VICTORIA LAFORA: “GUARDARSE LAS ESPALDAS”. a PROPÓSITO DEL PRESIDENTE NAVARRO DE UPN.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Victoria Lafora
  • VICTORIA LAFORA

    10/08/2007

 

Guardarse las espaldas

Al margen de lo que pase hoy, en la votación del candidato de la derecha a la presidencia de Navarra, Sanz se ha cuidado de guardarse las espaldas. Dentro de su discurso conciliador, muy lejos del radicalismo tenebrista de hace escasos meses, introdujo una clara amenaza a los socialistas navarros de disolución anticipada si no le dejan hacer.

Algo así como: “yo no voy a tragar porque ya he demostrado valor al aceptar el reto de gobernar en estricta minoría”. Su advertencia tiene calado porque Sanz y los dirigentes del PSN saben que, con la crisis que atraviesa el socialismo navarro, unas elecciones anticipadas podrían volver a dar a la marca del PP en Navarra la mayoría absoluta y que Na Bai recoja los votos de los descontentos con la imposición de Ferraz.

La moderación de su discurso no se basó solo en los guiños lanzados a la bancada socialista; lo más destacado fue que dejó de dar la tabarra con la mentira, casi convertida en eslogan de campaña, de que el Gobierno de Zapatero iba a vender Navarra. Se comprende que las juventudes del PSN, que se han hartado de oír frases como esta y peores, no hayan esperado ni siquiera a la intervención de su portavoz en la cámara autonómica y hayan dimitido en bloque.

El sector crítico del PSN, el que no acepta a Carlos Chivite como secretario general, no tiene claro que se vayan a abstener hoy en la elección de Sanz. Pese a ello le basta con que tres socialistas se abstengan para conseguir la investidura. Eso si, mas debilitado si cabe y con más riesgo de una censura. Sobre todo porque un inasequible al desaliento Patxi Zabaleta reiteró ayer que no renuncia a un gobierno de progreso con el PSN.

Resulta también sorprendente el “abandono” del candidato de UPN, tan jaleado, acompañado, respaldado y apoyado en campaña por los máximos dirigentes del PP (ese partido hermano) y a los que no se vio en la tribuna de invitados escuchando el discurso del que también es su candidato.

No se vio en Pamplona ni a Rajoy, ni a Acebes, ni a Zaplana, que tan prestos acudieron a Navarra para manifestarse en contra de la “entrega” de la Comunidad Foral a los vascos y que repitieron hasta la saciedad la frasecita de que Navarra era la moneda de cambio a los etarras. Ahora han dejado solo a Sanz porque sin mayoría mas vale no mojarse.

Tampoco se vio a nadie, salvo al portavoz parlamentario Diego López Garrido, de la Ejecutiva Federal socialista. Seguramente temían una pitada soberana.

Anuncios

OPINIÓN: “EL IMPROBABLE PSOE NAVARRO”

El improbable PSOE navarro Fernando González Urbaneja

Ser socialista en Navarra no debe ser nada sencillo, quizá no sea ni siquiera posible. Sobre ellos han caído en dos décadas dos crisis que nadie quisiera ni para sí, ni para sus amigos. Primero la de Urralburu y demás cofrades, un caso de corrupción que se llevó por delante al partido a finales de los años ochenta, para sumirle en la vergüenza y el desconcierto, y que le llevó a perder una buena porción de votos. De ser una fuerza política relevante en el antiguo Reino, de ser un partido en el gobierno, pasó a ser un partido menor y sin liderazgo.

Y ahora, cuando el partido levanta cabeza y recupera respetabilidad y presencia, la Ejecutiva Federal socialista, es decir Madrid, descalifica su estrategia y cercena sus expectativas por intereses superiores, por cálculo electoral para el conjunto de España, para las generales. En este caso la parte, es decir Navarra, se somete al todo, España.

