EL CIRCUITO URBANO DE FORMULA 1 DE VALENCIA TAPONARÁ LAS SALIDAS NATURALES Y AUMENTA EL RIESGO DE RIADA E INUNDACIONES.

circuito-valencia.jpg

lunes, 10 diciembre 2007

EL CIRCUITO URBANO DE FÓRMULA UNO EN VALENCIA AUMENTA LOS PELIGROS DE RIADAS E INUNDACIONES PORQUE IMPIDE EL DESAGÜE NATURAL Y TAPONA LOS OJOS DEL PUENTE DE ASTILLEROS…

La Asociación de Vecinos de Nazaret ha denunciado que la construcción del circuito urbano de Fórmula Uno aumenta el riesgo de inundación de este barrio, al invadir el cauce del río Turia y desnivelar sus márgenes, disminuir su capacidad de desagüe y tapar varios ojos del puente de Astilleros. El portavoz de este colectivo vecinal, Julio Moltó, tras la asamblea informativa que mantuvo con otras asociaciones la semana pasada, en la que se ha analizado el impacto que el circuito urbano de Fórmula Uno tendrá en este barrio valenciano.

Salvar Nazaret de riadas. Moltó ha manifestado que obstaculizar las aguas pluviales es un tema “alarmante” para los vecinos y ha advertido de que podría ser un problema “más grave” que el que atañe actualmente al Palau de les Arts. También ha instado al Ayuntamiento de Valencia a que trabaje para que esta nueva situación de Nazaret sea contemplada por el Plan de Acción Territorial Sectorial (PATRICOVA) sobre prevención de riesgos de inundación.
Según Moltó, el circuito urbano “que podría estar en funcionamiento hasta el 2022, supondrá peores condiciones de vida para los vecinos todos los veranos”.

La Fórmula Uno: ruido, contaminación y colapso de tráfico. Entre las causas, se ha referido al ruido “insoportable”, la contaminación atmosférica, el colapso circulatorio “debido a la falta de aparcamientos” y el aislamiento del barrio que supondrá el corte del puente Astilleros durante la celebración del Gran Premio de Europa. Asimismo, ha calificado de “muy preocupante” que esta instalación se esté realizando “sin licencia de obras, sin estudio de impacto ambiental e incumpliendo el Plan General de Ordenación Urbana que indica que el cauce del río es zona verde”. Por último, ha destacado que la actividad de esta instalación es “molesta, contaminante y peligrosa” para los vecinos de Nazaret.

VALENCIA: ¿FORMULA 1 O FORMULA MAGISTRAL PARA FORRARSE LOS AMIGOS DEL PP?

lunes, 08 octubre 2007

“elplural.com” DENUNCIA “TRAMPAS DE SALIDA” EN LAS OBRAS DEL CIRCUITO DE FÓRMULA 1 EN VALENCIA, PORQUE FRANCISCO CAMPS Y RITA BARBERÁ SE SALTAN LAS REGLAS Y FAVORECEN A EMPRESAS AMIGAS

Han sido muchas las voces de colectivos vecinales y ecologistas las que se han hecho oír estos días con fuerza en Valencia, en contra del polémico circuito urbano de Fórmula Uno. En declaraciones a “elplural.com”, Julio Antonio Moltó, representante de la comisión “El litoral que volem” (El litoral que queremos”), de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, resume lo que está sucediendo con estas claras y contundentes palabras: “Se está utilizando el dinero público para intereses privados”.
Cuanto habla y critica este representante vecinal lo apoya en pruebas que considera “irrefutables”. Todas están resumidas en un escrito-denuncia, depositado en la Generalitat y entregado a los medios de comunicación valencianos para que salgan a luz pública los entresijos que se intentan esconder desde el gobierno regional conservador.

