La encrucijada valenciana del PP.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio San José
  • ANTONIO SAN JOSÉ

    01/10/2009

Luz de Gas

 

Ninguna de las informaciones publicadas sobre las inquietantes actividades de la trama Gürtel, implican a Mariano Rajoy. Es más, los virtuosos de la turbia mangancia aposentaron su campamento de trileros en la Comunidad Valenciana al asumir la presidencia del partido su actual líder. Por eso no se entiende en absoluto que el político gallego no dé un sonoro puñetazo en la mesa y empiece a tomar decisiones urgentes que han de pasar, indefectiblemente, por el corte de cabezas políticas y la expulsión del partido de aquellas personas cuyos comportamientos sean incompatibles con la dignidad que exigen sus cargos.

<!–Resulta conocida la sempiterna resistencia de Rajoy a mirar los problemas de frente y a adoptar medidas de choque. Su estrategia ha sido siempre la de esperar, intentar ganar tiempo y confiar en que el paso de los días resuelva por sí solo los conflictos que van apareciendo en su camino. Ocurre empero que en esta ocasión esa rutina atávica no sirve para nada porque lo que vamos conociendo cada mañana sobre los tejemanejes de los gürtélidos es de tal calibre que pide a gritos cirugía mayor ante el peligro de contagiar a otros órganos sanos del principal partido de la oposición.

Valencia hace caso omiso
Una vez más el líder popular no ha hecho uso de su condición y ha mandado a María Dolores de Cospedal para que le pasara un recado telefónico al presidente valenciano. Una conversación que, al parecer, fue del alto voltaje y cuyos efectos han sido nulos si comprobamos el caso omiso que Francisco Camps ha hecho de la reclamación de “actuaciones contundentes” formulada por la número dos de los populares. Después de esta petición resulta sarcástica la explicación del inefable Ricardo Costa sobre que toda la “contundencia” estriba en encargar una auditoría externa de las cuentas del partido. La desfachatez, como bien se ve, está servida.

La culpa al empedrado
La situación es muy delicada para el PP que, milagrosamente, ya no habla de filtraciones, como hacía cuando los datos los revelaba el diario El País. Ahora, al entrar en acción tardíamente un periódico de su cuerda como El Mundo ya han abandonado ese falso remoquete y tratan de expandir tinta de calamar apelando a una manida teoría de la conspiración complementada con absurdas y graves acusaciones al ministro Rubalcaba, al Cuerpo Nacional de Policía y, si se tercia, a Amnistía Internacional. Todo menos asumir su responsabilidad ante un caso escandaloso que revela prácticas corruptas inasumibles en democracia.

Camps pasa factura
La Comunidad Valenciana es un territorio clave para las aspiraciones políticas de Mariano Rajoy. Sin Valencia, el gallego nunca será presidente del Gobierno y eso lo sabe él y lo sabe muy bien Camps que utiliza esta circunstancia como su principal fuerza aliada en el envite. Además, el presidente autonómico le pasa factura a Rajoy por el imprescindible apoyo que él y los suyos le brindaron en tiempos de gran zozobra para apuntalar su liderazgo en el famoso congreso popular celebrado en Valencia.

Más allá de “cuatro trajes”
El personal asiste atónito a la catarata de datos, conversaciones y facturas que apuntan a una trama de financiación irregular del principal partido de la oposición, mientras sus responsables miran para otro lado, le echan la culpa al empedrado, o a las fuerzas de seguridad, y dicen que el caso está cerrado. Se trata de una reacción tan irresponsable como poco inteligente que en algún momento se sustentó en la escandalosa actuación del TSJ de Valencia al ignorar los documentos policiales que apuntaban a que las dimensiones del caso iban mucho más allá de un anecdótico asunto referido a “cuatro trajes”.

