Las bajas de EEUU en Irak rozan las 4.000 tras la muerte de otros tres soldados

070212_aten_irak_02.jpg

Reuters – 22/03/2008 14:19

En total, son 3.996 las bajas estadounidenses desde la invasión en 2003


Tres soldados estadounidenses murieron han muerto hoy por la explosión de una bomba junto a una carretera en Irak, ha informado el Ejército de Estados Unidos, que sitúa la cifra de bajas cercana a las 4.000 en un sangriento inicio del sexto año de conflicto.

Las tres muertes de soldados, que aumentaron a 3.996 las bajas estadounidenses desde la invasión a Irak en 2003, se produjeron unos días después de que el presidente George W. Bush dijera que Estados Unidos va camino de una victoria en la guerra.

“Altos costos de vidas y patrimonio” 

En el discurso con ocasión del quinto aniversario del inicio de la invasión, Bush reconoció “los altos costos de vidas y patrimonio”, pero dijo que el aumento de tropas estadounidenses en Irak había reducido la violencia, abriendo las puertas a una gran victoria en su guerra contra el terrorismo.

Obama y Clinton apoyan un calendario para la retirada inmediata de tropas

El conflicto en Irak es uno de los temas más importantes de la campaña presidencial estadounidense, y los precandidatos demócratas Barack Obama y Hillary Clinton apoyan el establecimiento de un calendario para una retirada inmediata de tropas.

El posible candidato republicano, John McCain, rechaza la idea.

Coches bomba 

El Ejército de Estados Unidos ha precisado que los tres soldados fallecieron por la explosión de una bomba junto a una carretera en el noroeste de Bagdad.

Precisamente, las bombas al borde de carreteras son las principales causantes de muerte entre soldados estadounidenses en Irak.

AZNAR, AGENTE TURÍSTICO EN IRAK.

649515.jpg

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    22/03/2008

 

Aznar, agente turístico de Irak

 

<!–

Siguiendo la más pura tradición latina, como cada año me acuerdo de preparar las vacaciones de Semana Santa en el último momento. Suerte que uno tiene, como corresponde a mi posición social, amigos viajados. Dada la premura decido llamar directamente a Jose Mari, nadie mejor que él para un buen consejo.

Lo primero que hago es felicitarlo por la entrevista que con motivo de la celebración del quinto aniversario de la invasión de Irak le ha hecho la BBC.

– ¡Qué inglés Jose Mari! No sabes la envidia que me das.

– Nada hombre, no tiene mérito, si hubieras pasado tanto tiempo como yo con George y Tony, lo hablarías igual.

– Oye que te llamaba porque con la historia de las elecciones se me ha echado el tiempo encima y no sé donde pasar las vacaciones de Semana Santa y he pensado: esto me lo arregla Jose Mari. Voy con la familia, así que algún sitio que sea exótico pero tranquilo.

– Hombre yo te diría que un destino muy bueno ahora es Irak.

– ¿Tú crees, no será peligroso?

– A ver, no es una situación idílica, pero está en una situación muy buena.

– Oye, ¿y crees que con tan poco tiempo para prepararlo encontraré sitio?

– Pues claro hombre, gracias a que actuamos en beneficio de la gente si sobra algo allí ahora es sitio. En hoteles no sé como estará la cosa, pero cuatro millones y medio de personas tuvieron que abandonar sus casas, así que lo que es turismo rural todas las plazas que quieras.

– Pues que bien, y digo yo, en cuestión de servicio como está, ya sabes que yo para estas cosas soy muy sibarita.

– Está de narices. Vamos, los camareros no están a la altura de los que le gustan a Cañete, pero como gracias a nuestra actuación hay un 60% de paro, pues te puedes imaginar que por cuatro euros tienes a quien quieras para lo que gustes mandar.

– ¿Y la gente es simpática? ¿No nos tendrán manía por ser occidentales?

– ¡Qué va hombre! La gente está agradecidísima con nosotros. No hay día que no reciba alguna carta de un iraquí mandándome recuerdos y bendiciendo a mi familia por haberles llevado la democracia. Borja, que esta gente tenía trabajo, agua potable y casas en tiempos de Sadam, ¡pero no podían votar!

– Pues se me hace la boca agua pensando en el viaje.