Greenpeace y Ecologistas en Acción se suman a las protestas. El glosario de críticas vecinales, además, cuentan con el respaldo expreso de organizaciones ecologistas, como Greenpeace y “Ecologista en Acción”. Se pide, antes que nada, a la Consellería de Infraestructuras que explique por qué no se ha llevado a cabo un estudio del impacto ambiental, como suele ser preceptivo en este tipo de obras urbanísticas.

Camps y Barberá ponen la “primera piedra”. La Generalitat Valenciana y el ayuntamiento de la ciudad, que preside la alcaldesa “popular” Rita Barberá, intentan saltarse este requisito por una pirueta administrativa. Pese a que Barberá y Camps, pusieron el pasado lunes la primera piedra del futuro circuito en un acto público a bombo y platillo, no consta en ningún documento oficial administrativo que las obras cuestionadas sirvan para construir un circuito, sino como “remodelación y mejoras de barrios”. De esta manera, “se hace la trampa”, señala Julio Antonio Moltó y remacha que son “artimañas” que utiliza el gobierno regional del PP, sin que el ayuntamiento le diga nada “porque es de la misma cuerda política”.

Las obras para empresas amigas. Para colmo de lo que se considera una “actuación fraudulenta” de la Generalitat, desde las asociaciones de vecinos se pone también de relieve que los 41,2 millones de euros – coste de las obras de las dos fases del circuito Fórmula 1 – van a parar directamente a la facturación de empresas, la mayoría de constructores valencianos afines al PP.

El patrón de patronos valenciano, Rafael Ferrando, factura por las obras. Una de estas empresas es Pavasal. Tiene de accionista a Rafael Ferrando, actual presidente de Cierval, la patronal regional valenciana. Este empresario cuenta con la plena confianza del presidente Camps. Lo ha utilizado en sus batallas para reivindicar agua del Ebro, en el seno de la CEOE, de la que es vicepresidente. Además, Ferrando es ahora miembro de la junta de gobierno de la Autoridad Portuaria de Valencia, una de las partes interesadas en las obras del circuito automovilístico. Información completa

CAMPS Y BARBERÁ HACEN TRAMPAS EN EL CIRCUITO URBANO DE F1 DE VALENCIA.

POLÍTICA EL PLURAL.COM

 08/10/2007

Barberá y Camps se saltan las normas

Trampas de salida, en el circuito de Fórmula 1 de Valencia

IGNASI PELLICER

Han sido muchas las voces de colectivos vecinales y ecologistas las que se han hecho oír estos días con fuerza en Valencia, en contra del polémico circuito urbano de Fórmula Uno. En declaraciones a “elplural.com”, Julio Antonio Moltó, representante de la comisión “El litoral que volem” (El litoral que queremos”), de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, resume lo que está sucediendo con estas claras y contundentes palabras: “Se está utilizando el dinero público para intereses privados”.

Cuanto habla y critica este representante vecinal lo apoya en pruebas que considera “irrefutables”. Todas están resumidas en un escrito-denuncia, depositado en la Generalitat y entregado a los medios de comunicación valencianos para que salgan a luz pública los entresijos que se intentan esconder desde el gobierno regional conservador.

Greenpeace y Ecologistas en Acción se suman a las protestas
El glosario de críticas vecinales, además, cuentan con el respaldo expreso de organizaciones ecologistas, como Greenpeace y “Ecologista en Acción”. Se pide, antes que nada, a la Consellería de Infraestructuras que explique por qué no se ha llevado a cabo un estudio del impacto ambiental, como suele ser preceptivo en este tipo de obras urbanísticas.

Camps y Barberá ponen la “primera piedra”
La Generalitat Valenciana y el ayuntamiento de la ciudad, que preside la alcaldesa “popular” Rita Barberá, intentan saltarse este requisito por una pirueta administrativa. Pese a que Barberá y Camps, pusieron el pasado lunes la primera piedra del futuro circuito en un acto público a bombo y platillo, no consta en ningún documento oficial administrativo que las obras cuestionadas sirvan para construir un circuito, sino como “remodelación y mejoras de barrios”. De esta manera, “se hace la trampa”, señala Julio Antonio Moltó y remacha que son “artimañas” que utiliza el gobierno regional del PP, sin que el ayuntamiento le diga nada “porque es de la misma cuerda política”.

