PP: TRAS LA CAIDA DE GALLARDÓN, EL PARTIDO HA APOSTADO DEFINITIVAMENTE POR LAS PROPUESTAS DE EXTREMA DERECHA.

POLÍTICA

 31/01/2008

Los duros del PP se sienten fuertes

Tras la caída de Gallardón, el partido ha apostado definitivamente por los mensajes radicales

S. COLADO

La estrategia del PP de acercarse al centro de cara a las generales ha saltado por los aires con la exclusión de Gallardón, un gesto interpretado como la victoria de los sectores más derechistas del partido, con Esperanza Aguirre y Aznar a la cabeza. Se aprecia un punto de inflexión desde ese momento, ya que el PP ha vuelto a radicalizar sus mensajes desde que Rajoy aclarara definitivamente hace dos semanas cuál es la línea por la que apuesta en el partido: Zaplana y Acebes vuelven a la primera línea, Aznar multiplica sus intervenciones, guiños a la Iglesia como el Ministerio de la Familia, discursos vinculando inmigración y delincuencia como los que protagoniza la presidenta de Madrid, etc. Los sectores más integristas del partido, como la COPE y periodistas de la Asociación de Propagandísticas Católicos, celebran su momento.

La operación centro del PP de Mariano Rajoy fue en buena medida una apuesta por su imagen personal. Así, mientras el Partido Popular mantenía el tipo de oposición que ha marcado toda la legislatura, por ejemplo apoyando la última manifestación de la AVT contra el Gobierno de Zapatero, el líder del PP se permitía faltar a la cita para evitar una nueva imagen asociada al radicalismo, o a través de sus hombres menos desgastados durante la legislatura, como Gabriel Elorriaga o Juan Costa, lanzaba mensajes de moderación o guiños al nacionalismo, a veces a través de medios proclives a ganarse el voto de centro como El País. Estos personajes son los que están ahora en un segundo plano, aunque la cercanía de la campaña les devolverá protagonismo.

La moderación llegó a ser alarmante
Poco dado a explicitar sus posturas (en cualquier caso la hemeroteca recuerda sus ataques a la igualdad y la defensa de los privilegios sociales), lo que justifica por su origen gallego, Rajoy habla a través de sus gestos. Y ya que el ascenso de ratistas como Costa, coordinador del programa electoral, coincidía con el período de elaboración de las listas, entre el núcleo duro del partido cundió el pánico. En la COPE hicieron sonar las alarmas cuando Rajoy filtró –después de la mediación de Aguirre por Jiménez Losantos ante el Rey- su preocupación ante los obvios vínculos entre el PP y la cadena de los obispos.

El discurso vuelve a radicalizarse
Sin embargo, tras la defenestración de Gallardón y la apuesta por Manuel Pizarro, los sectores más duros del partido vuelven a sentirse fuertes. Aznar, que ya intentó abortar la operación de moderación de Rajoy con elogios a Reagan, a Juan Pablo II y a Margaret Thatcher, mantiene invariable su discurso, aunque aumentado sus apariciones. Tras el anuncio de las listas definitivas y sus privilegiados puestos–el primero por Ávila y el cuarto por Madrid, respectivamente- Acebes y Zaplana y a los que se les mantuvo temporalmente en un segundo plano también han aparecido profusamente, incluidas entrevistas a TVE1 y la COPE. Aguirre ha aprovechado también para recuperar los discursos en clave enfrentamiento Madrid-Gobierno central y mensajes populistas de extrema derecha como la vinculación entre inmigración y delincuencia.

“Como en los mejores tiempos de Aznar”
La recuperación del rumbo ha sido celebrada por sectores como la COPE, donde ya se permiten despreciarle a Rajoy propuestas claramente dirigidas a los sectores más católicos, como el Ministerio de la Familia, exigiéndole más. Uno de los miembros de la Asociación Católica de Propagandistas, Juan Morote, proclama desde Libertad Digital que en el PP ya se han olvidado de los consejos de moderación y discurso de perfil bajo del asesor hasta ahora estrella del PP, Pedro Arriola, al que culpan de la derrota electoral de 2004. Asegura que “nos hallamos ante un escenario nuevo” y que Pizarro representa “la vuelta a un discurso claro, contundente, con propuestas, como el de los mejores tiempos de Aznar”.

EL PP PUSO EN MARCHA EL VENTILADOR DE LA IGNOMINIA SOBRE EL 11-M Y, AHORA, DEBERA RESPONDER ANTE EL ELECTORADO.

carlos_carnicero.jpg

POLÍTICA

 27/12/2007

El PP actuó como ventilador de la conspiración del 11-M y tendrá que responder por ello el 9-M

El año en que se disolvió la ignominia

No existen antecedentes en ningún país de la Europa Occidental, en ninguna democracia estable. Lo ocurrido durante tres años y medio, desde la mañana del 11 de marzo de 2004, cuando estallaró el racimo de bombas en la estación de Atocha, hasta la publicación de la sentencia del 11-M, pasará a la historia de la ignominia, quedando retratados para siempre los políticos y periodistas que pasando por encima de la dignidad de las víctimas, intentaron que la mentira quedase establecida como verdad. Su pretensión ha quedado frustrada por la contundencia de los hechos. Pero no han pedido perdón ni piensan hacerlo.