– Pues mira te será útil, porque ahora que lo mencionas agua corriente sólo queda en un 30% del país. Pero teniendo dinero, embotellada toda la que te puedas beber.

– Perfecto, y para viajar ¿que compañía me recomiendas?

– Hay si que me coges, pero llama a Trillo que seguro que él te consigue un vuelo seguro y barato.

CINCO AÑOS DESPUÉS DEL INICIO DE LA INVASIÓN DE IRAK, AZNAR DECLARA A LA BBC QUE LA SITUACIÓN ES “MUY BUENA” Y QUE HOY “ACTUARÍA DE IGUAL MODO”. RECOPILACION DE LA BARBARIE.

jose-couso.jpgfallujahafterairstrike.jpgaznar.jpg

http://www.youtube.com/watch?v=2cNbBrQVqqY

Aznar Rotundo

http://www.youtube.com/watch?v=zPJRUZqM_OM

“Tengo el problema de no haber sido tan listo…”

http://www.youtube.com/watch?v=znA6V_PStFE

Aznar se queda sin armas.

17 de marzo del 2004

Las armas ‘fantasma’ de Sadam Husein
por Roberto Montoya
El Mundo

¿EXISTIÓ EL ARSENAL PROHIBIDO?

Una a una han terminado de caer las ‘pruebas’ con las que George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar justificaron, hace un año, la guerra de Irak. Su decisión se ha cobrado ya miles de vidas, despojó de legitimidad a Naciones Unidas, crispó las relaciones transatlánticas, enfrentó entre sí a los socios de la Unión Europea y de la OTAN y provocó una alarma generalizada. Nadie asume responsabilidades por ello.

Si estábamos buscando las armas de destrucción masiva, que fue la razón principal por la que España actuó, y esas armas no aparecen, pues todo se pondría en tela de juicio». Palabras de Inocencio Arias del 8 de agosto de 2003 durante un curso en El Escorial. Habían pasado ya cuatro meses desde la caída de Bagdad y esas armas no aparecían.

Inocencio Arias:
«No hay mal que por bien no venga»

El entonces embajador español en la ONU se lo pensó mejor y se cubrió las espaldas: «Aunque España no apoyó la intervención en busca de un cambio de régimen sino por el tema de las armas, si finalmente éstas no aparecen pero se cambia el régimen e Irak logra una democracia más o menos estable, pues no hay mal que por bien no venga».

Esta última frase de Inocencio Arias sintetiza en definitiva el nuevo discurso que adoptaron tanto el Gobierno de Estados Unidos como el de Reino Unido y el de España tras las numerosas evidencias de que Sadam no contaba con las armas que supuestamente amenazaban a la Humanidad y por las que fueron a la guerra contra Irak, sin el consenso de la ONU.

Meses antes había dicho algo similar Jack Straw. El ministro de Exteriores británico declaró el 15 de mayo de 2003 a la emisora BBC Radio4 que ya no era «crucialmente importante» que se encontraran o no las armas. Straw tendría que reconocer al mes siguiente, a finales de junio, que el segundo informe presentado por el Gobierno en enero de ese año con «pruebas contundentes» contra Sadam era esencialmente, en realidad, el plagio de la tesis de un estudiante realizada a inicios de los 90.

Más tarde, Straw admitiría también que hizo insertar párrafos «más agresivos» en el discurso que Tony Blair pronunció ante el Parlamento británico en septiembre de 2002, en el que advertía que Sadam tenía capacidad para usar sus armas de destrucción masiva en 45 minutos.

El jefe del servicio británico de espionaje exterior (MI6), Richard Dearlove, se vio obligado también a aclarar que ese último dato, que provenía de «una fuente reconocida y fiable» del Ejército iraquí, «se refería únicamente a armas de corto alcance» y, por lo tanto, eran fundamentalmente defensivas.

