VICTORIA LAFORA: “GUARDARSE LAS ESPALDAS”. a PROPÓSITO DEL PRESIDENTE NAVARRO DE UPN.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Victoria Lafora
  • VICTORIA LAFORA

    10/08/2007

 

Guardarse las espaldas

Al margen de lo que pase hoy, en la votación del candidato de la derecha a la presidencia de Navarra, Sanz se ha cuidado de guardarse las espaldas. Dentro de su discurso conciliador, muy lejos del radicalismo tenebrista de hace escasos meses, introdujo una clara amenaza a los socialistas navarros de disolución anticipada si no le dejan hacer.

Algo así como: “yo no voy a tragar porque ya he demostrado valor al aceptar el reto de gobernar en estricta minoría”. Su advertencia tiene calado porque Sanz y los dirigentes del PSN saben que, con la crisis que atraviesa el socialismo navarro, unas elecciones anticipadas podrían volver a dar a la marca del PP en Navarra la mayoría absoluta y que Na Bai recoja los votos de los descontentos con la imposición de Ferraz.

La moderación de su discurso no se basó solo en los guiños lanzados a la bancada socialista; lo más destacado fue que dejó de dar la tabarra con la mentira, casi convertida en eslogan de campaña, de que el Gobierno de Zapatero iba a vender Navarra. Se comprende que las juventudes del PSN, que se han hartado de oír frases como esta y peores, no hayan esperado ni siquiera a la intervención de su portavoz en la cámara autonómica y hayan dimitido en bloque.

El sector crítico del PSN, el que no acepta a Carlos Chivite como secretario general, no tiene claro que se vayan a abstener hoy en la elección de Sanz. Pese a ello le basta con que tres socialistas se abstengan para conseguir la investidura. Eso si, mas debilitado si cabe y con más riesgo de una censura. Sobre todo porque un inasequible al desaliento Patxi Zabaleta reiteró ayer que no renuncia a un gobierno de progreso con el PSN.

Resulta también sorprendente el “abandono” del candidato de UPN, tan jaleado, acompañado, respaldado y apoyado en campaña por los máximos dirigentes del PP (ese partido hermano) y a los que no se vio en la tribuna de invitados escuchando el discurso del que también es su candidato.

No se vio en Pamplona ni a Rajoy, ni a Acebes, ni a Zaplana, que tan prestos acudieron a Navarra para manifestarse en contra de la “entrega” de la Comunidad Foral a los vascos y que repitieron hasta la saciedad la frasecita de que Navarra era la moneda de cambio a los etarras. Ahora han dejado solo a Sanz porque sin mayoría mas vale no mojarse.

Tampoco se vio a nadie, salvo al portavoz parlamentario Diego López Garrido, de la Ejecutiva Federal socialista. Seguramente temían una pitada soberana.

OPINIÓN: “EL IMPROBABLE PSOE NAVARRO”

El improbable PSOE navarro Fernando González Urbaneja

Ser socialista en Navarra no debe ser nada sencillo, quizá no sea ni siquiera posible. Sobre ellos han caído en dos décadas dos crisis que nadie quisiera ni para sí, ni para sus amigos. Primero la de Urralburu y demás cofrades, un caso de corrupción que se llevó por delante al partido a finales de los años ochenta, para sumirle en la vergüenza y el desconcierto, y que le llevó a perder una buena porción de votos. De ser una fuerza política relevante en el antiguo Reino, de ser un partido en el gobierno, pasó a ser un partido menor y sin liderazgo.

Y ahora, cuando el partido levanta cabeza y recupera respetabilidad y presencia, la Ejecutiva Federal socialista, es decir Madrid, descalifica su estrategia y cercena sus expectativas por intereses superiores, por cálculo electoral para el conjunto de España, para las generales. En este caso la parte, es decir Navarra, se somete al todo, España.

La dimisión del candidato Puras es la única alternativa digna que le quedaba tras el portazo que le han dado sus jefes. La decisión de la ejecutiva del Partido Socialista Navarro para gobernar con Nafarroa Bai fue unánime y la negativa federal al pacto, para la cual tiene facultades, descalifica a los socialistas navarros más allá de lo que significa la disciplina y la obediencia debida. Fernando Puras trataba de cuadrar un círculo: ocupar la presidencia del gobierno navarro a pesar de ser la tercera fuerza y sobre la base de una minoría muy estrecha.

No pocos socialistas navarros y sus votantes se preguntarán por qué no pueden hacer una coalición que se parece bastante a la que han hecho sus colegas de Baleares. No es lo mismo, en las islas no hay terrorismo al fondo, pero la naturaleza de ambas coaliciones es semejante. En Nafarroa Bai hay un claro rechazo del terrorismo y las posiciones territoriales pueden no ser compartidas pero su formulación es legítima y está refrendada por un buen porcentaje de votos.

La crisis debilita el socialismo navarro que se queda sin oferta propia. Algunos socialistas envidiarán ahora la posición del PP en Navarra donde no comparece con sus siglas, sino mediante una alianza sui generis con un partido navarro y navarrista, la UPN. ¿Puede ser esa una opción de futuro para los socialistas? ¿Es posible que de esta crisis surja un partido navarro de izquierda, con autonomía efectiva y con capacidad para pactar con los socialistas españoles en determinadas circunstancias? La singularidad navarra es evidente, es un hecho de partida y este caso lo pone de evidencia.

fgu@apmadrid.es

OPINIÓN: “NAVARRA, PRINCIPIOS Y APARIENCIAS”

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio Asencio
  • ANTONIO ASENCIO

    05/08/2007

 

Navarra: principios y apariencias

No hay ingenuidad cuando se entrega Navarra a Miguel Sanz, un tipo que en pocas semanas ha pasado de fustigar a sus adversarios con un emponzoñamiento propio de un radio-depredador matutino, a realizar patéticas llamadas a la “responsabilidad” y la contención que él jamás tuvo.

La decisión de facilitar el poder a quien te destruye sólo obedece a la lógica implacable de la calculadora de un secretario de organización, que computa ganancias y pérdidas de votos “caiga quien caiga” en el complejo mapa electoral español.