La decisión de Rajoy
Hay más, hay mucho más y lo estamos viendo. Mariano Rajoy puede optar por ejercer su autoridad y poner orden en el partido con medidas ejemplares o en hacer como que no va con él y ligar su suerte a la de alguno de sus patrocinados. Ésa es su opción y ése es el dilema, el lío colosal, que ahora tiene sobre su mesa de trabajo en la madrileña calle de Génova pendiente de resolución y reclamando carácter de urgencia.

Antonio San José es periodista y analista político

La esposa de Correa ingresó en la trama madrileña 18.000 euros procedentes de Valencia.

POLÍTICA

Las redes de la Gürtel vuelven a fundirse y extienden al Gobierno Aguirre la sombra de la financiación ilegal

S.C.

Mari Carmen Rodríguez, esposa del cerebro de la Gürtel Francisco Correa y ex jefa de Gabinete de Guillermo Ortega -también imputado- cuando era alcalde de Majadahonda, actuó en algunas ocasiones como emisaria y cobradora de la red. Así ocurrió el 28 de junio de 2007 cuando Pablo Crespo, número dos de la trama, la envió a recoger de la trama valenciana 18.000 euros, cantidad que consta como ingresada posteriormente en la caja común y que coincide también en cuantía y fecha con la anotación “Puerto Copa América” que aparece en la contabilidad B de Correa. Estos movimientos vuelven a relacionar la Gürtel con eventos organizados por la Generalitat valenciana y sufragados con dinero público, como la Copa América, algo que, como en el caso de la Fórmula 1, siempre han negado desde el Ejecutivo de Camps. Pero también muestra que las conexiones Madrid-Valencia se difuminan hasta confundirse en una sola trama. Una constructora que aparece en el informe policial sobre posible financiación irregular del PP valenciano también es sospechosa de haber sufragado actos institucionales de Esperanza Aguirre.

<!–Parte del dinero negro que recogía Álvaro Pérez -conocido como El Bigotes– y sus colaboradores en Valencia era entregado a la organización de Correa en Madrid a cambio de comisiones y pagos de hasta 30.000 euros mensuales, según consta en el informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la policía e informa Levante.

Dinero recogido e ingresado
Mari Carmen Rodríguez, esposa de Correa, participó activamente en esos trasvases y el 28 de junio de 2007 Pablo Crespo la envió a los hombres de El Bigotes para recoger 18.000 euros en negro. Ese dinero aparece un día después como ingreso en la contabilidad B de las empresas de Correa intervenida judicialmente y relacionada con el concepto “Puerto Cipa América” (sic).

Eventos millonarios y la Gürtel
El Gobierno de Camps sólo ha admitido contratos con las empresas de la Gürtel en la Volvo Ocean Race, y los ha negado en eventos millonarios que acogido la capital valenciana como la Copa del América o la Fórmula 1, auque las dos competiciones aparecen recurrentemente salpicadas por la trama. El contable de las empresas de Correa, José Luis Izquierdo, ha declarado ante el juez que entregaron al PP valenciano 420.000 euros en concepto de comisiones por la adjudicación de contratos.

¿Actos del Gobierno de Aguirre con dinero valenciano?
Pero la misión de Rodríguez también muestra que las conexiones Madrid-Valencia se difuminan hasta confundirse en una sola trama. Una constructora que aparece en el informe policial sobre posible financiación irregular del PP valenciano también es sospechosa de haber sufragado actos institucionales de Esperanza Aguirre. Así, Easy Concept, la empresa a través de la cual Correa organizó numerosos actos para el Gobierno regional del PP, habría recibido pagos de la constructora valenciana Facsa, sospechosa también de haber financiado actos del PP valenciano. La constructora, que ha recibido contratos de la Generalitat por al menos 13 millones de euros en los últimos cuatro años, también realizó varios pagos a la Orange Market, la empresa con la que El Bigotes organizaba actos para el PP valenciano.

El PSPV pide elecciones anticipadas.

