El SONDEO DEL CIS DA AL PSOE UNA APRETADA VICTORIA EL 9-M.

europapress.es – 2/15/2008 3:00 PM

El CIS da la victoria al PSOE en las generales con el 40,2 por ciento y entre 158 y 163 escaños

El CIS da la victoria al PSOE en las generales con el 40,2 por ciento y entre 158 y 163 escaños

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) pronostica para las elecciones del próximo 9 de marzo una victoria del PSOE con un apoyo del 40,2 por ciento y una horquilla de entre 158 y 163 escaños, frente al 38,7 por ciento y entre 153 y 157 escaños que se calcula para el PP. La diferencia entre ambos sería sólo de 1,5 puntos, la tercera más pequeña de la legislatura, y muy por debajo del margen de 5 puntos que se registró en los comicios de 2004.

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) pronostica para las elecciones del próximo 9 de marzo una victoria del PSOE con un apoyo del 40,2 por ciento y una horquilla de entre 158 y 163 escaños, frente al 38,7 por ciento y entre 153 y 157 escaños que se calcula para el PP. La diferencia entre ambos sería sólo de 1,5 puntos, la tercera más pequeña de la legislatura, y muy por debajo del margen de 5 puntos que se registró en los comicios de 2004.

Este estudio preelectoral del CIS, presentado hoy en el Congreso, se basa en 18.221 entrevistas realizadas en 1.214 municipios de toda España entre los días 21 de enero y 4 de febrero, fechas en que los medios de comunicación hablaban del fichaje de Manuel Pizarro por el PP y de la exclusión del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, así como de las recomendaciones de la Conferencia Episcopal ante las elecciones. Se trata por tanto de una ‘macroencuesta’ con un margen de error de más/menos 0,74 puntos, mucho más amplia que los barómetros mensuales de este organismo, que sólo utilizan 2.500 entrevistas.

GANAS DE IR A VOTAR

Según el CIS, ocho de cada diez ciudadanos anuncia que irá a votar el 9 de marzo “con toda seguridad” o “probablemente”, y de ellos casi el 70 por ciento tiene decidido su voto y el resto aún se lo piensa. Un tercio de estos indecisos duda entre PSOE y PP. Por contra, un 14 por ciento ya adelanta que no acudirá a la cita con las urnas.

Preguntados directamente a quién votarían si las elecciones fueran mañana, el 31 por ciento ya anuncia su voto por el PSOE y un 21,1 menciona al PP, lo que sitúa en diez puntos la diferencia en intención de voto. Contando con las simpatías declaradas por los que aún no se pronuncian, el PSOE llegaría al 37,1 por ciento y el PP se quedaría en el 24,5 por ciento, lo que supone un margen de casi 13 puntos en ‘voto más simpatía’.

Además, el 52 por ciento de los encuestados cree que va a ganar el PSOE, frente al 15,3 por ciento que piensa que ganará el PP; un 40 por ciento desea la victoria de los socialistas frente al 25 por ciento que prefiere a los ‘populares’, y la mitad quiere que Zapatero repita como presidente frente al 26,2 por ciento al que le gustaría que Rajoy fuera a la Moncloa. Eso sí, hay igualdad al preguntar si debe o no haber un cambio de los partidos gobernantes: Un 39,8 por ciento responde que sí y un 36,9 por ciento cree que no.

EL PSOE BAJA EN PORCENTAJE Y ESCAÑOS

Con todos estos y otros datos de la macroencuesta, el CIS realiza una estimación de voto que da la victoria al PSOE pero con peores registros que en 2004: un 40,2 por ciento de los votos y entre 158 y 163 escaños, por debajo del 42,6 por ciento y 164 escaños que cosechó hace cuatro años. Eso sí, se mantiene en la media de los dos últimos años, en los que los barómetros del CIS venían dando al PSOE un porcentaje de entre el 39,3 y el 40,6 por ciento.

El PP queda muy cerca con un 38,7 por ciento (un punto más que en 2004) y una horquilla de entre 153 y 157 escaños, por encima de los 148 con los que empezó esta legislatura. Es su mejor dato de toda la legislatura, pues los barómetros de los dos últimos años situaban al PP oscilando entre el 36,6 por ciento y el 38,2 (abril de 2006).

La diferencia entre ambos se sitúa en la macroencuesta en sólo 1,5 puntos, la tercera más estrecha de la legislatura: En enero de hace justo un año se registraron 1,2 puntos y tres meses antes se habían marcado 1,4 puntos.

SUBE IU Y ROSA DÍEZ SE ACERCA AL ESCAÑO

Después figura Izquierda Unida, con una estimación de voto del 5,8 por ciento y entre cinco y seis escaños, mejor que el 5 por ciento y los cinco escaños que su coalición con ICV logró en 2004. A la Unión Progreso y Democracia (UPyD) de Rosa Díez se le calcula un 0,6 por ciento de votos con opción a un escaño.

