Que no te engañen al alquilar este verano.

Redacción fotocasa.es , 28/07/2009, 14:35 h

  

En un momento en que la vivienda en alquiler está en auge, compradores y propietarios se encuentran con situaciones que, muchas veces, derivan en engaños o estafas. Problemas con el alquiler suele haber durante todo el año, pero es en verano cuando se intensifican a causa del gran número de arrendamientos que se producen en poco tiempo. En este reportaje, te damos a conocer los casos más comunes para que no te engañen con el alquiler estas vacaciones.

 

 

La asociación de consumidores Facua – Consumidores en Acción, informa de que durante todo el año reciben quejas o consultas relacionadas con las viviendas de alquiler. Pero durante las vacaciones es cuando más predomina la estafa, ya que, es un periodo breve en el que se concentran un gran número de alquileres, afirma Isabel Moya del gabinete jurídico de Facua.

Algunos de los engaños más comunes en verano se corresponden a todo tipo de incumplimientos del contrato de todo tipo. Según Moya, hay casos de viviendas en malas condiciones higiénicas, que no disponen del número de habitaciones prometidas o que no se ubican en la calle o barrio indicado.

También, se han dado casos en que la persona que muestra el piso y con la que se hace el trato, no es la propietaria del piso. Entonces, cuando el arrendatario se presenta el día para que le den las llaves, se entera que la vivienda no es de la persona con la que se ha hecho la gestión, por lo tanto, se trata de una estafa en toda regla.

Consejos para alquilar de forma segura

1. Siempre con contrato
Lo más importante a la hora de alquilar una vivienda es disponer de un contrato que acredite las condiciones de la transacción. De esta manera, si surge algún problema siempre se pueden demostrar las condiciones pactadas y el incumplimiento de contrato, si cabe. Isabel Moya, del gabinete jurídico de Facua, dice que “es un beneficio tanto para el inquilino como para el propietario, ya que ambos tienen más tranquilidad en caso de que pase algo”.

También, se recomienda que en el contrato conste la duración del alquiler, con fecha de inicio y fin, y, si se da el caso, la cantidad de fianza entregada. Para evitar malentendidos con posibles desperfectos, también es conveniente hacer un inventario de los deterioros detectados en la vivienda y hacerlos constar en el contrato. Así el inquilino evita que se le atribuyan desperfectos que no ha ocasionado y el propietario también se salvaguarda de posibles problemas con los inquilinos y desaparición de objetos.

2. Conocer a qué se tiene derecho
Otro tema muy importante es el de asegurarse de las instalaciones a las que  se tiene derecho con el arrendamiento de la vivienda. Por ejemplo, si se alquila una vivienda que dispone de comunidad con piscina, hay que saber si se tiene acceso a la misma. Isabel Moya comenta que se han dado casos en que en el contrato consta el derecho a piscina pero el propietario no está al día de las cuotas de comunidad y, por lo tanto, tiene vetado el acceso a ese recinto. Entonces, los inquilinos de esa vivienda tampoco pueden disfrutar de esas instalaciones. En este caso, se puede demostrar con el contrato y se puede poner una reclamación.

Desde Facua, se recalca que “el hecho de tener contrato facilita muchos las reclamaciones y quejas”. En cambio, “cuando no existe documento que lo certifique, es muy complicado demostrar los hechos”.

3. Conseguir información de la zona dónde se ubica el inmueble
Otras situaciones comunes es el hecho de alquilar una vivienda que en el anuncio pone que está en primera línea de playa. En muchas ocasiones es difícil verificar si es cierto o no, ya que se alquila el inmueble en una localidad lejana a la nuestra. Lo mejor, según Isabel Moya, es llamar al punto de información turística de la zona, para que certifique la ubicación de la calle en la que se ubica el piso. Este tipo de engaños, se suele producir sobre todo por internet, ya que si el usuario no conoce la zona, es más fácil llevar a engaño.

4. Conservar el anuncio
También, se puede dar el caso de que la vivienda contratada no es, finalmente, lo pactado. Por eso, desde Facua, se insiste en conservar todo tipo publicidad, folletos o anuncios a través de los cuales se ha contactado para hacer la reserva. Con estos documentos es posible demostrar las irregularidades detectadas.

5. Ver la vivienda antes de alquilarla
“Lo ideal es poder quedar con el propietario para ver el apartamento antes de contratar, aunque no siempre es posible”, afirma Moya, que, da como ejemplo el caso de un señor que necesitaba una vivienda para un número determinado de personas y con ciertas características. El arrendatario, en el momento en que llegó a la vivienda alquilada vio que no tenía las habitaciones que necesitaba, ni tampoco el número de camas que le habían dicho, además de estar en muy malas condiciones higiénicas.  

Noticias relacionadas:

OPINA: ¿Te han engañado alguna vez con el alquiler?