Angel_Luna_portavoz_socialista_Cortes_Valencianas

Debate de política general

El portavoz del PSPV-PSOE en Les Corts Valencianes, Ángel Luna, ha afirmado hoy que hay “un gravísimo fenómeno de corrupción generalizada” en la Administración valenciana, de la que ha responsabilizado exclusivamente al president de la Generalitat, Francisco Camps

EFE/LEVANTE-EMV.COM Luna ha hecho esta acusación durante su intervención en el Debate sobre el Estado de la Comunitat, en una intervención en la que ha señalado también que Camps era el único que tenía “responsabilidad sobre todas las consellerias para conseguir que Orange Market contratara con todas a las vez habiendo aparecido de la noche a la mañana”.

“Rajoy tenía razón, esto no podía ser cuestión de tres trajes”, ha afirmado en alusión a unas declaraciones del presidente del PP, y se ha mostrado convencido de que lo de Camps es “la crónica de una muerte anunciada” porque ha convertido la Comunitat Valenciana en el “patio de Monipodio”, donde “se juntaban los que eran ladrones”.

Luna ha aclarado que el jefe del Consell “no es Monipodio”, personaje creado por Miguel de Cervantes, ese sería Francisco Correa, cabeza de la supuesta trama de corrupción investigada en el caso Gürtel, según el socialista, quien sí ha acusado al president de “alquilarle el patio”.

Ante esta situación el portavoz del PSPV ha vuelto a pedir a Camps que reconsidere la convocatoria de elecciones anticipadas para “dar portazo a un periodo truculento de la historia de la Comunitat Valenciana” y se ha mostrado convencido de que si no lo hace, el máximo responsable del Consell “no va a poder aguantar la presión que se le viene encima”.

El socialista ha insistido en que Camps “ha mentido en sede parlamentaria” cuando negó que desde Orange Market se le hubieran regalado trajes, y ha apuntado que así lo demuestra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia valenciano, que “no ha decidido absolverle, ha decidido no juzgarle”.

El sistema democrático en la Comunitat Valenciana “no funciona” porque “no hay una mínima transparencia” y desde el Gobierno de la Generalitat se ha “jugado descaradamente al populismo” creando una única imagen del “buen pueblo valenciano” y tachando de “traidores y rastreros” a los que no la comparten.

La acción política de Camps, a su juicio, se ha orientado a “mantener una fastuosa maquinaria de propaganda” para construir una “imagen” que le permita “mantenerse en el poder”.

“Toda su política ha sido construir imagen positiva para usted y negativa para sus adversarios políticos”, ha señalado y ha puesto como ejemplo “la manipulación y el monopolio de Canal 9” que a su juicio ha llevado a muchos a preguntarse “si de verdad ha habido elecciones libres y en igualdad de condiciones entre los distintos partidos políticos” valencianos.

Luna ha apuntado que el “problema” que ahora tiene Camps es que “el aparato que montaron era una sucursal y no contaban con los problemas que iba a tener la casa madre”, que empezaron cuando un concejal del PP “puso encima de la mesa todo lo que había venido recogiendo y grabando, y cuando entró un juez de la Audiencia Nacional y luego otros tribunales de justicia”.

En ese momento, ha indicado, “se le quebró la imagen, esa imagen de austeridad, de rigor y de persona seria que usted tenía”, lo que ha producido un “bloqueo” en su acción política que se limita “vivir el día a día” y que “va a remolque de los procesos judiciales en los que está, ha estado o va a estar implicado en el futuro”.

“La debilidad de su situación es pasmosa”, ha afirmado el socialista, quien ha señalado que un ejemplo de ello es la remodelación del Consell que hizo, en la que es “objetivamente demostrable que usted ha perdido” y que llevó aparejados “cambios colaterales” como la salida del director de RTVV, Pedro García, o de la jefa de Gabinete de Camps, Ana Michavila.

Luna también ha criticado que Camps anuncie un plan de austeridad que supondría ahorrar más de 300 millones de euros, cuando la desviación por gasto farmacéutico el año pasado fue de 410 millones de euros y ha denunciado la falta de ejecución del Plan Confianza, puesto en marcha para luchar contra la crisis.

