Volvo Ocean, a puto remo.

E. CERDÁN TATO 20/09/2008

Llegaron las infantas y amadrinaron dos barcos que darán la vuelta al mundo, y posiblemente, de paso, ojearon las fastuosas obras del puerto impulsadas a todo trapo y a toda pasta, y que se inauguraron precisamente anoche. Pena que las infantas no ojearan la desolación de la ciudad: desde el centro mismo, hasta los barrios y los barracones de los colegios públicos, donde los escolares se las pelan, año tras año. Llegaron las infantas, con el alcalde dimitido, pero nadie les dijo lo que se dice siempre tan empalagosa como solemnemente: Alicante es una ciudad abierta, porque después de Díaz Alperi, Alicante es una ciudad abierta en canal. Tampoco se les dijo lo que escribió un grafitero, con letras historiadas de derribos, de guirnaldas de especulaciones y favores, y solares de confitura: Si donde pisa el caballo de Atila no crece la hierba, donde pisa el alcalde Díaz Alperi no crece la ciudad. Pero ahora y por primera vez en su historia, Alicante tiene una alcaldesa y todo anda en suposiciones y revolicas: desde la oposición municipal socialista, hasta partidos políticos, sindicatos, plataformas ciudadanas, y vecinos. La alcaldesa Sonia Castedo después de sentenciar que “gobernar es dialogar”, acudió al convento de las capuchinas, donde el PP hace de la plegaria treta electoral, y le llevó flores al cuerpo incorrupto de una monja. De salida, la nueva alcaldesa y algunos de sus fieles nos dejan una estampa con toda la ranciedad del nacionalcatolicismo. Pero la nueva alcaldesa conoce el arte del regate, y ha elogiado al Gobierno de España, por los millones de euros que ha invertido en las obras del puerto, y las desgravaciones fiscales que ha concedido a los patrocinadores de la Volvo, elogio, en fin, que ha sosegado los ánimos del PSOE y de la subdelegada del gobierno, Encarna Llinares. Sonia Castedo es hábil y descubre así, en el envés del halago, unas inversiones que junto a las de la Generalitat, deberían haberse destinado a obras sociales, a regenerar el tejido industrial, tan deteriorado, o a otras urgencias, de una ciudadanía que, a lo que se ve, cuenta poco o nada.

La noticia en otros webs

Con la Volvo Ocean Race, Alicante se incorpora a ese turbio mapa de clamorosos y memorables eventos, con los que Camps ensombrece y arrincona los despojos míticos de Zaplana, y levanta una comunidad de ficciones, de espejismos y de apariencias, y así nos va. La Copa del América y la Fórmula 1 fueron tan efímeros, como inútiles: un despilfarro de los dineros de todos los valencianos, una fugaz diversión para enjoyar la testera de Camps. La Volvo no mejorará la calidad de vida, ni el medio ambiente, ni los servicios más necesarios de esta ciudad. Puede que beneficie, por unos días, a los hoteleros, pero, como ha declarado a este diario, el presidente de los mismos: “A partir del 12 de octubre volveremos a la más triste realidad”. Una realidad que se impone a las pretenciosas cifras que abanderan este nuevo evento. Cuando las temerarias embarcaciones desplieguen sus velas y zarpen hacia el fin de los mares, nosotros seguiremos a puto remo y a puro grito. Pero a tanta paciencia ya hay que darle aire: sólo es un disfraz de la resignación.

Anuncios

La inversión del Estado en la Comunitat sube un 13% mientras la del Consell baja un 48%

 