Hoy podemos decir, con cierta pesadumbre, que el PP no sólo ha ganado poder, sino que, con Navarra, puede haber ganado otra batalla ideológica. Porque si desde el PSOE se emplea el argumento de que esta decisión desmiente las tesis del PP, paradójicamente se están suscribiendo las tesis del PP: que pactar con NaBai era vender España a ETA.

Es decir, el PSOE ha rechazado el pacto con NaBai con los argumentos del PP, y no con los suyos propios. Y a regañadientes, visualizándose que la intención del PSN era el acuerdo, y que no son los valores ni los principios, sino los números de la susodicha calculadora, lo que ha motivado esta negativa de los mayores de Madrid. En política las cosas nunca pueden parecer lo que son, sino lo que deberían ser. Por eso, cualquier decisión política tiene que defenderse con motivos y principios políticos -aunque, en el fondo, no esté motivada por éstos, sino por el interés. Puede que el PP no se crea sus propios argumentos falaces, pero ha planteado una hipótesis que el PSOE ha asumido al desmentirla. No es el desenlace lo que importa (el no pactar con NaBai): sino el porqué del desenlace.

Y había un buen puñado de motivos para que Ferraz, desde un primer momento y una vez conocidos los resultados de las urnas, hubiese dejado claro que Nafarroa Bai (Navarra, Sí) “no” era un compañero de viaje aconsejable pero no para el PSOE, sino para la Comunidad, porque a fin de cuentas, las explicaciones en aras del bien del partido interesan a los militantes, no a los ciudadanos.

Daré unos ejemplos: NaBai es una ensalada de nacionalismos entre los que figura el PNV, un partido de derechas frente al cual el PSOE es oposición en el País Vasco. ¿Resulta viable pactar un gobierno con el PNV mientras el lehendakari amenaza con volver a dividir a la sociedad vasca y navarra entre nacionalistas y no nacionalistas con inquietantes planes que implican a la Comunidad Foral? A su vez, en NaBai está EA, partido socialdemócrata pero independentista que también co-gobierna Euskadi, así como Aralar, desgajada de Batasuna, que si bien renuncia a la violencia (¿tiene esto algún mérito?) no renuncia a la independencia y a la fusión de las tierras vascas en contra de la opinión mayoritaria de los navarros.

En resumen, el pacto con NaBai no era vender España a ETA, pero tampoco era de progreso, y a su vez fortalecía la opción nacionalista en las dos comunidades sin que los constitucionalistas avanzasen un milímetro en Euskadi.

Pactar con NaBai y desbancar a una rémora de la democracia como es Miguel Sanz era una opción querida por mucha gente. Pero si no era posible por un lógico y comprensible interés electoral de cara a las generales, habría que haber sido claro y ofrecido explicaciones basadas en motivos y principios, no en intereses. Porque es entonces, sin motivos propios, cuando triunfan los ajenos, los del PP, los de la venta de España al diablo. Y nada mueve más al voto que los principios, aunque no sean ciertos.

0PINIÓN: ¿Y QUE DECIMOS AHORA?

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    09/06/2007

 

¿Y qué decimos ahora?

 

¿No podía ETA haber anunciado la ruptura de la tregua cuando estuviéramos más cerca de las elecciones? Esto, más que terrorismo, es pura mala leche. Entre el anuncio de ETA y la más que previsible sentencia del 11-M, vistas como van las cosas en el juicio, cuando se inicie la campaña electoral no nos va a quedar otra que hablar pues yo que sé, de temas triviales como el crecimiento económico, la Ley de la Dependencia o la bajada del paro.

Sin duda, el anuncio de ETA en estos momentos, a casi un año de las elecciones, es una prueba más de la connivencia que ha habido durante toda la legislatura entre el Gobierno y la banda terrorista (no confundir con el Movimiento de Liberación Vasco) para atacar al PP. De momento, ya han comenzado por devolver a Chaos a la cárcel, donde parece que le va a acompañar unos meses Arnaldo Otegui, y por detener a un comando en Francia. Y esto es sólo el principio.

Ayer mismo me llamaba desesperado Acebes, preguntándome si sabía de algún curso rápido de economía o política internacional, porque estaba preocupado sobre su discurso si le quitamos lo de la ruptura de España y la entrega del Gobierno a los terroristas. ¡Con el trabajo que nos costó hacerle entender que lo de la ruptura de España era una imagen literaria, que era inútil que se empeñara en intentar fotografiarla!

Los guionistas de la FAES llevan varias noches sin dormir, preparando nuevos argumentos con los que proseguir la campaña de acoso y derribo de Bambi. De
momento, Federico y Pedro J. seguirán utilizando unas semanas más la vieja munición, pero no van a poder aguantar así durante mucho tiempo. Aunque la purria de este país sea capaz de tragarse que le van a poner playa en un pueblo de montaña, no podemos correr el riesgo de que alguno de ellos se despierte un día y le dé por preguntarse porqué ETA ha decidido volver a la lucha armada, a las detenciones y a la cárcel, si tenían al Gobierno cautivo y desarmado, lo que el gran Federico ilustra, con esa gracia psíquica y física que Dios le ha dado, con la expresión “cogido por los vagones”.

Y en esas estamos, como el personaje en busca de autor. De momento, lo único que se nos ha ocurrido es convocar un concurso de ideas. Desde aquí quiero hacer un llamamiento a los hombres y mujeres de bien que queden en este país, para que nos hagan llegar cualquier pista que nos ponga sobre el camino de La Moncloa. Y para ahorrarme una llamada, que está el móvil por las nubes, aprovecho la columna, con la seguridad de que a Ángel se la leen cada semana, para decirle que de Economía e Internacional todo lo que he encontrado es muy complicado, pero que le envío un curso de guitarra con el que seguro causará sensación en las reuniones de los Legionarios de Cristo.

OLIART ADVIERTE DE LA NECESARIA UNIDAD DEMOCRÁTICA.