El alquiler en auge por la crisis

El precio de la vivienda en alquiler sigue bajando

El alquiler en auge por la crisis.

Redacción fotocasa.es , 23/07/2009, 0:00 h

 

Según un análisis realizado por el portal inmobiliario fotocasa.es, en el último año las búsquedas de pisos en régimen de alquiler han crecido un 56,6% (de junio 2008 a junio 2009). En este sentido, las dificultades económicas provocadas por la crisis, las ayudas impulsadas desde el Gobierno para potenciar el alquiler y el descenso de los precios de las rentas (un -6,1% en el último año, según fotocasa.es) se perfilan como los principales motivos que explica este incremento del interés por el alquiler.

 

 

Asimismo, esta tendencia ha dado a lugar a la introducción de nuevos perfiles de personas en el mercado del alquiler. Y es que mientras que en 2007 la mayoría de los que buscaban alquilar eran jóvenes de entre 20 y 30 años, a partir de 2008 fotocasa.es ha detectado cómo esa franja de edad se ha ido ampliando hasta los 40 años.

Alquilar: alternativa ante las dificultades de acceso a la compra

Además, desde el portal fotocasa.es, se ha observado que alquilar se perfila como una alternativa ante las dificultades de acceso a la compra. En el último año se ha constatado un traspaso de intenciones de las personas que quieren comprar y que finalmente se acaban decantando por el alquiler. Concretamente, el 29% de las personas que vinieron a fotocasa.es en búsqueda de una vivienda en régimen de compra, finalmente acabaron optando por el alquiler.

Esta tendencia también se refleja en los datos de búsquedas y contactos de los usuarios del portal. Si se analizan las búsquedas de vivienda que se realizan, es decir, la intención de compra o de alquiler, en fotocasa.es se constata que la tendencia mayoritaria es hacia la compra, ya que un 63% de personas busca comprar una vivienda, mientras que el 37% quiere alquilar.

En cambio, si se consideran los contactos reales con el anunciante, es decir, lo que se entiende como solicitudes de información que reflejan un interés real por la vivienda, esta proporción varía significativamente a favor del alquiler. En este sentido, del total de solicitudes de información, un 55% se realizan a anunciantes de viviendas de alquiler y un 45% a viviendas en régimen de compra.

Noticias relacionadas:
La vivienda en alquiler sigue bajando

Evolución del precio de la vivienda en régimen de alquiler

El precio del alquiler baja en 11 Comunidades Autónomas

Barcelona es el municipio con los alquileres más caros de España

El Gobierno se “pone las pilas” ante la crisis.

Redacción fotocasa.es , 21/08/2008, 13:38 h

 

El Consejo de Ministros, a propuesta de los ministros de Justicia y de Vivienda, ha aprobado el Anteproyecto de Ley de Medidas de Fomento del Alquiler de Viviendas.

 

Este cambio normativo está motivado por la necesidad de dar un mayor impulso al mercado del alquiler en España, especialmente a través de medidas destinadas a fortalecer la seguridad jurídica de las partes y a incrementar la oferta de viviendas en régimen de alquiler.

 

Así, las reformas introducidas por el Anteproyecto de Ley tienen como finalidad agilizar los procesos judiciales de desahucio y de reclamación de rentas derivadas del alquiler. Además, permitirá que las comunidades de propietarios adopten con más facilidad acuerdos para la realización de obras y la instalación de equipos o sistemas que mejoren la eficiencia energética de los edificios.

 

El anteproyecto, que será sometido a consultas y a diversos informes antes de que el Gobierno lo apruebe definitivamente y lo remita a las Cortes, introducirá cambios en tres Leyes: la Ley de Arrendamientos Urbanos, la de Enjuiciamiento Civil y la de Propiedad Horizontal.

 

En el caso de la Ley de Arrendamientos Urbanos se amplían los supuestos en los que no procede la prórroga obligatoria del contrato de alquiler. En la actualidad, el propietario sólo puede rescindir el contrato en el caso de que necesite ocupar la vivienda para uso propio. El Anteproyecto de Ley extiende este derecho para sus familiares en primer grado de consanguinidad (padres o hijos).

 

En el caso de los procesos judiciales, la solicitud del desahucio o el abono de rentas adeudadas terminan siendo largos y onerosos para las partes. Así, el Anteproyecto de Ley de Medidas adopta una serie de cambios en la Ley de Enjuiciamiento Civil que dan más agilidad e imprimen más eficacia a las causas. Estos cambios se hacen siguiendo dos premisas básicas: dar mayor seguridad jurídica a los arrendadores y salvaguardar los derechos de los inquilinos de buena fe.

