CÓMO LA DERECHA PROYECTA ROMPER ESPAÑA.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Gustavo Vidal Manzanares
  • GUSTAVO VIDAL MANZANARES

    08/12/2007

 

Cómo la derecha proyecta romper España

El lingüista y politólogo Noam Chomsky refiere en Cómo se reparte la tarta la correspondencia entre dos “radicales y marxistas”: James Madison y Thomas Jefferson. Ambos comparten la idea de unos impuestos progresivos que sufraguen las necesidades de todos los ciudadanos. La derecha “neocon” norteamericana siempre ha omitido estas reflexiones de ambos ex Presidentes.

La derecha “neocon” es enemiga de las ayudas al desempleo, las pensiones públicas, las becas a los desfavorecidos, los planes estatales de salud y, en particular, de las medidas atemperadoras de las diferencias de cuna. En este sentido, en un luminoso artículo, Basilio Baltasar acaba de desenmascarar la intención emboscada de nuestra derecha, intoxicada de “neocons”, para constituir un “movimiento populista y antipolítico y desprestigiar a las Instituciones”.

Así, nos encontramos con estas posiciones “neocons” defendidas por voceros mediáticos que fingen ser piadosos pero cuyas soflamas demuestran que no adoran a otro dios que su bolsillo y sus más que delatadoras fobias.

Los osados ataques a la Corona, el Poder Judicial, el Parlamento, las Fuerzas de Seguridad… no son sólo el pataleo por unos comicios perdidos. La finalidad de estos embates no es otra que quebrar nuestro modelo de sociedad, romper España. Con estas acometidas, buscan despedazar el consenso de la Transición, gripar las Instituciones, esclerotizar lo Público y, como objetivo final, desguazar los restos del Estado del Bienestar entregándolo a manos privadas y codiciosas.

Para perpetrar lo anterior les estorba la Justicia (a la que difaman sin tregua), el debate sosegado (que perturban con broncas parlamentarias) y, por supuesto, la Corona (que representa la concordia y el consenso constitucional). Y, sobre todo, les encrespa la razón, el diálogo pacífico, el relativismo ilustrado que desmonte sus mentiras y alerte sobre sus intenciones ocultas. De ahí el concubinato entre los sacerdotes del Índice Down Jones y los del incienso y la superstición. Quienes no pestañearon apoyando una dictadura jalonada de asesinatos, son hoy los cómplices y cooperadores necesarios de los “neocons”. Se necesitan.

La ruptura de España que pretende la derecha persigue el desguace ya citado de nuestro Estado del Bienestar: pensiones públicas, enseñanza estatal de calidad, salarios dignos, sanidad universal del Estado… y están decididos a quebrantar todo lo que les estorbe.

Por ello, en marzo de 2008 no están en juego sólo cuatro años de legislatura. Ni tan siquiera unas leyes que podrían derogarse. No. En el envite del próximo marzo nos jugamos el espíritu de la Transición, el respeto y la concordia entre los españoles, la defensa de España… es decir, las Instituciones (Justicia, Parlamento… Corona), la verdadera integridad nacional.
Arriesgamos, en el desafío de marzo, nuestro jugo vital: el triunfo del bienestar, el diálogo sereno y la razón frente a la discordia, la codicia y el fanatismo.

gvidalmanzanares@gmail.com

AZNAR Y CHAVEZ.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio Asencio
  • ANTONIO ASENCIO

    12/11/2007

 

Aznar y Chávez

Debo reconocerlo. Lo primero que me he preguntado es: ¿Él lo hubiera hecho? ¿Hubiese Aznar defendido la legitimidad democrática, la dignidad y la honorabilidad del presidente Zapatero ante un, pongamos, Bush Jr. iracundo o faltón? ¿O por el contrario, hubiese hecho la vista gorda, o incluso se hubiese unido a las descalificaciones, avivado el fuego de la discordia, sumado al insulto, enviado al PSOE al eje del mal y al Gobierno al mismísimo infierno? No hace falta ser la pitonisa Lola para adelantar que el comportamiento de nuestro ex se hubiese situado en algún punto entre las segundas opciones. Faltaría más (mucho más).