Sólo los Gobiernos de Murcia y Canarias redujeron más su licitación pública

Jordi Cuenca, Valencia
La licitación pública de la Administración central en la Comunitat Valenciana en el primer semestre de este año aumentó un 13,5% en relación al mismo período de 2007, al crecer desde 568 hasta 645 millones de euros, según datos de Seopán, la patronal de las grandes constructoras. Esta subida contrasta con el considerable descenso que experimentó en el mismo período la inversión de la Generalitat en la propia autonomía. En un año, el volumen de licitación de la Administración autonómica bajó un 48,1%, desde 1.010 a 523 millones.
La Comunitat Valenciana es la tercera autonomía, tras Canarias (-81,3%) y Murcia (-76,3%), cuyo Gobierno regional más ha recortado sus inversiones en su territorio en términos porcentuales. En todas ellas gobierna el PP, si bien en la segunda en sociedad con Coalición Canaria. Sólo otras tres comunidades -Madrid, Ceuta y Extremadura- también han recortado este gasto. De ellas, las dos primeras están gobernadas por el PP y la tercera, por el PSOE. Por contra, Cataluña y Andalucía, regidas por los socialistas, aumentan sus inversiones en un 59,1% y un 98,4%, respectivamente.
Como consecuencia del sustancial descenso de la licitación de la Generalitat Valenciana, la inversión del total de Administraciones públicas en la Comunitat registró al finalizar el primer semestre del año un descenso del 45,1% respecto a junio de 2007. En términos absolutos, la caída es de 2,52 a 1,38 millones de euros. En este caso, la Comunitat se ve superada por cuatro autonomías: Murcia (-58,9%), Aragón (-53,9%), Madrid (-52,4%) y Baleares (-53,6%). Además, el porcentaje de descenso es muy superior al 18,4% de la media española. La inversión de la Administración central en la Comunitat fue inferior en el primer semestre a la de Andalucía (1.098 millones), Castilla y León (1.009), Galicia (972) y Cataluña (912).

EL CAPRICHO DEL PP VALENCIANO DE IMPARTIR EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA EN INGLÉS COSTARÁ EL DOBLE A LAS ARCAS PÚBLICAS

EL CAPRICHO DEL PP VALENCIANO DE IMPARTIR EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA EN INGLÉS COSTARÁ EL DOBLE A LAS ARCAS PÚBLICAS, NECESITANDO DOS PROFESORES POR AULA: UNO EN CASTELLANO Y OTRO EN EL IDIOMA DE SHAKESPEARE

 

El conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, adelantó ayer que Educación para la Ciudadanía (EpC) será impartida por un profesor de inglés, asesorado por uno de geografía e historia o filosofía, debido a que “tan sólo 11 docentes en la Comunitat con la capacitación de inglés necesaria se mostraron voluntarios a impartir esta materia”. Mientras, los servicios jurídicos del PSPV estudiarán si la Generalitat “se está deslizando en el terreno penal de la prevaricación” a la hora de regular la impartición.

 

¿Y la física, con un profesor de apoyo de matemáticas…?. Así se pronunció Font de Mora en una rueda de prensa en la que presentó los datos referentes al inicio del curso escolar 2008-2009, quien enfatizó, ante las preguntas de los periodistas, que “Educación para la Ciudadanía será impartida en inglés”. El conseller explicó que esta asignatura la impartirá un profesor de inglés “que estará asesorado y ´vehiculado´ por uno de geografía e historia o de filosofía, a quien se le atribuirá la docencia”. “No es una traducción simultánea como algunos creían, sino que en lo que consiste es en que un docente imparta una materia asesorado por otro”, señaló.

 

El disparate. Este sistema es, según el conseller, “algo muy habitual en muchos países de Europa que tienen una educación bilingüe”. Además, explicó que también es una medida conocida por el Ministerio de Educación ya que en algunos liceos en España también se sigue este sistema. “Es un modelo muy probado y funciona sin problemas”, aseguró.

 

Los profesores titulares no hablan inglés. Según el conseller y la secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, ésta es la forma en la que se impartirá la asignatura ya que tras haber preguntado a los profesores de geografía e historia y de filosofía de la Comunitat con la capacitación debida en inglés si darían EpC a sus alumnos “tan sólo 11 se mostraron voluntarios” Por otra parte, Font de Mora resaltó que la Comunitat “es la primera autonomía donde se dará una asignatura obligatoria en inglés”, algo que “se puede considerar una medida social ya que facilita que los alumnos que provienen de familias con no demasiados recursos puedan acceder al inglés sin tener que matricularse en una academia”.

Ante la dejación de Camps.