POLÍTICA

 09/06/2007

Oliart advierte de la necesaria unidad democrática

“Que no jueguen a Maquiavelos algunos dirigentes del PP”

ELPLURAL.COM

Alberto Oliart fue ministro de Defensa con el Gobierno de Calvo Sotelo, en unos de los momentos más delicados de la incipiente democracia española, después del 23-F. Recuerda que la unidad de las fuerzas democráticas es especialmente necesaria tras la reaparición de la amenaza terrorista.

En un artículo publicado por El País, Coraje contra el terrorismo, Oliart lamenta como la ilegal Batasuna y ETA “hacen culpable de su enloquecido y criminal nacionalismo a Zapatero y al PNV, como si ellos y todos los abertzales no pudieran defender sus ideas y demandas, incluida la de la independencia del País Vasco, dentro del cauce institucional, legal y democrático, como algunos, léase Aralar, ya lo están haciendo”.

Base de los violentos
El ex ministro señala cómo, a pesar de que el brazo político “del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco” ha perdido apoyo históricamente en los momentos de reactivación terrorista, en cualquier caso, el entorno abertzale radical ligado antes a HB y más tarde a Batasuna mantiene una base más o menos estable en los últimos 30 años. Así, calcula que cuentan con un apoyo social próximo a las 200.000 personas, ya que las listas de ANV que recomendó votar ANV y los votos nulos que indicaron como opción donde éstos no tuvieran listas legales cosecharon 180.000 votos en las pasadas elecciones. Algo menos que los 198.244 conseguidos por HB en 1979.

También habría que sumar a “los jóvenes radicales que no tienen edad de votar, que son los de la kale borroka, los que están dispuestos a entrar en ETA; además, son los que, por ahora, se oponen a cualquier intento de llegar a un acuerdo de paz”.

Todos los presidentes lo hicieron y lo harán
Oliart recuerda que Zapatero ha hecho lo mismo que todos sus predecesores en la presidencia, estar en dos frentes: “luchar contra ETA a cargo de las Fuerzas de Seguridad, con la ley y su aplicación por los jueces competentes, y seguir estando abiertos, si los etarras lo piden, al diálogo para conseguir que abandonen y entreguen las armas y que lo que se negocie sean los términos de cómo se incorporan, los que quieran y puedan, a la democracia y la libertad”.

“No jueguen a Maquiavelos”
El ex ministro advierte de que “no jueguen a pequeños Maquiavelos algunos dirigentes del actual Partido Popular, como el señor Astarloa (…) porque ellos saben que si ganan las elecciones y ETA quiere negociar su desarme y rendición negociarán”. Alerta de que “ese juego maquiavélico es perverso si rompe la unidad de las fuerzas democráticas en el momento en que ésta es más necesaria, porque se nos anuncia sangre, dolor y lágrimas”.

ETA HA DECIDIDO HACERLE UN REGALO ESPLENDIDO AL PP

enric_sopena2.jpg

06/06/2007

Algunos corsarios están de enhorabuena

ETA ha decidido hacerle un espléndido regalo al PP

“Hay que tener bien claro que el único responsable de que se haya roto la tregua es ETA (…) Todos los demócratas tenemos que poner al margen nuestras diferencias y buscar nuestra coincidencia en lo fundamental: nuestra defensa de la libertad y la democracia, la defensa de la paz (…)”.

Estas palabras fueron pronunciadas el 28 de noviembre de 1999, tras difundirse el comunicado de ETA anunciando el final de la tregua que, un año largo antes, había decretado la banda terrorista. Era presidente del Gobierno José María Aznar. Quien las pronunció era el líder de la oposición mayoritaria, Joaquín Almunia, a la sazón secretario general del PSOE, ex ministro en todos los Gobiernos de Felipe González y candidato a jefe del Ejecutivo.

Tarjeta de visita
Ayer ETA volvió a romper su compromiso de mantener el alto el fuego permanente. Los dirigentes etarras han advertido de que todos los frentes van a estar activos y que, por consiguiente, pronto regresará el dolor y, probablemente, la muerte a Euskadi. El 30 de diciembre los violentos ya habían dejado su siniestra tarjeta de visita en la T-4 de Barajas, a la que destrozaron salvajemente, llevándose además dos vidas por delante.

Ninguna cesión
Pero el pronunciamiento de Mariano Rajoy, actual líder de la oposición mayoritaria, ha sido muy diferente al de Almunia. Rajoy ha dicho con solemnidad: “Ceder ante una organización terrorista es un error que sólo sirve para fortalecer a esa organización (…) Le pido al Gobierno de España que rectifique. La declaración (…) del presidente del Gobierno no ha sido clara en este sentido. Le pido que afirme que ya no habrá ninguna cesión ni ninguna negociación con (…) ETA”.

Deleznable actitud
No se ha repetido, pues, la historia de Almunia con Aznar. Se repite, eso sí, la de Rajoy con Zapatero después de la destrucción del T-4 y la muerte de los dos ecuatorianos vecinos de Madrid. Se repite la actitud deleznable de la derecha española que no ha perdonado a Zapatero su irresponsable osadía de intentar lo mismo que intentaron sus predecesores, desde la Transición acá.

Juicio sumarísimo
Esta derecha política, mediática y social –con entidades como la AVT, el Foro de Ermua y Basta ya, entre otras-, no ha hecho otra cosa, desde que empezó a barruntarse el proceso truncado, que lanzarse a la yugular del presidente. Erigida en juez, esta derecha ha condenado a Zapatero mediante un juicio sumarísimo más propio de la Santa Inquisición que de un moderno Estado de Derecho.

Cuanto peor, mejor
La derecha del rencor, del resentimiento y de la venganza, dispuesta siempre al todo vale y al cuanto peor, mejor -de modo que sus ancestros recientes montaron de parecida forma la sublevación militar y la guerra civil- se frota las manos. Mientras, cree que se acerca el reparto del botín, previsto para el mes de marzo de 2008.

Los corsarios de la política
ETA ha decidido hacerle un espléndido regalo al PP. La más cainita campaña electoral ha empezado ya con la ruptura formal del alto el fuego. Cada atentado será el mitin más eficaz para los conservadores. “Ya lo decíamos nosotros”, clamarán los truhanes de la política. Javier Valenzuela se pregunta en elplural.com cómo puede entenderse que los terroristas hayan optado por romper con ZP, si éste era –según el PP- su cómplice y hasta su protector.