Las obras para empresas amigas
Para colmo de lo que se considera una “actuación fraudulenta” de la Generalitat, desde las asociaciones de vecinos se pone también de relieve que los 41,2 millones de euros – coste de las obras de las dos fases del circuito Fórmula 1 – van a parar directamente a la facturación de empresas, la mayoría de constructores valencianos afines al PP.

El patrón de patronos valenciano, Rafael Ferrando, factura por las obras
Una de estas empresas es Pavasal. Tiene de accionista a Rafael Ferrando, actual presidente de Cierval, la patronal regional valenciana. Este empresario cuenta con la plena confianza del presidente Camps. Lo ha utilizado en sus batallas para reivindicar agua del Ebro, en el seno de la CEOE, de la que es vicepresidente. Además, Ferrando es ahora miembro de la junta de gobierno de la Autoridad Portuaria de Valencia, una de las partes interesadas en las obras del circuito automovilístico.

El grupo Lubasa, de Castellón, entre los agraciados
También ha salido agraciado en la adjudicación de las obras, el grupo “Lubasa” de Castellón a través de su filial Becsa. Es propiedad del empresario Luis Batalla quien ha sido un apoyo incondicional para que se empiecen las obras del aeropuerto de Castellón, impulsado por el presidente de la diputación, Carlos Fabra. Este cacique provincial del PP figura como imputado en varios delitos de falsificación de documentos públicos, contra Hacienda y tráfico ilegal de influencias que esperan juicio.
Figura igualmente en la nómina de empresas del circuito, la alicantina Ecisa, propiedad de Manuel Peláez, y Hormigones Martínez, con sede central en Elche. Ambas son conocidas por sus simpatías con el poder conservador, tanto cuando mandaba aquí Eduardo Zaplana, como ahora, con Francisco Camps al frente de la Generalitat.

Fernando Roig hará caja con el circuito en marcha
Pero aun ven más “intereses particulares” las asociaciones de vecinos en este negocio, financiado con fondos públicos, cuando saben que la empresa que explotará los derechos de las competiciones automovilísticas sera “Valmor Sport”. Tiene de principal accionista a Fernando Roig, empresario del sector de la cerámica, dueño del Pamesa y del equipo de fútbol Villareal C.F. Forma el tridente de la saga empresarial valenciana, junto con sus hermanos Juan (dueño de Mercadona) y Francisco, ex presidente del Valencia C.F., constructor y promotor inmobiliario.

En filigrana, el dúo Ecclestone-Agag
Detrás de este entramado empresarial – que va a beneficiarse del negocio antes incluso de que se el primer pistoletazo de salida de las carreras – aparece en filigrana, Alejandro Agag, el yerno de Aznar. A Agag se le atribuye la idea de hacer el circuito de Fórmula Uno en Valencia. Le vendió la ocurrencia a su socio, el magnate británico, Bernie Ecclestone, que es el que manda a escala mundial en este tipo de competiciones. Ecclestone y el candidato Francisco Camps, en un caso inédito en la historia de las democracias europeas, utilizaron de coartada electoral este circuito para que los valencianos le dieran la mayoría al PP, como así sucedió.

LA DESFACHATEZ DEL PP VALENCIANO EN POLÍTICA Y EDUCACIÓN SANITARIA.

