La encrucijada valenciana del PP.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio San José
  • ANTONIO SAN JOSÉ

    01/10/2009

Luz de Gas

 

Ninguna de las informaciones publicadas sobre las inquietantes actividades de la trama Gürtel, implican a Mariano Rajoy. Es más, los virtuosos de la turbia mangancia aposentaron su campamento de trileros en la Comunidad Valenciana al asumir la presidencia del partido su actual líder. Por eso no se entiende en absoluto que el político gallego no dé un sonoro puñetazo en la mesa y empiece a tomar decisiones urgentes que han de pasar, indefectiblemente, por el corte de cabezas políticas y la expulsión del partido de aquellas personas cuyos comportamientos sean incompatibles con la dignidad que exigen sus cargos.

<!–Resulta conocida la sempiterna resistencia de Rajoy a mirar los problemas de frente y a adoptar medidas de choque. Su estrategia ha sido siempre la de esperar, intentar ganar tiempo y confiar en que el paso de los días resuelva por sí solo los conflictos que van apareciendo en su camino. Ocurre empero que en esta ocasión esa rutina atávica no sirve para nada porque lo que vamos conociendo cada mañana sobre los tejemanejes de los gürtélidos es de tal calibre que pide a gritos cirugía mayor ante el peligro de contagiar a otros órganos sanos del principal partido de la oposición.

Valencia hace caso omiso
Una vez más el líder popular no ha hecho uso de su condición y ha mandado a María Dolores de Cospedal para que le pasara un recado telefónico al presidente valenciano. Una conversación que, al parecer, fue del alto voltaje y cuyos efectos han sido nulos si comprobamos el caso omiso que Francisco Camps ha hecho de la reclamación de “actuaciones contundentes” formulada por la número dos de los populares. Después de esta petición resulta sarcástica la explicación del inefable Ricardo Costa sobre que toda la “contundencia” estriba en encargar una auditoría externa de las cuentas del partido. La desfachatez, como bien se ve, está servida.

La culpa al empedrado
La situación es muy delicada para el PP que, milagrosamente, ya no habla de filtraciones, como hacía cuando los datos los revelaba el diario El País. Ahora, al entrar en acción tardíamente un periódico de su cuerda como El Mundo ya han abandonado ese falso remoquete y tratan de expandir tinta de calamar apelando a una manida teoría de la conspiración complementada con absurdas y graves acusaciones al ministro Rubalcaba, al Cuerpo Nacional de Policía y, si se tercia, a Amnistía Internacional. Todo menos asumir su responsabilidad ante un caso escandaloso que revela prácticas corruptas inasumibles en democracia.

Camps pasa factura
La Comunidad Valenciana es un territorio clave para las aspiraciones políticas de Mariano Rajoy. Sin Valencia, el gallego nunca será presidente del Gobierno y eso lo sabe él y lo sabe muy bien Camps que utiliza esta circunstancia como su principal fuerza aliada en el envite. Además, el presidente autonómico le pasa factura a Rajoy por el imprescindible apoyo que él y los suyos le brindaron en tiempos de gran zozobra para apuntalar su liderazgo en el famoso congreso popular celebrado en Valencia.

Más allá de “cuatro trajes”
El personal asiste atónito a la catarata de datos, conversaciones y facturas que apuntan a una trama de financiación irregular del principal partido de la oposición, mientras sus responsables miran para otro lado, le echan la culpa al empedrado, o a las fuerzas de seguridad, y dicen que el caso está cerrado. Se trata de una reacción tan irresponsable como poco inteligente que en algún momento se sustentó en la escandalosa actuación del TSJ de Valencia al ignorar los documentos policiales que apuntaban a que las dimensiones del caso iban mucho más allá de un anecdótico asunto referido a “cuatro trajes”.

La decisión de Rajoy
Hay más, hay mucho más y lo estamos viendo. Mariano Rajoy puede optar por ejercer su autoridad y poner orden en el partido con medidas ejemplares o en hacer como que no va con él y ligar su suerte a la de alguno de sus patrocinados. Ésa es su opción y ése es el dilema, el lío colosal, que ahora tiene sobre su mesa de trabajo en la madrileña calle de Génova pendiente de resolución y reclamando carácter de urgencia.

