PORTILLO, EL PRIMER LADRILLAZO DE 2008.

1169232902_0.jpg

Se confirma el vuelco en el Consejo de Colonial, que acepta la dimisión de Portillo

Agencias | 20:08 – 31/12/2007
INMOBILIARIA COLONIAL

1,88 -25,40% -0,64

Bolsámetro
¿Qué hará este valor en la próxima sesión?
INMOBILIARIA COLONIAL
subebaja
Bullet Consulta el resto de predicciones

El Consejo de Administración de la inmobiliaria Colonial aceptó hoy la dimisión de Luis Portillo como miembro de este órgano de dirección y ratificó como presidente de la sociedad a Mariano Miguel, que seguirá ejerciendo el cargo de consejero delegado, informó la compañía a la CNMV. Además, se produce un auténtico vuelco en el Consejo, tal y como adelantó hoy diario elEconomista

El cese de Portillo como consejero de la inmobiliaria se produce tres días después de que fuera relevado como presidente de Colonial (CAR.MC elemento_52_0 = new cotizacionEnNoticia(‘INMOCARAL’, ‘cotizacionINMOCARAL_0’, ‘linkcotINMOCARAL_0’,1); ), en una reunión que el Consejo de Administración celebró el pasado viernes, horas después de que los títulos de la sociedad cayeran el 25,4 por ciento en Bolsa.

La compañía ha indicado que para reforzar la preeminencia de los consejeros independientes “iniciará la búsqueda de un profesional de prestigio que ocupará el puesto de presidente no ejecutivo”.

Salida de otros consejeros significativos

 

Al mismo tiempo que acontecía el cese de Portillo abandonaban también su puesto como consejeros Luis Emilio Nozaleda Arenas, Gema Sólas Navas, José Ramón Carabante Plaza; Óscar Fanjúl Martín; Alberto Cortina Koplowitz y Clara Nozaleda Arenas.

También cesaban en su cargo los representantes de Desarrollo Empresarial Quetro, María Jesús Valero Pérez; Grupo Portival, Yolanda Mayo Ranera; Corporación Indo, Domingo Díaz de Mera Lozano, y Promociones González, Aurelio González Villarejo.

La compañía ha señalado en un comunicado que la “salida del consejo de los accionistas significativos no presupone la intención de reducir su participación en la sociedad”.

Nombramientos de nuevos consejeros

 

Para ocupar parte de las vacantes y para “dotar de la mayor operatividad, eficacia y transparencia posibles a la gestión de la compañía en beneficio de sus accionistas”, la compañía ha nombrado consejeros por cooptación a Leandro Martínez-Zurita Santos de Lamadrid (consejero ejecutivo); Julián Zamora Saiz (consejero dominical), y Pedro Ruiz-Labourdette Garau (consejero dominical).

Así queda el consejo de Colonial

 

En consecuencia, el consejo de administración queda compuesto por once miembros: Mariano Miguel Velasco; Josep Manuel Basáñez Villaluenga; Antonio M. López Corral; Javier Sola Teyssiere; Alberto Alonso Lobo; Francisco José Molina Calle; Juan Ramírez Blatuille; Enrique Montero Gómez; Julián Zamora Saiz; Pedro Ruiz-Labourdette Garau y Leandro Martínez-Zurita Santos de Lamadrid.

Cambios en la comisión ejecutiva

 

Inmobiliaria Colonial también ha acordado cambios en la comisión ejecutiva, que estará formada por cuatro miembros, y en la comisión de nombramientos y retribuciones, que estará formada por tres personas.

La comisión ejecutiva queda compuesta
por Mariano Miguel Velasco, que ejercerá como presidente; Francisco José Molina Calle; Julián Zamora Saiz y Pedro Ruiz-Labourdette Garau.

Por su parte, la comisión de nombramientos estará integrada por Josep Manuel Basáñez Villaluenga; Alberto Alonso Lobo y Enrique Montero Gómez.

