LA SITUACIÓN DE LLANERA AUGURA UNA FUERTE DISMINUCIÓN DE LA PLANTILLA, ES DECIR, DESPIDOS.

TESTIMONIOS

«Si empiezan a fallar las nóminas, yo no podré aguantar ni un mes en Llanera»

 02:07  

 Decenas de empleados de Llanera, antes de entrar en la asamblea celebrada el viernes en un instituto de Xàtiva.

 Detrás de la suspensión de pagos de la inmobiliaria Llanera, de la preocupación que embarga a sus acreedores y de la alarma desatada en el sector de la construcción, hay unos 700 trabajadores del imperio rojo de los  que se ha apoderado la incertidumbre.

Paco Cerdà, Xàtiva Las instrucciones que han recibido desde los sindicatos es que aguanten en el barco para no perder sus derechos laborales en caso de que la actual suspensión de pagos derive en un despido masivo o en la liquidación de la empresa. Esa es la teoría. Pero como casi siempre, casa mal con la realidad.


Así lo ve Miguel Ángel Plà, un albañil de Llanera. Tiene 27 años y paga una hipoteca mensual de 800 euros por la casa que se ha comprado en Alcàntera de Xúquer. De momento, como la gran mayoría, ha cobrado la nómina de septiembre. Pero no sabe qué pasará con la de octubre. «¿Si no cobro en octubre Pues podría ser que me marchara aunque pierda mis derechos porque tengo que comer y pagar la hipoteca» , explica con resignación dentro de un sucio mono de trabajo.
En la misma situación se halla el grueso de los 150 empleados que el viernes se reunieron en una asamblea convocada por Comisiones Obreras en el IES La Costera de Xàtiva. Allí les advirtieron de que el proceso será «difícil, penoso y tortuoso» para los trabajadores. No obstante, Paco, un albañil de Chella de 39 años, piensa esquivar el espinoso camino que se presenta. Como la mayoría, está pagando una hipoteca y, además, hace poco que se cambió el coche. Por ello, dice que no va a poder aguantar en Llanera «ni un mes sin cobrar la nómina» . «Ya me he puesto en contacto con dos empresas y estoy esperando la respuesta. Si me dicen que sí, me marcho enseguida» , asegura Paco, aunque pierda el derecho a posibles indemnizaciones. «Así lo hará el 80% de empleados» , pronostica un compañero. «A Llanera le interesan las bajas» En parecida situación se halla un empleado de Xàtiva. Miguel Fernando paga 450 euros mensuales de alquiler por su casa. «Y es que los sueldos son per a fregir i menjar . No te queda para ahorrar» , se queja. «Un mes sí, pero dos meses sin cobrar yo no podré aguantar» , dice Antonio, albañil de Llanera, que recuerda la hipoteca de 300 euros mensuales que paga más las otras cuatro bocas que le esperan en casa a diario.
Desde Comisiones Obreras ya alertaron que a Llanera le interesa que sean los trabajadores quienes causen baja voluntaria para no tener que indemnizarles. El sindicato intentó tranquilizar a los empleados diciéndoles que, en caso de fallar las nóminas -su principal temor- se pueden pactar salidas como la huelga general, los permisos no retribuidos o la suspensión temporal de contratos. «Las prisas -aconsejó un sindicalista- son para los malos toreros» . Pero por lo visto, en esta corrida, la mayoría de diestros no espera salir por la puerta grande, sólo salvar el tipo.

Anuncios

LOS CUENTOS DE LAS CUENTAS DE LLANERA.

La inmobiliaria de Llanera multiplicó en un año casi por siete su deuda bancaria

La filial inmobiliaria del grupo Llanera, una de las seis sociedades que ha presentado concurso voluntario, pasó de tener una deuda en 2005 con entidades de crédito por 36,2 millones a contraer a finales en 2006 una de 241,6 millones.