La dimisión del candidato Puras es la única alternativa digna que le quedaba tras el portazo que le han dado sus jefes. La decisión de la ejecutiva del Partido Socialista Navarro para gobernar con Nafarroa Bai fue unánime y la negativa federal al pacto, para la cual tiene facultades, descalifica a los socialistas navarros más allá de lo que significa la disciplina y la obediencia debida. Fernando Puras trataba de cuadrar un círculo: ocupar la presidencia del gobierno navarro a pesar de ser la tercera fuerza y sobre la base de una minoría muy estrecha.

No pocos socialistas navarros y sus votantes se preguntarán por qué no pueden hacer una coalición que se parece bastante a la que han hecho sus colegas de Baleares. No es lo mismo, en las islas no hay terrorismo al fondo, pero la naturaleza de ambas coaliciones es semejante. En Nafarroa Bai hay un claro rechazo del terrorismo y las posiciones territoriales pueden no ser compartidas pero su formulación es legítima y está refrendada por un buen porcentaje de votos.

La crisis debilita el socialismo navarro que se queda sin oferta propia. Algunos socialistas envidiarán ahora la posición del PP en Navarra donde no comparece con sus siglas, sino mediante una alianza sui generis con un partido navarro y navarrista, la UPN. ¿Puede ser esa una opción de futuro para los socialistas? ¿Es posible que de esta crisis surja un partido navarro de izquierda, con autonomía efectiva y con capacidad para pactar con los socialistas españoles en determinadas circunstancias? La singularidad navarra es evidente, es un hecho de partida y este caso lo pone de evidencia.

fgu@apmadrid.es

OPINIÓN: “NAVARRA, PRINCIPIOS Y APARIENCIAS”

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio Asencio
  • ANTONIO ASENCIO

    05/08/2007

 

Navarra: principios y apariencias

No hay ingenuidad cuando se entrega Navarra a Miguel Sanz, un tipo que en pocas semanas ha pasado de fustigar a sus adversarios con un emponzoñamiento propio de un radio-depredador matutino, a realizar patéticas llamadas a la “responsabilidad” y la contención que él jamás tuvo.

La decisión de facilitar el poder a quien te destruye sólo obedece a la lógica implacable de la calculadora de un secretario de organización, que computa ganancias y pérdidas de votos “caiga quien caiga” en el complejo mapa electoral español.

Hoy podemos decir, con cierta pesadumbre, que el PP no sólo ha ganado poder, sino que, con Navarra, puede haber ganado otra batalla ideológica. Porque si desde el PSOE se emplea el argumento de que esta decisión desmiente las tesis del PP, paradójicamente se están suscribiendo las tesis del PP: que pactar con NaBai era vender España a ETA.

Es decir, el PSOE ha rechazado el pacto con NaBai con los argumentos del PP, y no con los suyos propios. Y a regañadientes, visualizándose que la intención del PSN era el acuerdo, y que no son los valores ni los principios, sino los números de la susodicha calculadora, lo que ha motivado esta negativa de los mayores de Madrid. En política las cosas nunca pueden parecer lo que son, sino lo que deberían ser. Por eso, cualquier decisión política tiene que defenderse con motivos y principios políticos -aunque, en el fondo, no esté motivada por éstos, sino por el interés. Puede que el PP no se crea sus propios argumentos falaces, pero ha planteado una hipótesis que el PSOE ha asumido al desmentirla. No es el desenlace lo que importa (el no pactar con NaBai): sino el porqué del desenlace.

Y había un buen puñado de motivos para que Ferraz, desde un primer momento y una vez conocidos los resultados de las urnas, hubiese dejado claro que Nafarroa Bai (Navarra, Sí) “no” era un compañero de viaje aconsejable pero no para el PSOE, sino para la Comunidad, porque a fin de cuentas, las explicaciones en aras del bien del partido interesan a los militantes, no a los ciudadanos.

