ASI DERRUMBÓ LA SOBERBIA DE LUIS PORTILLO SU PARTICULAR TORRE EMPRESARIAL.

1173980659_0.jpg 

 CARMEN CANFRÁN. 31.12.2007 en http://www.ElEconomista.es

“Un apetito desordenado de la propia excelencia”. Así es como definió Santo Tomás al principal de los siete pecados capitales: la soberbia, motivo por el que el hombre fue expulsado del jardín del paraíso. Esta conducta criticada por las enseñanzas cristianas ha llevado a más de uno a lo largo de la historia a salir del Edén. Este es el caso del presidente de Colonial, Luis Portillo, quien ha sido destronado de su Torre de Babel. El empresario sevillano presentó su dimisión el pasado viernes al no contar ya con el apoyo de sus socios, quienes cuestionaron su gestión al frente de Colonial. Una decisión que el Consejo aprobará en breve, informaron a este diario fuentes cercanas

La idea del máximo órgano es remodelar su estructura. Para ello, se reducirá el número de sillones, entrarán consejeros independientes y se prevé la marcha de los socios principales, al igual que la de Portillo. Todo un final con lágrimas de una historia que empezó con sonrisas. Ahora se pretende que esos cambios se adapten más a una empresa que cotiza en el Ibex-35.

Las sonrisas empezaron a principios de 2006 cuando Portillo llamó a algunos colegas del sector para que participaran en su gran proyecto: crear una de las primeras inmobiliarias europeas. En ese momento, Domingo Díaz de Mera, la familia Nozaleda, Rafael Santamaría, José Ramón Carabante y Aurelio González decidieron subirse al barco de Inmocaral. En esta aventura no faltó una de las grandes damas empresariales, Alicia Koplowitz. Con toda su tripulación, Portillo puso rumbo a su nave.

Destinos escalonados

Su primer destino fue Colonial en julio. Una compra aplaudida por el mercado, ya que la inmobiliaria cuenta con unas magníficas propiedades tanto en España como en Francia.

En ese momento, Portillo empezó a ser consciente de que estaba jugando en primera división. “Imagínate, pasas de hablar con los bancos que siempre te han financiado a negociar con importantes entidades financieras extranjeras”, confesó el presidente en una charla en la escuela de negocio ESADE.

FCC

51,40 +0,19% +0,10

 En una semana, Portillo negoció con el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, adquirirle el 15 por ciento del capital del grupo. Un movimiento de ficha que realizó sin consultar a sus socios. Su objetivo era casar Colonial con Realia (inmobiliaria de FCC y Caja Madrid). Un sueño que se vio roto cuando Esther Koplowitz le paró los pies y le dejó bien claro que no tenía nada que hacer con Realia. Fue la primera vez que la soberbia de Portillo saldó su primera cuenta.

Compra de Riofisa

Un mes y medio más tarde, Portillo llegó al Consejo de Colonial con una operación ya cerrada: la compra de Riofisa. De nuevo el ejecutivo hizo lo que quiso sin consultar a sus consejeros. Una actitud que molestó a más de uno, aunque no pasó de un enfado. Al fin y al cabo, todos los tripulantes del barco estaban ganando dinero con las decisiones del capitán del barco.

El promotor sevillano siguió buscando nuevos destinos y siempre al margen de las críticas que iba levantando en el mundo financiero. La deuda crecía en un momento en el que se vislumbraba una desaceleración del mercado inmobiliario.

Una vez más la soberbia le jugó una mala pasada al empresario. En marzo de este año, los analistas del Santander elaboraron un informe en el que decían que la acción de la inmobiliaria estaba sobrevalorada. Ante este asunto el ejecutivo respondió: “El Santander no conoce bien Inmocaral (actual Colonial)”.

Soberbia de Portillo

Con esta contestación Portillo dejaba claro que los informes de analistas no le quitaban el sueño. Su importancia siempre ha sido tan menor que sólo una entidad financiera, La Caixa, seguía con detalle el negocio de la compañía.

