LOS AMIGOS DE JOSE MARI BUSCAN COARTADAS PARA “MONTAR” UNA NUEVA GUERRA.

analisis_yusuf.jpg

31/08/2007

Los amigos de Aznar buscan excusas para una nueva aventura bélica

John Bolton da un plazo de seis meses a la guerra con Irán

Recientemente, el extremista neocon John Bolton, antiguo embajador norteamericano en las Naciones Unidas y estrella invitada en el último curso de verano de la FAES, ha provocado un escándalo al afirmar que “espera” que “en el plazo de seis meses” estalle una guerra entre EEUU e Irán. En las últimas semanas, la prensa conservadora ha estado incrementando sus ataques contra Irán, debido sobre todo a la frustración causada por la negativa de la mayor parte de la comunidad internacional a secundar las sanciones unilaterales estadounidenses contra Irán. EEUU quiere que Irán detenga su proceso de enriquecimiento de uranio, que, según Irán, resulta necesario para la producción de energía eléctrica en sus instalaciones nucleares, pero que, según el gobierno norteamericano, podría ser utilizado para la fabricación de armas nucleares. Por supuesto, Washington no aporta ninguna prueba que apoye tales alegaciones.

Los neocon estadounidenses han comenzado a buscar pretextos, al igual que sucedió con las inexistentes armas de destrucción masiva en el caso de Iraq, para provocar otra guerra con Irán, que posee las segundas reservas de petróleo del mundo y es también uno de los principales productores mundiales de gas natural. El control de estas reservas daría a EEUU una considerable ventaja frente a sus rivales y competidores europeos y también frente a China, que ve a Irán como una fuente segura e independiente de suministro energético. De este modo, Washington ha comenzado ahora a acusar a Irán de suministrar un apoyo a la insurgencia de Iraq que lucha contra la presencia de las tropas estadounidenses. Sin embargo, otras fuentes, como el general norteamericano Peter Pace o un reciente Informe Nacional de Inteligencia, han señalado que no existen evidencias de que Irán esté suministrando ayuda militar o explosivos a la insurgencia iraquí.

Según el sitio web thinkprogress.org, Bolton manifestó a la cadena derechista Fox News que “esperaba” que las informaciones proporcionadas por un antiguo operario de la CIA, Bob Baer, a la misma cadena, según las cuales EEUU podría atacar Irán “dentro de un plazo de seis meses” sean verdad. Él añadió que “Irán se está interfiriendo en Iraq y supone una amenaza directa para nuestras tropas.” Bolton se unió así a los llamamientos en favor de una guerra contra Irán realizados por otros destacados neocon como Bill Kristol y Michael Rubin. Estos círculos están hallando, sin embargo, fuertes resistencias en EEUU y Europa, donde muchos expertos señalan que las negociaciones son el único camino para hallar una solución al tema del programa nuclear iraní, ya que un ataque contra Irán, un país que posee 70 millones de habitantes -en comparación con los 22 de Iraq- y es cinco veces más grande que su vecino árabe, sería una locura, especialmente en un momento en el que el ejército norteamericano está sobreextendido hasta el límite y empantanado en Iraq y Afganistán. Las consecuencias para el diálogo de civilizaciones y la economía mundial, especialmente en lo que se refiere a los precios del petróleo y el gas, serían también devastadoras.

Gran acusador
En realidad, las afirmaciones de Bolton casan bien con su personalidad. Durante el tiempo en que ocupó el cargo de subsecretario de Estado para el Control de Armas, se dedicó a acusar a varios estados, incluyendo Iraq, Irán, Cuba y Siria, de querer producir armas de destrucción masiva – una acusación además extraña viniendo del país que posee los mayores stocks de este tipo de armas en el mundo. Cuando él acusó públicamente a Cuba de estar desarrollando un programa de armas biológicas, el propio Jimmy Carter salió públicamente a la palestra para desmentir, en su calidad de antiguo presidente del país, la veracidad de tales acusaciones. Este extremismo de Bolton llevó a que el Congreso de EEUU se negara a ratificar su nombramiento como embajador en la ONU. Cuando los demócratas ganaron las elecciones parciales del pasado año, Bolton optó por dimitir.

Estrella de la FAES
Resulta, pues, significativo que la FAES de Aznar haya invitado este año a Bolton a participar en su curso de verano, al igual que ha hecho en los años pasados con otros conocidos defensores y promotores de la guerra de Iraq, como es el caso de Richard Perle, un neocon conocido con el apodo de “el príncipe de las tinieblas” en EEUU por su defensa de la guerra de Iraq y su oposición a las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos. Estas amistades peligrosas revelan que la FAES constituye hoy por hoy un foco de difusión del pensamiento neocon en España. La presencia de altos cargos del PP en sus cursos y foros plantea también la incógnita de si estos dirigentes estarían dispuestos, al igual que sucedió en el caso de Iraq, a empujar a España a nuevas aventuras militares que supondrían una gravísima amenaza para la paz y la seguridad en todo el mundo.

(Yusuf Fernandez es periodista, portavoz de Junta Islámica y director de Webislam)