Respecto a las minorías territoriales, CiU se mantiene con un 3 por ciento y 10 escaños mientras que Esquerra Republicana (ERC) baja al 2,1 por ciento y 6 escaños (dos menos que en 2004). El PNV y el BNG también repiten sus escaños de 2004 (siete y dos, respectivamente), al igual que Eusko Alkartasuna y Nafarroa Bai (uno cada uno), mientras que Coalición Canaria baja su representación a uno o dos diputados (empezó la legislatura con tres) y desaparecería la Chunta Aragonesista.

Por otro lado, el presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, se mantiene como el líder político mejor valorado con una nota de 5,36 puntos, su mejor registro de los dos últimos años junto con el 5,39 de abril de 2006. Al presidente del PP, Mariano Rajoy, se le adjudica una puntuación media de 3,95 puntos, una de sus mejores calificaciones en los barómetros de los dos últimos cursos, mientras que Gaspar Llamazares, de IU, obtiene un 3,54.

También cosechan buena nota, aunque esta vez sólo se pregunta por ellos en sus respectivas comunidades, Josep Antoni Duran i Lleida (CiU) –4,74 puntos–, e Iñigo Urkullu (PNV) y Paulino Rivero (CC) –4,26–. Cierra la lista Josep Lluis Carod Rovira, de ERC, que saca 3,72, mucho mejor que en los barómetros, en los opinan sobre él los encuestados de toda España.

DESCONFIANZA EN GOBIERNO Y OPOSICIÓN

Además, Zapatero inspira mucha o bastante confianza al 40,1 por ciento de los encuestados, por debajo del 56,4 por ciento que dice desconfiar del presidente. Rajoy, por su parte, es mirado con recelo por tres de cada cuatro entrevistados y sólo el 21,4 expresa mucha o bastante confianza en el líder del PP.

Igualmente, un 28 por ciento valora como “buena” o “muy buena” la gestión del Gobierno frente a un 25,9 por ciento que la deplora. Del Ejecutivo socialista se destaca su labor en sanidad, política social, medio ambiente, educación y política exterior, y se le critica en campos como la vivienda, la inmigración, el terrorismo, la economía y la seguridad ciudadana.

Respecto al PP, su labor de oposición es juzgada como ‘mala’ o ‘muy mala’ por el 46 por ciento y sólo el 12 por ciento la valora positivamente. De hecho, son más los que consideran que las cosas irían peor en todos los campos, especialmente en temas como la política social, el terrorismo y el Estado de las Autonomías.

Anuncios

LA UBICUIDAD DE CiU, ¿VUELVEN A CORTEJAR AL PP?.

POLÍTICA

05/08/2007

¿CiU vuelve a cortejar a los populares?

Duran loa el pacto Pujol-Aznar y hasta ataca Educación para la Ciudadanía

ELPLURAL.COM

Duran Lleida en una entrevista al diario ABC ataca duramente la política del Gobierno respecto a Cataluña y asegura que las únicas inversiones recibidas en la comunidad autónoma catalana tuvieron lugar cuando CiU dio su apoyo al PP en el Ejecutivo.
Josep Antoni Duran Lleida critica con dureza al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con motivo de su visita a Cataluña tras el apagón, estableciendo que dicho viaje fue “puramente electoralista”. Para el político catalanista “una visita de Zapatero a Cataluña ya no provoca una gran conmoción a estas alturas” porque “nadie cree ya en sus promesas”.

Zapatero, a “golpe de encuestas”
Duran Lleida acusa a Zapatero de gobernar a golpe de encuestas, aunque admite, irónico, que el Gobierno tiene una “gran ventaja con nombres y apellidos políticos, que es el PP y sus propios errores estratégicos”.

Añoranza del pacto del Majestic
Para el líder de UDC, “el tripartito ha tolerado que la inversión pública en Cataluña decrezca tal como la propia sociedad civil lo denuncia cada dos por tres”.Además, confiesa en la entrevista que Cataluña dejó de recibir inversiones tras el fin del acuerdo entre PP y CiU, ante lo que Duran admite que está “en condiciones de defender el pacto del Majestic donde haga falta”.Explica el secretario general de CiU que su partido “dio los votos al PP y se pactaron, entre otras cosas, inversiones públicas que todavía son las únicas que se están haciendo en Cataluña”. Se lamenta, de igual modo, de que cuando “el PP tuvo mayoría absoluta se olvidó del pacto del Majestic”, aunque “Rajoy sabe que es un activo demostrar que puede entenderse con CiU, como lo sabe Zapatero”.