Lo segundo que he pensado al ver la secuencia del -enésimo- exabrupto del nuevo líder del show-business político, Hugo Chávez, llamando fascista a Aznar en presencia de Zapatero y del Rey, es que el bochorno se escribe con “ch” de Chávez. La RAE desheredó a la ch -dejando muy huérfanos lingüísticamente a valencianos y argentinos- de la misma manera en que Chávez está desheredando la democracia en su país.

Es verdaderamente alucinante lo que ha sido y es capaz de hacer este tío. En pocos años ha puesto patas arriba a Venezuela; ha creado un régimen pseudo-totalitario hecho con los despojos ideológicos del populismo post-comunista del Caribe, el
bolivarianismo y el guevarismo trasnochado; ha puesto varias veces su país al borde de la fractura civil; se ha inventado un antiamericanismo marca de la casa que da vueltas al mundo por el Youtube y las televisiones; se ha puesto al frente de un
extraño resurgir panamericano de aroma indigenista y libertario, y para colmo, ha seducido a -algunos pocos- izquierdistas no demasiado avispados a este lado del Atlántico. Y ahora Chávez encara la última fase de su estruendosa trayectoria buscando, mediante elección popular, transformar definitivamente a Venezuela en un régimen a perpetuidad. Increíble.

Pero el incidente de la Cumbre tiene otra lectura. De la misma forma que Chávez vive del victimismo demagógico de cartón piedra (mientras llama “demonio” a Bush le vende barriles de petróleo por debajo de la mesa), Aznar y Bush viven también de estos
estrambotes mediáticos situados fuera del perímetro de las democracias occidentales. Son fenómenos políticos que se retroalimentan en función de su espectacularidad mediática y televisiva. Dominan el lenguaje de la crispación y el agravio,
convertidos en entretenimiento.

Ayer Aznar y el PP perdieron una oportunidad de oro de sumar puntos en esa espiral del insulto y el la vídeo-política hooligan en la que andan empantanados. Y lo perdieron, porque la sagacidad de Zapatero -y el respaldo espontáneo del Rey- lo impidieron, descalificando no los dirigentes -al fin y al cabo, personas votadas por sus pueblos- sino las formas. Cuando Zapatero defendió a Aznar, en realidad descalificaba acertadamente las formas que se ha gastado nuestro ex con él durante estos años, eslegitimando internacionalmente a Zapatero allá donde iba y desdibujando interesadamente la democracia en nuestro país. No comparable a Chávez, sin duda. Pero sí en la misma lógica de hacer del agravio y de la descalificación una forma de hacer política. Buena lección la de ayer.

antasencio@gmail.com

ARTICULO DE OPINIÓN DE MARTIN FERRAND: “RECUERDA, ESPERANZA, ERES MORTAL”

EL PEZ GRANDE
  Recuerda, Esperanza, eres mortal Manuel Martín Ferrand

El diario El País dejó ayer de ser “independiente de la mañana” para convertirse en “global en español”. Es el cambio de los tiempos. A Santiago Amón, que tanto nos enseñó, le divertía mucho la “independencia” de El País y solía aclarar, con mucha gracia, que lo era con respecto a la mañana. No necesariamente durante la tarde y la noche. Ahora el periódico ya no es independiente a ninguna hora del día. Es “global en español”, que no sé muy bien lo que quiere decir, pero que concuerda con la vocación aerostática que Juan Luis Cebrián ya manifestó cuando alumbró El Globo, un semanario frustrado como tienden a ser los semanarios que se despachan por estos pagos salvo que se especialicen un par de palmos más abajo del corazón.