Daré unos ejemplos: NaBai es una ensalada de nacionalismos entre los que figura el PNV, un partido de derechas frente al cual el PSOE es oposición en el País Vasco. ¿Resulta viable pactar un gobierno con el PNV mientras el lehendakari amenaza con volver a dividir a la sociedad vasca y navarra entre nacionalistas y no nacionalistas con inquietantes planes que implican a la Comunidad Foral? A su vez, en NaBai está EA, partido socialdemócrata pero independentista que también co-gobierna Euskadi, así como Aralar, desgajada de Batasuna, que si bien renuncia a la violencia (¿tiene esto algún mérito?) no renuncia a la independencia y a la fusión de las tierras vascas en contra de la opinión mayoritaria de los navarros.

En resumen, el pacto con NaBai no era vender España a ETA, pero tampoco era de progreso, y a su vez fortalecía la opción nacionalista en las dos comunidades sin que los constitucionalistas avanzasen un milímetro en Euskadi.

Pactar con NaBai y desbancar a una rémora de la democracia como es Miguel Sanz era una opción querida por mucha gente. Pero si no era posible por un lógico y comprensible interés electoral de cara a las generales, habría que haber sido claro y ofrecido explicaciones basadas en motivos y principios, no en intereses. Porque es entonces, sin motivos propios, cuando triunfan los ajenos, los del PP, los de la venta de España al diablo. Y nada mueve más al voto que los principios, aunque no sean ciertos.

0PINIÓN: ¿Y QUE DECIMOS AHORA?

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    09/06/2007

 

¿Y qué decimos ahora?

 

¿No podía ETA haber anunciado la ruptura de la tregua cuando estuviéramos más cerca de las elecciones? Esto, más que terrorismo, es pura mala leche. Entre el anuncio de ETA y la más que previsible sentencia del 11-M, vistas como van las cosas en el juicio, cuando se inicie la campaña electoral no nos va a quedar otra que hablar pues yo que sé, de temas triviales como el crecimiento económico, la Ley de la Dependencia o la bajada del paro.

Sin duda, el anuncio de ETA en estos momentos, a casi un año de las elecciones, es una prueba más de la connivencia que ha habido durante toda la legislatura entre el Gobierno y la banda terrorista (no confundir con el Movimiento de Liberación Vasco) para atacar al PP. De momento, ya han comenzado por devolver a Chaos a la cárcel, donde parece que le va a acompañar unos meses Arnaldo Otegui, y por detener a un comando en Francia. Y esto es sólo el principio.

Ayer mismo me llamaba desesperado Acebes, preguntándome si sabía de algún curso rápido de economía o política internacional, porque estaba preocupado sobre su discurso si le quitamos lo de la ruptura de España y la entrega del Gobierno a los terroristas. ¡Con el trabajo que nos costó hacerle entender que lo de la ruptura de España era una imagen literaria, que era inútil que se empeñara en intentar fotografiarla!

Los guionistas de la FAES llevan varias noches sin dormir, preparando nuevos argumentos con los que proseguir la campaña de acoso y derribo de Bambi. De
momento, Federico y Pedro J. seguirán utilizando unas semanas más la vieja munición, pero no van a poder aguantar así durante mucho tiempo. Aunque la purria de este país sea capaz de tragarse que le van a poner playa en un pueblo de montaña, no podemos correr el riesgo de que alguno de ellos se despierte un día y le dé por preguntarse porqué ETA ha decidido volver a la lucha armada, a las detenciones y a la cárcel, si tenían al Gobierno cautivo y desarmado, lo que el gran Federico ilustra, con esa gracia psíquica y física que Dios le ha dado, con la expresión “cogido por los vagones”.

Y en esas estamos, como el personaje en busca de autor. De momento, lo único que se nos ha ocurrido es convocar un concurso de ideas. Desde aquí quiero hacer un llamamiento a los hombres y mujeres de bien que queden en este país, para que nos hagan llegar cualquier pista que nos ponga sobre el camino de La Moncloa. Y para ahorrarme una llamada, que está el móvil por las nubes, aprovecho la columna, con la seguridad de que a Ángel se la leen cada semana, para decirle que de Economía e Internacional todo lo que he encontrado es muy complicado, pero que le envío un curso de guitarra con el que seguro causará sensación en las reuniones de los Legionarios de Cristo.