FRANCESC ROMEU MARTÍ

 Según Xavier Adserà, presidente de Natraceutical, empresa biotecnológica valenciana, estamos ante una crisis que nos ha sorprendido a todos, crisis procedente del otro lado del Atlántico, y que afecta de manera principal a una economía como la nuestra que ha invertido en los últimos años más allá de sus posibilidades. Nuestra dependencia del ahorro exterior, que ha financiado el extraordinario ritmo de crecimiento, nos coloca ahora en una situación delicada, de enorme falta de liquidez, que afecta al consumo y a la economía en general.
A la Comunidad Valenciana la crisis financiera internacional nos ha pillado con el pie cambiado, y con un gobierno autonómico inactivo y muy endeudado. Una excesiva dependencia de la construcción que empezaba a dar signos de agotamiento, unos sectores productivos tradicionales que llevan una década en progresivo desmantelamiento por la competencia de países emergentes como China, sin ningún plan de potenciación y priorización por parte del Consell, y un sector turístico que se pretende diversificar con la realización de grandes eventos elitistas pero sin prever las consecuencias futuras.
La economía valenciana presenta factores que complican la situación con respecto al resto de España. Antes del estallido de la crisis financiera internacional, nuestro peculiar modelo industrial, PYMEs en sectores tradicionales muy dependientes del factor precio en su competitividad internacional, ya estaban en crisis y el gobierno valenciano no ha tomado aún ninguna medida. En 2007 el crecimiento de la industria valenciana fue sólo del 0,2% frente al 3,1% de crecimiento de la industria española. La industria valenciana sigue su creciente proceso de desmantelamiento fruto de sus debilidades competitivas en un entorno globalizado sin que el gobierno valenciano tome alguna decisión. Y sobre todo a la provincia de Alicante, donde a la crisis que ya sufría la industria tradicional manufacturera del textil y el calzado se ha unido una mayor dependencia de la vivienda vacacional. En pleno periodo estival la desocupación repunta al alza por primera vez en 18 años en Alicante. Y hasta abril el número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo en la provincia de Alicante se han incrementado en un 61,5%, frente al 40,2% de Castellón y el 34,2% de Valencia. A Camps le debería caer la cara de vergüenza de que el paro en la Comunidad haya subido un 37% en el último ejercicio.
Si Camps no hubiese despilfarrado los recursos públicos, escondido facturas en los cajones para pagar en el 2011 y no hubiese convertido a nuestra Comunidad en la más endeudada, ahora estaríamos mejor preparados para ayudar a nuestras empresas y trabajadores. Si Camps hubiese considerado a la agricultura, el tejido productivo propio, la industria y agroalimentaria, el turismo y la pesca como sectores estratégicos y los hubiera tratado como piezas fundamentales, hubiera conseguido un equilibrio territorial y no una total dependencia del urbanismo. Si Camps hubiese llevado el debate del agua, singularmente importante para Alicante en términos coherentes y de futuro, apostando por la modernización de la gestión del agua, la optimización de infraestructuras hídricas, ahorro de consumo y apuesta por la desalinización, optimización de regadíos y atención a los acuíferos, tendríamos más garantizada agua para todos sin batallas institucionales ni atentados a la inteligencia de la ciudadanía. Si Camps hubiese dotado a los ayuntamientos de la suficiente financiación para que sus servicios a los ciudadanos estén garantizados, no tendrían la enorme dependencia del urbanismo que tienen actualmente. Si Camps no se hubiese enfrentado a las universidades valencianas, si hubiese reconocido el papel que deben jugar las universidades en el modelo productivo valenciano que necesitamos basado en el conocimiento y el emprendimiento y hubiese dispuesto un sistema de becas que permita el estudio, dentro y fuera de España, de los valencianos, ninguna capacidad se quedaría sin desarrollar.

Si Camps no hubiese asfixiado a las universidades, las hubiese dotado de la debida financiación pública, los avances tecnológicos y la innovación serían una característica de nuestro territorio.
Porque sin innovación no podemos mejorar la productividad. El esfuerzo en desarrollar la investigación que ha hecho el Gobierno de España en los últimos cuatro años, no ha sido correspondido por la implicación del PP en la Comunidad Valenciana. Así, nuestro tejido productivo está desfasado, los porcentajes de recursos dedicados a la I+D+i en relación al PIB, tanto públicos como especialmente privados, no alcanzan al 40% del total, lejos de la media de las comunidades autónomas con mayor gasto en innovación. Hoy, más que nunca, la Red de Institutos Tecnológicos, puesta en marcha por los gobiernos socialistas, deben ser una prioridad.
Hace falta que la sociedad progresista de la Comunidad Valenciana lidere un nuevo modelo económico que nos asiente en el lugar que nos corresponde. Un nuevo modelo alternativo al de esta derecha que sólo descalifica y engaña. Un proyecto, unas propuestas, que sitúen el futuro de nuestra Comunidad con significativo protagonismo en España y, también, en Bruselas. Un nuevo modelo productivo donde el conocimiento, la productividad y la competitividad se conviertan en los motores claves del crecimiento económico. Tenemos la suerte de vivir y convivir en una tierra singular, de gentes comprometidas y trabajadoras, de gran capacidad intelectual y creativa. Y también tenemos la mirada puesta en el mar, del que hemos aprendido tantas cosas a lo largo de nuestra historia como pueblo. Y, sobre todo, tenemos nuestras propias señas de identidad puestas en el alma.
De nuevo, nos corresponde a los socialistas inventar el futuro, un futuro apasionante en un nuevo siglo que, para nuestra tierra, pide un partido socialista, una izquierda valenciana moderna para el siglo XXI, comprometida con su territorio, representante de sus deseos y esperanzas. Un proyecto que no olvide que está dirigido al conjunto de las personas que conforman la sociedad valenciana. Por eso, el próximo Congreso del PSPV-PSOE es fundamental no sólo para articular un partido moderno e inteligente para una sociedad valenciana moderna e inteligente. Creo firmemente que este es el congreso del debate, de la propuesta que nos dará nuestra fuerza para recuperar el gobierno.
Mi esfuerzo y mi empeño para protagonizar y liderar el cambio de ciclo dentro del partido para que provoque un cambio de ciclo político en la sociedad valenciana que vuelva a ver a los socialistas con las ideas claras, la decisión firme, la fuerza del discurso y, sobre todo, con garantía de futuro, de progreso y de gobierno. o