Guiños al PP
Los guiños del líder de UDC al PP no cesan, y tilda a Rato de ser un “buen político” con el que siempre ha podido llegar a “un acuerdo y cumplirlo”. Pese a todo, Duran cree que “Piqué acaba de dimitir porque ni Rajoy ni Acebes ni Zaplana le entienden”. En la misma entrevista, sin embargo, Duran Lleida secunda las tesis populares de denostar la materia de EpC cuando expresa que el “Gobierno catalán acaba de aprobar unos decretos inconstitucionales sobre la asignatura de ciudadanía que obliga a los centros concertados a incorporarlos aunque contradigan su propio ideario”.

GRAVE CRISIS INTERNA EN CiU.

jordi_garcia_soler.jpg

POLÍTICA

 19/06/2007

Duran y Mas, dispuestos a romper

Grave crisis interna en CiU

CiU vive momentos de grave crisis interna. Así lo señalan hoy un par de medios de comunicación catalanes que, como La Vanguardia y Avui, siempre se han caracterizado por conocer muy bien los entresijos de la federación nacionalista fundada por Jordi Pujol.

Así titula hoy su crónica el jefe de Política de La Vanguardia, Jordi Barbeta, mientras que la que Lluís Bou firma en Avui lleva otro título muy significativo: “Ultimátum de Duran”. Ambos coinciden en señalar la gravedad de la crisis, sin duda la más importante que CiU ha vivido en sus casi 30 años de historia.

Una crisis anunciada
Estaba cantado desde hace tiempo. Como mínimo, desde que, con la constitución del primer tripartito de las izquierdas catalanistas presidido por el socialista Pasqual Maragall, CiU perdió el gran poder político que le habían dado los casi 24 años de monopolio ininterrumpido del Gobierno de la Generalitat. Sin aquel poder, y sin el liderazgo indiscutido e indiscutible de Jordi Pujol como aglutinador de una formación en la que siempre han coexistido proyectos políticos e ideologías de todo tipo –conservadores, liberales, democristianos, socialdemócratas, centristas, autonomistas, federalistas, soberanistas e independentistas-, la crisis de CiU estaba cantada.

Falta de poder y de liderazgo
Con la renovación, bajo la presidencia del socialista José Montilla, de la apuesta estratégica del tripartito de izquierdas en el Gobierno de la Generalitat, y tras la nueva pérdida de poder político que, ahora a nivel local, le han deparado las elecciones municipales del 27-M –sólo cuenta ahora con las alcaldías de algunas ciudades importantes, poco más de una decena de capitales comarcales y el gobierno de una sola de las cuatro Diputaciones catalanas-, a CiU le ha llegado la hora de la crisis.

Dos partidos, una federación
Aunque a menudo se olvide, CiU no es un partido político sino una federación resultante de la coalición integrada por Convergencia Democràtica de Catalunya (CDC), el partido fundado hace poco más de 30 años por Jordi Pujol y un reducido grupo de sus seguidores, y Unió Democràtica de Catalunya (UDC), la histórica formación demócrata-cristiana fundada en tiempos de la Segunda República. En las primeras elecciones democráticas ambos partidos se presentaron por separado y sólo en 1980, tras el claro fracaso electoral de UDC, se creó CiU, primero como coalición electoral y mucho más tarde ya como federación.

Sin Pujol y sin la Generalitat

Bajo el liderazgo personal de Jordi Pujol y con el dominio político del Gobierno de la Generalitat ininterrumpidamente desde abril de 1980 hasta diciembre de 2003, CiU ha ejercido su predominio en la política catalana, aunque sus victorias electorales se han limitado siempre a los comicios autonómicos, ya que el PSC ha vencido siempre en las restantes elecciones, tanto las legislativas y europeas como las municipales.

La hora de Duran Lleida
Está claro que en esta crisis CiU se juega su futuro político no ya a corto sino también a medio y largo plazo. Con el importante reto de las elecciones legislativas del próximo año, en las que según los pactos de CiU le corresponde a Duran Lleida encabezar la candidatura de la federación, en UDC quieren imponer su propia estrategia y apuestan por fijar una posición clara a favor de posibles pactos postelectorales, de manera preferente con el PSOE, mientras que Artur Mas y gran parte del núcleo dirigente de CDC pretenden mantener la equidistancia entre PSOE y PP, y exigen que un pacto postelectoral con el PSOE pase, en cualquier caso, porque Mas sea investido presidente de la Generalitat.

Una crisis de consecuencias imprevisibles
La crisis de CiU está servida. Nada parece descartado por ahora. Ni tan siquiera la ruptura de la federación. Hasta ahora habían sido algunos dirigentes de CDC los que habían amagado con este órdago político. Ahora es UDC la que amenaza con la ruptura. Una ruptura que, de producirse, tendría consecuencias muy importantes no sólo en la política catalana sino también en la política española en su conjunto.

J.G.-S.