Antonio San José es periodista y analista político

Anuncios

La esposa de Correa ingresó en la trama madrileña 18.000 euros procedentes de Valencia.

POLÍTICA

Las redes de la Gürtel vuelven a fundirse y extienden al Gobierno Aguirre la sombra de la financiación ilegal

S.C.

Mari Carmen Rodríguez, esposa del cerebro de la Gürtel Francisco Correa y ex jefa de Gabinete de Guillermo Ortega -también imputado- cuando era alcalde de Majadahonda, actuó en algunas ocasiones como emisaria y cobradora de la red. Así ocurrió el 28 de junio de 2007 cuando Pablo Crespo, número dos de la trama, la envió a recoger de la trama valenciana 18.000 euros, cantidad que consta como ingresada posteriormente en la caja común y que coincide también en cuantía y fecha con la anotación “Puerto Copa América” que aparece en la contabilidad B de Correa. Estos movimientos vuelven a relacionar la Gürtel con eventos organizados por la Generalitat valenciana y sufragados con dinero público, como la Copa América, algo que, como en el caso de la Fórmula 1, siempre han negado desde el Ejecutivo de Camps. Pero también muestra que las conexiones Madrid-Valencia se difuminan hasta confundirse en una sola trama. Una constructora que aparece en el informe policial sobre posible financiación irregular del PP valenciano también es sospechosa de haber sufragado actos institucionales de Esperanza Aguirre.

<!–Parte del dinero negro que recogía Álvaro Pérez -conocido como El Bigotes– y sus colaboradores en Valencia era entregado a la organización de Correa en Madrid a cambio de comisiones y pagos de hasta 30.000 euros mensuales, según consta en el informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la policía e informa Levante.

Dinero recogido e ingresado
Mari Carmen Rodríguez, esposa de Correa, participó activamente en esos trasvases y el 28 de junio de 2007 Pablo Crespo la envió a los hombres de El Bigotes para recoger 18.000 euros en negro. Ese dinero aparece un día después como ingreso en la contabilidad B de las empresas de Correa intervenida judicialmente y relacionada con el concepto “Puerto Cipa América” (sic).

Eventos millonarios y la Gürtel
El Gobierno de Camps sólo ha admitido contratos con las empresas de la Gürtel en la Volvo Ocean Race, y los ha negado en eventos millonarios que acogido la capital valenciana como la Copa del América o la Fórmula 1, auque las dos competiciones aparecen recurrentemente salpicadas por la trama. El contable de las empresas de Correa, José Luis Izquierdo, ha declarado ante el juez que entregaron al PP valenciano 420.000 euros en concepto de comisiones por la adjudicación de contratos.

¿Actos del Gobierno de Aguirre con dinero valenciano?
Pero la misión de Rodríguez también muestra que las conexiones Madrid-Valencia se difuminan hasta confundirse en una sola trama. Una constructora que aparece en el informe policial sobre posible financiación irregular del PP valenciano también es sospechosa de haber sufragado actos institucionales de Esperanza Aguirre. Así, Easy Concept, la empresa a través de la cual Correa organizó numerosos actos para el Gobierno regional del PP, habría recibido pagos de la constructora valenciana Facsa, sospechosa también de haber financiado actos del PP valenciano. La constructora, que ha recibido contratos de la Generalitat por al menos 13 millones de euros en los últimos cuatro años, también realizó varios pagos a la Orange Market, la empresa con la que El Bigotes organizaba actos para el PP valenciano.

La ideología de los negocios sucios.

 

Dibujo

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

ENRIC SOPENA

26/09/2009

 Cabos Sueltos

“A quienes –en medio del huracán Gürtel- les ha tocado llevar el barco al abrigo de puerto no les importa demasiado que el PP se hunda. Pero lo que en Génova 13 la mayoría de los dirigentes actuales no quiere de ningún modo que suceda es que sean ellos los que se hundan”. La frase es de un veterano líder popular, muy alejado de la política activa y de las batallas y los litigios internos.