Sólida “situación patrimonial”

 

Inmobiliaria Colonial también ha señalado que mantiene una sólida “situación patrimonial” que le permite cumplir íntegramente “todas sus obligaciones con las entidades financieras” y ha expresado “su confianza en que la realidad del valor objetivo de la compañía, su solidez patrimonial y su potencial de negocio permitirán superar la situación actual”

Publicada el http://www.ElEconomista.es

cab6apfgcau3m941ca9vebp5cay65ihtcafsvz83cax392yjcahwec3bcai84q2hcao71er7caeontyuca74kuq6cae7kiw5canihrrdcatypi8cca6wpq1wcayddpc5catx2d0scaa2p9l2.jpg

Nota Bene del editor de este Blog: Seguramente sería éste un momento pertinente para que algún miembro del Gobierno Valenciano experto en privatizaciones, explicara las condiciones en las que Luis Portillo compró por cantidades multimillonarias, en sociedad (Siete Treinta S.L.) con el señor Rosell Recasens, marido o lo que fuese de la Senadora del PP por Almeria, señora Agüero miembro de la comisión de Agricultura del Senado en la etapa del señor Aznar-Fabra (¿también una coincidencia que la empresa del caso Naranjax, Artemis 2000 S.L. y Siete Treinta S.L. procedan del mismo despacho de Ontinyent, ciudad que como saben está pegadita a Sevilla, igual que muchas más con adjudicaciones de la Generalitat Valenciana?). Aclaremos la concesión transmisión posterior de algúnos lotes de las residencias geriatricas del tan famoso como opaco Plan Blasco en su etapa de Conseller de Bienestar Social. Este es el proceso especulativo que ha levantado gigantes de papel que han saqueado las arcas públicas y arden ahora…sin que nadie mueva un dedo. Y el Arzobispo Cardenal diciendo que la politica social de Zapatero sobre la familia, destruye la democrácia. ¡No crean que no llevamos una buena peniténcia con esta cuadrilla!. V.V.G.

Anuncios

LLANERA: COMIENZAN LOS DESPIDOS DE LOS TRABAJADORES.

Juez acepta acuerdo Llanera Construcciones para la extinción de 156 empleos

15:37 – 16/11/2007

llanera1.jpg

Valencia, 16 nov (EFECOM).-

El titular del Juzgado de lo Mercantil 2 de Valencia, Fernando Presencia, ha aceptado el acuerdo alcanzado entre los administradores concursales y los representantes de los trabajadores de la empresa Llanera Construcciones, Obras y Proyectos SL para la extinción de 156 empleos.

El acuerdo alcanzado, el único aportado por las tres empresas que han presentado expedientes de regulación de empleo (ERE), recoge indemnizaciones de 25 días por año trabajado y un máximo de doce mensualidades, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (Tsjcv).

El pasado 8 de noviembre tres de las seis empresas del grupo Llanera que se encuentran inmersas en concurso de acreedores presentaron solicitud de expediente de regulación de empleo, que plantea la extinción del 72% de los 328 contratos vigentes.

El auto dictado hoy por el juez acepta el acuerdo alcanzado el día 7 y que afecta a 156 de un total de 175 trabajadores, cuyos contratos podrán extinguirse con efectos inmediatos.

Llanera Construcciones, Obras y Proyectos SL es la empresa del grupo que mayor número de trabajadores tiene en plantilla en estos momentos y, tras el ERE, sólo permanecerán en ella 19.

Según el Tsjcv, el magistrado autoriza a la empresa a comenzar a extinguir los contratos de los trabajadores desde hoy mismo con la obligación de adjuntar el auto judicial a la carta de despido.

Contra el acuerdo cabe recurso de suplicación, así como del resto de recursos previstos en la Ley de Procedimiento Laboral, que se tramitarán y resolverán ante los órganos jurisdiccionales del orden social, sin que ninguno de ellos afecte a la tramitación del concurso.

El plazo para el ejercicio de las acciones que los trabajadores puedan ejercer contra este auto empezará a contarse desde la comunicación del despido.

El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Valencia tiene pendiente de resolver el ERE de Llanera Urbanismo Inmobiliaria SLU, que propone extinguir 46 de los 74 contratos indefinidos que tiene en estos momentos, por lo que su plantilla quedaría reducida a 28 trabajadores.

Por su parte, Llanera SL se quedaría con 45 trabajadores, al extinguir 34 de los 79 contratos vigentes.

En estos dos últimos casos, el juzgado tiene que abrir el período de consultas a las partes (administración concursal y representantes de los trabajadores) para que intenten llegar a un acuerdo y, cuando se alcance, debe ser informado por la autoridad laboral antes de que resuelva el magistrado. EFECOM

im/jma

meneame.gifdigg1.gifdelicious1.gifenviar.gifimprimir.gif

LLANERA INMOBILIARIA: ¿QUIEN HA PUESTO MÁS EN ESTA CRISIS?.