 

El presidente de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, Santiago Baena, valora positivamente que se agilicen los procesos de desahucio y el cobro de impagados, ya que hasta ahora “echar al mal pagador era un proceso largo y costoso y recuperar las cantidades adeudadas era imposible”. No obstante, Baena sostiene que la crisis financiera que ha agudizado la desaceleración del sector inmobiliario “no se arregla con reformas jurídicas”, por lo que demanda medidas para solventar la crisis de confianza que atraviesa la banca y que ha provocado una falta de liquidez a nivel internacional y un parón en los créditos a familias y empresas.

 

Por otra parte, se establece que la sentencia de condena al pago de rentas debidas incluya también las rentas que se hayan dejado de pagar con posterioridad al momento en que el arrendador interpuso la demanda. Actualmente, estas resoluciones judiciales sólo obligan al pago de las rentas no satisfechas hasta que se ha interpuesto la demanda, de manera que si desde ese momento se acumulan nuevas mensualidades sin pagar, el arrendador se ve obligado a ir de nuevo a juicio.
Otras medidas

Por otro lado, el Gobierno planea que la banca pueda emitir cédulas y bonos hipotecarios que estén respaldados por créditos para construcción de viviendas en alquiler y Vivienda de Protección Oficial (VPO), con el objetivo de que las entidades aumenten la financiación a promotores que se decanten por este negocio.

 

El Consejo de Ministros estudia la modificación de la normativa que regula las emisiones de estos títulos de deuda hipotecaria, que al ser vendidos a los inversores permiten a las entidades financieras encontrar financiación para seguir concediendo créditos hipotecarios.

 

Según la referencia oficial del Consejo de Ministros, “al ampliar la posibilidad de refinanciación a través del mercado de capitales de este tipo de préstamos, se facilita que las entidades de crédito puedan concederlos con condiciones más favorables, redundando en unos menores costes para la construcción de vivienda en alquiler”.

GUERRA FRATICIDA ENTRE CATÓLICOS: EL ARZOBISPO DE VALENCIA GARCÍA CASCO NO PERDONA A LOS SUYOS Y SUBE EL ALQUILER AL CEU SAN PABLO CON UN ULTIMATÚN QUE VENCE EL PRÓXIMO 26 DE AGOSTO

 

Al arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, está claro que no le tiembla la mano cuando se trata de asegurarse el cobro de alquileres por el arrendamiento de locales propiedad de la iglesia católica dentro de su jurisdicción eclesiástica. A la fundación CEU San Pablo, de la asociación católica de Propagandistas, el arzobispo y cardenal le ha dado un “ultimátum” – que vence el próximo 26 de agosto – para que acepte un “incremento sustancial” de la actual renta que paga por ocupar dos pabellones del Seminario de Montcada, ininterrumpidamente desde 1977. De lo contrario se procederá al desahucio. Informa Ignasi Pellicer en El Plural.

El propósito del purpurado va en serio. Y para que no haya lugar a dudas, ha notificado su intención al arrendatario con “requerimiento notarial”, un acto que se suele utilizar protocolariamente cuando ya se han agotado las negociaciones y no cabe solución amistosa al litigio, según indican a El Plural expertos valencianos en asuntos inmobiliarios.

Va en serio. Las instalaciones educativas escenario de este enfrentamiento entre las dos instituciones religiosas – paradójicamente con posturas muy cercanas en la línea conservadora de la fe católica – acogen cada año a unos 1.500 estudiantes universitarios. Por el cariz que está tomando este asunto, ha empezado a cundir la alarma entre muchas familias de alumnos. Temen que se cumpla la amenaza de desalojo de los dos pabellones educativos y no puedan empezar las clases el próximo 8 de septiembre, según está previsto en el calendario del CEU San Pablo.

¿Cuánto hay que pagar?. Aunque la única causa de las desavenencias sea la económica, ni el arzobispado de Valencia, ni la asociación católica de Propagandistas han permitido que se conozca públicamente cuál es exactamente la cantidad del arrendamiento actual, ni la que exige García Gasco para actualizar el alquiler que, según el arrendador, ha quedado “desfasado y anacrónico”. A lo más que llegan a informar a El Plural, desde el entorno arzobispal, es que la renta por ocupar las instalaciones universitarias “es ridícula”. Información completa.

Vivienda apuesta por levantar pisos de alquiler público-privados.

 

El proyecto requiere la reforma de la Ley Hipotecaria, por lo que es necesaria la intervención del Ministerio de Economía

  • Fecha de publicación: 28 de julio de 2008

El Ministerio de Vivienda busca dar un impulso al mercado del alquiler y conseguir que las empresas puedan levantar y arrendar durante 30 años casas en suelo público para entregarlas después a las administraciones que les cedieron el terreno. Esta iniciativa, sin embargo, requiere la intervención del Ministerio de Economía, el único que puede abordar la reforma de la Ley Hipotecaria que exige el proyecto.