Más tarde esta situación cambió cuando Astroc (AST.MC)ASTROC

5,00 +3,31% +0,16

  elemento_11159_0 = new cotizacionEnNoticia(‘ASTROC’, ‘cotizacionASTROC_0’, ‘linkcotASTROC_0’,1); se derrumbó en bolsa. Portillo aprendió de uno de los errores de su colega Enrique Bañuelos, presidente de Astroc, y destinó parte de sus esfuerzos a que los analistas conocieran en detalle su casa. Ahora seis firmas analizan Colonial.

Una decisión que ya llegaba tarde. Las inmobiliarias cotizadas ya estaban siendo castigadas en bolsa y se sumó la crisis de las hipotecas basura de Estados Unidos, lo que derivó en una crisis de liquidez mundial. Los bancos dejaron de financiar operaciones en un momento en el que Colonial debía refinanciar un crédito de más de 7.000 millones de euros.

Al final, consiguió el respaldo de las entidades tras negociar durante meses, lo que provocó el nervisiosismo de los socios, que veían que en los consejos la información que se les daba era bastante sesgada.

El valor cae en picado por la crisis

La crisis inmobiliaria española se recrudeció y, por lo tanto, la situación de Colonial también. El valor en bolsa seguía cayendo en picado por el alto endeudamiento de la compañía. Ante este panorama, Portillo no optó por vender activos para amortizar deuda, como lo han hecho sus colegas del sector (Reyal Urbis o Fadesa).

Fue la gota que colmó el vaso. Además, la situación de algunos accionistas era difícil porque estaban perdiendo mucho dinero con Colonial y la salud financiera de sus propios negocios tampoco era boyante. Por eso, le pidieron que tomara medidas al primer ejecutivo, quien se tomó esos reproches como un ataque personal.

Al final, Portillo perdió el control de su barco y decidió abandonar. Esto demuestra que la historia se repite. La soberbia de Bañuelos también rompió su sueño con Astroc. La única diferencia es que Colonial cuenta con grandes inmuebles, mientras que Astroc tenía, principalmente, suelos sin urbanizar.

Anuncios

PORTILLO, EL PRIMER LADRILLAZO DE 2008.

1169232902_0.jpg

Se confirma el vuelco en el Consejo de Colonial, que acepta la dimisión de Portillo

Agencias | 20:08 – 31/12/2007
INMOBILIARIA COLONIAL

1,88 -25,40% -0,64

Bolsámetro
¿Qué hará este valor en la próxima sesión?
INMOBILIARIA COLONIAL
subebaja
Bullet Consulta el resto de predicciones

El Consejo de Administración de la inmobiliaria Colonial aceptó hoy la dimisión de Luis Portillo como miembro de este órgano de dirección y ratificó como presidente de la sociedad a Mariano Miguel, que seguirá ejerciendo el cargo de consejero delegado, informó la compañía a la CNMV. Además, se produce un auténtico vuelco en el Consejo, tal y como adelantó hoy diario elEconomista

El cese de Portillo como consejero de la inmobiliaria se produce tres días después de que fuera relevado como presidente de Colonial (CAR.MC elemento_52_0 = new cotizacionEnNoticia(‘INMOCARAL’, ‘cotizacionINMOCARAL_0’, ‘linkcotINMOCARAL_0’,1); ), en una reunión que el Consejo de Administración celebró el pasado viernes, horas después de que los títulos de la sociedad cayeran el 25,4 por ciento en Bolsa.

La compañía ha indicado que para reforzar la preeminencia de los consejeros independientes “iniciará la búsqueda de un profesional de prestigio que ocupará el puesto de presidente no ejecutivo”.

Salida de otros consejeros significativos

 

Al mismo tiempo que acontecía el cese de Portillo abandonaban también su puesto como consejeros Luis Emilio Nozaleda Arenas, Gema Sólas Navas, José Ramón Carabante Plaza; Óscar Fanjúl Martín; Alberto Cortina Koplowitz y Clara Nozaleda Arenas.

