CAMPS ARRUINA UN POCO MÁS A LA GENERALIAT VALENCIANA AL CUBIR UN FIASCO DEL CARDENAL CON 4,5 MILLONES DE EUROS.

francisco_camps_arzobispo_valencia_generalitat.jpgdomingo, 24 febrero 2008

AL PP VALENCIANO LE SALE CARA LA IGLESIA CATÓLICA: LA GENERALITAT CUBRE CON 4,8 MILLONES DE EUROS UN FIASCO FINANCIERO DEL ARZOBISPO GARCÍA GASCO, DEJANDO EN RUINAS UN CENTRO ECUMÉNICO QUE APADRINO EDUARDO ZAPLANA

El arzobispo de Valencia, Agustín García Gascó, no tiene por costumbre informar a sus feligreses del estado de las finanzas en su diócesis. Por eso no ha extrañado tanto, como hubiera sido normal en otro personaje público, que el prelado católico – recientemente nombrado cardenal por Benedicto XVI – mantenga un absoluto mutismo en torno a un feo asunto, donde sale de protagonista principal, con un fiasco financiero millonario de coletilla. Escribe Ignasi Pellicer, en El Plural.

El descalabro económico se ha producido con la paralización, por falta de financiación, de unas obras para construir un templo ecuménico, cerca de la turística población de Oliva. La Generalitat Valenciana, presidida por Francisco Camps, ha tenido que pagar los platos rotos: 4,8 millones de euros, con cargo al erario público valenciano, se han volatilizado en el fracasado proyecto del purpurado valenciano.

“Incumplimiento de contrato”. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, ha criticado en una reciente sentencia el proceder de García Gasco en este asunto “por incumplimiento de contrato”. La misma sentencia – a la que cabe un último recurso – obliga a la iglesia católica a devolver los terrenos que debían acoger el edificio religioso al ayuntamiento de Oliva, tal y como lo aprobó un pleno municipal, en marzo de 2006, al constatar que la obra religiosa no iba hacia adelante.

Falta de transparencia. El concejal del Bloc Nacionalista en el ayuntamiento de Oliva, David González, en declaraciones a El Plural defiende la sentencia del alto tribunal, porque “deja claro que el arzobispado de Valencia ha ido incumpliendo, una a una, todas las promesas que hizo desde el principio del proyecto”. Según las cláusulas de este contrato, las obras del templo tenían que haberse empezado en el 2002 para acabarse tres años después, en 2005. No se han cumplido ninguno de estos plazos. La fundación TECSAL (Templo y Centro Ecuménico ‘El Salvador’), creada por el propio García Gasco exclusivamente para este fin y presidida por el jesuita, Vicente Sastre, tampoco ha aportado ninguna información sobre cuáles han sido las aportaciones económicas de iglesia católica, ni de otras confesiones que habían prometido ayudar económicamente. Al parecer, la falta de transparencia ha sido la principal razón para que al proyecto le rechace la Unión Europea subvenciones millonarias. Información completa.

Anuncios