 Lo cierto es que Mariano Rajoy debe de estar muy agobiado cuando ayer –por boca de Ricardo Costa, ese petimetre bajo sospecha que ejerce de secretario general del PP valenciano- anunció que había encargado una “auditoria externa”, “internacional”, que analizara “las cuentas del partido” en la Comunidad valenciana.

 Habitual desparpajo

 El tal Costa añadió que esas cuentas se harían en su día “públicas” e invitó a que el PSPV (PSOE) haga lo propio, si pretende “dar ejemplo”. Lo dijo con su habitual desparpajo de chulo pijo, como si los socialistas valencianos hubieran sido en algún momento socios de los correas o los bigotes. No precisó, sin embargo, si la solicitud de poner en marcha una auditoría le había llegado del presidente de su partido en la Comunidad valenciana o del presidente del PP a escala nacional.

 Mangas verdes

 En todo caso, “¡a buenas horas mangas verdes!”. Esta expresión se atribuye por cierto –y entre otros orígenes- a la Santa Hermandad, especie de policía rural fundada a finales del siglo XV por los Reyes Católicos. Estaban conectados sus agentes con la Inquisición y actuaban, sobre todo, contra delitos vinculados a la fe. Vestían casacas con mangas verdes y llegaban muy a menudo con retraso a los acontecimientos. La Inquisición Rajoy, que este año ha descubierto, gracias a Gürtel, la Inquisición -aunque se confunda acerca de quienes son miembros de la misma y eso que los tiene a su vera-, es desde luego tardío o paquidérmico a la hora de enfrentarse a cualquier adversidad o de demostrar el arrojo o la energía exigibles a un líder político. Se encuentra más a gusto con la ambigüedad que con el riesgo de decidir dando la cara.

 Ocho meses

Durante casi ocho meses no ha tomado ninguna iniciativa regeneracionista de puertas adentro y se ha limitado [extralimitado para ser más exactos] a dar pataletas de niño consentido protegiendo a sus amiguitos. Ha arremetido sin escrúpulos contra las instituciones del Estado de Derecho: policías fiscales, jueces y periodistas, incluidos. El mismo Estado que él aspira a gobernar desde la Moncloa se lo ha pasado demasiadas veces ya por la entrepierna, sea escrita la expresión como metáfora o alegoría. La cúpula/búnker Cuando se estrecha cada vez más el cerco de la corrupción exuberante, aunque aún presunta, contra la cúpula/búnker de la derecha –la derecha valenciana, madrileña y la de ámbito estatal-, ¿alguien puede creerse que la solución pasa por una autoría, por muy internacional que sea, encargada por aquellos que se encuentran literalmente contra las cuerdas? Comisión interna ¿O resulta creíble que a estas alturas del curso pueda Rajoy “hacer sin dilación” nada menos que “crear una comisión interna de investigación, como hizo Aznar en el caso Naseiro?” Esa recomendación se la envió ayer el editorial de El Mundo, que parece dispuesto a clavarle la puntilla a Rajoy a tenor de sus informaciones más recientes, que vienen a confirmar que algo huele a podrido no en Dinamarca, sino tanto en Génova 13 como en la Generalitat valenciana. Un paripé Respecto a lo que hizo Aznar ante el caso Naseiro [que estalló en 1990, pocos días después de haber sido designado en Sevilla presidente del PP mediante el dedo de don Manuel], El Mundo olvida que la comisión interna funcionó de inmediato, que el instructor fue Alberto Ruiz-Gallardón, de profesión fiscal, que el tesorero y el gerente –Rosendo Naseiro y Ángel Sanchís- amenazaron con cantar y tirar de la manta y que el informe se convirtió en un paripé.

La sentencia del Supremo

Pero al PP de Aznar no le salvó, en el caso Naseiro -tan similar al caso Gürtel -, la investigación interna, sino el Tribunal Supremo merced a una sentencia interpretativa, de archivo y punto, enormemente favorable a los conservadores. Sin esa sentencia, probablemente no se habría hundido el PP, aunque sí muchos de sus nuevos rectores y otros que venían de antaño, de los tiempos fundacionales. Ahora corren peligro los dirigentes marianistas y el propio partido. Un partido cuya única ideología de verdad da la impresión de que sea la de los negocios. O mejor dicho: la de los negocios sucios.