Tony Blair
«La Historia nos perdonará»

El propio Tony Blair adoptó como táctica advertir de que era posible que nunca se encontraran las armas. Lo hizo durante un discurso ante el Congreso estadounidense. Acosado ya en su propio país al descubrirse la escandalosa manera con la que se habían fraguado las supuestas pruebas, el primer ministro británico dijo en Washington el 18 de julio de 2003: «Aunque nos hayamos equivocado, habremos acabado con la amenaza del terrorismo y eso es algo que la Historia nos perdonará». Ahí parecía ya olvidar que el 1 de junio de ese mismo año reconocía en una entrevista con Sky News desde San Petersburgo que su credibilidad quedaría malparada si no aparecían las tan buscadas armas: «Desde luego, eso tendría importancia, y por eso es importante que sigamos trabajando para encontrarlas». «No tengo absolutamente ninguna duda de que aparecerá la prueba [de la existencia] de armas de destrucción iraquíes. En las próximas semanas y meses vamos a dar forma a estas pruebas y las presentaremos a continuación», afirmó.

José María Aznar
«Esas armas serán encontradas»

El presidente español también aseguró una y otra vez que las armas de destrucción masiva serían halladas. El 12 de julio de 2003 The San Francisco Chronicle publicaba una entrevista con José María Aznar en la que éste aseguraba: «Esas armas serán encontradas, tenemos que ser pacientes». Aznar se ratificaba así en los términos de la carta que firmó junto a otros siete mandatarios europeos el 30 de enero de ese año, en la que se hablaba de la necesidad de «liberar al mundo del peligro que supone la posesión por parte de Sadam Husein de armas de destrucción masiva». «Decir que Irak cuenta con armas de destrucción masiva no forma parte del terreno de la fantasía», dijo ese mismo día Aznar tras su encuentro en La Moncloa con Tony Blair. Asumiendo como propias las «pruebas» presentadas por Estados Unidos y Reino Unido contra Irak, y repitiendo las mismas acusaciones que Colin Powell presentó ante el Consejo de Seguridad de la ONU el 5 de febrero de 2003 (calificadas como falsas por varios de los expertos en desarme que actuaban en Irak), Aznar acusó de «irresponsable» a la oposición por «mirar a otro lado» en vez de respaldar la participación activa de su Gobierno en esa nueva fase de la cruzada mundial antiterrorista de Bush.

Aznar habló en Madrid ante el Congreso al tiempo que Powell lo hacía en Nueva York, y fue aún más lejos que éste. «Respecto al programa de armas nucleares, Irak ha intentado reiteradamente en los últimos años hacerse con tubos de aluminio de alta calidad, aptos para enriquecer uranio», aseguró Aznar, atribuyendo erróneamente la información a los expertos de Hans Blix cuando en realidad la había suministrado Washington. Es más, Mohamed el Baradei, director del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), zanjó ese tema el 7 de marzo de 2003, al afirmar ante el Consejo de Seguridad que esas acusaciones eran «totalmente infundadas».

Cuatro días después de las declaraciones de Powell y Aznar, el Ministerio de Defensa español entregaba a 19 altos cargos militares autorizados a hablar con los medios de comunicación el manual Irak, armas de destrucción masiva. Argumentario de Sanidad. Repitiendo informaciones de los servicios de Inteligencia británicos y estadounidenses, el informe, que sirvió de documentación a esos militares para conceder numerosas entrevistas, decía que Irak contaba con verdaderos arsenales de gas mostaza, esporas de ántrax, neurotóxicos, virus de la viruela y un sinfín de peligrosos elementos químicos y bacteriológicos.

Ya pasaron nueve meses desde que Blair sostuvo que las armas serían encontradas «en semanas o meses» y más de medio año desde que Aznar pidió más paciencia. Ana Palacio vendría en su ayuda; las encontró poco después.

Ana Palacio
«Es que Irak es un país muy grande»

El 15 de agosto de 2003, durante una rueda de prensa en Madrid con Iyad Alawi, miembro del Consejo del Gobierno Provisional iraquí designado a dedo por el autoproclamado administrador estadounidense Paul Bremer, la ministra de Exteriores española dijo que la existencia de las armas de destrucción masiva en Irak estaba «probada» desde antes del inicio de la guerra, y que en esos mismos días se habían encontrado algunas «en pozos cavados en medio del desierto» o enterradas en jardines de casas particulares de Bagdad.

