ES PERVERSO CRIMINALIZAR LA INVESTIGACIÓN CON CELULAS MADRE.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Fernando de Silva
  • FERNANDO DE SILVA

    01/12/2007

 

Es perverso criminalizar la investigación de células madre

La investigación con células madre es la esperanza para millones de personas que padecen en muchos casos enfermedades incurables y/o degenerativas, y que llevan años pendientes de sus resultados, impacientes de saber si su padecimiento puede tener curación o al menos mejoría que les permita tener una adecuada calidad de vida.

Es difícil de saber cuando se conocerán los resultados definitivos; por ahora se está investigando, pese a las zancadillas de algunos dirigentes ultraconservadores, entre los que destaco en especial al actual presidente de los EEUU, y al Sr. Aznar, que fue un permanente obstáculo para que se investigase en nuestro país como consecuencia de sus “convicciones” religiosas.

Ahora, Carmen Areoso, una ultracatólica gallega de 74 años denuncia a cuatro científicos del Banco Andaluz de Células Madre, pese a la protección legal existente en la investigación embrionaria. Pero lo más grave es que un juez con presunta mentalidad ultraconservadora los ha citado como imputados para declarar ante el Juzgado; si bien una juez sustituta ha encontrado la vía legal para dejar sin efecto las declaraciones, al menos por el momento, demostrando que para tener sentido común no es necesario aprobar unas oposiciones.

Esta mañana una persona muy cercana, que padece esclerosis múltiple progresiva primaria desde 1999, una enfermedad incurable, progresiva y sin tratamiento, me decía mientras conducía su silla de ruedas camino de su trabajo con su mano derecha (la izquierda está prácticamente inútil), que estaría dispuesta a cambiar la movilidad de su cuerpo con la de Carmen Areoso, siempre que no viniese acompañada de su mente enferma.

El periodista Manolo Saco, en el diario Público ha escrito un interesante artículo titulado “Los embriones tienen un almita que va al cielo”; recomiendo su lectura, pero os adelanto su comienzo: “Alguna vez os recordé cómo existe una relación directa entre el empobrecimiento cultural de los pueblos y el auge de las fuerzas oscuras de las religiones. Cuanto más dios, menos progreso y más miseria”. Y es que la iglesia católica está enferma de egoísmo, de vanidad, de hipocresía, de cinísmo, y por eso es la principal enemiga de la investigación con células madre; Dios nos coja confesados caer en manos de sus dirigentes que han engordado sus estómagos gracias a nuestros impuestos; salvo a los curas de verdad, que existen, y son muchos, pero que no ostentan cargos jerárquicos. 

www.sinlavenia.com