569242.jpg

martes, 11 septiembre 2007

EL GOBIERNO VALENCIANO DEL PP VA A PELOS Y PLUMAS EN POLÍTICA UNIVERSITARIA: MIENTRAS ALIENTA LA FACULTAD CATÓLICA “PIRATA” DE MEDICINA, EXIGE AL GOBIERNO QUE AMPLIE PLAZAS EN LAS UNIVERSIDADES PÚBLICA…

La polémica en torno a los estudios de Medicina en la Universidad Católica de Valencia (UCV) que regenta el arzobispo Agustín García Gasco sigue abierta. El último coletazo ha venido tras la petición del conseller de Sanidad del Gobierno regional, Manuel Cervera, que exige ahora que el Ejecutivo central amplíe las plazas en centros públicos para cursar Medicina. Escribe V. Vadillo de “elplural.com”.

El Partido Socialista de Valencia(PSPV) y Compromís del País Valencià denunciaron que fue el propio equipo de Camps quien impidió esa ampliación de plazas para beneficiar a la UCV, que, aun sin tener sus títulos homologados por el Ministerio de Educación, cuenta con los permisos legales de la Generalitat para impartir las clases.

En junio, cuando tocaba, el PP valenciano no pidió más plazas de medicina en la pública…En el último consejo de Universidades, celebrado en junio, el Gobierno valenciano no reivindicó ninguna ampliación de plazas en sus universidades públicas para la oferta de titulaciones de la rama de Sanidad, pese a las constantes peticiones formuladas por los partidos de la oposición. Sin embargo, ayer mismo el conseller Manuel Cervera pidió al Ejecutivo de Zapatero que “abra la mano” para aumentar las plazas de las universidades de Alicante y Valencia, así como para autorizar a la Universidad Jaume I de Castellón a impartir estos estudios.

La Generalitat de Camps financia con dinero público centros universitarios privados de raigambre católica-conservadora. Sus exigencias han despertado un profundo malestar entre los grupos de la oposición, que vienen denunciando desde hace meses a esta Consejería por no impulsar las universidades públicas mientras que financia y pone todas las facilidades a centros privados y católicos. El último ejemplo fue el de la UCV, donde este curso comienza a impartirse la titulación de Medicina gracias al apoyo de la Generalitat, aunque sin tener los títulos homologados por Educación. El secretario de Educación del PSPV, Miguel Soler, apuntó que esta petición es un “retraso intencionado” por parte del Govern que “esconde la voluntad del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y su séquito de beneficiar a la UCV en detrimento de la pública”. Según explicó, el Consell debía haber solicitado el aumento de plazas en julio, pero “no lo hizo y ahora tiene la desfachatez de clamar al Gobierno de España que le solucione la papeleta”.

La actitud “hipócrita” del conseller de Sanidad, Manuel Cervera. Igual enfado mostró la diputada autonómica de Compromís del País Valencià Marina Albiol, quien calificó de “hipócrita” la tardía petición de Cervera, que hace esta solicitud “pocos meses después” de otorgarles “estos estudios a una universidad privada católica”, la de García Gasco. A su entender, el PP es responsable de que los estudios de medicina no se cursen aún en Castellón ya que, en lugar de impulsar la educación pública, el Govern ha “financiado y potenciado a un sector privado en manos de una confesión religiosa vinculada en muchos casos a sectores extremistas”. Criticó además que mientras las universidades privadas en Valencia “se subvencionan así de las arcas públicas”, los centros públicos “sufren las continuas embestidas del PP”.

La oposición de izquierdas quiere que se cree un área de Ciencias de la Salud en Castellón que el PP desoye. Ambos partidos recordaron que hace al menos un año que la oposición pide que se potencien las universidades de Valencia y Alicante en el terreno sanitario y que se cree un área de Ciencias de la Salud en Castellón, por lo que apoyarán esta petición, aún considerando que “llega tarde” y que es “intolerable” esta “vena reivindicativa” después de haber “impedido” que otras universidades disfrutaran de estos títulos.

septiembre 11, 2007 en DOSSIERS

AGAG, CAMPS Y LA F1 EN VALENCIA: MUCHO MORRO, CARA DURA Y MÁS POCA VERGUENZA. ¡QUE CUADRILLA!.

