LA INMORAL MANIPULACION DE LA PASIÓN Y MUERTE DE CRISTO.

MACRO/VIDA

Recuerda a los fieles que el hijo de Dios “no tuvo cuidados paliativos”

El obispo emérito de Pamplona arremete contra la eutanasia apelando a la “digna” muerte de Jesucristo

L. BLANCO

Nadie esperaba que la Iglesia apoyase la despenalización de la eutanasia pero quizás, tampoco se esperase que recurriese a la muerte de Jesucristo para arremeter contra esta práctica, e incluso contra los cuidados paliativos para los enfermos terminales. El arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián Aguilar, ha proclamado la oposición de la Iglesia Católica a la eutanasia al defender que la muerte de Jesucristo en la cruz fue “absolutamente digna” a pesar de que “no tuvo cuidados paliativos”.”¿Alguien puede decir que la de Jesús no fue una muerte digna?”, ha interpelado el arzobispo emérito, quien ha animado a los hombres a acercarse a Dios para “encontrar dignidad” con que afrontar la muerte.

<!–

Sebastián –que en su día pidió el voto para partidos de extrema derecha como Falange Española de las JONS, Alternativa Española o Comunión Tradicionalista Católica-, ha recurrido a la muerte de Jesucristo para intentar, a través de la fe cristiana, que los creyentes adopten el discurso del sector más conservador de la Iglesia Católica frente a la eutanasia y los cuidados paliativos para enfermos terminales –que son totalmente legales en España-. El obispo emérito de Pamplona ha pronunciado el tradicional “Sermón de las Siete Palabras” ante miles de personas congregadas en la plaza Mayor de Valladolid y ha catequizado sobre el modo en que los cristianos deben enfrentarse a la muerte: “Jesucristo miró a la muerte cara a cara, con confianza, la aceptó con amor y la vivió descansando en los brazos del Padre Celestial”. “¿Alguien puede decir que la de Jesús no fue una muerte digna?”, ha interpelado el arzobispo emérito, quien ha animado a los hombres a acercarse a Dios para “encontrar dignidad” con que afrontar la muerte.

En tono elevado
Sebastián ha pronunciado palabras referidas a la muerte digna en un elevado tono al trasladar al tiempo actual las palabras “Sed tengo”, que el Cristianismo atribuye a Jesús en la cruz, y ha agregado que los cristianos españoles deben reflexionar sobre lo que están negando al Hijo de Dios en sus vidas cotidianas.

“¿Cómo no vas a tener sed?
“¿Cómo no vas a tener sed ante una sociedad cada vez más olvidada de ti?, ¿cómo no vas a tener sed si muchas familias cristianas han perdido el recuerdo de tu vida, milagros y palabras?, ¿cómo no vas a tener sed ante miles de jóvenes bautizados para los que no representas nada?”, ha preguntado el arzobispo emérito.

“Sabios falsos y pretenciosos”
Sebastián parece haberse levantado con fuerzas ya que se ha revelado también contra los “sabios falsos y pretenciosos” que defienden el laicismo porque, en su opinión, “no sabemos lo que hacemos cuando nos apartamos de Dios”. “Somos muy poca cosa y nos equivocamos muchas veces”, ha zanjado Sebastián, quien seguidamente ha proclamado el valor del perdón y la misericordia.

Riesgos de la sociedad
A pesar de que hace poco más de un año pidió el voto de índole fascista, Sebastián ha hecho un alegato a favor de la libertad en un mundo “no sólo plural sino confuso y contradictorio” en el que “unos saben ver lo bueno y otros sólo ven lo malo, para su desesperación”, y ha avisado de los riesgos que entraña una “sociedad hierática e inhumana que nos quieren hacer ver”.

Los miembros de la Iglesia, no necesitan privilegios
“La fe cristiana no es enemiga de la convivencia”, ha insistido el prelado antes de reclamar a los fieles que no tengan “miedo de nada ni de nadie” porque los miembros de la Iglesia Católica no necesitan “privilegios ni protecciones de nadie” al contar con Cristo como su “protector”.

Comentario del administrador de este Blog.