DeliciousDiggTechnoratiMeneame


A. O. / J. C. / MADRID / VALENCIA (03-10-2007)

 La apertura de un proceso concursal por la elevada deuda y la falta de liquidez ha acabado con los planes de expansión nacional e internacional y de diversificación de una compañía que pretendía ser uno de los diez primeros grupos promotores nacionales este año.

La apertura de un proceso concursal por la elevada deuda y la falta de liquidez ha acabado con los planes de expansión nacional e internacional y de diversificación de una compañía que pretendía ser uno de los diez primeros grupos promotores nacionales este año.

“Lo que no son cuentas, son cuentos”. Carlos Martínez, director general de Llanera, recurrió en marzo a la famosa sentencia del banquero Emilio Botín para disipar las dudas sobre la solvencia de la entidad, que ya rondaban por los círculos empresariales, políticos y mediáticos desde hacía meses. Sin embargo, la realidad ha demostrado que ni los rumores eran cuentos, ni las cuentas de la promotora y constructora valenciana eran exactamente como las presentaron (Martínez admitió únicamente 304 millones de euros de deuda, que ascendía en realidad a 748 millones).

Los grandes planes de diversificación y de expansión nacional e internacional de Llanera se han venido abajo por la combinación de los efectos del cambio de ciclo inmobiliario (con descensos en la demanda), financiero (con subidas de tipos de interés y endurecimiento del acceso y renegociación de créditos) y un fuerte endeudamiento erróneamente estructurado (con créditos a corto plazo para afrontar proyectos a medio y largo). La suma de estos factores ha abocado a la empresa al proceso concursal, ante la falta de liquidez, y a revisar su estrategia, frenando la imparable escalada de una firma que pasó de facturar 5,3 millones en 2000 a 418,6 en 2006, y que aspiraba a situarse este año entre los diez primeros grupos promotores y constructores de España (en 2006, rondaba el puesto 40 del ránking).

· Complejos con golf. El desarrollo de macrourbanizaciones con miles de viviendas en torno a campos de golf se convirtió en el centro de la estrategia de Llanera hace tres años. Planeaba desarrollar 24 complejos en la zona del Mediterráneo y Andalucía. Para ello, se embarcó en grandes compras de suelo y tomó participaciones en proyectos con otros socios. Sin embargo, pronto surgieron los problemas. Los recelos suscitados por estos complejos, las investigaciones de las autoridades europeas sobre presuntos abusos urbanísticos en la Comunidad Valenciana y los cambios en la normativa autonómica (tanto en temas de suelo y vivienda, como en golf, objeto de una ley específica) han supuesto una paralización de la mayoría de los planes en torno a este deporte. Desde 2004, Llanera sólo ha logrado poner dos en marcha, en Murcia, que suman 5.500 viviendas.

Esta evolución de los hechos y la caída de demanda de vivienda turística llevaron a Llanera a replantearse su estrategia de producto. En marzo, la promotora anunció su apuesta por aumentar el peso de la primera vivienda y la VPO (su gran proyecto, Nou Mil.leni, desarrollado junto a la Generalitat Valenciana, prevé más de 12.000 viviendas). No obstante, las segundas residencias siguen teniendo el mayor peso, con alrededor del 70% de la producción, pero con un nuevo modelo, que deja a un lado el golf a favor de complejos tematizados (en torno al mundo rural o la salud).

· Expansión nacional. Murcia y Andalucía fueron los primeros destinos en el plan de implantación nacional de Llanera, que también había iniciado su desembarco en Madrid y Castilla-La Mancha. De los cuarenta millones de metros cuadrados de suelo gestionados en marzo (la mayoría sin calificación de urbanizable), el 45% correspondía a la Comunidad Valenciana, el 30% a Murcia y el 25% a Andalucía. Además, quería abrir establecimientos comerciales en quince ciudades españolas. La crisis ha supuesto la paralización de todas las obras en marcha, tanto en Murcia, como en Andalucía. La firma ha cerrado su delegación y su oficina comercial en Madrid y, en breve, podría hacer lo mismo en Sevilla.