Francesc Romeu Martí es candidato a la Secretaría General del PSPV-PSOE

LOS SOCIALISTAS VALENCIANOS LE DICEN AL PRESIDENTE FRANCISCO CAMPS DEL PP QUE ACABE CON LA POLÍTICA DEL DESPILFARRO PARA HACER FRENTE A LA CRISIS

miércoles, 13 agosto 2008

El portavoz adjunto del grupo parlamentario socialista en las Cortes Valencianas, Joaquim Puig, aseguró que los socialistas pueden llegar a acuerdos sobre la reforma de la financiación autonómica “siempre y cuando” el presidente del Consell, Francisco Camps, “acabe de forma inmediata con su política de despilfarro”. Puig afirmó que los valencianos “sienten con más fuerza las consecuencias de la crisis porque el Gobierno del PP ha sido incapaz de gestionar los recursos en momentos de bonanza económica y ahora demuestran su incompetencia al no aplicar ni una medida para superar esta situación”.

González Pons mete cizaña contra el gobierno español y catalán. Las posiciones de los populares de Andalucía Castilla y León, de Murcia y de la Comunidad Valenciana respecto a la negociación de la financiación autonómica “no son incompatibles”, sino que son “fácilmente conciliables” por un Gobierno que “quiera conciliar intereses dispares de comunidades autónomas diferentes”, según afirmó ayer en Valencia Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP. El dirigente popular añadió: “Las posiciones verdaderamente irreconciliables, me parece, son las del Gobierno catalán y el español”.

Rambla pide permiso para más endeudamiento valenciano. Mientras, el vicepresidente y portavoz del Consell, Vicente Rambla, señaló ayer que espera que el Gobierno central dé “los pasos apropiados” para autorizar el Plan de Endeudamiento de la Comunidad Valenciana, al tiempo que indicó que la Generalitat “lleva ya meses hablando con el Ministerio de Economía y Hacienda para que le autoricen” una ampliación de su deuda. Rambla contestó así en una rueda de prensa en Castellón, tras ser preguntado por una respuesta parlamentaria del Gobierno en la que se asegura que la Generalitat no puede pedir la ruptura del límite de endeudamiento

Risas o llantos.

RAFAEL RIVERA

 Ya sé que hay muchos que están orgullosos de lo que somos por estas tierras, y de lo que hacemos. Y creen que suponemos un ejemplo a seguir. Pero hay otros que nos consideran el hazmerreír del mundo, que nos mira atónitos sin acabar de creerse que pueda ser verdad lo que pasa.
El ayuntamiento de esta ciudad busca desesperadamente a un indigente que vive en el cauce, pero no para darle cobijo, no crean, sino para multarle. Ejemplar. Pretende cobrarle 750 euros de nada. Supongo que el multado, cuando le encuentren, sacará si visa oro y pagará sin pestañear.
Por no hablar de la huelga del metro. Ninguna ciudad del mundo mantendría una huelga meses y meses sin resolver el conflicto. Negociar que Valencia sea sede de esto o de aquello sí que saben, con el talonario flojo, pero el transporte público, ¿a quién le importa? Y del Valencia CF ni hablamos, claro, porque las carcajadas o llantos, según se mire, salen hasta en el telediario. No bastan todos los pelotazos del mundo para arreglar las ambiciones de unos y otros, que ya es guasa hablar de pelotazos en un club de fútbol. Pero, cuidado, es un equipo que representa el sentir del pueblo y todas esas monsergas que hemos de oír, aunque sus jefes se plantean vender a sus jugadores para zurcir un campo desproporcionado y mal ubicado. Eso sí, ponen y quitan directivos con sueldos astronómicos por unos minutos de gestión, pero sin multas; parecido al perseguido por vivir debajo del puente. Qué quieren, siempre me despiertan más simpatías las coderas con remiendos que las camisas almidonadas.
Y lo que es mejor de todo son los miles de millones de euros que ha gastado el Consell sin tenerlos. Pero no en urgencias y cuestiones básicas para los de a pie, no crean, los han gastado en fastos, y sin pedirnos permiso. Se deben dinero incluso a ellos mismos, y Ciegsa en vez de construir colegios hace promesas y alquila barracones.
Eso sí, el estruendo de la fórmula se oye hasta en nuestros dormitorios y los vecinos del Grao se pierden para ir a su casa entre vallas, balizas y señales de prohibido ir a más de 250 Km/h; y eso que ahora las carreras, ya no le gustan ni a Fernando Alonso.
Ya ven, nosotros a lo nuestro y desde fuera nos miran perplejos y preguntan, pero oye, ¿qué pasa en Valencia? Y yo qué sé, hijo, y yo qué sé. Será que estamos todos anestesiados.