Ingenuo cartesiano
Mi colega y amigo Valenzuela es un ingenuo cartesiano, racional y analítico. Goebbels no lo era. Descartes buscaba la verdad a través de la duda, la lógica y el culto a la racionalidad. Goebbels buscaba la mentira más burda para -en base a la más machacona insistencia- convertirla en verdad. Así funcionó el nazismo. Así tiende a funcionar a menudo la derecha española. En 1999 el malo de la película era únicamente el terrorismo de ETA. En 2007 el malo se llama Rodríguez Zapatero. Algunos corsarios están de enhorabuena.

E.S.

LA IZQUIERDA VALENCIANA PIDE A LA GENTE QUE ACUDA A VOTAR DE FORMA MASIVA.

carmen.jpgjoan-ignasi-pla-1.jpggloria-marcos.jpgetel.jpg

sábado, 26 mayo 2007

LA IZQUIERDA VALENCIANA INSTA A PROGRESISTAS Y NACIONALISTAS A NO QUEDARSE EN CASA Y VOTAR MAÑANA POR EL CAMBIO; A LOS INDECISOS, LES PIDE EL VOTO PARA QUE GANE LA DECENCIA Y LAS FAMILIAS

La candidata de Compromís pel País Valencià a la Presidencia de la Generalitat, Glòria Marcos, invitó ayer a los votantes de izquierdas y nacionalistas a “no quedarse en casa” y acudir a las urnas mañana domingo. En su opinión, estos votos van a ser “decisivos para conformar las nuevas mayorías del Gobierno de la Generalitat”.
Marcos hizo estas valoraciones el último día de campaña electoral, en Elx, como broche y balance de la campaña que calificó de ” proximidad, de cultivar ilusiones y de plantear a la gente que después de doce años de este Gobierno de la derecha extrema ya tenemos bastante en el País Valencià”.

Con el cambio ganarán las familias, los jóvenes y los mayores. Por su parte, el candidato del PSPV-PSOE a la Genralitat Valenciana, Joan Ignasi Pla aprovechó el mitin de cierre de anoche en Valencia, acompañado por el secretario de organización del PSOE José Blanco, para pedir el voto de los indecisos y de quienes “honestamente votasteis al PP –dijo – y no queréis que por las obras públicas se pague tres veces lo que valen, ni que las instituciones sean cobijo para imputados por la corrupción”. El candidato a presidente de la Generalitat subrayó que “con el cambio ganarán las familias, ganarán los mayores, por eso pido a los que no tenéis decidido el voto, que votéis al PSPV”. 

El pueblo valenciano quiere el cambio. El líder del Bloc Nacionalista, Enric Morera, que forma coalición con Esquerra Unida en la plataforma “Compromís pel Pais Valencià”, destacó como hecho relevante de la campaña electoral la movilización ciudadana que se materializará el domingo “con el voto de todos los que queremos el cambio político en nuestro pueblo”, predijo.

mayo 26, 2007 en DOSSIERS

UNA LLAMADA A LA MÁXIMA PARTICIPACIÓN EN LAS ELECCIONES DEL 27-M.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Carlos Carnicero
  • CARLOS CARNICERO

    25/05/2007

El Zumbido

La víspera del futuro

Los analistas políticos tenemos la obligación de intuir el futuro. Y, ya estamos en el futuro, porque sólo queda el cierre de campaña y el día de reflexión. No sería razonable que cambiaran muchas cosas en estas cuarenta y ocho horas. No lo creo. La gran duda está en el nivel de participación. Esa es la gran apuesta del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE en el tiempo que queda hasta que se abran las urnas. Movilizar a todos los ciudadanos con derecho a voto que creen en los valores de la convivencia y la participación política.

La discrepancia es la base del sistema político y la deslegitimación su primer enemigo. El PP ha hecho de la deslegitimación del contrario la base de su técnica política. No sabe vivir reconciendo al adversario el derecho esencial de su existencia. Y lo peor de todo es que la afirmación de José María Aznar sobre el paralelismo de la situación actual con la guerra civil tiene un trasfondo de crédito desde las antípodas de lo que ha dicho: si el PP continúa excavando una trinchera de odio que separe a los españoles, la tragedia, en las dimensiones asumibles que permite el comienzo del siglo XXI está servida.

Hace falta una radical catarsis en la derecha española. España necesita un partido conservador que se pueda mirar en el espejo de los que existen en Europa. No es razonable tener que convivir con un partido como es el que dirige Mariano Rajoy y vive a la sombra de la herencia de José María Aznar.

Estamos en unas elecciones municipales y autonómicas. Pero el PP primero, y el gobierno, después, han aceptado el reto de subir la parada hasta convertir, de hecho, estas elecciones en unas primarias de las elecciones generales que deberán celebrarse en año que viene.
Los resultados de la noche electoral se van a interpretar en esa clave, más allá del análisis concreto de las alcaldías y gobiernos autonómicos que logre cada partido. Cualquier cosa que suceda deberá permitir cambiar las claves en las que se desarrolla la vida política en España, donde está desapareciendo la praxis política democrática para convertirse en una propaganda en donde se le niega a la ciudadanía la participación política, porque el PP está empeñado en negar la esencia de la vida democrática, que es el derecho y la obligación que tiene el Gobierno de dirigir la política del país. Eso, ahora mismo, ya es un milagro por el empecinamiento que tiene el PP en llevar la confrontación a la antesala de lo que con tanta irresponsabilidad enuncio el ex presidente del Gobierno José María Aznar. Ahora solo queda esperar el veredicto de los ciudadanos.