POLÍTICA

 11/09/2007

El yernísimo se cobra sus favores a Camps

Agag pretende que la Generalitat Valenciana le financie su entrada en la Fórmula 1: ¡40 millones de euros!

IGNASI PELLICER. VALENCIA

El negocio super-millonario que intenta hacer en Valencia Alejandro Agag – el yernísimo del ex presidente del Gobierno José María Aznar – se va perfilando cada día más. Se desdibuja la jugada, aunque últimamente se le haya puesto en sordina, tanto en su vertiente económico-financiero, como en la política.

El socio de Agag en Valencia, el ex piloto de Fórmula 1, Adrián Campos, se mantiene cauto y discreto. Ni uno, ni otro sueltan prenda sobre cómo les va lo que ambos llevan entre manos. El pasado mes de julio, Agag compró al ex piloto valenciano la mayoría de las acciones de su empresa “Campos Grand-Prix” que compite en GP2, la segunda división de carreras de competición automovilísticas. Agag no hacía más que seguir al pie de la letra un plan mucho más ambicioso que había ideado meses antes, con la bendición de su otro socio, el multimillonario Bernie Ecclestone, patrón y amo de la Formula 1 a escala mundial.

¿Cuánto pagó al ex piloto Campos?
Cuál fue el precio de la operación de compra-venta entre Agag y Campos, sigue siendo un auténtico misterio. Tampoco se sabe con certeza si hubo una verdadera derrama de dinero u otras componendas. Lo bien cierto es que, desde entonces, los dos socios andan detrás de entrar en la escudería japonesa, Super Aguri (Suzuki), en horas bajas por problemas financieros.

El salto a la Fórmula 1
Campos y Agag quieren dar juntos el salto de la GP2 -donde ahora compite la marca valenciana- a la Fórmula 1 que es donde de verdad se mueven los negocios millonarios. De negocios de altos vuelos, Agag sabe un rato, desde que fuera uno de los prebostes del PP, con Aznar de padrino, hasta hoy que, se dedica a los negocios personales en exclusiva.

El pagador, la Generalitat de Camps
El binomio Agag-Campos, si quiere entrar en la Fórmula 1 de la mano de la escudería japonesa Aguri, tiene que desembolsar en torno a los 40 millones de euros, según calculan fuentes muy bien informadas en este sector de negocios. Pero ni Agag, ni el ex piloto Campos, disponen ni juntos ni por separado de tan descomunal cantidad de dinero. Y aquí es donde empiezan, y no acaban, las suspicacias y especulaciones en los mentideros políticos empresariales valencianos sobre la operación de Agag y los posibles soportes financieros para llevarla a buen puerto.

Corren rumores, con sobrado fundamento, de que Agag pretende que sea la Generalitat Valenciana -en manos del PP, bajo la presidencia de Francisco Camps- quien financie los 40 millones de euros que le cuesta la entrada en la Fórmula 1, con Adrián Camps de socio técnico-profesional.

Un convenio en fase de “redacción”
Los millones, se especula, pueden salir de las arcas públicas, mediante un convenio de patrocinio de la Ganeralitat Valenciana. Su contenido se encuentra, al parecer, en la fase de “redacción”. Es muy posible que no se dé a conocer hasta que no estén más avanzadas las obras del circuito urbano de Formula 1, con plazo de ejecución para antes del otoño del 2008 que debe celebrarse la primera competición, tal y como se ha comprometido Ecclestone en persona.

El circuito, arma electoral
Fue precisamente Agag quien ideó el circuito, se lo contó a su socio Ecclestone y al presidente Camps. Estos se las compusieron para utilizar la idea, primero como arma electoral en las últimas elecciones municipales del 27 de mayo, condicionando el proyecto a que saliera reelegido Camps de presidente de las urnas, un caso inédito en la historia de las democracias europeas. Ahora al proyecto urbanístico, se le quiere equipar a la América’s Cup que el PP valenciano le ha sacado todo el rédito electoral, aunque la mayor parte de la inversión económica la haya aportado el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero.