Ha existido una mixtura de cobardía colectiva y una ley del silencio impuesta por los poderosos medios de comunicación que han participado en la conjura. La ignominia se ha disuelto en la contundencia de la sentencia judicial, pero los culpables de esta conspiración todavía no han pagado sus fechorías. La estrategia emprendida ahora por los oficiantes de esta confabulación es dejar que el tiempo pase y suavice los efectos insoportables de la vergüenza. Pero ellos no se dan por aludidos.Estrategia del olvido
La gran tragedia de España es que no existe todavía un Rubicón que determine la imposibilidad de retorno en las conductas como las que estamos analizando. El miedo a los poderosos medios de comunicación ultra conservadores, al poder de la Iglesia Católica, a las practicas abominables del periodismo que realiza El Mundo, ha impedido una respuesta de repudio a estas formas de actuación. Y ahora el silencio y la retirada paulatina, sin reconocer los hechos, pretende que mediante el olvido se evite la petición de responsabilidades.El PP, con los conspiradores
Las próximas elecciones del mes de marzo son un factor decisivo para la exigencia de responsabilidades políticas. El PP ha desarrollado las dos terceras partes de la legislatura apoyando sus políticas en dos pilares indignos. De una parte, la teoría de la conspiración pretendía una sórdida empresa de encubrimiento de la presencia de ETA en el atentado de Atocha. No importó sembrar la sospecha sobre policías, guardias civiles, fiscales y jueces. Sin aportar ni siquiera una prueba o un indicio razonable, el ventilador de la sospecha la extendía recurriendo a inventos periodísticos, a pruebas fabricadas y pagadas a delincuentes que finalmente quedaron condenados.

Pretendida rendición ante ETA
La otra pieza fundamental de la estrategia del PP era la pretendida rendición del Gobierno a ETA. Sucesivas manifestaciones convocadas por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) increpaban al Gobierno, fortalecían a ETA y sembraban la división entre los españoles. Los hechos también se han impuesto sobre estas pretensiones. Ahora, la firmeza del Gobierno en la lucha contra ETA, la eficacia policial y la excelente colaboración francesa son un rotundo desmentido de esta parte de la estrategia del Partido Popular.

Rajoy baja en popularidad
La tozudez de las encuestas sitúan a Mariano Rajoy en los límites más bajos de la popularidad en los que nunca se ha asentado un líder de la oposición. La angustia en el PP ante las próximas elecciones es tanta que el debate se centra en si Alberto Ruiz-Gallardón ira o no en las listas electorales. Lo que pudiera colaborar en la salvación de Mariano Rajoy es al mismo tiempo la máxima amenaza para su futuro.

El PP no tiene nada que ofrecer
Con las dos piezas básicas de la estrategia popular –la teoría de la conspiración sobre el 11-M y la rendición del Gobierno a ETA- totalmente diluidas por la rotundidad de los hechos, el PP se presenta a las próximas elecciones sin nada que ofrecer. Lo peor que tienen las catástrofes anunciadas y los Apocalipsis amenazadores es que tienen que cumplirse para que surtan efectos. Y aquí, de lo que predicaban estos amorales, no se ha cumplido nada.

C.C.

LA SOLEDAD DE RAJOY HA ENTRADO EN LA DERIVA QUE PRESAGIA EL CATACLISNO.

carlos_carnicero.jpg

22/11/2007

La soledad de Rajoy ha entrado en la deriva que presagia el cataclismo

Cuando las ratas abandonan el barco

La soledad de Rajoy ha entrado en la deriva que presagia el cataclismo. No hay mejor termómetro de las catástrofes políticas que la ocasión en que el director de El Mundo abandona sus alianzas, ejecuta sus traiciones y pergeña nuevas amistades. La historia está suficientemente repetida para hacer inexplicable que todos los líderes hayan caído en ella. El personaje sobrevive sólo porque el miedo que promueve su falta de escrúpulos es proporcional a la cobardía de quienes se le acercan.

Estamos hablando de alguien que entiende el oficio de periodista como la adecuación de la información a sus intereses personales. Para ello jamás puede ser observador sino participe: escribe sobre lo que él ha diseñado y otros ejecutan y jalea lo que más tarde terminará por denunciar. El caso más emblemático es su incitación a la guerra sucia contra ETA. Calentó las bajas pasiones contra el terrorismo cuando ponía en peligro la democracia. De sus escritos puede deducirse -con una contundencia que ya quisieran sus diatribas contra la sentencia del 11-M- que él sí fue el autor intelectual de los crímenes del GAL, si por esa categoría no jurídica podemos entender la formulación razonada de la necesidad de atacar a ETA en sus madrigueras y al margen del estado de derecho.

La última pastoral
Rajoy debiera prestar atención a la que le espera porque la última pastoral del director de El Mundo es un vademécum de los errores del presidente del PP, que son exactamente el cumplimiento disciplinado del diseño de Ramírez.

Denuncia a Aznar
La acusación que tiene más sustancia es la denuncia de la estrategia de José María Aznar en la gestión del atentado del 11-M. ¡Como si la viabilidad de aquel dislate no estuviera soportada en las primeras páginas de El Mundo¡ ¡Como si El Mundo no hubiera dado continuidad a la obsesión de Aznar por manipular aquel atentado!

Medianamente controlado
Ahora Pedro J. denuncia una vez más todo lo que promovió. En realidad, de puro reiterativo, todo resulta terriblemente aburrido. Pero de nuevo tendrá éxito, porque la supervivencia de Ramírez depende de que alguien crea que llevándole a la tele y legalizándole una piscina al margen de la ley, el individuo estará medianamente controlado.

La novela continuará porque es un culebrón inacabable.

DE HIENAS A OVEJITAS.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Enric Sopena
  • ENRIC SOPENA

    18/11/2007

Cabos sueltos

De hienas a ovejitas

A buenas horas, mangas verdes. Si se cree Rajoy que con un toque de moderación -“made in Soraya o made in Costa pijo”- y unos cuantos regalos (o simplemente promesas de regalos), el PP va a dar – en las urnas de marzo- la vuelta a la tortilla, se equivoca.

Rajoy llega tarde. O, lo que es peor aún, a destiempo. Y llega mal. No basta con maquillarse ni basta con una operación de cirugía estética. Rebajemos los kilos de demagogia de la marca Alcaraz/AVT y que nuestro líder no acuda dentro de unos días a la enésima manifestación promovida por este sujeto paranoico. Pero algunos de los nuestros sí estarán para que no se diga y, sobre todo, para que no nos masacre don Federico.