Las armas a las que hacía alusión la ministra, como los peligrosos bidones encontrados poco después por tropas estadounidenses, no eran tales. Tampoco eran «laboratorios móviles» para fabricar armas de destrucción masiva -como aseguró la Casa Blanca en su documento Una década de mentiras y desafíos, de 2002- los camiones hallados tras el fin (oficial) de la guerra en Irak. Los propios expertos de la Agencia de Inteligencia del Pentágono (DIA), dirigida por el vicealmirante Lowell Jacoby, concluyeron que se trataba sólo de camiones laboratorio utilizados para producir hidrógeno destinado a globos meteorológicos y no a la fabricación de ningún tipo de armas.

Ana Palacio recomendó en ese momento «esperar a ver qué pasa, porque es que Irak es un país muy grande».

Tony Blair también usaría el mismo argumento más tarde. El pasado 11 de enero dijo en una entrevista con la BBC que «en un país que es el doble de grande que Reino Unido, podría no ser sorprendente que no se encuentre dónde está escondido el material».

Donald Rumsfeld
«Pueden haber sido trasladadas a otro país»

El secretario de Defensa de EEUU se había cubierto incluso más tempranamente sus espaldas. El 10 de abril de 2003, cuando habían pasado sólo 24 horas desde que cayera Bagdad en manos de las tropas invasoras, Donald Rumsfeld declaraba que era posible que las armas «hayan sido trasladadas a un país vecino», insinuando en ésta y posteriores ocasiones que ese país podría ser Siria.

El Gobierno de Damasco rechazó esas acusaciones y una semana más tarde su embajador ante Naciones Unidas, Mijail Wehbe, presentaba ante el Consejo de Seguridad un proyecto de resolución para que todo Oriente Próximo fuera declarado zona sin armas de destrucción masiva. Como era de prever, Estados Unidos impidió que esa propuesta prosperara. Israel, su gran aliado en la zona, cuenta con armas nucleares y es de los pocos de la región que no ha firmado el conjunto de tratados y convenciones internacionales sobre armas de destrucción masiva.

David Kay
«Irak no tenía grandes arsenales»

«Fue un error pensar que Bagdad tenía armas químicas y biológicas», sostuvo el miércoles pasado ante el Comité de Inteligencia del Senado de EEUU David Kay, el experto en armas de destrucción masiva a quien Bush puso, tras el fin de la guerra, al frente de 1.500 inspectores para buscar con sofisticados medios las armas de Sadam Husein por todo el territorio iraquí.

Kay, el hombre en quien Bush confiaba para que le aportase las «pruebas» que necesitaba para demostrar al mundo que EEUU y sus aliados llevaban la razón, terminó dimitiendo de su puesto y declarando: «Estábamos todos equivocados, algo que resulta inquietante». En verdad no «todos» estaban equivocados, porque varios expertos en desarme, como el norteamericano Scott Ritter, ex jefe de misión de la UNMOVIC en Irak, o el único experto español que actuó en ese país, el capitán de navío e ingeniero Basilio Martí Mingarro, ya habían advertido que era imposible que Sadam contara con unas armas que supusieran un peligro real después de la devastación de Irak que supuso la Guerra de 1991, del estrangulamiento de 12 años de embargo, los ocho años de inspecciones y destrucción de sus arsenales y los sofisticados satélites militares y sistemas de detección utilizados por los aviones de EEUU y Reino Unido que sobrevolaban desde esa época el territorio iraquí.

A esa misma conclusión llegaban también expertos del peso de Kenneth M. Pollack, quien reivindica en la solapa de uno de sus libros –The Threatening Storm, de 2002- haber trabajado durante muchos años tanto para la CIA como para el Consejo Nacional de Seguridad como analista militar especializado en Irak y el Golfo Pérsico. Pollack fue uno de los tres agentes de la CIA que predijeron en 1990 que Sadam invadiría Kuwait en 1991.

En sus declaraciones ante el Comité de Inteligencia, David Kay, al igual que lo vienen haciendo en los últimos días los demócratas en el Congreso, pidió precisamente que se investigara a la CIA por los informes que presentó al Gobierno y que fueron utilizados como argumentos clave para lanzar la guerra, posibilidad rechazada de inmediato por la consejera de Seguridad Nacional de George W. Bush, Condoleezza Rice.

El Gobierno de España

El Ejecutivo de Aznar no se da por aludido. Las conclusiones de Kay suponen un duro golpe para Bush en pleno año electoral. También afectan en gran medida a Blair, quien, a pesar de salvarse por los pelos en el juicio por el caso Kelly, provoca cada vez más críticas dentro de su partido y de la ciudadanía. La prensa británica publicaba el viernes varias encuestas coincidentes, en las que la mayor parte de los entrevistados consideraba que Tony Blair había mentido.