El País, un gran diario en el que la calidad informativa se compatibiliza —o compatibilizaba— con notables servicios al poder socialista, que se lo pregunten a Felipe González, ha llegado a ser el primero, por ventas y relevancia, entre todos los que se editan en España y, tocado por el virus del diseño —con el que los editores tienden a disimular la carencia y distorsión de contenidos que hoy se lleva en los medios—, ha experimentado un moderado cambio de aspecto. Como para celebrarlo, incluía en la edición del pasado domingo una información firmada por Ernesto Ekaizer que se resume en el titular que la encabezaba: “Aguirre irrita al Rey por defender al locutor que pide su abdicación”. Aguirre es, naturalmente, la presidenta de la Comunidad de Madrid, y el locutor aludido, Federico Jiménez Losantos.

Como todo el mundo sabe, menos el Consejo de Administración de la COPE, Jiménez Losantos suele reclamar en su madrugador programa de radio la abdicación del Rey en la persona del Príncipe de Asturias. Ese tipo de quiebros —estamos ante la figura de un gran retórico— son los que tejen su éxito entre un amplio sector de votantes del PP, el más radical por la derecha. Así, de la misma manera, suele alancear a Alberto Ruiz-Gallardón o castigar a Mariano Rajoy, devoto asistente a sus convocatorias para la entrevista, llamándole “maricomplejines”. Es su estilo, y de no ser por lo chocante que resulta que sea la Conferencia Episcopal la que lo soporta y amplifica, poco o nada habría que decir de ello.

Losantos, en su feroz y muchas veces brillante persecución de la izquierda, suele arremeter contra todo lo que se mueve en la derecha del espectro político y, muy especialmente, contra quienes se titulan liberales o propugnan el liberalismo y, seguramente, su única excepción a esa regla sea Esperanza Aguirre. El periodista, como buen turolense, debe de sentirse tal que un nuevo Diego y ve en ella, la presidenta que le honra con sus favores y concesiones —audiovisuales—, a una Isabel contemporánea. Buena pareja para el mármol de las relaciones prensa-poder y magnífico material para la crónica de Ekaizer.

Esperanza Aguirre es, sin duda, una política de raza, plena de capacidad, bien dotada para la seducción del electorado y con un buen muestrario de méritos y servicios desde sus primeros pasos gestores en el Ayuntamiento de Madrid. Forma parte de la escasa docena de personas que, por la derecha o por la izquierda, en el panorama político español vigente, podría optar a cualquier cargo representativo. ¿Se le habrán subido a la cabeza la valía y el mérito? Alguno de sus últimos gestos, que lo testifique su compañero Ruiz-Gallardón, parece acreditarlo.

Del mismo modo que en la Roma antigua, Esperanza Aguirre debiera hacerse acompañar de alguno de sus siervos —muchos y no todos buenos y ejemplares— para recordarle al oído, en los momentos de gloria y aplauso: “Recuerda, Esperanza, que eres mortal”. El memento mori lo escucharon en su día los generales triunfantes y los césares victoriosos. Ahora le vendría al pelo a una mujer que, al tiempo que olvida sus viejas prédicas liberales, incurre en errores tan notables como pedir un “trato humano” para uno de sus pupilos, precisamente el que se caracteriza por una actitud más inhumana y sañuda con sus víctimas del aire. “Es intolerable”, dijo el Rey Juan Carlos al escuchar a la presidenta. Y nunca un rey habló con tanta justeza y precisión.

EL REY CABREADO CON ESPERANZA AGUIRRE.

Aguirre pidió al Rey “trato humano” al periodista que le exige abdicar

Tensión entre la presidenta y el Monarca por Jiménez Losantos

ERNESTO EKAIZER – Madrid – 21/10/2007

El pasado día 11 de octubre no fue, decididamente, una jornada apacible para el rey Juan Carlos. ¿Acaso por el vídeo real que acababa de lanzar al mercado político Mariano Rajoy? Frío, frío. ¿Quizá por el impacto de las declaraciones del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, revelando palabras del Monarca? Frío, frío. Lo que realmente fastidió al Rey fue lo que ocurrió durante el almuerzo de ese miércoles en su propia casa, el Palacio Real. Cinco fuentes consultadas han permitido reconstruir lo que allí ocurrió.

