en Israel?– se han propuesto, bien es cierto, explicaciones varias. Se ha hablado, así, de los deberes –mal entendidos– que se derivarían del Holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial, se ha apuntado el designio de colocar en primer plano la lucha contra el terrorismo –en franco olvido, bien es verdad, del terror de Estado que despliega el Ejército israelí– y se han invocado, en suma, los tributos derivados de la atávica sumisión que la Unión Europea muestra, en materia de relaciones externas, con respecto a Estados Unidos.
Hay, con todo, una explicación más que, sorprendentemente, rara vez aflora entre nuestros analistas: Israel es desde decenios atrás punta de lanza principal de nuestros intereses –los de Estados Unidos como los de la Unión Europea– en Oriente Próximo.
Como tal, el Estado sionista bien que se ha encargado de decapitar con energía y eficacia cualquier suerte de contestación activa de las políticas occidentales en la región más sensible del planeta. Tal vez por eso resultan tan sonoros, y al cabo tan comprensibles, el silencio y la inacción de nuestros gobernantes ante la enésima manifestación del ritual del asesinato colectivo perpetrada en estos días en Gaza.

Carlos Taibo es  Profesor de Ciencia Política

CAMPAÑA CONTRA LAS BOMBAS DE RACIMO.

http://www.20minutos.es/noticia/295542/0/hernanzin/guerra/documental/ (abrete es vídeo)

  • El ejército de Israel lanzó en tres días más de 1,2 millones de bombas de racimo en suelo libanés.
  • El 40% no llegó a estallar, convirtiéndose en peligrosas bombas antipersona.
  • Este es el argumento del cuarto capítulo de “Un día más con vida”.
  • A veces pensamos que las guerras terminan cuando se declara el alto el fuego. Pero lo cierto es que continúan, no sólo en los heridos, en los mutilados, en la familias que lo han perdido todo, sino también en la munición que queda sobre el terreno.

    Durante los últimos tres días de combates entre Israel y Hezbolá, en l guerra que los enfrentó en 2006, el ejército hebreo lanzó sobre territorio libanés 1.800 cohetes que esparcieron a su vez 1,2 millones de bombas de racimo. “Lo que hicimos allí fue una locura, algo monstruoso”, declaró al periódico Haaretz uno de los comandantes israelíes responsables de la acción.

    Si hay un problema, no os mováis del lugar. Sacaremos a la persona accidentada

    Una “locura”, un último acto desesperado del gobierno de Ehud Olmert -que tras 33 jornadas de ataques masivos, finalmente comprendía que no podía vencer a Hezbolá-, cuyo precio la población civil de Líbano sigue pagando, ya que las bombas de racimo, que en un 40% de los casos no explosionan al llegar al suelo, se convierten en minas antipersona.

    En este cuarto capítulo de “Un día más con vida”, la primera serie documental producida para Internet, no sólo conozco de primera mano a niños que cogieron los explosivos del suelo pensando que eran juguetes o frascos de perfume, con las terribles secuelas físicas que eso les causó. Además, acompaño a un grupo de artificieros que cada día ponen en riesgo su integridad para tratar de desactivar y recoger las bombas de racimo.

    Se trata de una experiencia que comenzó con una charla nada tanquilizadora del responsable de la misión. “Hossam, el paramédico, estará detrás nuestro. Si hay un problema, no os mováis del lugar. Sacaremos a la persona accidentada”, nos dijo segundos antes de lanzarnos al terreno.

    Una campaña mundial

    Uno de mis primeros destinos como periodista, a principios de los años noventa, fue Camboya. La misión de Naciones Unidas acababa de desembarcar, y los jemeres rojos controlaban aún partes del país. No pasaba un día sin que tuviera que ir al hospital a ver a una nueva víctima de las minas antipersona. Ancianos, niños, mujeres, que salían a trabajar al campo, que caminaban hacia la escuela, y que perdían las piernas por estos artefactos malditos que no distinguen entre combatientes y civiles, que permanecen en el terreno cuando se acaban las guerras.

    En 1997, cuando se aprobó la convención de Ottawa, que limita el uso y producción de este armamento, experimenté una gran alegría, aunque EEUU decidiera voluntariamente quedarse al margen como lo ha hecho también con la Convención sobre los Derechos del Niño o el Tratado de Kyoto.

    Hoy la comunidad internacional ha puesto en marcha una campaña para tratar de prohibir las bombas de racimo. La fecha prevista para la firma del acuerdo sería marzo de 2008. Y la emisión en 20minutos.es de este nuevo capítulo de “Un día más con vida” intenta justamente alentarnos a que sumemos nuestro apoyo esta iniciativa. Como ciudadanos, consumidores y votantes, levantar nuestra voz para no ser cómplices en el futuro de más muertes de inocentes.