Ni una palabra más sobre la sentencia del 11-M. Hay que intervenir urgentemente e impedir que se extienda entre los nuestros la impresión de que el veredicto de Gómez Bermúdez fue una chapuza y que se debe seguir investigando. Ahora más que nunca, Mariano ha de proyectar su imagen de estadista. Pero todo ello con sumo cuidado, desde luego, y dando cancha de cuando en cuando al trío de los halcones –Mayor Oreja, Zaplana y Acebes-, no sea caso que Pedro J. Ramírez nos lance un zarpazo de mala leche desde El Mundo.

Hablemos de consenso, que bonito es el consenso, nos gusta el consenso, ofrecemos consenso, somos España, somos banderas, somos constitucionales, somos centristas, somos gentes de firmes convicciones y olé. ¿Qué hacemos, mientras, con José María? La verdad es que lo tenemos descontrolado. Nos dejó el otro día, a raíz del incidente verbal entre Chávez, Zapatero y el Rey, con el culo al aire. Salimos en tromba, con Elorriaga de ariete, y Aznar nos metió un gol en nuestra propia puerta. O nos lo entretiene Murdoch hasta marzo o vamos a tener un problema.

Pero no podemos, claro está, ocultarlo. Aznar es nuestro invicto Caudillo. Al fin y al cabo, no se presentó a las elecciones del 14-M. Cumplió su palabra, es un caballero, se fue voluntariamente. Ocho años y adiós. Fue Rajoy, eso es cierto, quien se estrelló en las elecciones. Ahora Aznar resulta pelín incómodo, pero es el mejor que tenemos. Lo malo es que a veces se va a las montañas lejanas, otras veces visita los desiertos remotos y continúa erre que erre soñando con ETA.

Y no nos engañemos. Esperanza está que se sale. Va a por todas. Sabe que o se transforma ahora en Margaret Thatcher o se acabó la película. Y Gallardón no ceja. Le ha estallado una bomba fétida. ¿Sólo una bomba fétida? ¿Quién se la habrá puesto? Acusa ABC a Ferraz o a Pepiño, que viene a ser lo mismo. Pero mejor haría Zarzalejos si apuntara a la Puerta del Sol, donde gobierna Aguirre, su amiga sin alma, su rival a muerte (política), su enemiga implacable.

La cosmética llega tarde a Génova 13. No se puede actuar como hienas a lo largo de casi cuatro años y aparecer a casi cuatro meses de las elecciones como ovejitas. Por suerte, los ciudadanos no han perdido la memoria. Por eso el PP perderá las elecciones.

ENRIQUE DE DIEGO, DIRECTOR DEL PROGRAMA “A FONDO” DE RADIO INTERECONOMÍA, PRESENTA UN LIBRO EN CONTRA DE LA TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN.

POLÍTICA

 16/11/2007

Enrique de Diego exige a Zaplana y Acebes que dimitan, mientras los sindicatos se plantean incluso denunciarlos

Un periodista conservador presenta un libro en contra de la teoría de la conspiración

ALBERTO GUTIÉRREZ MOLINERO

Enrique de Diego, periodista conservador y director del programa A Fondo de Radio Intereconomía, presentó ayer su nuevo libro “Conspiranoia, de cómo El Mundo y la COPE mintieron y manipularon sobre el 11-M”. En la presentación, Enrique de Diego arremetió contra los principales conspiradores Federico Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez y Luis del Pino, y a gran parte de la cúpula del Partido Popular por la “estupidez” de haber alentado dichas teorías.

En concreto, el periodista señaló a Ángel Acebes y a Eduardo Zaplana como cabecillas de haber prestado oídos -y seguir haciéndolo- a tan disparatadas teorías. “Deberían dimitir”, aseguró De Diego y añadió que “como aquí no dimite nadie, Mariano Rajoy debería destituirlos”. Acebes era el ministro del Interior cuando se produjeron los atentados del 11-M y, aún lo era en funciones poco después, cuando se suicidaron los islamistas en Leganés provocando la muerte del geo Francisco Javier Torronteras.

Salvar su carrera política
Di Diego acusó a Acebes de preferir salvar “su carrera política” antes que defender a Torronteras, él “que era su jefe” entonces y que le había dado la orden para entrar en el piso de Leganés. “No tenía que estar haciendo alianzas con la COPE y El Mundo, tenía que haber defendido a un policía que murió a sus órdenes”, sentenció.

La página más negra
El libro “Conspiranoia” trata de “desentrañar la página más negra de la historia del periodismo español”, como la calificó Enrique de Diego en la presentación en la sede del Sindicato Unificado de Policía (SUP). El texto trata de poner en evidencia las hipótesis sin fundamento y las paranoias irracionales de quienes “han mentido sin límites”, en referencia a El Mundo y la COPE.

“Conspiración”
“No es una teoría de la conspiración, sino una conspiración en sí misma”, como aseguró el propio De Diego en la presentación. “No han dicho más que estupideces y quieren llegar a marzo diciendo estupideces”, continuó el periodista en referencia a Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez y Luis del Pino. Y además se pregunto: ¿Por qué soy el único periodista de derechas que se ha opuesto a esto?

Acompañantes
Acompañando al periodista conservador estaban José Manuel Fornet, secretario general del SUP, José María Fuster Fabra, abogado de la Asociación 11-M Afectados por el terrorismo y José Ángel Gago, presidente del Sindicato Profesional de Policía.

Acciones legales
El abogado de la Asociación 11-M Afectados por el terrorismo, José María Fuster Fabra se preguntó hasta que punto es lícito la actitud de los medios que han difundido la teoría de la conspiración. Además, Fuster Fabra aseguró que se “iniciarán acciones legales contra algunos medios” y quienes han alentado la teoría de la conspiración, aunque no dio ningún nombre concreto.