· Expansión internacional. Londres, París, Berlín,… Llanera inició en 2005 su conquista directa del mercado internacional con la apertura de oficina en Londres (con 50 empleados), que cerró hace unas semanas. Su intención era tener presencia directa en las principales ciudades europeas en 2010, para dar soporte directo a los distribuidores y agentes con los que tenía convenios, en línea con su apuesta por la vivienda turística.

· Patrocinios. El deporte fue el vehículo al que recurrió Llanera para consolidar su imagen de marca acompañando a sus planes de expansión. La firma ha estado ligada en España al Valencia C.F.; los equipos de baloncesto Pamesa, Llanera Menorca y Ros Casares (femenino); en vela, el Llanera Sailing Team; en motor, GTA; y un club de atletismo en Valencia. En Reino Unido, ha apoyado al Charlton Athletic de fútbol y al London Irish de rugby. Todos los contratos han ido cancelando.

· Concesiones. Uno de los objetivos de Llanera era equilibrar en 2012 el peso de sus cuatro principales segmentos de actuación: construcción, promoción inmobiliaria, servicios y concesiones. En el nuevo escenario, se ha visto obligada a revisar su estrategia, centrándose en los dos primeros ámbitos. Dentro de Llanera Concesiones, división que está actualmente a la venta, el grupo incluye tanto aparcamientos, como residencias para la tercera edad. En el primer caso, la filial Llanera Aparka preveía invertir 30 millones de euros en seis parkings, que gestionaría por 40 años. Inauguró hace un año el primero, en Xátiva (Valencia). El resto se ha paralizado. En residencias, sólo tiene una en la provincia de Valencia, gestionada por Ballesol.

· Medio ambiente. En 2005, Llanera creó Entorna, filial de servicios que iba a trabajar en cinco ámbitos: transporte, gestión y tratamiento de residuos; depuración de aguas; servicios municipales y privados (limipieza, mantenimiento del mobiliario urbano y jardinería); energías alternativas y medio natural. El plan también se ha cancelado.

· Salida a bolsa. Una vez consolidado entre los grandes grupos promotores de España, Llanera estudiaría salir a cotizar.
Habrá que esperar al plan de viabilidad para ver cuál es el nuevo rumbo de un grupo que aprovechó el boom inmobiliario, quizás con demasiada ambición.

Noticias Relacionadas

Enlaces Relacionados

UNA TREINTENA DE ACREEDORES MINORITARIOS DE LLANERA SE PERSONARÁ EN EL CONCURSO VOLUNTARIO.

Impago de más de 10 millones

Una treintena de acreedores minoritarios de Llanera se personará en el concurso voluntario

 NOTICIAS RELACIONADAS

  CC OO califica de «grave» la situación de 650 trabajadores de la firma de Xàtiva. Economía

  Llanera suspende pagos y atribuye su crisis a la falta de apoyo de bancos y aseguradoras. Economía

  La subida del euríbor y la falta de financiación. Economía

  Compromís responsabiliza al Consell de generar las condiciones de la crisis inmobiliaria. Economía

  El secretario de Estado de Economía no cree que las “dificultades” de Llanera reflejen la situación del sector. Economía

  González Pons rechaza haber paralizado proyectos de Llanera y recuerda que aprobó Nou Mileni. Economía

Una treintena de empresas acreedoras de Llanera, que suman impagos por más de 10 millones de euros y que están representadas por Iure Abogados, se personará en el concurso voluntario por insolvencia presentado por la inmobiliaria en el Juzgado Mercantil número 2 de Valencia.

