EL PSOE PROPONDRÁ UN NUEVO ESTATUTO DE AUTONOMIA

POLÍTICA

Una respuesta constitucional a la “consulta” anunciada por Ibarretxe

El PSOE propondrá un nuevo Estatuto de Autonomía para el País Vasco

ELPLURAL.COM

El PSOE propondrá al Partido Nacionalista Vasco un nuevo Estatuto con el fin de anular la consulta sobre el derecho de autodeterminación propuesta por el lehendakari Juan José Ibarretxe, tal y como recoge El País. De este modo, el PSOE pretende frenar la hoja de ruta de Ibarretxe, que parece haber pasado factura en las urnas al PNV, ya que en el País Vasco este partido ha perdido votos frente a los socialistas. Además, el PSOE continúa negándose a aceptar la consulta promovida por Ibarretexte y, tal y como ha recordado el secretario general del PSE, Patxi López, José Luis Rodríguez Zapatero dará al PNV la misma respuesta que los socialistas vascos: el rechazo tajante a la consulta de autodeterminación.

<!–

La propuesta del PSOE consistiría, siempre dentro de la Constitución, en otorgar un Estatuto nuevo al País Vaco concediendo más autogobierno a esta comunidad autónoma. Pero el PNV todavía no se ha manifestado al respecto y, tal y como recuerda El País; por un lado al PNV le conviene mantener buenas relaciones con Zapatero pero, por otro, el presidente de este partido, Íñigo Urkullu, no quiere desautorizar a Ibarretxe poniendo en duda su hoja de ruta que incluye la consulta sobre el derecho de autodeterminación del pueblo vasco.

Mayoría absoluta parlamentaria
El PSOE también está interesado en mantener buenas relaciones con el PNV. Tras las elecciones del 9-M, los socialistas cuentan con los diputados del BNG para sacar adelante las propuestas parlamentarias. Pero esos dos escaños no garantizan la mayoría absoluta que necesita el PSOE en el Congreso, de ahí que los siete diputados del PNV puedan ser necesarios para los socialistas.

Política antiterrorista
Al mismo tiempo, el PSOE desea mantener buenas relaciones con el PNV. Según El País, Zapatero quiere contar con los nacionalistas de cara a la política antiterrorista, como ya hizo durante la anterior legislatura. Además, tal y como declaró el diputado socialista Ramón Jaúregui, esta es la etapa “terminal” del terrorismo etarra, por lo que desde este punto de vista también es positivo contar con los nacionalistas.

Condiciones y consulta
Pero para que todo esto se produzca deben terminar los planes del PNV de poner en marcha una consulta sobre el derecho de autodeterminación. Y ahí es donde entra la propuesta de poner sobre la mesa un nuevo Estatuto plenamente constitucional. Patxi López insistió, al mismo tiempo, en que “si el PNV pretende poner como condición al apoyo a José Luis Rodríguez Zapatero que éste acepte la hoja de ruta, se va a encontrar con la misma respuesta que le han dado hasta ahora los socialistas vascos”.

El “problema”
López señaló que el “problema” es que hay que ponerse de acuerdo sobre el País Vasco, “no ir a negociar una imposición para Euskadi con el presidente del Gobierno de España”, como parece que pretende hacer el PNV con su consulta sobre la autodeterminación.

Anuncios

JOSU JON IMAZ, UN HOMBRE SENSATO Y UN POLÍTICO COHERENTE.

josu-jon-imaz.jpg

JOSU JON IMAZ.

enric_sopena1.jpg

13/09/2007

La sombra de Arzalluz sigue siendo alargada

Josu Jon Imaz pierde frente a los soberanistas del PNV y se va con encomiable dignidad

Josu Jon Imaz ha tirado la toalla. La batalla interna en el PNV -desarrollada a la vista de todo el mundo- la han perdido los moderados. La han ganado los radicales o los fundamentalistas. Salen fortalecidos Juan José Ibarretxe y Joseba Egibar. La sombra de Xavier Arzalluz continúa siendo alargada. Basta con releer algunas de las consideraciones sobre Imaz del ex jefe del PNV, publicadas recientemente en El País, gracias a la excelente entrevista que le hizo la periodista María Antonia Iglesias y que fue parcialmente reproducida en elplural.com. “Si hubiera seguido al frente del PNV, no habría hecho las cosas” que “hoy veo hacer”, afirmaba Arzalluz.

Imaz era considerado por los sectores soberanistas o, dicho de otro modo, independentistas del PNV una especie de impostor que había conseguido casi de rondón liderar el partido. Imaz ha intentado en sus años de mandato reformar desde dentro el rumbo de una parte nada desdeñable, más bien sólida, del nacionalismo vasco. Esfuerzo inútil. Le ha costado el cargo y probablemente le ha supuesto el fin de su brillante carrera política.

Significativa precisión
Imaz contaba además con la animadversión explícita y reiterada de ETA. En sus comunicados, la banda terrorista cargaba a menudo contra “el PNV de Imaz”. Significativa precisión que conviene tener muy en cuenta. Este todavía joven y hábil político abogaba por un nacionalismo pragmático, no necesariamente orientado hacia el secesionismo. Se enfrentó al actual lehendakari en varias ocasiones. No defendía el llamado plan Ibarretxe y se oponía a la convocatoria de un referéndum de autodeterminación, al menos mientras ETA prosiguiera con sus violentas actividades.

Relaciones fluidas
Sus relaciones con José Luis Rodríguez Zapatero eran fluidas y de mutua confianza. En público, como ayer mismo hizo en la SER -en La Ventana de Gemma Nierga-, el presidente del Gobierno alababa la línea de Imaz. En privado, aún más. Yo le escuché, hace poco menos de un año, grandes elogios sobre Imaz, durante un desayuno en la Moncloa al que asistimos un reducido grupo de periodistas de medios diversos. Pero, al mismo tiempo, Imaz no descartaba posibles acuerdos -incluso postelectorales- con el PP.

Clima de frustración y temor
El previsible giro más soberanista del PNV contribuirá, en todo caso, a enrarecer más aún el actual clima de frustración y de temor, consecuencia sobre todo de la ruptura del alto el fuego. Puede ciertamente perjudicar al PSOE en sus expectativas electorales. La primera prueba se verá en el apoyo o no a los presupuestos generales del Estado, a lo que se había comprometido la dirección del PNV. Suministra al PP munición dialéctica, con demagogia de sal gruesa incluida. “Veis cómo nosotros teníamos razón. El PNV vuelve a las andadas y está empeñado en romper España. Igual que ocurre en Cataluña no ya con Carod Rovira, sino con Pujol y hasta con Maragall”, irá predicando Rajoy, aunque él mismo subrayara hace unos meses que no descartaba pactar con CiU y el PNV, si tuviera opción de formar Gobierno.

Sin despecho
Josu Jon Imaz ha salido del escenario con una encomiable dignidad. No ha dado portazo alguno ni parece dispuesto a cultivar el despecho que tan a menudo se apodera de los perdedores. Lo que le honra. Evita todo atisbo de escisión. Hay que subrayar que sus tesis son compartidas por muchos votantes, militantes y cuadros del PNV. A los vencedores no les será fácil imponer su criterio. Y no olvidemos que, al fin y a la postre, el propio Arzalluz no tuvo inconveniente en pactar primero con Felipe González y más tarde con José María Aznar. ¿Perro ladrador, poco mordedor?

E.S.