La fórmula ideada por Vivienda consiste en aprovechar suelos propiedad del Estado, de comunidades autónomas o de ayuntamientos para desarrollar en ellos pisos de alquiler. Unas casas que pagarían las empresas privadas, que después obtendrían el pertinente beneficio económico de los alquileres que cobraran por ellas.

El acceso a estos arrendamientos estaría controlado por la Administración correspondiente a través de registros públicos de demandantes o cualquier otro sistema que garantizara la equidad del sistema.

El proyecto es bastante novedoso. La filosofía principal pasa por otorgar libertad total a las empresas privadas para promover y gestionar los alquileres. Ellas construyen, cobran las rentas y se encargan también del mantenimiento de los edificios. El plazo inicial sobre el que se trabaja es de 30 años, tiempo suficiente, según Vivienda, para que los inversores recuperen su dinero y obtengan un beneficio.

Las ciudades dan la espalda a la bicicleta.

Bicicletas en la ciudad: analizados 37 carriles bici y 11 servicios públicos de préstamo de bicicletas: Las ciudades dan la espalda a la bicicleta

 

 La bicicleta es, en nuestras ciudades, un medio de hacer deporte, no una alternativa real de transporte. Los parques, zonas verdes, y poco más, son los reductos en los que es posible pedalear sin poner en riesgo la integridad física. Pero es que además se da la paradoja de que muchos ciudadanos deben utilizar el automóvil para acercarse a esos espacios, entre otras razones porque se les prohíbe introducir su bicicleta en el autobús o en el metro. Un elemento clave es la dotación de carriles bici, en la que la escasez es la norma. Así lo ha constatado CONSUMER EROSKI en el estudio que ha realizado en 18 capitales de nuestro país. Dos de ellas no disponen de este tipo de vías, en otras tres el equipamiento es tan escaso que la proporción de habitantes por kilómetro de carril bici es superior a 50.000, y sólo en dos se halla por debajo de los 5.000 ciudadanos por kilómetro de carril bici. A ello se suman las carencias de aparcabicis y la anecdótica conexión con el transporte público. Por tanto, los datos muestran que, salvo contadas excepciones, las ciudades siguen dando la espalda a la bicicleta.

CONSUMER EROSKI ha comprobado hasta qué punto la bicicleta es un medio de transporte urbano. Por un lado, ha analizado 37 carriles bici y 11 servicios de alquiler público de préstamo de bicicletas en 18 ciudades del país: A Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Córdoba, Granada, Madrid, Málaga, Murcia, Oviedo, Pamplona, San Sebastián, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza. Por otro lado, ha remitido a los ayuntamientos un cuestionario para conocer el equipamiento con el que cuentan para favorecer el uso de la bicicleta.

Los resultados muestran que la viabilidad del uso de la bicicleta como vehículo urbano se halla aún lejos de ser real. De hecho, la valoración global no pasa de un insatisfactorio ‘regular’. Por ciudades, las capitales peor equipadas para desplazarse en bicicleta son Alicante y Oviedo, que suspendieron de manera rotunda el examen con un ‘muy mal’. La razón: no disponen de bicicarriles ni de servicio de alquiler público de bicicletas. Murcia comparte esta nota porque tampoco cuenta con servicio de alquiler y porque su dotación de carriles bici es insuficiente. Algo similar ocurre en Málaga, Granada, Valencia y A Coruña, que suspendieron con un ‘mal’. En el extremo opuesto, se encuentran Barcelona, Bilbao, Córdoba, San Sebastián, Sevilla y Vitoria que aprobaron con un ‘bien’. Pamplona, Valladolid y Zaragoza recibieron un ‘aceptable’; y Madrid y Santander no superaron el ‘regular’.

El binomio ideal: ciudad y bicicleta

Para que la bicicleta sea una alternativa real de transporte urbano, las ciudades deben adaptarse a este vehículo. He aquí algunos de los requisitos básicos:

  1. Una buena infraestructura en carriles bici. Importa la cantidad, pero también la calidad. Deben comunicar el mayor número posible de zonas de la ciudad (centro, barrios limítrofes y pequeñas localidades cercanas) y conservarse en un buen estado de mantenimiento. Además, estas zonas específicas para el paso de bicicletas deben estar correctamente señalizadas para garantizar la seguridad de ciclistas, peatones y conductores de vehículos.
  2. Localización de aparca-bicis. La ubicación de estacionamientos de bicicletas es especialmente útil a lo largo de carriles bici, frente a polideportivos/zonas deportivas, centros educativos, espacios culturales e institucionales, estaciones de autobuses o tren y, en general, en la mayor parte de los puntos neurálgicos de la ciudad.
  3. Conexión con el transporte urbano. Unión de los carriles bici con paradas o estaciones de transporte público así como la posibilidad de acceder y llevar consigo la bicicleta en el interior de estos medios de transporte urbano.
  4. Una mayor oferta de alquiler municipal de bicicletas. Fomento de su uso entre residentes y turistas
  5. Campañas de educación vial. Los destinatarios deben ser tanto los propios ciclistas como los conductores de automóviles y peatones, para que entre todos sean capaces de transformar la ciudad hacia un modelo sostenible y lograr un reparto respetuoso de la calle entre todos.