Enric Sopena es director de El Plural

José Tomás: “Camps me llamó, su mujer llorando… esperaba que dijera que él había pagado sus trajes. Pretendían que me comiera el marrón”.

30/08/2009

   El Plural / Política

  POLÍTICA

El sastre revela a El Plural que votó durante años al PP, “pero no tienen vergüenza”

CECILIA GUZMÁN

“El sastre”, “sastrecillo valiente”, “falso sastre” son algunos de los motes que ha tenido que escuchar José Tomás desde que se vio envuelto en el caso Gürtel por tener en su cartera de clientes a Francisco Camps y a otros cargos de la Generalitat valenciana. Tomás dice que ni sastre, ni valiente; simplemente un comercial de una cadena de tiendas que tenía además la responsabilidad de dirigir varias sucursales. Hace unos 17 años inició la relación con uno de sus principales compradores, un hombre que llegaría a tener mucho éxito en el mundo de la publicidad y la imagen, Álvaro Pérez (El Bigotes).

<!–José Tomás nos recibe en su casa y durante una charla distendida intenta mostrar quién es y cómo le ha cambiado la vida desde que salió a la luz este caso. “Llevo más de 40 años en este negocio, trabajando para la familia Hinojosa. Primero en Cortefiel, luego en Milano, y por último, en Forever Young, porque “Eduardo Hinojosa me vino a buscar y me ofreció dirigir varias sucursales”.

Su amistad con El Bigotes y Crespo
“Estoy mezclado en este caso porque yo conozco a los que ahora mismo están implicados. Álvaro Pérez, desde hace 17 ó 18 años; a Pablo Crespo [ex secretario de Organización del PP gallego y administrador de Orange Market], hace unos 11 años; a Francisco Correa, le he visto varias veces. Han sido clientes habituales, hasta que salió esto y comienzan a investigar y encuentran facturas con nombres de políticos, porque en las tiendas sí encuentran pruebas de que se les ha hecho ropa a políticos. Y el único que ha atendido a esos políticos soy yo, por eso llegan hasta mí”.

“Estaría en la cárcel”
Tomás explica por qué colaboró desde el primer momento con la policía judicial y la fiscalía. “Si no lo hubiera hecho, estaría en la cárcel, ¿y quiénes son ellos para taparles nada? Con lo que hay grabado, es que nadie sabe la cantidad de pruebas que tienen en el caso Gürtel. El archivo es inmenso. ¿Por qué me la iba a jugar yo…? Eso es lo que han pretendido, que yo me comiera el marrón”.

El despido
Al día siguiente de declarar ante el juez Baltasar Garzón, José Tomás recibe una carta de despido de Forever Young e inmediatamente comienza una campaña contra él por parte del PP, principalmente del portavoz de Justicia, Federico Trillo, y de la prensa afín, que se hace eco, como ABC y El Mundo. Es entonces cuando decide conceder una entrevista en la que cuenta lo que ya hemos ido sabiendo: que los altos cargos de la Generalitat adquirieron trajes en las tiendas Milano y Forever Young que eran pagados por las empresas de la trama Gürtel, y que Álvaro Pérez y Pablo Crespo se encargaban de todo.

Trillo “es una persona mala”
“Trillo es la persona más mala que hay en este país. Yo termino de declarar, recibo la carta de despido de Forever Young y hago las declaraciones a El País. Ese mismo día, yo estoy seguro de que se sentaron el señor Hinojosa y el señor Trillo para trazar su estrategia, puesto que lo que declaró Hinojosa fue textualmente lo que dijo Trillo en Onda Cero, lo mismo”. Y a partir de ahí empiezan las calumnias de El Mundo, ABC, la COPE e Intereconomía”.La comida con Correa e Hinojosa
“Hinojosa viene un día y me dice: ‘oye, organiza una comida y los invitamos a comer’. Él sabía la importancia de lo que facturaba este cliente, no sólo en trajes, compraban también grandes cifras en relojes, de 6000 y 7000 euros, porque Hinojosa organizaba también subastas de relojes. Entonces quedamos a comer Correa, Álvaro, Crespo, Hinojosa y yo. Hinojosa le planteó a Correa que él quería comprar un edificio en Alfonso XII, y buscaba otro socio porque una planta se la quedaba Botín, otra se la quedaba él, y una tercera se la ofrecía a Correa. Y éste dijo: ‘qué va, eso es un negocio demasiado grande para mí”.