Agag y Camps, dos PPijos
A la deuda política del PP valenciano, pendiente de saldar a favor de Agag, por ser el padre del muy rentable políticamente hablando circuito de Fórmula Uno, hay que pensar que el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, mantiene todavía viva cierta amistad con Agag. Data de la época de las noches del “clan Becerril” que organizaba Agag con “jóvenes promesas” del PP. Las reuniones y sus protagonistas están recopiladas en “Los PPijos. El Turno de la generación de Agag”, obra de los periodistas, Carlos Ribagorda e Ignacio Cardero. De la “fuerte amistad” entre Agag y Eduardo Zaplana, enemigo declarado de Camps en el PP, lógicamente ahora se intenta echar tierra por medio.

FUNDACIÓN “SOLIDARITAT I VOLUNTARIAT”, UNA ON¿QUÉ?…VAYA CARA!.

v_logo_fundar.gif

jueves, 06 septiembre 2007

LA FUNDACIÓN “SOLIDARITAT I VOLUNTARIAT”, QUE FINANCIAN BANCAJA Y LA GENERALITAT VALENCIANA DEL PP, ACUSADA DE DESPEDIR 11 EMPLEADOS DE MANERA IMPROCEDENTE POR ORGANIZAR LAS PRIMERAS ELECCIONES SINDICALES…

Comisiones Obreras denunció ayer una “persecución ideológica” en la Fundació de la Solidaritat i el Voluntariat. La entidad privada sin ánimo de lucro, financiada por la Consejería de Bienestar Social y Bancaja, despidió de forma improcedente a seis trabajadores en julio después de que celebraran su primera elección sindical, un caso que el sindicato ha llevado ante la justicia. La fundación acumula 11 despidos improcedentes desde que se creó en 2001. Su plantilla de 23 empleados ha quedado reducida a 12, según CC OO. La gerente negó persecución alguna. Informa hoy Ignacio Zafra, en el diario “El País”, edición Comunitat Valenciana. 

Ester Fonfría, gerente de la Fundació de la Solidaritat i el Voluntariat (Fundar, dedicada a apoyar a las ONG), afirmó que el hecho de que cuatro de los seis últimos despedidos estuvieran incluidos en las listas de CC OO (cuyo candidato resultó elegido) respondió a la voluntad de respetar el proceso electoral. Fonfría justificó la salida de los empleados con la necesidad de adaptar “una estructura obsoleta” a un “sector muy dinámico”.

Despidos, tras acoso laboral. Los trabajadores consultados hablaron, sin embargo, de un clima de “acoso laboral” que habría llegado a su cénit tras la decisión de los empleados de convocar por primera vez en siete años elecciones sindicales. Comisiones Obreras, que ha llevado el caso al juzgado, adujo al respecto el “índice muy elevado de rotación de la plantilla”: Desde 2001, han abandonado la entidad 40 personas, entre despidos improcedentes, justificados, finalización de contratos y bajas voluntarias. Fonfría explicó lo numeroso de la última categoría apuntando a los “bajos sueldos” y a la apuesta de la fundación por gente joven que saltaba a la empresa privada cuando tenía ocasión. La versión de los trabajadores consultados fue distinta. “Algunos recién aterrizados se marchaban porque no podían ni aguantar el mes de prueba”, dijo una de ellas.

Caza de brujas contra los trabajadores que no simpatizan con el PP. No es la primera vez que la gerente es acusada de presionar a los trabajadores por motivos ideológicos. En mayo de 2002, tras un despido, el PSPV denunció la existencia de “listas negras” con trabajadores no afines al Partido Popular. Fonfría lo negó. Este periódico publicó más tarde una carta firmada por 17 trabajadores en las que rechazaban la denuncia de los socialistas. De los empleados de aquella época, sólo cuatro continúan en la entidad, según CC OO.