EFE

Fuentes de Iure Abogados explicaron a EFE las actuaciones que llevarán a cabo para defender a este grupo de afectados y que pasan por la comunicación de crédito a los acreedores, con atención a su correcta cualificación y cuantificación jurídica, y el estudio de las acciones a ejercitar frente a terceros responsables (administradores, auditores, y en su caso promotores).Asimismo, el despacho de abogados considerará los efectos fiscales que pueda tener la suspensión de pagos en los acreedores de Llanera, que a su vez deberán protegerse de sus propios acreedores ante la posibilidad de crisis internas sobrevenidas por los impagos de la inmobiliaria valenciana.Llanera ha solicitado voluntariamente el concurso de acreedores, alegando una situación de insolvencia inminente que no le ha permitido refinanciar su deuda a largo plazo.

Las sociedades del grupo que han solicitado la suspensión de pagos son Llanera SL, Llanera Construcciones, Obras y Proyectos SLU, Llanera Urbanismo e Inmobiliaria SLU, Aldalondo SLU, Descans Les Marines SLU y Patrimonial Arenall SLU.

En los próximos días el magistrado del Juzgado Mercantil número 2 de Valencia decidirá si declara el concurso de acreedores y nombra a los tres administradores concursales.

Levante-EMV Edición Digital 2.10.2007

LAS PRIMERAS “VICTIMAS” DE LA CRISIS DEL GRUPO LLANERA.

PRIMERAS ‘VÍCTIMAS’ DE LA CRISIS

La inmobiliaria Llanera prepara 100 despidos y no puede pagar a 400 proveedores

  • La constructora de la familia Gallego es la primera en afrontar dificultades financieras

anapixel

Actualizado jueves 20/09/2007 10:42 (CET)

ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra

EUGENIO MALLOL

VALENCIA.- La promotora y constructora valenciana Grupo Llanera, que hace sólo unos meses proyectaba salir a cotizar a la Bolsa española, se acaba de colocar en el centro del huracán que ha desatado el cambio de ciclo del sector inmobiliario.

El retraso acumulado en la venta de sus promociones ha provocado que la empresa no pueda hacer frente al pago de unos 400 proveedores por un montante total de tres millones de euros, según fuentes próximas a la familia Gallego, propietaria de la compañía.

Pese a los esfuerzos de la compañía por convencer al mercado de que el problema quedará resuelto hoy mismo y asegurar que no corre peligro de suspender pagos, fuentes solventes aseguraron a EL MUNDO que no se trata de una crisis puntual, y que Llanera se encuentra en una situación complicada caracterizada por contar con realizables a largo plazo y una financiación estructurado a corto plazo.

La compañía está renegociando su deuda con las cajas de ahorro Bancaja y CAM. Los últimos datos conocidos, de principios de año, señalaban que el 76% de la deuda se asociaba a financiación externa y el 23% a fondos propios.

Desde el entorno de la familia Gallego se reconoció el miércoles la existencia de “un plan de reestructuración de la plantilla para adaptarnos a las circunstancias del sector”. Los 800 trabajadores con los que arrancó a principios de año quedarán reducidos a “entre 500 y 550”, es decir, hasta un 37,5% menos, lo que supone que aún queda un centenar de empleados (entre un 15% y un 20%) que van a perder sus puestos en el último trimestre, especialmente “del área de inmobiliaria y marketing”.

De ahí el nerviosismo que se ha instalado en los mandos directivos, algunos de los cuales insisten en que Llanera les ha invitado en una reunión a escuchar ofertas de trabajo, ante la posibilidad de que no sigan en octubre.

La firma valenciana aseguraba a finales del primer semestre estar redactando un plan estratégico en el que preveía crecimientos anuales del 20%. En estos momentos, sin embargo, admite que cerrará el ejercicio 2007 con una caída de ingresos, “pero no superior a la media del sector inmobiliario”.

El Grupo Llanera sostiene que dispone de 120 millones de euros de cartera de obra en ejecución -recientemente se ha adjudicado un edificio del Hospital General de Valencia, por ejemplo- y, según los datos de junio, cuenta con 1.163 viviendas en gestión, 338 de ellas de protección oficial.