 

“El PP está corrompido totalmente”
“Camps va a acabar como una persona mentirosa. Ahora mismo todo lo que pueda hacer contra él y contra el PP lo haré. He sido votante del PP durante muchos años, pero no tienen vergüenza. Está corrompido totalmente. Álvaro me contó lo que pasó en el Congreso de Valencia, entre bastidores. Él organizó el acto. Nadie se imagina lo que se vio allí, hubo casi puñaladas. La frase ‘Hijo de puta’ es la más suave que se dijo entre la cúpula popular. A mí me dice Álvaro: ‘He visto en política de todo… pero el comportamiento de todos estos me ha dado vergüenza ajena’. Camps apoyó a Rajoy, si no, no habría salido. La gente con peso dentro del PP estaba de él hasta las narices. Y todo lo que me ha contado de la época de Zaplana, a Álvaro le tocó quitar mucha mierda de ese”.

¿Ahora nadie conoce a Álvaro Pérez?
Sobre El Bigotes, Tomás se muestra sorprendido de que ahora los del PP digan que apenas le conocen. “Una persona que durante 12 años ha tenido la responsabilidad de que a cualquier sitio del mundo que fuera Aznar, o los dirigentes populares, él les montaba todos los actos. Ha hecho que ganaran todas las elecciones. Y no sólo me asombran los del PP, también algunos periodistas como Sáenz de Buruaga. Yo le conocí por Álvaro Pérez, me lo presentó él. Y los debates que ha hecho en Telemadrid después de abrirse el caso Gürtel son asquerosos. O Carlos Herrera, en Onda Cero, que en abril había cerrado con Álvaro Pérez un programa de cachondeo sobre políticos…hubo una comida entre Pablo Crespo, Carlos Herrera y Álvaro Pérez, y sin embargo Herrera se ha dedicado a difamarle y también ha dicho muchas mentiras sobre mí”.

Camps esperaba que yo dijera…
Tomás habla también sobre Camps. “Le envié un mensaje a través de su abogado: le he querido mucho, pero en la vida, cada uno tiene que apechugar con lo que le toca”. José Tomás está resentido con el presidente valenciano. “Me llamó varias veces a mi casa, desde el ocho de febrero, conversaciones de 40 minutos. La última, a la una de la mañana, su mujer llorando. Él me decía, ‘es mi mujer que está llorando, y también la mujer de Álvaro, que está fatal. Álvaro es un bocazas’. Yo se que lo que Camps esperaba es que yo dijera que había pagado él sus trajes. Le preocupaba si alguien tenía una factura a su nombre que la hubiera pagado otro”.

“Tú ignoras que ellos no pagan”
José Tomás explica que Álvaro Pérez y Pablo Crespo no cuidaban demasiado las apariencias. “Oye, –le decían- que ellos nunca paguen. Tú, de cara a ellos, ignoras que ellos no pagan. Y yo les respondía que a mí eso no me importaba. Les pasaba las facturas y ellos me las pagaban, y yo tenía mi opinión personal sobre todo aquello, pero me la reservaba”.

“Me consta que a Betoret le untaban”
“A mí no me consta si Camps decidió alguna adjudicación, pero Betoret…[ex jefe de gabinete de la Consellería de Turismo, imputado junto a Camps], éste sí me consta que le han untado. Un día comimos juntos y Álvaro me dijo, ‘ahora necesito que nos dejes solos, que éste se está haciendo de rogar’…”.

Luis Bárcenas dimite “temporalmente” como tesorero del PP.