Pero Aznar no se da por aludido ante el aluvión de críticas y acusaciones. Como decía Ana Palacio en una entrevista el año pasado, a Aznar no se le podía acusar como a Blair y a Bush de haber exagerado el peligro que representaba Sadam. «En el caso del Gobierno de España es patente que no ha inflado nada», dijo. Y tenía razón, el Gobierno español sólo se limitó a repetir las alarmantes acusaciones de Bush y Blair, pero en español.

El montaje mediático y político
La primera hazaña de la guerra preventiva

El resultado del trabajo de meses de Kay y sus 1.500 expertos pareciera ser la síntesis, la evidencia última, del gigantesco montaje mediático, político y de chantaje a todos los niveles al que fue sometida la comunidad internacional para justificar una guerra de expolio, una guerra ilegítima de agresión. La primera contienda bélica, en definitiva, desde que George W. Bush oficializó la guerra preventiva como su nueva doctrina militar.

En cuestión de meses se fueron desmontando las pruebas que alarmaron al mundo; que dividieron profundamente a Naciones Unidas vaciándola de contenido; que provocaron una crisis en las relaciones transatlánticas; que enfrentaron a la vieja con la nueva Europa; que dieron pie a la masacre de miles de iraquíes; a la destrucción de buena parte de la infraestructura de Irak, al reparto del botín de guerra, a la generalización de la violencia en ese país, y que sirvieron y sirven de caldo de cultivo para el auge de las posturas más extremistas y violentas en los países árabes y musulmanes contra todo lo que huela a occidental.

Por otra parte, la Casa Blanca consideraba aceptar la apertura de una investigación independiente para aclarar por qué los servicios de espionaje concluyeron erróneamente que Irak tenía armas de destrucción masiva, dijeron fuentes oficiales a Efe.

FUENTE
http://rebelion.org/imperio/040317montoya.htm

Señor Aznar, no nos fatigue más
por Lluís Foix | 18/03/2008 – 19:23 horas
LA VANGUARDIA
http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080318/53445748540.html

Radio 4 de la BBC
http://www.bbc.co.uk/radio4/news/bh/

CINCO AÑOS DESPUÉS DEL INICIO DE LA INVASIÓN
Aznar asegura que la situación en Iraq, sin ser idílica, es “muy buena”
En unas declaraciones a la BBC, el ex presidente afirma que “actuaría de igual modo”: “Aunque fue un momento difícil, mi conciencia y mi mente están claras”
Aznar cree que “el mundo está mejor sin Sadam Husein y sin los talibanes”
http://www.estrelladigital.es/diario/articulo.asp?sec=mun&fech=19/03/2008&name=iraq_aznar

PLATAFORMA JUICIO CONTRA AZNAR
http://www.juicioaaznar.net/

MANIFIESTO CONTRA LA IMPUNIDAD POR LA GUERRA EN IRAK
Durante la primera mitad del año 2003 los españoles se movilizaron como nunca lo habían hecho para detener una guerra injusta, ilegal y amparada en mentiras, como se ha demostrado posteriormente. Con el apoyo del Partido Popular, José María Aznar, que entonces era Presidente del Gobierno español, decidió asumir el protagonismo a favor de esta guerra, dando la espalda a lo que exigía la ciudadanía en las calles y en las encuestas…
LEER MÁS
http://juicioaaznar.wordpress.com/2007/05/31/manifiesto-contra-la-impunidad-por-la-guerra-de-iraq/

‘fahrenheit 9-11’
http://tierradegenistas.blog.com.es/?tag=-+a+ver+%27fahrenheit+9-11%27

‘why we fight’ la industria de la guerra
http://tierradegenistas.blog.com.es/?tag=-+a+ver+%27why+we+fight%27+la+industria+de+la+guerra

11 s en TIERRA DE GENISTAS
http://tierradegenistas.blog.com.es/?tag=el+11+s

no a la guerra
http://tierradegenistas.blog.com.es/?tag=no+a+la+guerra

¿por qué se hace una guerra?
http://www.noalaguerra.com/ficheros/porquesehaceunaguerra.pps

Acta de la conversación entre Bush y Aznar
http://tierradegenistas.blog.com.es/2007/10/05/acta_de_la_conversaciasn_entre_george_w_~3087632

‘bush politica y evangelio’
http://tierradegenistas.blog.com.es/?tag=-+a+ver+%27bush+politica+y+evangelio%27

¿POR QUÉ NO SE CALLA?

