Pepe Rubianes, siempre.

PÚBLICO – Madrid – 08/03/2009 08:00

El maestro del humor valiente y mordaz

Rubianes era ante todo un tipo libre. De humor mordaz e inteligente, el cómico falleció el pasado 1 de marzo a los 61 años víctima de un cáncer de pulmón, dejando un gran vacío en la escena teatral catalana. Con un gesto, Rubianes era capaz de hacer sonreír al público. Sus herramientas eran siempre las mismas: fantasía desbordante, hipérbole desmesurada, labia e imaginación a prueba de bombas.

Rubianes solamente son dos horas de derroche, sátiras y risotada

Mañana, gratis con Público, se puede conseguir el DVD Rubianes solamente, uno de los espectáculos más longevos de la escena española. Rubianes lo representó durante más de nueve años con un éxito rotundo día tras día. Ahí Rubianes aparecía solo delante del escenario, vestido de negro y recitando monólogos, género del que fue un pionero.

Una carrera envidiable

El cómico catalán comienza presentando la obra así: “Buenas noches, señoras y señores, soy Pepe Rubianes, actor galaico-catalán. Digo galaico porque nací en Galicia, aunque casi nunca he vivido allí, y catalán porque he vivido siempre en Cataluña, aunque nunca he nacido aquí. Esto es una gracia, un gag. Si les hace gracia, se lo regalo, para ustedes…, ¡es malo de cojones!”. Después el cómico ironiza sobre su paso por el teatro universitario y revisa su vida de soltero empedernido.

El espectáculo se convirtió en uno de los más longevos de la escena española

Rubianes solamente son dos horas de derroche, provocación y risotada. Fue su proyecto más laureado, en el que logró cautivar al público con sus sátiras sobre lo humano y lo divino.

A finales de los setenta Rubianes cosechó importantes éxitos como miembro de las compañías Dagoll Dagom y Els Joglars, antes de iniciar su carrera en solitario con el espectáculo Pay-Pay, que lo llevó a actuar en Centroamérica.

En los ochenta y los noventa Rubianes también obtuvo éxitos con obras como Ssscum! (1992) que lo situaron entre los monologuistas más populares del país. Además se introdujo en medios como la radio, el cine y la televisión, que le otorgaron una gran popularidad social.

Desde 1997 hasta 2006 representó su espectáculo más laureado: Rubianes solamente. En 2006 dirigió la función Lorca eran todos y dos años después, La sonrisa etíope, cuyas funciones suspendió el pasado mes de abril al serle diagnosticado un cáncer.

Quin avorriment! (¡Que aburrimiento!)

aburrido

MARTÍN PACHECO

 Mucha gente conoce la pirámide de Maslow, un señor que organizó jerárquicamente, en forma de pirámide, las necesidades, desde las más necesarias hasta las más importantes, para explicar su tesis de que «una necesidad sustancialmente satisfecha» ya no motiva. Sin embargo, no es cierto. A Francisco Camps sigue motivándole el Himne, a pesar de que teníamos la necesidad «sustancialmente satisfecha» con la versión muy sentida y patriótica de Francisco, el xiquet d´Alcoi. Ahora, Camps, aunque tengamos lo necesario hecho unos zorros y a la espera de una solución del Gobierno de Zapatero, sigue centrándose en «lo importante»: una versión en castellano, valenciano e inglés del Himne en la garganta profunda de Plácido Domingo. Alguien dirá: no pasa nada por eso. Es cierto: no pasa nada ni por eso ni sin eso.

¡Hay que ver, siguiendo con la importancia de las cosas, la perra que les ha entrado en el Consell con los uniformes! Si el motivo que les lleva a promoverlo en las escuelas públicas es el prestigio y el trilingüismo (¡los colegios públicos ingle­ses también lo llevan!), la propuesta para que lo vistan «subalternos y conductores» es para «facilitar la identificación de determinados servidores públicos ante el ciudadano». Es cierto: alguien podría pensar que un señor sentado en el asiento del piloto y con las manos al volante es la rueda de recambio, mientras que si lleva uniforme todos sabremos que es el chófer. Tampoco pasa nada por eso. Ellos tam­bién llevan uniforme: si tú ves un lunes a un tipo con traje de domingo, corbata de padrino de boda y camisa de mucha fiesta de guardar, seguro que es el President, un conseller, un director general o Ricardo Costa.

Hablando de Ricardo y de su capacidad analítica de los fenómenos de masas. Supongo que estará de acuerdo conmigo en que si tenemos en cuenta que la «comunidad citrícola valenciana» la componen cinco millones de personas, la concentración de 200 agricultores convocados por la Unió de Llauradors a las puertas de la Conselleria de Agricultura fue un «fracaso absoluto». Ergo: no sólo no de­ben cambiar la política agraria, sino que deberían hacerla en inglés.

Responder a las 10 propuestas de la Plataforma per l´Ensenyament Públic con la futura creación de tres colegios públicos en inglés (desayuno, comida y ce­na), es como si te preguntan la hora y contestas que eres de Segovia dulce producto y la más puta del acueducto. ¡Qué manía con el inglés!

Hablando de manías: los que están a favor del AVE ¿podrían dejar de reivindicar el AVE a los que están a favor del AVE?¿Dejar de exigir que se construya el AVE a los que están construyendo el AVE?¿Dejar de exigir que llegue en 2010 a los que se exigen llegar en 2010? Es como si un tipo que respira le exigiera a otro que respira que respirara. Quin avorriment!

Publicado en Levante-EMV 08.12.2008

Wyoming denuncia la financiación con dinero público de “los monólogos” de Aznar en Georgetown

POLÍTICA

 

 

 

 

 

“Al PP le habría extrañado que Montilla protagonizara la película de Woody Allen, y cobrando un pastón”

 

 

ELPLURAL.COM

El Gran Wyoming recupera la polémica sobre cómo gobiernos del PP están financiando a la Universidad de Georgetown y por tanto indirectamente “los monólogos” que el ex presidente Aznar ofrece allí. Rebate la defensa a la que están utilizando los populares, que la Junta de Andalucía subvencionó el maratón de Nueva York o la Generalitat la película de Woody Allen rodada en Barcelona: “Tienen parte de razón, pero seguro que a estos señores del PP les hubiera extrañado que el protagonista de la película, y cobrando ese pastón, fuera Montilla. Ese es el tema”.

<!–

Al hilo de la polémica por el dinero que el Ayuntamiento de Madrid está invirtiendo en Georgetown, el showman televisivo recuerda en una columna de Público como ya hace unos años “el Gobierno superpatriota de Aznar subvencionaba una universidad privada americana mientras se recortaba el presupuesto de la universidad pública española”.

Monólogos hilarantes en la universidad
Apunta cómo al final ha recuperado parte de lo invertido por todos los españoles cuando compareció en aquella universidad “con unos extraños monólogos que causaban la hilaridad en su perfección histriónica, puesto que era mucho más difícil calibrar si era más ridículo el contenido o la interpretación en aquel inglés macarrónico con un tono de fusión tex-mex gay que Cantinflas no consiguió tras años de investigación interpretativa”.

“Sería de agradecer que el dinero fuera suyo”
En cualquier caso, apunta Wyoming que “sería de agradecer que el dinero invertido fuera suyo” y recuerda que el Ayuntamiento de Gallardón “ha decidido mandar un dinerillo a la misma universidad”. Sobre la defensa que hace el PP de que otros gobiernos también han financiado actos para promocionar sus ciudades recurriendo a una película de Woody Allen, la diferencia es que Montilla no era el protagonista de la misma.