 

Carril bici: mucho por mejorar

La dotación de bicicarriles en cada ciudad es, en general, insuficiente: la media global del estudio en este apartado es, de nuevo, un ‘regular’. Estas sendas conforman el equipamiento básico para desplazarse en bicicleta por la ciudad con seguridad, sin tener que arriesgarse a circular compartiendo calzada con vehículos motorizados. Sin embargo, en Oviedo y en Alicante (las dos con un ‘muy mal’) no disponen siquiera de un kilómetro de carrril bici.

Murcia sí cuenta con carriles bici, pero sólo se han construido 4,7 kilómetros para una capital con casi 423.000 habitantes, lo que representa una proporción de un kilómetro por cada 89.970 ciudadanos. Peor es aún la ratio de Málaga, un kilómetro por cada 102.045 ciudadanos (su nota: un ‘mal’). De pobre se puede calificar la dotación de A Coruña (9 kilómetros, uno por cada 27.154 habitantes) y Santander (10 kilómetros, uno por cada 18.180 ciudadanos), destinada más al disfrute de los turistas que al fomento de desplazamientos sostenibles en la ciudad. En términos relativos, las mejores redes viarias para ciclistas se hallan en Vitoria (55 kilómetros, uno por cada 4.172 habitantes) y Pamplona (41 kilómetros, uno por cada 4.754 ciudadanos). Si se tiene en cuenta exclusivamente el número de kilómetros de carril bici, la red más extensa se localiza en Barcelona: 128 kilómetros, más del doble de los que dispone Madrid.

Alicante y Oviedo no tienen carriles bici, mientras que en Vitoria y Pamplona hay un Km por cada 5.000 habitantes

Los técnicos de esta revista también analizaron in situ 37 carriles bici (un máximo de tres por ciudad) en las 16 ciudades que disponían de ellos. La valoración final del estado de estas vías se queda en un pobre ‘aceptable’ condicionada en gran parte por la falta de aparcabicis (se calificó con una media global de ‘mal’) y por una señalización insuficiente (sólo ‘aceptable’). Por el contrario, el estado de mantenimiento de las vías ciclistas era muy bueno, así como sus condiciones de seguridad.

Señalización: cuestión de seguridad

La señalización de un carril bici influye en la seguridad del ciclista. Entre las mejores: Bilbao, Madrid, Pamplona, Sevilla y Vitoria, con un ‘muy bien’. En el lado contrario, Murcia, con un ‘muy mal’. Siete de cada diez carriles bici estudiados son de doble sentido en la mayoría de sus tramos; sin embargo, a pesar de ello, los escogidos en Valencia, Málaga y Murcia no tienen pintadas las líneas o marcas viales que separan ambos sentidos. Además, en materia de señalización tan sólo en una de cada tres vías se vio la señal que recuerda a los ciclistas la velocidad máxima permitida (las mejores fueron las rutas elegidas en A Coruña, Madrid y Murcia).

La señalización adquiere especial relevancia en los cruces. De las 390 intersecciones localizadas durante los recorridos, el 94% estaban señalizadas. Por el contrario, sólo en el 18% de los casos se encontraron semáforos específicos para ciclistas (A Coruña, Córdoba, Madrid, San Sebastián, Valencia, Valladolid y Vitoria).

El mantenimiento de las sendas ciclistas recorridas fue catalogado como muy bueno. No obstante, los baches eran frecuentes en algunos tramos de las vías estudiadas en A Coruña, Málaga, San Sebastián, Santander, Valencia y Valladolid. Del mismo modo, al pavimento y a las marcas viales de cuatro carriles estudiados en Córdoba y Barcelona les faltaba una mano de pintura, mientras que algunos bordillos que se atravesaron en los carriles bici estudiados en Granada, San Sebastián y Zaragoza se encontraban mal rebajados.

El 37% de los carriles bici analizados se hallaban dentro de la acera o dentro de la calzada en la mayor parte del trayecto o en su totalidad, el 30% eran vías independientes y el resto respondía a un modelo mixto.