EL CAMBIO EN LA COMUNIDAD VALENCIANA: UNA ESPERANZA COMPARTIDA.

inmaculada-rodriguez.jpg

TRIBUNA: INMACULADA RODRÍGUEZ-PIÑERO

Razones para un cambio

INMACULADA RODRÍGUEZ-PIÑERO 21/05/2007

 

En democracia la ciudadanía elige el Gobierno. Los valencianos y las valencianas elegiremos el 27 de mayo qué tipo de sanidad queremos, la calidad de nuestra educación y de los servicios sociales, la preservación de nuestro territorio, el alcance de nuestros derechos y nuestra capacidad de crecimiento. Antes de votar, los ciudadanos hemos de valorar con objetividad la gestión de nuestros gobernantes y el futuro que nos ofrecen las diferentes opciones. A continuación, intentaré evaluar, brevemente, ambos aspectos desde la realidad de los datos y no desde la virtualidad que el Sr. Camps y su televisión pública intentan vendernos.

 

 

La noticia en otros webs

El 27 de mayo podemos elegir entre la ‘pole position’ del desarrollo o de nuevo lo más alto del pódium del cemento

Si empezamos con la gestión de la economía, aspecto clave para el desarrollo y la prosperidad de nuestra Comunidad, nos encontramos ante la primera quimera. Desgraciadamente, no somos los más dinámicos ni los más prósperos. La realidad es que la Comunidad Valenciana no ha aprovechado el tirón de la economía española. Esto no lo digo yo. Son las estadísticas del INE. En el periodo 2003-2006 la economía valenciana ha crecido por debajo de la media nacional y ha perdido 5 puntos en términos de renta per cápita en los últimos seis años. Atrae menos inversión extranjera que la media nacional, estamos a la cola en todos los indicadores que miden la modernización tecnológica y somos la Comunidad más endeudada con respecto al PIB y la tercera donde la deuda más ha crecido.

Por tanto, la conclusión es una mala gestión de los recursos públicos, con un endeudamiento que no ha generado más y mejor crecimiento y con unos sobrecostes valorados por la Sindicatura de Cuentas en 2.577 millones de euros, importe equivalente a 858 colegios, cuando tenemos más de 2.000 alumnos en barracones, a 74 hospitales o a 429 residencias para mayores. Cualquier gerente de una empresa no habría sobrevivido a estos resultados y habría sido fulminantemente cesado.

¿Habrá servido la deuda para mejorar nuestros servicios públicos? Desgraciadamente nos encontramos ante la segunda quimera. La realidad es que la Comunidad Valenciana ocupa la última posición en el ranking por comunidades autónomas en gasto sanitario por habitante (1.023 euros frente a los 1.470 de La Rioja), en camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes (2,6 frente a 4,6 de Cataluña) y está muy por debajo de la media nacional en residencias para nuestros mayores, en los servicios de ayuda a domicilio o en guarderías infantiles (la tasa neta de escolarización a los dos años es 10 puntos inferior a la media nacional).

Sin embargo, hay materias en las que no vamos los últimos. Porque la Comunidad Valenciana está en el grupo de cabeza de las comunidades con más fracaso escolar, en la vanguardia del deterioro de las costas y de los atentados al medio ambiente, somos referencia en irregularidades urbanísticas y somos avanzadilla en manipulación de los medios públicos de comunicación.

Camps y su Gobierno están consiguiendo algo que no es fácil: situar a esta Comunidad en el lugar que no se merece y todo su esfuerzo lo vuelcan en que parezca lo contrario.

Se puede entender que la preocupación de un Gobierno conservador no sea la justicia social, la solidaridad o la igualdad de oportunidades. Esto es una opción ideológica, pero lo que ya no es una opción ideológica es que hagan mal las cosas. Porque hacer mal las cosas es que la deuda de la Comunidad se haya multiplicado por diez en diez años y no haya servido ni para crecer más ni para mejorar nuestros servicios públicos. Hacer mal las cosas es que la política urbanística haya merecido la reprobación de las instituciones europeas y hacer mal las cosas es que tras el mayor accidente de metro de la historia de España, nadie haya asumido responsabilidades políticas.

Los españoles dieron su voto mayoritario el 14 de marzo de 2004 a los socialistas porque sentían que se merecían una España mejor. Y hoy tenemos una España mejor. Todos los organismos internacionales así lo reconocen.

Los valencianos también nos merecemos una Comunidad mejor.

Los socialistas no nos conformamos con lo que tenemos. Queremos más y miramos al futuro con ambición de cambio y como una oportunidad de mejora. Creemos en una Comunidad que apueste por el talento y el conocimiento de los que habitan en ella. Por ello, necesitamos un Presidente de la Generalitat que dé la cara, que sitúe a esta Comunidad en los primeros puestos de bienestar social, de dinamismo económico, con ganas de potenciar los avances de la sociedad, de extender derechos, de mejorar las condiciones de vida de la gente, de hacer de las ciudades y de los pueblos un buen lugar para vivir

Necesitamos un Gobierno transparente, orgulloso de lo que representa y que nunca recurra al victimismo para ocultar sus carencias.

El próximo 27 de mayo, podemos elegir entre estar en la pole position del desarrollo o estar de nuevo en lo más alto del pódium del cemento.

Los socialistas asumimos este reto, por eso confío en que el voto de cada uno pueda darnos a todos lo que nos merecemos y necesitamos.

Inmaculada Rodríguez-Piñero es secretaria federal de Política Económica y Empleo del PSOE.

COMUNIDAD VALENCIANA: ALGO SE LE HA SUBIDO A RICARDO COSTA A LA GARGANTA ANTE LAS ELECCIONES DEL 27-M.

rcosta.jpg

Elecciones 27M

Costa advierte del “precio político” que supondría el “batiburrillo

EFE – Valencia – 21/05/2007

 

El vicesecretario regional del Partido Popular valenciano, Ricardo Costa, advirtió ayer a los valencianos de que “el precio político de Pla se cifra en los 400 millones de euros que perderían los ciudadanos” con la implantación de la ecotasa que exige “el batiburrillo de partidos”. Costa se refirió así a lo que calificó de “claudicación” que, a su juicio, ha “ejemplificado Pla asegurando que no le causaría problemas pactar con el Compromís” y apuntó que “se trata de una excusa que delata que ya se siente culpable de lo que sería una gran traición a los valencianos”.

