MUJERES DESNUDAS CONTRA LOS KACZYNSKI, CAMPAÑA ELECTORAL DENUNCIANDO EL MACHISMO POLACO.

POLÍTICA

 26/09/2007

Campaña electoral denunciando el machismo polaco

Mujeres desnudas contra los Kaczynski

S.C.

El Partido de las Mujeres, que se presenta a las elecciones de Polonia del próximo mes de octubre, proclama entre sus principales objetivos denunciar el machismo de la sociedad en este país. No dudan en desnudarse para anunciar que no tienen “nada que esconder”.

El derechismo en Polonia tiene en el ultraconservador Gobierno de los gemelos Kaczynski y sus recortes de libertades individuales la cara más visible. Pero este lado ultraconservador también tiene su contrapunto y voces de oposición, como se está demostrando en la campaña electoral para las elecciones del próximo mes de octubre.

A lo Ciutadans
Una de las formaciones que han expresado su malestar ante la situación del país ha sido el Partido de las Mujeres, que, en una campaña que recuerda a la protagonizada por Albert Rivera y Ciutadans, han desnudado a siete mujeres candidatas para proclamar, entre otros lemas, que no tienen “nada que esconder”.

Reacción al conservadurismo
La escritora polaca Manuela Gretkowska, líder de la formación, denuncia el machismo de la sociedad polaca y se presenta a las elecciones como una reacción ante lo que consideran han sido políticas ultraconservadoras del Ejecutivo polaco, controlado por la católica Liga de las Familias Polacas. El partido de los Kaczynski desea endurecer aún más las ya restrictivas leyes sobre el aborto en este país.

Mejoras para las mujeres
El Partido de las Mujeres propone mejorar la calidad de vida de las polacas, como medidas anticonceptivas gratuitas, incremento de ginecólogos o igualdad en los derechos de pensiones. Gretkowska, en declaraciones recogidas por The Times, defiende su formación y sus carteles electorales señalando que “no es pornografía” y “no hay nada en términos sexuales” en ellos.

Dificultades laborales
En Polonia, cerca del 55% de las mujeres –unos seis millones permanecen en el hogar ajenas al mercado electoral, y la mayoría depende de los salarios de sus parejas masculinas. En las listas electorales de los partidos escasean las candidatas femeninas.