Denuncias contra Jiménez Losantos
Quien sí dio nombres fue el secretario general del SUP, José Manuel Fornet, quien aseguró que ya “hay pruebas suficientes para presentar denuncias contra Jiménez Losantos y Luis del Pino, según la información que tiene de los servicios jurídicos del SUP. Además insinuó que quizá también se denunciaran a algunos cargos del PP y pregunto retóricamente si Acebes no tendría nada que decir.

Renovarse
Todos parecieron coincidir en la necesidad que tiene el PP de pasar página y renovarse. De Diego calificó de “graves” las declaraciones de Rajoy tras la sentencia del juicio por el 11-M y aseguró que el PP “no ha hecho la reflexión sobre estos dos años de estupidez y tiene que regenerarse”. Lamentablemente, “no lo está haciendo”, concluyó el periodista.

SENTENCIA DEL 11-M: AL PP NO LE SIRVE DE NADA MIRAR PARA OTRA PARTE.

EL ANÁLISIS DEL SÁBADO

Sentencia 11-M: Al PP no le sirve de nada mirar para otra parte ahora

Enrique de Diego


Las hemerotecas están llenas de infundios, fabulaciones y chorradas; las fonotecas ahítas de insultos, descalificaciones e incluso histéricas peticiones de libertad para los terroristas.
3 de noviembre de 2007.  Algunas webs llegaron a hacer llamamientos para ayudar a la defensa de Jamal Zougham, condenado ni más ni menos que por participación directa en la masacre de 191 personas, con más de mil heridos, a un total de 43.000 años (estas cifras astronómicas debían evitarse porque parecen un sarcasmo jurídico). Se ha dicho que se investigaba y no se ha investigado nada, simplemente se ha inventado una realidad que nunca existió, para vender y ganar audiencia; se ha mentido y manipulado de manera obsesiva, paranoica, con estrictos fines mercantilistas; se ha hablado en nombre de las víctimas mientras se las utilizaba y se las menospreciaba en niveles abrumadoramente inmorales.Que eso lo hayan hecho periodistas es para que abandonen la profesión y asistan a un curso acelerado de deontología, pero lo realmente más grave es que toda esa mentira masiva, durante más de dos años, ha sido avalada, jaleada y voceada por el Partido Popular, y muy concretamente por su secretario general, Ángel Acebes (con el agravante de que era ministro del Interior el 3 de abril de 2004 cuando se asalta el piso de la calle Carmen Martín Gaite en Leganés) y por el portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana. Ha habido otros, pero dos de los más notorios ya han dicho que no se presentarán a las elecciones, como son los casos de Jaime Ignacio del Burgo, quien llegó a entrevistar por cuestionario a Rafa Zouhier, y Alicia Castro, que presentó dos ristras de preguntas parlamentarias a cual más delirante en las que llegaba a preguntar textualmente: “¿Quién dio la orden de asaltar el piso de Leganés?” Todo un caso de amnesia aguda, puesto que la cadena de mando era Pedro Díaz Pintado, Agustín Díaz de Mera, Ignacio Astarloa y Ángel Acebes.Por tanto, el PP tiene un problema, y muy grave y en vísperas electorales, y no le va a servir de nada mirar para otro lado o recuperar ahora el discurso que algunos le aconsejábamos sin que se hiciera el más mínimo caso: fue el PP el que hizo la investigación, incluso brillante, que en un caso de estupidez supina ha sido el propio PP el que se ha dedicado a denigrar, incluso cuestionando que los terroristas de Leganés se hubieran suicidado, lo que, para más inri, mancillaba la memoria del heroico geo Francisco Javier Torronteras.

La reacción de Mariano Rajoy a la sentencia ha sido desconcertante, tirando a penosa, e indica que ahora mismo está atrapado por la pinza del secretario general y el portavoz, dos personas que no hacen más que restar y que, a día de hoy, sería mejor que se fueran a su casa. Rajoy había sido hasta ahora si no prudente por lo menos ambiguo, y ha tenido que ser en el último momento cuando se ha metido en el berenjenal de seguir las investigaciones -¿cuáles?- y ha asumido esa última patraña de lo del autor intelectual que es una auténtica memez de tebeo.

No sé, la verdad, cómo va a salir el PP de ésta porque se le percibe noqueado y sin resortes y –como he dicho- con todas las hemerotecas y fonotecas dispuestas a repartir estopa. De fondo, ha estado la sumisión de una parte de ese partido a un grupo de periodistas –de salida inminente un libro mío ultrapolémico desentrañando esos tortuosos entresijos- que se han creído con bula para mentir y manipular. Y ya dijo Lincoln que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. El engaño ha terminado. La sentencia es demoledora aunque, en mi opinión, blanda e injusta en la absolución de los Toro. Pero, lo dicho, al PP no le basta con idear argumentarios para ganar tiempo: ha de hacer una reflexión muy seria y depurar responsabilidades a fondo. Se juega las generales.

Visto en el Semanal Digital 3.11.2007.

EL SINDICATO UNIFICADO DE LA POLICÍA INICIARÁ ACCIONES LEGALES CONTRA QUIENES LES ACUSARON DE COLABORAR EN LA MASACRE DEL 11-M.

POLÍTICA

 03/11/2007

Pedirán responsabilidades para quienes les acusaron de colaborar en la masacre

El sindicato policial mayoritario se querellará contra los conspiradores del 11-M

V. VADILLO

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), el mayoritario en cuanto a número de afiliados, anunció que se querellará contra políticos y periodistas promotores de la teoría de la conspiración en torno a la autoría del 11-M que, desde que se cometieron los atentados, han acusado a la propia Policía de estar implicada en los hechos. Ignacio Astarloa, Jaime Ignacio del Burgo, Federico Jiménez Losantos, Fernando Múgica y Luis del Pino estarán entre los querellados.