 

 

La noticia en otros webs

El dirigente popular añadió que en total, “la política tributaria que pretende imponer el conglomerado de formaciones radicales que quiere liderar Pla equivaldría a 1.000 millones de euros más en impuestos o en sus consecuencias para los valencianos entre las que se encuentran la pérdida de 400 millones de euros a causa de la ecotasa o el incremento de 450 millones de euros en impuestos que supondría la recuperación del impuesto de Sucesiones y Donaciones”. Y recalcó que la ecotasa “tendría serias repercusiones en el sector hostelero y, además, en el empleo, ya que se perderían numerosos puestos de trabajo debido a que se reducirían los ingresos” pues “en Baleares esta misma medida supuso la pérdida de un millón de turistas al año”.

MI ENCUENTRO VIRTUAL DE CADA DOMINGO CON JJ PEREZ BENLOCH.

CRÓNICA: LA CRÓNICA

Un voto pragmático

J. J. PÉREZ BENLLOCH 20/05/2007

 

Con tan sólo cinco días de campaña por delante no resulta aventurado afirmar que todo el pescado está vendido. Los sondeos de opinión publicados han avanzado los resultados con muy ligeras desviaciones unos de otros y si un tsunami no lo impide se revalidará la ventaja conservadora. Quedan en el aire algunas incógnitas que alientan esperanzas y desasosiegos, al tiempo que animan al ejercicio del voto. Nos referimos especialmente a ese 20% de indecisos que puede darle un vuelco a los pronósticos autonómicos, así como a la capacidad movilizadora de los partidos en un clima general de despolitización y enervamiento cívico largamente propiciado por la política del Consell.

 

 

La noticia en otros webs

No obstante, la bondad de las previsiones para el PP valenciano, resulta cuanto menos chocante la invocación al pragmatismo para recabar el voto de los electores del PSOE que valoren la política del actual Gobierno con la misma benevolencia con que lo hacen sus protagonistas, empezando por sus beneficiarios, ya desempeñen cargos o gocen de sinecuras. No es ninguna excentricidad esta llamada a la conveniencia de optar por el partido más votado desde 1995. Al fin y al cabo, en ese centro político cada día más decantado a la ladera conservadora reside un fragmento de simpatizantes, e incluso militantes socialistas, de convicciones ambiguas y bandera de conveniencia.

A los estrategas electorales de Ignasi Pla no se les ha ocurrido, hasta ahora que sepamos, echar las redes en esos presuntos cardúmenes de la derecha. Seguramente porque hay poco que pescar. La veta liberal valenciana siempre ha sido muy estrecha, tanto que, como gráficamente se describía, a sus miembros se les podía embutir en un taxi. El mogollón, el macizo roqueño, en cambio, es enorme y nos viene gobernando desde el primero de abril 1939, Día de la Victoria, con una leve interrupción en los preludios democráticos. De ahí que ese mismo magma conservador considere que las aspiraciones de la izquierda son poco menos que una intromisión en su propio predio, una suerte desacato político.

Frente a esta hegemonía, el voto progresista -PSPV y Compromís pel País- supone cuanto menos la voluntad de limitarla, de difundir el poder, hoy concentrado en un solo partido, activando el sistema de contrapesos y fiscalizaciones que es el exponente de una democracia evolucionada. Optar por la alternativa equivale, además, a renovar las instituciones insuflándoles nuevos bríos, aunque asimismo signifique menor entusiasmo, o ninguno, por la promoción de grandes eventos absurdos, como el circuito urbano de Fórmula 1 que dinamita el pulso de la ciudad y buena parte de su trazado urbano. De todo esto ja en tenim prou, por puro pragmatismo.

No se trata de formular aquí una exégesis y valoración de los programas alternativos al PP, pero, entre la barahúnda de propuestas, hay tres que merecen ser subrayadas porque son políticamente definitorias. La primera es la decisión insoslayable de ponerle coto a la corrupción, aunque ello parezca interesar poco al pueblo soberano, resignado cínicamente a que no roba quien no puede; la segunda, y condicionante en buena parte de la anterior, es la gestión del territorio, tratando de que los paisajes que sobreviven no se reduzcan a sus tres primeras sílabas: y, por último, establecer la trama legal adecuada para impedir el uso partidario y fascistoide de la televisión y radio de titularidad pública. Tres asuntos prioritarios por puro pragmatismo.

Y no queremos cerrar esta crónica sin glosar, siquiera sea brevemente, el mantra que airea el PP calificando de grises y tristes los años que precedieron su llegada al poder. Esos fueron los 80, la década prodigiosa de la movida, que no solo fue un tiempo de vino y de rosas, sino también en el que se trazaron los fundamentos de la nueva Valencia con el riu de cultura que es el Jardin del Turia y la Ciudad de las Ciencias, entre otras obras de infraestructura que abonaron el despliegue actual. Rita Barberá, la alcaldesa periodista, fue testigo de tal evidencia. Lástima que en ocasiones como ésta la desmemoria teñida de ingratitud no parezca más que rencor. Un recordatorio que no tiene nada que ver con el pragmatismo, sino con aquello de dar a cada cual lo suyo, el famoso quique tribuere.

EL TIRON A LA CAMPAÑA HA DE DARSE EN LAS MUNICIPALES.

REPORTAJE: Elecciones 27M

La no campaña llega al ecuador

La baja intensidad de la agenda de los candidatos marca la primera parte de la carrera electoral

MIQUEL ALBEROLA – Valencia – 20/05/2007

 

La campaña electoral ha recorrido la mitad de su camino sin que las agendas de los dos principales candidatos a presidir la Generalitat, Francisco Camps (PP) y Joan Ignasi Pla (PSPV), hayan alcanzado picos de intensidad. Tras la inflexión propia del inicio de campaña, sus agendas se han ido enfriando, aunque con la excepción de algunas citas más vibrantes (y entre éstas, las de los denominados actos centrales, que coinciden con las visitas de los líderes nacionales).