(levante-EMV. 12.08.2008)

La auditoría de RTVV concluye que su modelo empresarial es inviable

ntervención y E. & Young reclaman el contrato programa, un plan estratégico y recorte de gastos

V. Romero, Valencia
Nuevo varapalo de los auditores al modelo financiero y de gestión de Radiotelevisión Valenciana. La Intervención de la Generalitat y la auditora privada Ernst & Young han optado en esa ocasión por lanzar una enmienda a la totalidad de la estrategia empresarial del ente audiovisual. El informe de revisión operativa de RTVV correspondiente al ejercicio de 2007, que anteayer hizo público la Conselleria de Economía, concluye que el actual modelo financiero consistente en financiar la actividad del consorcio público a través de ampliaciones anuales de capital con cargo al riesgo de la Generalitat se ha convertido en un círculo vicioso que impide optimizar la gestión y los recursos. Los auditores denuncian “diversas deficiencias” constantes en determinadas áreas de gestión e inversiones y cuestiona una política basada en intentar no obtener desviaciones significativas respecto de los presupuestos aprobados, “que suelen ser superiores a los aprobados en el ejercicio anterior”.
Esta circunstancia provoca, según los auditores, que las entidades que componen RTVV no desplieguen políticas de “contención del gasto y de la incentivación y búsqueda de ingresos”. El informe explica que la comodidad en la que se instalan los gestores gracias a las periódicas aportaciones de fondos tampoco favorece “el análisis de la posible existencia de las estructuras de costes sobredimensionadas para el objeto para el que se definieron las entidades”.
El informe de revisión operativa admite que los responsables de la Generalitat están trabajando desde hacer años en diversas alternativas al actual modelo de financiación con el objetivo de identificar un modelo “eficaz” que permita “mantener a largo plazo la estructura financiera y patrimonial estable, cumpliendo objetivos de rentabilidad social y económica razonables”. Pero la Intervención de la Generalitat y Ernst & Young insisten en que el modelo de financiación a través de ampliaciones de capital con recurso al endeudamiento a largo plazo pone de manifiesto “la falta de una estrategia empresarial en la que se compatibilice de forma eficiente la gestión económica-financiera con el desarrollo de la actividad del Grupo RTVV y la prestación de un servicio público de calidad”.
El informe de los auditores, que se extiende a lo largo de 47 páginas, lanza toda una batería de alternativas que pasan por una redefinición total del modelo de negocio y de gestión y la puesta en marcha de un plan estratégico. Las medidas incluyen desde un análisis real del mercado y posicionamiento de RTVV, hasta una revisión de los contratos de abastecimiento, el desarrollo de una planificación de la plantilla acorde con la estrategia definida o la modificación de la política comercial para hacer compatibles los objetivos sociales con las audiencias. Además aboga por la coordinación con la FORTA en las políticas de compras de producciones ajenas y realización de producciones propias, la puesta en marcha de un contrato programa que defina la relación de las distintas sociedades del ente o la realización de estimaciones reales de costes en función de la redefinición de objetivos para fijar un modelo de financiación.
Ernst & Young ya advirtió de los problemas financieros y empresariales de RTVV en su informe de 2006. Como respuesta, el jefe del Consell, Francisco Camps, anunció en las Corts la negociación de un contrato programa, pero nada más se ha vuelto a saber del asunto. Un año más, los auditores vuelven a poner de manifiesto el caos económico y de gestión de RTVV.