Aunque la decisión de querellarse contra todos aquellos que acusaron a la Policía de participar y colaborar con los terroristas del 11-M estaba tomada desde junio de 2005, el SUP ha esperado a conocer la sentencia y ver cómo quedaba desmontada, punto por punto, toda la teoría de la conspiración, para hacerla efectiva. El sindicato mayoritario de la Policía (con más de 30.000 afiliados) aseguró que tomará cuanto antes medidas judiciales contra todos aquellos que dudaron de su profesionalidad en la masacre.

“Limpiar el nombre de la Policía”
“Queremos limpiar el nombre de la Policía porque se nos ha dicho de todo. Que éramos encubridores, cómplices, inductores. Que incluso policías progresistas del sindicato habían sido los autores de la matanza. Todos ellos comparten una actitud miserable y mezquina hacia nosotros”, aseguró José Manuel Sánchez Fornet, secretario general del sindicato.

Astarloa “tenía toda la información”
La central ya ha confirmado que exigirá responsabilidades penales por sus acusaciones “injuriosas y malintencionadas” a Ignacio Astarloa, secretario de Seguridad del PP en los meses anteriores y posteriores a los atentados, y con quien el SUP está especialmente dolido. “Él tenía toda la información, toda. Todos los mandos policiales eran de su confianza. Socialista, ninguno. De que no hubiera traductores [de árabe], por ejemplo, sólo él era el responsable. ¿Por qué dudó de nosotros?”, lamentó Sánchez Fornet en declaraciones a Público.

Del Burgo
También se querellarán contra el diputado de UPN, miembro del Grupo Popular en el Congreso, Jaime Ignacio del Burgo, quien ha escrito libros avalando la teoría de la conspiración y ha firmado muchas de las preguntas parlamentarias de los populares sobre teorías alternativas de la masacre. De su boca han salido frases como “La investigación policial no ha estado a la atura”, o “Ha habido policías que han mentido”.

Periodistas conspiradores
En el grupo de los periodistas conspiradores el SUP menciona a “el locutor rabioso”, Federico Jiménez Losantos; al colaborador de El Mundo Fernando Múgica, y a uno de los principales inventores de los bulos sobre la masacre, con tres libros publicados sobre el tema, Luis del Pino.

Otros posibles acusados
Además, la central no descarta abrir acciones también contra otros periodistas como Pedro J. Ramírez o Casimiro García-Abadillo, y políticos como Acebes o Zaplana, aunque son conscientes de que las dificultades serán mayores en estos casos. De cualquier modo, los policías ya han recopilado recortes de prensa y cortes de radio en los que se acusa a agentes de haber permitido el atentado, de falsificar pruebas o de colaborar con los terroristas.

En la Audiencia Nacional
El SUP presentará su querella ante la Audiencia Nacional aunque no descartan abrir también un proceso contencioso-administrativo para forzar al Ministerio de Interior a asumir la defensa de los agentes. Además, media docena de ellos estudian también la posibilidad de querellarse de manera individual.

EL RINCON DEL NEOCÓN: “MANUAL PARA INTERPRETAR CORRECTAMENTE LA SENTENCIA DEL 11-M”

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    03/11/2007

Borja María Zallana de los Azebos

Manual para interpretar correctamente la sentencia del 11-M

 

Ante la certeza que teníamos de que el pueblo español no estaba preparado para interpretar correctamente una sentencia judicial tan complicada como la del 11 M, en el Partido hace meses que venimos preparando un sencillo manual. Muchos son los argumentos que están utilizando Zapatero y sus acólitos para dar un giro a la sentencia que favorezca su absurda teoría de que el atentado fue obra de un grupo de islamistas, cabreados por la intervención de España en la Guerra de Irak.

Las pruebas que presentan los Zapateristas para relacionar el atentado con Irak son tan endebles como los túneles de Cataluña. Para comenzar, que los tres países en los que se han cometido los tres atentados más importantes coincidan con los que participaron en la reunión de las Azores es simple y pura casualidad. Si los terroristas escogieron España fue por simple envidia. Envidia de un país que, gracias al firme timón de José María Aznar, se había convertido en faro de Occidente y asombro de propios y extraños ante sus avances económicos y sociales.

En cuanto a la fecha, un día 11, igual que en el caso de los atentados de las Torres Gemelas y el Pentágono, de nuevo una casualidad. Probablemente los terroristas no eran conscientes de la significación de esa fecha, ya que hay que tener en cuenta que el calendario musulmán es distinto al nuestro y que este grupo de moros desarrapados difícilmente podía tener acceso, y aún menos entender, nuestro sistema de fechas con su complicada combinación de días divididos en semanas pero enumerados de forma consecutiva para cada mes.

El que la mayoría de los terroristas juzgados sean musulmanes, tampoco supone ninguna prueba que pueda relacionar el atentado con la Guerra de Irak. Bien al contrario, es una magnífica muestra del éxito de la política de integración racial llevada a cabo por José Mari durante su mandato, que hizo posible que estos indeseables hicieran amistad con españoles de tanta raigambre como el grupo de asturianos encabezados por Trashorras.

Pero sin duda, lo que más problemas nos crea sobre la autoría e intención del atentado es que no se haya podido determinar quien fue el ideólogo capaz que elegir con tanta precisión el lugar y la fecha adecuada para hacer daño al Gobierno. He de reconocer que este asunto ha motivado entre nuestras filas dudas de alcance filosófico. Si admitimos que por la fecha escogida, tres días antes de las elecciones, se pretendía hacer daño al Gobierno de Aznar, hemos de reconocer que algo tendría que ver con las acciones realizadas por éste, y eso nos podría llevar de nuevo al principio de relacionarlo todo con la Guerra de Irak; pero si aceptamos que esa fecha está buscada de forma aleatoria, podemos caer en el error de que alguien pueda imaginar que no hizo falta un cerebro pensante que decidiera pormenores tan complicados y que, por lo tanto, se admita como verdad incuestionable que los condenados son los únicos responsables del atentado.