 Levante-EMV. OPINIÓN.14 octubre 2007

¿Quién ha puesto más en la crisis?

 

PEDRO MUELAS

Desde que la empresa familiar de la Llosa de Ranes empezó a descollar con una agresiva política empresarial en general y de comunicación en particular no se han oído más que rumores de que iba a cerrar. Llanera, nacida, no de un diseño societario, sino a pie de obra en la Costera, decidió hace unos cinco años lanzarse a jugar la liga de los campeones en la Comunitat Valenciana y hasta donde pudiera en el resto de España y del extranjero en los momentos en que, aquí y en todas partes, la construcción experimentaba hasta un segundo repunte, inesperado para los veteranos, espectacular y peligroso. Entonces hubo promotores que, tras vender suelo pensando en que bajaría, descubrían con pavor y envidia cómo los compradores de su terreno lo revendían cerrando un negocio mayor.


Pese a ello, a que había para todos, no pareció del gusto general en el gremio que irrumpiera de aquella forma tan notable y en muchas ocasiones imaginativa, luego copiada. A medida que ganaba espacio en el espectro social y económico, los bulos, rumores y maldades iban creciendo y le han ido acompañado hasta ahora. Se ve que es la norma porque a otras con más arraigo cuando quisieron salirse de su territorio, Castelló o Alicante, y empezaron a trabajar en Valencia les cayó casi el mismo chaparrón.
Llanera, al no poder cubrir los pagos a los que le obligan sus compromisos, se encuentra hoy en una gran crisis en la que arrastra a centenares de empleados, proveedores y compradores, que complica construcciones importantes presentes y futuras del ámbito privado y público y en la que su futuro se juega, también, en un juzgado, una situación muy difícil de gran transcendencia social. ¿Quién se alegra ahora de esta historia, que no diré, por supuesto, final?
Posiblemente, y así coincide todo el mundo, la mercantil ha sido víctima de su apresurado y exagerado crecimiento, que a la postre ha resultado ser una huida hacia una solución definitiva y decente. El receso le ha pillado saltando del trampolín. Ha sido el símbolo de la disparatada evolución del sector, del gigantismo con, al decir de los expertos, unos pies de barro, aunque no ejemplo de la política de especulación pura y dura con la que algunos – unos han salido en los papeles y otros muchos, no- han amasado fortunas hasta indecentes.
Dicho todo lo cual, hay que mirar a la nefasta política que desde la Generalitat Valenciana ha venido desarrollando en estos tiempos de desarrollismo brutal, desordenado y depredador del territorio. Es justo decirlo porque el ejemplo de Llanera vale para todos. El Consell ha generado una amalgama de leyes tal que los profesionales y empresarios del ramo denostan por impracticable. Nadie le ve la salida al laberinto hecho a base de una legislación tan abundante como ineficaz, que termina de enredar la Ley del Suelo. Tenemos leyes para todo que no sirven, de momento, para nada más que para entorpecer el normal, necesario y justo desarrollo urbanístico. Si alguna vez se le pone orden y se dejan tranquilos los articulados, habrá que advertir, también, que seguimos sin una planificación global: hemos construido en las cimas, casi en la arena de las playas y sobre los acantilados, en los parajes naturales, hemos hecho polígonos industriales adosados, gigantescas urbanizaciones con accesos enanos? etcétera, y seguimos sin saber hacia dónde tirar.
No sólo eso. En un principio se propició el superdesarrollo, los grandes planes, las grandes ambiciones y luego llegó la política sandía, la parada ecológica, algo que sirvió, al menos, para que las empresas se prepararan para lo peor. Los tumbos, los propiciados por cuestiones políticas, no benefician a nadie y menos a proyectos de tan largo recorrido como los constructivos.
Es un escarnio para el sector que las comisiones territoriales de urbanismo, los órganos, precisamente, que dan vía libre o no a los grandes proyectos, a las grandes inversiones con gran número de empleos inducidos, no se hayan reunido en cuatro meses. ¿Quién ha dimitido por eso, quién ha pedido una dimisión por eso?
La musculatura de la burocracia sigue relajada, en la sauna. Ni la crisis ha hecho que abandone su letargo, ni que los políticos le hagan despabilar. Un ejemplo: el martes contábamos que la Generalitat da vía libre al PAI de Fuente de San Luis que incluye la pista de nieve. Y eso no quiere decir que vayan a empezar las obras, ni mucho menos. Ni me acuerdo cuando la empresa vino a contarnos lo que había solicitado en el ayuntamiento.
La actitud voraz de muchos empresarios tampoco ha ayudado. Han buscado en muchas ocasiones el pelotazo. Han tirado unas redes tan tupidas que han acabado con el banco de peces. Por otro lado, la especulación con el suelo ha sentenciado una subida de precios imparable ante el pasmo paralizante que ha sufrido, no sé si voluntariamente, la Administración.
Llanera se quejaba también del tratamiento que se le ha dado en los medios de comunicación. A ellos y a muchos más. La dinámica informativa de la construcción desconsiderada ha llevado a dar una imagen negativa de los promotores. Cada propuesta desmedida siempre ha sido recibida, lógicamente, con recelo por la prensa, pero los términos en los que se informaba no eran del todo ecuánimes, hasta el punto de que en más de una ocasión la Asociación de Promotores se ha lamentado amargamente. Los grandes PAI, sustentados, bien es cierto, por los propietarios que podían vender su terrenito a precio de oro, siempre levantaban, por el contrario, una protesta automática y yo diría que presuntamente organizada.
La puntilla, y a ello se refirió la empresa en su nota, le llegó cuando se produjeron filtraciones informativas en torno a la renegociación de sus préstamos. Ahí la prensa no tuvo más que ejercer su oficio.
¿Quién ha puesto más en lo de Llanera, en la crisis del ladrillo? la propia empresa, la política, la administración, los empresarios, la prensa, la banca? ?