La promotora valenciana anunció hace unos meses, tras renunciar a la compra de 2,7 millones de metros cuadrados de suelo finalista en Murcia, que revisaría los 35 proyectos que había diseñado en el Arco Mediterráneo para analizar cuáles eran aplazables o cuáles cabía descartar definitivamente.

Fuentes de la familia Gallego inciden en que la compañía, que ha dicho tener en cartera 40 millones de metros cuadrados, cuenta en realidad con “mucho suelo en carga no desembolsado, que estamos reclasificando”. Llanera posee esos suelos en permuta con los propietarios de los campos hortofrutícolas y decidirá si ejecuta la opción de compra en función de las circunstancias del mercado.

El borrador del plan estratégico de los Gallego contempla mayores sinergias en las áreas de construcción y promoción, la especialización en viviendas de en torno a 180.000 euros de precio de venta al público, y la oferta del 80% de primeras residencias a los jóvenes.

LLANERA BUSCA DESESPERADAMENTE UN COMPRADOR PARA SU BOLSA DE SUELO.

 

Llanera busca desesperadamente un comprador para su bolsa de suelo

La constructora mantiene contactos urgentes con inversores con el riesgo de que algún acreedor inste la suspensión

 

REDACCIÓN/ VALENCIA

 

Cuando esta semana salieron a la luz impagos de Llanera a proveedores y que se había frustrado el intento de acuerdo del grupo constructor con Bancaja y la Cam, el tiempo empezó a acelerarse.

Los directivos de la compañía confirmaron sus primeros terrores a principios de esta semana cuando se hizo pública la difícil situación que atravesaban desde hacía tiempo. Las gestiones que se habían llevado con suma confidencialidad no habían llegado a ninguna situación que supusiese siquiera ganar tiempo, de forma que ahora las negociaciones con posibles inversores se convierten en perentorias y aumentan en dificultad.

Que sea público que Bancaja y la Cam han declinado la invitación a implicarse en la compañía añade unos elementos de desconfianza que complican cualquier acuerdo.

El esperado consejo de administración extraordinario convocado para ayer no aclaró la situación. Probablemente se pensó que era preferible agotar las últimas y remotas posibilidades de encontrar una salida a la crisis antes de adoptar una decisión drástica y definitiva.

El riesgo más inminente para la compañía ahora tiene que ver con la posibilidad de que algún acreedor importante recurra al juzgado y solicite la intervención. Con la actual ley de proceso concursal lo aconsejable es que sea la empresa en apuros la que solicite el amparo de esta figura legal que permite continuar funcionando sin el agobio de las deudas.

En esta ocasión el periodo previo a la situación que permitirá a los acreedores instar la suspensión de pagos ha comenzado a correr ya hace días, cuando se empezaron a incumplir los primeros compromisos financieros.

La idea que ha prevalecido estos días entre la dirección ha sido la de apurar los plazos en busca de una solución. Pero al margen del agobio del vencimiento del periodo establecido las posibilidades de negociación están muy condicionadas por la alta deuda a la que tiene que hacer frente. Además, la aireada “gran bolsa de suelo” que la constructora ha podido esgrimir en anteriores conversaciones con inversores arroja también serias dudas. En ámbitos financieros se asegura que lo que Llanera tenía eran opciones de compra, algo que finalmente ha supuesto un agravante más de la situación al no poder satisfacer el pago por el terreno señalado.

 

Inquietud y silencio en la empresa

Entre los trabajadores de la compañía reina la preocupación y la incertidumbre. Conocedores desde hace tiempo de parte de las dificultades que atravesaba la empresa confiaban en un acuerdo que salvara la situación. Ayer no había noticia de esa posibilidad y ganaba enteros la inquietud.

Esta semana el fundador de la compañía, Gallego, ha intentado trasladar a la plantilla algo de esperanza, además de la tranquilidad que supone asegurar a todos las nóminas, al menos para este mes.