 

 

La noticia en otros webs

Tras la inflexión del inicio las agendas de los candidatos se han enfriado

Al candidato popular le interesa una campaña de perfil bajo, ya que no puede prescindir del trámite de someterse a ella. Su voto sociológico está movilizado al máximo desde hace tres años como resultado de la estrategia seguida por el PP en Madrid contra el frustrado proceso de paz que inició el Gobierno con ETA, así como con la ceremonia de la confusión respecto al 11-M.

Asimismo, en el ámbito autonómico, el PP ha desplegado a lo largo de la legislatura eficaces instrumentos de movilización como el victimismo respecto al Gobierno central, hacia el que desvía las responsabilidades de todo lo que estropea la postal paradisíaca de la Comunidad Valenciana. Entre el amplio catálogo de agravios destaca especialmente la agitación continua sobre el revocado trasvase del Ebro, que ha calado como “lluvia fina”. Además, subir la intensidad de la campaña podría suponer una movilización del voto de izquierda y, por consiguiente, una reducción de la amplia bolsa de indecisos que ha decantado las encuestas a favor de los populares. En esa tónica, el debate televisivo de Canal 9 con los tres candidatos a la Generalitat apenas fue publicitado por la cadena, por lo que logró un 5,3% de share.

El PP determinó el ritmo de la campaña con el fogonazo del circuito urbano de Fórmula 1 para Valencia y luego la ha mantenido a fuego mínimo para absorber el voto de centro con el resplandor de los eventos y su halo de prosperidad. Sólo ha apretado el acelerador para subrayar mensajes anticatalanistas que, aparte de zapar al PSPV, eviten fugas de votos desde su espectro sociológico a opciones como Unión Valenciana o Coalición Valenciana, que podrían poner en riesgo su mayoría absoluta.

Por el contrario, el PSPV se enfrenta al reto de movilizar a sus votantes con no pocos inconvenientes. Entre ellos, la eficaz máquina de propaganda desarrollada por el PP durante sus doce años en el Palau de la Generalitat. Pese a ello, desde Madrid el PSOE ha reforzado la campaña con la presencia del presidente del Gobierno en Valencia y Alicante. Sin embargo, tres años después de la llegada del PSOE a la Moncloa, los socialistas valencianos empiezan a sufrir el desgaste del poder del partido en España sin haber llegado a abandonar la oposición. Esta anomalía anquilosa en parte su mecanismo electoral al no ser percibidos como una alternativa neta, es decir, sin servidumbres con lo establecido.

Además, según el análisis de un destacado socialista valenciano, la izquierda no ha encontrado su espacio electoral tras perder las elecciones en 1995. “El PSPV no tiene terreno y de ahí que la visualización de su campaña pierda intensidad”, explica. El PP ha ocupado el espacio desideologizado con el discurso de los grandes eventos como medio de generación de riqueza y prosperidad, mientras el PSPV se cuece en sus propias contradicciones al respecto. Pone los peros a los grandes eventos, pero no renuncia a apuntarse a las fotos que ellos suministran, lo que le reporta una imagen confusa tanto para el electorado desideologizado como para el muy ideologizado.

Fuera de ese espacio, le quedan los elementos con presencia social, como la higiene financiera, la salubridad democrática y los conflictos sociales. Sin embargo, su papel al respecto tampoco resulta claro al electorado, ya que el Gobierno central o siempre guarda alguna relación al respecto o no ha tomado medidas suficientes de saneamiento. Todo ello redunda en una “incomodidad presencial” del partido en la campaña que hace que no se visualice. Como alternativa, el mensaje se ha recluido en los guiños al bolsillo del electorado, ofreciendo ayudas económicas a las familias como principal icono electoral.

Varios expertos en demoscopia consultados detectan que en la campaña autonómica del PSPV de momento “no hay alegría” como para producir una movilización determinante, aunque reconocen que la clave de esa movilización está en las municipales.

LOS VERDES DE EUROPA RETIRAN SUS CANDIDATURAS EN VALENCIA Y ALICANTE PARA APOYAR A PLA.

predisseny_vertical_07.gif

sábado, 19 mayo 2007

LOS “VERDES DE EUROPA” SE ALIAN CON EL PSOE VALENCIANO PORQUE JOAN IGNASI PLA SE COMPROMETE A GOBERNAR LA GENERALITAT CON POLÍTICAS DE DEFENSA CIUDADANA DEL MEDIO AMBIENTE, ENERGIAS LIMPIAS Y DESARROLLO RURAL SOSTENIBLE

La formación Los Verdes de Europa anunció ayer su intención de retirar las candidaturas autonómicas que había presentado en las provincias de Alicante y Valencia – en Castellón no había presentado ninguna –  y apoyar las del PSPV-PSOE y a su candidato a la Presidencia de la Generalitat, Joan Ignasi Pla.
Así lo confirmó el responsable y eurodiputado de esta formación ecologísta, David Hammerstein, y el propio Joan Ignasi Pla. Ambos informaron en rueda de prensa de este pacto electoral y adelantaron que están estudiando la posibilidad de ampliarlo a las listas municipales. El acuerdo que forma un nuevo frente electoral contra el conservador PP está suscrito a la asunción, por parte de los socialistas, de una serie de compromisos planteados por Los Verdes de Europa.

Verdes y Pspv-Psoe para gobernar la Generalitat Valenciana con sentido común. Los dos partidos están de acuerdo en la creación de un Instituto Valenciano de Protección Animal, un proyecto de sostenibilidad rural, la creación de oficinas de Pacificación de Usos Urbanísticos (PAU) que asesoren a los ciudadanos en estos temas y de un plan para la puesta en marcha de 50.000 placas solares en los próximos cuatro años.

Política verde con el gato “Pa” de testigo. Hammerstein, en una comparecencia en la que estuvo acompañado por diversos miembros de su formación y por su gato (“Pa”), explicó que el acuerdo también está supeditado a una iniciativa para fomentar el ahorro energético.
El eurodiputado afirmó que la Comunitat Valenciana se encuentra en “los niveles más altos de insostenibilidad”, se mostró convencido de que puede haber “vida después del ladrillo” y defendió que esto pasa porque Pla sea el nuevo president de la Generalitat. Por su parte, el candidato socialista destacó la importancia de “incorporar al cambio la visión verde” y añadió que con este acuerdo se “incrementan” las posibilidades de que en las elecciones del próximo 27 de mayo el PP pierda y tenga que abandonar el Gobierno de la Generalitat.