La noticia en otros webs

Don Juan Carlos: “Que recen menos por mí y se ocupen más de la Cope”

Tras la reunión del Patronato del Instituto Cervantes, el Rey ofrece una comida en la que participan los embajadores latinoamericanos. Don Juan Carlos toma asiento en una mesa redonda. A un lado, el presidente del Gobierno, y al otro, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Frente al Rey, al otro extremo, toma asiento la Reina, flanqueada por el escritor Francisco Ayala y el ministro Miguel Ángel Moratinos.

El Rey, nada más comenzar el primer plato, se lamenta de que al día siguiente se celebre la Fiesta Nacional en un ambiente de crispación. “Es una lástima”, dice. Las palabras provocan un silencio de reflexión.

“No sé si os va a gustar lo que voy a plantear, pero creo que se debe dar un trato humano a [Federico] Jiménez Losantos”, apunta Esperanza Aguirre, sentada junto al Rey. El periodista radiofónico de la cadena Cope ha solicitado durante los últimos dos años la abdicación del Monarca en su hijo, el príncipe Felipe, como parte de una sistemática crítica a la monarquía por diversas razones, entre ellas que se lleve mejor con los socialistas que con el PP y no ejerza papel moderador sobre el PSOE.

“¿Cómo?”, preguntó azorado, según los testimonios recogidos, don Juan Carlos. “¿Más trato humano que yo doy a todos? A todos por igual, sin discriminación”, subrayó.

“No, no”, siguió la presidenta de la Comunidad de Madrid. “Yo entiendo que la Casa Real y La Moncloa deben darle un trato mejor, no discriminarle”, insistió.

“Yo no tengo problema en recibir a la gente. Es a mí a quien tiene que dar un trato humano. ¿Pero esto qué es?”, preguntó el Rey. “Es intolerable”, agregó.

Esperanza Aguirre no soltaba la presa. “Yo creo que esto se podría arreglar. Es un problema de tratar mejor a una persona”, dijo. Seguía en la mesa el comensal Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española (RAE). Hasta entonces callado, ante la machacona insistencia terció. “La de este señor [Jiménez Losantos] es una actitud inaceptable”, protestó.

El Monarca prosiguió. “Le he dicho a Rouco Varela que recen menos por mí y la monarquía y se ocupen más de la Conferencia Episcopal que controla a la [cadena de radio] Cope”, enfatizó visiblemente molesto, según todas las fuentes. “Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña”, cerró enigmáticamente el Rey.

Fue la señal cómplice para cambiar de tema. La reina Sofía comentó que, lástima, el premio Nobel de Literatura había marginado otra vez a la lengua española. García de la Concha habló de Doris Lessing. Esperanza Aguire quiso saber más. Y, tras esta cortina de alivio, el presidente Rodríguez Zapatero preguntó al embajador argentino en Madrid, Carlos Bettini, cómo iban los sondeos ante las elecciones presidenciales del 28 de octubre donde Cristina Kirchner aparece como favorita. Tras la explicación, Zapatero mandó recuerdos al presidente Kirchner. A los postres, Francisco Ayala, de 101 años, dijo: “Esto es el vicio”. El Rey le elogió por su apetito.

Fue entonces cuando Esperanza Aguirre volvió a centrar la situación, casi en plan de despedida: “Bueno, vamos a ver qué pasa mañana en el desfile…”. Bettini, sentado junto a García de la Concha, saltó: “Esto es una provocación”. Don Juan Carlos hizo un gesto de desdén y dijo tres palabras duras.

Una amistad entrañable

“Mis conversaciones con el Rey yo no las comento ni las comentaré”, dijo a EL PAÍS Esperanza Aguirre tras responder a una llamada de este periódico. Y añadió: “Todos los que estamos en favor de España estamos con el Rey”. El jefe de la Casa del Rey, Alberto Aza, que estaba en Extremadura, no devolvió la llamada.