A lo largo de toda la jornada este periódico intentó recabar la opinión de la empresa sin que hubiese contestación a sus llamadas.

UNA PREGUNTA DESDE ESTA WEB-BLOG: LA GENERALITAT VALENCIANA CONSTITUYÓ EMTRESAS MIXTAS EN LAS QUE PARTICIPABA CON UN 51% LLANERA O ALGÚNA DE SUS EMPRESAS DEL GRUPO Y EL INSTITUTO VALENCIANO DE LA VIVIENDA S.A. QUE TIENE EL 40%. EL OBJETO SOCIAL DE UNAS MERCANTILES MIXTAS QUE SIEMPRE HAN SIDO DE DUDOSA LEGALIDAD ES, SUSTANCIALMENTE, EL DESARROLLO URBANISTICO Y LA PROMOCIÓN DE VIVIENDA, EN ALGÚN CASO DE PROMOCIÓN OFICIAL Y, EN MAYOR MEDIDA PARA EL DESARROLLO DE LA RENTA LIBRE EN ENORMES SUPERFICIES.

 

EN QUE MANERA AFECTA LA SITUACIÓN DE LA EMPRESA LLANERA Y SU GRUPO INMOBILIARIO A LA SITUACIÓN FINANCIERA DE LAS MERCANTILES PARTICIPADAS EN MINORÍA POR LA GENERALITAT VALENCIANA (IVVSA). ME TEMO QUE ESTAMOS ANTE UN LIO JURÍDICO, ECONÓMICO, SOCIAL Y POLÍTICO DE DIMENSIONES MONUMENTALES DADA LA ENVERGADURA DE LAS ACTUACIONES ACOMETIDAS POR LAS EMPRESAS MIXTAS Y EL DÉBIL SUSTENTO JURÍDICO QUE LAS AMPARA.

 

BIEN HARIAN LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN RECABAR LOS INFORMES PERTINENTES Y LLEVAR A LES CORTS VALENCIANES EL TEMA PARA DEPURAR FUTURAS RESPONSABILIDADES Y BIEN HARÍAN LOS SINDICATOS EN HACER LO PROPIO, EN DEFENSA DE LOS TRABAJADORES Y DE SUS FAMILIAS QUE, SEGURAMENTE ESTARAN HASTA EL CUELLO PARA PAGAR SU VIVIENDA HIPOTECADA.

 

A LOS APRENDICES DE BRUJO LES HA ESTALLADO AHORA LA BURBUJA INMOBILIARIA, CONSCIENTES COMO ERAN DE LA DELICADA SITUACIÓN DE LA EMPRESA Y DE SU “PECULIAR” FORMA DE OPERAR EN EL MERCADO.

 

GALLEGO INSCRIBE ASÍ SU NOMBRE EN EL RENGLON INMEDIATAMENTE POSTERIOR AL DE BAÑUELOS Y, PRESUMO QUE LA LIBRETITA DEL PRESIDENTE CAMPS SE VA A IR LLENANDO DE MANERA IRREMISIBLE, PORQUE SUS CAÑAS SE HAN VUELTO SUS PRÓPIAS LANZAS.

 

LO DICHO, CON BUENA P…., BIEN SE JODE; O LO QUE ES LO MISMO, NOS HAN ESTAFADO CON NUESTRO PROPIO DINERO Y ESTA CUADRILLA SEGURO QUE YA TIENE SUS RECUSOS Y SU PATRIMÓNIO A BUEN RECAUDO; QUE LO DE LOS PARAISOS FISCALES Y ECONÓMICOS YA LO TIENEN EXPERIMENTADO CON LO DEL IVEX Y JULIO IGLESIAS.

 

UN POQUITO DE POR FAVOR Y PREPAREN LAS SALES QUE A ALGUIEN LE VA A DAR UN VAHIDO.

 

VICENT VERCHER GARRIGÓS.