El 50% de las ayudas que recibe la fundación para pagar despidos. La entidad fijó una indemnización de 75.000 euros por los últimos seis despidos improcedentes (siete en lo que va de año). Esa cifra representa en torno al 50% del dinero que destina anualmente a las ONG a través de la convocatoria de ayudas. Fonfría lo aceptó, pero dijo que la fundación, que recibe más de cuatro millones de euros de Bienestar Social y de Bancaja, reparte muchos más fondos a las ONG por otras vías. Los despidos llevan fecha del 31 de julio. Un día después de que la dirección de Fundar rindiera cuentas al patronato por todas las actividades e incidencias registradas en el último año. La gerente lo achacó a una “casualidad”.

El presidente de Solidaritat i Voluntariat” es Juan Cotino, insigne miembro del “Opus Dei” y vice-presidente del Consell de Francisco Camps. Fundar fue creada por la Consejería de Bienestar Social, dirigida entonces por Rafael Blasco, y por la Obra Social de Bancaja en 2001 y ha sido dirigida desde entonces por Fonfría. El vicepresidente de la Generalitat y consejero Juan Cotino ocupa su presidencia, y su departamento aportó el año pasado a la entidad 2,7 millones de euros de los cuatro que la fundación recibe de sus patronos. Bienestar Social declinó ayer, sin embargo, hacer declaraciones sobre el caso. Un portavoz señaló que es la recién creada Consejería de Inmigración y Ciudadanía, al frente de la cual está Blasco, la que lleva el día a día de la entidad. Este periódico intentó sin éxito ponerse en contacto con su jefe de comunicación.

septiembre 6, 2007 en DEJACIÓN

RECORD TRAS RECORD

miércoles, 29 de agosto de 2007, 11:45:58 | Juan E. TurIr al art�culo completo

“La conversión (para la celebración de la Fórmula 1 en Valencia, n.a.) del antiguo puente levadizo en giratorio costará 11 millones de euros”

Se supo ayer, pero así lo titula hoy Levante. Su director Pedro Muelas expresa con meridiana claridad -en su artículo ¿El puente móvil más caro del mundo?– lo mismo que pienso yo e imagino que todos aquellos que sepan que esto es así:

“La «broma» del puente levadizo de la dársena interior del puerto de Valencia nos va a costar una fortuna con el quita y pon que lleva esta impresionante infraestructura. Primero fue diseñado y construido para subir y bajar y dejar pasar los barquitos por debajo, por lo cual se convirtió en el puente levadizo más largo del mundo (14 millones de euros), después se fijaron sus «brazos» para que circularan por encima los trenes(6 millones de euros), y ahora – corre corre que te pillo- para llegar a tiempo al circuito de F1 lo quitan de donde está, lo convierten en giratorio, en el giratorio, se supone, más largo del mundo, y se lo llevan al nuevo canal de la Copa del América (11 millones de euros) para que pasen por encima bólidos a 300 kilómetros por hora, con lo cual el puente aquel nos va a salir, de momento, por 31 millones de euros? ¿se supone que el más caro del mundo?”

PD: Las Provincias, el diario decano de la ciudad, ha optado por titular la información por la duración de las obras (“Las obras de traslado del puente móvil al canal para la F1 durarán ocho meses”) y sólo citan lo que cotarán bien entrado el artículo, concretamente en su octavo párrafo. Sabiendo cómo se leen los periódicos -titular, entradilla, y a lo más, un par de párrafos-, es fácil deducir que los lectores del diario no sabrán el despilfarro que supone la obra. No hace falta señalar, aunque lo haré, que no se enterarán por Canal.

Al contemplar su imagen es imposible no preguntarse, “¿Cómo pude vivir tantos años sin el puente levadizo?