POLÍTICA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Asediado por el caso Gürtel, el senador no espera al previsible suplicatorio del Tribunal Supremo

MARCOS PARADINAS

Luis Bárcenas ha dimitido este mediodía, después de reunirse con Mariano Rajoy, tras el comité ejecutivo del partido. El tesorero del PP había asegurado que dejaría su cargo si el Tribunal Supremo pedía el suplicatoria al Senado para imputarle. Finalmente, Bárcenas acudió como “imputado provisional” el pasado miércoles 22 a declarar y salió “muy contento” al haber podido demostrar “su inocencia”.

<!–Mariano Rajoy había dedicado parte del comité ejecutivo de hoy a defender su postura con respecto al caso Gürtel, habida cuenta de las críticas internas hacia su pasividad, sobre todo con el tesorero del partido: “Sé lo que estoy haciendo”. El líder del PP había defendido la “presunción de inocencia” de sus militantes, justo delante de Luis Bárcenas, que también había acudido a la reunión. La presencia del senador, a pesar de ser el tesorero, era ya de por sí un hecho reseñable ya que Bárcenas había aparecido lo básicamente indispensable en las reuniones del partido después de apuntarse a su posible implicación en la trama corrupta.

Adelantarse al Tribunal Supremo
Bárcenas habría dimitido después de reunirse con Rajoy, tras el comité ejecutivo. Hasta hoy, el tesorero manejaba dos opciones para presentar su dimisión: o que el Tribunal Supremo le imputase de manera definitiva por los delitos de cohecho y delito fiscal o que Mariano Rajoy se lo pidiese de manera personal. Según El País, habría sido la cercanía de la primera hipótesis lo que habría impulsado su dimisión. La imputación es ya casi inevitable y Rajoy y Bárcenas habrían querido adelantarse a que el Tribunal Supremo tramitase el suplicatorio al Senado.

Comunicados de PP y Bárcenas
La dimisión de Bárcenas (como tesorero nacional, no como senador” es sólo “provisional”. Así lo han remarcado tanto el Partido Popular como el propio Bárcenas, en sendos comunicados. El ya ex tesorero asegura en su comunicado que dimite “por lealtad al Partido Popular y a su presidente, Mariano Rajoy, y de común acuerdo con él” y que espera volver al cargo cuando demuestre definitivamente su “inocencia”. El PP, en su comunicado, asegura que confía plenamente en esa inocencia y que agradece a Bárcenas los 28 años de servicio al partido.

Evitar la fotografía
La permanencia de Luis Bárcenas había sido muy cuestionada en el PP tanto de manera pública, las menos de las veces, como en privado. No eran pocos los populares que querían que esta dimisión se hubiera producido antes. Así se hubiera podido evitar la fotografía histórica del pasado miércoles, con el tesorero del principal partido de la oposición entrando al Tribunal Supremo para declarar por graves delitos, más aún si se tiene en cuenta que maneja un presupuesto anual de 80 millones de euros.

Peso pesado
A día de hoy, Luis Bárcenas es el peso pesado de los populares imputados en el caso Gürtel. El entramado de presunta corrupción que asedia al PP ha afectado a un senador, a un diputado, a un por entonces eurodiputado, a tres diputados de la Asamblea de Madrid y a una contundente lista de alcaldes madrileños. Pero de todas las sospechas, las más contundentes pesaban sobre Bárcenas. Podría haber recibido hasta 1.353.000 euros de la trama corrupta, según las investigaciones. Además, su patrimonio se vio cuadruplicado en tan sólo cinco años, algo que el tesorero justifica a tenor de operaciones bursátiles exitosas, ya que su sueldo como tesorero no serviría como excusa.

Un crédito sospechoso
Uno de los episodios más polémicos de esta historia tenía su raíz en un crédito de 330.000 euros que Bárcenas pidió para devolver en billetes de 500 euros a los pocos meses. El tesorero del PP aseguró que el objetivo era adquirir un cuadro, operación que se vio frustrada, por lo que tuvo que devolver el dinero. Sin embargo, uno de los apuntes de la caja B de Correa, señala que la trama entregó, justo en esas mismas fechas, 330.000 euros a un tal “L.B.”. Ni un euro más, ni un euro menos.

El sociólogo de los sondeos de El Mundo entra en el intríngulis de Gürtel,

POLÍTICA

 

 

 

Francisco Correa al dueño de Sigma Dos: “¿Dónde están mis tres millones?”