En el Partido no albergamos duda alguna de que tras el atentado, que nada tiene que ver con la Guerra de Irak ni, por lo tanto, con ninguna red internacional de terroristas islámicos, debe haber un grupo de cerebros que buscó de forma deliberada que perdiéramos las elecciones generales del 14 de marzo. Esta verdad incuestionable excluye por completo a los pobres desgraciados que acaban de ser condenados. Sólo a alguien con una gran preparación intelectual se le puede ocurrir que para hacer daño a un Gobierno se cometa un atentado tres días antes de las elecciones generales. Y para afirmar esto nos basamos en un estudio hecho hace pocas semanas entre los más destacados cerebros del Partido que ante la pregunta: ¿En qué fecha cometería usted un atentado si quisiera hacer daño a un Gobierno que está a punto de celebrar unas elecciones?”, respondieron de forma mayoritaria la respuesta A: “Unos meses antes, para que tenga tiempo de reaccionar”. Sólo hubo dos disidencias, un conocido alcalde que escogió la B: “En los días previos a las elecciones” y otro dirigente (no sé yo lo que vamos a hacer con este Ángel, que no termina de aplicarse) que respondió la C: “Después de las elecciones, cuando ya nadie lo espere”.

DESPUES DE LA SENTENCIA DEL 11-M, ¿PODEMOS FINGIR QUE NO HA PASADO NADA?.

2/11/2007  EL JUEGO SUCIO DEL PP Y SUS MEDIOS AFINES

¿Podemos fingir que no ha pasado nada?

  1. • No se debe permitir que quienes han engañado a los ciudadanos en interés propio queden inmunes
 TOÑO VEGA
TOÑO VEGA

CARLOS Carnicero*

Hay ocasiones en que la evidencia es tan insoportable que exige ser formulada para que la sociedad se vea reflejada junto a ella. Entonces hay que decidir si puede permitirse el lujo de que las culpas queden sin castigo. Si las felonías ni siquiera pagan el peaje del descrédito social, nada impedirá que vuelvan a producirse. Esa es la encrucijada en la que la sentencia del atentado de los trenes sitúa a la sociedad española.
Lo ocurrido en torno al 11-M ha quedado reflejado en la sentencia, que no deja resquicio para cuestionar lo sucedido y obliga a revisar lo que ha acontecido en España en los últimos tres años y medio. El resultado, en la parte que toca a los padrinos de la teoría de la conspiración, es la náusea.
La síntesis no es difícil: el PP, una vez que perdió las elecciones por su forma de gestionar el atentado, decidió persistir en el error, intentando que la deslegitimación de la victoria socialista fuera un atajo para recuperar el poder. A partir de ahí se estableció una espiral diabólica que retroalimentaba los intereses del PP y los de una pléyade de supuestos periodistas que han acreditado que la información no es para ellos más que un instrumento de sus intereses. El Mundo estableció líneas de investigación solo en la dirección de sostener su tesis, que se fue haciendo cada vez más perversa.

EL PRIMER axioma era la autoría de ETA, pese a que era imposible de defender: no ha existido nunca una evidencia que relacionara a la banda terrorista con el atentado. El segundo paso fue todavía más audaz y perverso: pretendía una conspiración de funcionarios públicos, exdirigentes socialistas y mandos enquistados en las fuerzas de seguridad que habrían sido instigadores o cómplices del atentado. La brutalidad de la acusación pretendía que se organizó el 11-M para desplazar al PP de la Moncloa.
Cada nueva diatriba de El Mundo, cada nuevo encargo a un confidente de cabecera, cada nueva insidia formulada sobre la manipulación de los hechos, ha tenido en la COPE su ventilador mediá- tico y en el Grupo Popular, la escenificación política: Mariano Rajoy, llegó a pedir la anulación de la instrucción del sumario.
La sociedad española, con una paciencia democrática franciscana, ha asistido a este espectáculo de irracionalidad sin poder hacer más que esperar a que la sentencia judicial zanjara una discusión imposible. No se puede establecer ningún mecanismo dialéctico fiable con quien no está sujeto a ninguna norma ética; con quien no se siente vinculado con la verdad y puede sostener una cosa y la contraria sin que le tiemble una ceja. Ahora hay una versión judicial de lo sucedido. Un auto impecable desde el punto de vista del derecho. Normalidad jurídica y constitucional acorde con nuestro Estado de derecho.
Los actuales dirigentes del PP pretenden que aquí no ha pasado nada. Tienen el cinismo, frente a las actas del Congreso y la testarudez de la hemerotecas, de pretender que ellos nunca cuestionaron ni al juez instructor ni los procedimientos. El cepillo de carpintero de esos comportamientos, la exigencia de responsabilidades políticas, la deben ejercer los ciudadanos ante la urnas. Allí se decidirá si los políticos que han tenido estos comportamientos pueden seguir en la política española. Nada más que decir de Rajoy y su equipo.
Y, ¿qué hacer con la jauría mediática que ha pretendido sostener lo que era imposible solo para satisfacer sus intereses? Nuestro sistema democrático consagra la libertad de opinión hasta el extremo de permitir la existencia de periodismo como el que practican la COPE y El Mundo. Los periodistas que han obedecido las consignas de estos ayatolás de la comunicación no han querido ejercer su cláusula de conciencia y han firmando cada crónica haciéndose cómplices de sus directores. Hace mucho tiempo que El Mundo y la COPE traspasaron los limites del periodismo sensacionalista para instalarse en la cumbre de la manipulación de la información.