Protegido como está desde su canongía emérita, seguramente no sabe lo que es no poder llegar a final de més, ni tener a su esposa enferma o sus hijos enganchados a cualquier sustancia tóxica letal. Seguramente no tendrá carnet de conducir porque lo llevaran de aquí para allá en un coche de alta gama pagado por lo óbolos de os fieles y las ayudas del Estado del cual reniega con la boca pequeña pero cuya ayuda económica no desprecia. No creo que sepa lo que es aguantar en una cadena de montaje ocho horas ni que el miedo al paro invada sus noches de insomnio sumando euro a euro la cuenta justa del dia siguiente, porque según dice el prelado “no necesita privilegios ni proteciones de nadie”. ¡Que bién se habla desde el púlpito a las almas que buscan, a veces deseperadamente,  un asisero a la esperanza o una palabra de aliento cuando todo se derrumba!. Cuanta manipulación de las conciencias, cuanta hipocresía y cuanto odio escondido bajo la capa pluvial que tanto cvontrasta con tala de cáñamo del humilde.

Si realmente, este señor quiere llevar su teoría a las últimas consecuencias, cuando necesite una operación que pida explicitamente que no le anestesien; así en vivo seguramente sentirá en carne viva el sufrimiento digno que le levará en volantas antre el Altísimo. Pero creo que las palabras rotundas llevan siempre implícitas un punto de cobardía y este hombre será trasladado al mejor hospital con los mejores cuidados, porque es un tópico yá en estas admioniciones comprobar el trasfondo real: “haz lo que yo te diga, pero no hagas lo que yo hago”. Menos mal que las personas cada vez son más razonables, sensatas e inteligentes, porque de otra manera las hogueras inquisitoriales volverían a arder en las calles de nuestros pùeblos y ciudades. Por lo leído siempre hay voluntarios para aportar como ofrenda un poco de gasolina. 

EL CARDENAL-ARZOBISPO DE VALENCIA BAJO SOSPECHA POR UNA HERENCIA DE 23 MILLONES DE € EN ONTINYENT (Valencia).

garciagasco11955713681087829414.jpg

martes, 19 febrero 2008

EL CARDENAL-ARZOBISPO DE VALENCIA, AGUSTÍN GARCÍA GASCO, BAJO SOSPECHA: LE PIDEN PÚBLICAMENTE QUE ACLARE EL DESTINO DE UNA HERENCIA DE 23 MILLONES DE EUROS EN ONTINYENT

Las hermanas María y Carmen Nadal donaron a Cáritas, la parroquia de Santa María y una casa de ejercicios espirituales un legado que ahora controla el arzobispado a través de tres fundaciones. Ricard Gallego, Ontinyent
El testamento de las hermanas María y Carmen Nadal Guerrero establecía que un 10% de su herencia debía ser destinada a Cáritas Interparroquial de Ontinyent, un 20% para obras parroquiales de Santa María de Ontinyent y otro 10% para la Casa de Ejercicios Espirituales de Santa Anna, también de Ontinyent. El 60% restante se debía destinar a becas a seminaristas pobres de Valencia (15%), obras en una iglesia de Estepona (30%) -localidad malagueña de donde era natural su madre y estaba la mayor parte de la herencia- y otras obras misioneras (15%). Informa el diario LEVANTE-EMV.

Pasados dos años desde que se distribuyó la millonaria herencia, procedente de una multimillonaria reclasificación de terrenos en la Costa del Sol, feligreses de Ontinyent han pedido públicamente que el arzobispado aclare el destino de los 23,3 millones de euros -3.887 millones de pesetas- que debían haber engrosado las cuentas de las tres entidades mencionadas. Por el contario, todo este dinero ha pasado a ser controlado por el arzobispado a través de tres fundaciones creadas ad hoc, bajo el nombre de Pía Memoria de Doña María Catalina Nadal Guerrero.

¿Dónde está la herencia de “les senyoretes de Nadal”?. Estos feligreses consideran que el líquido obtenido por la venta de los terrenos que formaban parte del legado de las conocidas como senyoretes de Nadal, debieron ser ingresados en una cuenta bancaria a nombre de cada una de estas entidades. El albacea de la herencia, que en el momento del reparto era el anterior párroco de Santa María, Fernando Cremades, hoy en Oliva, en lugar de repartir el dinero entre los “legatarios beneficiarios”, tal como se especificaba en las últimas voluntades testamentarias, optó por entregar los pagarés enviadas desde Málaga al arzobispado de Valencia, que el 25 de noviembre de 2006, ante las primeras voces discrepantes procedentes de Ontinyent, visitó la ciudad para anunciar la creación de tres fundaciones con el encargado de gestionar el legado. Desde ese momento, el control de todo el dinero pasó a manos de la jerarquía eclesiástica valenciana, que aún no ha hecho pública la composición de los patronatos que dirigen las tres fundaciones. La inquietud entre la filigresía de Ontinyent ha ido en aumento al comprobar que no pueden gestionar de manera autónoma el dinero heredado de las hermanas Nadal y que la aprobación de los proyectos que se vienen presentando ante el arzobispado se eternizan.
El arzobispado ha optado por no hacer a Levante-EMV valoración alguna.