Seguridad de los ciclistas

El respeto entre los usuarios de las calles (peatones, conductores y ciclistas) es todavía una asignatura pendiente, aunque se ha constatado una concienciación creciente, y lo demuestra el ‘muy bien’ con el que se ha calificado este campo. Algunos reparos: se encontraron en el momento del análisis hasta 65 peatones paseando por los tres carriles de Sevilla sin mirar si había tráfico ciclista, y hasta 8 vehículos estacionados de forma ilegal en los carriles de Barcelona. También se observaron otras situaciones peligrosas: en Sevilla y Valladolid los carriles bici estudiados estaban peligrosamente cerca de la fila de aparcamientos; en Granada, Madrid y Valladolid, los vehículos que circulaban junto a los ciclistas no respetaban la distancia mínima de 1,5 metros en los adelantamientos a bicicletas; en Bilbao, los usuarios de las tres vías analizadas iban a una velocidad excesiva; y en Málaga, Valladolid y Vitoria, ni siquiera utilizaban esta senda y conducían la bici por la carretera o la acera.

Aparcabicis: pocos y deteriorados

Además de carriles para transitar con seguridad, se precisan espacios para poder estacionar las bicicletas. En este apartado, sobresale Barcelona, con 14.000 aparcabicis, y, en menor medida, San Sebastián, con 590. El peor equipado es Valladolid, con sólo 66. Además, cabe destacar el caso de Córdoba, que dispone de aparcabicis subterráneos con capacidad para 200 bicicletas.

En el análisis realizado por los técnicos de esta revista, los 89 aparcabicis estudiados recibieron un inequívoco ‘mal’. En buena parte de las rutas realizadas, este equipamiento brillaba por su ausencia. Son los casos de A Coruña, Pamplona, Santander y Zaragoza. En Murcia, Sevilla y Valladolid sólo se encontró uno y su estado de mantenimiento dejaba que desear. La mejor valoración corresponde a Córdoba, donde se halló un aparcabicis cada 500 metros (lo normal es que se ubiquen cada 600-1.000 metros), todos ellos en perfectas condiciones. Sin embargo, sólo Barcelona disponía de un sistema antirrobo (anclajes), un elemento relevante ante las numerosas sustracciones de estos vehículos (se estima que el 15% de los ciclistas han sufrido en alguna ocasión el robo de su bicicleta). Se halló en seis de cada diez aparcabicis localizados.

Otro de los aspectos clave que influyen en la viabilidad del uso de la bicicleta en la ciudad es la posibilidad de introducir estos vehículos en los medios de transporte público. En la mayor parte de las ciudades analizadas está prohibido hacerlo por problemas de espacio. En los autobuses, sólo se puede en San Sebastián (en algunas líneas) y Sevilla (y sólo si son plegables); y en el metro y tranvía de Bilbao, Valencia, Murcia, Madrid y Alicante también, aunque en horarios concretos. El caso de Barcelona es diferente: las paradas de metro cuentan con aparcabicis en los que se puede alquilar las bicicletas o dejarlas allí estacionadas, lo que representa otro modo de fomentar la intermodalidad en medios de transporte públicos.

Alquiler público de bicicletas

Potenciar el uso de la bicicleta en la ciudad pasa no sólo por tener una extensa y compatible red de bicicarriles, sino también por instalar un servicio público de alquiler de bicicletas disponible para todos los públicos. La pionera en nuestro país fue Córdoba (lo implantó en 2003); le siguió Vitoria (en 2004) y Madrid (en 2005). El resto lo instaló a partir de 2006. De cualquier modo, sólo 11 de las 18 ciudades analizadas contaban con uno, y de ellas habría que descartar Madrid: está pensado para el ocio (sólo puede utilizarse en el parque Juan Carlos I) y no tanto como servicio de transporte público.

En este apartado, suspenden A Coruña, Alicante, Granada, Málaga, Murcia, Oviedo y Valencia con un ‘muy mal’ (Madrid se queda con un ‘regular’), ya que no disponen de ningún sistema de alquiler público. En el lado contrario, se sitúan San Sebastián y Sevilla con un ‘muy bien’ cada una.

Esta revista analizó cinco servicios de alquiler personalizados (donde se ofrece atención individualizada y es un empleado quien proporciona la bicicleta al usuario) en Bilbao, Madrid, Santander, Valladolid y Vitoria; y otros seis automatizados (con un sistema que funciona a través de una tarjeta lectora o un código, y es el propio usuario quien coge la bicicleta) en Barcelona, Córdoba, Pamplona, San Sebastián, Sevilla y el recién inaugurado en Zaragoza. En cada ciudad, se comprobaron cuatro puntos de recogida y entrega tanto el tipo y calidad de la información que proporcionaban como el estado de la bicicleta.

De los dos sistemas, el automatizado resultó más útil y rápido para alquilar la bicicleta, sus horarios eran en general más amplios y, en ocasiones, estaba disponible todo el día de forma ininterrumpida. Sin embargo, salvo en Córdoba y Sevilla, en el resto de ciudades con este sistema (Barcelona, Pamplona, San Sebastián y Zaragoza), los técnicos de la revista se vieron obligados a realizar trámites con días o semanas de antelación antes de poder disfrutar de esta iniciativa sostenible. En la mayoría pedían un número de identificación (DNI, carné de conducir o documento de empadronamiento).