 LA   ENCRUCIJADA a la que nos somete la sentencia es muy sencilla: ¿puede la democracia española permitirse el lujo de aparentar que aquí no ha pasado nada grave? ¿Podemos tratar a los obispos españoles, al director de El Mundo y a quienes han colaborado con él con indiferencia hacia sus responsabilidades en el desprestigio de las instituciones y en el encanallamiento de nuestra vida democrática?
Una sociedad que no protege sus principios es una sociedad indefensa. La sociedad española, sus instituciones, empresarios y políticos deben saber que permitir la simulación de honorabilidad de estos sujetos nos haría a todos cómplices de sus procedimientos. El Estado de derecho les permite hacer lo que han hecho con los límites de la comisión de delitos; la indignidad no siempre queda retratada en un comportamiento penalmente punible. Pero permitir que estos individuos pretendan ser como los demás españoles es, sencillamente, consagrar que comportamientos como los que han tenido sigan siendo posibles en el futuro.

* Periodista.

LA SENTENCIA DEL 11-M EN LA PRENSA INTERNACIONAL.

POLÍTICA

 01/11/2007

“Aznar: cronología de una manipulación”, titulaba Le Monde

Toda la prensa internacional también da por finalizada la teoría de la conspiración

JOSÉ MARÍA GARRIDO

Ayer salió a la luz la sentencia del juicio por el peor “acto terrorista islamista en Europa”, afirmaba The Telegraph. En este terrible atentado, destacaba el Internacional Herald Tribune, “ETA no ha jugado ningún papel”.

Ciertamente, la sentencia del juicio del 11 de marzo se convirtió ayer en la noticia estrella en toda la prensa internacional. Tres hombres, informaba la BBC, han recibido una condena de miles de años.

Trashorras
“Los marroquíes Jamal Zougam, Otman el Ghanoui y el español Emilio Trashorras fueron condenados por asesinato a más de 43.000 años en la cárcel”, añadía la británica BBC.

Aznar
Sin embargo, de ETA ni rastro, pese a que José María Aznar, tal y como recordaba el Herald Tribune, afirmó incesantemente que había sido el grupo terrorista que provocó la masacre de Atocha. Aznar realizó esta acusación “inmediatamente después de los ataques”, y la mantuvo durante los tres días posteriores, pese a que cada vez era más evidente que estas bombas “eran obra de los terroristas islamistas”.

Irak
“Esta acusación”, proseguía el Herald Tribune, junto con el gran rechazo que los españoles habían mostrado frente a la guerra de Irak, fue un elemento decisivo para que “José Luis Rodríguez Zapatero se convirtiera en el primer ministro español”.

ETA
En este mismo sentido informaba el prestigioso diario alemán, Der Spiegel, que también indicaba que ETA “no tuvo nada que ver con las bombas”, descartándose así las “suposiciones” realizadas por el Partido Popular.

Manipulación
Pero sin duda, el medio de comunicación internacional más duro con el partido Popular, y en especial, con José María Aznar, fue el francés Le Monde. Este prestigioso rotativo ofrecía una completa información en la que se analizaba la politización de los atentados. Además, Le Monde realizaba un instructivo video en el que se explicaba lo acaecido esos tres días de marzo bajo el titulo “Aznar: cronología de una manipulación”.

Una célula islamista
El italiano La Repubblica aseguraba que con esta sentencia se descartada definitivamente la autoría de ETA en la masacre de Madrid. “Ha sido una célula islámica”, afirmaba el diario italiano.

Justicia
Por su parte, la televisión árabe Al Yazira también se hacía eco del fallo judicial del juicio del 11-m recordando que “muchos españoles culparon al Gobierno por el ataque”. En este mismo sentido, Al Yazira aseguraba que la mayoría de las “teorías de la conspiración”, habían sido desmentidas por la justicia.

Futuro
Por último, todos los periódicos internacionales recogían las palabras emitidas por José Luis Rodríguez Zapatero. “Se ha impartido justicia, tenemos que mirar hacía delante”, afirmaba el presidente de Gobierno español.

jmgarrido@elplural.com

LA SENTENCIA DEL 11-M, ¿QUE CONSPIRACIÓN?.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio San José
  • ANTONIO SAN JOSÉ

    01/11/2007

Luz de Gas

¿Qué conspiración?

¡Vaya ridículo! ¡Qué cantidad de tergiversaciones interesadas! ¡Qué patético resulta todo ahora a la luz de la verdad!

Nos marearon durante tres largos años con la cantinela monocorde del “¡queremos saber!” y, al fin, hemos sabido. Pedían investigación hasta el fondo y la han tenido: ¿Y ahora qué?

Estamos en una democracia madura, muy madura; vivimos en un estado de derecho y la justicia se ha pronunciado. Una impecable labor procesal encabezada por el juez Javier Gómez Bermúdez después de la instrucción de su colega Juan del Olmo (tan vilipendiado y ahora, por fin, reivindicado), han puesto negro sobre blanco la versión oficial de lo que ocurrió en Madrid aquel aciago 11 de marzo de 2004. El fallo judicial se ciñe a los hechos probados, no a las conjeturas tan disparatadas como interesadas de tantos. La justicia ha hecho su labor en un régimen garantista, tanto que uno de los principales actores en el proceso, Rabei Osman, el egipcio, ha sido absuelto para disgusto de muchos de los familiares de las víctimas, entre ellos Pilar Manjón, quien ha anunciado ya el ejercicio de un derecho que les asiste como es el de recurrir la sentencia. El mecanismo legal funciona y, a pesar de las discrepancias que cada cual pueda manifestar, debemos felicitarnos por ello como sociedad.