La escena del 11 de octubre trascendió rápidamente, nada más ponerse en pie los comensales. Al día siguiente, jueves 12 de octubre, con ocasión del desfile militar de la Fiesta Nacional, el rifirrafe fue objeto de comentarios entre algunos políticos en el mismo escenario del día anterior: la recepción del Palacio Real.

¿Por qué insistió Esperanza Aguirre ante don Juan Carlos en el “trato humano” que a su juicio debía recibir Federico Jiménez Losantos? Quizá la presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP madrileño tenía la intención de apaciguar, representando a su amigo periodista.

Esa mañana del día 11, tras solicitar la semana anterior la abdicación del Rey, Losantos fustigó al presidente de Cantabria. Recordó que hacía dos años había solicitado la abdicación. Y ya en la tertulia dijo: “Retiro lo de la abdicación, que el Rey cumpla con sus obligaciones…”. ¿Losantos preparaba el terreno para la comida de Aguirre?


<!– // This function displays the ad results. // It must be defined above the script that calls show_ads.js // to guarantee that it is defined when show_ads.js makes the call-back. function google_ad_request_done(google_ads) { var lista = ‘www.adn.es,www.AtraerMasMujeres.com,www.ADN.es,www.SMS-Contactos.es,www.dr-pene.com,www.Tu.tv,www.actas.es’; var miArray = lista.split(‘,’); //Voy a cortar el array de google si vienen cosas malas for(z=0; z < miArray.length ; ++z){ for(p=0; p < google_ads.length; ++p){ if(miArray[z]==google_ads[p].visible_url){ google_ads.splice(p,1); p=p-1; } } } // Proceed only if we have ads to display! if (google_ads.length < 1 ) return; document.write(“

“); // Display ads in a table document.write(“

“); document.write(”

“); document.write(”

Publicidad por Google

“); document.write(“¿Que es esto?

“); document.write(“

“); // For text ads, display each ad in turn. // In this example, each ad goes in a new row in the table. if (google_ads[0].type == ‘text’) { document.write(“

“); } // For an image ad, display the image; there will be only one . //if (google_ads[0].type == ‘image’) { // document.write(“

” + // “” + // “

“); //} // Finish up anything that needs finishing up document.write (“

“); } –>

EL “PATRIOTISMO” DEL PP Y HUELE A POLILLA, INCIENSO Y ODIO.

POLÍTICA

 12/10/2007

“El patriotismo, último refugio de los canallas” (Samuel Johnson)

El lema de AP, con Fraga, era “España, lo único importante”

Los medios afines a la derecha se han volcado con Mariano Rajoy. No podía ser de otra manera. El PP ha decidido algo, por lo demás, perfectamente previsible: ha puesto al servicio de sus intereses electorales los símbolos del Estado. Con singular énfasis, la derecha ha agarrado el mástil y se ha envuelto con la bandera.

El primer aviso lo dieron en aquellas manifestaciones del pasado invierno en las que –con ETA como pretexto- disparaban sin piedad contra el presidente del Gobierno. Parecía que el jefe de la banda no fuera Txeroki, sino Zapatero. Entonces, las banderas fueron multiplicándose sin pausa, arrolladoramente, incluso de manera compulsiva. Hasta una de esas concentraciones ultramontanas terminó con el Himno Nacional de colofón.

Numerito ridículo
Esos periódicos en la órbita genovesa alaban al candidato conservador a presidente del Ejecutivo por su “patriotismo”. ABC, en su editorial de ayer, aún fue más lejos: “Lo normal y sano en una nación como España es decir lo que ha dicho Rajoy.” Están deslumbrados con el numerito ridículo del sucesor frustrado de José María Aznar y en realidad aspirante, según todos los síntomas, a la Jefatura del Estado.

El vídeo solemne
Pero deberían considerar sus apologistas de cámara que Rajoy ejerció en su vídeo solemne de Rey sin corona. ¿Dónde se ha visto, en cualquier democracia solvente, al líder de la oposición dirigiéndose a la ciudadanía como si se tratara no ya del primer ministro, sino del mismísimo Rey? Y no decimos presidente de la República porque sólo imaginarlo le podría sobrevenir un colapso cardíaco, atendida la inquina que la caverna siente por todo lo que suene a republicano.

