INFORME DE MÉDICOS SIN FRONTERAS: ESTOS SON LOS CONFLICTOS OLVIDADOS QUE EL HOMBRE NO QUIERE AFRONTAR.

mapa-de-conflictos.jpg

Éstos son los grandes desafíos humanitarios a los que el hombre no se quiere enfrentar

BORJA VENTURA. 24.01.2008 – 17:36h

Cada día, los periódicos nos recuerdan grandes conflictos humanitarios: las guerras en las que participan las grandes potencias, o las luchas en lugares sensibles del planeta. Pero hay lugares que viven en permanente guerra y amenazas constantes para el ser humano a las que los medios de comunicación no prestan atención.Médicos Sin Fronteras rescata esos conflictos del olvido, año tras año, y elabora un decálogo con ellos (PDF). Sólo hay dos novedades con respecto a la lista publicada el año pasado, síntoma de que las cosas han cambiado poco o nada. En la lista no figuran ya Haití, que en 2006 conoció una cruenta revuelta popular, ni la India. Sin embargo, entran Birmania y Zimbabue.Son países lejanos, algunos difíciles de situar en el mapa para cualquier ciudadano. En ellos campan a sus anchas enfermedades que ya han sido superadas por el mundo rico, pero que suponen una condena a muerte constante en las zonas más desfavorecidas del planeta.

Los escenarios del infierno

Entre los diez desafíos que señala el informe, hay ocho lugares donde la muerte camina entre los vivos: ocho trozos del planeta con dramas ocultos que los medios no conocen. La mitad de ellos están en África, dos en Asia, uno en América y otro en Europa.

Guerra eterna en el cuerno de África

 Somalia. En el país, del que no se tienen datos de PIB per cápita, se estima que viven menos de nueve millones de personas. Estados Unidos y Europa apoyaron la lucha entre las fuerzas del país con los reductos islámicos. La situación dejada por el conflicto es aterradora: decenas de miles de desplazados sin comida ni agua, y los que se quedaron en la capital malviven en campos improvisados.

Un cuarto del país, desterrado

 Zimbabue. Doce millones de habitantes, de los que se estima que una cuarta parte han abandonado sus tierras. Inflación, desempleo y uno de cada seis habitantes enfermo de sida.

Cuando la democracia no trae la paz

 República Democrática del Congo . Eran las primeras elecciones democráticas en décadas y se esperaba que trajeran la conciliación al país, pero no fue así. El Gobierno sigue combatiendo, con el apoyo de la ONU, contra las fuerzas rebeldes. La mayoría de los 60 millones de habitantes se ha exiliado en más de una ocasión. Sobrevivir no es fácil entre los múltiples grupos armados y la amenaza del cólera arrasando los poblados.

Sin atención médica

 República Centroafricana. Dos años de guerra abierta con las fuerzas rebeldes dejan un saldo de cientos de miles de desplazados, aldeas arrasadas y una falta absoluta de asistencia médica.

Todo el país fue Tian’anmen

 Birmania. Lo que ocurría tras sus fronteras ocupó las portadas de los periódicos durante un par de semanas, pero después de aquellas manifestaciones pacíficas reprimidas con torturas, nada ha cambiado. La misma Junta Militar que gobierna con puño de hierro el país y deja morir de hambre a sus ciudadanos, impide la actuación de la ayuda internacional.

Matanzas en silencio

 Sri Lanka. Los bombardeos selectivos, matanzas, ataques suicidas, explosiones de minas, secuestros, reclutamientos forzados, extorsiones, restricciones de movimientos y detenciones arbitrarias son constantes gracias a los combates del Gobierno con los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil.

Paramilitares y narcotraficantes

 Colombia. Los grupos paramilitares y el narcotráfico copan portadas en todo el mundo, pero más allá de la noticia, el efecto de sus actuaciones sobre la población civil pasan por alto: cuatro millones de personas, uno de cada diez habitantes, ha tenido que dejar su hogar; además, las guerras internas bloquean gran parte de las zonas rurales del país e impiden el acceso de la atención sanitaria.

Diez años de herida abierta

Chechenia. Una década después de que Grozny entrara en la diana del Kremlin, la zona sigue ofreciendo un panorama devastador. Por más que los refugiados vuelvan, la pequeña república caucásica, como sus vecinas Ingushetia y Daguestán, siguen siendo el enemigo del que el Gobierno ruso tira cuando tiene que huir de sus propios problemas internos.

Los jinetes del Apocalipsis

Muchas son las causas de los conflictos actuales: guerras religiosas, escasez de agua, guerras trivales… Pero dos destacan entre las demás: las enfermedades y el hambre.

El azote de los bacilos

Tuberculosis. Nueve millones de casos al año, dos de ellos mortales. La tuberculosis es una enfermedad en la que no se ha avanzado desde la década de los sesenta. Erradicada en el primer mundo, constituye una de las principales causas de mortalidad en las regiones más pobres del planeta.

Cuando los niños mueren de hambre

Desnutrición. Cada año mueren cinco millones de niños menores de cinco años por su culpa. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, unos 800 millones de personas en el mundo sufren hambre y desnutrición.

Artículos relacionados

Anuncios

MÉDICOS DEL MUNDO LANZA EN INTERNET UN MENSAJE DE PAZ EN CLAVE ANTIBELICISTA.

VISTO EN LA RED

 22/11/2007

Las imágenes de la guerra centran el contenido de un correo electrónico antibelicista

Médicos del Mundo lanza un mensaje de paz a través de internet

D.M.

“¿Cuál es la razón por la que estamos a favor de la paz?”. Esta es la pregunta a la que Médicos del Mundo responde a través de un correo electrónico que circula por internet. Y lo hace mediante impactantes imágenes ante las que es imposible permanecer indiferente.

Rostros con el horror pintado en los ojos, niños enfermos y desnutridos, la vida cotidiana vista a través del humo y el fuego, son sólo algunos ejemplos que podemos encontrar en el mensaje de Médicos del Mundo. El correo electrónico pide la paz, pero lo hace mostrando su antítesis: la guerra.



Un mundo en guerra

Actualmente “el mundo está en guerra, el mundo está de luto”. Médicos del Mundo es una asociación consciente de ello, y para demostrar este hecho a los ciudadanos ha recabado una importante cantidad de documentos gráficos en los que muestra qué supone la guerra. La mirada de un niño que no comprende el caos desatado a su alrededor, las colas de refugiados sin futuro o el estado en el que quedó Nagasaki tras el estallido de la bomba atómica. Los efectos devastadores de la guerra son motivo suficiente para pedir la paz.



Paz

Una paz que no llega, por lo que el mensaje de Médicos del Mundo debe “recorrer la Tierra y convencer incluso a aquellos que no quieren comprender”. Y para que este manifiesto recorra el planeta hay que traducir “a todas las lenguas” su contenido. Este pequeño esfuerzo tiene un fin: “que en nuestro planeta se imponga la paz sobre todas las cosas”.

dmartin@elplural.com