José Tomás: “Camps me llamó, su mujer llorando… esperaba que dijera que él había pagado sus trajes. Pretendían que me comiera el marrón”.

30/08/2009

   El Plural / Política

  POLÍTICA

El sastre revela a El Plural que votó durante años al PP, “pero no tienen vergüenza”

CECILIA GUZMÁN

“El sastre”, “sastrecillo valiente”, “falso sastre” son algunos de los motes que ha tenido que escuchar José Tomás desde que se vio envuelto en el caso Gürtel por tener en su cartera de clientes a Francisco Camps y a otros cargos de la Generalitat valenciana. Tomás dice que ni sastre, ni valiente; simplemente un comercial de una cadena de tiendas que tenía además la responsabilidad de dirigir varias sucursales. Hace unos 17 años inició la relación con uno de sus principales compradores, un hombre que llegaría a tener mucho éxito en el mundo de la publicidad y la imagen, Álvaro Pérez (El Bigotes).

<!–José Tomás nos recibe en su casa y durante una charla distendida intenta mostrar quién es y cómo le ha cambiado la vida desde que salió a la luz este caso. “Llevo más de 40 años en este negocio, trabajando para la familia Hinojosa. Primero en Cortefiel, luego en Milano, y por último, en Forever Young, porque “Eduardo Hinojosa me vino a buscar y me ofreció dirigir varias sucursales”.

Su amistad con El Bigotes y Crespo
“Estoy mezclado en este caso porque yo conozco a los que ahora mismo están implicados. Álvaro Pérez, desde hace 17 ó 18 años; a Pablo Crespo [ex secretario de Organización del PP gallego y administrador de Orange Market], hace unos 11 años; a Francisco Correa, le he visto varias veces. Han sido clientes habituales, hasta que salió esto y comienzan a investigar y encuentran facturas con nombres de políticos, porque en las tiendas sí encuentran pruebas de que se les ha hecho ropa a políticos. Y el único que ha atendido a esos políticos soy yo, por eso llegan hasta mí”.

“Estaría en la cárcel”
Tomás explica por qué colaboró desde el primer momento con la policía judicial y la fiscalía. “Si no lo hubiera hecho, estaría en la cárcel, ¿y quiénes son ellos para taparles nada? Con lo que hay grabado, es que nadie sabe la cantidad de pruebas que tienen en el caso Gürtel. El archivo es inmenso. ¿Por qué me la iba a jugar yo…? Eso es lo que han pretendido, que yo me comiera el marrón”.

El despido
Al día siguiente de declarar ante el juez Baltasar Garzón, José Tomás recibe una carta de despido de Forever Young e inmediatamente comienza una campaña contra él por parte del PP, principalmente del portavoz de Justicia, Federico Trillo, y de la prensa afín, que se hace eco, como ABC y El Mundo. Es entonces cuando decide conceder una entrevista en la que cuenta lo que ya hemos ido sabiendo: que los altos cargos de la Generalitat adquirieron trajes en las tiendas Milano y Forever Young que eran pagados por las empresas de la trama Gürtel, y que Álvaro Pérez y Pablo Crespo se encargaban de todo.

Trillo “es una persona mala”
“Trillo es la persona más mala que hay en este país. Yo termino de declarar, recibo la carta de despido de Forever Young y hago las declaraciones a El País. Ese mismo día, yo estoy seguro de que se sentaron el señor Hinojosa y el señor Trillo para trazar su estrategia, puesto que lo que declaró Hinojosa fue textualmente lo que dijo Trillo en Onda Cero, lo mismo”. Y a partir de ahí empiezan las calumnias de El Mundo, ABC, la COPE e Intereconomía”.La comida con Correa e Hinojosa
“Hinojosa viene un día y me dice: ‘oye, organiza una comida y los invitamos a comer’. Él sabía la importancia de lo que facturaba este cliente, no sólo en trajes, compraban también grandes cifras en relojes, de 6000 y 7000 euros, porque Hinojosa organizaba también subastas de relojes. Entonces quedamos a comer Correa, Álvaro, Crespo, Hinojosa y yo. Hinojosa le planteó a Correa que él quería comprar un edificio en Alfonso XII, y buscaba otro socio porque una planta se la quedaba Botín, otra se la quedaba él, y una tercera se la ofrecía a Correa. Y éste dijo: ‘qué va, eso es un negocio demasiado grande para mí”.

