LAS CONSECUENCIAS DE “MILAGRO” LLANERA COMIENZAN A EMERGER.

Almonacid de Zorita, gravemente afectado por la crisis del Grupo Llanera Imprimir E-Mail
Escrito por O.C.   
lunes, 08 de octubre de 2007
  • La compañía era la encargada de la construcción del almacén remporal de residuos de la nuclear “José Cabrera” antes de entrar en suspensión de pagos el pasado día 1
  • Varios autónomos y empresas de la comarca mantienen facturas pendientes de cobro por valor de decenas de miles de euros

GUADALAJARA, 08-10-07

Decenas de personas en Almonacid de Zorita y su comarca se están viendo gravemente afectadas por la crisis de la compañía inmobiliaria levantina “Grupo Llanera” . Esta empresa era la encargada de ejecutar las obras de construcción del Almacén Temporal Individualizado (donde se ubicará el combustible radiactivo gastado en la nuclear, hasta que el Estado culmine un almacén centralizado para todo el país) de la Central Nuclar José Cabrera. Pero Llanera comunicó la pasada semana que entraba en “suspensión pagos”, lastrada por una deuda que los medios económicos han cifrado en casi 750 millones de euros (“Cinco Días”, 1-10-07)

La compañía, presidida por Fernando Gallego, comunicó oficialmente su suspensión de pagos el pasado lunes 1. El Tribunal Superior de Justicia de Valencia aseguró que el grupo se encontraba en situación de “insolvencia inminente”.

Llanera estaba ejecutando las obras del almacén nuclear de Zorita en su condición de empresa subcontratada. Trabajadores del grupo estaban alojados en hostales de la localidad, y son decenas los autónomos y empresas que han servido a la compañía, desde el sector hostelero, hasta el suministro de materiales de construcción. A todas ellas, según fuentes consultadas por EL DECANO les quedan facturas pendientes de cobro por valor de varios miles de euros. Llanera subcontrató a una decena de empresas locales para trabajos de movimiento de tierra, tala de árboles, vertido de hormigón o mantenimiento eléctrico del ATI, entre otros.

Según el diario económico “Cinco Días”, una auditoría realizada sobre el grupo reflejaba una deuda diez veces superior a los fondos propios de la compañía, que apenas alcanzaban los 70 millones. La gravedad de su crisis la muestra el dato de que los ingresos por ventas en 2006 apenas alcanzaron 6’1 millnes de euros.

El ATI de la José Cabrera comenzó a construirse paralelamente al inicio del proceso de desmantelamiento de la nuclear, después de su cierre el pasado 30 de abril de 2006. La Dirección General de Política Energética y Minas autorizó su construcción a Unión Fenosa a el pasado mes de enero. Las obras arrancaron en febrero, y estaba previsto que hubieran concluido ya el pasado mes de agosto.

A este almacén llegará el uranio gastado procedente de la piscina de la nuclear a partir de 2009. Serán unas 100 toneladas de alta radiactividad. La estrctura contará con 16 contenedores (cofres de hormigón), y se está construyendo sobre una losa sísmica situada al sur de la central.