Ante la dejación de Camps.

FRANCESC ROMEU MARTÍ

 Según Xavier Adserà, presidente de Natraceutical, empresa biotecnológica valenciana, estamos ante una crisis que nos ha sorprendido a todos, crisis procedente del otro lado del Atlántico, y que afecta de manera principal a una economía como la nuestra que ha invertido en los últimos años más allá de sus posibilidades. Nuestra dependencia del ahorro exterior, que ha financiado el extraordinario ritmo de crecimiento, nos coloca ahora en una situación delicada, de enorme falta de liquidez, que afecta al consumo y a la economía en general.
A la Comunidad Valenciana la crisis financiera internacional nos ha pillado con el pie cambiado, y con un gobierno autonómico inactivo y muy endeudado. Una excesiva dependencia de la construcción que empezaba a dar signos de agotamiento, unos sectores productivos tradicionales que llevan una década en progresivo desmantelamiento por la competencia de países emergentes como China, sin ningún plan de potenciación y priorización por parte del Consell, y un sector turístico que se pretende diversificar con la realización de grandes eventos elitistas pero sin prever las consecuencias futuras.
La economía valenciana presenta factores que complican la situación con respecto al resto de España. Antes del estallido de la crisis financiera internacional, nuestro peculiar modelo industrial, PYMEs en sectores tradicionales muy dependientes del factor precio en su competitividad internacional, ya estaban en crisis y el gobierno valenciano no ha tomado aún ninguna medida. En 2007 el crecimiento de la industria valenciana fue sólo del 0,2% frente al 3,1% de crecimiento de la industria española. La industria valenciana sigue su creciente proceso de desmantelamiento fruto de sus debilidades competitivas en un entorno globalizado sin que el gobierno valenciano tome alguna decisión. Y sobre todo a la provincia de Alicante, donde a la crisis que ya sufría la industria tradicional manufacturera del textil y el calzado se ha unido una mayor dependencia de la vivienda vacacional. En pleno periodo estival la desocupación repunta al alza por primera vez en 18 años en Alicante. Y hasta abril el número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo en la provincia de Alicante se han incrementado en un 61,5%, frente al 40,2% de Castellón y el 34,2% de Valencia. A Camps le debería caer la cara de vergüenza de que el paro en la Comunidad haya subido un 37% en el último ejercicio.
Si Camps no hubiese despilfarrado los recursos públicos, escondido facturas en los cajones para pagar en el 2011 y no hubiese convertido a nuestra Comunidad en la más endeudada, ahora estaríamos mejor preparados para ayudar a nuestras empresas y trabajadores. Si Camps hubiese considerado a la agricultura, el tejido productivo propio, la industria y agroalimentaria, el turismo y la pesca como sectores estratégicos y los hubiera tratado como piezas fundamentales, hubiera conseguido un equilibrio territorial y no una total dependencia del urbanismo. Si Camps hubiese llevado el debate del agua, singularmente importante para Alicante en términos coherentes y de futuro, apostando por la modernización de la gestión del agua, la optimización de infraestructuras hídricas, ahorro de consumo y apuesta por la desalinización, optimización de regadíos y atención a los acuíferos, tendríamos más garantizada agua para todos sin batallas institucionales ni atentados a la inteligencia de la ciudadanía. Si Camps hubiese dotado a los ayuntamientos de la suficiente financiación para que sus servicios a los ciudadanos estén garantizados, no tendrían la enorme dependencia del urbanismo que tienen actualmente. Si Camps no se hubiese enfrentado a las universidades valencianas, si hubiese reconocido el papel que deben jugar las universidades en el modelo productivo valenciano que necesitamos basado en el conocimiento y el emprendimiento y hubiese dispuesto un sistema de becas que permita el estudio, dentro y fuera de España, de los valencianos, ninguna capacidad se quedaría sin desarrollar.

Si Camps no hubiese asfixiado a las universidades, las hubiese dotado de la debida financiación pública, los avances tecnológicos y la innovación serían una característica de nuestro territorio.
Porque sin innovación no podemos mejorar la productividad. El esfuerzo en desarrollar la investigación que ha hecho el Gobierno de España en los últimos cuatro años, no ha sido correspondido por la implicación del PP en la Comunidad Valenciana. Así, nuestro tejido productivo está desfasado, los porcentajes de recursos dedicados a la I+D+i en relación al PIB, tanto públicos como especialmente privados, no alcanzan al 40% del total, lejos de la media de las comunidades autónomas con mayor gasto en innovación. Hoy, más que nunca, la Red de Institutos Tecnológicos, puesta en marcha por los gobiernos socialistas, deben ser una prioridad.
Hace falta que la sociedad progresista de la Comunidad Valenciana lidere un nuevo modelo económico que nos asiente en el lugar que nos corresponde. Un nuevo modelo alternativo al de esta derecha que sólo descalifica y engaña. Un proyecto, unas propuestas, que sitúen el futuro de nuestra Comunidad con significativo protagonismo en España y, también, en Bruselas. Un nuevo modelo productivo donde el conocimiento, la productividad y la competitividad se conviertan en los motores claves del crecimiento económico. Tenemos la suerte de vivir y convivir en una tierra singular, de gentes comprometidas y trabajadoras, de gran capacidad intelectual y creativa. Y también tenemos la mirada puesta en el mar, del que hemos aprendido tantas cosas a lo largo de nuestra historia como pueblo. Y, sobre todo, tenemos nuestras propias señas de identidad puestas en el alma.
De nuevo, nos corresponde a los socialistas inventar el futuro, un futuro apasionante en un nuevo siglo que, para nuestra tierra, pide un partido socialista, una izquierda valenciana moderna para el siglo XXI, comprometida con su territorio, representante de sus deseos y esperanzas. Un proyecto que no olvide que está dirigido al conjunto de las personas que conforman la sociedad valenciana. Por eso, el próximo Congreso del PSPV-PSOE es fundamental no sólo para articular un partido moderno e inteligente para una sociedad valenciana moderna e inteligente. Creo firmemente que este es el congreso del debate, de la propuesta que nos dará nuestra fuerza para recuperar el gobierno.
Mi esfuerzo y mi empeño para protagonizar y liderar el cambio de ciclo dentro del partido para que provoque un cambio de ciclo político en la sociedad valenciana que vuelva a ver a los socialistas con las ideas claras, la decisión firme, la fuerza del discurso y, sobre todo, con garantía de futuro, de progreso y de gobierno. o

Francesc Romeu Martí es candidato a la Secretaría General del PSPV-PSOE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s