Aznar y sus empresas familiares
http://www.losgenoveses.net/aznar/finanzas/miformacionfinanciera1.html

Los negocios de Aznar
http://www.eleconomista.es/blogs/gurus/?p=6

Políticas de destrucción masiva
http://lasideasclaras.blog.com.es/2008/03/08/polasticas-de-destrucciasn-masiva-3839555

El psicópata
http://tierradegenistas.blog.com.es/2007/04/29/el_psicaspata~2181026

Psiquiatras, personas preparadas para tratar a psicópatas
http://www.almas.tv/columna/columnacorporaciones1.html

Dr. Hugo Marietán – Psicopatía – El complementario y su psicópata
http://tierradegenistas.blog.com.es/2008/03/18/el-complementario-y-su-psicaspata-3902537

El glamour del psicópata
http://tierradegenistas.blog.com.es/2007/05/21/el_glamour_del_psicaspata~2310821

IMPRESIONANTE DOCUMENTAL DE JON SISTIAGA SOBRE LAS TROPAS NORTEAMERICANAS EN IRAK.

POLÍTICA

 11/12/2007

Jon Sistiaga relata el terror de la guerra de Irak

Sargento: ¿A qué estamos disparando?

JOSÉ MARÍA GARRIDO

Cuatro años y medio después de que el ejército americano asesinara a su compañero y amigo José Couso, el periodista Jon Sistiaga ha vuelto a Irak para relatar cómo es la vida de los soldados estadounidenses en el país ocupado.

En este documental que Cuatro emitió ayer por la noche, y que llevaba por nombre Sargento: ¿A qué estamos disparando?, se pudieron comprobar los graves errores de planificación y diseño de la administración Bush en esta guerra injusta que provoca la muerte de 2 militares y de al menos 20 civiles a diario.

”Nuestro trabajo”
“Sargento: ¿A qué estamos disparando?”, pregunta un soldado en pleno combate. “Hay cosas que hacemos que no son buenas, pero ese es nuestro trabajo”, afirma otro joven estadounidense en Irak. “Podemos acabar rápido con esto, pero a costa de la muerte de muchos civiles, y no deberíamos equivocarnos otra vez”, reconoció en este documental a Jon Sistiaga el general Coffey, tan desilusionado con el progreso de la guerra como el resto de sus compañeros en el ejército.


“Una música de locos”
Otro momento dramático de este documental fue cuando un militar destinado en esta guerra patrocinada por el trío de las Azores, tras exponer ilusionado sus planes futuros, y ante la pregunta de “¿Cómo es la música de la guerra?”, respondió literalmente: “Es una música de locos, es como esas canciones donde no entiendes la letra y solo escuchas gritos”.

Militares
Pero además, en este magnifico reportaje emitido por Cuatro, también se analizaron las nuevas estrategias que el ejército de Estados Unidos está llevando a cabo en la zona, los temores e inquietudes de los militares, y hasta el modo en el que los miembros del ejército disfrutan de su tiempo libre.

jmgarrido@elplural.com

CARTA DE NAVIDAD A TONY BLAIR.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • ALICIA MARTÍNEZ

    09/12/2007

 

Carta de Navidad a Tony Blair

Tony Blair, ex primer ministro británico, dice que tiene una profunda fe religiosa. Que se lo digan a las familias de Irak.

El ex líder laborista, que se pasea ahora (diciembre de 2007) por las iglesias de Londres con un libro de cantos y que va a todas partes con una Biblia, que es lo último que lee antes de dormir, debiera, si verdaderamente fuera una persona de mínima decencia hacia la ética universal de los hombres, sepultar su fe en los desconocidos confines del Cosmos, volver a Bagdad, llorar desconsoladamente y, con la humildad de los grandes hombres, pedir perdón por los crímenes que ha podido propiciar contra un pueblo.