GASPAR LLAMAZARES Y LA POSICIÓN POLÍTICA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA.

POLÍTICA

 03/01/2008

Gaspar Llamazares: “Cría obispos y te sacarán los ojos”

Comienzan a surgir voces que piden revisar los acuerdos con la Santa Sede

V.VADILLO

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, criticó la “actitud benevolente” que a su juicio el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha tenido con los obispos. A su entender, mantener los privilegios de la Iglesia católica no ha conseguido “aplacar, sino enardecer a la jerarquía eclesiástica más ultramontana”. Desde el Gobierno vasco y desde medios de comunicación como El País se ha insistido en que debe incidirse de forma “real” en la separación de poderes y la distinción de Iglesia y Estado.

“Cría obispos y te sacarán los ojos”, ha dicho Gaspar Llamazares en referencia a la manifestación que la jerarquía eclesial celebró el pasado día 30 en Madrid y que tomó un fuerte carácter político de crítica al Gobierno. El coordinador general de IU se preguntó si los socialistas esperaban “aplacar a la jerarquía ultramontana de la Iglesia católica manteniendo sus privilegios” en terrenos como la economía o la educación, y apuntó que esto “no se ha logrado”.

“Recuperar un estado aconfesional”
Por el contrario, advirtió, los obispos “están enardecidos y consideran que sus privilegios son justificación suficiente para cuestionar incluso el derecho a la sociedad civil y de la democracia a desarrollar medidas en materia legislativa”. Llamazares mostró su preocupación porque el Ejecutivo “no ha puesto a la Iglesia en el lugar que le corresponde en una sociedad democrática”, y le instó a “rectificar su política” y “recuperar un Estado aconfesional”.

Modificar los acuerdos con la Santa Sede
Tras conocer el comunicado que el PSOE ha hecho para criticar la actuación de la Iglesia en la manifestación por las familias, Llamazares pidió al Gobierno que reconsidere los acuerdos con la Santa Sede para modificar la situación de privilegio de la jerarquía católica. “Si el Gobierno no hace esto, no tiene razón para protestar”, advirtió.

Secularización
Algo parecido se reivindicaba ayer desde el editorial del diario El País. en este periódico se apunta hacia el deber del Gobierno de “abordar sin dilación” la “revisión de los acuerdos de 1976 y 1979 con la Santa Sede que sustituyeron, con un espíritu preconstitucional, al Concordato de 1953”. “Defender una secularización estricta del Estado no significa ir contra la Iglesia, sino ponerla en el lugar que le corresponde”, apunta el texto, que asegura que la del día 30 “no fue una manifestación en defensa de la familia -como si el Gobierno la atacara- sino un auténtico acto electoral en apoyo del PP”.

Separación Iglesia-Estado
Ante esto “deben reaccionar no sólo el PSOE y el resto de partidos -no lo hará el PP, por el que esa jerarquía hace campaña a dos meses de las elecciones- sino especialmente el Gobierno, ciñéndose a la Constitución, que proclama la separación Iglesia-Estado, una separación que no acaba de ser real”.

“Sociedad laica en su conjunto”
A esa separación de poderes se refirió también la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, quien apuntó que la Iglesia tiene “derecho a criticar en lo que no esté de acuerdo”, pero siempre que acepte “la separación de poderes” y, por tanto, que el Gobierno “representa a una sociedad civil, laica en su conjunto” y con “más de una creencia religiosa en su seno”.

“Respeto institucional”
Azcarate recordó que el Ejecutivo “legisla de acuerdo a las mayorías y minorías existentes en el Congreso de los Diputados” y que representa “la voluntad de la mayoría de la sociedad”. Esta voluntad, apuntó, “puede coincidir o no con la doctrina de la Iglesia católica”. A su juicio, esta institución tiene “el derecho legítimo a la discrepancia” siempre y cuando se haga desde “el estricto respeto institucional”.