NOTICIA DEL PERIODICO “LAS PROVINCIAS”: “L’Alcúdia de Crespins financia, después de 11 años la Casa de la Música”

 

 Publicado 14/08/07

 casa-de-la-musica.jpg

 

Estado de la Casa de la Música el pasado enero.

L’Alcúdia de Crespins

L’Alcúdia de Crespinsfinancia después de 11 años las obras de la Casa de la Música

El Consistorio paralizó la construcción del edificio público por falta de presupuesto

 

J. SÁNCHEZ/ L’ALCÚDIA DE CRESPINS

 

 

 
 

El Ayuntamiento de l’Alcúdia de Crespins se ha marcado como objetivo finalizar el edificio de la Casa de la Música antes de 2009 y tras once años sin dotar de presupuesto a esta obra, ya que en 1997 se puso en marcha la remodelación del edificio, pero por falta de presupuesto el Consistorio paralizó las obras.

Este edificio cultural, según manifestó el alcalde, Javier Sicluna, conserva su estructura intacta y consolidada. “Lo que falta es habilitarlo totalmente, instalar calefacción, ventanas, puertas y demás elementos necesarios”, agregó.

El proyecto de rehabilitación se inició hace 15 años, por tanto, se ha quedado “anticuado” y “descontextualizado para el municioio”. Ahora, el Ayuntamiento solicitará a la Conselleria de Infraestructuras la elaboración de un plan especial para adecuar el antiguo proyecto.

De este modo, apuntó el alcalde, se debe adaptar el diseño a la legislación actual para poder solicitar subvenciones a la Generalitat Valenciana”.

El presupuesto que preve Sicluna para estas obras ronda los 30 o 40 millones de pesetas, aunque antes de cifrar el valor económico, el Ayuntamiento tendrá que esperar a que la ConsellerIa diseñe el nuevo plan de obras.

El Consistorio señaló que la Casa de la Música es “un emblema y un símbolo para la población, por ello pretendemos que esté finalizada antes de acabar el próximo año 2008”, manifestó el dirigente popular.

La falta de presupuesto provocó que las obras de la construcción se iniciaran y luego quedaran desactivadas. Asimismo, el alcalde destacó que lo primero que tiene que hacer la administración local es pagar todas las deudas para poder sanear las cuentas.

Según Sicluna, estos saldos pendientes “pertenecen al período comprendido entre los años 1979 y 1999 y es necesario que se abonen cuanto antes para que l’Alcúdia de Crespins sea un municipio con futuro”. Miembros de la Corporación afirmaron que terminar esta obra es el objetivo número uno de la actual legislatura, ya que el pueblo “necesita urgentemente este recinto para acoger de forma más efectiva y óptima los actos musicales y culturales que se celebren en el municipio”.