 

“El PP está corrompido totalmente”
“Camps va a acabar como una persona mentirosa. Ahora mismo todo lo que pueda hacer contra él y contra el PP lo haré. He sido votante del PP durante muchos años, pero no tienen vergüenza. Está corrompido totalmente. Álvaro me contó lo que pasó en el Congreso de Valencia, entre bastidores. Él organizó el acto. Nadie se imagina lo que se vio allí, hubo casi puñaladas. La frase ‘Hijo de puta’ es la más suave que se dijo entre la cúpula popular. A mí me dice Álvaro: ‘He visto en política de todo… pero el comportamiento de todos estos me ha dado vergüenza ajena’. Camps apoyó a Rajoy, si no, no habría salido. La gente con peso dentro del PP estaba de él hasta las narices. Y todo lo que me ha contado de la época de Zaplana, a Álvaro le tocó quitar mucha mierda de ese”.

¿Ahora nadie conoce a Álvaro Pérez?
Sobre El Bigotes, Tomás se muestra sorprendido de que ahora los del PP digan que apenas le conocen. “Una persona que durante 12 años ha tenido la responsabilidad de que a cualquier sitio del mundo que fuera Aznar, o los dirigentes populares, él les montaba todos los actos. Ha hecho que ganaran todas las elecciones. Y no sólo me asombran los del PP, también algunos periodistas como Sáenz de Buruaga. Yo le conocí por Álvaro Pérez, me lo presentó él. Y los debates que ha hecho en Telemadrid después de abrirse el caso Gürtel son asquerosos. O Carlos Herrera, en Onda Cero, que en abril había cerrado con Álvaro Pérez un programa de cachondeo sobre políticos…hubo una comida entre Pablo Crespo, Carlos Herrera y Álvaro Pérez, y sin embargo Herrera se ha dedicado a difamarle y también ha dicho muchas mentiras sobre mí”.

Camps esperaba que yo dijera…
Tomás habla también sobre Camps. “Le envié un mensaje a través de su abogado: le he querido mucho, pero en la vida, cada uno tiene que apechugar con lo que le toca”. José Tomás está resentido con el presidente valenciano. “Me llamó varias veces a mi casa, desde el ocho de febrero, conversaciones de 40 minutos. La última, a la una de la mañana, su mujer llorando. Él me decía, ‘es mi mujer que está llorando, y también la mujer de Álvaro, que está fatal. Álvaro es un bocazas’. Yo se que lo que Camps esperaba es que yo dijera que había pagado él sus trajes. Le preocupaba si alguien tenía una factura a su nombre que la hubiera pagado otro”.

“Tú ignoras que ellos no pagan”
José Tomás explica que Álvaro Pérez y Pablo Crespo no cuidaban demasiado las apariencias. “Oye, –le decían- que ellos nunca paguen. Tú, de cara a ellos, ignoras que ellos no pagan. Y yo les respondía que a mí eso no me importaba. Les pasaba las facturas y ellos me las pagaban, y yo tenía mi opinión personal sobre todo aquello, pero me la reservaba”.

“Me consta que a Betoret le untaban”
“A mí no me consta si Camps decidió alguna adjudicación, pero Betoret…[ex jefe de gabinete de la Consellería de Turismo, imputado junto a Camps], éste sí me consta que le han untado. Un día comimos juntos y Álvaro me dijo, ‘ahora necesito que nos dejes solos, que éste se está haciendo de rogar’…”.

