EL CAMINO FIRME HACIA UNA EUROPA SIN FRONTERAS.

731117.jpg

YA SON 24 PAISES, DE LOS 27 QUE FORMAN LA UNIÓN EUROPEA, LOS QUE HAN FIRMADO EL TRATADO DE LIBRE CIRCULACIÓN DE PERSONAS (SCHENGEN), EN UNA “EUROPA SIN FRONTERAS” CON 404 MILLONES DE CIUDADANOS

La Europa sin fronteras dio un salto simbólico esta medianoche, cuando se suprimieron los controles terrestres y marítimos con nueve países que entraron en la Unión Europea (UE) en 2004, para extenderse a un total de 24 países del continente.

De Portugal a Estonia, y de Grecia a Finlandia, a partir de ayer los ciudadanos comunitarios podrán ir aún más lejos sin controles aduaneros, en una Europa sin fronteras que ya cuenta con 404 millones de personas y 3,6 millones de kilómetros cuadrados. Los nueve países que se incorporaran al espacio Schengen, el espacio europeo de libre circulación son Eslovaquia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Hungría, República Checa y Eslovenia y Malta. Noruega e Islanda también pertenecen a este espacio, pese a no ser países comunitarios.

Austria en el corazón de Europa. En Austria y Eslovaquia se desmanteló un puesto de control en la frontera común en medio de una serie de eventos para celebrar la ampliación. El primer ministro eslovaco, Robert Fico, y el canciller (jefe de Gobierno) austríaco, Alfred Gusenbauer, cortaron la barrera en el puesto de control de Berg. Gusenbauer recibió con beneplácito la extensión de la zona Schengen y rechazó los temores de que podría generar una ola de delincuencia en Austria. El canciller austríaco declaró que expandiría la “zona de seguridad y estabilidad en Europa” y beneficiaría a su país, según citó la BBC. Ahora Austria “estará mucho más en el corazón de Europa que en el pasado”, agregó.

El Himno a la alegría de fondo. “A partir de la medianoche de hoy (por ayer) será posible viajar 4.000 kilómetros desde Tallin, Estonia, a Lisboa, Portugal, sin ningún control fronterizo”, indicó, por su parte, Fico. Además, en Frankfurt on Oder, en la frontera alemana con Polonia, cerca de 2.000 personas celebraron la medida con el himno europeo, la Novena Sinfonía, compuesta en 1823 por Ludwig van Beethoven, y fuegos artificiales. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro de Polonia, Donald Tusk, celebrarán el evento a lo largo de la mañana de hoy en la ciudad de Zittau, cerca del punto en el que se encuentran Alemania, Polonia y la República Checa, junto al primer ministro checo, Mirek Topolanek, y el presidente de la comisión europea, Jose Manuel Barroso.

Las fronteras aéreas siguen hasta marzo. El evento también fue celebrado en Hungría, Eslovenia, la República Checa, Polonia y los países bálticos. En un principio el levantamiento de los controles fronterizos sólo afectará puestos terrestres y marítimos, aunque a partir de marzo también se levantarán los controles en los aeropuertos.
La Comisión Europea informó de que se ha gastado 1.000 millones de euros para reforzar la seguridad en las nuevas fronteras de la Unión Europea (UE), incluidas las nuevas instalaciones a lo largo de la frontera entre Polonia y Eslovaquia.