Por otra parte, el Ayuntamiento también pedirá ayudas a la Conselleria de Infraestructuras para la reforma urgente de otro recinto histórico, la Casa de la Cultura.

Esta construcción municipal da cabida actualmente a funciones teatrales y artísticas.

El gonbierno local solicitará subvenciones para eliminar las barreras arquitectónicas e instalar ascensores para facilitar el acceso a las slas, especialmente, a las personas con problemas de minusvalía física.. Además, el aire acondicionado está averiado y habría que cambiar toda la instalación, según el alcalde

Esta es la noticia. El mismo día de su publicación, remití a la redacción comarcal del periódico una nota de rectificación, llame a la redactora de la noticia para anunciar la remisión de la misma y…hasta ahora. Dado que mi confianza en que sea publicada se diluye con los días y que a estas alturas de la vida no me pienso callar ni una contestación a las mentiras tanto tiempo incubadas por unos y por otros, transcribo la nota remitida y apelo a la solidaridad de los demócratas de la blogostera para difundir las aclaraciones a tanta mentira torticera.

 

ACOTACIONES A LA NOTICIA APARECIDA EN SU DIARIO, CON FECHA 7 DE AGOSTO DE 2007, CON EL TITULAR “L’ALCÚDIA DE CRESPINS FINANCIA DESPUÉS DE 11 AÑOS LAS OBRAS DE LA CASA DE LA MÚSICA”

 Con referencia a la información aparecida en el periódico diario de su digna dirección, en la edición de La Costera difundido tanto en su edición impresa como digital, con el titular “L’Alcúdia de Crespins financia después de 11 años las obras de la Casa de la Música” y firmado por J.Sánchez/L’Alcúdia de Crespins y al amparo de la Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo, reguladora del Derecho de Rectificación aplicada en su sentido estricto como desarrollo del artículo 20.4 de la Constitución Española y dado que es manifiesta la notoriedad de que tanto el titular como la noticia aluden al mandato que como alcalde de L’Alcúdia de Crespins cumplí entre los años 1979 a 1999 y que explícitamente cita D. Javier Sicluna, alcalde de mi pueblo, en sus declaraciones, tengo que realizar algunas acotaciones a lo aparecido como cierto en su periódico y que adolece de falta de rigor en cuanto a los conceptos, las fechas y los aspectos económicos: 

1º. El proyecto de la Casa de la Música fue redactado para su inclusión en el programa del Estado que, con referencia a los eventos del 500 aniversario del descubrimiento de América fue transferido a las diversas Comunidades Autónomas. Su inclusión en el mismo es pues de 1992 y el Gobierno Central realiza una dotación económica de 11.000.000 de pesetas que vienen a sumarse a los que figuran con anterioridad con cargo a subvenciones de la Diputación Provincial de Valencia en sus programas “Retrobem la Nostra Música” en el epígrafe de construcciones destinadas a instalaciones para agrupaciones musicales y en los diferentes Planes Provinciales de Obras y Servicios  con una subvención del 75% anual a fondo perdido del importe total de la cantidad adjudicada. 

2º. La cantidad de remate del Proyecto modificado y actualizado en el Ejercicio de 1997 fue dotada en su integridad, con inclusión del mobiliario, y la última fase de remate de la obra adjudicada por Resolución del que suscribe la presente, a un constructor local y el mobiliario a una empresa radicada en Ontinyent, si bien no se formalizó el contrato correspondiente debido a diversas circunstancias políticas del momento. 

3º. Debo afirmar, por tanto, que la dotación económica plurianual conseguida de las diferentes administraciones desde 1992 hasta 1999 está documentada en las subvenciones concedidas por el Estado, la Diputación de Valencia y la Conselleria de Cultura, así como en el expediente de la obra en cuestión y, en todo caso, en los archivos municipales. Dado que el señor alcalde declara que, desde hace 11 años no se ha dotado de financiación la Casa de la Música, debería comprobar estos extremos y los de las subvenciones perdidas por falta de diligencia política y administrativa en los meses posteriores al inicio del mandato municipal de 1999, las solicitadas y adjudicadas al efecto para esconder esta desidia y averiguar a través de los servicios técnicos, administrativos y jurídicos donde ha ido a para los recursos efectivamente concedidos por las administraciones públicas.