La justicia ha hablado y ha echado por tierra cualquier atisbo de la fantasmagórica “teoría de la conspiración”. Queda meridiana y contundentemente claro que la banda terrorista ETA no tuvo nada que ver con estos atentados, desmontando así el principal argumento empleado por algunos conspicuos miembros del Partido Popular y determinados medios de comunicación empeñados en que la verdad jurídica no destruyera sus nada inocentes ensoñaciones. Preocupa en este sentido que Mariano Rajoy haya dejado un resquicio abierto mostrando su apoyo a “cualquier otra línea de investigación”, algo que, realmente, se define por sí solo.

Tampoco ha habido indefensión en los acusados por el manejo del secreto del sumario del juez Del Olmo ni se rompió la cadena de custodia de la famosa mochila (llamada en la sentencia apropiadamente bolsa de deportes) ni en la Renault Kangoo. Lo mismo cabe decir acerca del delirio de los explosivos (del tipo goma 2) procedentes de Mina Conchita ni de la cuestionada labor policial que ha quedado debida y justamente reivindicada en la sentencia judicial.

Ayer debió quedar cerrado un capítulo negro y siniestro de nuestra reciente historia. Sería bueno, al menos, que así fuera por dignidad y fortaleza democrática. Si alguien quiere recurrir puede hacerlo y mientras tanto todos debemos acatar el fallo y no elucubrar con “autores intelectuales” ni otras quimeras desarboladas por la propia fuerza de los hechos. ¡Ya está bien! Las víctimas y sus familiares se merecen un respeto que algunos parece que no van a reconocer fácilmente.

Como última derivada hay que subrayar que la sentencia viene a suponer un triunfo del periodismo honesto y responsable frente al interesado amarillismo de algunos medios que ahora deberían pedir perdón a sus lectores y oyentes. ¿Lo harán?: claro que no, desechen de inmediato cualquier duda al respecto.

Y otra más, de paso, el Partido Popular tampoco entonará el mea culpa. Después de todo lo que han dicho José María Aznar, Mariano Rajoy, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Jaime Ignacio del Burgo, Agustín Díaz de Mera, Jaime Mayor Oreja y Vicente Martínez Pujalte, entre otros, hoy cabría esperar un atisbo de mínima autocrítica ante el ridículo papel en el que quedan sus afirmaciones. Pero tampoco ocurrirá, y es una pena porque a cuatro meses de las elecciones del 9 de marzo, este país merece tener una oposición que no lo tome por tonto.

CON LA SENTENCIA DEL 11-M TRIUNFA EL ESTADO DE DERECHO.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Fernando de Silva
  • FERNANDO DE SILVA

    01/11/2007

 

Con la sentencia del 11-M triunfa el Estado de Derecho

Han transcurrido 1328 días y 4 horas desde que se perpetró en España el acto terrorista más grave y sangriento de nuestra historia reciente, y sus autores ya han sido juzgados y condenados. En un tiempo récord, dada la complejidad del proceso, con la sentencia publicada en el día de ayer se da por concluido un episodio que ha conmocionado nuestro país en los últimos años, y que permanecerá en las mentes de los españoles durante generaciones; el Estado de Derecho triunfa una vez más, gracias a la eficacia del funcionamiento de nuestras instituciones, y a ello han contribuido de forma decisiva:

-Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que desde minutos después de los hechos han actuado en su investigación con una profesionalidad e independencia incontestable; superando desde un principio las presiones políticas y mediáticas a las que fueron sometidas, y sin dejarse amedrentar por las constantes críticas y descalificaciones que han recibido por quienes han mantenido la teoría de la conspiración.

-La instrucción del proceso por parte del juez de la Audiencia Nacional Sr. del Olmo que, con algunos altibajos, poniendo incluso en peligro su salud, en más de 100.000 folios agrupados en más de 250 tomos ha sabido plasmar los resultados de la investigación judicial, evitando desde un principio la contaminación de la instrucción por quienes estaban interesados en su fracaso por fines puramente partidistas.

-El impecable enjuiciamiento de los hechos, bajo la batuta del juez de tendencia conservadora Sr. Gomez Bermudez, que con mano firme ha sabido dirigir uno de los juicios más complejos de los celebrados en la España democrática, impidiendo que fuese contaminado desde dentro y desde fuera; poniéndole el punto final con la sentencia notificada en el día de hoy.

Hoy también se pone punto final a la teoría de la conspiración, iniciada cinco horas después del atentado por el entonces Ministro del Interior Sr. Acebes cuando atribuyó sin pruebas la autoría a ETA para añadir posteriormente “…y quien diga lo contrario es un miserable…”; teoría de la conspiración que se ha mantenido viva gracias a la poco gratificante labor de muchos dirigentes del PP, con el apoyo mediático del diario El Mundo y el fanatismo ultraconservador de la AVT encabezado por el Sr. Alcaraz. Muchos seguirán dudando de la eficacia de nuestra fuerzas de seguridad y de nuestra administración de justicia, porque les interesa mantener viva la mentira; pero ya serán menos, unos pocos, un grupo de fanáticos ciegos de rencor y de ira que no creen en nuestras instituciones y en la democracia; ellos mismos se delatarán marginándose del sentir de la mayoría de los españoles.

Se dice que una mentira repetida hasta la saciedad puede llegar a convertirse en creíble; pero no es cierto, la verdad es muy tozuda y los españoles somos más inteligentes de lo que muchos políticos piensan.

Los culpables de la matanza del 11M ya han sido condenados; en 600 folios se resumen los hechos probados y los fundamentos jurídicos que justifican su fallo. Tiempo habrá para estudiar y comentar su contenido. Por el momento nos quedamos con lo positivo: de nuevo, una vez más, ha triunfado el estado de derecho y el sentido común, es una victoria de todos y para todos, aunque unos pocos se sientan defraudados.

Las absoluciones de algunos de los acusados por falta de prueba son la mejor demostración de que el tribunal ha actuado con imparcialidad, y solamente han condenado a quienes en conciencia consideraban responsables de los delitos de los que eran acusados.