Con el gobierno del PP, la renta media de los valencianos está por debajo de la española. Pla afirmó que ha sido sencillo asumir las peticiones de Los Verdes porque “están perfectamente encajadas” en el programa electoral de los socialistas.”Lo más relevante es que con el modelo del PP el incremento de la renta de los valencianos está por debajo de la media, pero hemos abusado de tal manera del territorio que un cambio sería necesario para garantizar el futuro”, concluyó.

ADOLF BELTRAN, BLOG DE CAMPAÑA COMUNIDAD VALENCIANA.

19 mayo, 2007 – 01:51 – ELPAIS.com

Entropía en la política

Tomo prestado el título de un libro de Vaclav Havel, aquel primer presidente de Chescoslovaquia tras la caída del muro que supo serlo después de la República Checa independizada de Eslovaquia, uno de esos personajes históricos por cuya biografía sólo se puede sentir admiración. La “entropía de la política” es un concepto muy sugestivo para tratar de entender lo que ocurre en nuestras sociedades. Por eso lo utilizó Jean Baudrillard, aunque resulte más agradable la lectura de su filosofía que fácil de compartir el pesismismo latente en sus visiones del mundo de la vida.

Digo “entropía” y, si me refiero sólo a la dinámica de los partidos, tal vez podría ser más llano y seguir a Justo Serna cuando habla de la “trituración interna” del PP valenciano. En efecto, las máquinas partidistas acumulan, no sólo en un largo ejercicio del poder, sino también cuando lo pierden, un grado de desorden interno que se acrecienta y exige una enorme cantidad de energía para que el sistema siga funcionando.

Los rastros de la catástrofe que la dinámica del caos interior genera en ocasiones tienen una vigencia larga y desagradable. Los socialistas valencianos, por ejemplo, todavía no han acabado de digerir completamente el estallido en facciones miopes y egoístas que les sumió durante buena parte de los 12 años que llevan fuera de la Generalitat en una crisis esterilizante.

En el PP, aludo ahora al conjunto de la organización de la derecha en España, la histriónica puesta en escena de sus planteamientos de oposición, tras su abrupta derrota en 2004, trata de contener esos efectos (y de rebote lo pagamos todos los ciudadanos en forma de crispación social). También ocurre a escala autonómica. Es difícil de explicar, si no, que un señor amable y educado como Francisco Camps se  muestre, de un lado, cada vez más conspicuo y enfurruñado, y de otro, cada vez más eufórico, hasta el extremo de emplear ante los electores el argumento de que, si salen fuera de su comunidad autónoma, verán que son la envidia de todos. Tal argumento, amén de pobre (paupérrimo), evoca la simplicidad de referentes políticos como Gil y Gil, aquel señor que también predicaba que Marbella era la envidia de España y de parte del extranjero mientras saqueaba con todo tipo de desaprensivos su dignidad y sus recursos.

¿Necesitaba Camps emprender esa senda para mantener unida con el cemento del poder la grave división interna entre sus seguidores, los de Zaplana, los de Fabra y tutti quanti? La entropía del PP valenciano, en todo caso, se proyecta sobre el imaginario de la sociedad con una virulencia avasalladora. ¿Necesitamos generar una cantidad tan grande de energía para que la convivencia colectiva resulte soportable?

Me refiero a la entropía política que nos sacude, pero también a su reflejo informativo, a sus efectos en el debate público y, por supuesto, en el comportamiento económico, que es, inevitablemente, también una manera de eludir la responsabilidad hacia los requerimientos acuciantes del medio ambiente. La eficiencia general de los gestos, de los esfuerzos, de los discursos y de las acciones, en nuestro país, es manifiestamente baja. Los gestos colectivos, los esfuerzos dialécticos, los discursos políticos y las acciones institucionales están exageradamente desordenados en nuestra sociedad.

Decía H.G. Wells, (y no sé por qué me viene esa cita a la memoria, ¿o tal vez sí?): “Cada vez que veo a un adulto en bicicleta no pierdo la esperanza en el género humano”. Hace tres meses estuve en Friburgo, una ciudad alemana en la que, nada más salir de la estación del ferrocarril, te das de bruces con un enorme aparcamiento lleno a rebosar de miles de… bicicletas. Al verlas, pensé en Valencia y, no sólo en su enervante tráfico de automóviles, sino en las largas filas de motos aparcadas los días laborables sobre las aceras del centro de la ciudad. ¿Por qué, aquí, en una urbe tan plana y de clima benigno, todos esos vehículos para ir al trabajo no son bicicletas? ¿Por qué no podemos hacer de eso un asunto importante en el debate electoral y, en cambio, tenemos que apretar los dientes y arremeter unos contra otros a cuenta de los alardes que preparamos para asombrar a un coro inexistente de envidiosos que supuestamente nos observa? El nuestro es un espacio público demasiado cargado de entropía. 

VALENCIA: LOS VERDES ESTUDIAN RETIRAR SU LISTA Y APOYAR A ALBORCH.

felipe_gonzalez_durante_mitin_valencia.jpg

Elecciones 27M

Los Verdes estudian retirar su lista y apoyar a Alborch

EL PAÍS – Valencia – 17/05/2007

 

Los Verdes de Europa (LVE) estudian retirar la lista presentada en Valencia para dar públicamente su apoyo a la candidata socialista, Carmen Alborch. En la candidatura de LVE figura el eurodiputado David Hammerstein, quien ayer prefirió no hacer comentarios sobre una decisión que está casi tomada y que reportaría nuevos votos a la aspirante del PSPV-PSOE. En las pasadas elecciones municipales concurrieron diferentes partidos verdes, con el Bloc, en L’Entesa o en solitario, como fue el caso de Els Verds del País Valencià, que sumaron 3.369 votos.

 

 

La noticia en otros webs