Creo que es demasiado fácil afirmar las cosas de oídas y extremadamente grave e impropio de quien gobierna el municipio, realizar manifestaciones que no tiene contrastadas con los servicios técnicos, administrativos y jurídicos del ayuntamiento. La circunstancia de que no ha pertenecido a ninguna de las corporaciones anteriores hace que deba extremar la prudencia al trasladar al ámbito público lo que, sin contraste, es una mera opinión en la que subyace un fondo estrictamente político. 

Hace esto referencia a la afirmación posterior sobre las deudas del ayuntamiento que, como el monstruo del lago Ness aparece en cada arranque de mandato municipal y queda ahí como una coartada nebulosa de máxima utilidad para todos los ediles que lo han sido desde 1999. Al respecto seré más conciso: 

1º. En 1999 el que suscribe no concurrió a las elecciones municipales y acabó su mandato el 4 de julio de ese mismo año. 

2º. En el pleno del mes de junio, es decir en pleno ejercicio de mi responsabilidad de alcalde, se solicitó una Auditoria de Cuentas a la Sindicatura de Cuentas de la Generalitat Valenciana que fue realizada por el órgano fiscalizador oficial y me fue entregada legalmente el mismo día y hora que al ayuntamiento en la persona de su alcalde. La situación económica quedaba fijada oficialmente por el organismo competente. 

3º. El ayuntamiento realizó, a pesar de todo, una supuesta auditoria privada por la que se pagaron en total casi 10.000.000 de pesetas y de cuyo avance se dio cuenta en un boletín municipal a finales del mes de agosto: en un mes se daban cifras de deuda municipal cuando la Sindicatura de Cuentas todavía no había comenzado sus trabajos. Contrasta tanta rapidez con el año largo que tardó el organismo oficial a entregar su dictamen que, como puede suponer, no tenía nada que ver con el trabajo privado: ni en el fondo, ni en la forma, ni en los resultados.      

4º. El 14 de Octubre de 1999 solicité oficialmente al ayuntamiento mediante escrito dirigido a su alcalde presidente (D. Juan Melo Faus) una serie de documentos municipales que legalmente tenían que haber contestado a los 45 días. Mi persistencia en el tema ha dado sus frutos el pasado mes de mayo en el que se me entregaron por la Secretaría General del ayuntamiento adjuntados a un oficio de remisión de la alcaldía en mayo de 2007. Ocho años para obtener unos datos que, de ser ciertas las afirmaciones que ahora realiza D. Javier Sicluna, deberían de haber estado listos al principio del ejercicio económico de 2000.

 5º. Como de los documentos que oficialmente se me ha dado traslado se deduce que no existió tal auditoria privada que en su momento se publicitó, ni se habían determinado los saldos pendientes que, según las manifestaciones de D. Javier Sicluna en esta noticia “pertenecen al periodo comprendido entre los años 1979 y 1999…”, he dispuesto a una firma auditora competente, reconocida por el Ministerio de Economía y Hacienda, el análisis de la documentación que me ha sido entregada y que, en su caso trasladaré a la Fiscalia del TSJCV para que entienda del delito correspondiente, incluido el de prevaricación y actúe, si procede, contra todos los autores de la patraña que ha pasado de corporación a corporación como una verdad evidente, dejándome en la indefensión mas absoluta al no disponer de los documentos que me permitieran, al menos replicar con base documental las reiteradas insidias y acusaciones veladas o explicitas.

 Lo contenido en el articulo del que reclamo la rectificación es una buena muestra y la gota que colma el vaso de mi prudencia y de mi respeto a las autoridades que han sido democráticamente elegidas para gobernar un municipio de cuyo ayuntamiento he sido alcalde veinte años por la mayoría absoluta de sus electores en cada una de las ocasiones. 

Quiero manifestarle mi agradecimiento y mi respeto a su trabajo de información y, en aras de la veracidad y de la información objetiva, ruego publique estas acotaciones de la manera que entienda más conveniente, porque también están hechas desde el respeto a todos y la ausencia de rencor alguno, pero creo que ha llegado el momento de poner cada cosa en su sitio y rehabilitar una etapa apasionante de mi pueblo que algunos vivimos en primera persona y nadie está legitimado para destruirla o desvirtuarla. 

Fdo. Vicent Vercher Garrigós

Alcalde de L’Alcúdia de Crespins 1979-1999

Director de Programas de la FVMP

Coordinador de Política Municipal de la CEN del PSPV-PSOE