Luego, debiera ir a Roma, atraído por el “efecto Ratzinger”, subirse a uno de los autobuses turísticos “Roma Cristiana”, personarse en la empresa Santa Sede y, previa cita con su presidente, decirle a Benedicto XVI: “Vi el mundo con la fe religiosa cuando con Bush y Aznar decidí agredir a Irak, sabiendo que no existía causa justa ni legítima que justificara tal acción. He regresado al país invadido y me he encontrado con la esencia de la muerte y el dolor. He visto una infancia mutilada y la viva imagen del horror. He llorado y con la amargura que desgarra, he podido sentir la atrocidad y el verdadero valor universal del hombre. Se me ha caído la venda de la fe, la misma, que, hasta ahora, servía para justificar todas mis acciones, como sé que a ti te pasa. Así, he podido arrojar esa fe tan personal a la oscuridad de la noche de los tiempos. Ahora, sin falsedad alguna, sé quien soy”.

El presidente parecía no inmutarse, su “fe” era espesa como la niebla antigua de Londres. Le abraza compasivamente y, dando media vuelta, vuelve a adentrarse por los orondos pasillos vaticanos. Luego, en sus misteriosas soledades, terminaría por redactar su Carta Encíclica Spe Salvi sobre la esperanza cristiana. Él sabe bien que su empresa es sólida en lo material y que afronta un presente nada fatigoso. Las cosas de la fe, se las deja al pobre Tony Blair.

SCOTT MCCLELLAN SEÑALA DEIRECTAMENTE A BUSH POR EL CASO PLAME.

El ex jefe de prensa de Bush señala directamente al presidente por el ‘caso Plame’

20MINUTOS.ES /

bush-jr.jpg

EFE. 21.11.2007 – 16:58h

  • Se filtró a la prensa el nombre de una agente de la CIA.
  • El jefe de gabinete de Cheney fue condenado por estos hechos.
  • McClellan asegura que él también fue engañado.

El ex jefe de prensa de la Casa Blanca Scott McClellan acusa a los principales asesores de George W. Bush y al propio presidente estadounidense de haberle proporcionado información falsa en el caso de la ex espía de la CIA Valerie Plame, cuya identidad fue revelada a la prensa por el entorno presidencial.

Según un breve anticipo difundido en la página web de la editorial de su libro “What happened. Inside the Bush White House and What’s Wrong with Washington” (“¿Qué ocurrió? Dentro de la Casa Blanca de Bush y qué va mal en Washington”), el ex portavoz presidencial reconoce que él mismo había “facilitado información falsa sin saberlo” a la prensa.

McClellan explica en la reseña, que el presidente le “llamó para hablar por él y restablecer la credibilidad que había perdido por el fracaso en la búsqueda de las armas de destrucción masiva en Irak”.

Había un problema: no era verdad

Y añade: “Estuve durante la mayor parte de dos semanas en el podio de la sala de prensa de la Casa Blanca frente a los focos exculpando públicamente a los dos principales asesores de la Casa Blanca: Karl Rove y Scooter Libby”. “Había un problema. No era verdad”, explica ahora McClellan.

El breve anticipo del libro, cuya publicación está anunciada para abril, añade que “Cinco de los más altos funcionarios en la administración estaban implicados para que así lo hiciera: (Karl) Rove, (Lewis “Scooter”) Libby, el vicepresidente (Dick Cheney), el jefe de gabinete del presidente (Andrew H. Card) y el propio presidente”.

Todos los hombres del presidente

El caso comenzó según la propia ex agente como una represalia contra su marido, el diplomático y ex embajador Joseph Wilson por haber denunciado que la Casa Blanca manipulaba a la opinión pública.

Wilson, que había viajado a Níger para investigar la supuesta venta de uranio a Irak, negó que tal hecho se hubiese producido, pese a que la Administración Bush lo afirmase en vísperas de la invasión del país árabe.

El siguiente paso de la Casa Blanca, en el que ahora McClellan implica a todo el entorno del presidente, fue filtrar a la prensa la identidad de Plame, un hecho perseguible judicialmente por ser agente de la CIA. Libby, jefe de gabinete de Cheney, fue condenado a 30 meses de cárcel por obstruir la investigación judicial del caso, aunque luego fue indultado por el presidente norteamericano.