Impotencia
Los palmeros de Rajoy están encantados. Creen que su líder ha dado el gran salto, cuando no ha hecho otra cosa que exhibir impúdicamente su impotencia. Vacío del más mínimo contenido su discurso político, Rajoy sigue impertérrito tratando de sacar el máximo provecho de una de sus falsedades más conocidas: la de “España se rompe”.

Con cierta facilidad
Sólo parece moverse con cierta facilidad en el territorio identitario. El PP se ha pasado toda la legislatura confundiendo su España con la España plural. Continúa instalado en los tiempos de la AP de Manuel Fraga Iribarne, ex ministro relevante del general Franco.

Evocación de AP
AP concurría en aquella época a los comicios con el lema de “España, lo único importante”, mientras el antiguo fascista reciclado mostraba en los mítines sus tirantes rojigualdos. En definitiva, AP/PP es el partido que aglutina básicamente al nacionalismo español, como de nuevo se está demostrando obscenamente estos días. A los militares y soldados de Franco se les denominaba, durante la guerra civil, “fuerzas nacionalistas”.

Naturalmente
ABC puede tildar de “normal” y “sano” el discurso nacionalista de Rajoy, naturalmente. Pero sólo con los vocablos que reproducimos ya se ve que esta película de españoles buenos (“normales” y “sanos”), banderas buenas, símbolos buenos y malos españoles (¿anormales y enfermos?) tiene un guión perverso.

Una mentira en el manifiesto
El manifiesto del PP “en favor de la enseña nacional”, que está orientado en clave de afrenta a Zapatero, incluye una mentira cuando señala que los símbolos aludidos son “garantía de convivencia pacífica y en armonía”. Los símbolos, probablemente, sí. La instrumentalización vergonzosa que de ellos está haciendo el PP, desde luego, no. Este camino sembrado de “banderas al viento” no conduce a la “convivencia pacífica”, sino a la división entre españoles.

Sinónimo de libertad
Cuando los símbolos se convierten en armas para descalificar a media España y cosechar así votos, el mensaje no es integrador, sino excluyente. De los patriotas de banderas e himnos nos libre Dios. O el patriotismo es sinónimo de libertad y de tolerancia o, como sostenía el filósofo inglés Samuel Johnson, acaba siendo a veces “el último refugio de los canallas”

E.S.

YNESTRILLAS ESTÁ IDENTIFICADO Y TAMBIEN INJURIA AL REY.

alcaraz_ynestrillas.jpg

http://madridprogresista.es/2007/09/14/ynestrillas-esta-identificado-y-tambien-insulta-al-rey/

Hay cosas que no entiendo de la justicia. La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha instado a la Consejería de Interior de la Generalitat de Cataluña, para que identifique a los autores de la quema de fotografías de los reyes, durante la concentración frente al Ayuntamiento de Girona, en protesta por la visita del Rey.

La semana pasada, Ynestrillas utilizó el programa “la Noria” de Telecinco para injuriar al jefe del estado y arremeter contra nuestro estado constitucional de forma clara y grosera como es común en este representante de la derecha española.

Las injurias al jefe del estado están castigadas con penas de entre seis meses y dos años de cárcel, y son aplicables a todo el mundo. Ynestrillas está identificado, toda la audiencia de telecinco de ese día es testigo y la grabación del programa es una prueba tangible, ¿por qué no ha presentado aún cargos la fiscalía contra este delincuente?

Cuando las leyes no se aplican a todo el mundo por igual, dejan de tener credibilidad y defraudan al ciudadano. Yo le pediría al fiscal del estado que se deje de complejos y haga cumplir la ley.

Os dejo una parte de la grabación del programa de Telecinco, en el que Ynestrillas se ha convertido en su nueva estrella.

También podéis sumaros a esta iniciativa si lo consideráis oportuno.

Saludos Progresistas.