C.GUZMÁN

Un nuevo nombre ha saltado a la actualidad de la compleja red del caso Gürtel. El propietario de la empresa Sigma Dos, Carlos Malo de Molina, que realiza las encuestas para el diario El Mundo, ha aparecido en la lista negra de escenarios donde la trama presuntamente adquirió propiedades para camuflar el origen ilegal de sus fondos, según las pesquisas policiales. Una demanda interpuesta ante el Tribunal de Madrid por Jacobo Gordon, imputado por blanqueo de dinero, contra Malo de Molina le ha puesto en evidencia. Y aunque este ha negado que tuviera relación personal con Francisco Correa, algunos testigos de una conversación entre ambos apuntan a lo contrario.

<!–Fuentes a las que ha tenido acceso Público aseguran que, en 2008, Correa se encaró a Carlos Malo de Molina durante el torneo Masters Series de Madrid y le lanzó, ante varios testigos, la frase: “¿Dónde están mis tres millones?”. El presidente de Sigma Dos afirma, sin embargo, que “Quien diga eso miente”. Correa era habitual en los Masters madrileños, donde tenía un palco privado. En 2004, un fotógrafo indiscreto lo captó allí junto a sus invitados Ana Aznar, Alejandro Agag, y su íntimo amigo Jacobo Gordon(en la foto, a la derecha), que fue además su socio en negocios y testigo de su famosa boda en El Escorial. 

Blanco Balín, el amigo de Aznar
Malo de Molina(a la izquierda, en la foto) ha negado, también, que tuviera algún contacto con Ramón Blanco Balín, socio de Jacobo Gordon en 2007, ex vicepresidente de Repsol y amigo personal de José María Aznar, y a quien la investigación de Gürtel apunta como uno de los blanqueadores de la trama.

La conexión de Malo de Molina en Panamá
En 2007, El Confidencial dejó evidencia de que Malo de Molina había utilizado sus buenas relaciones con el Gobierno panameño para conseguir recalificaciones de terrenos y construir allí una macrourbanización. Incluso se dijo que era asesor del presidente, Martín Torrijos, aunque esto es un dato no confirmado. Lo que sí es cierto es que el dueño de Sigma Dos recibió un premio en el Hotel Ritz a la mejor iniciativa privada dentro del sector inmobiliario de manos de Rafael Mezquita, nada más y nada menos que secretario de Estado de la Presidencia de Panamá.

Uno de los países del blanqueo
Panamá es uno de los países en los que, según las pesquisas policiales del caso Gürtel, utilizó para lavar dinero la trama que dirigía Francisco Correa, que incluso intentó obtener allí permiso de residencia.

El amigo de Agag
La macrourbanización que proyectaba construir Malo de Molina en Panamá, en una zona cercana al río Mariprieta, y que no llegó a levantarse finalmente, estaba planeada sobre diez fincas que suman 93 hectáreas, equivalente a otros tantos campos de fútbol, y con un desembolso inicial de 28 millones de dólares (unos 20 millones de euros) e iba a ser llamada Lake Valley. Malo de Molina buscó inversores, y entonces apareció Jacobo Gordon, el íntimo amigo del yerno de Aznar.

La demanda de Gondon
Volvamos a la demanda interpuesta por Jacobo Gordon contra Malo de Molina. Gordon reclama 2,1 millones de euros por el impago de un préstamo de 1,7 millones de euros que su empresa Real Estate Equity Portfolio SL había otorgado, en abril de 2007, a Sigma Dos para el macroproyecto de Lake Valley.

El error” no declarado a Hacienda
Malo de Molina ha admitido que recibió el crédito de parte de Gordon, y que tenía como destino la macrourbanización proyectada en Panamá, pero, curiosamente, Sigma Dos no contabilizó en sus cuentas de 2007 ese préstamo. “Fue un error que ya arreglamos con Hacienda y que se subsanará en las cuentas de 2008“, ha alegado Malo de Molina.