Rajoy y su nueva foto de familia

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 Jesús Cascón
  • JESÚS CASCÓN

    20/03/2009

la_familia_peperoni1

 

Y van tres. En la primera instantánea los presentes con sus gestos serios parecían estar asistiendo a un funeral. Se supone que en aquellos momentos y por lo que estaba cayendo el cadáver, en este caso, “cadáver político” no podía ser otro que el presidente del PP, Mariano Rajoy. En la segunda foto de familia, aquellas caras de tristeza se cambiaron por la sonrisa y los gestos de triunfalismo tras la victoria del PP en Galicia, y su papel de árbitro en el País Vasco. En la tercera instantánea, quizás, la que más de que hablar en los próximos días, Mariano Rajoy se retrataba junto a la alcaldesa de Valencia y el presidente de esa comunidad, el controvertido, Francisco Camps. Con ese gesto y esa foto en el balcón del Ayuntamiento de la ciudad del Turia, el presidente popular pretendía mostrar su total apoyo a uno de sus líderes regionales más apreciados en Génova.

<!–

No sabemos lo que va a ocurrir en los próximos días, ni que nueva foto nos aguarda, pero está claro que con su apoyo el pasado miércoles Rajoy ha condicionado parte de su futuro político a la suerte que le pueda aguardar al presidente valenciano. Hasta el día de hoy desde el PP se han lanzado balones fuera, en un intento desesperado por desviar la atención hacia la mala fe del juez Garzón. Con esa estrategia el PP solo ha pretendido ganar tiempo y que los sumarios remitidos a los Tribunales Superiores de Justicia madrileño y valenciano, echen para atrás todas las instrucciones seguidas por el juez de la Audiencia Nacional. Confían desde la calle Génova, que en esos tribunales puedan imponerse las tesis de los magistrados conservadores que integran ambos órganos. De ser así una vez más la justicia habrá demostrado el grado de sometimiento político al que esta sometida, y el PP se habrá salido de rositas una vez más. No hace falta recordar lo que sucedió con el caso Naseiro, con el caso Fabra o con el Caso Tamayo para darse cuenta de lo que estamos hablando.

Quizás por eso el juez Garzón, conocedor de lo que se le puede avecinar, (su primer peaje ya le ha sido cobrado al ser eliminado de la terna para presidir la Audiencia Nacional), continúa insistiendo en buscar pruebas contra el Gerente del PP, el senador Luís Barcenas. Con ello lo que busca el juez no es otra cosa que demostrar la financiación del partido popular. En caso de demostrarlo, cosa más que improbable, el terremoto que sacudiría a los habitantes de la calle Génova sería de los que hacen época y harían alejarse al Partido Popular de lograr una victoria en las urnas a corto o mediano plazo. Y digo que es una tares improbable porque un servidor, que ha sido gerente de varias campañas electorales y gerente del partido en Granada, sabe como funciona y que destino se les da a esos “supuestos donativos” que llegan al partido, y con los que se financian las distintas campañas electorales, y eso por no hablar de los pingues beneficio que pueden engordar las cuentas corrientes de más de uno de los dirigentes y cargos públicos del partido. De ahí que ponga en duda el éxito de las investigaciones que está llevando a cabo el juez Garzón.

De todas formas y por si de algo pueden servir mis experiencias, me brindo al Juez de la Audiencia Nacional para explicarles y darle cuenta de mis experiencias. A lo mejor entre todos aquellos, que hoy por una u otra causa hemos pasado a ser escépticos con el funcionamiento de nuestros partidos políticos, y que conocemos, sobre todo, como se financian estos (y aquí sálvese el que pueda) podemos empezar a poner luz en un tema que queramos o no nos afecta cada día más a todos los ciudadanos. Unos ciudadanos que según recoge nuestra carta magna deberíamos ser iguales ante la ley, una ley que en caso como los que estamos viendo no debería tener en cuenta si los encausados en todos estos escándalos, son aforados o no…y con ello dejar en manos de la clase política el que puedan elegir y seleccionar a los jueces que les deben juzgar.

Jesús Cascón Murillo fue militante del PP y es director de Bejarnoticias.com, diario digital de Béjar