Por el contrario, en todas las ciudades con sistema personalizado (Bilbao, Madrid, Santander, Valladolid y Vitoria), pudo alquilarse la bicicleta el mismo día y no se necesitaron trámites previos. Bastó con acudir a los puntos de recogida y dar el número del DNI, pasaporte o carné de conducir. En estos casos, para volver a alquilar el vehículo era necesario esperar un cuarto de hora o media hora, salvo en el caso de Santander, donde era posible utilizarla cuantas veces se quisiera a lo largo del día. En Barcelona, Córdoba y Zaragoza sólo permitían tener la bicicleta dos horas como máximo, hasta cuatro en Pamplona y San Sebastián y todo el día en Sevilla

El precio también tuvo su protagonismo en el examen de CONSUMER EROSKI. En Bilbao, Córdoba, Madrid, Santander, Valladolid y Vitoria, el servicio era gratuito. En el resto implicaba un coste, ya sea en forma de fianza, cuota anual o preinscripción: fueron los casos de Barcelona, Pamplona, San Sebastián, Sevilla y Zaragoza (en la capital catalana y en la aragonesa son 24 euros, 12 en San Sebastián y 10 en Sevilla). En la capital hispalense, además, exigen 150 euros en concepto de fianza ante posibles desperfectos o deterioros causados a la bicicleta. Además de los gastos citados, en San Sebastián, Sevilla, Pamplona y Zaragoza, el servicio incluye un cobro que varía en función del tiempo que se usa la bicicleta. Por ejemplo, es habitual que la primera o media hora sea gratis y, a partir de entonces, cada hora se cobre de 50 céntimos a 3 euros.

Los puntos de recogida y las horas de uso son aspectos importantes. Así, Barcelona cuenta con 400 puntos de recogida y el servicio de alquiler durante todo el día. Falla, por el contrario, Madrid, donde sólo hay dos estaciones de alquiler y el vehículo puede usarse una hora como máximo.

Las once ciudades con alquiler de bicicletas deben mejorar mucho en la adecuación de sus sistemas a las necesidades de personas con alguna discapacidad. Y es que, según la información ofrecida por los ayuntamientos, tan sólo Vitoria y Bilbao disponen de bicicletas adaptadas a este tipo de personas. La capital alavesa cuenta con 5 triciclos y 5 tándems, y en la capital vizcaína se ofrecen 2 tándems. Madrid también incluye en su dotación de bicis algunos tándems útiles para que circulen dos personas.

Pese a su limitación como sistema de alquiler dirigido al ocio, en Madrid se facilitaban toda clase de datos (lo que explica su buena nota en este apartado, un ‘excelente’): horarios, normas de uso, explicación del sistema, obligaciones de circulación y de seguridad del ciclista, posibles sanciones, y talla y edad mínimas para poder participar. Además, se entregaba, junto con la bicicleta, un casco y elementos reflectantes portátiles para garantizar la seguridad de los ciclistas.

El recién inaugurado servicio de Zaragoza debe mejorar mucho en información al usuario (obtuvo en este apartado un ‘mal’), algo que también sucede en Bilbao y Santander. Los de Barcelona, Córdoba (donde ni siquiera explican el funcionamiento del sistema de alquiler de bicicletas) y Pamplona son los más pobres en información (se quedan entre el ‘regular’ y el ‘aceptable’). Por el contrario, San Sebastián y Madrid (‘excelente’) fueron los que mejor valoración lograron en este aspecto, seguidos de Sevilla y Valladolid (con un ‘muy bien’). Otra de las carencias generalizadas: la mención de un teléfono para asistencias o emergencias.

El estado de las bicicletas en Bilbao, Pamplona y Sevilla era excelente. También era bueno el de Vitoria, Barcelona, Córdoba, Zaragoza y San Sebastián. Las que se encontraban en peores condiciones eran las instaladas en Santander, Madrid y Valladolid: elementos rotos, sin luz delantera, frenos desgastados, y alguna cesta rota.

 

 

Alquiler con opción a compra, una nueva oportunidad de ser propietario

 

Redacción fotocasa.es , 16/05/08, 09:30 h

En pleno reajuste del mercado inmobiliario, la posibilidad de alquilar una vivienda con opción a compra se perfila como nueva forma de adquirir un inmueble. Y es que el descenso de demanda ha hecho que los promotores vean en esta fórmula la posibilidad de movilizar el stock de viviendas disponibles.