Los tres millones de Gordon
Además de los 2,1 millones de euros señalados, Jacobo Gordon invirtió 1,3 millones de euros en acciones de Inversiones MDM5 SA, una de las múltiples compañías con las que el sociólogo Malo de Molina opera en Panamá. Según este, Inversiones MDM5 SA es, a su vez, propietaria de Inversiones MDM Dos SA, que fue la que firmó el contrato de adquisición de las diez fincas sobre las que iba a levantar Lake Valley, suscrito un mes después de que Gordon hubiera concedido el préstamo a Sigma Dos. En total, el amigo de Agag habría aportado tres millones de euros, “con opción” -admite Malo de Molina- a incrementar su peso en MDM 5 mediante nuevas compras de acciones.

¿De quién son los tres millones?
Tres millones de euros. Los mismos que según testigos les reclamó el cabecilla de la trama corrupta Gürtel a Malo de Molina en aquel Masters de Tenis de Madrid. “¿Dónde están mis tres millones”, le habría espetado presuntamente Correa. ¿Se tratará de los tres millones aportados por Gordon o se refería a otra inversión? ¿O será una sospechosa coincidencia?.

Luis Bárcenas y el sindicato del crimen.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Fernando de Silva
  • FERNANDO DE SILVA

    16/06/2009

Sin la Venia

Luis Bárcenas, el hombre encargado de “controlar” las finanzas del PP, y a quién por su cargo se le debería de suponer una honestidad por encima de la media de los dirigentes de su partido, está a punto de engrosar la lista de imputados del llamado Caso Gürtel; tan sólo falta que el Tribunal Supremo acepte que existen indicios suficientes para considerarle como un presunto delincuente económico. La justicia es lenta pero demoledora para quienes piensan que ganando tiempo o mirando para otro lado las conductas delictivas desaparecen por arte de magia. Mariano Rajoy sigue equivocándose y pronto será engullido por la inmundicia que le rodea por todas partes; la corrupción no desaparece con las victorias electorales, pero sí contribuye a convertir a sus votantes en encubridores de sus fechorías, como está ocurriendo actualmente en la Italia de Berlusconi, un político sin escrúpulos que antaño compartía una buena amistad con Aznar.

<!–No han pasado tres meses desde que L.B., como así se le conoce en los libros de la caja B de la trama de Correa, se sentía perseguido y denunciaba al Juez Garzón ante el Consejo General del Poder Judicial; y el PP incluso se atrevía a presentar contra aquél una querella por prevaricación. Pero el tiempo se le está acabando, ya nadie le cree, y muy pronto su propio partido tratará de apartarle en un acto más de hipocresía propia de una derecha impropia de un régimen democrático.

El Partido Popular sufre una pandemia en la que el virus de la corrupción campa por sus fueros sin control, con la particularidad de que sus efectos pueden ser letales, y no curan en tres días como los de la gripe A. Y por el momento tan sólo cuentan con la vacuna de sus electores, que tarde o temprano les abandonarán por miserables.

La Agencia Tributaria, que ha tardado demasiado en reaccionar, parece que ha descubierto que las inversiones de Luis Bárcenas eran superiores a sus ingresos, y como tal circunstancia es imposible a menos que se demuestre un endeudamiento no reconocido, el fiscal y el juez instructor consideran que las pruebas practicadas son suficientes para su imputación por los delitos de fraude fiscal y cohecho, todo un ejemplo de saber hacer del tesorero del principal partido de la oposición.

Lo ahora descubierto parece ser la punta del iceberg de los negocios ilegales de un sindicato del crimen. No nos olvidemos de que Correa afirmaba en una conversación grabada: “Yo a Bárcenas le he llevado… 1.000 millones de pesetas. Yo, Paco Correa, le he llevado a Génova y a su casa“. Intuyo que lo percibido por Luis Bárcenas, al tratarse de una pieza clave del caso Gürtel, sólo representa la comisión recibida por el cobro de comisiones entregadas ¿a su partido?. En los tiempos del sindicato del crimen cuando el contable se quedaba con dinero de sus jefes le cortaban la cabeza o le tiroteaban; ahora el PP se conformará con “suspenderle cautelarmente de militancia”, y Rajoy mirará para otro lado.