También cesaban en su cargo los representantes de Desarrollo Empresarial Quetro, María Jesús Valero Pérez; Grupo Portival, Yolanda Mayo Ranera; Corporación Indo, Domingo Díaz de Mera Lozano, y Promociones González, Aurelio González Villarejo.

La compañía ha señalado en un comunicado que la “salida del consejo de los accionistas significativos no presupone la intención de reducir su participación en la sociedad”.

Nombramientos de nuevos consejeros

 

Para ocupar parte de las vacantes y para “dotar de la mayor operatividad, eficacia y transparencia posibles a la gestión de la compañía en beneficio de sus accionistas”, la compañía ha nombrado consejeros por cooptación a Leandro Martínez-Zurita Santos de Lamadrid (consejero ejecutivo); Julián Zamora Saiz (consejero dominical), y Pedro Ruiz-Labourdette Garau (consejero dominical).

Así queda el consejo de Colonial

 

En consecuencia, el consejo de administración queda compuesto por once miembros: Mariano Miguel Velasco; Josep Manuel Basáñez Villaluenga; Antonio M. López Corral; Javier Sola Teyssiere; Alberto Alonso Lobo; Francisco José Molina Calle; Juan Ramírez Blatuille; Enrique Montero Gómez; Julián Zamora Saiz; Pedro Ruiz-Labourdette Garau y Leandro Martínez-Zurita Santos de Lamadrid.

Cambios en la comisión ejecutiva

 

Inmobiliaria Colonial también ha acordado cambios en la comisión ejecutiva, que estará formada por cuatro miembros, y en la comisión de nombramientos y retribuciones, que estará formada por tres personas.

La comisión ejecutiva queda compuesta
por Mariano Miguel Velasco, que ejercerá como presidente; Francisco José Molina Calle; Julián Zamora Saiz y Pedro Ruiz-Labourdette Garau.

Por su parte, la comisión de nombramientos estará integrada por Josep Manuel Basáñez Villaluenga; Alberto Alonso Lobo y Enrique Montero Gómez.

Sólida “situación patrimonial”

 

Inmobiliaria Colonial también ha señalado que mantiene una sólida “situación patrimonial” que le permite cumplir íntegramente “todas sus obligaciones con las entidades financieras” y ha expresado “su confianza en que la realidad del valor objetivo de la compañía, su solidez patrimonial y su potencial de negocio permitirán superar la situación actual”

Publicada el http://www.ElEconomista.es

cab6apfgcau3m941ca9vebp5cay65ihtcafsvz83cax392yjcahwec3bcai84q2hcao71er7caeontyuca74kuq6cae7kiw5canihrrdcatypi8cca6wpq1wcayddpc5catx2d0scaa2p9l2.jpg

Nota Bene del editor de este Blog: Seguramente sería éste un momento pertinente para que algún miembro del Gobierno Valenciano experto en privatizaciones, explicara las condiciones en las que Luis Portillo compró por cantidades multimillonarias, en sociedad (Siete Treinta S.L.) con el señor Rosell Recasens, marido o lo que fuese de la Senadora del PP por Almeria, señora Agüero miembro de la comisión de Agricultura del Senado en la etapa del señor Aznar-Fabra (¿también una coincidencia que la empresa del caso Naranjax, Artemis 2000 S.L. y Siete Treinta S.L. procedan del mismo despacho de Ontinyent, ciudad que como saben está pegadita a Sevilla, igual que muchas más con adjudicaciones de la Generalitat Valenciana?). Aclaremos la concesión transmisión posterior de algúnos lotes de las residencias geriatricas del tan famoso como opaco Plan Blasco en su etapa de Conseller de Bienestar Social. Este es el proceso especulativo que ha levantado gigantes de papel que han saqueado las arcas públicas y arden ahora…sin que nadie mueva un dedo. Y el Arzobispo Cardenal diciendo que la politica social de Zapatero sobre la familia, destruye la democrácia. ¡No crean que no llevamos una buena peniténcia con esta cuadrilla!. V.V.G.