Pero esta opción no sólo beneficia a promotores y vendedores. Las personas que por diferentes motivos no pueden acceder a una vivienda, ya sea por su elevado coste, por falta de liquidez para hacer frente a la entrada o porque les ha sido negado el acceso a la financiación necesaria por parte de las entidades bancarias, pueden encontrar en esta opción una salida a su situación.

 

¿Qué es el alquiler con opción a compra?

 

El alquiler con opción a compra, conocido dentro del argot inmobiliario como financiación mixta, no es más que un contrato de alquiler en el que tanto inquilino como propietario pactan por adelantado la posibilidad de venta del inmueble a medio o largo plazo. Es decir, el inquilino pagará una cuota de alquiler al entrar a vivir a la vivienda, pero podrá decidir comprarlo al acabar el tiempo pactado.

 

Además, el inquilino recuperará el dinero invertido mientras vivió en régimen de alquiler en el momento que decida materializar la compra de la vivienda, ya que ésta cantidad se le descontará del precio final del inmueble. De esta forma las promotoras permiten a sus clientes acceder a una vivienda por un alquiler, que eso sí, suele ser algo más elevado que lo que predomina en el mercado, reservándose la posibilidad de comprarlo en el plazo de dos a cinco años.

 

Normalmente es en este contrato inicial donde se especifica tanto el plazo en el que el inquilino podrá acceder a la compra del inmueble, como su precio final. Cabe destacar que esta fórmula permite al inquilino desestimar la adquisición de la vivienda una vez cumplido el plazo marcado para el régimen de alquiler. Si bien en este caso perderá todo el dinero invertido en el alquiler.

 

Ventajas y desventajas de la financiación mixta

 

Como todas las opciones el alquiler con opción a compra tiene sus ventajas y desventajas tanto para dueños, como para inquilinos. Veamos alguno de ellos:

 

VENTAJAS

PARA EL DUEÑO

PARA EL INQUILINO

  • El inquilino suele entregar un dinero por adelantado que se utiliza como crédito para el pago inicial de la propiedad.
  • El desembolso inicial es menor a la paga y señal de una vivienda.
  • Cobrarás un renta que está por encima del precio de mercado
  • Te da tiempo a adquirir crédito, antes de hacer el financiamiento para la compra.
  • Tendrás “asegurada” la venta de la vivienda y en caso de no materializarse te pertenecerá todo el dinero pagado para la opción.
  • Puedes bloquear el precio de la propiedad a partir del momento que comienza el contrato de arrendamiento. 
  • Conservas los beneficios de impuestos de la propiedad durante el período de renta y no tienes que pagar impuestos sobre el dinero de la opción hasta que se acredita formalmente a la propiedad.
  • No estás tirando a la basura el dinero de la renta, sino que estás viendo crecer poco a poco la equidad de la propiedad que vas a adquirir.   
  • Los inquilinos con este tipo de régimen suelen cuidar e invertir más dinero en el mantenimiento de la vivienda.
  • Te permite vivir en la propiedad antes de adquirirla para ver si se adapta a tus necesidades. 

 

DESVENTAJAS

PARA EL DUEÑO

PARA EL INQUILINO

  • Si al final decides no vender la vivienda, debes devolverle al inquilino el dinero que pagó por la opción.
  • Te arriesgas a una subida en la tasas de intereses, que pueda afectar tu capacidad de compra al cumplirse el término del alquiler.
  • No recibes una gran cantidad de dinero en el momento en que te desprendes del uso de la vivienda, sino que el pago se hace gradualmente.
  • Puedes perder todo el dinero que has dado por adelantado si no ejecutas la opción.

 

El Gobierno también se apunta a esta fórmula

 

El éxito de este régimen de financiación ha traspasado también la frontera de la vivienda de Protección oficial. Y es que el Gobierno, incluyó en la última reforma del Plan de Vivienda 2005-2008 (enero de 2008) la categoría de viviendas de VPO con financiación mixta. Una medida que ya existía en las Comunidades de Madrid, Andalucía, Cataluña o Valencia.  

 

De esta manera tras la reforma el Ministerio de Vivienda da la posibilidad a los inquilinos que disfruten de este régimen de alquiler protegido de ejercer la opción de compra transcurridos 10 años desde la construcción de la vivienda. Además en esta modalidad, tendrán preferencia para adquirir las viviendas los inquilinos que hayan permanecido al menos cinco años en régimen de arrendamiento en dichas viviendas. 

 

Tendrán derecho a este suscribir esta fórmula de financiación, entre otros casos: 

 

  • Las personas que pertenecen a sectores con menos recursos.
  • Las personas que no pueden acceder a un crédito hipotecario.
  • Quienes no puedan pagar la entrada de un piso.
  • Aquellos que no puedan hacer frente a las cuotas por la subida de los tipos de interés.
  • La personas en paro o sin trabajo indefinido.