Artículos relacionados

EL RINCON DEL NEOCÓN: “MANUAL PARA INTERPRETAR CORRECTAMENTE LA SENTENCIA DEL 11-M”

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    03/11/2007

Borja María Zallana de los Azebos

Manual para interpretar correctamente la sentencia del 11-M

 

Ante la certeza que teníamos de que el pueblo español no estaba preparado para interpretar correctamente una sentencia judicial tan complicada como la del 11 M, en el Partido hace meses que venimos preparando un sencillo manual. Muchos son los argumentos que están utilizando Zapatero y sus acólitos para dar un giro a la sentencia que favorezca su absurda teoría de que el atentado fue obra de un grupo de islamistas, cabreados por la intervención de España en la Guerra de Irak.

Las pruebas que presentan los Zapateristas para relacionar el atentado con Irak son tan endebles como los túneles de Cataluña. Para comenzar, que los tres países en los que se han cometido los tres atentados más importantes coincidan con los que participaron en la reunión de las Azores es simple y pura casualidad. Si los terroristas escogieron España fue por simple envidia. Envidia de un país que, gracias al firme timón de José María Aznar, se había convertido en faro de Occidente y asombro de propios y extraños ante sus avances económicos y sociales.

En cuanto a la fecha, un día 11, igual que en el caso de los atentados de las Torres Gemelas y el Pentágono, de nuevo una casualidad. Probablemente los terroristas no eran conscientes de la significación de esa fecha, ya que hay que tener en cuenta que el calendario musulmán es distinto al nuestro y que este grupo de moros desarrapados difícilmente podía tener acceso, y aún menos entender, nuestro sistema de fechas con su complicada combinación de días divididos en semanas pero enumerados de forma consecutiva para cada mes.

El que la mayoría de los terroristas juzgados sean musulmanes, tampoco supone ninguna prueba que pueda relacionar el atentado con la Guerra de Irak. Bien al contrario, es una magnífica muestra del éxito de la política de integración racial llevada a cabo por José Mari durante su mandato, que hizo posible que estos indeseables hicieran amistad con españoles de tanta raigambre como el grupo de asturianos encabezados por Trashorras.

Pero sin duda, lo que más problemas nos crea sobre la autoría e intención del atentado es que no se haya podido determinar quien fue el ideólogo capaz que elegir con tanta precisión el lugar y la fecha adecuada para hacer daño al Gobierno. He de reconocer que este asunto ha motivado entre nuestras filas dudas de alcance filosófico. Si admitimos que por la fecha escogida, tres días antes de las elecciones, se pretendía hacer daño al Gobierno de Aznar, hemos de reconocer que algo tendría que ver con las acciones realizadas por éste, y eso nos podría llevar de nuevo al principio de relacionarlo todo con la Guerra de Irak; pero si aceptamos que esa fecha está buscada de forma aleatoria, podemos caer en el error de que alguien pueda imaginar que no hizo falta un cerebro pensante que decidiera pormenores tan complicados y que, por lo tanto, se admita como verdad incuestionable que los condenados son los únicos responsables del atentado.

En el Partido no albergamos duda alguna de que tras el atentado, que nada tiene que ver con la Guerra de Irak ni, por lo tanto, con ninguna red internacional de terroristas islámicos, debe haber un grupo de cerebros que buscó de forma deliberada que perdiéramos las elecciones generales del 14 de marzo. Esta verdad incuestionable excluye por completo a los pobres desgraciados que acaban de ser condenados. Sólo a alguien con una gran preparación intelectual se le puede ocurrir que para hacer daño a un Gobierno se cometa un atentado tres días antes de las elecciones generales. Y para afirmar esto nos basamos en un estudio hecho hace pocas semanas entre los más destacados cerebros del Partido que ante la pregunta: ¿En qué fecha cometería usted un atentado si quisiera hacer daño a un Gobierno que está a punto de celebrar unas elecciones?”, respondieron de forma mayoritaria la respuesta A: “Unos meses antes, para que tenga tiempo de reaccionar”. Sólo hubo dos disidencias, un conocido alcalde que escogió la B: “En los días previos a las elecciones” y otro dirigente (no sé yo lo que vamos a hacer con este Ángel, que no termina de aplicarse) que respondió la C: “Después de las elecciones, cuando ya nadie lo espere”.